¿Qué quieres encontrar?

83
Diario de malamadre: Descubriendo la placentofagia

Diario de malamadre: Descubriendo la placentofagia

malasmadres_ficha_AmeliaA pesar de que he sido madre con 35 años, nunca tuve el reloj biológico a punto de estallarme ni nada por el estilo. Los niños me han gustado siempre en su justa medida y aunque no he tenido ese instinto maternal tan desarrollado como otras mujeres no dejaré de decir que tener un hijo me ha descubierto una faceta de mí misma escondida muy interesante y que me ha convertido en una mujer totalmente feliz. Dicho esto entenderéis que no tuviera ni pajolera idea de nada de lo que entrañaba un embarazo, un parto y mucho menos lo que vendría después al ser madre, así que me he documentado preguntando a otras madres, a la matrona, al pediatra y muchas veces ‘googleando’ algo de lo que quisiera saber más. Ahora que el bebé tiene 4 meses y yo ando adaptándome a la nueva situación, en uno de esos segundos en los que estás relativamente tranquila me dio por coger el ordenador y realizar la siguiente búsqueda: ‘cuidados postparto’.

Dormir 8 horas, beber 2,5 litros de agua al día, andar o realizar una actividad deportiva al menos 3 veces en semana, no comer grasas y entre todo esto la placentofagia o lo que es lo mismo comerte tu placenta después de dar a luz a tu retoño. ¡Ay madre qué ascazo!, no pude pensar otra cosa. Así que ávida de conocimiento sobre este elixir de la juventud y de la recuperación postparto me dispongo como una loca a teclear: placentofagia, comerte tu placenta y conceptos relacionados con ello. Y me empiezan a salir mil y una entradas del tema ante mi mirada estupefacta, se lo comento a la buenaabuela y me dice que no se lo cree y se lo digo al buenpadre y riéndose exclama: “¡Anda ya eso es una leyenda urbana!”. Sí, sí, de eso nada.

Por lo visto, es algo que practican en China desde hace muchísimo tiempo y que ahora en estos últimos años lo habían vuelto a recuperar. También hay alguna que otra minoría étnica que también se come este delicioso bocado. Y claro, como a excentricidades no les gana nadie las ‘celebrities’ de medio mundo se ponen a la plancha su placenta o se hacen ricos batidos nutritivos con ella, dicen recuperar el tono físico y mejorar espectacularmente el tono de su piel a la vez que todo el grupo de vitaminas, entre ellas la vitamina K, les ayuda a producir una leche que ríete tú de la que tenemos las que no nos comemos la placenta, es la creme de la creme. Entre ellas Kim Kardashian ha sido una de las últimas en confesar que se llevó su placentita y se la cocinó tan ricamente. Uno de los pioneros o, por lo menos, en conocerse que lo había hecho es Tom Cruise que, además de darle a la Cienciología en aquella época se adjudicó la placenta de Suri, su hija pequeña, para darse un homenaje.

Voces como en todo las hay a favor de la placentofagia asegurando que es algo que hacen todos los animales mamíferos aunque claro, ellos se la comen por un instinto de supervivencia pura y dura, para que los depredadores no puedan oler que hay carne fresca e indefensa. Nosotros los humanos no necesitamos poner a salvo a nuestras crías, nadie se las va a comer a no ser que venga una tribu antropófaga del sur de Asia, cosa poco probable.

En contra muchas voces médicas que aseguran que no es una práctica muy sana porque el 10 por ciento de las mujeres tienen presente en su vagina la bacteria Staphylococcus aureus nada beneficiosa si la ingerimos. Al menos así se desprende de una sentencia judicial dictada en Reino Unido donde junto con EEUU se ha puesto de moda en los últimos meses el tomarse un chupito placentario. De hecho en el estado de Oregón ha entrado en vigor una ley por la que las parturientas se pueden llevar tan preciado bien a su casa. Y a mí que se me olvido echar el ‘tupper’ en el bolso del hospital. Por si hay alguien interesado internet te ofrece páginas en las que cocinarte tu placenta de diferentes formas. A modo de ejemplo por si queréis mirar: www.placentera.com

¿Qué os parece la placentofagia? ¿Alguien se ha comido su placenta? ¿Conocéis a alguien que lo haya hecho? ¿Simple negocio o beneficios reales? Ay, contadme porque a mí me ha dejado el cuerpo del revés.

malasmadres_placentofagia

Han comentado...

    1. Prefiero un bocata de jamón serrano o chorizo.
      Lo de la placenta me pone los pelos de punta y me ha creado mal cuerpo.

