logo

Tramo de concentración de accidentes: la familia de origen

El mes de agosto es el momento en el que muchas familias disfrutan de las vacaciones de verano. Y es un periodo de tiempo también en el que la convivencia con los buenosbuelos y buenosuegros es una realidad. Para que todo vaya como la seda o, al menos, haya las mínimas discusiones posibles hay echar mano de la diplomacia para llegar a una Entente Cordiale. Hoy nuestra colaboradora y sexóloga Arancha Gómez nos ofrece consejos para una buena comunicación. ¡Suerte y a disfrutar!

Malasmadres_sexologa

* Podéis seguirla en @atajou y en la web de Sexorum.

Estás con tu pareja en la terraza de tu casa, las fieras, los buenoshijos duermen y habéis conseguido sacar un ratito para estar a vuestro aire, hablando de vuestras cosas, cervecita en mano. Vale, aún no estás de vacaciones, pero te lo parece de lo a gusto que estás, y además ya queda poco para que os vayáis a la playa. La vida te sonríe.

-Cariño, esta mañana he hablado con mi madre. –Dice de manera inocente. Tú sientes que la banda sonora del momento está cambiando hacia “dramón inminente”- ¿Te acuerdas que te dije que estaríamos solos en la casa de la playa? Pues me ha dicho que les apetece mucho estar con nosotros una semanita. Me ha preguntado si nos importaba y yo, claro, le he dicho que no.

La cerveza se te ha atragantado. ¡Vacaciones con tus suegros! ¿Pero qué has hecho tú para merecer esto? La última vez acabaste de los nervios y remataste con una bronca monumental en el camino de vuelta.

Que cada uno es de su padre y de su madre es una verdad incontestable. Y así las cosas, cuando dos se juntan, la tarea de encaje entre ellos suele conllevar tiempo, dificultades, negociaciones y concesiones. Y también, un alejamiento de las familias de origen y establecer ciertos límites con ellas. Dependiendo de cada uno y de cada familia, los límites serán más o menos rígidos, más o menos permeables. Esto lleva su tiempo y es siempre dinámico porque la vida está en constante cambio.

Durante el curso, se establecen una serie de rutinas, debidas al trabajo, los coles y las actividades periódicas que realizamos, que nos “colocan” a cada uno en un sitio y un papel: el buenpadre (o la malamadre2) lleva a los niños al cole, tú los recoges, los abuelos maternos se hacen cargo de las tardes de los viernes, los otros abuelos están al quite para llevarlos y recogerlos del fútbol los miércoles…  Esto en el caso de que tengamos a los buenosabuelos cerca y que nos puedan echar una mano, que puede ser que no (eso también tiene su aquel, pero lo hablaremos otro día). De lunes a viernes se establecen en el espacio-tiempo los límites con los buenosabuelos casi por necesidad, pero cuando llegan los fines de semana y las vacaciones, esas rutinas desaparecen y es cuando hay que tener más cintura para capear lo que venga.

Si los buenosabuelos viven lejos, las vacaciones a veces se aprovechan para estar con ellos y que disfruten de sus nietos. Y, en muchas ocasiones, aunque no vivan lejos, el verano y las vacaciones se pasan en familia por diferentes circunstancias.

Ya hemos dicho en otras ocasiones que en pareja hay zonas difíciles, donde hay que conducir con cuidado. Una de las que suele estar en el top ten de todas las parejas son las familias de origen. Habitualmente los buenosabuelos son los actores principales de estas películas (algunas de mucho miedo), pero no hay que olvidarse tampoco de los buenostíos que también tienen sus momentos estelares.

Cada uno de nosotras hace de nexo de unión entre nuestra familia -la que hemos creado con nuestra pareja y los buenoshijos- y su familia de origen y esa posición requiere en muchas ocasiones de más diplomacia que las relaciones entre USA y la antigua URSS. Por si esto no era ya suficientemente difícil, todas tenemos interiorizadas como se hacen las cosas en casa de nuestros padres y en algunas ocasiones aún estamos buscando consensuar cómo se hacen las cosas en nuestra casa, sobre todo si los buenoshijos están recién estrenados.

