¿Qué quieres encontrar?

52
Diario de malamadre: Organización y reinvención, claves cuando te conviertes en madre

Diario de malamadre: Organización y reinvención, claves cuando te conviertes en madre

CMM_quienessomos_02

* Podéis seguirla en @aleabf78 o escribirle a amelia@clubdemalasmadres.com

Por mucho que te digan, por muchos consejos que te den nunca aprendes hasta que no te has estrellado tú sola contra la pared. Al menos, yo soy así. Creo que la primera palabra que escuché al tener al buenhijo fue organización. Como no podría ser de otra manera me la dijo la buenabuela, experta en adelantarme siempre lo que me va a ocurrir. Yo como siempre la miré y le bufé: “sí claro, organización, como si fuera tan fácil”. Y ahí quedó la cosa.

Semanas de pijama y coleta, semanas de pelusas y comidas de tupper, semanas de “¡oh madre mía!, alguien me debería haber dado un libro con los secretos de la organización”. Semanas de ahora río, ahora lloro, ahora no voy a la calle porque el niño tiene que comer y claro después querrá dormir y la rutina es la rutina y después pasa lo que pasa. El buenpadre y yo esclavos absurdos de las rutinas del buenhijo. Que sí, que son buenas, pero se pueden saltar de vez en cuando.

Ahora que el buenhijo tiene 8 meses y medio me río de mi misma recordándome en aquel maremagnum de contradicciones y sinsentidos en el que me vi inmersa como novata, mamá primeriza, y me siento poderosa por haber podido salvar esos obstáculos aunque la sensación de no llegar a todo persiste, lucho contra ella pero ahí está la muy sinvergüenza haciendo acto de aparición cuando menos te lo esperas. Esa es mi lucha.

Establecer un orden de prioridades y organizarse (una vez más aparece el término) es fundamental y es lo que más me está costando conseguir. 24 horas de maternidad ininterrumpida con trabajo desde casa y un buenpadre que viaja de lunes a viernes y le vemos el pelo el fin de semana hace que la situación sea un poco más estresante. Por suerte, tenemos a la buenabuela que me sirve para desconectar un rato y delegar en parte mis funciones de malamadre por unos minutos, la mayoría de las veces para poder trabajar. El sentimiento de culpa también aflora, claro este compañero de viaje tampoco se iba a quedar atrás. Y como éramos pocos parió la buenabuela.

En fin que para asumir que las cosas cambian también tenemos que asumir que la vida que tenemos ahora se ha transformado, si antes éramos una pareja, ahora somos una familia y todo ha dado un vuelco. Para afrontar ese cambio he tenido que establecer un orden distinto y me ha costado, soy cuadriculada un rato, pero era eso o morir de estrés intentando que todo esté de la misma manera que antes, es absurdo.

Así que éstas han sido las cosas que he cambiado para asumir que no soy superwoman (como dice nuestra camiseta) y que, por supuesto, no sé volar. Todo esto después de haberme caído mil veces reincidiendo en lo mismo y acumulando estrés por la cara. Mi afonía no se fue hasta que supe aceptar que mi vida había cambiado. Allá voy:

  1. La arruga es bella. Y no lo digo por las que me han salido, que también, sino por lo bien que tiendo la ropa para que una vez recogida tenga un aspecto medio decente y sino pues andando. El buenpadre y yo sólo planchamos las camisas o nos planchamos cuando vamos a casa de la buenasuegra.
  1. Las pelusas son tu amigas incondicionales, pisan por donde tu vas y siempre, siempre se esconden las muy listas. Con esto quiero decir que una quita lo que se ve, me he sacudido la presión de la casa en condiciones siempre, hago lo que puedo, tengo otras prioridades. Y el día que pueda espero contratar a alguien que se encargue de esta labor una vez por semana al menos. Mientras tanto pelusa, ven a mi.
  1. El tupper de la buenabuela, si es posible, es tu gran aliado. El comedor del colegio también (aún no he pasado por esta fase). Si no hay tupper, el buenpadre y tu podéis comer sano, todo a la plancha o cocinar todo de una tacada y tener provisiones en el congelador como si se fuera a avecinar el diluvio universal.
  1. Los fines de semana son sagrados, no se hace nada. Sal huyendo a donde sea.
  1. Toda malamadre necesita un rato de desconexión. El buenpadre, que me conoce a la perfección, cuando ve que me asoma la cara de ogro, me dice muy suavemente: “no te apetece darte un paseo”. Me voy una hora, a correr, a pasear, a meditar, a encontrarme conmigo misma. Justo y necesario. Vuelvo que parezco otra, os lo aseguro.
  1. Delegar, para mi es fundamental. A veces, por la educación que hemos recibido, por la sociedad, pareciera que debemos cargar con todas las mochilas y no es así. Es maravilloso saber delegar en el otro, en mi caso en el buenpadre. Puede suceder que el buenmarido no tenga las mismas destrezas que tú en algunas tareas, pero hay que saber respetar que pone su empeño y que lo hace pero de otra manera. Ésta, debo confesar, es de las cosas que más me ha costado pero que he conseguido y estoy muy feliz por ello. He de reconocer que hay tareas y situaciones que maneja mucho mejor que yo.
  1. La perfección no existe. Por mucho que nos la vendan, nadie es perfecto, la vida de nadie es perfecta solo hay que saber sacarle partido a lo que se tiene y ser feliz con lo que la vida te da en cada momento, aunque sean noches encadenadas sin dormir.

Éstas son algunas de las enseñanzas que he descubierto tras ser madre, para organizarme mejor, para aprovechar más el tiempo aunque sea poco y para intentar darle una patada al estrés al que a veces le doy vía libre. Me queda mucho por aprender y modificar pero ahora puedo ver las cosas de otra manera. ¿Cuál es tu orden de prioridades? ¿cuál es la clave para poder compaginar la vida de malamadre, malaesposa sin perder tu propia identidad? Cuéntanos qué descubriste de ti misma tras ser madre.

malasmadres_limpieza

* Una de las máximas cuando nos agobie la organización del hogar, lo dice este TIP: apagas la luz o coges el bolso y te vas a la calle. Ojos que no ven, corazón que no siente.

Han comentado...

  1. Oh si, organización y sobre todo prioridades. Cuando se pueda se hace, mientras tanto, están las buenashijas reclamando atención, q además estoy deseando darlas. Es mucho mas agradecido un cuento con ellas q barrer!!!

    1. Claro que sí, hay que saber reordenar nuestros esquemas, sacudirse esa perfección y dar prioridad a lo importante. Lo tengo tan claro como tú Virginia, además los años pasan volando! Un beso.

  2. ¡Muy identificada con lo que cuentas! Yo también trabajo desde casa, pero a esto súmale que tengo mellizos (9 meses) y solo cuento con buenabuela en momentos puntuales. ¡Pa habernos matao!

  3. Bravo por el post!! La verdad es que no se me ocurre mucho más, has resumido perfectamente lo que siento. Yo soy afortunada y puedo tener a una persona que hace que limpieza una vez por semana, pero siempre hay algo que hacer en casa: ropa que lavar, cacharros que fregar, juguetes que ordenar…Un bucle sin fin!
    Para mí delegar no ha sido fácil tampoco, y recuerdo un dia en que el buenpadre vistió a la buenahija que parecía un espantapájaros y me quedé horrorizada… Sobre todo porque el buenpadre tiene muy buen gusto vistiendose el y aconsejandome a mi!! Ese día decidí pensar que cada uno tiene su estilo y que dentro de poco será la buenahija la que decida que quiere ir de princesa, bailarina o quizás en bañador a la calle, así que tampoco es taaaan grave. Y además el buenpadre esta siempre ahí para ocuparse de lo que haga falta.
    Lo que más me cuesta es desconectar y encontrar momentos para mi. Sólo lo consigo quedando con amigos o para hacer deporte…y aún así vuelvo a casa con sentimiento de culpa por no pasar tiempo en familia… Así que mi reto es sentirme cada vez mas merecedora de esos momentos.
    Gracias de nuevo por el post!
    Besos, Silvia

