¿Qué quieres encontrar?

44
Ellas opinan: la lactancia materna

Ellas opinan: la lactancia materna

La historia de hoy es la experiencia con la lactancia materna de una de nuestras Malasmadres seguidoras que ha preferido mantener el anonimato. Intentó establecer la lactancia materna con su buenhijo sin éxito, hasta tal punto que tuvo que ser ingresado en la UCI de neonatos deshidratado. Por suerte, su bebé después de 3 días salió fuerte y recuperado pero el sentimiento de Malamadre aún lo siente por no haber sabido reaccionar antes. Hoy quiere que conozcamos lo que le pasó porque ella no tuvo la información que hubiera necesitado en ese momento.

Hace justo un año me enteré de que estaba embarazada. Fue, sin duda, uno de los momentos más especiales de mi vida. Al poco tiempo comencé a vomitar y a encontrarme mal, pero no importaba, pues en las revisiones la ginecóloga me decía que el bebé estaba de maravilla y con eso me bastaba. Fue entonces cuando me di cuenta de que a partir de ese momento, yo pasaba a un segundo plano pues ya me importaba más mi bebé que yo. En seguida empecé a leer y a buscar información acerca del embarazo y de los bebés (primeros días, alimentación, cuidados…) y rápidamente llegué a la conclusión de que quería darle el pecho a mi bebé, pues en todos los sitios decía que es mucho mejor y claro, yo quería lo mejor para mi pequeñín. A partir de ahí, cuando la gente me preguntaba si le iba a dar pecho yo contestaba: “sí, si puedo, sí” a lo que todos me respondían.

¿Por qué no vas a poder? Si todo el mundo puede

Este mensaje fue calando poco a poco y me fui convenciendo de que, por supuesto, iba a poder darle el pecho a mi hijo.

El embarazo fue avanzando y comencé las clases de preparación al parto. ¡Ahí sí que me acabó de quedar claro! Le iba a dar el pecho a mi bebé, iba a poder y es lo que debía hacer sí o sí. Relataron en infinidad de ocasiones los beneficios de la leche materna, de la lactancia… ¡Como para no dar el pecho! Y si en alguna ocasión a alguna compañera se le ocurría preguntar cosas como: ¿y si no tengo leche?, ¿y si mi leche no es buena?, ¿y si el bebé no se coge bien? Enntonces nos dejaban claro que si eso ocurría es porque algo estábamos haciendo mal, porque si hacíamos las cosas bien, no tendríamos problemas.

Las semanas pasaban…

Ya quedaba menos para la llegada de mi chico. Con ilusión fui preparando todas sus cositas (ropa, habitación, carrito…). Y, por supuesto, todo lo “necesario” para la lactancia: sacaleches, discos, sillón de lactancia, crema para las grietas de los pezones, cojín de lactancia, sujetadores, camisetas, camisones… Todo el pack. ¡No veía el momento de tener a mi bebé encima de mí, mamando…!

¡Por fin, llegó el gran día! Mi chico nació rápido, un poco antes de lo esperado y cuando me di cuenta lo tenía enganchado en el pecho, haciendo el piel con piel y mamando con ganas y con fuerza. Todo estaba saliendo a pedir de boca. Los primeros días en el hospital, fueron simplemente maravillosos, un sueño. Tenía al bebé en el pecho para que subiera la leche, las matronas que pasaban a verme me decían que se había cogido muy bien, que yo tenía unos pezones muy adecuados para que él mamara… Sólo había que esperar a que subiera la leche, pero de momento con el calostro tenía suficiente. Así pasamos uno, dos, tres días…

La leche seguía sin subir

El pequeño cada vez tenía más hambre. Él chupaba con ganas, pero no sacaba absolutamente nada. “Tranquila, es normal. Tú INSISTE que ya subirá”. Al cuarto día, el precioso bebé de más de 3 kilos se había convertido en un bebito de poco más de dos kilos y medio, delgadito y hambriento (y la Malamadre seguía sin tener leche y cada vez más triste y preocupada). Entonces, el pediatra nos dijo que nos quedábamos un día más en el hospital y que le teníamos que dar el “biberón de ayuda”. Para que no se acostumbrara a la tetina, el buenpadre le metía la leche con una jeringuilla mientras el bebé estaba en el pecho. Mientras, en el otro pecho tenía el sacaleches para ir estimulando. Vamos, ¡un cuadro!

Al día siguiente el peque había ganado algo de peso y nos mandaron a casa. Por fin había llegado el momento que tanto tiempo llevaba soñando. Al llegar seguimos con el cuadro del sacaleches, jeringuilla y demás, pues seguía sin tener leche y ya era el quinto día.

Nuestra primera noche en casa fue desastrosa. El peque no tenía bastante con la “ayudita” y yo amanecí con la tensión por las nubes y ni rastro de leche. Eso sí, convencidísima de que debía seguir insistiendo pues TODO EL MUNDO puede dar de mamar, sólo hay que insistir. Fue un día horrible. Me dolía muchísimo la cabeza, veía lucecitas de colores (por la tensión) y me sentía fatal porque seguía sin tener leche. Pero ya no podía faltar mucho, sólo debía aguantar un poco más, la maravillosa experiencia de la lactancia materna tenía que estar a la vuelta de la esquina…

Ingreso en la UCI de neonatos

Al día siguiente amanecí de nuevo sin leche y bastante frustrada. Vestimos al chiquitín y nos fuimos al pediatra, pues tenía la revisión de la semana. Al llegar todo sucedió muy rápido: el pediatra nos dijo que el bebé tenía la bilirrubina muy alta (ictericia) por no haber comido bien y que lo tenían que ingresar en la UCI de neonatos. Fue todo rápido, me habían “quitado” a mi bebé, le habían puesto un gotero porque estaba deshidratado y le habían dado un biberón del que no se dejó ni una gota. Ahí, completamente hecha polvo, asumí que a lactancia materna había terminado. Me sentí la peor madre del mundo por no haber tenido leche y haber llegado hasta ese punto. Entonces el pediatra me dijo que no todas las mujeres pueden dar el pecho, que eso es un mito y que muchos niños acaban ingresados en la UCI como el mío por eso.