Algunos consejos para no acabar como el rosario de la aurora

Si por separado cada una somos un mundo y lo que le vale a una, no le sirve a la otra, cuando nos juntamos en parejas y familias, creamos micro-cosmos donde no hay consejos que valgan para todos… ni siquiera para una mayoría, pero, como yo no conozco ni el miedo ni la vergüenza, voy a arriesgarme dando algunas claves que pueden ayudar en este tema… parafraseando la célebre cita, si estas no les gustan, tengo otras:

  1. A cada uno la suya. Habitualmente una madre o un padre no se tomará (tan) a mal las palabras de su vástago frente a las de su nuera o yerno. Por eso, si hay algo que te molesta en el comportamiento de sus padres, puede ser preferible que sea su hij@ el que lo hable con ellos.
  2. Límites. Si la pareja establece ciertos límites básicos y los deja claros a las familias de origen, ayudará a que todo el mundo sepa qué cosas sí y qué cosas no son tolerables. Cuando hay buenoshijos de por medio, esto puede evitar muchas discusiones (por ejemplo, sí se puede o no dar chuches y con qué frecuencia y cantidad. Si se puede ver tele en modo barra libre o si hay ciertos horarios, contenidos, tiempos a respetar… ). A lo mejor los límites que había para ciertas cosas durante en el curso, tienen que flexibilizarse durante las vacaciones… Por la paz en el mundo.
  3. Respeto. Es cierto, sus costumbres no son las tuyas, pero salvo peligro o ilegalidad, adelantarás más respetándolas que intentando cambiarlas.

También puede ayudar en esos momentos de necesidad de calma y paciencia recordar que las vacaciones o los fines de semana no son eternos y, en casos desesperados, programar excursiones de mañana y tarde “solo para nosotros” realizando esas actividades que no le gustan a nadie más.

Y vosotras, ¿tenéis algún truco para sortear airosas los problemas con la buenaabuela política o los cuñadísimos? ¡¡Felices vacaciones para todas!!

Malasmadres-verano



39 respuestas a “Tramo de concentración de accidentes: la familia de origen”

  1. Susana dice:

    Puffff, no me lo recordéis, a mi me toca vacaciones con los buenosabuelos maternos y los buenosabuelos paternos y ¡2 semanas!, ya os avisaré si salgo viva :/

  2. Isa dice:

    A mi me toca irme a Argentina a ver a la familia del buenpadre, un mes entero, con todo lo que supone viajar 22 horas, llegar al pleno invierno y alojarse en casa ajena, pero una vez cada tres años no hace daño….

  3. Leticia dice:

    Pues sí, es un tema que se nos presenta todos los veranos. Pero en mi caso, casi que prefiero la semana que me toca con los “postizos” porque con los míos choco y discuto mucho más!!! Cosas de la vida…

    Feliz Verano a todos!

  4. Me ha encantado. Eso de que cada uno hable con su padres funciona genial, nosotros llevamos 16 años aplicándolo con bastante buen resultado. Este año nos vamos solos (los 4) pero otros años hemos ido con mis padres, hermanos y cuñados (antes de las buenashijas) y la cosa fue bien. Lo importante es marcar bien los límites.
    Feliz verano!!

    • Muchas gracias, Rebeca.
      Aquí no hay truco que valga para todos, pero algunas recomendaciones suelen ser útiles para la gran mayoría, lo de los límites, por ejemplo. Pero es como en el parchís: más vale consensuar las reglas antes de empezar la partida porque luego llegan las discusiones.

      Un beso,
      Arancha

  5. Maite dice:

    A mi el verano me supone discusiones y enfados con mi marido siempre. Su madre tiene una casa de veraneo a una hora de nuestra ciudad por lo que hay que ir toooodos los fines de semana de julio y agosto y como mínimo 10 días en agosto. Esto no sería problema si la señora fuera normal pero como no es así para mi es un verdadero suplicio. Además tengo que aguantar a la lista de mi cuñada que es un pozo de sabiduría sin fin.
    Yo estuve un montón de años haciendo lo que decís, callándome la boca, pero hace tres años cuando me faltaban quince días para dar a luz a estas dos joyas les dio por soltar por esa boca barbaridades de mi así que desde ese momento hay un antes y un después en mi actitud hacia ella. Esto no me libra de ir, así que cargamentos de paciencia tengo que tener, sólo tengo la esperanza de que un día me toque la lotería y me pueda comprar una cosa en ese pppp pueblo que tiene a mi marido enamorado y así todos contentos

    • Hola Maite:

      Igual no es tanto callarse, como que sea el buenpadre el que hable con su familia… claro que, para que la conversación no derive hacia otros mares, primero aclarar con él qué cosas debe decirles.
      La paciencia siempre es un buen recurso.

