¿Qué quieres encontrar?

10
“Ya es hora de reconocer legalmente la diversidad familiar y de romper el estigma de las madres solteras que aún permanece en políticas y normas”

“Ya es hora de reconocer legalmente la diversidad familiar y de romper el estigma de las madres solteras que aún permanece en políticas y normas”

Las familias monoparentales están viviendo una situación muy complicada derivada de la crisis sanitaria por el Covid-19. Miriam Tormo Aguilar es coordinadora de la Comisión legislativa de la Asociación Madres Solteras por Elección y forma parte de la junta directiva. Con ella damos voz a sus reclamaciones urgentes, ahora por la situación vivida, y a las que llevan haciendo mucho tiempo para que reconozca y regule su modelo familiar. Son muchas las Malasmadres que nos escriben desde que comenzó la pandemia y que nos expresan las dificultades que están viviendo a ser familias monoparentales y no haber medidas para la conciliación.

La entrevista a Miriam Tormo

*Podéis seguir a la asociación en Facebook, Twitter, Instagram y en su web.

¿Cuáles son las principales reclamaciones de las familias monoparentales?

Las familias monoparentales pedimos que se regule y legisle nuestro modelo familiar, de manera que seamos consideradas en las distintas políticas que se pongan en marcha con nuestra especificidad, una única persona adulta, mujer en general, que asume toda la responsabilidad de cuidado, educación y sustento del hogar con todo lo que ello implica. No se puede tratar de manera igual lo que es diferente, pues irremediablemente genera desigualdad.

Representamos el 10% de los hogares en España, un 82% de ellos sustentados por mujeres, más de la mitad de ellas en desempleo o precariedad laboral. Todos los datos apuntan a que más de la mitad de estos hogares está en riesgo de pobreza y exclusión social. Dos tercios de nuestras familias afirman no llegar a final de mes, y un número similar, que no pueden afrontar gastos imprevistos, y esto aún con empleo, lo que muestra claramente que el empobrecimiento de nuestras familias es real, y tiene su causa en la falta de políticas específicas y adaptadas, y en un sistema diseñado para la familia tradicional que nos penaliza. Sirva como ejemplo de esto, una ley de familias numerosas discriminatoria por razón de estado civil, que considera numerosas a viudos y viudas con dos hijos/as, pero no a madres o padres solteros con este mismo número de hijos/as.

En estos momentos son las comunidades autónomas las que van legislando, pero no todas. Definen las unidades familiares monoparentales, y establecen un procedimiento para su acreditación similar al que tienen las familias numerosas. Pueden encontrarse diferencias entre las definiciones adoptadas por unas comunidades y otras, por esto necesitamos un marco regulador estatal, que iguale el trato en todo el territorio, que defina de manera inclusiva a nuestras familias, establezca un marco de protección y apoyo similar al que disfrutan las familias numerosas, y contemple otros ejes de actuación específicos, principalmente en el ámbito de la conciliación y el empleo.

Son también necesarias reformas horizontales.

  • Tenemos constatado que el sistema fiscal actual nos penaliza, de manera que a igualdad de ingresos en la unidad familiar asumimos más impuestos que en una familia biparental.
  • Tenemos también más dificultades para acceder a bonificaciones o ayudas, porque los baremos económicos tienen en cuenta el número de miembros de la unidad familiar, cuando todo hogar tiene unos gastos mínimos que no dependen del número de adultos que la conformen y además nuestro gasto en conciliación es irrenunciable y mayor para poder mantener los ingresos.
  • El sistema de permisos laborales dirigidos al cuidado de los y las menores (nacimiento, lactancia, enfermedad grave, ..) también nos lo pone más difícil, pues solo contamos con los días que corresponden al único progenitor, lo que discrimina a nuestros menores y/o aumenta nuestra brecha, ya que para poder prestarles el mismo cuidado y atención, tenemos que acogernos a otras opciones no remuneradas (reducción jornada, excedencia, etc.) o a vacaciones, generando de nuevo más gasto para conciliar pues solo contamos con un mes al año para cubrir todas las vacaciones escolares.

Digamos que a las desventajas propias de género, sumamos las derivadas de unos cuidados asumidos en solitario en una sociedad donde la corresponsabilidad estatal, social no existe, y que no pone en valor la aportación que hacemos. Unas desventajas y discriminaciones que heredan nuestros hijos e hijas de manera directa con menos oportunidades.

Y ahora con esta crisis de Covid-19, ¿qué medidas urgentes necesitáis?

Necesitamos urgentemente medidas en el ámbito de la conciliación. El eje conductor para todas las familias monoparentales es la conciliación: para optar a formación y a un empleo, para recuperarlo (ERTES, autónomas/os), para mantenerlo, para no seguir renunciando profesionalmente.

Desde la Federación de Asociaciones de Madres Solteras (FAMS) a la que pertenece nuestra entidad, se han publicado los resultados de una encuesta promovida al inicio de la crisis: Impacto de la crisis Covid-19 en las familias monomarentales (I). Este análisis proporciona las claves que justifican las medidas que planteamos.

