¿Qué quieres encontrar?

34
Ellas Opinan: Elisabet y su lucha contra el bullying

Ellas Opinan: Elisabet y su lucha contra el bullying

Elena es una malamadre que ha querido apoyar el proyecto de su buenahija Elisabet, víctima del bullying. Elisabet, 5 años después de que lo sufriera, ha querido realizar un corto para sensibilizar acerca de este problema a otros jóvenes que puedan estatr en esta situación y al resto de la sociedad para intentar frenarlo. En el club hemos hablado en dos ocasiones del acoso escolar, de cómo detectarlo y de cuestiones jurídicas y nos parece muy importante saber detectarlo a tiempo. Hoy os dejamos con el relato de esta buena malamadre.

L@s buenoshij@s crecen rápido, y mi buenahija mayor no iba a ser menos… ella siempre es más (amor de malamadre), así que crece muyyyy rápido. Y se convierten en adolescentes, seres desconocidos; Elísabet una mañana se levantó con un manto de misterio que no sabíamos de dónde había sacado, había que volver a empezar para entenderla, como con un bebé que te suelta en brazos la matrona, ¡qué pereza esa vuelta a empezar de no saber qué hacer, de inseguridad…!

“¡Madre mía, cómo la tienen las hormonas!”, pensábamos sobre su sube-y-baja emocional, del que ella no contaba nada.

Nos pedía espacio, no sabíamos cuánto darle. ¡Qué lejos queda la adolescencia propia para recordar cuáles son las necesidades de un/a adolescente! Pero empezaba a preocuparnos, estaba más mal que bien, yo comentando que a ver si era mal de amores, el buenpadre llevándose las manos a la cabeza, afirmaba con rotundidad que era el cambio del cole al insti, no había consenso y nuestra buenahija hermética… Hasta que un día en un estallido de lágrimas lo contó, así, de carrerilla, tomó impulso y lo soltó: “hay una chica que me hace la vida imposible en el instituto, no sé por qué, no sé qué hacer, soy imbécil porque no sé pararle los pies y todo el mundo me mira, nadie hace nada, solo a veces alguien se ríe de mí porque soy tonta, porque no sé defenderme cuando me pega, ni si quiera cuando me insulta, es una mierdecilla de niña, pero siempre va con sus coleguitas”.

Sentí que había fallado a mi buenahija y quise rectificar hablando de inmediato con su tutora, quien una semana después seguía sin tomar medidas; Elísabet se negó a volver a clase: lloraba aquella mañana, dolorida en su espalda y en su espíritu, porque la víspera esa niña de 12 años la había golpeado con un stick de hockey a escondidas del profesor, no la obligué a ir. ¿Cómo en esas condiciones? Fui al instituto, la tutora me explicó que era un tema delicado y primero tenía que valorar si era positivo actuar… Me apeteció arrearle bien con un stick de hockey, a ver si le venía la inspiración, me encargué de informar a PTSC, Jefa de Estudios y Directora.

Al día siguiente mi buenahija volvió al centro con la promesa de que ya no volverían a “molestarla”. La tutora la sacó del aula en mitad de clase para “hacer fotocopias”, mientras entraron PTSC y Jefa de Estudios, cuando Elisabet volvió, todo el mundo la miraba, chicas que habitualmente ni la saludaban, la abrazaron, sin embargo, nadie le explicó nada, nadie le preguntó cómo se sentía, nadie informó a la familia de esa muchacha sobre lo que estaba ocurriendo, nadie nos informó de las medidas tomadas, Elisabet se sentía el centro de atención en algo en lo que quería pasar totalmente desapercibida… pero tuvimos un respiro: durante el último trimestre pudo descansar. Nos prometieron que el curso siguiente no estarían en el mismo grupo Elisabet y la victimaria y compañía.

