¿Qué quieres encontrar?

25
Cómo hacer frente a los miedos

Cómo hacer frente a los miedos

*Podéis seguir a Alejandra en FacebookTwitter y en su BLOG.

El miedo es una emoción más dentro del amplio abanico de emociones que podemos experimentar y sentir a lo largo de nuestras vidas. En muchas ocasiones los adultos escondemos ciertas emociones pensando que esto ayuda y protege a nuestros hijos e hijas, sin darnos cuenta de que generamos todo lo contrario en ellos. Crear un tabú en torno a aquellas emociones menos bonitas o que menos nos gustan, es algo que los niños y las niñas van integrando y acaban aceptando como algo habitual y no debemos permitirlo.

Hablar de las emociones, dialogar sobre aquello que sentimos, mostrar nuestros sentimientos y expresarlos, es muy beneficioso tanto para nuestros buenoshijos como para nosotros mismos.

¿Cómo hacemos frente al miedo? ¿Cómo debemos actuar?

Hay varios puntos que debemos tener en cuenta a la hora de enfrentarnos a una situación que genere miedo a nuestros hijos:

  1. Lo primero de todo es tener en cuenta que nuestro papel es muy importante, ya que somos su ejemplo y modelo a seguir en sus conductas. Esto nos tiene que servir para recordar que no debemos mentirles en torno a temas que les hagan tener miedo, como los conocidos hombres del saco, los lobos y otros cuentos que les hacen tener miedo y sentirse inseguros. Además debemos decirles siempre la verdad ya sea esta buena o mala, ajustándonos a su edad y capacidad comprensiva, y favoreciendo así la confianza en nuestra relación padre/madre-hijo/hija. Y por último, no debemos emplear situaciones que les asustan para que nos hagan caso, como amenazarles con ir al médico, decirles que vamos a irnos u otros aspectos que les hacen sentirse vulnerables y asustados.
  2. Hablar sobre el tema. Es importante dialogar mucho sobre el aspecto en concreto, permitiendo que saque su miedo, verbalice sus emociones, exprese qué es lo que siente y por qué lo siente así. Poner palabras a nuestros sentimientos nos hace sacarlos de dentro y ser capaces de poner distancia entre la realidad y la emoción. Muchas veces al dialogar con el otro podemos descubrir que el miedo que sentíamos no era tanto como realmente pensábamos. Ser capaces de realizar este ejercicio nos ayudará a trabajar la inteligencia emocional.
  3. Racionalizar los miedos. En muchas ocasiones tenemos miedo a lo desconocido, a una nueva situación, a aquello que vendrá o que aún ni ha llegado, y saber poner en valor la realidad alejándonos de lo que simplemente es imaginación, nos puede ayudar a gestionar mejor este miedo que a veces es irracional.
  4. Acompañar la emoción. Nuestro papel de adultos es acompañar este miedo, empatizando en lo que siente nuestro hijo o hija. Aunque pensemos que lo que sienten no nos hace experimentar a nosotros el miedo, las emociones son libres y debemos comprender que no todos sentimos igual, ni lo mismo ni en la misma intensidad.
  5. No juzgar. En situaciones como esta no es momento de juzgar. Para adquirir confianza y una relación segura con nuestras hijas e hijos, debemos aprender a escuchar, observar y acompañar, sin entrar en juicios e incluso enfados que a veces pueden llegar a aparecer. Debemos saber ver desde los ojos de ellos y entender su momento y su emoción. Por ejemplo, si nuestro hijo tiene miedo a la oscuridad, es mejor acompañar su emoción y tratar de darle una solución que calme su miedo y le haga sentir seguridad y confianza en nosotros, cómo quedarnos un rato con él o ponerle una luz. Entrar en debate respecto a su miedo no le ayudará a tranquilizarse. De este modo poco a poco irá sintiéndose más seguro hasta el punto de que llegará el día en que no necesite la luz ni nuestra compañía.
  6. Dar opciones de solución de manera conjunta. Para adquirir un buen patrón de canalización de la emoción, debemos permitir que se exprese para más tarde buscar una solución. Al principio quizás sea una solución propuesta por el adulto, pero poco a poco debemos dar herramientas para que nuestro hijo aprenda a gestionar por sí mismo la situación, cada vez de manera más autónoma. Podemos exponer varias respuestas y que vaya escogiendo la que más se ajuste a sus necesidades y su manera de sentir y ser. Y más tarde podemos preguntarle qué le puede hacer sentir menos miedo, o qué puede ayudarle a sentirse mejor, para que así busque soluciones por sí mismo.
  7. Buscar herramientas que complementen este aprendizaje (juegos, cuentos…). Es imprescindible acompañar este aprendizaje de materiales llamativos que se empleen en el día a día de nuestros hijos para que así generalicen este aprendizaje y lo experimenten en otros contextos. Algunos materiales pueden ser los juegos de mesa específicamente pensados para trabajar la inteligencia emocional, o cuentos centrados en este aspecto. Un juego que me gusta mucho para trabajar las emociones es Emotio, y os lo recomiendo si buscáis favorecer la inteligencia emocional jugando en familia. Es un juego lleno de posibilidades y que invita a compartir con los demás.

