¿Qué quieres encontrar?

4
Cinco claves para hacer frente a las faltas de respeto en la adolescencia

Cinco claves para hacer frente a las faltas de respeto en la adolescencia

“Déjame en paz, eres una pesada, no te soporto”. Seguramente si eres madre o padre de un adolescente, en algún momento de ira, tu hijo o hija te ha respondido con alguna frase parecida mientras se encerraba en su habitación dando un fuerte portazo.

Como bien sabes, la adolescencia es una etapa convulsa muy difícil de acompañar desde la calma y la empatía. Unos años donde tu hijo/a debe enfrentarse a una gran cantidad de cambios físicos, psicológicos, sociales y emocionales que le producen mucha inseguridad e irritabilidad.

Si algo caracteriza esta etapa son las discusiones que se desencadenan en  casa. Broncas casi constantes que explotan cuando tu hijo o hija no cumple las normas pactadas, no asume sus responsabilidades o no es capaz de modular correctamente sus emociones. Unas disputas en las que en ocasiones os gritáis, amenazáis o os decís cosas que os hieren mutuamente. Conflictos desagradables que llenan a tu hijo o hija  de incomprensión e ira y a ti de culpa e impotencia.

Cinco claves para hacer frente a las faltas de respeto en la adolescencia

Los conflictos son inherentes a la vida y es a través de ellos que aprendemos a lidiar con un sinfín de situaciones y a reflexionar sobre nuestras necesidades y las de las personas que nos acompañan a diario. Como adultos no podemos permitir que se nos vayan de las manos estas situaciones ni permitir que se llenen de faltas de respeto.

En muchas ocasiones, la falta de recursos ante estas situaciones, te hacen adoptar una comunicación violenta normalizando las palabras mal sonantes o las conversaciones llenas de órdenes y amenazas. Esta forma de relacionarte con él o ella le crea un gran malestar emocional, le hace sentir que no le entiendes y rompen vuestro vínculo.

Seguro que te cuesta entender por qué tu hijo paga contigo su frustración alzándote la voz o mostrándose tan desagradable. Porque se muestra tan irreverente e irascible cuando no consigue lo que se propone y le cuesta tanto escuchar tus opiniones o sugerencias. Tu adolescente se ha convertido en un o una joven rebelde y desafiante pero eso no significa que ya no necesite tu cariño y comprensión. Más que nunca necesita que le muestres tu mejor versión.

Si algo necesita tu hijo en esta etapa es que le enseñes a controlar su rabia y a hacer frente a su inseguridad con tu paciencia y empatía. Que le ayudes a descifrar el mundo de los adultos que a menudo no entiende. Que le regales tu confianza y el tiempo que necesita para aprender. Que entiendas que sus explosiones emociones no tienen la intención de provocarte o hacerte daño sino que son fruto de la incertidumbre que siente. Que le ofrezcas paciencia y respeto.

La comunicación, uno de los pilares clave

En esta etapa la comunicación debe continuar siendo uno de los pilares más importantes en la educación y por esta razón debes encontrar estrategias que te permitan crear nuevos canales para poder entenderte con él o ella. Es esencial que se sienta escuchado, reconocido y respetado por la persona que más le quiere.

El modo en el que le hables será un factor clave para ayudarle a construir su nueva identidad y una sana autoestima y para aprender a relacionarse correctamente con los demás.

Tu adolescente necesita sentir que estás a su lado sin condición, que muestras interés por todo aquello que siente o le ocurre y que le escuchas sin juicios de valor. Que entiendes que para él o ella no es nada fácil hacerse mayor. Una comunicación afectiva y respetuosa con tu adolescente te permitirá mostrarte empático y hacerle sentir que puede contar contigo para todo aquello que necesite.

Es necesario que le enseñes a controlar sus emociones cuando las cosas no van del todo bien y a mostrar su descontento sin la necesidad de hablar con un tono inadecuado. A pedir las cosas con respeto y a aceptar que no siempre va a conseguir todo lo que desea. Una buena relación con él o ella le regalará un mayor bienestar emocional, mejores niveles de autoestima y un autoconcepto más ajustado.

