¿Qué quieres encontrar?

1
Las 7 claves para comprar con cabeza

Las 7 claves para comprar con cabeza

Aprender a comprar mejor para comer mejor es uno de los objetivos que hemos conseguido este año 2018 con nuestra acción #HacerLaCompraCon Carrefour. Con distintas Malasmadres como protagonistas nos hemos recorrido distintos centros de Carrefour de la capital, carro en mano para conocer cómo compran nuestras protagonistas y para someternos al veredicto de Boticaria García, el ‘terror’ de los supermercados.

¿Cómo leer el etiquetado?, ¿qué alimentos son mejores?, ¿cómo elegir el mejor jamón cocido?, ¿qué regla debe seguir el mejor yogur para que sea saludable? Y muchas otras incógnitas las hemos ido desvelando a lo largo de estos últimos 12 meses. Hoy a modo de resumen Boticaria García nos ofrece un post con las 7 claves más importantes para tener unos hábitos saludables en la alimentación y seguir con “las acciones para comer mejor” que nos propone Carrefour.

Pero antes os dejamos con el último vídeo de “Hacer la compra con” y los 5 imprescindibles que no han faltado en el carro de la compra de toda Malamadre: los yogures, la leche, los huevos, el pan y el jamón cocido. ¡Toma nota de todos los consejos que nos da Boticaria García para elegirlos bien!

¿Lo hacemos más fácil?

Queridas Malasmadres:

A lo largo del año os he torturado con docenas y docenas de consejos para hacer una compra saludable. Hoy la Malamadre Jefa me pide que resuma todos esos consejos en siete. Y aunque es difícil, porque ya sabéis que no me callo ni debajo del agua, aquí van condensaditas siete claves de oro para hacer la compra con cabeza.

1. Hacer la lista de la compra en casa.
Es tan obvio, tan obvio… que nos lo saltamos. Hacer la lista de la compra tiene muchas ventajas a nivel logístico, como por ejemplo no juntarnos en casa con tres kilos de manzanas cuando lo que necesitábamos eran plátanos. Pero más allá de los motivos logísticos y económicos, hacer la lista de la compra tiene una gran ventaja: elegir lo que comemos en función de los menús que planeamos en casa y no en función de la “compra por impulso” que hacemos en el supermercado, puede ser determinante para nuestra salud.

2. Elegir productos con un máximo de cinco ingredientes.
El que esté libre de ultraprocesados que tire la primera piedra. Yo soy la primera que tengo algún ultraprocesado haciéndose fuerte en la nevera. Por ser el último post del año, hoy vengo a confesaros “mis miserias”. Por ejemplo tengo kétchup y tengo mayonesa “de bote”, a pesar de que ambos productos tienen chorrocientos ingredientes. ¿Por qué? Porque para mí son “commodities” que uso poco y de forma puntual. Y como “poco y de forma puntual” significa “una cucharada una vez a la semana o cada quince días”, no es un drama por comprarlos hechos. Dentro de la oferta que hay, miro las etiquetas y elijo los que tienen menos cantidad de azúcar y grasas no saludables.

Dicho esto, la “regla de los cinco ingredientes” puede ser un buen baremo para los alimentos de consumo frecuente. Por ejemplo: el mejor queso tiene cuatro ingredientes, el mejor yogur dos o tres, el mejor pan no tiene por qué tener más de cuatro…

3. Elegir productos locales y de temporada
Olvidémonos de los reclamos sobre lo “natural” que es un alimento. Si queremos contribuir a la sostenibilidad (todos debemos hacerlo) elige en la medida de lo posible productos que sean de origen local y de temporada. Si nos detenemos en leer las etiquetas nos sorprenderemos de la cantidad de productos que tienen que cruzar el charco hasta llegar a nuestra despensa cuando tenemos otros que se cultivan a pocos kilómetros de nuestra casa.
Recuerda: No solo debemos comprar saludable, sino sostenible.

4. La mitad del carro de la compra deben ser frutas y verduras.
Los alimentos más saludables son en general los que no tienen etiquetas. Si en la sección de frutas y verduras te encuentras como en tu casa, si te sabes de memoria cuál es el número de la tecla de los tomates y de los aguacates, si la mitad de tu carro está compuesto por frutas y verduras… ¡vas por buen camino!

5. Elige preferentemente cereales integrales.
Este es uno de los puntos que más cuesta cambiar. A algunos niños (y adultos) les cuesta el “color marrón” del pan, del arroz o de la pasta. Es cierto que el pan blanco y las harinas refinadas tienen un sabor más dulce y el cambio puede costar, pero podemos utilizar algunos productos de transición, con menos porcentaje de harina integral para ir haciendo el cambio.
Lo hemos repetido hasta la saciedad pero lo diremos una vez más antes de que termine el año: al mirar la etiqueta de los los cereales (pan, pasta…) comprueba que el primer ingrediente, siempre, debe ser harina integral.

6. Aumentar el consumo de legumbres y huevos.
Aumentar la presencia de legumbres y huevos tiene muchas más ventajas de las que imaginas. Aquí van 5:

  • Las legumbres y los huevos son una fuente de proteínas de calidad. De hecho, el huevo contiene la “proteína patrón” de mayor valor biológico.
  • Consumiendo legumbres y huevos se reduce el consumo de otras fuentes de proteína con grasas menos saludables, como la carne o las carnes procesadas.
  • Las legumbres tienen una larga caducidad y los huevos unas cuatro semanas. Es decir, son un buen “fondo de armario”
  • Con legumbres en conserva o huevos, hasta una malamadre es capaz de preparar la cena en solo diez minutos. ¡Son “comida rápida”!
  • Las legumbres y los huevos son muy baratos y aumentando su consumo se puede reducir el coste del carro de la compra.

7. Llevar a tus hijos a hacer la compra.
Lo sé. En este momento alguien estará pensando: ¿pero qué locura es esta? ¿Cómo voy a hacer una compra con cabeza con mis criaturas danzando alrededor? Tranquila. La idea no es que lleves a tus hijos a la compra cuando vayas con prisa para estresarte más todavía.

Mi propuesta es dedicar alguna tarde o algún rato del fin de semana para que los niños también vivan la experiencia de comprar en el supermercado. ¿Acaso no educamos a los niños en el deporte o en la música? ¿Acaso no les llevamos al parque para que jueguen y se relacionen con otros niños porque eso también es parte de su educación? Pues otra pata fundamental es educarles en la alimentación. Entre otras cosas, porque comemos varias veces al día pero paradójicamente no está en ningún programa de estudios enseñar a los pequeños a hacerlo bien. Os sorprenderéis de lo que se puede ganar a la hora de la comida si ellos mismos han decidido qué verduras o qué pescados quieren comer.

comprar-con-cabeza

En resumen: la buena alimentación comienza en el carro de la compra… y cuanto antes aprendan nuestros hijos a elegir esa compra saludable, mejor.

Comer sano y barato es posible.

¡Hoy 18 de diciembre tienes una cita con nosotras!

No te pierdas nuestro último directo del año esta noche a partir de las 21.30 horas en ‘Hacer la compra con Carrefour’ y Boticaria García. Hoy damos las claves para comer sano y barato y desmontamos el mito de que un carro con comida saludable es más caro.

boticaria-directo

¡No te lo pierdas en Instagram y en nuestro canal de Youtube!

Han comentado...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X

La web del Club utiliza cookies para mejorar tu experiencia y hacerte ganar unos segunditos. Haz click en aceptar si estás de acuerdo. Aceptar Leer más