Mi pequeño estuvo allí tan sólo tres días, los más duros de mi vida, y salió recuperadísimo y sanote. A partir de aquel día empezamos a darle biberones y en esta casa sólo ha habido paz, tranquilidad y felicidad, que es lo que un bebé necesita.

Cuatro meses después miro atrás y sigo pensando que lo mejor para un bebé es la lactancia materna, eso sí, hay que priorizar. Lo más importante es que coman, venga de donde venga la leche, y que su madre esté tranquila, feliz y sana.

Quizá os preguntéis porque os cuento esto, pues bien, lo cuento porque me hubiera gustado que alguien me lo contara cuando estaba embarazada. Probablemente no hubiera llegado hasta el punto de tener que ingresar a mi hijo y no me hubiera sentido como la peor madre del mundo. Con esto no quiero decir, ni de lejos, que esté en contra de la lactancia materna. Simplemente, hay que saber cuándo decir “basta” y tener claro que por mucho insistir, hay veces que no se puede, y sólo nos queda asumirlo.

Y vosotras, ¿habéis pasado por una experiencia similar a la de nuestra protagonista anónima de hoy?

Antes de irnos…

Si queréis más información sobre la lactancia materna no os perdáis el post que escribió nuestra colaboradora Gara Bourgón. Podéis leerlo aquí.

Cuéntanos tu historia

Si como la protagonista de hoy tienes alguna historia que contarnos o te apetece participar de esta sección, no dejes de escribirnos a hola@clubdemalasmadres.com

Han comentado...

  1. Es una pena que el sentimiento de culpa y el miedo a la “criminalización” obligue a esta mujer a mantener el anonimato en aras de su higiene mental y espiritual cuando es la primera víctima de esta nueva vuelta de tuerca de la “maternidad perfecta” que nos venden. Lactancia materna y colecho obligatorios, porteo, dieta, DIETA, por favor que despropósito!
    Encima si algo no sale acorde al plan es que “haces algo mal” Eso nunca se le debería decir a una madre en un contexto normal.
    Me alegro que la sensatez ganase la partida y te deseo, madre anónima, que disfrutes mucho de tu maternidad, con todas sus luces y sombras, con tus dudas y certezas y aquí, en el club seguro que encuentras el apoyo anímico que muchas de nosotras hemos encontrado.

  2. Hola a todas, a mi me paso algo parecido ya que mi bebe paso en casa dos noches y lo ingresaron por deshidratación. Justo ese día me comenzó a subir la leche pero nunca fue suficiente. En el hospital no pare de preguntar que si le daba un bibi, q lloraba mucho…y me decían que eso es lo que había y que tenía que insistir…al final bebe ingresado por no darle un bibi a tiempo…hay mucha desinformación.

  3. Yo no llegué a tanto pero en la segunda noche en el hospital el niño lloraba y lloraba hasta tal punto que me levante y fui al control de enfermería para pedir un bibi la enfermera me estrujó el pezon y me dijo que tenía calostro y que como era cesárea tardaría más en subir la leche. Al día siguiente pasó la pediatra a revisar y vio que el niño no reaccionaba a los estímulos le realizaron la prueba del azúcar y la tenía al límite. Entonces si a partir de ese momento me traían el bibi cada 3 horas. Salimos del hospital con la ayuda y en un mes le quite la ayuda y continuó con el pecho hasta los 8 meses. Con esto quiero decir que cada niño es un mundo pero lo que si es verdad que el propio personal sanitario está empeñado en la lactancia materna y no siempre se puede cumplir

  4. Me siento súper identificada. A mi BH no llegaron a ingresarle ni nada pero pasamos los tres primeros meses de su vida todos histéricos, él llorando todo el día, durmiendo solo media hora (por el día y por la noche) y yo y mi marido a punto de volvernos locos. Los pediatras y comadronas sólo nos decían que es que el niño era nervioso, que estaba muy activo y que eso quería decir que no le pasaba nada. Pero el crío en tres meses no había cogido ni un kilo! Y me decían que era porque era nervioso y dormía poco y que los niños que duermen poco no cogen tanto peso. Que tenía que ponerme tranquila e insistir con el pecho. A los tres meses, que no ya no podíamos más, fuimmos a otro pediatra y sólo de verlo nos dijo que le diéramos biberón. En 10 días cogió un kilo!!! Fueron tres meses de sentirme la peor madre por no poder alimentar a mi hijo, y después por no haberme rebelado y haberle dado antes un biberón.

