logo

Menopausia y sexualidad

Pronunciar la palabra menopausia causa desasosiego en muchas mujeres, sin embargo, es una etapa de la vida más que, a veces, se presenta de una manera precoz (puedes leer aquí más sobre este tema). La relación de la ausencia de la menstruación con la sexualidad es el tema que hoy nos trae nuestra colaboradora y sexóloga Arancha Gómez que aclarará muchas de las dudas que pueden pasarnos por la cabeza. ¡No os perdáis este interesante post!

Malasmadres_sexologa

* Podéis seguirla en @atajou y en la web de Sexorum. ¡No dejéis de visitarla que estrenan imagen y contenidos!

Esta tarde te toca la revisión ginecológica. Sí, no es agradable, pero de pensar que vas a tener una horita para ti, sola, en la sala de espera, leyendo a tu aire, estás tan contenta.

Y efectivamente, una horita de paz has tenido, pero sales con cara de póker: “menopausia” ha dicho la ginecóloga. No sabes si reír o llorar.

Menopausia: adiós menstruación, adiós

La menopausia es el cese de la menstruación. Los ovarios dejan de ovular y disminuyen los niveles de progesterona y estrógeno. A veces se produce repentinamente, pero con frecuencia es un proceso que se prolonga a lo largo de un tiempo. Durante esta etapa la frecuencia de la menstruación puede variar, en ocasiones se alargan los ciclos, pero en otras se acortan, y pueden producirse sangrados más intensos de los que se tenían habitualmente. Un poco loco a nivel logístico porque toca llevar compresas, tampones, la copa o el método habitualmente usado en estos casos, “por si acaso”, siempre encima.

Hay varios síntomas que se relacionan con estos cambios hormonales: los sofocos, las alteraciones en el sueño (a veces debidos a los sofocos mismos), la sequedad de la piel y la disminución del deseo erótico suelen estar entre los más frecuentes. Aparentemente no parece lo más divertido que te pueda pasar, sin embargo existe una gran variabilidad de unas mujeres a otras, no sólo en la presencia de estos síntomas, sino también en el grado de malestar que producen. Si ya estás pensando en comprarte un abanico o un ventilador-mini para llevar en el bolso y hacer frente a esos calores súbitos, espera un poco, porque, tal vez, tú pertenezcas a ese grupo de mujeres a las que los sofocos apenas afectan. Siempre digo que cada mujer es un mundo y en este caso, voy a volver a repetirlo: La menopausia se trata de una experiencia individual, muy subjetiva y en la que hay gran diversidad.

Por lo tanto si tienes muchas molestias es conveniente consultar con el ginecólogo porque si bien durante años se ha utilizado de manera generalizada la terapia hormonal sustitutiva o los fitoestrógenos, se ha visto que presentan efectos secundarios y conviene hacer una revisión y personalizar los posibles tratamientos.

¿Cómo afecta a la sexualidad?

En más de una ocasión os he comentado que la sexualidad es como cada mujer (u hombre) vive su particular manera de ser mujer (u hombre). En la menopausia hay un cese en la actividad de los ovarios y esto en el imaginario colectivo hace referencia inmediata a la posibilidad de embarazo. Aunque ahora, gracias a las técnicas de reproducción asistida, se puede lograr también durante esta etapa, para muchas mujeres la menopausia está íntimamente ligada al fin de la etapa en la que podían gestar bebés.

Por lo tanto la menopausia probablemente va a ser vivida de manera más negativa por las mujeres que se sienten definidas como tales por su capacidad de tener hijos. Y, también, por las mujeres a las que sobreviene durante la etapa que habitualmente se considera “fértil”. Es decir, la menopausia suele aparecer alrededor de los 50 años (entre los 45 y los 55), si aparece a los 35, hay más posibilidades de que la vivencia de la misma sea peor que si apareciera 10 años más tarde. Sin embargo, ser mujer es mucho más que ser capaz de procrear. Pero, si no podemos evitar verlo así, se puede dirigir esa capacidad creativa a otro tipo de actividades que nos gusten y satisfagan.