Llegó el primer día de 2º de ESO y mi buenahija volvió a casa angustiada, porque esas chicas seguían en el mismo grupo que ella y ya la habían seguido fuera del centro con amenazas. Fui al instituto a protestar sin éxito, me daban largas cada día, hasta que concluyeron que mi hija era muy “sentida”, porque la otra muchacha sacaba buenas notas y, por tanto, no podía ser victimaria… ¡Increíble!

Elisabet se fue quedando aislada, nadie quería que los insultos y golpes le “salpicaran”, ningún compañer@ denunciaba. En casa veíamos algunas marcas de golpes en su piel, y muchas en su persona, leíamos los insultos en las redes sociales y más tarde supimos que la seguían por la calle amenazándola con cuchillos/navajas. Cuando cambiamos a Elisabet de centro, cuando se sintió segura y confiada, nos fue contando detalles de lo que había sufrido.

En el nuevo centro hizo amig@s, volvió a ser alegre y extrovertida, y haber superado esa etapa de su vida la hizo más fuerte y valiente. Tres años después de terminar aquella pesadilla fue capaz de decir a sus (nuevos) compañer@s lo que pasó. Ahora ha transcurrido un año más y Elísabet, con 17 años, es más madura, observadora, sensible, ha detectado que afecta a más personas de lo que parece y que hay gran desinformación en adultez e infancia sobre “bullying”: no se sabe qué es, cómo detectarlo, cómo ayudar. Está firmemente convencida de que si tod@s ponemos nuestro granito de arena, podemos erradicar este mal.

Ella puso su granito de arena con una entrada en su blog, dando algunas pautas, también grabó y colgó en internet un vídeo cortito, sencillo, muy visual, claro e impactante, para sensibilizar al mundo mostrando lo que siente un niñ@ que sufre bullying. Es solo el comienzo de su nueva aventura.

Os dejo el vídeo original colgado recientemente en YouTube por Elisabet:

Mi granito de arena, como malamadre de mi buenahija, es este, contar su historia a este Club de Malasmadres, donde tenemos en común ser leonas protectoras de nuestr@s cachorr@s, donde espero ser comprendida y que me ayudéis a difundir la voz de mi buenaniña.

Un abrazo,

Elena.

Y vosotras malasmadres, ¿conocéis este problema de cerca?

Han comentado...

  1. Llorando a moco tendido con el vídeo de tu hija. Es impresionante como con tan poco se puede decir tanto. La educación de nuestros buenoshij@s es fundamental para que esto acabe desapareciendo de nuestro entorno. Por mi parte, apoyo incondicional a todas las iniciativas tan bonitas como la de tu hija. Un beso y mucha fuerza para continuar.

    1. Apenas puedo ver el vídeo porque se me saltan las lágrimas cada vez.
      Como bien dices es imprescindible una educación adecuada, para que no se conviertan ni en víctimas ni en victimari@s. Un abrazo y gracias por tu apoyo

  2. Llorando a moco tendido con el vídeo de tu hija. Es impresionante como con tan poco se puede decir tanto. La educación de nuestros buenoshij@s es fundamental para que esto acabe desapareciendo de nuestro entorno. Por mi parte, apoyo incondicional a todas las iniciativas tan bonitas como la de tu hija. Un beso y mucha fuerza para continuar.

    1. Apenas puedo ver el vídeo porque se me saltan las lágrimas cada vez.
      Como bien dices es imprescindible una educación adecuada, para que no se conviertan ni en víctimas ni en victimari@s. Un abrazo y gracias por tu apoyo

  3. En mi primer cole, de repente, en tercero, las niñas que se suponía que eran mis amigas empezaron a insultarme por estar gorda, a hacer motes con mi nombre, a escribirme notitas de mal gusto…
    El resto, por no ponerse a mal con ellas, me evitaban.
    En casa, o no vieron el problema, o no lo querían ver y crecí hasta los 12 años convencida de que el problema era yo misma por mi forma de ser.
    Entonces nos mudamos del pueblo a la ciudad y nada más llegar al nuevo cole hice un montón de amigas, los chicos tonteaban conmigo y comprendí que yo no tenía la culpa de lo que me estaba pasando.
    No sé qué habría sido de mi sin aquella mudanza, pero casi 30 años después creo que aún no lo tengo superado al 100%.
    Ánimo y suerte con la campaña!