  5. A mi me paso algo parecido….me refiero a nivel de la presión mental que tienes con la lactancia materna. En mi caso tuve un bebé grande de 4 kg que no paraba de comer y quedarse con hambre puesto que necesitaba más! Como cogia peso me decían que no había ningún problema, que siguiera adelante. El problema era que el niño estaba muerto de hambre, que a los 15 min de mamar pedía más y mi pecho estaba vacío. Que se metía el puño en la boca y no paraba de berrear de hambre día y noche. Y yo, que soy muy aplicada, pensando…si hago todo bien, lo pongo cada poco al pecho, no le he dado biberón etc. Y aún así mi niño seguía con hambre. Era imposible salir a pasear con el porque no paraba de llorar. Me he sacado la teta en la cola del super, en el bbva y en cualquier lado con tal de que estuviera callado y sin llorar…pero el pobre poca leche sacaba. Las amigas “naturistas” insistiendo en que lo pondría poco al pecho porque era imposible que no sacará leche….y al final, después de aguantar 3 meses así el buen padre paso de mi y fue a la farmacia a por leche de fórmula. Desde que combine leche materna y biberón las cosas fluyeron. Yo eche de menos alguien que me explicará lo que me estaba pasando, que me entendiera y que me dijera…no pasa nada por dar biberón o lactancia mixta. No eres peor madre por eso. Efectivamente la mejor madre es aquella que disfruta con su bebé y no está triste y derrotada pensando en el suplicio de tener que dar pecho si o si cuando las cosas no van rodadas.

  6. Me alegro de que tu bebé esté bien, es lo más importante. Mi bebé nació con hipoglucemia y por eso tenía que comer si o si cada 3 horas fórmula + pecho hasta que tuviera leche. Lo nuestro fue lactancia mixta 2 meses hasta que tuve la seguridad de que mi leche era suficiente no le retiré los biberones. Creo que puede haberlo hecho antes pero no me atrevía
    Es muy complicado el tema de la lactancia porque la tenemos muy idealizada y de verdad que a veces se complica. Yo estuve un mes con pezonera y con la frutración que eso conlleva para el niño y luego para mi al verlo que no podía. En fin que lo más importante es que el bebé coma bien ya sea con teta o bibe.

  7. Me veo reflejada en tus palabras más de lo q me gustaría. A mi buenahija no tuve q ingresarla pero si q perdió casi un kilo por alimentación deficiente. Fueron 15 días horrorosos, sin subida de leche, con grietas en los pezones, sangre q vomitaba y hacia todo más estrambótico, lágrimas y frustración a tope y una matrona estúpida q me hizo sentirme humillada y mala madre. Lo bueno es q tras su visita, dejé de demonizar el biberón y pase de la teta. Con el buenhijo lo volví a intentar pero sabiendo q era posible q no funcionara. La primera noche casi me arranca un pezón. Ahí se acabó su relación con mi teta.
    Así ánimo y q te vaya muy bien en tu lactancia artificial, las mías han sido excelentes.

  8. gracias “malamadre anonima” por contar tu relato y compartirlo con todas. yo también eché de menos a alguien q durante mi primer embarazo me contara los problemas q pueden surgir con la lactancia materna, y q no todo es cuestión de colocarlo bien. el caso es echarnos la culpa de todo a las madres, hadta de no tener suficiente leche para amamantar a tu bebé. yo tb pasé un infierno de culpa con mi primer buen hijo, aliñado con sus llantos continuos y sus pocas horas de sueño (el pobre solo queria comer)
    eso si, con el buen hijo 2 lo vi claro, a las 24 horas de tenerlo en el pecho recien nacido y viendo como lloraba sin parar, pedi en el hospital un biberon para el y las pastillas para q no suba la lechr para mi. os aseguro que he tenido una lactancia artificial maravillosa, el niño y los padres relajados y felices desde el principio, disfrutando los unos de los otros, y sin rastro de culpa ni nada parecido!

  9. Me resulta bastante raro que en el hospital no se dieran cuenta porque cuando la lactancia está establecida un bebé mancha panales y no pierde 500 gr como mucho un 10% del peso.Con esto quiero decir que tenían que haberos dejado ingresados desde el principio y en el caso de alta vuestro pediatra haceros revisiones diarias hasta que la ganancia de peso hubiese sido normal.En caso de no ser así me parece un caso de negligencia médica .

  10. Mis tres hijos son de biberón. La primera era gandula y no hacia esfuerzo en mamar. Después de perder 600g en cuatro dias le enchufé los biberones y ahora es una adolescente preciosa de más de metro setenta. Con los otros dos ni me lo planteé. Y están sanísimos y fuertes. Yo podia descansar, ya que las abuelas hacian cola por darle el biberón, y todo estabamos felices y contentos.
    Seguro que la leche materna es la mejor, pero ante una situación así hay que usar el sentido común.
    Ánimo, has hecho lo mejor pra el bebé.

  11. La lactancia materna es lo mejor. Pero cuando no se puede o no se quiere, por el motivo que sea, se sigue siendo madre. La mejor que cada criatura necesita. La presión del entorno es contaminante y lo logra casi todo, menos ayudar y encontrar soluciones.
    Ese anonimato nos cubre a muchas aunque hayan pasado años desde esos primeros y terroríficos días.
    La culpa no debe existir. No nos la merecemos, pero si el poder expresar lo que sentimos y pensamos. Sin juzgar. Ya lo han hecho demasiado con nosotra, las que, por la razón que fuera, no amamantamos.

  12. Madre mia…es exactamente lo mismo que me pasó a mi con mi hija!!!
    Qué culpabilidad mas insoportable, qué vergüenza social en esos primeros dias por sentirme una inutil que no podia alimentar a su bebe.
    Ahora con mi segundo hijo lo he tenido claro desde el principio: bibis y bibis que le alimentan.
    Sin embargo no puedo evitar las caras de incredulidad al decir que ha sido decision propia el no dar el pecho, al decir que mis tetas no fabrican la leche que necesita mi bebe. Hago niños preciosos…pero de mi no sale ni una gota de alimento lactante…solo sale amor para criarlos siendo una malamadre.
    Gracias por compartir tu experiencia. Por fin alguien puso palabras a mi vivencia. Saludos malagueños

  13. Hola, he sido madre recientemente y me alegro de no haber sufrido ningún tipo de presión en ese aspecto. La verdad es q mi idea inicial siempre fue darle el pecho si podía. Porque era consciente que no siempre se puede. No pude ir a preparación al parto porque fue prematuro así q nadie me presionó. Al nacer le diagnosticaron una malformación q requería Cirugia urgente y q le impedía comer, así q nadie me presionó. Al ingresar el en la UCI me dieron las recomendaciones sobre cómo realizar la extracción manual para estimular la subida…pero siempre me transmitieron q mi hijo no iba a estar peor si yo no tenía leche, digamos q ese era el menor de sus problemas. Así q a mi ritmo y sin presión lo logre. Llevo casi 3 meses pegada a un Sacaleches porque él no puede mamar, y he logrado una producción q duplica sus necesidades. De hecho soy donante de leche. ¿Por qué he tenido esa suerte? No lo sé. Quizás porque nadie me presionó, quizás porque el Sacaleches no es tan exigente como un bebé, quizás porque tener a mi hijo ingresado desde que nació hace q me centré en lo único q yo puedo aportarle. O simplemente ha sido porque si.
    Y estoy segura q si tengo más hijos va a ser muy distinto. Incluso sé que podría pasar q no pudiera amamantarlos, porque la lactancia también varía entre uno y otro hijo, puedes no tener leche en el primero y tenerla en el segundo, puedes tener leche y que a los pocos meses desaparezca. Cada niño lleva consigo una lactancia. Y ninguna madre lo hace bien o mal, simplemente ocurre o no.

  14. Yo viví algo parecido con el primero, 5 días ingresada en hospital. Todo el mundo opinando ( familia, médicos , enfermeras..), la presión de que la leche materna era lo mejor y sintiéndome fatal. Varios meses me pase llorando como una magdalena sintiéndome malamadre mientras daba los biberones . Con El Segundo me busqué una consultora de lactancia (las hay y la recomiendo para la que quiera intentarlo) pero el primer día en casa, al ver que íbamos por mismo camino que el primero, le enchufé un biberón. Ya, sin culpa ninguna. Y sin culpa hasta hoy, con biberón se crían fenomenal.
    Conclusión , la lactancia materna no es fácil y muchas veces no te cuentan lo suficiente. Pero que cada madre elija lo que quiera ( biberón o pecho) sin sentirse presionada.

  15. Triste pero cierto.
    En mi caso el fallecimiento de mi madre años antes de nacer el Buenhijo hizo q esta primera experiencia viniera cargada de angustia culpa desconocimiento por falta de apoyo y como no…depresión pos parto
    Siempre creí cómo esta mama que el.pecho era la mejor opción…las grietas en los pecho: un pequeño peaje ante la satisfacción de ver a tu bebé amamantar…..mentira: cada vez que se acercaba la angustia era tal que lloraba , cuando la sangre se mezclaba con la birria de leche que salía y se lo consultaba a la matrona me decía que exageraba. …por suerte no tube reparos en coger el bibe desde el primer día pero me auto convencía de que era transitorio hasta que hubiera suficiente leche. ..Gracias al super Buen padre que me ayudó a superar esa angustia y a darle el los bibes. Animo a todas los que sabéis lo frustrante que es…
    Con la buenhija2 estaba mentalizada de bibe y mira tu por donde conseguí una lactancia mixta satisfactoria para ambas.

  16. Pues parece que la historia la haya escrito yo, aunque mi hijo mayor no acabó ingresado, si en urgencias. Ahora tiene 6 preciosos años, 125 cm y casi 28 kilos y no ha estado apenas enfermo a pesar de no haber podido darle pecho.
    Con el peque no dude ni un minuto, biberones a las 24h. Mañana cumple 3 años y super sanote.
    NO ES VERDAD QUE TODO EL MUNDO PUEDE DAR EL PECHO

  17. Mi historia no fue así pero por otros motivos dejé el pecho a los 15 días, seguí con mixta hasta el mes pero con bibes de leche materna hasta que se acabó y ya sólo bibes. El sentimiento de culpa me ha estado siguiendo muchos y muchos meses a pesar de ver a mi peque sano y feliz. Pero un día lloré y lloré, solté todo lo que tenía que soltar y se acabó la culpa. Mi peque está precioso y leyendo vuestros comentarios, me alegro que todo esté más normalizado y no se nos demonice!!!

  18. El mío estuvo 5 días ingresado por deshidratación y con riesgo de daño cerebral. Gracias a Dios todo quedó en un susto pero aún así me sentía súper mala madre. Además tuve que oír comentarios del tipo: sino le has dado el pecho es porque no has querido, todo el mundo tiene leche, eso es porque no has querido dar el pecho…. eso no se lo deseo ni a mi peor enemigo. Cuando nació la buenahija2 decidimos hacer lactancia mixta y aún recuerdo la bronca de la matrona cuando se lo comenté. En este caso empezamos con mixta y acabamos con exclusiva porque tuve leche y no hubo problemas. Esto volvió a provocar comentarios sobre lo que pasó con mi primer hijo. Al final los dos están igual de sanos, es más diría que el mayor se ha puesto menos veces malo que la segunda

  19. No es por darme la por entendida pero yo desde el principio tenía claro que quería hacer lactancia mixta por varias cuestiones;
    Primero porque la subida de leche no siempre se cumple.
    Segundo porque un bebé recién nacido no puede esperar a esa subida de leche,porque los 28 días de vida son muy importante para su desarrollo y aparato digestivo.
    Tercero para evitar problemas de deshidratación​ y hipoglucemia
    Cuarto porque darle un biberón o dos al día te asegura que el niño reciba todas las vitaminas ya que con el pecho no te aseguran que le puedas aportar todas las vitaminas ya que la dieta tiene que ser muy equilibrada y cuidar aún bebé al principio es bastante complicado para que encima estés pensando en que comer mañana.

