¿Qué quieres encontrar?

24
11 errores que ninguna Malamadre debería cometer

11 errores que ninguna Malamadre debería cometer

Empieza un nuevo curso escolar y con él las carreras, los horarios enloquecidos, las clases y las extraescolares. Vuelta a las aulas donde nuestros hijos se enfrentarán a nuevos y apasionantes retos educativos. En ocasiones como padres nos obsesionamos con que aprendan el máximo de contenidos sin plantearnos si esos aprendizajes les van a hacer feliz. Llenamos sus vidas de actividades extras, de horarios desproporcionados, de exigencias inadecuadas.

Olvidamos enseñarles las competencias necesarias para vivir en equilibrio, para saber descifrar sus emociones, para conseguir ser perseverantes en la persecución de sus sueños. Obviamos que lo más importante a la hora de educar es la necesidad de estar presente, conseguir que sientan que les acompañamos sin condición y gozar de cada uno de los pequeños logros que consiguen a diario.

Errores a evitar a la hora de educar

1. Creer que educar consiste en enseñar el máximo de contenidos o adoctrinar.

La educación debería centrarse en DESPERTAR, en contagiar las ganas de aprender, de descubrir, investigar o crear.

2. Amar al hijo que queremos y no al que tenemos. 

En ocasiones nuestras expectativas no se ajustan a la realidad y ahogan a nuestros pequeños. No debemos proyectar nuestras frustraciones en ellos.

3. Creer que en la educación existen atajos.  

El arte de educar no contiene fórmulas mágicas que nos digan lo que debemos o no hacer. Así que tocará ser pacientes, establecer objetivos a largo tiempo, aprender de la experiencia y sobretodo del ensayo-error.

4. Allanar el camino para evitar que sufran o se equivoquen.

Evitemos la sobreprotección y  asumamos que la adversidad les va a hacer mucho más fuertes. Evitemos  hacerles dependientes, inseguros y sin una buena tolerancia a la frustración. Dejémosles caer, probar, errar y volver a empezar. No nos convirtamos en su secretario personal.

5. Olvidar lo maravilloso que es ser un niño privándoles del tiempo para realizar la actividad más importante para su desarrollo que es la de jugar.

No abarrotemos sus agendas y permitámosles el beneplácito del aburrimiento, el mejor aliado de la creatividad.

6. Ignorar o minimizar los sentimientos.

La educación emocional debe ser la columna vertebral de nuestra educación. Enseñemos a ponerle nombre a aquello que les pasa, a expresar las dudas o miedos, a compartir lo que les hace vibrar, a conectar con las emociones sin temor a sentir.

7. Oír sin escuchar, utilizando un código distinto.

El DIÁLOGO debe ser un pilar en la educación. Aprendamos a conversar con ganas de entendernos, a darle valor a nuestras palabras, a escuchar de forma empática, a respetar su forma de pensar o hacer.

8. Actuar en función de nuestro estado de ánimo.

Las normas deben ser siempre las mismas independientemente del día que hayamos tenido. Actuemos siempre de igual forma controlando el humor provocado por el cansancio o el estrés. Evitemos la disparidad entre papá y mamá, trabajemos en equipo.

9. Educar sin límites y responsabilidades.

Si nuestros hijos crecen sin normas claras serán niños con dificultades para vivir en sociedad. Enseñémosles que deben o no hacer, hagámosles responsables de sus decisiones, motivémosles a asumir riesgos.

10. Comparar constantemente a nuestros hijos con el resto de hermanos o otros niños sólo puede provocar celos, envidias y baja autoestima.

Cada niño merece ser educado de forma individualizada, dando respuesta a sus necesidades, haciéndole sentir único, creyendo en él.

11. Hablar y actuar de forma diferente.

El ejemplo es el lenguaje más persuasivo y por eso debemos ser coherentes con el decir y el hacer. Un mal ejemplo llenará nuestra educación de incongruencia y decepción.

Y recuerda…

educación-madres

Y vosotras Malasmadres, ¿qué error crees que nunca se debería cometer? Os espero en los comentarios.

Han comentado...

  1. la verdad es que hasta que no se es madre, una no se da cuenta de lo difícil que es, siempre te estas peguntando si lo estas haciendo bien, si no le consientes demasiado, etc… luego te preguntas si será un buen niño, si es tan bueno que será carne para los abusadores … es un dolor de cabeza constante, yo creo que el uno de los errores que comentemos hoy en día , es la poca libertad que tiene el niño para jugar, para errar, porque tenemos tanto miedo de que le pase algo que lo ponemos debajo de nuestra ala y la libertad que teníamos nosotros , sin darnos cuenta se la negamos. Tengo un niño de 6 años y vivo en una urbanización cerrada , no muy grande pero bastante. A principio de verano no le dejaba salir solo a jugar siempre estaba yo merodeando por allí , para ver que hacia, donde iba, si se metía en problemas ( mi hijo es un niño muy bueno, pienso que a veces demasiado)con quien iba etc… a mitad de verano decidí dejarle libertad , que fuera con quien quisiera, y donde quisiera( siempre y cuando no saliera de la urbanización y me dijera donde estaba si iba a alguna casa) yo le decía una hora y o el venia o yo le buscaba, y creo que ha sido el mejor verano de su vida, se lo ha pasado en grande con la bici, corriendo , jugando , le he visto feliz y me ha hecho muy feliz.

    1. Muchas gracias por tu comentario. Para mi educarles en la libertad y la responsabilidad es muy importante.

  2. Otro error es celebrarles su mal comportamiento. Hay padres que dejan hscer a sus hijos lo que quieran y jamas los corrige. Por eso veo tanto niño pequeño faltando al respeto a los demás.Es lamentable

  3. Hola, a veces leo este blog, y cada vez me fijo más en los detalles y sigo viendo una gran falta de uso de Lenguaje Inclusivo, se invisibiliza a las madres, mujeres y niñas a la hora de generalizar con Padres, hijos, etc. Aquí os dejo el link de una guía de Uso de Lenguaje Inclusivo que seguro os ayudará a ser personas más igualitarias a en todos los aspectos. Tenemos que ser Nombradas, tenemos que ser Visibilizadas. Gracias. https://xenero.webs.uvigo.es/profesorado/teresa_meana/sexismo_lenguaje.pdf
    http://www.urduna.com/es-ES/Noticias/Documents/Gui%CC%81aLenguajeNOsexista.pdf

    1. En mi opinión, ser inclusivo no tiene nada que ver con dar patadas al diccionario. La lengua castellana es como es, yo me siento incluida cuando se dice “los padres”, “los trabajadores”, etc. El idioma es así. Los problemas de las mujeres son otros y mucho más profundos, y desde luego no se arreglan hablando de maneras extrañas. Prefiero por ejemplo una empresa que diga “los trabajadores” y nos pague a todos igual por el mismo trabajo que otra que se llene la boca con eso de “los trabajadores y las trabajadoras” mientras a la vez ejerce discriminación. No nos dejemos engañar, que nos incluyan es otra cosa. Un saludo

      1. La discriminación no terminará por el lenguaje inclusivo, yo me siento incluida en el plural. La educación en igualdad de derechos, deberes y oportunidades empieza con la educación de nuestros hijos, no el plural masculino o femenino.

      2. Totalmente de acuerdo contigo! Me parece una tontería supina el tema este del lenguaje inclusivo. Vayamos a los hechos y dejemos nuestra lengua en paz, que nunca hubo problema hasta ahora. Un saludo.

      3. Una pena que opines así, porque lo que nos e ve no existe, y la lengua avanza y progresa y cambia como la sociedad. Es fácil decir que es un problema menor, pero no es así. Si no nos nombran, JAMÁS nos pagarán igual que a los Hombres porque NO existimos en la lengua. Porque ellos copan TODO y su mirada androcentrista prevalece. Pero es tú opinión y es respetable, claro que sí.
        A todas las que leáis esto: Por lo que fueron somos, por lo que somos serán. Y el día que el lenguaje inclusivo se normalice, veremos los cambios que eso acarreará, y serán enormes, y YO espero verlos y disfrutarlos, para eso se lucha, partiendo de la base, EL LENGUAJE! leed las guías que os paso, es muy útil leer, abre la mente.
        GRACIAS.

        1. Hola, yo leere las guias y intentare mejorar mi lenguaje. Gracias por compartirlas. Soñamos y trabajamos por conseguir una sociedad que reconoczca por igual a hiombres y mujeres. Y creo que las palabras son importantes aunque sea una parte muy pequeña del cambio….o no…al igual es más importante de los que ahora parece. Me encanta vuestra web y me encantan los articulos de Sonia precisamente porque es una maga de las palabras…cuando leo los articulos de Sonia me atraviesan el alma y siento q es mi propia emocion y pensamiento el que leo…Sinceramente me hubiera gustado leer en la respuesta de Laura que toda aportación para mejorares es buena para acercarnos más a esa sociedad que queremos. ..incluso con las palabras y el lenguaje…q para este caso es importante porque en este blog nos comunicamos así…poniendo en palabras escritas nuestras emociones y anhelos. Solo es mi opinión. Sencilla y pequeña. Enhorabuena por la web!!