    1. La verdad es que es difícil de ver y supongo que a veces para buenospadres y malasmadres nuestr@s buen@shij@s son tan fabulos@s que no consideramos que den el perfil de víctima. Cuando en casa ocurrió esto yo estaba justamente estudiando sobre el tema y no supe verlo.
      Gracias por compartir tu experiencia, el Bullying es algo que hoy tiene nombre y que antaño se llamaba “chiquilladas”, pero siempre ha estado ahí.

  4. En mi primer cole, de repente, en tercero, las niñas que se suponía que eran mis amigas empezaron a insultarme por estar gorda, a hacer motes con mi nombre, a escribirme notitas de mal gusto…
    El resto, por no ponerse a mal con ellas, me evitaban.
    En casa, o no vieron el problema, o no lo querían ver y crecí hasta los 12 años convencida de que el problema era yo misma por mi forma de ser.
    Entonces nos mudamos del pueblo a la ciudad y nada más llegar al nuevo cole hice un montón de amigas, los chicos tonteaban conmigo y comprendí que yo no tenía la culpa de lo que me estaba pasando.
    No sé qué habría sido de mi sin aquella mudanza, pero casi 30 años después creo que aún no lo tengo superado al 100%.
    Ánimo y suerte con la campaña!

    1. La verdad es que es difícil de ver y supongo que a veces para buenospadres y malasmadres nuestr@s buen@shij@s son tan fabulos@s que no consideramos que den el perfil de víctima. Cuando en casa ocurrió esto yo estaba justamente estudiando sobre el tema y no supe verlo.
      Gracias por compartir tu experiencia, el Bullying es algo que hoy tiene nombre y que antaño se llamaba “chiquilladas”, pero siempre ha estado ahí.

  5. Hola!!! Hace 25 años, en mi mas tierna infancia no se llamaba bullying, los padres lo llamaban “cosas de niños” y ya ni te atrevias a contarselo a los profes. Con 12 años y un cuerpo de chica de 16, con grandes pechos y muchas curvas fui el chiste facil entre mis compañeras de clase. Se reian de mi y mi cuerpo. Bajo mi rendimiento y mis profes me llamaban vaga y eso incremento la mofa en la clase. Estaba sola. No tenia amigos ni nadie con quien jugar ni estar en el recreo. En 8 de EGB presa del panico rogué y me cambiaron de cole, empece de 0 y mis notas subieron. Con los años lo fui olvidando aunque los efectos secundarios me hicieron mella: baja autoestima, necesidad de aceptacion, miedo infinito a la soledad… Entre otras. La bomba estallo cuando hace unos años la historia se repitio pero en el trabajo: 5 años aguantando vejaciones e insultos de mi jefa. No me daba cuenta. Quizas pensaba que era costumbre. Un buen tratamiemto psicologico y farmacologico ayudo a que “casi” este bien de todo, pq creo que de algo asi solo se sobrevive y te deja cicatriz.
    Animo a todos los que pasais o vivisteis un episodio familiar similar y que un tratamiento adecuado a tiempo, mitiga los efectos en el futuro. Besos y gracias por el post.