como-hacer-frente-medios-tips

Cuentos que pueden ayudarnos a trabajar el miedo

  • Yo mataré monstruos por ti, trata el miedo a la oscuridad, a los monstruos y a la noche. Es un cuento muy bonito y que tiene un mensaje precioso y puede acompañarnos muchos años para trabajar los diferentes miedos.
  • Una tormenta de miedo, trata el miedo a las tormentas, a los rayos y truenos. A su vez habla desde la empatía y el acompañamiento y cómo dar solución de manera funcional a este sentimiento. Este cuento es parte de una colección que trata sobre las diferentes emociones y cómo gestionarlas en situaciones cotidianas.
  • Cuando tengo miedo. Este título es sencillo y habla de la emoción como tal. Perfecto para los más pequeños. Además puedes encontrar otros de la misma colección en relación a otras emociones, como los celos, el enfado o la envidia.
  • Dónde estás oscuridad, un título muy conocido que habla sobre la oscuridad y su función en la naturaleza. Perfecto para trabajar el miedo a esta.
  • El monstruo de colores, un clásico que encanta a los niños y niñas y que ayuda a conocer las emociones básicas e identificarlas. En este post tienes más información sobre este cuento.

Y tu, ¿cómo gestionas el miedo? ¿Ofreces herramientas para que tus hijos e hijas mejoren su inteligencia emocional?

Han comentado...

  1. Mi hijo pequeño tiene miedo a que entre alguien a casa (o qué ya esté dentro cuando llegamos) y que se lo lleve. Algún cuento relacionado con eso? Algún consejo de cómo tratarlo?

    1. Me uno a ello. Mis hijas tienen miedo a dormir en su habitación y que entre alguien durante la noche. Ya nos desvalijaron la casa entrando por su habitación. Nos dejaron las habitaciones, incluida la suya, hechas un vertedero, y en menos de 1 hora. Hemos puesto sistemas de seguridad e insistimos en que ya no puede entrar nadie. Pero siguen sin dormir en su habitación. Si se quedan dormidas allí, en cuanto se despiertan por la noche aparecen en mi cama.

    2. Lectura no sé si hay al respecto. Yo lo desconozco, pero sí te recomendaría tratar esta etapa y vivirla. Es decir, necesita ser capaz de pasarla y darse cuenta de que nadie entrará en casa ni estará cuando llegáis. A veces solo es cuestión de insistir en las mismas pautas y seguir una rutina. Hay quienes aconsejan llenar un difusor o spray de agua y poner en el bote una pegatina de monstruos o aquello que les de miedo y que echemos con el difusor con éste antes de salir o al entrar en casa, como si fuera un repelente de monstruos o “malos”. Pero seguro que insistir, acompañar la emoción y proporcionar seguridad, mostrando calma y tranquilidad, puede ayudar.
      Un abrazo y mucho ánimo

  2. Uchete cada noche desde hace un mes viene a nombre estrategia cama con algún miedo, pesadilla o dolor. Creo que està nervioso por la llegada del nuevo bebé, y busca dormir con nosotros como harà Jara cuando nazca. No sé muy bien, cómo gestionarlo, y no descansamos ni su papi ni yo, solo él. No sé qué pasarà cuando nazca su hermana, si tendremos que comprar una cama de 2 por 2, o qué, pero no quiero que lo pase mal y sienta miedo o rechazo.