  • A nivel de la erótica, el descenso de las hormonas puede hacer que bajen las ganas, pero, en bastantes mujeres, se produce un efecto liberador y saber que ya no hay posibilidades de embarazo da alas a su deseo lo que, con frecuencia, da una alegría a su pareja. Una vez más la experiencia y la vivencia son muy subjetivas.
  • A nivel de la amatoria, el síntoma que puede generar más dificultades es el de la sequedad de la piel porque eso incluye también la sequedad de la vulva y la vagina lo que puede producir picores, irritación y a veces descamación, y pensar en una penetración con la zona “cero” en ese estado quita las ganas a base de rasponazos. Para evitar estas molestias se pueden utilizar lubricantes y, algunos recursos universales: paciencia y un poco de humor.

Una etapa más

La menopausia es una etapa más en la vida de la mujer. Aunque con facilidad se cae en la trampa de echarle la culpa de todo lo que nos pasa a partir de cierta edad -así tiene la fama que tiene, la pobre- lo cierto es que se trata de una etapa de tránsito, de cambio, y que muchas cosas de las que suceden durante ella tienen más que ver con la vida que hemos llevado hasta llegar ahí que con nuestros niveles hormonales.

No es lo mismo llegar a los 50 años habiendo realizado de manera asidua ejercicio físico, llevado una dieta saludable, evitado el tabaco y el alcohol, mantenido el peso en un rango normal (según los parámetros de la OMS, no las modas) y con una vida en pareja satisfactoria, que llegar a los 50 habiendo realizado excesos, llevado una vida sedentaria y/o con una relación de pareja problemática.

Tener unos hábitos más saludables es una cosa que nos podemos plantear antes de que aparezcan los primeros síntomas. Y, si ya estamos en la etapa previa, podemos realizar modificaciones en nuestro estilo de vida para ayudar a nuestro cuerpo a estar mejor: aumentar la ingesta de lácteos y vitamina D, procurar que nos dé el sol para ayudar a que se sintetice y realizar ejercicio físico (que puede ser moderado si siempre has llevado una vida sedentaria).

En cualquier caso, cada mujer es diferente y dependiendo de los síntomas que presente y su vivencia respecto a los mismos se podrán tomar unas medidas u otras. Y, como siempre, si las dificultades persisten y no somos capaces de superarlas, conviene llamar al experto para evitar que los líos vayan a más.

¿Y vosotras estáis en esta etapa? Si tenéis alguna duda nuestra colaboradora os la resolverá.

09_menstruacion_aranchagomez-01-2

 



22 respuestas a “Menopausia y sexualidad”

  1. Lo peor de la menopausia, lo peor es la ignorancia, ¿a cuántas de nosotras nos ha explicado mamá que la regla se iba a acabar y que mientras se acaba nos iban a “pasar cosas” como los sofocos, las reglas interminables, intermitentes, o inexistentes??
    Como siempre he sido rara, mi menopausia también lo es, y voy inform ando de mis “progresos” a mi hija.
    Esto si que es estresante.

    • Hola:

      es curioso porque en los talleres sobre educación sexual con padres y madres, al preguntar sobre qué tipo de educación recibieron de sus propios padres y madres, es una constante el “no me contaban nada”. Al final la educación no es sólo lo que los padres cuentan, también los ejemplos que dan y los comentarios sobre diferentes situaciones que se producen en el entorno.

      Pero el “no me contaban nada” es algo que la gran mayoría destaca. Así que al ver tu comentario he pensado que hacía un gran contraste lo de ir explicando a tu hija lo que estás viviendo con ese “no me contaban nada”.

      Muchas gracias por tu comentario.
      Un beso,
      Arancha

  2. Elena dice:

    Pues yo debo ser de las afortunadas, Ni sofocos ni nada, y en mi caso es una liberación porque como nunca he tenido una regla regular, desde la adolescencia he sufrido migrañas pre, post y durante la regla. Un horror.
    Que pocos comentarios! Veo mucha malamadre joven!jajaja

  3. Tere dice:

    Pelos y eso, de toda la vida. Sexo, ni presente ni futuro. Sequedad, de serie. Hijos, ya más no. Así que sea como sea, yo le veo ventajas al asunto, je je, ahorro en compresas por ejemplo. Sentirme mujer no cambiará…

  4. Hola, buen artículo, siempre es interesante tener la máxima información sobre estos procesos por los que vamos a pasar, además como cada cuerpo es un mundo es díficil saber en que manera nos va a afectar cuando llegue.

    Muchas gracias por aportar más luz al asunto. Besos,

    Anabel

  5. Bet67 dice:

    Estoy en ello… no sé si es el cambio climàtico o yo, pero a menudo tengo calor. Laa menstruaciones aparecen y desaparecen… puedo estar meses sin ella y luego volver al calendario durante otros meses. Y aunque tomo làcteos, creo que pierdo calcio.
    Me relaja pensar que ya no tengo que estar pendiente del calendario!

    • Hola Bet:

      Me alegro de que te relaje no tener que estar pendiente del calendario. Una cosa menos, ¿verdad?

      Consulta con tu gine el tema de la pérdida de calcio. Tal vez puedas tomar algún suplemento para que el calcio que ingieres se fije mejor en los huesos.

      Un saludo y gracias por tu comentario,
      Arancha

  6. Esther dice:

    Yo parece que estoy en ello, llevo 7 meses sin regla y está semana me han hecho los análisis para ver si es menopausia precoz, tengo 42 años.

    • Hola Ester:

      A ver qué te comenta el médico.

      Se trata de un proceso por el que más tarde o más temprano tenemos que pasar todas, pero es cierto que descoloca un poco (a veces “un mucho”) cuando se adelanta.

      Un abrazo,
      Arancha

  7. Mamagnomo dice:

    Yo me muero de pensarlo solamente. No sé si maduraré para entonces pero de momento no sé cómo se puede afrontar eso 🙈🙈🙈

    • Hola Mamagnomo:

      A veces pasa que las ideas que nos formamos sobre las cosas son peores que las cosas mismas. Puede que en tu caso pase esto y al final tu menopausia sea un camino de rosas y no sea tan fiero el león como lo pintan.

      Lo que sí veo difícil es que te libres del proceso, porque antes o después llegará.

      Mucho ánimo y un abrazo,
      Arancha

  8. Ana Belen dice:

    No se si os servirá de algo pero yo tengo 39 años y con 38 me dijeron que tenía menopausa precoz, al principio se me cayó el mundo encima pero después de descubrir que no tenía ninguna molestia y que todo eran ventajas estoy de maravilla, me han mandado un tratamiento que suple lo que no hacen mis hormonas ahora y estoy muy bien.

  9. Marta dice:

    Efectivamente,hay pocas malasmadres viejunas como yo jajaja .En mi caso ya llevo casi un año sin la menstruación.El ginecólogo me dijo que con 47 era mas que probable que la tuviera pero que con el mioma que tenía era una ventaja puesto que no crecía.
    Eso si .La libido por los suelos
    Uff!

  10. Itziar dice:

    Las malasmadres de ahora somos distintas, ya no vemos al ginecólogo como el enemigo, no nos da vergüenza preguntar o pedir cita y contarle, nos gusta estar bien, y sabemos que existen los medios. A las buenasabuelas de ahora en su momento les costó mucho más, mi madre no entendía porque yo le decía que fuera al médico por la menopausia, me contestaba para qué si es algo natural, cuando por fín fue, se dio cuenta de que tenía razón y de que tenía que haber ido antes, desde entonces lo ha llevado muchísimo mejor, ha cambiado de forma de vida y ya no ve a los medicos igual, si hasta pide cita por una gripe!! jajaja

    • Hola Itziar:

      qué razón tienes. Mi madre siempre dice que no va al médico porque con una aspirina se le soluciona. Refleja bien esto que estás comentando.

      Ver a los médicos como aliados y no como al enemigo puede contribuir en gran medida a recibir sus indicaciones con otra disposición. Me alegro de que tu madre esté mejor con los cambios que ha hecho.

      Un saludo y muchas gracias por tu comentario.
      Arancha

  11. Melanie dice:

    Hace dos semanas me diagnosticaron menopausia precoz después de un año y medio de desarreglos y en principio estoy tranquila ya que en mi familia hay varios casos y al hablar de ello estoy tranquila y convencida.
    Lo único que noto por ahora es que soy una bomba emocional andante y en mi vida había pasado por todos los estados emocionales un una hora:). Solo espero que con los anticonceptivos que me han recetado para intentar regularla llegue un poco de calma, ahora ha esperar que llegue la regla para empezar a tomarla.

  12. Hola Melanie:

    Aunque los estudios dicen que este síntoma no se puede ligar con certeza a la menopausia,
    los cambios anímicos también suelen ser habituales en la menopausia, igual que en la menarquia.

    A medida que se regulen las hormonas, se irán regulando también los ánimos.

    Ánimo y paciencia.
    Un saludo y muchas gracias por tu comentario.
    Arancha

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *