¿Qué quieres encontrar?

4
Cómo hacer un mundo más sostenible

Cómo hacer un mundo más sostenible

Isabel López es una seguidora Malamadre y bióloga ambiental que nos escribió porque seguía de cerca nuestras acciones en el reciclaje de envases de vidrio. Ella quiso mandarnos este post donde nos habla de cómo vivir en un mundo más sostenible y, por tanto, más sano y disfrutable. A veces como ella misma nos cuenta “me pongo triste cuando pienso que quizá ver la nieve se convierta en una aventura lejana para mis hijos, o que vivan en un planeta en el que falten algunos compañeros como el oso polar”. Y vosotras, ¿cómo hacéis de este un mundo más sostenible?

reciclaje3

Hace tiempo, que la palabra sostenible, se ha colado en nuestro vocabulario diario. Curiosamente, más en sentencias negativas que en afirmativas. “Esto no es sostenible, no podemos seguir así” , ¿cuántas veces ha venido una frase de este tipo a nuestra mente, después de noches sin dormir por gracia de los buenoshijos, días y días saliendo más tarde de lo deseado del trabajo y un largo etc.? Pero hoy no quiero hablar de la acepción coloquial de la palabra sostenible, si no del término ambiental, que deriva del binomio desarrollo sostenible.

De hecho este concepto se lo debemos a una mujer, Gro Harlem Bruntland, primera ministra de Noruega, que en 1987 acuñó este concepto y que posteriormente se hizo popular en la cumbre de Río de 1992. Este concepto surge como respuesta necesaria al modelo de explotación económica que existía hasta la fecha. Un modelo de explotación incontrolada en el que no se pensaba en el agotamiento de todo tipo de recursos, ni en el posible daño que los Homo sapiens podíamos causar al planeta, con este modelo de explotación. Pensábamos, que la tecnología del futuro, sería capaz de paliar nuestro daño infringido al planeta, y aprovechar otros recursos hasta la fecha inexplotables, o regenerar más rápido los ya explotados.

¿Qué significa un desarrollo sostenible?

Desarrollo sostenible es un modelo de explotación que refiere, satisfacer las necesidades en materia de recursos, de la generación actual, pero sin comprometer las necesidades de las generaciones venideras. ¿Qué os parece?, ¿es o no un concepto muy maternal?, ¿a qué Malamadre no le gustaría que sus buenos hijos viviesen al menos, igual que ella ha vivido?

A veces me entristezco, cuando pienso que quizá ver la nieve se convierta en una aventura lejana para mis hijos, o que vivan en un planeta en el que falten algunos compañeros como el oso polar. La única solución es este modelo, consumir pensando que tenemos hijos, que tendremos nietos, bisnietos y tataranietos, y que querremos dejarles un planeta presentable, disfrutable, sano, y para ello necesitamos hacer un uso responsable de los recursos, que muchas veces usamos en exceso, o malgastamos.

La huella ecológica

Existe una medida del uso de recursos, que conocemos como Huella Ecológica y que se mide en hectáreas por habitante y año. Es como si dividiésemos nuestro planeta, como si de una tarta se tratase y repartiésemos un trocito por habitante, en el que se producirían todos los recursos que esa persona va a usar, y se asimilarían todos los residuos que va a producir a lo largo del año. Sé lo que estas pensando, y aciertas, ese reparto no es equitativo, los habitantes de países en vías de desarrollo consumen una porción muy reducida mientras que otros países desarrollados, consumen más de 5 veces la cantidad media.

En nuestras manos está dejar un planeta habitable para nuestros buenoshijos, que puedan oler la lluvia fresca, ver la nieve cada invierno, bañarse en las playas etc.. Para ello, solo tenemos que ser portadores de este mensaje y pensar un momento antes de consumir, energía, ropa… ¿Realmente lo necesito? ¿Realmente me va a hacer feliz? Y volviendo al principio del post, ahora ya sabemos que; “ si nuestra vida no es sostenible, no podemos seguir así”.

Y vosotras Malasmadres, ¿de qué manera hacéis que este sea un mundo más sostenible?

Y antes de irnos…

¿Quieres llevarte una cena para dos? Reciclar vidrio es la mejor excusa para Malamadrear

En el Club de Malasmadres estamos comprometidos con la palabra sostenibilidad y por eso tenemos una misión: reciclar envases de vidrio y Malamadrear.

¿Qué tienes que hacer?

  • Cuéntanos tu reflexión de camino al contenedor verde como hago yo en el vídeo (con foto puntúa doble).
  • Comparte tu comentario en Facebook, Twitter e Instagram con el hashtag #MalasmadresEco.
  • Consulta las bases legales aquí.
  • Participa hasta el 20 de mayo a las 23.59 horas.

¡Te esperamos Malamadre!

suscripcion-newsletter

Han comentado...

  1. Hola! Me encanta que saquéis este tema, en casa estamos muy concienciados y aplicamos las 3 R: Reducir, Reutilizar, Reciclar. Para ello compramos en tiendas donde no se abusa de los plásticos y los embalajes, llevamos nuestras propias bolsas, usamos pañales de tela para el buenhijo y reciclamos todo lo reciclable 🙂

  2. Pues a raíz de ser mamá, tuve que dejar mi trabajo como directora comercial y me he lanzado a la aventura de emprender montando un negocio de artículos infantiles seminuevos de calidad. Intento que sea no solo una tienda, sino también una plataforma a través de la cual insistir en la importancia de reutlizar, del consumo responsable y sobre todo de dar valor a las cosas y fomentar la cultura del esfuerzo como el camino para obtener logros. Al final, la idea es que contribuyamos a todo esto no solo haciéndolo los papis si no también inculcando estos valores a nuestros hijos. Ese es mi granito de arena. Aprovecho y hago publicidad, la tienda se llama Mamá Hormiguita y podéis seguirme en Facebook e Instagram (pronto estará también disponible la web y tienda on line).

  3. ¡Hola! Me ha encantado leer sobre este tema en el blog de hoy. Creo que es muy importante que todos luchemos por vivir de manera que los que vienen detrás puedan seguir habitando el planeta; y los niños y niñas son especialmente importante importantes en el proceso. No sólo es fundamental que comprendan que no podemos hacer daño a la tierra de esta manera, sino que además se lo toman con una ilusión y unas ganas envidiables…
    Gracias por publicar este artículo porque en la familia germinan muchas cosas buenas: la vida sostenible también.
    Un abrazo,

  4. Mi reflexión es cuánto estoy haciendo por el medio ambiente y en qué se destinará todo lo que estoy reciclando, al igual que mis hijos participan en la labor, pensando en que materiales se convertirán y lo que conseguimos dar vida a nuestro mundo, con nuestras buenas acciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X

La web del Club utiliza cookies para mejorar tu experiencia y hacerte ganar unos segunditos. Haz click en aceptar si estás de acuerdo. Aceptar Leer más