    1. Gracias a ti Silvia, yo cada vez me siento menos culpable de tener mis momentos. El buenpadre ayer se fue un par de hojitas y me supieron a gloria, trabajé un poco, hice deporte y hasta me pinte las uñas, después estaba hasta más jovial. Un beso y buen inicio de semana 🙂

  4. Yo descubrí que es posible no aburrirse nunca!!! Dioss!!! Me costó un poco acostumbrarme a esto especialmente porque el Buenpadre estuvo en paro hasta que mi peque cumplió 8 meses…así que tenía un “amo de casa 24/7” que me iba de perlas…y de golpe me encontré yo “sola ante el peligro”…me costó unos meses acostumbrarme, pero al final lo conseguí!
    Las prioridades…están claras: 1.Buenhijo 2.Buenpadre 3.La casa…jejejeje!! La mejor inversión que hemos hecho en casa es una mujer de la limpieza…por lo que nuestra mayor preocupación de la casa son las comidas y las lavadoras, pero esto es pan comido si el trabajo se hace en equipo!!

    1. Mi intención es esa, una mujer que ayude en casa una vez en semana lo veo un dinero muy bien invertido. Gracias por tu comentario Laia 😉

  5. Me ha encantado el post! Yo para no volverme loca he encontrado la técnica de hacer una cosa detrás de otra. Parece una tontería, pero siempre llevaba en la cabeza toooodo lo que debía hacer y no me centraba en lo que hacia en ese momento. Además, me daban migrañas, así que era un rollo. Ahora si estoy cenando fuera disfruto de ello, si estoy estudiando inglés me concentro y así con todo.
    Gracias por este blog! Nos ayuda a ver que no estamos solas 😉
    Besos

    1. Pienso igual que tú y estoy en ello, disfrutar de lo que hago en el momento y no pensar más allá, yo también sufro de migrañas y me dan a veces cuando me estrello demasiado 🙂

  6. Estupendo el artículo!! yo soy madre de un buenhijo de dos años que es…un ángel, y otro que viene de camino.Me considero perfeccionista de mi casa y mi trabajo, fuera de casa por cierto, y la buenabuela más próxima la tengo a 250km.
    Para mi la palabra organización y la sensación de no llego son una constante en mi vida. Y lo peor es que somos tan malas con nosotras mismas que tendemos a pensar que las demás madres no se agobian tanto como nostras y que se organizan mejor.
    Ay, cuanto bien hacen artículos como este para darse cuanta de que la crianza no es un camino de rosas y que no eres la única con ganas en ocasiones de salir corriendo.
    Gracias.

    1. Es que es así, debe ser cosas de las mujeres, esa presión con nosotras mismas, yo cada vez me relajo más y si tengo que desplazar alguna obligación lo hago y todos tan contentos.

  7. Totalmente de acuerdo Amalia! Yo también plancho solo las camisas 😉 Quiero apuntarme a tu recomendación 4 pero no sé cómo! Nosotros los fines de semana limpiamos (por encima of course), cocinamos para meter en el congelador,… En definitiva, los lunes con los niños en el cole y la guardería, llegamos al trabajo y descansamos del fin de semana hehe

    1. Hay veces que el punto 4 se modifica un poco pero intentar hacer lo mínimo posible y maximizar el tiempo con la familia. Dificil a veces es verdad 🙂