    1. Eso es, siempre ha existido. Y desde luego es algo que te cambia. Gracias a ti por contar tu vivencia. Espero que llegues a sentir que lo has superado al 100%. Un beso

  6. Hola!!! Hace 25 años, en mi mas tierna infancia no se llamaba bullying, los padres lo llamaban “cosas de niños” y ya ni te atrevias a contarselo a los profes. Con 12 años y un cuerpo de chica de 16, con grandes pechos y muchas curvas fui el chiste facil entre mis compañeras de clase. Se reian de mi y mi cuerpo. Bajo mi rendimiento y mis profes me llamaban vaga y eso incremento la mofa en la clase. Estaba sola. No tenia amigos ni nadie con quien jugar ni estar en el recreo. En 8 de EGB presa del panico rogué y me cambiaron de cole, empece de 0 y mis notas subieron. Con los años lo fui olvidando aunque los efectos secundarios me hicieron mella: baja autoestima, necesidad de aceptacion, miedo infinito a la soledad… Entre otras. La bomba estallo cuando hace unos años la historia se repitio pero en el trabajo: 5 años aguantando vejaciones e insultos de mi jefa. No me daba cuenta. Quizas pensaba que era costumbre. Un buen tratamiemto psicologico y farmacologico ayudo a que “casi” este bien de todo, pq creo que de algo asi solo se sobrevive y te deja cicatriz.
    Animo a todos los que pasais o vivisteis un episodio familiar similar y que un tratamiento adecuado a tiempo, mitiga los efectos en el futuro. Besos y gracias por el post.

    1. Eso es, siempre ha existido. Y desde luego es algo que te cambia. Gracias a ti por contar tu vivencia. Espero que llegues a sentir que lo has superado al 100%. Un beso

  7. Ami hermana pequeña le pasó. Es una chica guapa, delgada, estudiosa y de las que no le gusta destacar. En el cambio del cole al Instituto sus mejores amigas empezaron a insultarla y a no dejarla en paz, fue de repente, de la noche a la mañana. Chicas que habian estado jugando juntas durante años y de repente zas. Nos pilló a todos desprevenidos, al principio no nos enterábamos bien de lo que nos decía.
    Mi madre habló con tutor, director y jefe de estudios y no sabían qué hacer. Así que se quedó en casa. Ni siquiera hizo los exámenes para terminar primero de ESO y la cambió de instituto.
    Mejoró su carácter y sus notas y su vida. Volvió a hacer amigos y se lo pasaba muy bien.
    Quince años después de aquello y siendo ya malamadres la dos me ha confesado hace poco que aquello le marcó que durante años ha estado en guardia para que no le pasara.
    Soy profesora y los tiempos parece que han cambiado pero tomar medidas es muy muy dificil a esas edades y con lo grande que es un instituto. Alguna vez he tenido que hablar con los padres de una víctima de bulling y aconsejarles que le cambien de instituto y de aires. Me parece muy injusto que sea la víctima la que tenga que hacer eso pero me he visto en situaciones en las que no he visto otra salida.
    Un beso malasmadres

    1. A veces parece terrible el paso a la adolescencia coincidiendo con el cambio al instituto en ese momento crítico. En esa búsqueda de sí mismos que comienza hay quien se pierde totalmente.
      Verdaderamente injusto que tu hermana tuviera que cambiar de centro escolar, y que aún hoy debas aconsejar también un cambio a algunas familias. Pero es cierto que renovar esos aires les puede venir bien, en el caso de mi hija creo que tendríamos que haberlo hecho desde el primer momento porque ya no se sentía cómoda con es@s compañer@s que habían presenciado todo sin hacer nada. Aunque si se trabajara de otro modo probablemente no sería necesario, que esa espinita que queda por siempre no debería estar ahí.
      Gracias por compartir vuestra historia. Un beso