      Mucho ánimo y un abrazo,
      Arancha

      • Bea dice:

        hola Maite.. pues si no te gusta y no os llevais bien q vaya el buen padre unos diitas… este sería otro gran tema a debatir ¿no os parece?

        • Maite dice:

          Toda la razón del mundo, yo estaría encantada, incluso daría una pierna por poder alquilar un apartamento para nosotros solos pero mi marido se niega. En fin, paciencia, no me queda otra

  6. Yohana dice:

    Nosotros los vemos a los buenosabuelos paternos cada tanto, y las vacaciones hacemos solos!

  7. sonia dice:

    Yo me embarco una semana con ambos buenos abuelos, maternos y paternos! no sé como saldremos de esta….pero ante todo mucho zen y a disfrutar de las vacaciones que se esperan durante todo el año 😉 y como tú dices las vacaciones no son eternas…..

  8. Ana dice:

    Qué bueno Arancha! Después de todo, con las manos que nos echan los buenosabuelos/suegros qué menos que respetar los micro-cosmos de cada uno (qué dificil tarea a veces!). Buen verano!!!

    • Muchas gracias, Ana.
      En general, los buenosabuelos y las buenasabuelas (que suelen ser las que generan más lio) hacen lo que hacen con la mejor de las intenciones… lo que pasa es que a veces sus ideas son coinciden con las nuestras.

      Y como decía una amiga, lo difícil es ser tolerante con el que no piensa igual que tú.
      😉

      Feliz verano para ti también.
      Un abrazo,
      Arancha

  9. Ana dice:

    Yo intento hacer las vacaciones solos, que manía han española esa de que por decreto haya que pasarse quince días con cada familia! Prefiero gastarme la extra entera, o no irme de vacaciones si no me lo puedo permitir, pero el único año que nos tiramos 2 semanas con mis suegros fue un suplicio: casa incomoda, comer a la hora que ellos suelan (normal, estas en su casa), desayunar en pijama con extraños (porque son extraños, es así)… Eso no son vacaciones! Es cumplir, que vale que hay que haceelo, pero vacaciones no son

  10. Bea dice:

    Estoy súper de acuerdo con todo lo que escribes aquí, en cada una de las palabras me he sentido MEGA IDENTIFICADA… Yo vivo en Barcelona y mi familia en Jaén… y claro en mis vacaciones no veo el momento de llegar a casa y poder ver a mis padres… Eso si, le encasqueto al buenhijo cosa mala…ya q el resto del año sola lo tengo complicado.. y eso q en Barcelona tengo a los otros abuelos,pero en fin con ese tema podría hacer otro debate gordo!!!! BUEN VERANO MALASMADRES!!! Hacemos un trabajo genial!

  11. Marta dice:

    A mí me toca en breve con los suegros y ya estoy temblando… Cada año es una “aventura”. Ye he hablado con el buenpadre, con ellos y de nada vale; creo que tienen cierta envidia y hay un punto en el que no controlan (la abuela sobre todo, porque yo soy la única mujer en la familia después de ella, y no me dejo manipular ni hago todo lo que ella dice). Es como una batalla constante, un chantaje psicológico de 24 horas, pero ¿sabes?, ya paso. Creo que los que pierden son ellos: cada vez vamos menos, las buenashijas exteriorizan que hay momentos en los que no están a gusto o que no les gustan sus comentarios… Yo jamás digo nada, ni promuevo el ir menos porque no me parece justo para ellas y el buenpadre, pero sin ellos los que dicen de ir menos (los abuelos tampoco vienen a verlas a Madrid desde hace años).
    Gracias por tus consejos en este post…. Ya te contaré cómo nos va 😉

    • Hola Marta:

      Si ellos tampoco están a gusto en casa de esos abuelos, parece lógico que cada vez vayais menos. Me parece muy elegante por tu parte la actitud que has tomado.