  8. Me dais mucha envidia cuando leo vuestros comentarios. El peso de casa y niños la he llevado yo y a eso hay que sumarle los estudios de la oposición que me he sacado. El estrés estuvo presente pero supe tomarme las cosas de otra forma y priorizar mucho, me ayudó a madurar. Ahora estoy sola el padre (no puedo llamarle buenpadre) se ha ido y nos ha dejado solos porque esta mal y necesita pensar, no entiende que la vida cambia y que hay que aceptar todo lo que viene que lo importante es nuestra familia. Viene por las mañanas un rato y los domingos se los lleva…yo estoy ahí fuerte porque los buenoshijos no lo saben porque el no tiene claro lo que quiere. Por lo que priorizar y organizar ahora en este momento de mi vida es mas importante que nada. Un día que pasa es un día menos en este túnel.
    Todo lo que he aprendido es que la vida es aceptar y adaptarte a lo que viene el que antes se adapte a los cambios es el ganador. Y si no puedes conseguir lo que quieres no te des golpes contra el muro porque saldrás perjudicada, rodéalo y busca tu sueño por otro camino sin agobiarte porque de una forma u otra lo puedes conseguir y siempre disfrutando de las pequeñas cosas que te regala la vida. Eso es lo más importante.
    Muchos besos

    1. Silvia tienes toda la razón, la vida supone una evolución constante siempre, más aún si formas una familia, todo se transforma, supone en parte una renuncia a algunas cosas que se compensan y llenan con otras, se produce esa transformación. Es lo que dices hay que aceptar ese cambio y disfrutar, cada etapa tiene un encanto distinto. Un beso y ánimo con el proceso que estáis viviendo!

  9. Que buen post así de buena mañana. Yo tengo 2, 2 años y 9 meses. Trabajo también desde casa, en varios trabajos… un caos de vida. Y encima soy caotica, dada al desorden y muy desorganizada. Pero al final del día me asombro de haber hecho todo lo que tenía que hacer, los niños sanos y salvos dormidos en su habitación, y yo tirada el sofa con una serie esperando al buenpadre que sale a las 10 de la noche.

    Pero mi prioridad mas importante es no estresarme, darle a las cosas la importancia que se merecen. Como bien dices, se limpia lo que se ve y se puede, y el día que como en tu caso entre una maravillosa señora a apañarme a casa será recordado por los tiempos de los tiempos. AMEN. Aquí tiramos de secadora (bendita secadora, en invierno con dos enanos no te la vida…) y dejar estirada la ropa para que se enfríe y a veces ni las camisas hacen falta plancharlas. Antes me preocupaba si viene tal y ve la casa así, o de los lamparones de todo tipo de fluidos infantiles por mi ropa…pero si alguien se presenta sin avisar (creeme, hay alguien que lo hace y mucho ¬¬) y la casa esta patas arriba, pues que no hubiese venido sin avisar. La culpa es suya. No mia, yo estoy cambiando pañales con una mano, mientras muevo el coche del mayor con el pie, hago malabares con las cenas y meriendas estando yo sola, y ya no te cuento en el baño. Asique, si la caa esta patas arriba, sinceramente, me da igual. Cuando se acuesten ya haré zafarranchoexpress.

    Eso sí, los dias libres del buenpadre, que por suerte de esos tiene varios, son gloriabendita. Porque siendo sincera es muy BUENpadre. Delego todo y más, que digo delego, no me da ocasión. El solito coge, limpia, hace pures caseros divinos y congela para medio mes, baja al parque, se tira a jugar al suelo, organiza, baña, da de comer, y mientras pendiente de mi me pregunta si me esta cundiendo el día sentadita en mi ordenador trabajando (o no tan trabajando).

    Y la gran clave, son los abuelos, ambos sabemos que un día a la semana es bueno desconectar, sea juntos o por separado. Y por suerte tenemos abuelos, a la buenasuegra la tengo a miles de km de distancia. Pero tengo una buenasuegrabis que es mas maja que las pesetas, y esta deseando quedarse con los buenoshijos siempre que puede. Y luego esta mi madre, que le da igual sea por trabajo o para desconectar un rato, se queda con ellos y me los devuelve con varios trucos aprendidos o nuevas palabras en su vocabulario.