  8. Ami hermana pequeña le pasó. Es una chica guapa, delgada, estudiosa y de las que no le gusta destacar. En el cambio del cole al Instituto sus mejores amigas empezaron a insultarla y a no dejarla en paz, fue de repente, de la noche a la mañana. Chicas que habian estado jugando juntas durante años y de repente zas. Nos pilló a todos desprevenidos, al principio no nos enterábamos bien de lo que nos decía.
    Mi madre habló con tutor, director y jefe de estudios y no sabían qué hacer. Así que se quedó en casa. Ni siquiera hizo los exámenes para terminar primero de ESO y la cambió de instituto.
    Mejoró su carácter y sus notas y su vida. Volvió a hacer amigos y se lo pasaba muy bien.
    Quince años después de aquello y siendo ya malamadres la dos me ha confesado hace poco que aquello le marcó que durante años ha estado en guardia para que no le pasara.
    Soy profesora y los tiempos parece que han cambiado pero tomar medidas es muy muy dificil a esas edades y con lo grande que es un instituto. Alguna vez he tenido que hablar con los padres de una víctima de bulling y aconsejarles que le cambien de instituto y de aires. Me parece muy injusto que sea la víctima la que tenga que hacer eso pero me he visto en situaciones en las que no he visto otra salida.
    Un beso malasmadres

    1. A veces parece terrible el paso a la adolescencia coincidiendo con el cambio al instituto en ese momento crítico. En esa búsqueda de sí mismos que comienza hay quien se pierde totalmente.
      Verdaderamente injusto que tu hermana tuviera que cambiar de centro escolar, y que aún hoy debas aconsejar también un cambio a algunas familias. Pero es cierto que renovar esos aires les puede venir bien, en el caso de mi hija creo que tendríamos que haberlo hecho desde el primer momento porque ya no se sentía cómoda con es@s compañer@s que habían presenciado todo sin hacer nada. Aunque si se trabajara de otro modo probablemente no sería necesario, que esa espinita que queda por siempre no debería estar ahí.
      Gracias por compartir vuestra historia. Un beso

  9. Una historia y un vídeo increíbles, te ponen el corazñon en un puño. Tengo una niño y un niño de 10 y 8 años, y acongoja pensar que les puede pasar en cualquier momento y no saber verlo para ayudarles. Espero que tengan la confianza en sí mismos y en sus padres para contarlo y que nunca haya que llegar a estos extremos.
    Muchas gracias por compartir vuestra experiencia Elena y Elisabet, y todo mi apoyo para que lo superéis completamente.

    1. Gracias por tus palabras y por tu apoyo. Sí que acongoja, por eso es importante dotarles de todos los recursos y herramientas a nuestro alcance para que sepan poner límites… y aún así, nunca se sabe.

  10. Elena y Elisabet sois unas campeonas.Gracias por enseñarnos el video!!!Mucha fuerza!

  11. Elena y Elisabet sois unas campeonas.Gracias por enseñarnos el video!!!Mucha fuerza!

  12. Elena, enhorabuena a tu hija y a vuestra familia porque de algo horrible ha sabido salir adelante y, por lo que parece por el vídeo, como una persona fuerte y que toma posiciones activas contra lo que debe cambiar.
    Tengo un bebé, voy a tener otro, y la verdad es que cómo dice Ana asusta mucho pensar de qué no les vas a poder proteger cuando se vayan separando de tí y, sin embargo, ser capaces de acompañarles en ese proceso de independencia es, a mi modo de ver, una de las tareas más importantes que tenemos como padres.

  13. Elena, enhorabuena a tu hija y a vuestra familia porque de algo horrible ha sabido salir adelante y, por lo que parece por el vídeo, como una persona fuerte y que toma posiciones activas contra lo que debe cambiar.
    Tengo un bebé, voy a tener otro, y la verdad es que cómo dice Ana asusta mucho pensar de qué no les vas a poder proteger cuando se vayan separando de tí y, sin embargo, ser capaces de acompañarles en ese proceso de independencia es, a mi modo de ver, una de las tareas más importantes que tenemos como padres.