    1. Hola Pilar, a veces la respuesta la dais vosotras mismas en la pregunta. Se que comprar una cama de 2×2 es un lío, pero quizás podáis hacer algún apaño para poder descansar todos a gusto y calmar la etapa que está viviendo tu peque. Está claro que está inquieto por lo que va a venir y necesita que esteis más cercanos. Si ahora siente que dais respuesta a su demanda, se sentirá seguro y quizás vuelva a su rutina con mayor facilidad. La empatía en estos casos suele funcionar genial, pensad si fuerais él, qué necesitarías o lo que os haría sentir bien. Un abrazo fuerte!

  3. Buenos dias…por decir algo….vengo de una noche complicada. Mi hijo de 7 años que nunca a dormido bien del todo, ahora está fatal con el tema…. desde hace unos meses no duerme seguido una noche entera, se despierta entre 2-3 veces. En casa del padre duerme en la misma cama que él. En mi casa tiene su cama pero algún día a la semana dormía conmigo para yo poder descansar una noche entera. Pero desde hace unos meses, coincidió con que mi pareja estaba en casa (vive fuera) la cosa empezó a empeorar. No era la primera vez que se quedaba mi pareja ni mucho menos…llevamos ya dos años juntos. Me podrias dar algún consejo?? Estoy ya un poco desesperada. Muchas gracias

    1. Buenas tardes. Creo que es importante adquirir una rutina, ya que para él la rutina varía según dónde esté y con quién esté y esto a los niños y niñas les desconcierta un poco. A veces es la falta de rutina o los cambios lo que les produce inseguridad y cierta intranquilidad, y esto mismo puede hacerles despertar más, estar inquietos y tener dificultad para conciliar el sueño. Yo os aconsejo establecer una rutina fija, donde os centréis en las necesidades del peque y podáis ayudarle a entender su rutina con papá y su rutina con mamá, siempre desde la empatía, el cariño y la paciencia. Un abrazo

  4. Mi hija tiene tres años y le da miedo casi todo. Cualquier ruido la asusta, estar sola aunque sea de día y yo esté en la habitación de al lado, no quiere ir a por los juguetes sola o ir al baño, le dan miedo las películas infantiles donde salen personajes “malos” y con los cuentos igual, en el parque no juega ni con otros niños si yo no estoy al lado, también le da miedo las tormentas y el ruido de la lluvia en la ventana, en general cualquier tipo de ruido la asusta y todo esto no es nuevo de ahora, a sido siempre así. Por favor no se qué hacer.

    1. Hola, y ¿acude a escuela? ¿te han comentado algo desde el centro? ¿le sucede siempre o solo cuando está con mamá y otros familiares? Es importante observar a los peques en varios contextos y también ver qué sucede cuando nosotros no estamos. A veces responden igual a los mismos estímulos porque ven cómo reaccionamos nosotros a ellos, o ven que nos hace gracia o llama nuestra atención, y en otros casos, también hay peques que tienen cierta sensibilidad a los sonidos, los ruidos, las luces, y otros estímulos sensoriales, y simplemente hay que aceptarlo como tal y tratar de ayudarles a gestionar las situaciones.

  5. Hola Alejandra, quería consultar, por el miedo de mi hijo de 7 años, desde verano que tiene miedo a quedarse sólo, creemos que es a raiz de haberse quedado solo 15′ en la playa. La professora también nos comentó que se trata de una etapa por la que los niños se hacen más conscientes de los peligros. Una vez le pregunté de qué tenía miedo y llorando me respondió ” de perderse y no encontrarnos” Necesita saber en Todo momento dónde estás. Pero a veces hace Todo lo contrario, con un amigo coge y se va…No lo entiendo. Me puedes aconsejar? Muchas gracias.

    1. Hola, ¿cómo estás?
      Es cierto que cuando los niños y las niñas van creciendo, van siendo más conscientes de los peligros, de las consecuencias y de todo aquello que les rodea, pero también van siendo más autónomos y muchos van demandando mayor independencia. Se trata de encontrar el equilibrio. No debemos forzarles a ninguna de las dos cosas, pero sí debemos tratar de impulsarles a que ganen autonomía y alentarles a ser capaces de ser más independientes. Mi consejo es respetar su momento, marcando las normas claras, donde debe avisarnos siempre de dónde está y a dónde va, y además debemos darle la seguridad de que siguiendo esta pauta, podemos estar tranquilos todos. él porque se garantiza saber dónde estáis y vosotros igual. Se trata de “desdramatizar” y poner en realidad la situación. un abrazo

  6. Tengo un niño de 34 meses que siempre ha dormido solito y encantado…hasta que lo pasamos de la cuna a la cama.
    Lo tenemos que dormir en nuestra cama y pasarlo dormido a la suya…y todoas las noches se despierta llorando y chillando diciendo que tiene 1 pesadilla negra.
    Estamos desesperados.
    Cada día lo pasa peor y con mas miedo.

    1. hola Almudena, una pregunta ¿en la cuna nunca le pasó? ¿y si volvéis a pasarle a la cuna y esperáis a que esté más preparado? o quizás podáis encontrar la manera de motivarle diciéndole que podéis encontrar cómo decorar su habitación con algo que le guste, intentando poner el foco en otro lado para no centraros tanto en la cama… Es complejo valorarlo sin saber qué es lo que le da miedo realmente.

  7. Mi pareja tiene una niña de 11 años. Siempre ha sido bastante miedosa y se pone muy nerviosa a la hora de dormir, pero desde que nació el bebé este verano, se ha incrementado hasta el punto de que ha habido dias que ha dicho que no quiere dormir aqui y se ha ido con su madre (vivimos cerca y hay buena relacion) ella dice que en casa de su madre no tiene miedo (la madre nos dice que alli tambien pasa malas noches) y que aqui si (sus padres llevan separados 7 años y nosotros vivimos en la casa donde ella nació)
    La noche que conseguimos que duerma aqui (toma unas gotas de melatonina antes de dormir desde el verano) se despierta cada hora y va a nuestro cuarto diciendo que no puede dormir, y de alli no se mueve hasta que se levanta el padre y la lleva a la cama.
    Le dejamos una luz encendida, una radio con unos audios de cuentos, el padre se queda con ella hasta que se duerme y ya hay noches que le encendemos la tele y se la dejamos encendida toda la noche porque sino no hay manera.
    Ya no sabemos que hacer, yo he propuesto terapia porque veo que realmente tiene un problema y ella dice que no sabe que le pasa, que no le gusta dormir… Alguna idea???
    Gracias

    1. Hola Maite, creo que es un caso muy complejo, en el que el miedo a dormir no es tan protagonista como lo son otros factores. En este caso creo que son los padres los que deben buscar ayuda profesional e ir en la misma dirección, ya que aquí se pueden estar reflejando varios miedos y muchos otros aspectos.
      Un abrazo

  8. Muy buena guía y consejos para ayudarles con el miedo. Yo por ahora la mía con 5 años lo lleva bien, hemos jugado al lobo y Caperucita y tenemos disfraces de monstruos y de Joker y parece que lo tiene asimilado, pero poco a poco que a lo mejor alguna noche me sorprende. Ya veremos ahora en carnaval!

    Besos!

    Anabel

  9. Otro título muy bueno sobre la gestión del miedo, en concreto al de la oscuridad es el cuento
    No se asuste, señor Miedo de Nuria Vidal. En casa nos ha ayudado mucho a comprender que el miedo es necesario para sobrevivir.

  10. ¡Un post magnífico! Mi hija con 16 años tiene miedo a la muerte. ¿Cómo lo enfocaríais? Muchas gracias.

  11. Mi hija de 4 años tiene miedo a que se cierren las puertas, sólo se siente segura en casa, no podemos ir a ningún lugar con puertas y no sé cómo gestionarlo .