  1. Que asco! Ya había escuchado de esta praxis, sobretodo en gente naturista y muy friki! Yo no me comía eso ni patrás! No, no y no.
    Un besito, guapa!

  2. Buaj! Que desagradable, no me comía la placenta ni aunque no tuviera nada más para comer…

  3. pues sí, no solo he oido hablar de ella, trabajo en un hospital, unidad de puérperas, osea, las que acaban de parir, y ya sé de al menos dos casos en los que el papá ha montado una pequeña bronca para que le den la placenta. Lo que no tengo claro es que sea sano, la placenta es el filtro de la mayoría de los tóxicos que comsume la madre, una de sus funciones es retenerlos para que no lleguen al feto. Yo que sé, sano o no, a mí me da asquito

    1. Es lo que dices filtra todas las toxinas, mi mente no está tan abierta como para semejante práctica. Oye y consiguieron llevarse la placenta? No, verdad?

  4. Pues yo la estuve viendo porque le pedí a la matrona que me la enseñara (nunca había tenido oportunidad de ver algo así). Me la enseñó mejor de lo que me hubiera gustado, casi disaccionándola…y yo recién parida y con el estómago vacío…. De repente me preguntó “¿Quieres tocarla?” a lo que respondí con cara de asquete….”no, no, ya es suficiente”…la pobre se echó a reir, imagino que mi cara sería un poema, jajaja.
    Ni de coña me ha hubiera comido, pero me sorprendió el tamaño de aquello, vaya festín. Y sí, me acordé de Tom Cruise.

  5. El papá de la bichilla quería tocar toda esa casquería tras el parto y la matrona se lo prohibió, así que de comérnosla nada de nada. ¡Menos mal que esa señora estaba en sus cabales!

  6. Madre mía, me has dejado patidifusa… pero por qué esa moda de volver a las cavernas??? siglos de evolución pa ná… Ayyy……..

  7. No lo habia oido nunca pero cosas raras siempre ha habido.Yo amo a mis niños pero esto no lo haría. Un abrazo.

    1. Ni yo… Una vez me puso mi madre un filete de hígado porque tenía anemia y se lo deje tal cual nada más del olor y el aspecto imaginare una placenta…

  8. Por dios!!!! Ya no saben q inventar a mi me da igual q sea una práctica antigua ,nueva….q ascooooo

  9. Como Yoly, también pedi que me la enseñaran, no sé por qué me entrO esa curiosidad en aquel momento. Y verla me bastO.

  10. Ufff que asco ¿no? yo no conózco a nadie que se la haya comido, pero sí conozco a alguien que tiene las placentas de sus hijas enterradas en el jardín… por poco me muero de miedo cuando me lo contaron, sobre todo porque estaba cenando en ese mismo jardín :/

    1. Si???? Imagino vuestro rostro, allí degustando la cena jajaja, yo conozco gente que guarda el cordón putrefacto de sus hijos, oye muy respetable pero a mi no se me hubiera ocurrido

  11. Yo también la vi, pero en la mesa, con el resto de instrumental, ahí, no hace falta más. La verdad es algo que no lo veo… Después de 18 horas sin comer yo a la matrona le decía que iba a bajar a por un bigmac y un macflurry de postre…al final me dieron un zumo de melocotón, que mira que poco me gusta…y me supo a gloria!

  12. Alucinando es poco!!! Mira que leí y leí, pues es la primera vez que lo oigo, no tenía ni idea de ésta práctica pero antes de mirarlo siquiera me siento preparada para opinar. Tengo una gata y de sus dos partos no quedó ni una sola gota de sangre como prueba y para mi lo más natural del mundo y me parece hasta bonito. Pero si hablamos de personas mi visión se va al otro extremo…primero no me la comería como tampoco como vísceras en general porque me dan mucho asco por muy buenas que me cuenten que están, segundo no me he comido mi placenta y di el pecho durante un año exacto de muy buena calidad y para dar y regalar (porque yo lo valgo 😉 y tercero como ejemplo no me sirven ni las chinas ni Tom ni Kim porque no sé quién estará peor y están muy lejos de ser mi modelo a seguir. Y ahora cuando mu estómago vuelva y mi mente deje de imaginar me voy a meter en google porque yo esto no me lo pierdo!!!! 😉
    Muy interesante te felicito por el tema!!

  13. :O Y cuando ya te crees una persona informada sobre el tema parto vas y lees esto….
    Pues no soy persona que le guste comer entrañas de animal así que por extensión….
    Pero oye que todo es informarse antes de decir de esta placenta no comeré, claro que como ni los callos los aguanto dudo mucho que en ningún momento me dé por comer esto….vamos que es decirlo y casi que se me quita el apetito… 😛

  14. Pues os sorprenderéis tod@s pero en el UK, en las clases de pre-parto nos dieron una lista de recetas!!! Spaguettis a la boloñesa placentera o lasaña???

  15. A mi me tiene muy loca este tema. He encontrado una chica que se dedica a deshidatarla y meterla en cápsulas para que te vayas tomando la placenta en cómodas dosis.

    1. Si esto lo leí también, en Reino Unido había una empresa que lo hacía pero salió la sentencia que dictaminaba que podía llevar la bacteria que pongo en el post. Yo me quedé como tú loca perdida buscando más y más en internet, es de locos…

  16. Pues a mi de este tema me hablaron en las clases de preparación al parto…

    Hay muchas cosas que desconocemos, pero no por ello son malas o peores, simplemente diferentes. Mientras no sea una obligación, cada uno que haga con su placenta lo que quiera. Hay culturas donde se les da tanta importancia que se entierran, como si de otro hijo se tratara. Mucha gente come riñones y nadie se echa las manos a la cabeza por comerse un órgano diseñado para excretar desechos…

    Que conste que yo no me la he comido, ni pienso, pero porque me da tanto asco como el hígado, los riñones, los sesos, las mollejas o lo que quieras apuntar de la lista de casquería. No está hecho para mi. Es más, creo que probaría antes mi propia placenta que, por ejemplo, las criadillas…

    Para gustos colores, pero a mí que me den un buen solomillo!!

    1. En qué ciudad te dieron las clases de preparación al parto? Por supuesto que para gustos… Pero mi mentalidad en ese aspecto es cerrada, no soy capaz de comerme ni unos callos, la placenta me da algo…

      1. Pues yo vivo en Las Palmas de GC, y las clases de preparación al parto las tuve por la seguridad social. Ha pasado bastante tiempo y mi memoria no es lo que era, pero lo que creo recordar es que este tema salió en una charla de una Doula.

        Vino a hablarnos del porteo de bebés, pero hizo una introducción muy buena plnateando la maternidad desde el punto de vista del bebé y no de los adultos que rompió por completo mis esquemas. Y cómo me alegro de haberla escuchado!!

        Como ves, abarcó muchos temas. Sin duda fue la clase más productiva de todas las que tuve, porque lo que me contaron en las otras, más o menos ya lo llevaba leído de casa.

  17. La verdad es que yo si habia oido hablar del tema, estado embarazada (el enano tiene 20 meses) ya lo estuve mirando, fue tal asco el que me entro que ya no me preocupe del parto.
    Se lo comente a mi marido y me dijo: si eso se tira es por algo, jajaja … con lo asquerosos que somos los dos
    Hoy con el estomago revuelto te digo que sigo pensando que es una asquerosidad, que las leches de hoy en dia son tan buenas que no hace falta comernos la placenta para tener una leche mejor … tenemos habitos alimentarios mas sanos (o eso creo yo)

    Chica, que el post me ha gustado por tu forma de contarlo. Gracias

  18. A mi dentro de todo no me escandaliza, es carne y comemos cerdo, vaca…lo único es que nos la traen preparada y no nos enteramos, adoro las hamburgesas del mac donals y no quiero saber de que estan echas…Yo les pedí la placenta, una amiga quería comerse un trozo y yo quería enterrar el resto y plantar algo, no hay que olvidar que nustros bebes se alimentaron de ella durante 9 meses,a mi me hubiese gustado darle un mejor final que el cubo de la basura o que la usen para cosmetícos que despues me intentan vender. la pedimos y se hicieron un poco los locos y yo no estaba para pelear en ese momento. Por cierto no se si conoces el nacimiento Lotus, ahí si que da grima a mi…yyyy

    1. He investigado sobre el nacimiento Lotus y bueno si que da grima eh? Me ha sorprendido porque tampoco lo conocía, todos los días se aprenden cosas nuevas. Un saludo 🙂

  19. Hola hermosas:¡Guacala!!!¡Fuchi..!!!Ni loca..y ni muerta de hambre!!! NO me comeria mi placenta..aunque si me pondría una buena crema!!! jijijiji.. saludos cordialess. Y a portarnos como lo que somos:: Malasmadres !!!!un beso!!

  20. Ah, pues lei hace poco que una modelo se habia hecho capsulas con su placenta.Asi al menos no tienes que comerla en “persona”

  21. Yo creía que eso era una ocurrencia de Tom Cruise!! Me gustan la medicina alternativa, los remedios naturales y esas cosas pero esto roza el canibalismo, no????
    Google nunca dejará de sorprendernos…

  22. Placenta?? Que paso con el jamón serrano?? Yo estuve una semana con dieta ibérica jajaja. Cada vez que alguién venía al hospital con flores o bombones les miraba con mala cara. Viva el postparto jamonil!!

  23. Yo no tenía ni idea de eso de la placenta, hasta q una amiga que dio a luz hace un par de meses, me lo comentó. Ella se hizo batidos con ella!!!!! Puagggg!!!!! Yo no me imagino comiendomela.
    A mi, después del parto, me dio x el pâté de tapa negra. Puf, era obsesión!
    Me trajeron una cesta de ibéricos y unas náuseas…. Así q hice una foto haciendo el paripe como q me lo comía, se la mandamos a quien tuvo el detalle, y se la zampo el papi. Jajja. Eso si, muy mona la cesta. Jajjja

  24. Respetando todos los gustos/tendencias/deseos, por muy raros que parezcan, yo no cambiaba por nada del mundo un buen bocata de jamón serrano, salchichón o incluso nocilla después de meses de sequía… Como tú has comentado, a mi esto me recuerda a esos filetes de hígado que nos embuchaban cuando éramos pequeñas (es el único trauma de mi infancia)…Muy interesante el post!

  25. Pues así,de entrada, da como mucho asquito …. Yo también me acuerdo de los filetes de hígado y sólo de pensarlo se me revuelve todo. Sólo me la comería para sobrevivir!!!

  26. A mi me parece realmente asqueroso, había leido sobre el jabón o champu de placenta pero esto ya es demasiado.
    Yo me pasé todo el embarazo sin poder comer jamón serrano ni sushi, las dos cosas que más me gustan y durante la dilatación (me pusieron la epidural y no me enteraba de nada), no paraba de decirle a mi marido que tenía hambre y quería un bocadillo de jamón…
    Tras dar a luz y descansar, al despertarme mi marido me había traído a escondidas un bocadillo de jamón serrano y me supo a gloria béndita…vamos ni placenta ni ná, donde esté el jamón que se quite lo demás

  27. Por dioskkk!!!En serio???No me lo puedo creer.Me quedo con la dieta y el ejercicio y si hay pasta una lipo.Siempre sera mas agradable.

  28. Que cosas¡¡¡¡ Mi placenta no era acta para el consumo
    ya que durante mi embarazo desarrolle una grave enfermedad
    que impediría degustar tremendo manjar jajajaja nunca
    pensé que me reiría tanto a cuenta de este tema ,por cierto todo salio bien y yo puedo decir soy una
    supermalamadre.

  29. Lo leí hace tiempo y flipe…
    Aunque nunca digas….de esta placenta no comere….jajajaj

  30. Pues yo también me dije “qué ascoooo” cuando el partero me dio un pedazo, justo después del parto, pero luego sin mente y de un bocado me lo comí. Para que no se asusten, ni famosa ni excéntrica, sino dispuesta a tener un parto natural desde la tradición muisca, de los indígenas nativos de mi territorio, Bogotá, Colombia. La placenta tiene muchísimos nutrientes y las células madre son aprovechadas por los hospitales sin que nadie hubiera protestado hasta hace un tiempo. Mi parto fue en casa y, desde la tradición ancestral, la placenta es una abuela sagrada, la primera madre el niño, así que con mi compañero la guardamos y cada uno se comió un pedacito. Luego se entierra la placenta. Para varias comunidades indígenas, es tradición enterrarla en un lugar simbólico y sagrado para la familia, el niño o la comunidad, y de hecho esto se hace para garantizar el arraigo del neonato hacia su territorio, tanto que la falta de esta costumbre puede ser, según ellos, el motivo por el cual muchos indígenas dejan su tierra, resguardo o ejido, y van a la ciudad sin regresar. En fin. Les cuento que además esperamos a que la placenta dejara de latir para cortar el cordón umbilical, para que todos los nutrientes posibles pasaran al nene. Y que a qué sabe… A sangre, y a mí, no sé cómo más decirlo, a mi humor, mi carne. Abrazos y saludos desde Bogotá.

  31. Uff que mala me he puesto. Creo que no podría comermela jamás. Tengo un primo que tiene las placentas de sus niñas enterradas en el jardín. Pensé que se le había ido la pinza,pero por lo que he leido es bonita la idea del arraigo por la tierra. Aunque me sigue preciendo raro, muy del silencio de los corderos beeeee

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X

La web del Club utiliza cookies para mejorar tu experiencia y hacerte ganar unos segunditos. Haz click en aceptar si estás de acuerdo. Aceptar Leer más