    Un saludo

    1. Perdona….que un bebé no puede esperar a esa subida? Y los calostros para que sirven?
      Para evitar problemas de deshidratacion e hipoglucemia, no esperar muchas horas entre toma y toma. Ah! Y pecho y bibe a demanda.
      Da la lactancia que quieras, mixta, materna, artificial, pero siempre informada para decidir por favor.
      Y fuera culpas, que lo estamos haciendo lo mejor que sabemos.

      1. Un 10% de los bebés no tienen suficiente con el calostro. Hay estudios al respecto. un 10% de bebés son MUCHOS bebés. Por mucha a demanda y mucho calostro. Muchas veces las que parecen que no están informadas son las matronas, IBLC y las ultradefensoras de la lactancia materna.

  20. Mucho ánimo Mama anónima, eres una madre estupenda, da igual cómo alimentes a tu bebé, da igual que te equivoques y rectifiques, y te vuelvas a equivocar mil veces, de esto va la maternidad. Somos las mejores madres para nuestros hijos, solo necesitamos preguntarles a ellos. Nos lo tenemos que creer más y criticarnos menos, respetemos cada opción, teta o bibe o mixto, porque una quiere o porque no puede. Disfruta, disfruta de todo que al final es lo que nos llevamos.

  21. Gracias por compartir esta experiencia porque a mi me pasó algo muy parecido. Mi bh nació por cesárea, yo emocionadisima de lo bien que se enganchaba al pezón y todas las tropecientas matronas que pasaban por la habitación haciéndole la ola porque era de la manual. Eso si, el bh lloraba y lloraba porque de si no salía nada, el niño con los labios sequitos hasta que al tercer día, lo examinan y me dicen que esta deshidratado. Salí del hospital con lactancia artificial y yo rota de cansancio por no dormir, grietas por tenerlo 24 horas enganchado, y una semana enterando yendo a controlarme la tensión que tenía por las nubes….y todo porque a veces en los hospitalesno ven más allá de la lactancia artificial. Ahora embarazada del segundo estoy por llevarme mi kit de biberones…y ya me organizo solita!!!!

  22. No debes sentirte culpable para nada, aunque hablando de maternidad eso es casi imposible. Soy mamá reciente y la información que te dan es vaga y poco realista, he tenido la fortuna de poder dar pecho, más bien mi BH ha tiene la fortuna de recibirlo porque para mi nunca fue una prioridad, lo hago porque es lo mejor para él, pero en los primeros días lo pase fatal y en el hospital la única ayuda que le dieron al buenpadre cuando fue a comentar que el bebé llevaba toda la noche pasando de un pecho al otro y no se calmaba, (por los que yo estaba tan destrozada como mis pezones y cargando con el sentimiento de que el BH estaba pasando hambre) fue un biberón y las palabras si llora será que se queda con hambre…sin mediar ninguna otra pregunta, menos mal que resistimos unas horas y gracias a mi hermana tuve claro que la leche estaba subiendo y que sí que el bebé comía. Después vino la soledad de los miles de problemas una vez en casa, de los que nadie te avisa cuando te empujan a la LM, menos mal que existen las madres (en mi caso por desgracia ya no) las hermanas y las amigas para dar consejos y echar una mano, del resto, de los profesionales, la ayuda más bien cortita y poco objetiva. Lo único importante es que los BH se alimenten, sea como sea, así que lo mejor es pasar de lo que diga la gente y actuar conforme dicta el instinto. Fuiste y eres una valiente.

  23. Veo que por desgracia somos muchas las que hemos vivido experiencias por el estilo. Hay una presión feroz por parte de los profesionales sanitarios, en mi caso la primera noche en casa la pasamos con el niño llorando sin parar, chupando y chupando sin que saliera nada. En el hospital tampoco había mamado gran cosa, pero ya sabéis, te mandan para casa y te dicen que INSISTAS. Después de INSISTIR esa noche entera, el buenpadre bajó a una farmacia de guardia a por biberón, esterilizador y leche (no teníamos nada en casa, ¡a quién se le va a ocurrir adquirir esos artículos antes de tiempo!, si a día de hoy parece que son objetos del demonio). El pobre niño se zampó dos biberones seguidos de 30 ml y se echó un sueño reparador. Y yo otro, porque el siguiente biberón se lo dio el buenpadre mientras yo descansaba. Seguí con lactancia mixta dos meses más, escuchando en cada visita a la matrona que insistiera… Señores, me cansé de insistir, eso era un horror de vida, lloros y más lloros constantes, ahora lo reconozco sin ningún tipo de culpa o vergüenza. La lactancia materna está muy bien, pero no es la única manera de alimentar bebés. Y esta promoción brutal (por no llamarla imposición) no tiene ningún sentido y hace mucho daño a algunas madres recientes.

  24. Yo con mi primer hijo tuve que terminar haciendo lactancia mixta porque no cogía peso y con la segunda no me lo pensé y a las dos semanas ya estaba con la mixta. Ambos estuvieron tomando pecho hasta los 8 meses y eso de perderlo por el biberón nada de nada. Cada casa es un mundo y yo creo que hay que respetar las decisiones, ponerse en el lugar de los demás y no meter cizaña. La lactancia materna es lo mejor, de acuerdo, pero dar un biberón no es un crimen. Los bebés están mejor cuando sus mamás están felices y tranquilas y no echas un mar de lágrimas por no tener leche. Ánimo y a disfrutar cada uno de su maternidad o paternidad distinta.

  25. Es tremendo el hooliganismo actual con la lactancia materna.
    Yo lo intenté con el mayor tras una cesárea de urgencia. Los 5 días ingresada fueron horribles por la presión brutal de algunas enfermeras con el temita, aunque ya se veía que ni el niño quería teta ni había leche ni el pezón tenía la forma adecuada. Pues venga a estrujarme y a empujar al pobrecito a la fuerza. En mi casa aguanté día y medio con mi hijo muerto de hambre, y eso que le daba suplementos pero con el cutrerío impuesto. La segunda noche decidí dejar aquella tortura y biberón a placer. A partir de entonces pude empezar a disfrutar del niño.
    Con el segundo tuve claro desde el principio que no repetiría y tuve que aguantar malas contestaciones y malas caras en el hospital pero yo tan pancha y el niño estupendo desde el principio.
    A veces pienso que podría haberlo intentado, y posts como el anteriormente publicado en esta web sobre el tema no hacen más que llamar al sentimiento de culpa… El bombardeo es tan insistente que me hace dudar, pero creo que lo principal es que el niño estuviera bien alimentado y tranquilo con una madre también relajada y centrada en atenderlo en todos los aspectos y no amargada por el empeño en la lactancia.

  26. Mi bebe ya en el hospital tuvo que tomar bibi de refuerzo porque no me subia la leche. Despues al estar deshidratado no hacia pipi y cogio infeccion de orina. Una semana ingresado en el hospital. Despues estableci con mucho esfuerzo y ayuda de enfermeras pagando claro, lactancia mixta hasta los 8 meses. Te presionan mucho para que des el pecho pero no te informan de los riesgos ni recibes apoyo sanitario publico ni privado para establecer lactancia en condiciones. En Alemania lei que viene una enfermera a casa durante las primeras semanas para aydarte con este tema. Para cuando una sanidad en condiciones en este pais?

    1. Hola amiga,

      En Alemania puedes tener a una especie de matrona que te visita durante el embarazo y te ayuda después al principio con el niño. Digo especie porque algunas son como las matronas españolas y otras pueden ser unas hippies que te quieren arreglar todo con soluciones místicas y pseudociencia. No te asignan una matrona como en España, te la tienes que buscar por tu cuenta en las páginas amarillas ( y el médico de cabecera, y el ginecólogo, etc.) En mi caso cuando estaba de 3 meses contacté con más de 50 y todas estaban ya con el cupo cubierto cuando yo solía de cuentas o mi casa no les pillaba bien o se iban de vacaciones porque era Julio. Pasé el embarazo sin matrona y a los dos días de la cesárea estaba en casa sola con un recién nacido y mi marido trabajando. Al niño hasta la revisión del mes no lo vio nadie. Desde España idealizamos Alemania cuando por ejemplo en este tema ya quisieran tener nuestro sistema sanitario. Aquí es Alemania es puro negocio. De verdad que a pesar de los recortes tenemos una sanidad de 10.

      1. Hola Lorena, estoy de 33 semanas y también en Alemania. Por suerte pude encontrar una comadrona para después del parto con bastante facilidad. Pero no se si será una tetalibana o una homeo-hippy. Aquí se llevan mucho las terapias alternativas, pero sin preguntarte si quieres o no seguirlas… En fin, tengo que hablar aún con ella para ver por donde irán los tiros.

        En mi caso, quiero intentar la lactancia materna, pero no a toda costa. He leído mucho sobre el tema y parece muy bonito, pero como muchas decís, lo primero es la salud del bebé. Por eso vamos a tener formula y bibes en casa por si no funciona bien, y poder darle algo al BH por si tiene hambre. La verdad es que fue el BP que propuso esto, ya que yo me estaba volviendo una loca tetalibana de tanto leer blogs.

        1. Hola Caballo Dentado, yo tambien vivo en Alemania. Tengo un bh de dos anos y tuve una matrona que estuvo viendo a visitarme durante las 8 semanas despues del parto. En principio, son matronas tituladas y las visitas te las paga tu seguro medico. Antes del parto recuerdo que vino a visitarme un par de veces. En cada visita te aconsejan, te escuchan, te revisan a ti y al bh. En mi caso, una experiencia de 10. Me dio mucha tranquilidad. Mucho animo!