  14. Me deja sin palabras el video y la fuerza y el coraje de tu hija. Comparto y apoyo el video mientras me seco las lágrimas. Un tema delicado donde parece injusto que sea la víctima la que tenga que huir. No me imagino como actuar como padre/madre de una víctima y mucho menos como padre/madre del acosador/a. tengo tres hijos pequeños y el mayor de 7 años ya me habla de un abuson que hay en el colegio. Hace un tiempo una amiga me comentaba la importancia de estar en casa por las tardes uno de los progenitores con los niños para detectar esos cambios sutiles que se producen en los adolescentes. Supongo que cuanto más informada esté la sociedad de la existencia del problema, todos los implicados podremos estar más al tanto y no mirar hacia otro lado.

  15. Me deja sin palabras el video y la fuerza y el coraje de tu hija. Comparto y apoyo el video mientras me seco las lágrimas. Un tema delicado donde parece injusto que sea la víctima la que tenga que huir. No me imagino como actuar como padre/madre de una víctima y mucho menos como padre/madre del acosador/a. tengo tres hijos pequeños y el mayor de 7 años ya me habla de un abuson que hay en el colegio. Hace un tiempo una amiga me comentaba la importancia de estar en casa por las tardes uno de los progenitores con los niños para detectar esos cambios sutiles que se producen en los adolescentes. Supongo que cuanto más informada esté la sociedad de la existencia del problema, todos los implicados podremos estar más al tanto y no mirar hacia otro lado.

  16. Elena, me da gusto que tu hija este superando la mala experiencia, tiene que ser terrible el sentimiento como madre el desconcierto de las actuaciones escolares concerniente a estos temas y que desgraciadamente nuestros hijos esten expuestos a estas situaciones tan desagradables y reales, creo que con el paso de los años las personas nos hemos ido deshumanizando y las nuevas generaciones pueden llegar a ser sádicos. En mis tiempos hace poco más de 30 años ni se me ocurría insultar a ningún compañero/profesor y muchisimo menos pegar, porque no existe ninguna necesidad y además porque la profesor, directora, y mis buenos padre y madre, podrían darme un rapapolvos para que no se me ocurriera ni por asomo pensarlo mucho menos volver a hacerlo. Mis hijos son aún son pequeños y me da miedo que pueda sucederles lo mismo que a Elisabet, creo que nadie esta exento y me da gusto este tipo de publicaciones porque me ayudan a prepararme para un futuro estar informada de las actuaciones debidas en caso de que mis hijos u otros niños a mi alrededor sufran cualquier tipo de acoso. Un fuerte abrazo a las 2.

  17. Elena, me da gusto que tu hija este superando la mala experiencia, tiene que ser terrible el sentimiento como madre el desconcierto de las actuaciones escolares concerniente a estos temas y que desgraciadamente nuestros hijos esten expuestos a estas situaciones tan desagradables y reales, creo que con el paso de los años las personas nos hemos ido deshumanizando y las nuevas generaciones pueden llegar a ser sádicos. En mis tiempos hace poco más de 30 años ni se me ocurría insultar a ningún compañero/profesor y muchisimo menos pegar, porque no existe ninguna necesidad y además porque la profesor, directora, y mis buenos padre y madre, podrían darme un rapapolvos para que no se me ocurriera ni por asomo pensarlo mucho menos volver a hacerlo. Mis hijos son aún son pequeños y me da miedo que pueda sucederles lo mismo que a Elisabet, creo que nadie esta exento y me da gusto este tipo de publicaciones porque me ayudan a prepararme para un futuro estar informada de las actuaciones debidas en caso de que mis hijos u otros niños a mi alrededor sufran cualquier tipo de acoso. Un fuerte abrazo a las 2.

  18. Me gustaria unirme como madre y luchar y que pidamos al gobierno mas proteccion y camaras y mas adultos precentes porfavoy si me puedo unir a ustedes queriadas madres que estamos contra esta maldad y yo ciento tanta impotencia cuando veo estos videos y como los demas alumnos no hacen nada desde ya muchas gracias .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X

La web del Club utiliza cookies para mejorar tu experiencia y hacerte ganar unos segunditos. Haz click en aceptar si estás de acuerdo. Aceptar Leer más