      4. Hola, gracias por responder. Es una pena que tengas esa opinión, es tuya y es respetable. Sí. Pero sigue sigue siendo una decepción.
        El lenguaje avanza, cambia, se adapta al progreso y desarrollo de la sociedad. Nadie tiene la potestad de marcar las normas de la lengua. Ni la RAE. Tenemos todo el derecho, poder y deber de cambiarlo. Y es muy importante normalizar el uso de Lenguaje Inclusivo, y luchar por su implantación. JAMÁS cobraremos lo mismo que un hombre en el mismo puesto de trabajo si NO NOS NOMBRAN. LO QUE NO SE NOMBRA, NO EXISTE, Y EL LENGUAJE No inclusivo hace eso, No incluirnos a las mujeres, NOS Invisibiliza, a la MITAD de la población. O sea que, empezando por lo básico, mínimo, lo fundamental, así es como conseguiremos los cambios. Y una lucha no quita la otra, todo siendo por el Feminismo: la Igualdad en derechos y oportunidades.
        Es más, estamos dónde estamos gracias a esas pequeñas y grandes luchas, por lo que fueron somos, y por lo que somos serán. Así que, insisto en que lean a Teresa Meana. La lectura abre mucho la mente. No dejemos que la RAE, con su poder en manos de los HOMBRES y su mirada androcentrista nos limite la lengua. HAY que luchar para que se nos NOMBRE y se nos VISIBILICE, para que luego, como dices tú, Laura, cobremos lo mismo que ellos.
        La lucha feminista continúa, sigue y seguirá. Porque la revolución SOLO será Feminista.
        Abrazos.
        Por cierto, en la tienda online tenéis cosas chulas, pero los precios, uff, cada temporada más altos…

        1. Como ya he explicado antes, no comparto tu opinión. Siento la “decepción”, pero no la expresé con idea de agradar a nadie.Te diré que soy ingeniera sin necesidad de campañas para meter por las narices a las niñas profesiones que a lo mejor no desean. Y en mi empresa sé a ciencia cierta que cobramos lo mismo todos los compañeros en puesto equivalente al mío (de los otros puestos, obviamente, no me he puesto a hacer encuesta). Hay más hombres que mujeres por la sencilla razón de que a más hombres les gusta dedicarse a esto, no hay que buscar tres pues al gato. Mi marido tiene la misma formación, tenemos sueldos muy similares, y repartimos las tareas y el cuidado de nuestros hijos.
          De verdad, esos lugares de trabajo y hogares en los que se nos trata como personas normales a todos los que estamos bajo ese techo existen. Y en ellos no hay que hablar raro, no aporta nada. Me agrada ver que otras malasmadres también se sienten incluidas por el plural masculino, hay tanto bombardeo con esto que acaba una pensando que es rara… Saludos

        2. Yo también estoy de acuerdo con Laura, pero mi verdadera razón para escribirte es comunicarte que a cada respuesta que das me pareces más extremista y radical, hasta el punto que he llegado a pensar que hablas como los captadores de sectas…jajaja. Yo soy feminista y lo seguiré siendo, a pesar de hablar un castellano antiguo para ti, y creo que sin ser tan radical SIEMPRE se consigue más. Ah! Una última cosa, dices respetar las opiniones de las demás, pero créeme que al leerte, ésa no es la sensación. Gracias y un saludo.

          1. Gracias Lorena, me he sentido igual pues a mí tampoco me gusta que me hablen con esa condescendencia. Parece que las que no opinamos igual es porque vivimos oprimidas y alienadas. Ah, no, perdón, que es porque no leemos. Por lo visto hay personas desconocidas que saben si leemos mucho o poco, y qué leemos. Yo también soy feminista, y como tú estoy convencida de que el feminismo es otra cosa. Y menos mal. Porque con estos rollos lo único que se consigue por desgracia es que no se nos tome en serio.

      5. 👏🏻👏🏻👏🏻 Genial Laura! “no nos dejemos engañar” que gran verdad, nos intentan liar con pequeñeces y las cosas grandes e importantes se siguen sin cambiar.

  4. Muy buenos consejos, muchas veces como padres nos dejamos llevar por lo que nosotros creemos que es lo más correcto, aunque a veces no sea del todo correcto.

    Gracias,

    Besos!

    Anabel

  5. La discriminación no terminará por el lenguaje inclusivo, yo me siento incluida en el plural. La educación en igualdad de derechos, deberes y oportunidades empieza con la educación de nuestros hijos, no el plural masculino o femenino.

  6. Yo lo que no consigo es convencer a mi marido de que tenemos que actuar igual y decirle lo mismo a nuestro pequeño de 2 años. Confieso que a veces puedo ser muy protectora pero desautorizarme delante del niño no es la mejor manera, pero tampoco sé cómo hacerle entrar en razón al padre y me irrita profundamente que me lleve la contraria delante del niño. El resultado es que yo pierdo los nervios con frecuencia por esto, el niño se asusta y llora y además mi marido me pone la guinda diciendo “mira cómo estás asustando al niño”. Tampoco consigo que lea nada respecto a este tema, ni que acuda conmigo a ninguna reunión con la psicóloga de la guardería en plan familia. La única solución que me queda es tomármelo yo con menos mal humor pero el siguiente resultado es que el niño le prefiere a él siempre. Muy triste. Por favor sugerencias…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X

La web del Club utiliza cookies para mejorar tu experiencia y hacerte ganar unos segunditos. Haz click en aceptar si estás de acuerdo. Aceptar Leer más