Side Area

¿Malamadres trabajadoras, buenoshijos más independientes?

¿Malamadres trabajadoras, buenoshijos más independientes?

El tiempo en el que vivimos se caracteriza por el exceso de información y los estudios sobre tal o cual asunto que proliferan a diario y llenan páginas de medios de comunicación. La maternidad se ha convertido en campo abonado para ello y se analiza cualquier aspecto sacando conclusiones que a veces no se ajustan a la realidad de la mayoría. Pero están ahí, son leídos por muchas personas y condicionan nuestra manera de pensar en muchas ocasiones.

“Madres en casa, niños más felices”

Que si los hijos de madres trabajadoras son más independientes, que si las hijas de madres que han trabajado fuera de casa tiene más probabilidades de alcanzar puestos de importancia y así un largo etcétera. También nos topamos con entrevistas como la que ha concedido hace poco Carlos González aquí en las que se afirma que los niños que pasan los tres primeros años de su vida con su madre son más felices. Pone el acento únicamente en la madre y lo trata como si fuera una opción cuando la realidad de nuestro país es que no hay medidas que apoyen la conciliación y por tanto vele y piense en el bienestar de los buenoshijos. La conciliación no puede traducirse en jornadas maratonianas para padres e hijos.

Analizando mi experiencia personal, soy hija de una madre que trabajó siempre en casa y no por ello me he visto con menos capacidades para poder llegar alto. Mi madre (mi padre también) nos educó animándonos a formarnos y prepararnos bien para poder hacer lo que quisiéramos, la realidad ya se encargó después de enseñarnos la otra cara de la moneda. Soy madre trabajadora y tengo un buenhijo que no se despega de mí ni un segundo, por tanto muy dependiente, y que va a la guardería desde los 18 meses. ¿Entonces de qué depende la independencia de un niño?

La culpa

De todas estas aseveraciones, disertaciones, estudios e informes que inundan la red, sobresale siempre un sentimiento, el de culpa que recae sobre la madre como no podría ser de otra manera. Mejor darle la patada y tratar en la medida de nuestras posibilidades estar con nuestros buenoshijos y reivindicar el papel del padre y luchar por una corresponsabilidad real. No todas las experiencias son iguales ni la felicidad depende de los mismos factores. Cada familia es distintas y construye su realidad partiendo de las cartas que le tocó jugar.

Para ahondar más en este aspecto, el de la independencia de los niños, hemos contado con nuestra colaboradora y experta en Atención Temprana, Alejandra Melús.

La opinión de la experta, Alejandra Melús

La independencia de nuestros hijos no puede recaer únicamente en el hecho de que las madres seamos o no trabajadoras. La independencia parte del carácter, de la madurez, de las necesidades y las vivencias y no tanto de un único hecho que sólo nos concierne a las madres, sino más bien de un conjunto de circunstancias y aspectos que envuelven y rodean al niño.

Hay varias lecturas para este valor según diferentes psicólogos, pediatras o profesionales de la infancia:
  1. En el primer caso tenemos a aquellos peques que a las 16 semanas de vida deben separarse de sus madres para quedarse a cargo de un cuidador u otro familiar, ya que sus madres vuelven a su puesto de trabajo, lo que supondrá una separación de la figura materna inminente, estén ambos preparados o no para ello. Esto puede hacerles más independientes, ya que a la fuerza deben aceptar e integrar esta situación. O quizás les haga sentirse más dependientes el uno del otro al sentir la falta de tiempo juntos y esto genere cierta angustia.
  2. En el segundo caso tenemos a los hijos de madres no trabajadoras fuera de casa, que en principio podrán pasar todo el tiempo que necesiten con sus madres y esto les dará la seguridad y la tranquilidad de ir independizándose según se sientan preparados para ello, y les dará estabilidad, confianza y mayor autoestima, teoría que también está muy extendida, donde se explica que aquellos niños que pasan menor tiempo con sus padres, buscan mayor aprobación, se muestran más inseguros, retraídos y carentes de autoestima. Aunque también puede suceder que este tiempo en el que están juntos no sea en exclusiva, ya que las madres puede que tengan que llevar a cabo tareas del hogar, y otras actividades que hagan que el tiempo juntos no sea de “calidad”.

 

¿Se puede generalizar en un aspecto tan amplio como la independencia de un niño?

 

Desde mi punto de vista, cada caso es único y particular y sobre la independencia de un niño influyen muchos aspectos que no se pueden generalizar, ya que cada familia debe valorar y llevar a cabo la rutina y las decisiones que crean, quieran y puedan tomar.
Creo que el sentimiento de culpa ya está muy presente en la maternidad, como para echarnos a la espalda una culpa más.
Los niños necesitan afecto, cariño y ser alentados a volar cuando se vean preparados para ello.
Habrá peques que necesiten compañía, apoyo y ayuda durante más tiempo para sentirse independientes, y nuestro papel es el de permanecer todo el tiempo que nos necesiten hasta que quieran volar en cada una de sus parcelas de la vida. Respetar el ritmo de cada uno, su madurez y su desarrollo es esencial para no generar estrés, inseguridad y miedo en los niños.
Y sobre todo, debemos tener siempre en cuenta nuestra realidad, nuestras posibilidades y la vida que tenemos, ya que lo que vale para nosotros no tiene por qué valer para nadie más.
¿Y vosotras Malasmadres qué opináis? Queremos conocer vuestras experiencias y opiniones.
11 Comentarios
  • Isabel C

    17 Abril, 2017 a 8:04 am Responder

    Buenos días,me quedé sin trabajo en el primer embarazo, cosa que no me importo.Queria estar con mi hija sus primeros años.A los cuatro llego la segunda.Ahora tienen 9 y 5 y llevo trabajando casi cuatro años. Lo volvería hacer he disfrutado mucho de ellas.Saben ser independientes pero les gusta más que este mami. Son de carácter muy diferente la pequeña es más de estar pega a mi la otra de vez en cuando. Se valen solas para muchas cosas también se les enseña en casa que hay que ayudar y saber valerse por si mismas y que estaremos a su lado siempre porque se las quiere y mucho

  • Tere

    17 Abril, 2017 a 8:38 am Responder

    Depende en gran medida del niño, de su carácter, de su personalidad, de sus habilidades, de su velocidad madurativa… entre hermanos se puede apreciar ya que unos efectivamente están más pegados a las faldas, y otros sin embargo van por libre desde bien temprano. Yo creo que siempre que el niño sepa que mamá está cerca aunque con las labores del hogar,, que todos los días le va a ir a buscar a la guardería o al colegio, que por la noche le va acostar y arropar y va a ser la primera cara que vea por la mañana, les crea seguridad suficiente para saber que aunque mami no está ahí presente todo el tiempo, siempre acaba por aparecer y no les deja tirados. También es cierto que en la mayoría de los casos los niños tienen otras figuras familiares que se ocupan de ellos y les dan atención y afecto, lo que ayuda a que nunca se sientan realmente abandonados ni siquiera en la etapa de la “mamitis”, por la que todos pasan aun a pesar de tener un buenpadre amantísimo y cariñosísimo… mamá es mamá.
    Cada familia debe hacer lo que pueda por crear ese tiempo de calidad, sea poco, sea mucho, siendo creativos, encontrando espacios intermedios de ocio que se puedan compartir y también compartiendo las tareas y el esfuerzo diario, es “estar ahí” simplemente. El buenhijo aún viene a asomarse ocasionalmente a la cocina o al cuarto de baño para ver que no me he ido por el sumidero o me escapado entre las rejas de la ventana… y son seis años para siete… me ve, se queda satisfecho, igual me da un abrazo y un te quiero, y se vuelve a ir a sus cosas.

  • Rubén saiz

    17 Abril, 2017 a 8:42 am Responder

    En mi casa, repartimos el permiso de maternidad. Yo (padre) paso mucho más tiempo con las niñas. Cuando se hacen daño, llaman al que no está, por lo que suponemos que las dependencias son iguales. Y cuando llega el que no estaba, se deshacen en abrazos y besos. Tienen 3 y 6 años. Asumen perfectamente que mamá trabaja un montón y que le encanta su trabajo. Y que cuando llega a casa lo que más le gusta es estar con nosotras.

  • Lorena Renedo

    17 Abril, 2017 a 8:44 am Responder

    Yo no trabajo fuera de casa y tengo a Pollito todo el día pegado. Cómo dices debo alternar el estar con el con el estar a su lado ya que tengo quehaceres no puedo dedicarle el tiempo en exclusiva. Es como si te lo llevarás s la ofi, que lo tienes al lado pero no estás con el propiamente dicho. Lo bueno de esto es que puedo distribuir el tiempo como a mi me venga bien .
    En cuanto a la independencia, mi niño es muy independiente para unas cosas y para otras tienes que estar encima. Pero no creo q eso sea por si estás o no más tiempo con el, depende de su forma de ser y por supuesto de nuestra forma de actuar.

  • […] entrada ¿Malamadres trabajadoras, buenoshijos más independientes? aparece primero en Club de […]

  • Anabel

    17 Abril, 2017 a 10:48 am Responder

    Bueno te hace independiente de la mama si no la está con ella o no se puede, pero está con una cuidadora, en el cole, abuelos, etc., así que siempre tienen cercanía y afecto, que creo que es fundamental en estas edades. Yo me quedé sin trabajo cuando tuve a la peque, así que ahora trabajo en casa y puedo pasar muchas horas con ella, para bien y para mal, pero la verdad es que me encanta este estilo de vida y creo que es beneficioso para ella.

    Besos!

    Anabel

  • Ana K

    17 Abril, 2017 a 11:03 am Responder

    hola Alejandra! Estoy muy de acuerdo en que cada niño tiene características distintas y que son muchos los factores que influyen en su autonomía/independencia… los mensajes que damos, cómo nos relacionamos,… creo que es más complejo. Un beso!!!

  • marina

    18 Abril, 2017 a 9:23 am Responder

    Cambié de turno cuando nació la tercera. Ahora trabajo de tarde y noche y ellos casi ni se enteran de que su mami trabaja, salvo cuando les cuento mis aventuras laborales. El nuevo horario me permite pasar TODAS sus vacaciones con ellos (navidad, semana santa y el laaaaargo verano) .Y lo disfrutamos mucho. La independencia de los buenoshijos viene dada por la necesidad. Cuando mami no esta (porque trabaja o se va de congreso a malamadrear) tienen que espabilar para elegir su ropa (el buenpadre no sirve para eso), para ordenar su mochila y para acordarse de pagar las excursiones o los regalitos de sus compañeros. Con la edad van asumiendo mas tareas y responsabilidades, lo que contribuye a su independencia. Que nadie les solucione los problemas es lo que mas ayuda a que aprendan solos.

  • SARA GRANDA

    18 Abril, 2017 a 10:54 am Responder

    Hola,

    Yo creo que va con el carácter de cada niño. Mi niña de 3 años y medio, siempre ha tenido en la boca el “yo sola” y la hemos dejado que lo intentara y lo intente siempre pendientes a ver que hace. Como nos dice la maestra es muy auto suficiente para lo pequeña que es, no quedándose atrás en comparación con compañeros de su clase que son mas mayores, e incluso mas que alguno de ellos. Así que yo creo que va mas con el carácter que otra cosa.

  • Lizzy Salazar

    19 Abril, 2017 a 7:51 pm Responder

    Hola!!!
    En mi caso mi hija que ahora tiene 8 años se volvió más por dependiente cuando inicie a trabajar y ella entró a la guardería, se adaptó muy rápido al cambio de no estar juntas todo el tiempo y conforme ha estado creciendo toma más responsabilidades que no siempre requiere que las supervise, sin en cambio mi hijo de 1 año, no se me separa ni un minuto y cuando voy a trabajar se queda por largo tiempo llorando, creo que depende del carácter de cada uno y como respondemos a sus necesidades.

  • Laura

    23 Abril, 2017 a 11:47 am Responder

    Cuando mi peque tenía 8 meses su padre y yo nos separamos, no pidió custodia compartida y pidió muy poco ? Mi abogada me convenció de darle más de lo que pedía y muy a mi pesar y pensando en el peque, acepté.
    Cuando tenía un año ya se iba a dormir con él una noche y decidí apuntarlo a la guardería porque si o sí teníamos que estar separados y tenemos en ocasiones y obligadamente, es duro separarte de ellos cuando son tan pequeños, pero desde el principio tuve claro que tendría que enseñarle a no depender de mí únicamente…
    Ahora con 6 años es un niño feliz, con una gran autoestima, líder natural en su clase, porque sus habilidades sociales son increíbles y el trabajo que hemos hecho juntos de educación emocional, da sus frutos. Tenemos plena confianza el uno en el otro y un amor incondicional.
    Aunque hubieron personas que me miraron raro por separarme de él a edad tan temprana, para mi lo más importante era y es su bienestar, como para cualquier otra madre que esté las 24h pegada a su peque.
    En mi opinión ,como en toda relación, las madres debemos cuidarnos y tener nuestros momentos para que la relación con nuestros hij@s sea sana, al fin y al cabo somos quiénes les enseñamos a relacionarse socialmente, su modelo a seguir, pues que mejor que darles ejemplo.
    Nosotros en casa no somos perfectos, nos equivocamos, nos enfadamos, nos pedimos perdón, pero somos naturalmente felices.

Comentar

X