¿Qué quieres encontrar?

77
Sin penas de estilo por Andrea Amoretti

Sin penas de estilo por Andrea Amoretti

Todos en alguna ocasión hemos rebuscado entre nuestras fotografías y hemos hecho un repaso de nuestro estilo años atrás, no sé a vosotras pero a mí siempre me ocurre que me veo mejor en el presente que en el pasado. Puedo decir que una vez entrada en la treintena me encuentro cada vez más a gusto con mi estilo, mi cuerpo, he asumido mis virtudes y mis defectos y he intentado adaptar todo eso a la ropa, zapatos, complementos, corte de pelo, en definitiva mi forma de ver el mundo y mi persona extrapolarlo a mi forma de vestir. Todo esto creo que lo dan los años y la experiencia. Pero, sin duda alguna, la maternidad trastoca todo este concepto y la dedicación a los buenoshijos y la comodidad puede arruinar todo el trabajo que habías realizado. Por eso, hoy estamos encantadas de contar con la colaboración de Andrea Amoretti. Os habíamos prometido que estaría con nosotras para todas aquellas que no pudistéis disfrutar de su taller en Madrid. Una mujer con estilo, madre de cuatro chicas y un chico, que enamora y no dejan indiferente a nadie. Guapa, vital, risueña que viene a darnos las claves para poder sacarnos el mayor partido posible en cualquier circunstancia. Malasmadres no os lo podéis perder, yo ya estoy tomando nota de todo. Además viene con sorpresa de las que te hacen sonreír.  Malasmadres_AndreaAmoretti*Podéis seguirla en @andreaamoretti o en su BLOG y apuntaros a uno de sus geniales talleres.

Cuando escribes buscando conexiones entre el estilo y la felicidad es cuestión de tiempo que termines por encontrarte con las penas. Empecé a escribir sobre ellas sólo hace un tiempo porque encontraba que había muchas de ellas que eran recurrentes en el estilo de todas las mujeres. Muchos mitos y bastantes realidades que decidí bautizar como Penas de Estilo.

Mi intención, y así sigue siendo, es darles la vuelta. Encontrar maneras reales que hagan posible vivir sin ellas. Pero tengo que reconocer que les estoy cogiendo cariño. No sólo porque es una de las mejores partes en mis Talleres de Estilo sino porque he descubierto muchas cosas de ellas.

La más importante es que las Penas de Estilo se parecen pero son todas distintas. Y eso es algo precioso porque significa que podemos inspirarnos unas a otras, como me inspiró a mí aquella primera entrevista de estilo a una de mis amigas. Pero además, que las diferencias, aparentemente pequeñas pero en realidad muy grandes, demuestran que cada persona tiene un estilo único.

Últimamente además, he llegado a la conclusión de que tener Penas de Estilo es una gran noticia. No hay estilo posible sin ellas y cada vez que las superamos aprendemos lecciones difíciles de olvidar que nos hacen avanzar más que ninguna otra cosa. Es imposible vivir sin Penas de Estilo, sobre todo, porque hay tantas cosas que las provocan que no hay quien se libre: los cambios de estación, la falta de tiempo, el cambio de talla, las mudanzas, los cambios de trabajo, el paso del tiempo, el embarazo y la maternidad. Y seguro que me dejo alguna.

He elegido tres de las Penas de Estilo que más se repiten cuando eres madre y como antídoto una de mis Pistas de Estilo para darles la vuelta. ¡Allá vamos!

1. Dejamos de usar tacones.

por-los-zapatos-andrea-amoretti-2

Si ya sé que no se puede correr con tacones y eso es lo que hacemos todo el día. Además la comodidad, y la falta de sueño, terminan de tentarnos y dejamos eso de unos centímetros de más para ocasiones tan especiales que ya no sabemos ni como se usan. Tacones o no, resulta que por los pies nacen y mueren nuestros looks. Ese es uno de los puntos más importantes de nuestro estilo.

Con los zapatos rematamos un look y hasta le damos la vuelta. Poco importa qué te pongas si fallas por los pies. Si la que más se pone tus tacones últimamente es tu hija pequeña es momento de buscar una excusa. Y sobre todo, de vestirte siempre empezando por los zapatos.

2. No tenemos tiempo.

la-mejor-inspiracion-esta-escondida-en-el-tiempo-que-dedicas-a-ti-misma-1

¿Qué te voy a decir de esto? Que no tengo la solución milagrosa para que nuestro tiempo se multiplique pero he aprendido que en lo que al tiempo se refiere hay algo así como ‘otros tacones’ que debes usar. Es una especie de mundo al revés pero, cuanto más tiempo consigas dedicar a ti misma mejor funcionará todo y mágicamente mantendrás a salvo tu inspiración, esa tan necesaria para tu estilo.

3. Nos olvidamos de que la talla es un número.

el-estilo-es-pasion-por-uno-mismo

Nunca hubo un número tan peligroso como el de la talla del pantalón. Parece que están diseñados para quedarse pegados en nuestra cabeza que, difícilmente suelta esa talla soñada. Y con esa idea fija queremos vestirnos e ir de compras empeñados en defender nuestra talla a como de lugar. ¿Y si pensáramos en la talla sólo como un número sin ningún valor? Lo único que importa es que la ropa nos siente bien, sea de la talla que sea. Porque al final, somos mucho más que eso y el estilo que nos hace felices de lo que entiende es de Pasión por uno mismo.

Y vuestras penas de estilo, ¿cuáles son? Cuéntanos aquello que no te gusta y quieres cambiar y entrarás en el sorteo de dos ‘Decálogos para Mamás Bonitas’  que recibirás en tu casa justo a tiempo antes de Navidad.lo tenéis que seguir a Andrea en facebook AQUÍ y ser #malamadre confesa, si aún no lo eres únete AQUÍ.

decalogo-mamasbonitas

Ya tenemos las dos ganadoras del Sorteo de Andrea. Y son:

– Irene G.S. con el comentario número 17.
– Rosa, con el comentario número 19.

¡Enhorabuena chicas! Ahora os mandamos un email.

Ganadoras-penasdeestilo

Han comentado...

  1. Qué grande Andrea! Cuánta razón tienes!
    yo, a mis 7,5 meses de embarazo gemelar ya estoy dejando de cumplir ese decálogo que tenía grabado en fuego en mi cabeza.
    Tienes toda la razón del mundo y el mundo empieza por los zapatos, estamos totalmente de acuerdo. Me encantaría verte en uno de tus talleres, ojalá pueda algún día.
    Mientras, me guardo tus tips como oro en paño y juro que no los alejaré de mi cabeza!
    Anita
    gemelosinvasores.com

    1. Mes y medio de parir dos cabezones te podemos perdonar. Pero para primavera estupenda y fresca como una rosa paseando a los churumbeles!! No dije el otro día nada, pero me gustó tus reflexiones preñiles del otro día 🙂

  2. Mi pena de estilo es lavarme la cara, echarme cremitas…y colocarme las gafas para disimular las ojeras. Con lo que yo he sido!!!
    Pero estoy haciendo propósito de enmienda, me maquillo en plan buena cara y me Pinto los labios, rojo, coral, fucsia…es que aunque vayas en vaqueros y deportivas te ves distinta!
    Por cierto, después de leer esto me ha dado cargo de conciencia con el tema tacones y me he puesto unos botines de cuña en lugar de las converse…algo es algo, no?
    Genial el post, lo voy a imprimir y aprendermelo cual Biblia . Enhorabuena!

  3. Me ha encantado esta entrada, madre mia yo me tire el primer año de mi hija que me lavaba la cara y gracias,ni cremas,ni bonita ropa ni leches, hasta que empecé a mirarme en el espejo y no me gustó nada.
    así que ahora con la buenahija camino de los 3 mis cremas para todo son mi salvacion y mis minutos de semi plaz al ponermelas son sagrados.