  27. Yo lo tenía claro desde siempre, que quería dar el pecho a mis hijos/as, por la buena fama que tenía y porque mi madre me lo recomendaba ya que a ella le fue bastante bien con mi hermano y conmigo. Especialmente con mi hermano, que parecía que mamaba bien y se hartaba lo suficiente como para aguantar durmiendo las tres horas hasta la siguiente toma. A los 6 meses de estar embarzada mi madre murió después de una grave enfermedad y me quedé muy triste.
    Cuando nació mi buen hijo, después de un montón de medicamentos (antibióticos, epidural, etc) y de mucho empujar, nació después de unos forceps no sin que le dejaran una tortícolis. En el paritorio, pareció que cogió algo el pecho pero no mucho porque estábamos los dos agotados. En la habitación pasó lo mismo, el niño sólo quería doromir y las enfermeras me decían que lo tenía que despertar, que no podía pasar mas de 4 horas sin comer nada. Pero no se quería enganchar y se echaba a llorar. Con cada enfermera eran unos consejos y posturas nuevas. Ya entonces le pedí al buen padre que me trajera un sacaleches para que se tomara lo poco que sacaba con un biberón y porque me dolan los pechos. Ya entonces me pusieron muy mala cara en el hospital por eso. Que tenia que pensarlo muy bien porque entonces ya no había marcha atrás y me echaban el rollo de lo bueno de la lactancia materna. Yo estaba de acuerdo pero es que la tercera noche ya sí que nos dio una mala noche porque tenía hambre y algo de ictericia. En casa le pedí el buen padre que fuera a comprar algo de leche de fórmula, pero que fuera la caja ms oequeña de todas porque estaba segura de que conseguiría que mamara. Pero nada, no quería ni coger el pecho, pese a que me bajó leche y tenía pezones adecuados. Estuve toda la cuarentena con el sacaleches pero cada vez necesitaba darle un bibe. más grande Yo lloraba y me sentía frustrada. Me acordaba de mi madre pensando en qué consejos me daría, y lloraba todavía más. Probé todas las posturas, miré manuales, pregunté a asociaciones para la lactancia materna que por teléfono me dieron sus indicaciones. Fui a mi matrona para que me pusieran al bebé según considerara. Pero de nada sirvió.
    Ya el buen hijo tiene 2 años y está estupendo y coincido con que lo mejor es el bienestar para todos, de esa forma el bebe duerme bien y come bien, que al fin y al cabo estamos hablando de leche de fŕomula, no de bollería industrial.

  28. También pasé por algo similar, después de que mi bebé naciera con 4kg, en pocos días se le notaban todos los huesos…no paraba de llorar, se pasaba enganchado al pecho durante horas y nada…me daban masajes en los pezones, en los pechos, sacaleches, con las grietas y la sangre, y el dolor…me dolía mas que la cesárea que me habían practicado…resultado, ingresados los dos, a mi me tuvieron que operar de un pecho, y aún con la herida abierta me decían que podía darle con el otro pecho, que había que insistir, que así es la lactancia al principio…yo no sé como no caí en depresión, por mi hijo, que sacamos las fuerzas de donde hiciera falta.
    Para mi, ha sido la peor experiencia de mi vida. En mi caso, estuve 10 días en el hospital tras la cesárea, y me vieron todas las enfermeras, matronas y la directora de la unidad de Lactancia del hospital. Todo lo hacía bien, pero el niño perdía peso y mi pecho estaba cada vez peor…¿tan natural es la lactancia materna? sería en otros tiempos, desde luego ahora no. Y no, no me voy a mortificar por haber alimentado con biberón a mi hijo. Jamás ha estado enfermo, y me siento muy buena malamadre. Basta ya de estigmatizar a las mujeres con todo, con el cuerpo, con la mente, con la maternidad. BASTA YA.

      1. No cielo, no eres malamadre por no dar el pecho. Lo haces como mejor os viene.
        Y hay q respetar. Igual que al resto q deciden darlo y pueden con o sin esfuerzo. Respecto a la pregunta tan natural es la lactancia materna y q eso sería en otros tiempos, para nada. Sigue siendo lo mas natural y para lo q estamos preparadas.
        Que repito, cada una hace lo q mejor le funciona, pero dudar de q sea natural……

  29. Yo tenía leche pero el BH no se enganchó, no tomó nada durante las primeras 12 horas porque estaba profundamente dormido. Se lo llevaron al cabo a neonatos para intentar espabilarlo y alimentarle con jeringa. Ya lo dejaron allí, porque había nacido con bajo peso y tras no comer había perdido aún más peso… Allí estuvo ingresado tres días, yo iba cada tres horas a alimentarlo y le intentaba dar el pecho, pero no había manera, no se agarraba. Intenté pezoneras de todos tipos y tamaños, pero nada. El BH cada vez más nervioso, berreando, y al final tenía que sacarme la leche y darle biberón.
    Las enfermeras de neonatos no intentaron ayudarme, ni con posturas, ni con consejos, ni nada. Solo una vez. Luego ya me dejaron sola. Y las oía comentar a mis espaldas “mira cómo llora”, “se va a dejar la espalda”… pero de acercarse, nada.
    Ya en casa, quise ver a la matrona de mi centro de salud, pero estaba de baja, no tenía sustituta, y me ví sin ese apoyo. Yo seguía intentándolo, pero era inútil. Me pasaba el día entre el sacaleches y darle biberón. Mi ánimo por los suelos, mi entonces marido, que debería haberse hecho cargo de no sé… algo… haber buscado una matrona privada, por ejemplo, que no estaba yo con la cabeza para tomar decisiones ni nada… ahí me dejaba sola con mis penas, sin familiares ni amigos como apoyo…
    Y una conocida que estaba en un grupo Pro-Lactancia, porque se había enfadado conmigo por un comentario que le hice en un momento de arrebato (con el BH en el hospital porque no paraba de llorar, al día siguiente de volver a casa), se negó a pedir a la jefa de su grupo que viniera a ayudarme. Tanta Pro-Lactancia y al final por una adulta ofendida mi hijo se vio privado de una ayuda que necesitaba. Él, no yo, que se supone que el bienestar de los bebés es más importante que nada para las Pro-Lactancia y estas dos en concreto, con perdón, se antepusieron ellas antes que un inocente. Mala suerte tuve.
    Al final, tenía que pasar, entre el estrés y lo demás, la leche simplemente se me fue a las dos semanas. Ni mastitis ni nada, simplemente se cortó la fuente. Y fue entonces leche de fórmula. Yo lloraba porque mi bebé ya no olía a leche (suena raro, pero el olor de un bebé que se alimenta con leche materna, y el olor de un bebé que toma leche de fórmula, no es lo mismo), y eso me afectaba muchísimo, no sé por qué, pensaba que no podía quererlo igual porque no olía como un bebém¡, no olía como “mi” bebé… en fin, paranoias en mi cabeza.
    Y luego, ya, pocos días después, me levanté de mis cenizas, eché para delante, me sacudí las telarañas, acepté que mi bebé no se iba a agarrar al pecho, regalé mi sacaleches. Y aquel era mi bebé, lactando o no, y desde luego le quiero igual y le seguiré queriendo igual. Y aquella era mi vida, y no daba el pecho, y ya estaba. Y con leche de fórmula, que el BH eligió la más baratita al final, je je, porque le dimos a probar cientos de marcas hasta encontrar una que le sentara bien, y ahora está hermosote y sanote, con energía de sobra, y se ríe cuando le digo que no, que él no chupó de la teta, pero que sí, que le dí leche porque me la sacaba. No le da importancia. ¿Por qué tendría que dársela yo? Si me quiere igual, y yo le quiero igual.