    Asique si, es un caos, supongo que me organizo, no se cómo, pero al arecer no lo hago tan mal. Pero no me quejo. Para nada.

    Gran post, me ha alegrado la mañana! Como siempre!

    1. Muy bien dicho lo de la visita imprevista, yo recibo pocas o casi ninguna, pero como dice mi madre : el que visita una casa con niños mas le vale venir con ropa vieja y cómoda que alguna machita se lleva.
      Es un lujo tener a los Superabuelos cerca,a parte de estar ahí cuando se le nececita, te dan confianza, te animan , te acurrucan cuando te sientes desbordada.
      De momento vivo lejos de ellos y les hecho tanto en falta no para ayudarme con los niños, que los mios ya son grandecitos (6 y 3años) y van al colé, pero saber que si te pasa algo estarán a tu lado.
      Cuida de los buenosabuelos, ya que sea con palabras y charlas agrafables,regalitos de vez en cuando, eso les sienta genial y les refresca.
      Saludos

  10. Yo tengo un bebé de 4 meses y prefiero estar con él que coger el mocho! De todos modos existe un gran aliado llamado robot roomba, gracias a él las pelusas no las tengo que poner nombre. Es gran desembolso de dinero pero la ayuda que ofrece es mucho mayor. Recomendable 100%.

  11. esta claro, organización, priorización, y delegar! si no el barco se hunde y yo con el. cuando una es primeriza los sentimientos de culpa esta siempre ahí, esta sociedad nos ha hecho creer que si una madre piensa en ella misma y deja el resto a un lado, llámese limpieza de la casa, comidas, un rato de desconexión de niños,…. es la peor madre.Pero esto cambia en cuanto aparece el hermano, la culpabilidad desaparece, todo lo que te digan o te critiquen te entra por un oído y sale por el otro, las pelusas de la casa son uno mas en la familia, y los tupper de las buenasabuelas son una bendición, ya no tienes que pensar en la comida, una cosa menos, un poco mas de tiempo para ti. y el delegar ya no existe: el buen padre se encarga de uno y yo de otro que para eso somos dos.

    1. Apunto tus consejos, y a ver si cuando tenga un segundo me ocurre, yo creo que ya paso mucho más de obligaciones absurdas que te creas y disfruto más de lo importante. Gracias por pasarte 😉

  12. Hola, he encontrado por casualidad este blog.
    Me siento totalmente identificada y tambien muy aliviada,ya tengo mas que claro que no soy la única Malamadre.
    Lo del paseo es mi válvula de escape,a veces me cuesta dejar lo que estoy haciendo para darme dicho lujo, pero ahí esta el buenmarido que me pone de “patitas a la calle”.
    Gracias por alegrar mi primera mañana de la semana.

      1. Ahora que no trabajo intento salir todas las mañana ya que sea a correr o simplemente a dar un paseo, sentarme en un banco al sol con un buen libro, es la mejor sensación y manera de encontrarme a mi misma.
        Sobre todo intento no pasar por tiendas ni centros comerciales,porque si no el paseo se convierte en salir de compras.

  13. 3 años hace el peque en diciembre, 3 años llevamos el buen padre y yo diciendo “tenemos que organizarnos para cocinar una vez al mes/semana/quincena y no limpiar los domingos (día que él descansa)”, y la frase continúa saliendo por nuestra boca al menos una vez al mes.
    La organización está muy bien, pero no es fácil salvo que la tengas implementada genéticamente en tu cerebro (y yo, sinceramente, carezco del gen correspondiente). Así que limpio los sábados como buenamente puedo con el buenhijo correteando por el piso si el domingo queremos salir… si no, limpio el domingo cuando el buenpadre se lleva al buenhijo al parque… y el tema de la comida, aunque todavía llega algún tupper de buenaabuela, ahora comemos sano (plancha, ensaladita, puré de verduras, pasta) entre semana, y los fines de semana algo más elaborado (por ejemeplo, arroz con pollo y guisantes, plato preferido del buenhijo). Y así vamos tirando….

    1. A veces me pasa también, entonces hacemos todo rapidito entre los dos y salimos huyendo igualmente aunque a veces estemos cansados, después nos alegramos de haber salido 🙂

  14. Hola amigas! Pues yo cada vez soy mas complaciente conmigo misma. SOy madre de dos pequeños, un niño de 2 años y una niña de 4 meses y trabajando. Mi truco como os he dicho vengo aplicándolo desde hace muy poco tiempo y funciona!!! dosis de autoestima diaria y autocomplacencia a todas horas. A lo que no llego hoy ya llegaré mañana, acepto ayuda de todos, prefiero disfrutar de mis hijos que tener todo limpio, planchado y perfectamente perfecto, y humor, mucho humor….

  15. Q grandeeee!Q bien descrito! Ha sido como ver mi nueva vida, mi casa, mis pelusas, mi cara de o salgo un rato o me como a alguien…Pero también me he reído un montón, debe ser gracioso vernos desde fuera. Ánimo a todas las que estamos en esta etapa de pijama y coleta y ha disfrutar de los enan@s qie se pasa volando……!!!!

  16. Yo también opino y me he transformado igual que tú!! Tengo dos buenashijas de 18 meses y de 6 meses y lo más que puedo hacer en casa es cocinar para vivir y poner alguna lavadora que otra! No les quito ojo de encima y me reclaman a la vez (la más peque toma pecho)! Así que me ha costado, pero también he aprendido que lo principal son ellas.
    Trabajo por las mañanas y la buenaabuela, que trabaja por la tarde, las cuida, las lleva a pasear y también cocina y por la noche el buenpadre, que pasa todo el día fuera, se arma de paciencia, les da de cenar y las baña mientras yo me multiplico o como bien dices, salgo por la puerta para encontrarme a mi misma! A veces es necesario desconectar! Por supuesto eso de barrer, fregar, planchar queda en otro plano y santísima sea la secadora! Los fines de semana a disfrutar mientras se pueda porque eso de descansar ya no existe!
    Saludos!

  17. ¡Qué bueno el post! Intento cumplir los 7 puntos. Ya tengo el master en tender la ropa lo suficientemente bien para planchar lo justito. Antes me obsesionaba más con que la casa estuviera limpia, ordenada, etc… quería que estuviera como cuando no tenía hijos. Me ha costado asumir que ya no puede ser así. Aún así, intento que esté ordenada, pero sin agobios. No está como a mí me gustaría, pero es una casa con niños, y al que no le guste, pues que se arremangue y lo recoja. En mi caso las visitas son de absoluta confianza, y de hecho, la buenabuela raro es el día que no venga y tienda una lavadora, o la recoja, o planche, (¡ay, algún día tengo que hacerle un momumento a mi madre!, que además es la única buenabuela que nos queda, los demás no están… en fin)
    Hace ya algún tiempo que decidí que nada de bañar toooodos los días a los dos buenoshijos, de 5 y 2 años, un día cada uno, que estoy yo sola a esas horas y bañar a dos, preparar cena, estar con ellas mientras cenan, hacer comida para el día siguiente, etc, etc… podía conmigo. Cuando llegaba el buenpadre yo tenía una cara de ogro que asustaba, así que, se acabó…
    Besitos a todas y buena semana

  18. Jajaja! Yo para las pelusas compre un robot aspirador! Es una maravilla, trabaja mientras dormimos y así a la mañana mi pequeña gatea sin parar y sin llevarse cosas raras a la boca o incluso a veces juega a perseguir la aspiradora y me da 10 minutos para otra cosa!

  19. Estupendo post, Amelia. Te admiro por estar todo el día con tu heredero. A mí cada vez me da más pena separarme de él, pero me parece muy agotador estar 24/7. Máxime cuando tu maromo no está. Soy tu fan, vamos.
    Yo me organizo bastante bien, pero me cuesta priorizar. A eso hay que unir que mi ritmo y el del buenpadre difieren mucho; el mío es de petardo en el culo y el suyo caribeño-prisamata.
    Pero vamos, los findes, no echamos a la calle y estamos todo el día por ahí.
    Bien es verdad que entre semana le dedicamos poco o nada de tiempo a los quehaceres domésticos más allá de la lavadora y porque detrás va la bendita secadora, que, si no, tampoco. Con conseguir que nuestra casa se parezca lo menos posible a una zona de conflicto nos conformamos. Por suerte, los viernes tenemos ayuda. El dinero, aunque nos tenemos que ajustar muchísimo, mejor invertido! Besado lo pagamos. Llegar a casa y ver todo perfect y pensar la de broncas que te vas a evitar… no tiene precio.

  20. Solo dos comentarios cortitos…tras trabajar unos años rodeada de psicólogas infantiles aprendí una lección muy valiosa…da igual que seas protectora o pasota, cariñosa o dura, ordenada y obsesiva o libre y alternativa, la culpa de todos los problemas actuales y futuros de tus hijos serán culpa tuya , así que no te estreses, intenta hacerlo como tu creas conveniente y con mucho amor que es de lo único que te puedes exceder.

    Y como nota graciosa, un día la buenabuela me hizo el GRAN FAVOR Y POR UNA VEZ SE QUEDO DE CANGURO!cuando volví a casa me comento que tenia los armarios muy desordenados, yo le agradecí que me los hubiera ordenado…pero no…solo era una critica que es más fácil que remangarse y trabajar.

  21. Silvia yo pase por lo mismo y recuerda y hazle recordar que pensar y encontrarse a uno mismo esta muy bien ….pero encargándose de sus hijos ( ir al cole , recogerlos, comidas, médicos, organizar sus mochilas y ese millón de cosas diarias básicas)que tu eres una “MALAMADRE” y también necesitas tiempo como él para pensar…así que se llevan los niños los servicios sociales o los dos ejercen de padres; no dejes que te chantajee ni te utilice por que tu eres una supermadre, el no se encarga por que sabe que tu estas hay.

  22. Muy fan de salir corriendo los fines de semana, quedarte en casa y detectar cada uno de los rincones que necesitan un repaso, es todo uno, al final en lugar de descansar te pegas la paliza a limpiar, así que yo por norma huyo, donde sea, pero huyo, se disfruta mucho más y las pelusas y el polvo para los mini huecos en los días de diario

  23. Recordar , hay que ser ecológico y amar la naturaleza,las arañas también tienen derecho a la vida.

  24. Hoy cumple mi bichilla un año justo ayer tuvimos una crisis de pareja grave a cuenta de las pelusas de casa. Si la sequía del post parto no acaba con esta familia ¡el tema de la limpieza sí lo hará!

  25. Amén a todo lo que dices amiga!!

    Qué desesperación cuando ves que no llegas y se supone que “deberías” llegar.
    Pero eso pasó a la historia! Y yo estoy como tú, ayer, me di una ducha, me fui de caminata con los perros, dormí una hora y media de siesta y me pinté las uñas! Y por supuesto, gracias a malamadre2, que estuvo éntreteniendo, alimentando, bañando… A la pequeña fiera mientras yo me dedicaba unas horitas para mi sola.
    El resto, es cierto que hace falta organización, imagina esta casa con los 4 perros además del bebé, pero hay que acordarse de DISFRUTAR! Que si no, se nos agria el carácter

    Un besazo

    1. ¿Otra malamadre con 4 perros? Oh diosmio si pensé que era la peor malamadre del mundo mundial…

  26. Dichosa organización. Yo todos los días por la mañana repaso cuidadosamente mi lista de tareas, para tachar las hechas, acumular nuevas, etc. Qué gusto tachar y qué agobio ver que la lista sigue siendo interminable. Porque a tus tareas se suman las de los buenos hijos y esto ya va siendo una logística de lo más compleja. Odio decir no llego a todo, pero hay días, muchos días, que es la verdad, y prefiero dejarlo todo, no llegar, e irme a andar con mis colegas y venir relajada y pensando en otra cosa mariposa. La ropa??? ya alguien la doblará mañana jijiji

  27. Hola… pos yo despues de dos buenoshijos, el buenmarido y la casa, me dan unas bajonas¡¡¡La teoría me la sé, pero la practica la llevo regular…

  28. Lo de organizarme, a pesar de que soy madre desde hace más de dos años y medio, sigue costándome, eso sí, hace mucho timepo que soy consciente de que no soy perfecta y lo de cerrar los ojos o apagar la luz se me da estupendamente.

  29. Definitivamente soy de vuestro club, a mi me ocurre lo mismo. Lo peor de la organización es el mismo momento que comienza el proceso, es decir, sacar tiempo para organizarse. Sacar tiempo para ordenar tu mente e intentar cuadrar obligaciones y horarios de buenpadre, buenabuela … Si alguna semana soy capaz de esa heroicidad vienen los graciosetes virus que se apoderan de mi buenahija y vuelta a empezar.

  30. Después de tener a mi segunda hija y reducir la jornada de trabajo a la mitad, me he dado cuenta de mis prioridades, antes corría para todo y no llegaba a nada; ahora tengo la casa peor que nunca pero soy más feliz que en la vida. El buen padre dice que estoy Zen, y a mi me encanta!!

  31. yo por ser madre aun no, en breve lo sabré. Pero la paridad en las tareas de la casa es lo normal aquí. El futuro buenpadre hace mas que yo y mucho mejor, lo mio es colgar cuadros y cortinas y lo suyo cocinar y barrer. Por lo tanto esta todo listo para la llegada del buen hijo, si todo va bien, a partir de la semana que viene cuando el buen hijo elija.
    Hace mucho tenia una jefa que decía que ella al llegar a casa se quitaba las gafas y así no veía el polvo. Yo he encontrado un remedio maravilloso para las pelusas. La Roomba! si el robot que mantiene el suelo siempre limpio, des de que nos la han regalado estamos encantados y las pelusas…desaparecidas!!
    Buen año!!

  32. Ay! Qué identificada me he sentido! yo ya me he acostumbrado a vivir con una lavadora de retraso, es decir, la mesa del salón tiene permanentemente encima una montaña de ropa pendiente de doblar, ¡porque la arruga es bella y en mi casa no se plancha por decreto real! con juguetes y apechusques miles por el suelo como si el salón fuera una guardería, con miniropa colgada de los radiadores si no ha dado tiempo a que se seque y los buenoshijos no pueden ir mañana desnudos al cole…(¿no pueden, no?)
    Así que para no darme al prozac, me quedo con el punto siete, la perfección no existe. Y aunque con más sueño del que me gustaría, disfruto de lo que nos depara cada día. Ser bimalamadre no es fácil, no quiero pensar en las trimalasmadres o más! y no pasa nada por bajar de vez en cuando, (o vivir permanentemente en él), al “nivel de supervivencia”, en el que ni las pelusas, ni las arrugas, ni que las cosas no estén hechas como tú las harías te importa, y es entonces cuando disfrutas de las cosas, que al fin y al cabo, la vida no está hecha para pasarse el día pasando el mocho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X

La web del Club utiliza cookies para mejorar tu experiencia y hacerte ganar unos segunditos. Haz click en aceptar si estás de acuerdo. Aceptar Leer más