Una batería de medidas que puedan cubrir las distintas situaciones que atravesamos para no perjudicar aún más el empleo, y que alivien la carga (económica, pero también física y mental) de estos meses. Estamos hablando de una cuestión de corresponsabilidad social, pues es imposible el reparto de tareas en nuestros hogares, no podemos contar con nuestros padres y madres, por ser grupo de riesgo, porque en muchos casos los tenemos lejos, o ya son muy mayores e incluso también tenemos que hacernos cargo de ellos.

Compartimos las medidas de conciliación planteadas por Malasmadres, pero las familias monoparentales necesitamos que todas ellas sean aplicables tanto en situaciones de trabajo presencial como en teletrabajo, pues no es posible trabajar y cuidar simultáneamente en un contexto en el que no se han adaptado objetivos ni cómputos horarios a esta situación. No podemos repartir la carga con otra persona adulta, y nuestra situación económica nos limita el pago de los cuidados:

  • Permiso retribuido y no recuperable para poder reducir la jornada sin pérdida de salario.
  • Servicios públicos de cuidado con garantía sanitarias, en los que tengamos prioridad en el acceso y precios bonificados
  • Ayudas para el pago de cuidadores
  • Mantenimiento del teletrabajo el mayor tiempo posible, compatible con una reducción de jornada o con el resto de medidas planteadas.

¿Cuáles son los obstáculos que os estáis encontrando?

La dificultad de mantener un puesto de trabajo con el cuidado de nuestros hijos e hijas a tiempo completo y sin descanso, que en el mejor de los casos y si se puede hacer teletrabajo, está siendo a costa de nuestras horas de descanso que ya de por sí son pocas. Está siendo común la alteración del sueño, la sobrecarga mental, en definitiva está afectando a nuestra salud.

La preocupación por la posibilidad de perder el empleo que automáticamente nos sitúa en una situación de pobreza y vulnerabilidad muy grande.

Respecto a nuestros hijos e hijas, la dificultad para atender su educación y todas sus actividades escolares. Hay un problema de brecha digital en muchos casos, en otros, la sobrecarga de tareas, no nos permite dedicarles el tiempo necesario. Nos preocupa que nuestras criaturas puedan quedarse atrás. También la cantidad de horas que pasan delante de pantallas, nuestras “cuidadoras” en muchos casos.

También es muy común en nuestras familias el miedo al contagio, por la cobertura del cuidado de los niños y niñas. Hemos conocido situaciones muy duras en este sentido.

Tenemos madres trabajadoras en servicios esenciales, presenciales en cualquier caso, que han tenido que dejar los niños/as con sus padres, aun siendo grupo de riesgo, o con otras personas, a veces en otras localidades y que han estado separadas de ellos largo tiempo.

¿Qué os parece que la palabra conciliación aun no haya salido en el debate político?

Nos parece un gran error. Lógicamente es prioritario atender la emergencia social, cubrir las necesidades básicas. Pero plantear la reactivación económica sin un plan para atender los cuidados implica perpetuar un modelo que se ha mostrado deficitario.

En estos momentos es una cuestión de urgencia, todo apunta al retroceso en materia de igualdad de género. Los centros escolares cerrados desde hace tres meses, poca oferta de campamentos o escuelas de verano, gran incertidumbre para el próximo curso, y sin ninguna medida de conciliación que garantice ingresos.

Vamos más allá, creemos que además de conciliación se debe de hablar de corresponsabilidad en el cuidado, en nuestro caso corresponsabilidad social, nuestros hijos e hijas son un bien para el estado y para el futuro, tendrán plenas obligaciones y en cambio reciben menos en el presente. Están siendo criados con nuestro sobreesfuerzo y ahora, también a costa de nuestro sueño y nuestra salud.

Las mujeres y los jóvenes según el INE serán los grupos de población más afectados por esta crisis sanitaria, ¿cómo veis el futuro en concreto de las mujeres de familias monoparentales?

En concreto las familias monoparentales están formadas en su mayoría por mujeres e infancia/juventud. Poco más que añadir. Nuestra ya mayor brecha por razón de cuidados aumentará.

Si no se toman medidas, ¿qué es lo que teméis?

Si la decisión de optar por una familia monoparental, prácticamente lleva aparejada la renuncia profesional, si seguimos sin medidas, la promoción profesional será realmente una utopía. Y esto en el mejor de los casos.

Tememos que en lugar de solicitar medidas de conciliación tengamos que solicitar apoyo económico, puesto que si no se nos apoya para mantener los puestos de trabajo los acabaremos perdiendo. También que las situaciones de desempleo y precariedad se prolonguen, siendo aún más difícil de romper el círculo de la pobreza.

Y respecto a nuestros hijos e hijas, que la calidad de vida, atención y cuidado no puedan ser las que eran.

Y por último, ¿qué le diríais a los políticos de nuestro país?

Que no solo incorporen a las familias monoparentales en los discursos, que en eso ha habido un avance, sino que nos incorporen en las políticas de forma activa, teniendo en cuenta nuestra naturaleza en el diseño de las medidas, bajo los principios de corresponsabilidad social y equidad. Que ya es hora de reconocer legalmente la diversidad familiar y de romper el estigma de las madres solteras que aún permanece en políticas y normas. Pedimos una ley de familias monoparentales y que se nos tenga en cuenta de forma específica en las demás normas que nos pueden afectar.

Y vosotras Malasmadres, ¿estáis en la misma situación?, ¿qué reclamáis?

Han comentado...

  1. Hola soy madre soltera y estoy en exclusión social no puedo ahora buscar trabajo por las limitaciones y además no contratan a nadie estoy esperando la renta mínima vital ace ya cuatro meses y todavía no me lo an contestado estoy viendo y saliendo para alante como puedo pero no puedo ni comprar calzado a mi hija adta que me den la ayuda

  2. Miriam, eres una crak. !Como has sabido resumir nuestra situacion y reivindicaciones!!!

  3. Tristemente el estado civil es algo que discrimina en la sociedad, tengas hijos o no. Tienes unas cuantas prebendas por tener firmado un contrato de matrimonio, ya empezando por el permiso retribuido de 15 días en el trabajo, si te casas, que aún no entiendo qué algo tan beneficioso para la sociedad estás haciendo que mereces unas vacaciones extras. A partir de ahí todo lo demás…hasta el punto de que una persona soltera hospitalizada no tiene derecho a que la acompañe alguien que no sea de sangre. Su pareja (si es que tiene) o un amigo, no tienen permisos en sus trabajos para acompañar al hospitalizado.
    Con lo cual, es más de lo mismo en el caso de haber hijos. Y desde luego, una pena.

  4. Mala madre monoparental por elección, de dos hijos de 5 y 2 años. Reclamamos ley de familias monoparentales que reconozca nuestras realidades. Siento la discriminación a nivel fiscal, en los permisos retribuidos, derechos no de las madres, sino de los hijos…. Desde el punto de vista de mis hijos, que los diferencia de dos niños con un solo progenitor viudo??. A nivel de derechos, hay muchas diferencias.

  5. Hola,

    No leí entera aún la entrevista entera ,me parece un tema interesante a la hora de conciliar, rehacer vida social, o el simple trámite de tener que hacer un recado y no poder contar con otro adulto en casa.
    En el punto que NO se considera familia numerosa a 3 niños y un adulto ( como afirma) es mentira, puesto que incluso de distintos padres no reconocidos, SI lo es. Y con ello todas las ventajas existentes, fiscales, materiales.. (justas o no será otro debate)
    Sigo con la entrevista. Gracias.

    1. Perdona pero creo que no Lo has entendido, te invito a q lo leas de nuevo y aclares esa percepción. Habla de dos hijos y quienes se quedan viudos/as , se consideran familias numerosas. Pero una madre soltera con dos hijos, no es considerada así. En la valoración económica igualmente sufrimos discriminacion por lo anteriormente explicado. Te invito a leerlo y aclarar esas cuestiones . Gracias

  6. Hola!! Yo no soy familia monoparental porque tengo la custodia compartida con el padre de mis dos hijas. Estoy con ellas el 50 por ciento de mi tiempo con un trabajo presencial. Tengo q pagar la mitad de los gastos de mis hijas y mantenerme yo sola, es decir, es como si yo sola tuviera que mantener a una de ellas pero, por supuesto, no tengo ninguna ayuda porque no soy ni familia numerosa ni familia monoparental. En fin casi me quedo sin trabajo porque además no he podido contar con mis padres que son los q normalmente me ayudan con la conciliación. Porque no simplemente se considera cuántos adultos hay en la unidad familiar sin mirar cualquiera de las otras opciones? Me siento totalmente discriminada y desamparada ya q no cuento con ninguna ayuda al tener la famosa custodia compartida, custodia q imponen los juzgados sin tener en cuenta la idiosincrasia de las familias y las necesidades particulares de los niños. Yo creo sinceramente que debería tener los mismos derechos q una perdona con custodia total de un solo hijo, por ejemplo. Gracias!!

  7. Hola,

    complicada situación, esperemos que los políticos estén a la altura y tomen conciencia de la realidad para ayudar a la gente en sus respectivas situaciones…

    Esto son super madres luchadores… les deseo lo mejor!

    Besos!

    Anabel

  8. Mala madre monoparental, con dos hijos de 7 y 5 años, el pequeño con discapacidad del 65%, trabajo presencial … Ufff, y no sale nada…sin medidas de conciliación la reactivación económica irá peor, cuánta gente pedirá excedencias, bajas por el sobreesfuerzo, la gente que vive de los campamentos,…así no se mueve el dinero y se crea una gran incertidumbre en las familias…y mirando a septiembre con miedo por el desamparo, otra vez igual….
    Gracias por ponernos voz, totalmente de acuerdo

  9. Que pueden hacer personas que se quieren separar y por su situación económica es imposibles. Es otro punto a tratar . Sin trabajo que hacen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La web del Club utiliza cookies para mejorar tu experiencia y hacerte ganar unos segunditos. Haz click en aceptar si estás de acuerdo. Aceptar Leer más