      Gracias por el comentario.
      Un beso,
      Arancha

  12. mireia dice:

    Qué razón tenéis, Marta &co. y esto de que cada uno habla co su familia… yo lo intento aplicar pero sólo lo hago yo. El buenpadre a su madre no le dice ni “mu” (¿os suena?) y cada vez que tengo que pasar más de 3 días seguidos con ella acabamos como el rosario de la Aurora. Así que he decidido alquilar una casa a una distancia prudencial de 30 kmts de los buenosabuelos de Mallorca. Si nos quieren ver, que cojan el coche y vengan. En su casa never again. Era un suplicio. El respeto ha de ser mutuo o al final se le inflama el hígado a la malamadre de aguantar tonterías. Viva la extra y el alquiler vacacional! Felices vacaciones malasmadres queridas.

    • Hola Mireia:

      Me parece una buena solución.
      ¡Viva!

      Muchas gracias por tu comentario y felices vacaciones para ti también.
      Un abrazo,
      Arancha

    • Eva dice:

      Mireia, acabo de ver tu comentario y no veas si me suena tu película. Yo voy el viernes con los buenossuegros y llevo una semana malísima de pensarlo. A ver qué pirula se le ocurre esta vez a mi suegra, que se cree que su hijo ha tenido a los niños solo y yo soy la niñera.

  13. vanessa dice:

    Hola! Estoy superdeacuerdo con todas. Yo aplicaba eso de pasar hasta k a la buena suegra se le ocurrió decirle a mi buenhijo algo sobre mi, lo cual fue como la caída de la bomba atomica!!! Yo los tengo lejos, los aguanto 1 semana en verano y otra en navidades. El buenpadre no abre ni la boca y soy yo la que traga. Como bien dices: las vacaciones no son eternas….

  14. Carlota Rodriguez Brito dice:

    Hola. Gracias Arancha por el post. Me ha encantado lo de “a cada uno el suyo” es lo mejor para evitar conflictos. Antes me tomaba a la tremenda los comentarios de la “otra” buenabuela, pero creo que molestarse por algo ,que muchas veces no es intencionado, es darle alas al mal ambiente. Si es importante hablarlo y si no dejarlo pasar. A mí me desconciertan más los buenostíos(sin niños) que me disparatan al vástago y después te miran con cara de asombro como preguntando dónde se apaga la criatura.
    Como dice mi madre:el tiempo pone todo en su sitio. Feliz verano.

  15. Ester dice:

    Hola chicas.
    Después de un paseo x la playa con nuestro muñeco de 4 meses, mi maridito que es autónomo me comenta que si tuvieramos la suerte de tener unos días de vacaciones nos podríamos ir…..yo empecé a emocionarme….hasta que escuché la palabra mágica…..mis suegros,a la
    Casa que tienen perdida en la nada en plena sierra en Jaén.
    Casi me desmayo…24 horas juntos todo el tiempo multiplicado por tres o cuatro días.
    Mi cara fue como una canción country de las conmovedoras….Sólo espero q mi querido esposo no tenga vacaciones…y hasta aquí puedo leer…

  16. Leti dice:

    El año pasado, embarazada, dice la madre del buenpadre que el verano siguiente cojamos un apartamento en la playa. Mi contestación, quizás poco diplomática, fue que las vacaciones las prefiero pasar sola con mi marido y mi niña. No me libro de un fin de semana, pero las vacaciones no. Son para disfrutar, no para estar a disgusto. El buenpadre quiere vacaciones con buenosabuelos paternos y maternos, si se da la ocasión, pero la malamadre no, que sabe que puede acabar el verano fino fino.

  17. Roca dice:

    Yo me paso mínimo 15 días, este año tres semanas, en casa de los suegros. La verdad es q bien,no se meten en nada. También influye q yo soy pasota, si alguna vez he oído alguna cosa q no me ha gustado he hecho la vista gorda. Pero es q vivimos lejos y no se puede evitar, porque mejor estoy a mi aire en vacaciones 🙂

  18. Juana dice:

    Me alegra leer vuestros comentarios, yo vacaciones solos el buen padre y buen hijo y yo y luego unos días con los buenos abuelos, son 4 días pero se me hacen eternos!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *