¿Qué quieres encontrar?

21
¿Qué hay de cierto en la bolas chinas?

¿Qué hay de cierto en la bolas chinas?

Una de las cosas que me recomendaron cuando di a luz es que pasada la cuarentena me comprara un ejercitador de suelo pélvico, unas bolas chinas, para devolver el tono muscular que se pierde tras afrontar un embarazo y el posterior parto. Me dijeron que había varios tamaños y que eligiera el de tamaño mediano. Y así lo hice aunque he de decir que al final lo he dejado olvidado al fondo del cajón. De todo esto viene a hablarnos nuestra colaboradora Elena que nos ayuda y asesora a cuidar nuestro suelo pélvico.

Malasmadres_ElenaLlegó el momento de finalizar la consulta, después de realizar la anamnesis y explicarle el protocolo a seguir para mejorar su sintomatología, la señora me pregunta tímidamente a la par que escéptica: “Elena, ¿qué hay de cierto en eso de las bolas chinas?, ¿es verdad que me quitarán la incontinencia?, ¿ayudan a fortalecer el suelo pélvico?, pero yo tenía entendido que ¿eran para dar placer, no?”.

“Es que mi amiga María (amiga de toda la vida y persona muy instruida en la materia) me las ha aconsejado para solucionar mi problema de incontinencia, me ha dicho que son buenísimas, que todas sus compañeras del trabajo las utilizan y tienen un periné de hierro”. Y claro está, se las ha vendido tan bien, que la pobre mujer (que ni si quiera sabe como colocarse un tampón) se ve ya en la calle con sus bolas chinas puestas, muerta de vergüenza pensando en que el carnicero o la vecina del quinto puedan darse cuenta de semejante osadía.

Después de escucharla atentamente, le explico qué hay de verdad en todo esto y cuál es la manera más idónea de utilizarlas, ya que como todo (o casi todo en la vida) tiene sus pros y sus contras.

Las bolas chinas o bolas geisha, no son más que dos bolas (normalmente de silicona) atadas entre sí por una cuerda, y en cuyo interior tienen otra bola con un peso variable.

La historia y el origen de las bolas chinas o bolas geisha varía según su localización. Yo me quedo con una leyenda que me contaron en una de mis formaciones. Esta decía que las geishas en el siglo XVIII ya las utilizaban tras el parto para fortalecer la musculatura perineal. Al parecer ellas las introducían en el interior de la vagina cuando estaban cerca del hombre; y al contraer y relajar la musculatura perineal hacían que las bolas chocaran entre sí, emitiendo un sonido más o menos melódico en función de la intensidad y ritmo de las contracciones. Esa música celestial llegaría a los oídos del hombre, y este decidiría cual de ellas sería la mas idónea para aquello del arte amatorio.

Bueno, una vez contada esta leyenda, vamos a centrarnos en la realidad.

Las bolas chinas es cierto que ayudan a fortalecer la musculatura perineal, concretamente a mejorar el tono de base (estado de contracción mínima del músculo en reposo). Esto se consigue por un lado, por la contracción refleja que realiza el suelo pélvico para evitar que las bolas se caigan y salgan de la vagina hacia el exterior; y por otra parte, por la vibración que se transmite a la vagina cuando las bolitas que están en el interior de la bola mayor chocan contra las paredes de la misma.

Pero, ¿todo el mundo puede utilizarlas? Sí, pero siguiendo ciertas premisas.

Lo primero acudir a un profesional que nos realice una valoración del estado del periné. Hay que tener un buen tono muscular y asegurarnos que la malamadre sepa contraer y relajar la musculatura de forma adecuada.

Es muy importante descartar que la paciente presente algún tipo de adherencia, herida, lesión en la vagina, etc; ya que éstas mas que ayudar, podrían agravar el problema. Por eso, hay que resolver la situación antes de plantearse el uso.

También hay que saber elegir el tamaño de las bolas en función del calibre de la vagina, y así evitar que se caigan si son muy pequeñas, o provoquen alguna lesión si son demasiado grandes.

Otro punto muy importante a tener en cuenta es el deseo de la persona por querer utilizarlas, ya que parece que ahora está de moda y todo el mundo las tiene que utilizar para conseguir un buen periné. Pues no, existen otras formas de trabajar que son tan eficaces como las bolas y que no le crean ningún conflicto ético o moral a la malamadre.

Nosotros, a veces las aconsejamos como una herramienta más de trabajo dentro de un programa de reeducación perineal, concretamente en la fase final cuando ya tenemos un periné con un tono adecuado como para mantener las bolas dentro de la vagina sin que se caigan.

También quería recalcar que son muchas las personas que aconsejan (a veces incluso profesionales) utilizar las bolas chinas justo después de dar a luz (en el postparto reciente), cuando la vagina está distendida y el periné completamente debilitado.

¿Cuál es el objetivo de esto? ¿Es que queremos ayudar a contribuir a la famosa depresión postparto cuando la malamadre vea que inmediatamente después de introducirlas, se les van saliendo por la vagina, cual gallina poniendo huevos?, ¿es necesario hacernos pasar por este trance tan ridículo y bochornoso?. La respuesta es no.

Mi conclusión es la siguiente:

Antes de utilizar las bolas chinas siempre se debería consultar con un profesional (a ser posible ginecólogo o fisioterapeuta especializado en suelo pélvico). Las bolas chinas ayudan a fortalecer el suelo pélvico, pero no corrigen patologías como la incontinencia, prolapsos, etc.,  ya que para eso necesitamos un programa de reeducación más completo.

Y en cuanto a la pregunta de si dan placer… Que cada una saque sus conclusiones.

Y vosotras malasmadres, ¿usáis las bolas chinas?, ¿cuál es vuestra experiencia? Si tenéis alguna duda Elena la resolverá.

Si queréis poneros en contacto con Elena tenéis todos sus datos en su web www.elenavaliente.com, de momento sólo encontraréis la página de inicio pero en breve dispondréis de una página con información muy completa que esperamos os sirva de ayuda,

Han comentado...

  1. Yo empecé a usarlas un tiempo después del nacimiento del primer buenhijo porque notaba el suelo pelvico flojillo, y entre ellas y el pilates, noté mucha mejoría. Pero los 4 kilazos del segundo buenhijo hace hoy justo 3 años hicieron mella y ya no hay bola china ni pilates que lo arregle. Y que tampoco soy constante con los ejercicios de kegel la verdad… Justamente hoy empiezo la rehabilitación, por fin, del suelo pelvico, así que si para la fase final me las recomiendan, volveré a usarlas sin duda.
    Buen martes!

  2. Me alegro q acudas a un especialista si no te encuentras bien. La persona que te trate podrá orientarte según vea tu evolución

  3. Qué fuerte! Ayer mismo pensaba en que una fisio en el club estaría genial! Qué casualidad!
    Pues a mi me las regalaron tras dar a luz y ahí están. Hago ejercicios de kegel para ayudar a trabajar el suelo pélvico pero nunca me acuerdo de usarlas.
    Me ha encantado el post!
    Besos!

  4. Me viene perfecto este tema. Justamente esta semama me las recomendó mi ginecóloga. Tengo un problema leve de incontonencia, sobretodo con los saltos. Dijo que era perfectamente normal después de dos partos vaginales. Y viendo que no soy constante con los kegel, y post-comprobación de que apretaba bien, me recomendó las bolas y la gimnasia hipopresiva.
    Aún no las he comprado…estoy dándole vueltas al tema.
    Y tengo una duda. ¿Se ponen y no haces nada? ¿O se hacen kegel con ellas puestas?

  5. Hola! Hace dos años tuve un parto vaginal con fórceps, llevo meses con molestias de modo que el ginecólogo no me encuentra nada y me manda al urólogo, y el urólogo no me encuentra nada y me manda que vuelva al ginecólogo. He acabado en una fisioterapeuta especialista en suelo pélvico que, aparte de ser el primer profesional que no ha puesto cara rara al escuchar mis molestias, me ha confirmado que tengo poca fuerza en la musculatura pélvica y que tengo síndrome miofascial del suelo pélvico.

    Solo he tenido una sesión en la que ella manualmente trata las contracturas y también me aplicó estimulación del tibial posterior. Pronto empezaré electroestimulación con sonda vaginal y espero mejorar…

    ¿Es común esto del síndrome miofascial? Creo que los problemas de suelo pélvico por desgracia son más comunes de lo que pensamos.

  6. Yo las tengo y las he usado y note mucha mejoría, sobretodo porque después del parto al hacer deporte a veces notaba alguna gótita de pis…
    Las mejores son con peso e ir aumentando cuando el menor peso no se caiga y así hasta poder llevar el mayor peso. No se colocan y una se va a la calle, hay que hacerlo progresivamente, el primer día un ratito en casa cada vez más rato hasta que llega un día que puedes llevarlas caminando e incluso haciendo deporte y no se caen. Fortalece mucho la zona y si al principio se caen es precisamente porque el suelo pélvico está muy debilitado. Yo animo a usarlas, pero, no empezar la casa por el tejado, usarlas bien, ser constante y paciente, en un mes se nota mucho y en dos ya ni os cuento, incluso en las relaciones sexuales se nota.

  7. Hola Silvia, lo primero que tienes que hacer es colocarlas y ver sí eres capaz de sostenerlas. Después te aconsejo que vayas incrementando el tiempo que las tienes puesta por ejemplo 5 min. más cada día. Así hasta 30 min. Yo aconsejo mientras se hace cualquier actividad rutinaria del día a día ( cocinar, salir a la compra, dar un paseo,… Y nunca cuando estés sentada ya que no tiene sentido.)
    Pero si me gustaría decirte que las bolas no sustituyen los ejercicios de kegel. Cada cosa tiene su función

    L

  8. Pues sí Laura, desgraciadamente es más frecuente de lo que pensamos. Espero que pronto te recuperes y como le dije antes a la compañera, me alegró que cada vez seáis más las que conocéis este tipo de terapias.
    Por eso es tan importante que se hablé de todo esto.

  9. Pues a mí me las recomendaron en el gine, pero no me decido, la verdad. soy poco constante para todo, y en esto no soy una excepción.
    Me encanta la manera de contarlo, sobre todo me resulta curiosa la advertencia de que no todas somos aptas…Esclarecedor.

    Gracias!
    Paula

  10. Gracias Paula, es cierto que no a todo el mundo le gusta este tipo de cosas, así que existiendo otras alternativas….. Siempre hay que respetar la decisión de cada uno. Además si al final las utilizas y va un poco contra tu voluntad, puede ser hasta contraproducente

  11. Hola Elena,
    Tu entrada me ha gustado mucho, pero sobre todo que otras mujeres hablen de la incontinencia derivada de un embarazo y un parto. Cuando después del parto empece a notar que se me escapaban gotitas de pis al ponerme tacones y bajar escaleras me veía como Conchita Velasco por el mundo.
    He acudido dos veces a rehabilitación, la ultima hace tres meses, pensaba que estaba mucho mejor, pero vuelvo a las andadas y me baja la autoestima una barbaridad. Me pongo una bola, que no son bolas chinas, que se compra en la farmacia que se llama Boltex, y no tengo claro si me hace algo o no.
    Si no fuese por este asunto, estaría otra vez embarazada, pero me advirtieron que pasar otra vez por todo el proceso con el suelo pélvico debilitado es garantía de no volver a recuperarlo en condiciones jamás. Así que no me atrevo a ampliar la familia! Es esto verdad? Nunca mas voy a estar como antes de mi primer embarazo?

  12. Hola Laura, habría que ver cual es el problema que te hace volver a las andadas. A lo mejor hay algo q falta trabajar. Y lo de volver a quedarte embarazada y no recuperarte jamás es un poquito exagerado. Ya te digo que habría que valorar

  13. Pues yo el caso es que las usaba antes de ser malamadre, por la cosa del placer. Ahora me las recomienda el ginecólogo para fortalecer el suelo pélvico, pero me dice que las mías no, que las compre en farmacia pero no me explica porqué. ¿Hay una explicación razonable más allá de la comisión que se lleve?

  14. Pues no se como serán tus bolas María, pero si son homologadas ( y hasta día de hoy las que yo he visto en los sexshop, lo son) no veo el inconveniente. Quizás si te aconseja otras sea por el tamaño, peso, o algo así.

  15. Gracias por el post! Súper interesante Elena. en mi caso,mi nena peso 4.500kg. Ahora ya tiene 7, y en este último año noté que al estornudar se me escapa pis, pero además no he vuelto a tener un orgasmo desde la cesárea. Es muy frustrante,porq trato de estimularme y no siento mucho y al excitarme me dan como calambres. Me convendría hacer los ejercicios de kegel o las bolas chinas? Gracias por la buena onda y tu tiempo. Saludos desde Argentina!

  16. Hola Noe,

    Tanto los ejercicios de kegel y las bolas son buenas, pero eso que me comentas no se corrige asi como asi. Habría que explorar bien a nivel neurologico; no se si te pusistes de parto y tuvistes una dilatación prolongada….y al final acabó en cesárea, o fue programada o si también tienes algún otro síntoma, pero intenta exponer tu caso a algún especialista.
    Mucha suerte

  17. Hola yo tengo Una pregunta esoy embarazada de 8 meses y e leído que es bueno usar las bolas chinas de la farmacia y que pueden mejorar mi parto e incluso adelantarlo pero en la farmacia me dicen que mejor me espere a después de la cuarentena y yo estoy pensando que porque tengo que esperarme si no es malo y no tengo ningún problema puede ser malo ?

  18. Saluditos!
    Yo la verdad tengo una duda en la cabeza y o veo que nadie habla de ese tema, pues es que quiero saber si al usar las bolas kegel hará que sienta mas el pene durante la penetracion? Yo tengo 3 niños uno de 9 años que nacio por parto natural y los dos últimos por cesarea. Al mas peque tiene un año ya. Pero hay ocasiones que durante la penetracion no siento el pene dentro y no se si será por el suelo debilitado o las paredes vaginales anchas. El marido es el mismo jajaja… Pero en fin el usar las bolas hará que sienta mas el pene en la penetracion???

  19. Hola! yo también las tengo, y también me las dieron después de dar a luz a mi malahija de 4kg. La verdad es que las usé dos veces contadas y ya.

    Se me olvida ponerlas y han acabado en el fondo del armario. Pero después de 8 años del parto, con una vida mas menos sedentaria y 42 primaveras a mis espaldas creo que es el momento de desempolvarlas y volver a utilizarlas…

    por cierto muy ameno el post… no sabía que a veces podía ser peor el remedio que la enfermedad en esto del suelo pélvico.

    Volveré a consultar a la ginecologa por si acaso..

    gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X

La web del Club utiliza cookies para mejorar tu experiencia y hacerte ganar unos segunditos. Haz click en aceptar si estás de acuerdo. Aceptar Leer más