¿Qué quieres encontrar?

11
El arte de educar a un/a adolescente

El arte de educar a un/a adolescente

  • Portazos que distancian.
  • Juicios de valor que llenan de recelos.
  • Reproches que rompen la confianza.
  • Tonos de voz que ensordecen.
  • Pantallas que aíslan.

No es fácil convivir junto a un adolescente y menos 24 horas 7 días a la semana. Educar a alguien que vive en constante ebullición, que en ocasiones cree que el mundo gira en contra suyo, que intenta dominar sus emociones torpemente. Con poca capacidad para la autocrítica, que vive entre la euforia y el catastrofismo, el llanto y las risas.

No es fácil acompañar con serenidad a un joven al que le cuesta reconocer sus errores, que está inmerso en un caos de cambios, que muestra dificultades para superar la frustración. Que vive en una vorágine de sentimientos, dudas y contradicciones.

No es fácil entender a alguien que en ocasiones se muestra poco empático, que tiene comportamientos desmesurados, que no sabe gestionar correctamente sus arrebatos de agresividad. Una persona en proceso de cambio, de descubrimiento, de construcción de su propia identidad.

No es fácil aceptar que esa persona que se pasa muchas horas solo en su habitación enganchado a su móvil ya no es aquel niño o niña al que acurrucábamos cuando tenía miedo. Ahora es un/a joven rebelde con ganas de descubrir el mundo a su manera, al que le cuesta escuchar nuestras opiniones y ha decidido querernos de forma diferente.

Que fácil es perder la paciencia, contagiarse de sus cambios de humor, sentirse herido con sus cuestionamientos.

Los adolescentes son rebeldes, egocéntricos, transgresores de normas, impulsivos. Pero también son cariñosos, colaboradores, creativos y han demostrado, al igual que los más pequeños, una ADMIRABLE CAPACIDAD de ADAPTACIÓN en este confinamiento que les ha robado su bien más preciado “SU LIBERTAD”.

Ojalá fuésemos más conscientes de lo difícil que es para ellos madurar en una sociedad consumista, globalizada e individualizada como la nuestra. Ojalá recordásemos más a menudo lo torpe que también éramos nosotros cuando teníamos su edad.

El arte de educar a un/a adolescente

Cómo acercarnos a nuestros/as adolescentes

Aprovechemos esta pandemia para estrechar vínculos con nuestros hijos adolescentes, para acercar posturas, para demostrarles nuestro amor incondicional.

  1. Consensuemos normas, flexibilicemos límites, establezcamos consecuencias cuando no cumplan los pactos. Busquemos el equilibrio entre las reglas y el vínculo afectivo.
  2. Regalemos miradas que acojan, palabras que entiendan, abrazos que protejan, espacios que acerquen. Recordémosles a diario lo mucho que nos importan, lo que valoremos sus esfuerzos.
  3. Seamos el mejor de los ejemplos a la hora de gestionar los conflictos, de controlar nuestra ira, pactemos fórmulas que satisfagan a ambos lados.
  4. Hablemos con ganas de entendernos, sin interrogaciones, ironías, tonos acusativos o comparaciones. Con un lenguaje lleno de respeto y grandes dosis de afectividad.
  5. Démosles la libertad de dibujar su propio camino, de tomar decisiones aunque sepamos que van a equivocarse. Ayudémosles a descubrir sus propios valores, a mirarse al espejo aceptándose tal y como son.
  6. Respetemos la intimidad que necesitan, sus ritmos vitales, sus silencios que calman. Ayudémosles a asumir sus responsabilidades sin expectativas que ahoguen.
  7. Aceptemos que las pantallas son el cordón umbilical se sus relaciones, su ventana al mundo estos días, intentemos ayudarles en su gestión.
  8. No infravaloremos sus emociones, preguntémosles qué es lo que les preocupa, ayudémosles a encontrar respuestas a sus miedos. Enseñémosles a gestionar los riesgos, los cambios anímicos, la melancolía.
  9. Démosles protagonismo dentro de la familia, valoremos sus propuestas, escuchemos sus quejas con cariño. Compartamos actividades que fortalezcan nuestras relaciones.
  10. Abramos nuevos canales de comunicación, interesémonos por lo que les gusta, preguntémosles qué es lo que les preocupa.
  11. Acompañemos con toneladas de paciencia, serenidad y empatía. Con mucho sentido común y humor. Compartamos con ellos cómo nos sentimos cuando pierden los papeles, eduquemos des del respeto mutuo.

Querámosles cuando más lo necesitan, cuando más vulnerables son.

Y vosotras Malasmadres, ¿tenéis alguna consulta? Dejadla en los comentarios y Sonia os atenderá.

 

Han comentado...

  1. Me ha encantado el artículo… yo tengo una adolescente de casi 15 años y la pobre ha vivido el confinamiento y la desescalada como una montaña rusa, al principio el home schooling era una novedad, así como el house party y otras plataformas de videollamadas; luego comenzó la etapa de desmotivación y apatía por todo; y ahora estamos en la de cuestionamiento y concienciación… Un tema interesante a comentar es cómo están manejando la desescalada, la mía con aprehensión, aunque con muchas ganas de ver a sus amigos y al novio pero con un poco miedo. Los pobres no la han tenido fácil.

