Side Area

¿Alguna mujer en la sala que haya renunciado? Y se hizo el silencio…

¿Alguna mujer en la sala que haya renunciado? Y se hizo el silencio…

Está mal visto reconocer la renuncia. Está mal visto reconocer que has renunciado. Está mal visto reconocer que has vivido en tu piel la discriminación. Cosas de este mundo moderno e hipócrita en el que vivimos, donde es mejor callar, no vaya a ser que nos miren mal, nos tachen de feministas, nos juzguen o nos aparten. Como cuando reconoces que has ido a terapia, como cuando reconoces que necesitas ayuda, como cuando reconoces que no llegas a todo, como cuando reconoces que no eres superwoman. Lo decimos con la boca pequeña, no vayan a pensar que no somos mujeres suficientemente válidas, preparadas, fuertes y valientes, no vayamos a demostrar que este país no es para mujeres que se rebelan contra un sistema patriarcal que nos pone la etiqueta de género débil. No, por favor, guardemos la compostura, vayamos bien peinadas, con la sonrisa pintada y la actitud por bandera.

Alcemos nuestra voz unidas

No nos engañemos. Alcemos nuestra voz unidas. Porque reivindicar NO es quejarse. Y yo que creía que esto lo teníamos superado, pero no es así. Y no es culpa nuestra, ni mucho menos. Es culpa del sistema que nos aleja si mostramos nuestras dudas, nuestras vergüenzas, nuestros miedos… Nos sentimos desnudas, como cuando nos desmaquillamos, dejando a la vista nuestro cansancio, nuestras ojeras perpetuas, nuestro agotamiento extremo por luchar contracorriente… Nos sentimos desnudas si de repente gritamos al mundo: “yo tuve que renunciar”, “yo tuve que repensar mi camino”, “yo tuve que inventarme un plan B” porque seguir siendo mujer profesional con sueños y metas se truncó al ser madre.

Yo soy una de ellas

Y sí yo soy una de ellas. Una de esas mujeres empujadas a renunciar porque no podía ver a mi hija porque me sentía desbordada, cansada y no fue una elección. Por favor, no nos engañemos. No lo hemos elegido, al menos la mayoría de nosotras. Que luego tengamos la capacidad, la resiliencia para salir fortalecidas, para renacer, para construirnos de nuevo y encima nos haya funcinado (incluso mejor) no quiere decir que haya sido una elección. No reconozcamos la renuncia en silencio. Nuestra voz tiene que escucharse y no quedarse en un dato.

El 58% de las madres han renunciado a su carrera profesional

Solo poniendo palabras a nuestra realidad. Solo diciendo la verdad podremos avanzar. Pero esto es una responsabilidad de todas. Cada una de nosotras desde nuestra realidad personal y particular podemos gritar que las cosas tienen que cambiar. Cada una de nosotras tenemos la responsabilidad de hacer equipo, de demostrar que el cuidado de los hijos y las tareas no son solo cosas nuestras.

Y no tengamos miedo a decir bien alto, con el corazón dolido pero el alma orgullosa por no estar solas: “yo tuve que renunciar”. Porque eso no quiere decir que la lucha se acabe. Porque solo esos testimonios nos permiten cambiar las cosas, saber lo que no queremos y tener en nuestras manos el cambio.

Si no es por ti, hazlo por ella, que sí tuvo que renunciar, que sí se alejó de este mercado laboral donde la mujer es el rival más débil porque tiene que conciliar, porque tiene que cuidar, porque tiene y quiere vivir.

Si no es por ti, hazlo por ellas, por nuestras hijas que son el futuro. Porque ellas no tengan que renunciar. Porque ellas por fin puedan elegir.

Si no es por ti, hazlo por nosotras, por las que sabemos lo que es la renuncia y no estamos dispuestas a ceder. Por las que cambiamos nuestro camino, por las que nos redujimos la jornada, nos alejamos para después volver, por las que no podemos decidir libremente porque no depende solo de nosotras. Porque no podemos luchar solas. Porque tenemos que luchar unidas.

Tenemos que hacer equipo

Tenemos que hacer equipo, tenemos que contar con ellos, con su impulso, con sus ganas, con su apoyo y con su comprensión. Pero esta lucha es nuestra. La voz es femenina porque nosotras y solo nosotras somos las penalizadas laboralmente por ser madres. Y no es una renuncia, es una verdad para construir un presente mejor.

Y cuando se habla de paridad, de cuotas, de medidas que apoyen a las madres trabajadoras, de programas que rompan con esa maldita brecha salarial se habla de igualdad de derechos, de la necesidad de estar ahí. Porque si nuestra voz se escucha comenzaremos a cambiar la realidad. Y mañana no harán falta cuotas y entonces hablaremos de otras historias, siempre con la lucha por bandera.

Y vosotras Malasmadres, ¿cuál es vuestra experiencia? Queremos conocer vuestros testimonios y reflexiones en torno a este tema.

78 Comentarios
  • Gemma G. C,

    8 Marzo, 2017 a 7:28 am Responder

    Buenos dias,
    Me indigna de corazon que encima nos sintamos mal por faltar o por reducir el horario porque nuestros buenoshijos estan enfermos ( que diran en mi trabajo?) me avergüenza saber como me contaba el buenpadre que contrataron a una mujer solo porque no tenia hijos!! aunque este menos capacitada que otra que si los tenga. PORQUE ? que pecado es ser MADRE?

    Os apoyo en todo porque quiero que cambie este p… sistema injusto

    • Elizabeth

      9 Marzo, 2017 a 2:43 am Responder

      Yo no renuncié. Estando embarazada de mi segundo hijo, cursé una maestría en la noche y trabaje de día. Llegaba a casa a jugar con mi hija de 4 años,a organizar mi casa y a ser esposa. Si chicas, se puede, pero véanme creo tener un cansancio de 100 años encima, irrecuperables, disfrazado bajo el caro maquillaje y la ropa perfecta va el dolor de hombros, y el estrés, bajo el orgullo de profesional exitosa va la presión alta cuidada con medicina, ya que comer a hora, comer sano, comer relajada, hacer ejercicio, hacerme masajes o ver la vida pasar eran lujos que nunca me.podia dar… Valió.la pena? Y no sé… Mis hijos ya más grandes, ya más independientes, ya fantásticos, mi marido tan exitoso, mi trabajo tan glamouroso y exitoso… Y yo tan cansada… Tan joven, pero acariciando la.jubilacion que llegará en más años de los que deseo… Tan “la.mujer maravilla” agotada hasta la médula…

    • Malasmadres

      9 Marzo, 2017 a 3:27 pm Responder

      Cuánta razón, es una pena que suceda esto.

  • Barbara

    8 Marzo, 2017 a 7:50 am Responder

    Yo he tenido que pedir reducción de jornada para poder ver a mi hijo más de 1 hora al día. Un mes después de hacerlo, me dicen que no pueden darme un puesto mejor porque he reducido mi jornada… ¿Por qué tiene que ser incompatible ver crecer a mi hijo y crecer yo profesionalmente?

    • Malasmadres

      9 Marzo, 2017 a 3:28 pm Responder

      Eso es lo que todas nos preguntamos. Un abrazo Bárbara

  • Elena

    8 Marzo, 2017 a 8:07 am Responder

    Yo me reduje la jornada para poder cuidar de mi hija, sin nadie que me ayude. Haciendo mi trabajo igual que el resto, pero aguantando las miradas cuando a mi hora me levanto y me voy. Y muchas miradas son de mujeres. Esto suena mal, pero si creo que en cierta manera, si no nos apoyamos entre nosotras…
    Y aun asi, tengo que decir que me han subido el sueldo. ¿Será porque mi jefa es mujer y madre?
    Tenemos que seguir en la lucha, y decirlo bien alto, porque como dice Laura, que sea por nuestras hijas, que ellas no tengan que pasar por esto…

    • Malasmadres

      9 Marzo, 2017 a 3:30 pm Responder

      Tenemos sin duda que apoyarnos, es fundamental

  • Yoly

    8 Marzo, 2017 a 8:27 am Responder

    Obligada a renunciar, lo digo alto y claro, era coordinadora de un departamento en mi empresa y cuando tuve a mi primer hijo y pedí reducción de jornada, porque vivía en una provincia y trabajaba en otra y no tenía buenos abuelos cerca, me dijeron que ya no era necesaria la coordinación en el departamento. Casualmente a los 3 meses pusieron al frente del mismo a un hombre.
    Ahora tampoco puedo hablar mucho más porque sigo en la misma empresa tragando sapos y culebras por conservar mi trabajo, ya que buscar otro con reducción de jornada o en jornada continua me resulta imposible. Esa es mi historia de renuncia.

    • Malasmadres

      9 Marzo, 2017 a 3:33 pm Responder

      Gracias Yoly por visibilizarla, un abrazo enorme!!!!

  • Magui castañeda costa

    8 Marzo, 2017 a 8:28 am Responder

    Buenos dias . Este es mi ultimo mes de trabajo . Tengo la carta de renuncia preparada para darsela hoy a ni jefa . Tengo 3 hijos . Los primeros son gemelos y luego vino la niña . Estoy orgullosa de mi familia pero he decidido renunciar , porque aun contando con una reduccion de jornada se me hace imposible compatibilizar el horario con el de los peques . Me entristece renunciar al trabajo que he desempeñado los ultimos 12 años pero ante la falta de ayuda de los buenos abuelos es la unica solucion que mi marido y yo hemos podido ver . Asi que en el mes de abril sere mama a jornada completa las 24h del dia .

    • Malasmadres

      9 Marzo, 2017 a 3:37 pm Responder

      Gracias por pasarte a contarnos, todo nuestro apoyo y un abrazo enorme. Lucharemos para que algún día no renunciemos.

  • V.M

    8 Marzo, 2017 a 8:28 am Responder

    YO tuve que renunciar a mi puesto de trabajo, porque pedí flexibilidad de horario (porque la jornada reducida mínima era impensable) para un puesto de dirección (a pesar de que era la única de dirección que cobraba con diferencia mucho menos que el resto de mis compañeros y la única que no tenía coche de empresa), el resto eran hombres. Y cuando pedí que si llegaba un día a las 10:00 p.m de un viaje o una reunión, pudiera salir al día siguiente a las 17:00 para recoger a mis hijos, directamente se rieron de mí. El día que dije que me iba de la empresa, entonces sí, entonces me dijeron que no veían incompatibilidades a reducir mi jornada con mi puesto. Pero como les dije, que si eso hace un mes era impensable, que había que ser coherentes. La respuesta fue que ya se ocuparían de que el que me sustituyese fuese hombre.

    Pero no nos equivoquemos, nosotras mismas jugamos un doble juego, curiosamente una de las personas de RRHH que poco hizo en esa empresa por la igualdad entre los trabajadores hombres y mujeres, es hoy directora general de Igualdad y Mujer de mi comunidad autónoma.

    “Mucha gente pequeña en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas pueden cambiar el mundo” (Eduardo Galeano)

    • Malasmadres

      9 Marzo, 2017 a 3:41 pm Responder

      Alucinada con la respuesta de que buscarían un hombre… Un abrazo enorme y suerte en el camino.

  • Maite Avelino

    8 Marzo, 2017 a 8:32 am Responder

    Yo tuve que prepararme unas oposiciones, aprobarlas y pedir no hacer productividad, o sea que no tengo reducción de jornada pero tampoco me quedo hasta tarde por las tardes, madrugo muchísimo y termino a las 15:30 de trabajar, así puedo estar con mi hija por las tardes ahora que es bebé. Pero no he renunciado y lo digo así porque no me gusta la actitud derrotista de algunas conocidas mías que ponen como excusa los hijos para no tener ambiciones profesionales y reducirse la jornada hasta que los hijos tienen treinta años. Es muy duro, sobre todo cuando los niños son muy pequeñitos pero hay que luchar por no perder la carrera profesional, yo no la he perdido, sólo he perdido dinero del sueldo al pasar de la empresa privada a la administración y no hacer tardes, pero sigo estando muy bien considerada en mi profesión, me he ganado el respeto a pulso y sigo asistiendo de vez en cuando a eventos profesionales como ponente, colaboradora, etc. Obviamente he bajado mucho el ritmo pero no me he descuidado. Es importante no sólo intentar conciliar sino tener claro quién es una en su profesión y lo que quiere. Si realmente amas tu profesión no renuncias.

    • Sara

      8 Marzo, 2017 a 6:01 pm Responder

      Si realmente amas tu profesión no renuncias… Vaya afirmación demoledora. Aquí una que ama su profesión y se vio obligada a renunciar. Dos hijos, uno de ellos con discapacidad, y un “son lentejas” de mi exjefe lo hicieron posible. No me considero derrotista y en este tiempo, si algo he aprendido, es a no hablar de la decisión de ninguna mujer. Tus palabras aunque no lo creas son muy duras para muchas. Un saludo.

      • Maite Avelino

        10 Abril, 2017 a 2:33 pm Responder

        Y tu pareja qué? ¿Sólo el hijo es tuyo? De verdad que todas las que oigo parecen que fueran madres sin parejas y abandonas.
        ¿Desde casa has hecho algo para seguir en tu profesión? ¿Te hiciste autónoma para poder gestionando algo? ¿Algún centro donde pudieran cuidar a tu hijo? No digo que no sea fácil compaginar, digo que por qué, por qué, siempre parece que los maridos nos echan a los hijos encima de nuestras costillas y entonces, oh, ale, a renunciar a los veinte o treinta años de profesión con vocación.

        • gloria blanco

          11 Mayo, 2017 a 2:44 pm Responder

          uff Maite ¡¡¡
          se supone que es para apoyarnos no para machacarnos¡¡
          enhorabuena por ti y tus logros pero no así no ¡¡

    • Malasmadres

      9 Marzo, 2017 a 3:43 pm Responder

      Gracias Marta por aportar tu experiencia y tu visión del problema,

  • Lorena Renedo

    8 Marzo, 2017 a 8:34 am Responder

    Yo he renunciado a budca un trabajo ya que si no cuida uno de los dos, quien lo cuida? Y si su padre tiene un trabajo bien y yo no tengo, pues me tocó a mí quedarme con el peque. Tenemos una mala costumbre, que es el comer, así que el llevar al niño a una escuela infantil no se contempla porque o pagas escuela, o comes. Así que con un niño todo el día a cuestas pues el buscar y trabajo se complica. En parte soy afortunada porque estoy con mi hijo pero de cara a la sociedad esto tampoco se ve bien, parecemos mantenidas que estamos todo el día tiradas en el sofá viendo los programas de cotilleo. Y no, yo no trabajaré en una oficina, comercio o fábrica, pero trabajo en mi casa, llevándola adelante, cuidando a mi hijo, enseñándole lo que en las escuelas infantiles les enseñan, jugando y limpiándole el culete cuando hace falta. Y si, también le pongo la tele un rato, pero es que tengo que entrar al baño y hacerlo con público es agotador.

    • Malasmadres

      9 Marzo, 2017 a 3:45 pm Responder

      Gracias guapa por contarnos tu experiencia hoy en este post. Un beso enorme

  • Tere

    8 Marzo, 2017 a 8:40 am Responder

    Yo he renunciado a ejercer una labor que me guste y en una empresa donde esté a gusto, a un salario más alto y un puesto más ejecutivo(=toma de decisiones en lugar de agachar-la-cabeza-ysí-bwana que me repatea porque sí, tengo un problema con la autoridad): a cambio de un puesto de trabajo en una empresa cercana con un horario que al menos me permite no necesitar una niñera para dejar y recoger al buenhijo en el colegio, He renunciado además a tutorías con la profesora, a quedarme en casa con el buenhijo malito, a participar en el AMPA, a llevar al niño a los columpios por las tardes…

  • Paula Sanchez Candela

    8 Marzo, 2017 a 8:42 am Responder

    Gracias por tus palabras Laura Baena, a mí personalmente me refuerzan.
    Yo he tenido que coger excedencia, pero probablemente tenga que dejar mi trabajo porque de otra forma no pasaríamos tiempo en familia y mi hija tendría que pasar casi todo su tiempo libre con sus abuelos y a penas vería a sus papás.
    En mi trabajo también hay mujeres trabajando media jornada y son criticadas por otras mujeres , les dicen que viven muy a gusto.
    Es cierto que parece que hagamos algo malo por haber decidido vivir con la familia, es cierto que la sociedad te hace sentir mal. Sin ir más lejos, la semana pasada, me dijeron que me merece la pena trabajar y pagar a una persona para cuidar a mi hija, que eso sería bueno para mi persona.
    Queda mucho por cambiar.

  • Maite Avelino

    8 Marzo, 2017 a 8:44 am Responder

    Y ya que estamos quiero también denunciar a las talibanas que se echan las manos a la cabeza porque no he pedido una excedencia o algún permiso para alargar más la licencia por maternidad o las que me miran mal porque una o dos tardes al mes dejo a mi bebé con otra persona que la cuide para atender mis obligaciones profesionales, que me llegan a insinuar que soy una mala madre. Me ocupo de organizar la casa, de estar al tanto de todo lo de mi hija y mi marido lleva a la niña por las mañanas a la guardería, la viste, le da el desayuno, etc. Por las tardes la recojo, la atiendo, le doy la cena y estoy con ella aunque aprovecho los ratitos en los que sestea para consultar el correo profesional o hacer recados. Creo que es cuestión de tener la mente bien amueblada para no renunciar ni al trabajo ni a los hijos. Por supuesto a lo que sí he renunciado muy a gusto es a salir con los amigos los sábados por la noche, a cenar con mi pareja los viernes, a ver la tele los fines de semana y a dormir los domingos por la mañana.

  • Mar Revuelta

    8 Marzo, 2017 a 8:54 am Responder

    Yo sí que tuve que renunciar, y amo mi profesión como a nada excepto a mi hija, Maite. Soy (o era) investigadora. Para continuar en mi profesión hubiera tenido que salir al extranjero una buena temporada, y eso fue imposible de compatibilizar con la maternidad. La imposición de salir al extranjero se me antoja absurda. ¿Por qué la hierba del vecino es siempre más verde? Tenemos que hacer las cosas bien en nuestro país, no exiliarnos.
    Así que ahora estoy trabajando en otro tipo de proyectos menos creativos, intentando sacar algún rato para poder dedicarlo a lo que realmente me gustaría.

  • Isabel A.

    8 Marzo, 2017 a 9:07 am Responder

    Qué bien traído este post…es de lo que más hablo últimamente, que ojalá mis hijas no tengan los problemas que tenemos nosotras. Hay que ser optimistas y pensar que si nosotros lo tuvimos mejor que nuestras madres, nuestras hijas lo deberán tener mejor que nosotras y eso empieza por educar a las buenashijas y a los buenoshijos para que el día de mañana se compartan las tareas y no se tengan que cortar ellas las alas.

  • Gentzane

    8 Marzo, 2017 a 9:09 am Responder

    Acabo de recibir un mail dirigido a todos los empleados de mi línea de negocio dentro de mi empresa por parte de uno de los jefes en el que pone:
    “¡Felicidades chicas! Soñadoras, atrevidas, complicadas, apasionadas, lindas, inteligentes… Feliz día.”
    ¿En serio? Sé que va con buena intención, pero ¿de verdad? Piropos, alagos… no es el día de los enamorados para que me regales flores, ni quiero que me digas lo guapa y soñadora y especial que soy… Es para contestar:
    Trabajadoras, constantes, luchadoras, con miedos, con inseguridades, con derechos pisoteados y sufriendo desigualdad… Felicidades a ti.

    • Leticia P.S.

      8 Marzo, 2017 a 10:25 am Responder

      Olé!!! Envíaselo, se lo merece. Gracias por ser una mujer así de fuerte. No decaigas, muchas estamos contigo!

  • Sara

    8 Marzo, 2017 a 9:28 am Responder

    Con mi primera hija “renuncié” a verla crecer en pro de una vida profesional basada en el pluriempleo. Al quedarme embarazada de la segunda cambié en chip y lo dejé todo. Me niego a perdérmelo otra vez. Me dije, -qué cojones, tengo paro, me lo he ganado y mis hijas se merecen una madre a su lado-. Cuando no me quede otra opción, volveré a las andadas, y de mientras que me quiten lo “bailao”.
    Cuando trabajaba fuera de casa me decían que me estaban criando a mi hija, ahora me recriminan (siempre condescendientes, todo quede dicho), que no quiero trabajar, la la laaaaa…
    No importa lo que hagamos, nos criticarán aunque esas mismas personas actuaran a semejanza nuestra, así es que: la cabeza bien alta que cada una en su casa sabe lo que hace y porqué.

  • Patri Galera

    8 Marzo, 2017 a 9:31 am Responder

    Yo renuncié a mi trabajo, mi marido y yo trabajabamos todo el dia y al tener al primer buenhijo no pude volver a la guardería, entraba a trabajar a las 9:00 y salia a las 18:00, horario partido pero sin posibilidad de ir a casa a comer así que renuncié a mi trabajo. Hoy el buenhijo mayor tiene 5 años y la buenahija 4 y yo sigo renunciando a mi carrera profesional, trabajo de monitora de comedor 2h y media al día porque es lo único de mi sector que me deja ser madre trabajadora…
    También renuncié a ser mujer, durante 3 o 4 años sólo he sido madre, soy de las que no pide ayuda por no molestar, porque mi madre siempre me ha dicho que ella sola se lo hacia todo (indirectamente me dice porqué no lo puedo hacer yo…) y durante este tiempo en muchos momentos me he sentido agobiada y agotada, pero he sobrevivido!! Aunque ahora veo las cosas de otra manera, todas somos las mejores madres para nuestros hijos, todas tenemos derecho a estar con nuestros hijos, a trabajar, a salir, a ir al gimnasio, … Y cada una lo hacemos lo mejor posible.
    Ánimo mujeres!!! El cambio está en nosotras, y debemos apoyarnos unas a las otras.

  • Malamadre

    8 Marzo, 2017 a 9:43 am Responder

    Licenciada, con máster, cursos de especialización y un sueldo de risa, me enfrento a las malas caras cuando me levanto de mi sitio y cierro mi ordenador. Mis jefes ni devuelven el saludo cuando entro por la puerta y todo porque he dicho NO a quedarme más tiempo más allá de mi jornada reducida, a no coger el teléfono fuera de ese horario pero curiosamente ponen reuniones siempre que no estoy, no ponerme en copia en emails, no felicitarme cuando una campaña ha salido bien pero sí al resto del equipo.
    Pedir 10′ para comer y decir “no” (lejos de la conciliación). La lucha de una sola (única madre que vive a 50′ de La Oficina) y resto de compañeros que se quedan las horas que hagan falta, no ayuda.
    Por supuesto, me olvido de extras: clases de inglés a las que no tengo derecho porque tendría que recuperar tiempo (¿de donde saco el tiempo?).
    Cuando nació mi hijo no renuncié: sacaba horas de donde fuera, me quedaba más, trabajaba desde casa. Ahora, 2 años después ni pagado ni agradecido. Y continuó con mi sueldo de hace 8-sin subidas.
    En el momento que dije: reducción de jornada cambiaron las caras. Triste.
    Muy triste pero una gran realidad.

  • Marta

    8 Marzo, 2017 a 9:58 am Responder

    Yo con mi primer hijo no bajé el ritmo. La guarde nos proporcionaba el cobijo durante 10 h para q nosotros pudiesemos estar 9 en el trabajo (8+1 de comida). No me siento orgullosa por dejarlo tantas horas, pero es lo q decidimos hacer como pareja.

    Con el segundo con 7 meses y el mayor ya en el cole, hemos cambiado la estrategia. Mi marido los lleva un poquito mas tarde para no dejarlos tanto rato en el cole/guarde y yo he reducido 1h la jornada y me permiten comer en 30 min. afortunadamente disponemos de cierta flexibilidad horaria… eso si, si los niños se ponen enfermos… conciliar es una locura con la familia lejos!!!

    No quiero renunciar a mi trabajo. Me gusta lo q hago!

    Tenemos que enseñar a nuestr@s hij@s q la conciliacion es cosa de todos! Espero inculcárselo a mis retoños… el dia de mañana no juzgueis a vuestras compañeras, parejas, amigas…si deciden conciliar!! Tampoco lo hagáis con vuestros compañeros y amigos….Vuestros padres lo han hecho!!!

  • SARA

    8 Marzo, 2017 a 10:00 am Responder

    Yo en mi anterior trabajo tuve que pedir reducción de jornada para poder ver a mi hija, ya que salia de casa a las 7.15 y volvia a las 19h, así que imaginaros. Renuncié a parte de mi sueldo para poder disfrutar de mi niña, y lo volvería a hacer una y mil veces. Tres años despues tengo mejor trabajo, mas cerca de casa, con horario flexible siempre y cuando recupere ese tiempo invertido y salgo a las 17.15 sin reducirme la jornada. He podido ir a su primer festival del cole, puedo ir a la lectura de un cuento en su cole los viernes. Porque malasmadres del mundo, ¡el tiempo con ellos no tiene precio! Feliz día de la mujer a todas

  • laura gc

    8 Marzo, 2017 a 10:04 am Responder

    Estas “renuncias” sería conveniente decirlas algo y claro, y si fuera apoyada por los buenospadres ya sería la “pera”, jejeje; aunque haya quien te mire mal, te critique, etc… A mí todo eso me da igual, porque el mayor regalo del mundo es mi hija, el resto no me importa.
    Aunque esté feo decirlo, a mí no me importa haber renunciado, en esta vida siempre se hacen concesiones o sacrificios por un bien mayor.
    Al que no le guste que no mire, es su problema.
    Gracias malasmadres por visibilizar!!!