Cinco claves para hacer frente a las faltas de respeto en la adolescencia

¿Cómo debes actuar ante una falta de respeto?

  1. Hablando siempre con él o ella desde el respeto y el amor incondicional. Eliminando de vuestras conversaciones los interrogatorios, las críticas desmesuradas, las comparaciones y las etiquetas que tanto le dañan. Utilizando un lenguaje lleno de afectividad y ayudándole a identificar y gestionar las emociones por las que transita desde la tranquilidad y la responsabilidad.
  2. Manteniendo la calma en el momento en el que él o ella no logre hacerlo. Regalándole el tiempo que necesita para serenarse antes de retomar la conversación. Cuando esté tranquilo analizad juntos todas las conductas que no deben volverse a repetir. Si le gritas, amenazas y te pones a su altura cuando esté enfadado o enfadada únicamente lograrás agravar la situación.
  3. Elaborando normas conjuntas que le dejen claro qué comportamientos son tolerados en casa y cuáles no son aceptables. Estableciendo también consecuencias cuando haya traspasado algún límite con sus palabras o hechos. Dejando que tome sus propias decisiones y que se haga responsable de las consecuencias que estas generen.
  4. Estando presente y disponible para que se sienta acompañado y sepa que todo lo que le sucede te importa. Buscando espacios para poder hablar con él o ella sin prisas y escucharle con interés para que pueda compartir contigo todo aquello que les gusta o les preocupa. Explícale todo lo que te gusta sobre su persona haciéndole sentir que le aceptas tal y como es.
  5. Cuando te haya faltado el respeto y su conducta haya sido inaceptable comparte con él o ella cómo te hacen sentir a ti esas situaciones. Buscad soluciones conjuntas para que no se vuelvan a repetir.

Tu adolescente necesita tener a su lado un adulto que le acompañe desde la serenidad y el optimismo. Que no se pase el día criticando sus errores o juzgando todo aquello que hace. Que le enseñe a confiar en sus propias posibilidades y le ofrezca la ayuda que necesite cuando siente miedo ante el futuro.

Y tú Malamadre, ¿cómo haces frente a las faltas de respeto de los buenoshijos y buenashijas adolescentes?

Han comentado...

  1. me gustaría ejemplos de esos 5 puntos. Entiendo las palabras, pero no soy capaz de transformarlas.

  2. Hola!! Malasmadres y Sonia López un gusto saludarles, en mi caso particular estoy pasando esa etapa con mi hija ahorita tiene 13 y este año cumple 14 años, como mamá hay momentos en que pierdo el control, he llorado y me he sentido frustrada,pero el leer, ver videos he tomado nota de como sobre llevar esta etapa, sin embargo nosotros hemos pasado un cambio de país tuvimos que emigrar a Estados Unidos y a mi hija eso le afecto mucho llegamos aquí a cuando tenia 10 años, pero realmente su ansiedad, el no dormir y hasta nos dijo que ella ha pensado en quitarse la vida a sido muy duro, aquí seguimos apoyandole, no quiere ayuda psicológica pero yo estoy con la lucha de que acepte así que se me han unido varios cambios en su etapa. Es por eso que agradezco este tipo de información. Si me gustaría tener más consejos sobre como apoyar en una situación donde viven con ansiedad y cuando han pensado quitarse la vida como ayudarles más.
    Gracias por este tipo de blog ❤

  3. Cuando la adolescencia comienza antes de lo previsto .
    Hija con 10 años haciéndome y haciéndose la vida imposible .
    Estoy agotada y frustrada .
    Yo no sé cómo actuar .

  4. La teoría está muy bien, pero cuando las luchas son constantes por un sin fin de motivos mantener la calma es una utopía , es agotador. Los padres también necesitamos un mínimo, una milésima de empatía por parte de los hijos, que parecen seres extraterrestres que hay que tratar con un cuidado extremo no sea que se vayan a romper. Todos hemos sido adolescentes y ya sé que las épocas no se pueden comparar pero ahora hay que normalizar y
    aceptar comportamientos que no deberían serlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *