¿Qué quieres encontrar?

11
Selectividad, el futuro de los buenoshijos en juego

Selectividad, el futuro de los buenoshijos en juego

*Podéis seguir a Sonia López en Facebook y en su blog.

Recuerdo perfectamente la época en la que afrontaba el periodo de selectividad. A diferencia de muchos alumnos en esa etapa, tenía bien claro dos años antes que quería estudiar periodismo, curiosamente en la infancia quería ser profesora. Años más tarde, la psicóloga de mi instituto me aconsejó que fuera bibliotecaria a tenor de los resultados de unos tests psicotécnicos. No creí en ellos y me guié por lo que quería con el apoyo total de mis padres, el gran respaldo. La nota no fue problema, 7,26, aún lo recuerdo, y el estrés no se apoderó de mí (siempre fui tranquila). Todo fue de acuerdo a lo previsto. Estudié periodismo, ejercí y lo dejé por ser un trabajo exigente y muy esclavo, hoy diríamos que nada conciliador… El Club de Malasmadres me ha devuelto a mi vocación primera y la que creo es mi pasión.

Personalmente, creo que los padres debemos apoyar la decisión de nuestros buenoshijos, si bien podemos aconsejarlos, su decisión última tiene que ser apoyada porque “si lo hacen con pasión se sabrán buscar la vida”, como afirmó Nuria Pérez en la charla desayuno ‘Creciendo con súper héroes’ que nos ofreció el pasado mes de abril.

Hoy hemos querido conocer la opinión de nuestra experta Sonia López, maestra y psicopedagoga, saber cómo podemos ayudar a nuestros buenoshijos en esta época tan importante de sus vidas. Entre carreras anda el juego y muchas veces no saben cuál elegir. Y también hemos contado con el testimonio de una Malamadre cuya buenahija acaba de hacer la selectividad, se trata de Marisa Casas de ‘Madres Estresadas’.

La opinión de la experta, Sonia López

Durante estos días, y tras haber superado las pruebas de la selectividad, miles de estudiantes de nuestro país se enfrentan a la dificilísima situación de elegir su carrera profesional. Una tarea ardua que hace vivir a nuestros jóvenes en un mar de dudas y preguntas por resolver. La mayoría de ellos no tienen clara su vocación y deben ser capaces de elegir entre más de 500 perfiles profesionales diferentes.

Como padres debemos ejercer un papel importantísimo en este período lleno de incertidumbre y de cambio. Nuestra labor debe centrarse en apoyar la decisión que tomen nuestros hijos basando nuestro acompañamiento en la confianza, el entusiasmo y el respeto. Es un momento ideal para reafirmar lazos, para seguir demostrando que les acompañamos sin condición como lo hemos hecho a lo largo de sus vidas. Un momento clave donde deben sentir que apostamos por ellos a fuego, que creemos en sus capacidades, que estamos a su lado para compartir sus inquietudes y que vamos a seguir acompañándoles en el nuevo proyecto que inician. Pero sobretodo deben sentir que les animamos a perseguir sus sueños con el objetivo que consigan convertir su pasión en su profesión.

Apoyar no significa tomar la decisión por ellos

Apoyar no significa tomar la decisión por ellos, recomendarles que cursen la carrera que a nosotros nos hubiese gustado estudiar o presionar para que elijan una carrera que nos permita mantener la tradición familiar. ¡Si todos somos médicos en la familia no hace falta que él también lo sea! Acompañar significa escuchar, ser muy pacientes, mostrarnos empáticos con sus miedos y preocupaciones, transmitirles nuestra seguridad y tranquilidad, dejarles el espacio necesario para que se sientan libres.

Como padres debemos ayudarles a descubrir lo que realmente les apasiona, a saber cuales son sus intereses y capacidades. A conocer su forma de ser, que valores les definen, sus talentos y fortalezas, sus necesidades. Pero también debemos ayudarles a identificar todos aquellos aspectos que necesitan trabajar para mejorar, recordándoles valores tan importantes como el del esfuerzo, la superación personal y la excelencia.

Como progenitores debemos ayudarles a ver que el cambio hacia una nueva etapa en sus vidas les regalará nuevos retos, nuevas relaciones, enormes horizontes por descubrir. Una nueva etapa que les exigirá trabajo y sacrificio y les regalará la oportunidad de aprender una carrera profesional con el objetivo de conseguir dedicarse a algo que les haga realmente feliz.

La experiencia de Marisa Casas 

*Podéis seguir a Marisa en Facebook, Twitter y en su blog.
La selectividad y el bachillerato es un embarazo y un parto

Casi la única opción que tenemos es pedir a todas las diosas que todo vaya bien y esperar. Desde que empezaron el colegio no nos hemos preocupado nada por las notas, por eso de no comparar entre hermanos, nos limitamos a tener en cuenta el comportamiento. ¡Bien! Te has comportado bien… Y a esperar a las siguientes. Pero llega el bachillerato y ¡zas! Empieza un largo embarazo. Ahora importan las notas, cada control. Y más si la carrera elegida tiene una nota de corte muy alta, tanto que dan ganas de cortar algo a alguien.

Como además decidieron cambiar las ley de enseñanza, nos tocó poner más velas a más diosas y aprender más rezos. Si has sido una madre controladora de deberes, cartulinas y disfraces o si no lo has sido, hace como mínimo cuatro cursos que lo único que controlas es el dinero que se gastan. Y poco, poco control me refiero.
¿Recuerdas que les enseñaste a poner la mesa y a recoger su ropa? Pues olvídate, ellos solo estudian, madrugan para estudiar, trasnochan estudiando y nuestra misión pues como cuando eran bebés. “Mamá dame agua, mamá hazme patatas fritas…” Y tu ¿qué haces?
¡Obedecer! Sí cariño, sí, mi amor. Hasta te alegras el día que te dice que ha quedado con unas amigas y tardará en volver.
Y cada vez que se acercan los exámenes, más te estresas, y te conviertes en más esclava, ya solo haces su comida favorita, compras las chuches que te pidan, trasnochas y madrugas con ellos, andas en silencio por toda la casa, y dejas hasta de salir solo para estar atentas a sus deseos. Y llegan los finales, y toda la casa y la familia vive por y para ella.

Y llega la selectividad…

“Mamá, mamá…”. Y dejas hasta de respirar. ¡Todo bien, mamá! Más de un NUEVE y mis amigas también, mamá. Y entonces en vez de respirar, lloras, y disimulas otra vez mientras gritas “¡bien, viva, viva!”. Y sabes que a los 15 dias se vuelven a jugar la vida.
Ahora si toca, Selectividad. Vuelves a repetir silencios, chuches e insomnios.
“¿Me llevarás en coche?”. Pero si hay metro. ¿Y si se pinchan las ruedas? Vale, te llevo, hija. Tres días de parto, con contracciones psicológicas cada medio minuto. ¿Le podrán los nervios? ¿Le tocará el problema que se le lleva atragantando desde infantil? ¡Mamá! He acabado el examen y creo que bien.Y todavía no respiro.

Ellas se van de vacaciones, muy, muy merecidas, y las madres y los padres nos quedamos encargados de ver las notas y comprobar que llegan a la carrera elegida. ¡Encended velas y rezad a las diosas!

Y vosotras Malasmadres, ¿qué opináis? ¿Cómo debemos acompañar a los buenoshijos en esta etapa?

Antes de irnos…

¡Tenemos a las ganadoras de Opel y Wonders!

En el evento #YoDonaMalasmadres pudimos disfrutar de distintos concursos donde las Malasmadres no perdieron la ocasión para disfrutar y participar activamente. Hoy os damos los nombres de las ganadoras y les damos la enhorabuena.

Nagore Valera, gandora en el karaoke que puso en marcha Opel

*Nagore Valera, a la derecha de la imagen.

Marilu Díaz, Ana Reyes Solana y Julia Rodríguez González, premio al mejor posado con Wonders

*Marilú Díaz, segunda por la izquierda.

*Ana Reyes Solana.

ç

*Julia Rodríguez González, a la izquierda de la imagen.

Han comentado...

  1. Solo diré que, yo que soy de vacaciones desde primeros de julio, este año lo primero previsto es para finales de agosto…. Nadie ha caído en que BH2, que acabo de besar y desear suerte en selectividad, vaya a suspender… Pero puede pasar. Yo he disfrazado el no hacer planes más allá del vuelo de ida con un “por si nos apetece quedarnos más tiempo” y un “a la aventura” pero la intranquilidad que cuenta Marisa subyace…

    Suerte a todos los BHs que se examinen o esperan nota y un beso fuerte a sus Malasmadres

  2. Yo acompaño a estos niños, como cada año pero como profe que soy.Voy con ellos les animo e incluso a veces les tengo que consolar cuando salen de un examen llorando porque ellos perciben que no les ha salido nada bien. Es mi trabajo, pero me encanta, estar con ellos, vivir esos momentos y luego retirarme para que disfruten ellos solitos del final del camino. Cuando me toque como madre será otro cantar. De momento es como si estuviese viendo el trailer 😉

  3. Suerte a todos los buenoshijos que están en plenos exámenes, ¡ánimo! Pues a mi aun me queda, a saber si cuando Lara acabe bachiller habrá selectividad o que será… pero has descrito perfectamente lo que hizo mi madre conmigo (yo fui en septiembre de 2001), cada hora y media me venia a ver por si quería descansar y tomar un café. Pero sí, Lara estudiará lo que ella quiera estudiar, de momento esta convencida de ser veterinaria y curar a los animalinos y que va a trabajar en la clínica donde llevamos a Pancho (siempre está muy atenta a todo lo que le hacen)

  4. Hola,

    yo también recuerdo esa época de exámenes, la verdad es que se pasa mal, pero bueno, ahora no sé como será, pero viendo la realidad del panorama laboral no sé si habrá que abandonar el barco una temporada o para siempre.

    Enhorabuena por esos premios!

    Besos!

    Anabel

  5. Mucha suerte a todos, soy malamadre de BH1 en pleno ataque de selectividad, acaba de salir de las dos primeras asignaturas y dice que bien…pero ha bloqueado el móvil de los mismos nervios y me ha tenido que llamar desde el teléfono de un compañero; se les escuchaba un poco alborotados pero bien; y si sufrimos como hacen las malasmadres en silencio y cruzando los dedos y rezando a todo lo rezable y odiando a los políticos que se les ocurrió este cambio atroz de leyes con alevosía y nocturnidad y sin ningún miramiento ni respeto por estos jóvenes que se dejan la piel en su futuro. Me queda la BH2 que está en 2º de la ESO y si con el está siendo duro con ella no quiero ni pensarlo, ahora mismo solo quiero mucha suerte para todos y que terminen trabajando en lo que realmente les haga felices, que en el fondo es a lo que aspiramos los padres a que sean felices.

  6. Aquí, en Andalucía estamos en plena selectividad, mi hija tiene muy claro que quiere estudiar medicina, así que la selectividad va con estrés añadido.
    Pero os dejo otra cuestión, hasta a la selectividad afecta el tema de las autonomías, muchos de medicina hemos hecho un periplo por algunas privadas, quizás más para su tranquilidad (mi hija tiene un 10 de media de bachiller 1-2) pues mientras que ellos se están examinando los demás tendrán la nota en estos días, cuando estas privadas ya te invitan a reservar plaza si has sido admitido antes ni siquiera de haberte examinado y por supuesto sin tener la nota. Los plazos de las públicas también han empezado ya, se llegará y aunque acaban más tarde, son distintos en las distintas comunidades, Madrid ha empezado también (ella quiere ir a la autónoma).
    Todos los alumnos de colegios británicos de todo el mundo hacen el mismo examen el mismo día, todos a la vez, sea en Londres, Singapur, Edimburgo o Panamá. Sigo sin entender la manía de ser tan originales aquí.

  7. Leyendo vuestros comentarios veo que tidas dais por hecho que una vez aprobada la selectividad todos los buenoshijos harán la carrera que han elegido.
    Pero qué pasa cuándo la nota media es de 7,5 y no alcanza los números clausus que nuestros queridos políticos han puesto ?
    Es el caso del BH1 . Sabéis qué frustración conlleva eso?
    Mi hijo con 20 años sigue buscando ka manera de entrar q la Universidad para hacer la carrera que lw gusta. No es mal estudiante, pero tampoco es brillante.
    Wn este país sólo podrán estudiar carrera loa que son brillantes ?
    Y aún me queda el BH2 y el BH3.

  8. Desde que yo hice Selectividad…..madre mía cuanto ha llovido desde entonces. Tuve la suerte de estudiar lo que quise….luego la vida da muchas vueltas y trabajo en algo que no tiene que ver con ello , pero sigue siendo mi pasión .
    Mi buena hija ha hecho 1°BACH este año. Lo ha sacado perfecto, pero aún así ahí está dándole vueltas al año que viene y todo lo que le viene …..En principio se decanta por el are de la salud, y es así desde que era pequeña, pero este año los orientadores le han hablado de más opciones y todas le gustan…..No se que hará al final, pero como dice el artículo todo nuestro apoyo estará con ella.
    La época final de exámenes es una locura. Lo ha descrito muy bien en el post. Y si encima se juntan dos adolescentes en casa, casi es mejor hacer la maleta e irte tú a Tierrasanta esos quince días……?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X

La web del Club utiliza cookies para mejorar tu experiencia y hacerte ganar unos segunditos. Haz click en aceptar si estás de acuerdo. Aceptar Leer más