¿Qué quieres encontrar?

6
Emprender: si disfrutas, seguirá mereciendo la pena

Emprender: si disfrutas, seguirá mereciendo la pena

laura-baena

Recuerdo perfectamente su respuesta:

– Mientras sigas disfrutando, seguirá mereciendo la pena. 
– ¿De verdad papá?
– Hazme caso. 
Seguirá mereciendo la pena. Esto solo te lo puede decir alguien que ama su trabajo, alguien que se ha dejado la piel cada día en mejorar, en prosperar, en conseguir sus sueños. Mi padre ha sido autónomo toda su vida, emprendedor como ahora lo llaman, y si me tengo que quedar con algo que siempre ha conseguido allá donde ha ido es el cariño de la gente, de quien ha trabajado con él, de quien ha seguido sus pasos, de quien le ha acompañado.
Es duro amar tanto tu trabajo, sentir tanta pasión que los límites entre lo profesional y lo personal se esfuman. En esta sociedad a esto le tenemos mucho miedo. Parece que si tu trabajo invade tu día a día, tu familia, tu ser y tu vida personal NO VALE. Algo estás haciendo mal. Y más si eres mujer. Pues yo no lo veo así. Yo siento que mi vida es este proyecto, como también lo es mi familia, mi casa, mi tierrasanta y otras tantas cosas que enriquecen mi vida, mi ser y mi proyecto. Quizás me ayuda saber que hay detrás una comunidad muy fuerte que me impulsa cada día, quizás me ayuda saber que tengo una familia que cree en mí, quizás me ayuda saber que hay detrás una lucha social y que todo lo que hago cada día tiene un objetivo claro de ayudar a las Malasmadres y conseguir sueños donde ellas también sean las protagonistas.

Y hay días como hoy que miro la agenda y tantas reuniones, compromisos y obligaciones familiares agolpadas que se me acelera el pulso, se me dispara el corazón y respiro profundo pensando si seré capaz de continuar, de seguir caminando, de seguir soñando… Ojalá nunca deje de disfrutarlo porque entonces todo se volverá oscuro y no merecerá la pena. Si eso llega, seréis las primeras en saberlo.

¡Malasmadres de Barcelona os espero!

¡Evento completo!

La Escuela de Malasmadres surgió con la intención de ayudar a las Malasmadres Emprendedoras, y con este objetivo de acompañaros en lo bueno y también en lo malo, nos llamó AXA, compañía de seguros que algo de riesgos sabe, y pusimos en marcha este ciclo de charlas tituladas “A mí eso no me pasa” que va ya por su tercera edición, la que celebraremos el próximo 9 de mayo en Barcelona.

evento-completo

 

¡Contaremos con 3 embajadoras muy especiales!

malasmadres-emprendedoras

*No dejes de seguir los blogs de Diana Baena, Montse Pujada y Lucía Trabajo.

Montse Pujada, Diana Baena y Lucía Trabajo nos contarán su experiencias

Teníamos muchísimas ganas de ir a Barcelona, muchas Malasmadres nos lo pedían y allí contaremos con 3 embajadoras de lujo a las que conocéis y hemos sometido a un pequeño test sobre emprendimiento y situaciones #aMíEsoNoMePasa.

1. ¿Cómo sobrevive una Malamadre a esto de emprender sin morir en el intento? 

Montse: muriendo y renaciendo. No, es broma. Mi manera de hacerlo es teniendo muy claras mis prioridades tanto a nivel familiar, como profesional y personal. Y sobre todo siendo fiel a ellas. Cuando una tiene claras estas prioridades la flexibilidad, la autenticidad, el compromiso, el respeto hacia una misma, el decir no cuando toca, decir no sale de una manera más sencilla, sin forzarlo. Con todo esto, una aprende a que los malabares tienen su qué y agradece poderlos hacer. Emprender no es la panacea para conciliar, pero sí da una flexibilidad que suma y mucho. Al menos para nosotros.

Lucía: pues como solemos decir en el club, con ojeras, mucho sueño, imposibilidad de separar la vida personal de la laboral, soñando con la verdadera conciliación, que nunca llega. Pero oye ¡a todo se acostumbra el cuerpo!

Diana: Haciéndose la sorda. Sorda total ante los comentarios de la gente: cómo pierdes el tiempo en esa tontería, que ya estás muy bien con el trabajo que tienes, que le robas tiempo a tus hijos para estar en internet, que siempre llevas el móvil pegado a la mano…

2. Cuéntanos esa situación #AmiEsonomepasa. Eso que creías que no te pasaría, pero que te hizo aprender mucho

Montse: en una formación que facilitaba me llevé a mi hija bebé y a mi pareja para poder darle el pecho en los descansos. A nada de empezar veo a mi pareja haciéndome señas por el cristal en plan ayúdame por favor que no para de llorar y no puedo calmarla. ¿Qué podía hacer? Estaba en medio de la formación, no podía dejar a los participantes a medias. Mi hija lloraba, mi marido me pedía socorro y mis pechos empezaban a ir a mil produciendo leche. Así que lo único que se me ocurrió fue pensar: ¿y por qué no? Invité a mi marido a entrar con mi hija. La tomé en brazos. Cogí una silla. Saqué mi pecho, mi hija se enganchó y seguí hablando. Más allá de la anécdota eso me hizo reflexionar acerca de la necesidad de naturalizar situaciones como esa. ¿En qué momento decidimos separar una cosa de la otra? ¿Por qué en las profesiones en que es posible hacerlo no lo convertimos en algo natural? Esa situación no hizo que yo facilitara ni peor ni mejor. Hice mi trabajo como había ido a hacerlo. Y estuvo bien para todo el mundo. Esa sala estaba llena de mujeres y esa semilla de ¿y por qué no? sé que también cuajó en ellas porque luego me lo han dicho. ¿Nos atrevemos a naturalizar?

Lucía: el premio gordo se lo lleva mi no reincorporación laboral tras la primera baja de maternidad. Tanto estudiar tu carrera, tanto hacer un doctorado, tanto sacrificarme malcobrando en proyectos de investigación, dedicando todos los minutos de todos los días de la semana, incluyendo vacaciones y festivos, con la esperanza de lograr un trabajo estable y un futuro mejor para mi familia y mis hijos. Y de pronto, me quedé embarazada y todos los esfuerzos quedaron en nada. Siempre pensé que estas cosas les pasaban a mujeres con menor formación, con trabajos menos cualificados, pero no que dentro de una universidad pública, que tantos aires se daba y se da con la defensa de la mujer, pudiera toparme con nuevas condiciones laborales en mi puesto, destinadas a imposibilitar mi reincorporación y forzar mi renuncia.

Diana: que te crees que puedes trabajar con cualquier persona. Cuando trabajas conjuntamente con alguien en un proyecto debes asegurarte de que no sois muy diferentes, que tenéis ritmos parecidos y lo más importante es que el proyecto signifique lo mismo para ambos. Puede ser muy estresante y una pérdida de tiempo y motivación general. Me ha pasado varias veces.

3. ¿Cuál es el consejo que le darías a otras Malasmadres Emprendedoras? 

Montse: sobre todo que tengan muy claras sus prioridades y diferencien mucho de cuando hacen las cosas pendientes de la opinión de los demás o cuando las hacen por si mismas.

Lucía: cuando no podamos más, cuando veamos que nos faltan minutos cada día, que nuestras jornadas en casa y en el trabajo no tienen ni principio ni fin, pensemos que al menos estamos dedicando nuestras fuerzas a nuestro propio proyecto y a nuestra familia. Que no logramos conciliar como querríamos, pero al menos tenemos una flexibilidad mejorada ¡y mandamos nosotras!

Diana: que cuando quieran conseguir algo piensen cómo hacerlo, mirando solo hacia dentro de sí mismas. El entorno solo suma “peros”.

Y vosotras Malasmadres, ¿cuál es vuestra experiencia como emprendedoras?

Han comentado...

  1. Buenas, a mi también me dio por error un mail incorrecto, ya lo modifiqué y os volví a enviar mail para que me reservéis plaza, espero lograrlo ya q debéis tener mucha demanda!!! Un besote y no sabéis como m sirven vuestros consejos y experiencias para lograr la tan ansiada conciliación familiar….
    Besos,
    Carla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X

La web del Club utiliza cookies para mejorar tu experiencia y hacerte ganar unos segunditos. Haz click en aceptar si estás de acuerdo. Aceptar Leer más