  4. Es cierto que la maternidad nos pasa factura. Tuve dos hijos muy seguidos y no ha sido hasta que la pequeña ha hecho un año y medio cuando me he dicho ¿quién es esa mujer del espejo? Pelo sin arreglar, ropa sin ningún tipo de estilo y qué te diré de los zapatos! jajaja. Fue realmente desolador el reflejo que vi en aquel espejo y que me hizo cambiar e invertir tiempo en mi: cambio de corte de pelo, renovación de armario, me maquillo diariamente, me pinto las uñas e intento en todo lo posible subirme a unos tacones. Y me encanta cuidarme, darme pequeños caprichos, tener ropa interior bonita. Sentirme mujer y sentirme bella. Fue un cambio de actitud que ahora se refleja en mi, sin temor ya de mirar a ese espejo. Ahora lo busco, porque me gusta lo que veo.

  5. Ay, mi pena de estilo es: SOLTARME EL PELO! Llevo seis meses, el tiempo que tiene mi peque, con el moño hecho… Y gracias a Dios que vencí la tentación de cortármelo cuando empezó a caerse después del parto. En fin, poco a poco. Ya de vez en cuando suelto mi melena al viento, me planto una sonrisa y la cara y me siento más feliz y guapa que nunca 😉

  6. Cuánta razón tienes! “Cuidarse es quererse” dice el sabio refrán! ¡Qué importante es darse un ratito para una! La maternidad nos hace postergar a veces un poco de nuestra coquetería pero hay que recuperarla cueste lo que cueste para sentirnos a gusto con nosotras mismas! Adoro los zapatos, la ropa y el maquillaje, soy coqueta e intento tomarme un tiempo para mí aunque mis mellizos me bailen sobre la cabeza, jaja. Un beso

  7. Hola, lo cierto es que me siento totalmente identificada con el post y con lo que todas contáis.
    Tengo un bebé de 23 meses y el tema de los tacones lo abandone en cuanto me quede embarazada (soy torpe con ellos, tengo que reconocerlo), así que llevo casi tres años sin ponerlos…ese sería uno de mis mayores penas de estilo…pero bueno, no digamos el tema del pelo…esa falta de ir a la pelu…de tintar las canas…uffff…esta también sería mi gran pena de estilo…y si nos ponemos…jajaja…esas prendas oscuras e inmensas que inundan mi armario…que horror…lo cierto, es que esto debería cambiar ya…joooo…con lo que yo he sido!!!! jajajajajajaja…
    En fin chicas, que hay que ponerse firmes con nosotras mismas y quitarnos estas penas de estilo YA!!!

  8. Gracias por el post, que podria formar parte de las resoluciones para el nuevo año. Mi penita de estilo es dar con lo que me “pega”. Una, que es un poco delicada para vestirse, calzar y peinarse. Las canas también me traen por la calle de la amargura, pero ahi vamos luchando y ganandoles la batalla como se puede. A cuidarse!

  9. Hola chicas! mi pena de estilo mas destacable es el pelo, mi buenhijo tiene mes y medio y llevo desde que nació con la coleta, yo que era de pasarme las planchas y llevarlo siempre bien liso… lo cierto es q nunca he sido de usar tacones, pero todo es proponerselo, con tantos cambios que ha supuesto la maternidad creo que por añadir uno más no va a pasar nada, y menos si es un cambio que puede sentar taaan bien a mi estilo y por tanto a mi autoestima, jejeje
    Enhorabuena por esta gran idea que es el club de las malasmadres, la verdad es que me ayuda mucho leeros y me encantan todos y cada uno de los post que leo, seguid así!
    Un beso a todas 🙂

  10. Mis penas de estilo son múltiples y variadas… De los tacones me bajé hace siglos (de hecho se podría decir que nunca me he subido a ellos realmente), el maquillaje brilla por su ausencia (y muchos días ni cremitas me echo), pero lo que peor llevo es que, desde que me quedé embarazada hace un año, he dejado de pensar en la ropa que me pongo cada día llegando al punto de que ahora…. No tengo que ponerme!!! (de verdad de la buena!) Un desastre!!!

  11. Yo estoy empezando a recuperar ahora, el decálogo, después de 3 años jajaja, mi pena de estilo es que no tengo tiempo de ir a comprar (error) y cuando voy pienso en cosas funcionales que sé que me voy a poner siempre, (vamos los básicos) y nunca compro nada para mí, para ponermelo para estar guapa. No hay remedio!!!!!!!

  12. pues yo nunca me he visto mejor que ahora. con mis ojeras, vaqueros y playeros, sí, y con una sonrisa de felicidad que es lo único que se ve. cuánta tontería leo hoy por aqui.

  13. Cuanta razón…en dos semanas me incorporo al trabajo después de mi segunda baja maternal, y lo único positivo que le veo de momento, es que volveré a ponerme mis tacones a diario 😉 Qué importante es sentirse bien con una…yo cada vez trabajo más en ello, y sin sentirme malamadre por dedicarme tiempo.
    Aun así, confieso, mi pena de estilo es que llegado el otoño y durante todo el invierno que viene por delante, la depilación se convierte en una amiga lejana….

    1. Cuanta razón!!!
      Hace un par de semanas que me reincorporé al trabajo después de mi segunda baja por maternidad; el primer día tenía vertigo!!! Cinco meses sin tacones!!!
      Lo único positivo de la vuelta es que me veo estupenda, con mis tacones, mis vestidos, mi pelo planchado y mis uñas pintadas!!!

  14. Cuanta razón lleva el decálogo !! Y nada como un recordatorio de vez en cuando para que efectivamente nos dediquemos cinco minutos al día a cuidarnos y querernos. Comparto todas las penas de estilo: pelo recogido, sin maquillaje, jerséis manchados de mocos o puré, zapato plano a todas horas, ropa de hace dos temporadas … pero sin duda feliz.

  15. Muy bueno,

    Yo he llegado a un punto en que he empezado a hacer espontáneamente todo lo del decálogo porque era ya NECESARIO. Porque además de mamás, somos personas! XD
    Diana

  16. Un articulo muy bueno, yo creo q todas hemos perdido un poco nuestra identidad cuando hemos sido madre. Yo poco a poco ahora empiezo a maquillarme y a arreglarme un poco mas con mis tacones que ya habia abandonado. Porque hast hace poco crema gafas de sol ☀ para tapar ojeras botas converse y a la calle. Asi q me comprometo a cuidarme un poco mas.

  17. Creo que ya comente en otro momento lo del pelo, una melenaza pelirroja que tengo y que durante mis el tiempo que mis hijos han sido bebes se han relegado a una o dos trenzas dependiendo de la seriedad del día, una pena si, pero lo que hoy revelo sin vergüenza es que no he sido capaz de quitrme el esmalte de uñas de pies del verano hasta que desapareció a lo manicura francesa corte tras corte, pobres pies, pobre pelo…espero tengan mejor vida en años venideros!!

  18. No por favor!!!!!
    he visto mis pies y llevo las botas de seguridad del trabajo… y lo peor es que al medio dia he salido a comer con estos zapatotes que no ligan nada con la ropa que llevo…
    Quiero volver a hacere la ralla de los ojos!!

  19. Me apena un poco ver cómo el tema canas sigue siendo el coco para las mujeres.Yo decidí dejármelas hace un par de años y estoy encantada.Para mi,las canas no son una pena de estilo sino un estilo en si mismas.Mis buenoshijos,de 8 y 12 años,no eran partidarios y el buenpadre tampoco,digamos que en realidad nadie me apoyó y todo fueron amenazas del tipo:parecerás mas vieja(ya tengo 47,no soy vieja,pero tampoco una jovencita)parecerás descuidada,parecerás una hippie,incluso hubo quien me dijo que iba a parecer lesbiana,como si eso fuera malo,como si fuera malo ser vieja,como si fuera malo en realidad ser quien eres.Me parece terrible que aún hoy en día las canas sean un toque distinguido en un hombre y un defecto de estilo en una mujer.La industria cosmética gana millones de euros gracias a nuestro miedo a las canas.Yo utilizo cremas para hidratar mi piel,no salgo a la calle sin corrector de ojeras,sombrita en los ojos,polvos bronceadores y un poco de brillo labial.Por eso también uso un estupendo champú para cuidar mis canas.Para mi,tener que teñirme cada 20 días era una pesadilla,cuando los buenoshijos eran más pequeños me lo hacía en casa porque no era fácil sacar un par de horitas para la pelu,y un día decidí que ya estaba bien,que no quería preocuparme más por las malditas raíces.Ahora los buenoshijos ni se acuerdan de su malamadre de pelo negro,el buenpadre reconoce que no es para tanto tener el pelo gris(él hace tiempo que lo tiene y nunca se planteó un tintazo radical).Es como si yo siempre hubiera tenido el pelo así,y es que ,en el fondo,lo tenía así,solo que no lo dejaba ver.Quizás dentro de unos años me lo vuelva a pintar,y tengo la ventaja de que en la cana,todos los tintes quedan mejor.

      1. Tienes mucha razón!! Es un estilo en si mismo y yo creo que de los buenos. A mi me encantan. Mi madre nunca se ha teñido y tiene el pelo blanco y el espíritu más joven que nunca he visto. Yo aún no sé que haré cuando me toque pero dejármelas es una opción seguro. Gracias por tu comentario! Y los hombres con canas son mas atractivos no? Pues las mujeres tambien! Un besazo

  20. mi pena son los tacones….los he reducido..
    y las uñas…antes era de manicura semanal..
    en fin…
    por lo menos las canas me las quito sí o sí !!!
    me ha encantado el post

  21. Mi pena son…la verdad tengo tantas que no se por cual decidirme…tacones..maquillaje..ropa…también tengo que decir que aunque me ha costado 3 años(son los que tiene buenhijo) he empezado por perder los muchos kilos que me sobraban…intentare dedicarme cada día un poco mas de tiempo.

  22. Mis penas de estilo…nunca había reflexionado sobre muchas cosas que nos dices en tu blog, cuánta falta me haces! Mi pena de estilo es muy grande, siento que me he quedado estancada en el look jeans e informal y no consigo alcanzar un look ligero con unos buenos tacones…help!

    saludos

    Isabel

  23. Mi pena penita pena son los tacones,siempre me han encantado y matado!!aunque soy batante torpe los he usadp mucho,pero si a mi torpeza le añades que la buena hija comienza a andar….ya seria de darme de bruces contra el suelo!!!eso si lo combato con labios rojos y pelo en condiciones.
    Que grande el post,a la proxima me apunto!

  24. Pues yo desde el mismo día que nació mi niña me dije: “me niego a ir por la vida con manchas de vomito de bebe! Ni hablar!” Asi que, como escasea el tiempo para planchar, decidi renovar y ampliar armario y me he gastado el presupuesto de este año y lo que no me gaste el año pasado por estar embarazada! 😉 Cuando quiero ir a la pelu llamo a mi padre y le pido que venga un rato a hacer de abuelo y, como ha cambiado el cuento, porque siempre me dice: “por supuesto! Tomate toooodo el tiempo que necesites” juas!

  25. Yo tengo demasiadas penas de estilo. Pero destaca el pelo. Antes siempre liso de plancha, y ahora es un desastre. Y la ropa… Pero sé que volveré a ser la que era. Es cuestión de tiempo, lo sé. Ahora mismo si intentara encontrar tiempo para eso sería una fuente más de estrés. Pero me apunto el decálogo para cuando tenga fuerzas. Muchas gracias!

  26. Yo estoy embarazada y mi pena de estilo es que cuando llegue el churumbel deje la estética a un lado. Tengo miedo de tener el pelo horrible, sentirme gorda y fea, ponerme siempre la misma ropa… Y leyéndoos no recupero la esperanza creo hasta que el niño pase el año, no? 🙁

    Andrea, me encanta el post y tu web y todo! Besos!