  12. A mi lo que me da miedo es que mi peque sea como yo. A día de hoy sigo viendo espíritus y de pequeña no lo llevaba bien porque da igual que encendiera la luz si los veía también de día con el tiempo lo voy normalizando la gente dice que es un don yo no lo veo de esa forma porque me aterraba y me aterra. Por suerte mis padres lo llevaban cómo algo normal y lo normalizaron por eso ojo con diferenciar miedos de la infancia y niños más especiales. De grande he podido verificar que ni estoy loca ni me lo invento algo que era importante para mi. Ahora pienso la suerte que he tenido, si no me hubieran creído estaría de médicos o con medicación cómo les pasa a muchos niños cuando no es necesario. Simplemente hay cosas que no se pueden explicar y no por eso tiene que ser mentira.

  13. Hola, mi hijo acaba de cumplir 7 años, lleva ya mucho tiempo, al menos un par de años, que no es capaz de ir sólo a ningún lugar de la casa, siempre me pide que lo acompañe,a su dormitorio, a hacer pipi, le digo que tiene que ir sólo y dice que entoces no va, o se pone a llorar hasta que consigue que lo haga, sólo de vez en cuando va sólo a la cocina a cojer algo de comida, ó a su cuarto a x algun juguete, ayer estabamos en el salon los dos juntos y le pedí que cogiera su mochila, en la misma habitación, habia dos pasos y me dijo que lo acompañara que le daba miedo,la verdad, a veces pienso que no es miedo, es la necesidad de que te levantes con él en todo momento, no sé, estoy hecha un lio, te agradeceria tu opinión. Gracias.

  14. Gracias Alejandra por el post. Me ha gustado mucho. Nosotros intentamos empatizar y les explicamos las cosas muchas veces. Creo que nos podemos dar por contentos. Hay niños que lo pasan muy mal pobrecitos y sus padres también.

  15. Hola Alejandra! Te cuento, mi hija de 5 años lleva varios meses durmiendo en un colchón al lado de mi cama y no quiere irse a dormir sola. Hemos tenido visitas familiares, viajes etc pero quiero q vuelva a su habitación donde duermen sus hermanos (mellizos niña/niño de 2 años y medio). Los peques
    se duermen solos con la puerta cerrada, aún en cunas pero Grace no quiere la puerta cerrada y quiere q mepiques con ella.
    Quiero poner a los peques en camas y no sé bien como hacerlo. Normalmente tenemos una luz muy tenue (proyector de estrellitas). Me podrías aconsejar q hacer?

  16. Hola Alejandra,

    quiero comentarte el caso de mi hija de 8 años. Ella siempre ha dormido bien, hace 2 años nació su hermana y durante el embarazo, notaba que por la noche chirriaba mucho los dientes, ella tenía miedo de que me pasara algo en el embarazo y el parto. Cuando nació la hermana y hasta ahora lo ha llevado muy bien. El problema vino este verano, le diagnosticaron enfermedad de Perthes y en noviembre fue operada de una osteotomía varizante en el fémur. Estuvimos 4 días en el hospital pero pasó muchísimo miedo, cualquiera que entraba en la habitación aunque fuera a limpiar, hacía que se puediera a llorar y gritar. Cuando volvímos a casa de la operación, en principio estuvo bien, tuvo que estar todo el mes de diciembre sin ir al cole, y empezaron las pesadillas….En enero volvió al colegio y las pesadillas cesaron, pero puntualmente sigue teniéndolas. Además vamos varios días en semana a rehabilitación al hospital y eso le hace revivir el miedo. Las pesadillas simepre están relacionadas con la operación y el hospital. Hablo mucho con ella, ha escrito un cuento sobre su enfermedad, pero me gustaría saber si hay algún libro o herramienta que nos pueda ayudar a afrontar ese miedo. Gracias por tu ayuda.

  17. Buenos días:
    En mi caso mi hija tiene miedo a dormir fuera de casa. No tiene ningun problema estando en casa: duerme en su cama, con la luz apagada, sin problemas. Pero si tiene que ir a dormir a casa de los abuelos o de una amiga se pone muy tensa y al final acaba llorando y tenemos que ir a buscarla porque le da algo similar a un ataque de ansiedad. Ya no se que hacer… Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X

La web del Club utiliza cookies para mejorar tu experiencia y hacerte ganar unos segunditos. Haz click en aceptar si estás de acuerdo. Aceptar Leer más