  30. Es triste que nos hagan sentor culpables, a mi me pasó y no importaba que tomara o comiese no produje leche. Llore mucho porque me senti “mala madre” por no poder cumplir ese deber. Pero mi Dra me apoyo y dijo no eres la primera ni la ultima…no llores que la formula tambien es buena.
    Apoyemonos y sepamos que el amor de mama es incondicional. Rompamos estigmas y a cuidar a nuestros bebitos con amor. En esa etaba tan bella de la maternidad.

  31. Las niñas y niños que han tomado biberón crecen igual de fuertes y san@s que los que han tomado pecho. El único beneficio que veo a la lactancia materna es el de ahorrarte el dinero de las leches en polvo. Dar el pecho puede ser MUY doloroso y muy sacrificado…sobre todo porque tienes que tener a tu bebé todo el día contigo, sin poder descansar ni un segundo. Con el biberón, al menos, puede alimentarlo otra persona, lo cual es una gran ayuda y un gran alivio.
    Una amiga mía se negó a darle el pecho porque le provocaba repulsión y no es el único caso que conozco.
    Creo que no se debería idealizar tanto todo esto.

  32. Hola malas madres. Con mi primera hija estuve un mes que ni dormía ni vivía, ni la niña ni yo. La subida de la leche aún la estoy esperando. Al mes le enchufe un biberón y todos respiramos. Con la segunda ni lo dudamos. Tres días en el hospital practicando el sisi si, y al llegar a casa biberón. En ningún caso hizo falta darme nada para que se fuese la leche. Es que no estuvo nunca. Que cada una críe desde la libertad y el respeto, ese que hizo que mi niña de 14 cogiese el libro de Mála madre y me lo regalase. Sus amigas decían ”¿y si se enfada?” Y ella contestó “si la del libro es igualita que ella”.

  33. Hola a todas. Lo primero dar las gracias a esta madre anónima x ser valiente y contar los contra de LM, esos que nadie te dice. Yo no he dado en pecho a ninguno de mus dos hijos por decisión propia desde el principio, pero di he tenido que aguantar que todo el mundo me juzgue, me critique y me diga lo mala madre que soy por privar a mi hijo de los beneficios de la LM (eso me lo dijo una ginecóloga en el hospital). Desde aquí solo me gustaría pedir respeto para todas aquellas madres que decidimos optar x en bibe, igual que se respeta y en algunos casos se venera a las que optan por dar el pecho. Mis hijos han crecido sanos, fuentes y felices y x eso se que hice bien.

  34. Gracias Anónima por compartir tu experiencia. Yo estoy de 32 semanas de mi primer BH y como tú, quiero darle pecho. Pero entre el ajuar del niño tenemos claro que viene un paquete de fórmula para recién nacidos y un biberón. Mi hermana y yo crecimos con fórmula, y los hermanos de mi BP también, así que tan terrible no puede ser. Igualmente hay que relajar tanta presión a la madre, y los padres en general. Cada uno hace lo que buenamente puede.

  35. Hola
    Me siento completamente identificada con tu vosotras.
    Soy madre desde hace 2 meses y nunca he tenido leche ni la tendré. Os resumo un poco mi experiencia. Mi embarazo no fue fácil en el último trimestre, diabetes gestacional con insulina, anemia, infección de orina y para terminar hipotiroidismo.
    En la semana 36.6 fui a monitores y me provocaron el parto porque había disminución de movimiento fetal.
    Total que mi BH nació muy sana y paso a nido conmigo muy feliz. Pero se pasaba el día durmiendo y no se enganchaba y tras sucesivas visitas de la matrona la ponían al pecho y se quedaba dormida. Todo el mundo me decía que si duerme es porque esta bien.yo sentía que no tenia leche ni nada
    Al día siguiente bajo el pediatra y vio que había perdido mas peso del normal y me mando las jeringuillas de leche sin mucho éxito. Llegue a casa y fue un suplicio mi hija dormia todo el día, estábamos con jeringuillas los pezones destrozados, con un estrés, lloros y ansiedad.
    hasta que por falta de hidratación empezó a dejar de cagar y hacer pis naranja. Corriendo fui a la pediatra y me dijo que la niña estaba con principio de deshidratación así que directamente con biberón. Nadie ha sabido explicar porque no tenía leche y aun sigue asi. Mi matron hablo de los beneficios de la leche materna que pasa si no puedo dar el pecho mi bebe va tener mas problemas de salud.
    Me parece muy bien la leche materna estoy a favor pero por no aplicarla en mi caso no soy peor madre.
    Gracias por vuestras experiencias son enriquecedora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X

La web del Club utiliza cookies para mejorar tu experiencia y hacerte ganar unos segunditos. Haz click en aceptar si estás de acuerdo. Aceptar Leer más