    1. Noooo… tener penas no significa que todo sea una pena. Son cosas que nos gustaría cambiar pero hay muchas otras que hacemos muy bien. Todo irá volviendo a su sitio y tu también. No dejes que esa idea se te meta en la cabeza 🙂 Un beso grande y enhorabuena por ese bebé!

  27. Mi pena de estilo son los pendientes, antes llevaba unos distintos cada dia en función de como iba vestida, y ahora llevo unos negros pequeños de bolita que van con todo y arreando…

    1. Pues te entiendo y esa es una buena pena que muchas veces se nos pasa… Busco otros así de esos que “pegan con todo” y cámbialos de vez en cuando que es un gesto muy pequeño pero que se nota mucho. Un beso!!

  28. Hace mucho que dejé de ser yo misma, si apenas tengo tiempo para mi, para hacer lo que me gusta… con dos pequeños salvajes en casa, compartiendo casa con padres, abuelos y tíos, sin silencio ni tranquilidad ningún minuto del día… he decidido que vuelvo a participar en una asociación de mi pueblo a la que dediqué muchas horas, y ahora con más ganas… porque hay cosas que son mas importantes que pensar en uno mismo…

  29. Madre, maestra, así que mi look siempre es informal, pero creo que he logrado adaptarme al medio (aunque me encantaría poder ir más arreglada algún día, no sólo a las bodas, jejeje)
    Yo también soy de levantarme pronto, tener tiempo para mí y poder bajar en el ascensor mirándome en el espejo y diciendo ¡a comerse el día Belén!

    Bss

  30. Lucir mi bonita melena como Dios manda!!!…me ha encantado el post, me encanta desmitificar la maternidad,…;-) que se enteren que somos de carne y hueso!…#malamadreconfesa

  31. Ha sido estupendo ver que mis penas de estilo son compartidas por casi todas vosotras. Gracias chicas, un besazo a todas.
    Eso sí, a los peques no los cambiamos por nada del mundo, eh? 😉

  32. Me ha encantado el post: yo me pasé el primer año de mi niña con el pelo recogido, zapato plano y los jerseys de mi marido,… Eso con una depresión post-parto brutal, fue un cóctel explosivo. Nada como volver a trabajar para salir del pozo.

  33. ¡Qué post tan bueno! Me ha encantado. Yo siempre he sido un poco desastre en esto de ponerme guapaza y estilosa, y desde que tengo a los enanos más todavía.
    ¿Mis grandes penas de estilo? Voy a la peluquería cada seis meses aproximadamente; y no me calzo otra cosa que no sean deportivas…

  34. Pues mi mayor pena de estilo es que en invierno, con esa rutina en la que nos vemos sumergidos; guarderia, cile, trabajo, extraescolares, cenas, baños, comidas, médicos y recados varios…parece que nunca encuentro tiempo para depilarme.Así que una vez en el baño…a la desesperada!! (o desespelada…como prefirais) agarré de cuchilla y se ke fue la mano.Resultado??…pues una carnicería de esas que te quitan las ganas de volverlo a intentar.Así que “melenas al viento”!!!

  35. Hola, yo he tenido épocas mejores y peores, pero con la llegada de los dos peques soy un desastre. Tengo el armario obsoleto y lo que peor hago es ir a trabajar como si aún fuera estudiante, camisetas y vaqueros. Y me da rabia porque se que no me mirarían igual si vistiera más elegante. Lo de los tacones, imposible, me destrozan los pies, por muy buenos zapatos que sean. Y como encima soy muy friolera me paso el invierno con botas forradas de pelo por dentro… que no siempre son la elección ideal. Sentí mucho perderme tu taller en Moraleja, por horario me fue imposible.
    Un abrazo

    1. Ojalá podamos coincidir pronto en algún taller y vemos cómo le damos la vuelta a eso. A veces se atasca un poco pero tiene solución!!! Un besazo guapa 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X

La web del Club utiliza cookies para mejorar tu experiencia y hacerte ganar unos segunditos. Haz click en aceptar si estás de acuerdo. Aceptar Leer más