  2. Yo tengo un adolescente de 18 años que se iba tres meses con una beca a hacer las practicas a Viena, era su ilusión y la mía de verlo como ha trabajado para ganárselo y todo ha caído en saco roto y no se queja. Por supuesto esta mucho rato conectado pero lo escucho reír y hablar con sus amigos. Esta aprendiendo a cocinar y deseando mañana coger su bici y hacer algo de ejercicio. Estos días no ha hecho mucho pero es que le ha cambiado toda la vida y sus proyectos pero ahí sigue intentando poder seguir estudiando el curso que viene.. Estoy orgullosa y para mi él no es el problema es la situación..

  3. Buenos días,
    Bufff que alivio saber que hay más mamás pasando por lo mismo que yo me alegra saber que no soy la única mamá mala de la película.
    Tengo dos niñas una de 14 y una de 16, el matrimonio seguimos con bastante trabajo y ellas ayudan poco …y hay días que cogía la maleta y me iba con mi madre y mi marido dice que se viene también, que el solo con las dos no se queda 😂😂😂
    En fin, será cuestión de paciencia.
    Ánimo a todas 💪

  4. Soy madre de dos niños de 15 y 13 años .Y lo primero de todo es dar la enhorabuena a todos los adolescentes en este confinamiento,que han entendido a la perfección que nuestra obligación es quedarnos en casa y que el resto era una irresponsabilidad.
    Es complicado empatizar con dos adolescentes con inquietudes diferentes ,pero con mucha paciencia y sobre todo mucho humor se puede llegar a conseguir …a mi encanta escuchar sus proyectos ,sus ilusiones , sus ganas de cambiar todo, de ir contracorriente y lo que más me gusta es su sonrisa constante y el mundo ideal en el que viven …

  5. Tengo un niño de 14 años co mucho carácter que se está portando de 10. Casi no me lo creo!!! He empezado a notar que le molesta mucho que lo toque, que le de un beso, gira y me quita la mano. No lo había hecho hasta ahora, de hecho cuando se iba al instituto me daba un beso y un abrazo. Ahora me dice que le da asco!!!. Me dan ganas de llorar cada vez que me dice esto😥

  6. Hola, yo tengo un hijo de 17 y una hija de 13. La verdad es que estoy un poco superada por la situación. La niña me ha sorprendido, ha sabido adaptarse, se ha creado sus rutinas, sus objetivos, con un buen humor que te alegra la vida. El sin embargo, ha ido encerrandose en su caparazón, ha ido dejando de hacer cosas, el deporte es su vida, y lo ha dejado totalmente de lado, se niega a hacer sus tareas del instituto, no se conecta. Se pasa el dia acostado, ha cambiado la noche por el dia. En principio lo dejé pensando que sería una fase, pero veo que va a peor, ahora ya apenas sale de la habitación, ni come con nosotros, ni se conecta con los amigos. Me asusta que se hunda. La verdad que estoy bastante perdida.

  7. Hola, tengo una hija de 10 años, casi 11, que es bastante adelantada para su edad y lo que más le gusta ahora es ver videos de Tik tok y YouTube sobre adolescentes. Yo le explico que ya llegará a esa edad, que ahora debe disfrutar de sus 10 años y hacer otras cosas porque me da miedo que cuando llegue a los 13 años esté harta ya de lo que debería ser novedad a esa edad y pasé a hacer otras cosas que no debiera con esa edad. Pero ella no lo entiende y no sé como explicárselo. Me ayudaría mucho que me dieras consejos para hacerselo entender. Muchas graciasssss

  8. Muchas gracias lo has explicado perfectamente.
    Nosotros tenemos una niñas de 13 y otra de casi 11, y es una montaña rusa donde a veces afloran cosas preciosas y otras… Parece que nos odiamos profundamente TODOS. Porque el problema, creo yo, es q en esa rabia de adolescentes, los adultos nos ponemos a su altura.
    Pero que difícil es no caer ante esos desaires y malas palabras.
    Mil gracias

  9. Bueno yo tengo gemelos de17años y mellizos de 14 años🤯 y soy madre soltera y extranjera que quiere decir sola sin ayuda familiar (padre abandono). 4 adolescentes a la vez….ya es difícil y ahora ni os cuento….yo cuido personas discapacitadas y sigo trabajando.
    Como elegir que guerras voy a pelear porque con todas no puedo…..soy mala madre ahora más que nunca 🏠🐓🐥🐥🐣🐣

    1. Es imposible lo harás lo mejor que puedas pero no vas a llegar a todo soy madre soltera con mellizos de 14 años es imposible llevar a todo y no te sientas mal haces lo que puedes necesitas muchísima ayuda y no la tienes ni la vas a tener igual que yo así que que salga lo que sea en este mundo que se lo has dado y poder ayudar a gente que ni siquiera conoce o aplaude para agradecer o se porta muy bien de repente con alguien no conoce a los que tiene a su lado les importa una m***** y si estás sola hoy en día no es como antes ahora no hay ninguna tribu que te ayude educar como el vecino o como el profesor como etcétera no ahora lo que te dicen es a pues no les hubieras tenido eso me lo han dicho a mí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La web del Club utiliza cookies para mejorar tu experiencia y hacerte ganar unos segunditos. Haz click en aceptar si estás de acuerdo. Aceptar Leer más