  • Patricia

    8 Marzo, 2017 a 10:06 am Responder

    Renuncié a todo cuando nacieron mis dos buenos hijos mellizos. Sin ayuda de los buenos abuelos y con los salarios que había no me daba para pagar la guardería o canguros, ponerme a trabajar me costaba dinero. Así que la mejor opción fue la de quedarme en casa con ellos y que le buen padre trabajara mil horas para pagar todos los gastos. Hasta ahí todo bien, fue algo consensuado, pero 5 años después nos divorciamos y la que se había quedado descolgada del mundo laboral era yo… Ahora voy saltando de trabajo en trabajo, todos precarios y de sustituciones. Si, yo también renuncié. No era una elección deseada, no me quedó otra.

    • Caterina

      8 Marzo, 2017 a 10:45 am Responder

      Que injusto ?

  • Rosa

    8 Marzo, 2017 a 10:22 am Responder

    Hola a todas!! Lo mio es diferente, pero me siento igual que vosotras indignada,burlada y discriminada. Bien, yo pertenecía al AMPA del cole de mi hija mayor y estuve 2 aňos… La cosa iba bien ayudaba en las tareas relacionadas con el colegio, organización de actividades,viajes,reuniones informativas para los padres etc( supongo que sabéis de que hablo) y cuando me quedé embaraza de mi pequeño ya todo cambió parecía que por el mero hecho de estar embarazada ya no “servía” porque había veces que no podía asistir porque me encontraba mal. Así hasta que llegó el momento de dar a luz y cuando pasaron unas dos semanas no tuvo otra cosa mejor que hacer una miembro de este AMPA de mandar la foto que yo tenía en mi perfil de wassap sin mi CONSETIMIENTO al grupo del AMPA,me indigné de tal forma porque no entendía su forma de actuar encima con recochineo y de burla…..lo más doloroso es que no sentí el apoyo de ninguna otra miembro de esta asociación de padres/ madres, y humillada por qué aparte de haber sido miembro también era socia y madre de mi hija que asiste a este colegio. Así que me “invitaron” a salir de la asociación. Lo más cruel es que todas eran mujeres y madres también y no entiendo esta discriminación tan humillante.un beso muy grande y feliz día de la mujer, y por favor no nos hagamos el daňo gratuito entre nosotras, por que si queremos igualdad de condiciones, si nos atacamos entre nosotras no valdrá para nada la lucha. Ánimo!!!

  • Irene Fombella

    8 Marzo, 2017 a 10:34 am Responder

    Ay! yo estoy en ese punto de pensar que probablemente sea mejor renunciar a mi carrera que andar como una loca todo el día… Corriendo para llevar a las niñas a la guarde y al cole. Corriendo para llegar a la oficina. Corriendo para ir a recogerlas (tengo ya reducción de jornada). En fín… A veces me dan ganas de parar un poco y vivir!
    Está claro que debemos unirnos y dejar de una vez por todas de juzgarnos entre nosotras, aunque sólo sea para dejarles una ‘red de mujeres’ hecha a nuestra pequeñas para que puedan sentirse apoyadas y comprendidas. En la educación está la clave!

  • Caterina

    8 Marzo, 2017 a 10:41 am Responder

    Buenos dias!! Yo sí renuncie a tener una vida propia, renuncie a mi vida profesional, por cuidar a mis 2 hijos d 8 y 6 años, y por no dejar abandonados a mis padres, el con 83 años y Una lista in acabable de de enfermedades aparte de la más importante, el Alzheimer, ella con 80 y artrosis.
    Podría estar trabajando, y apalancarlos en una residencia, contratar a alguien que se ocupe de mis hijos….. ha no….. que tampoco me bastaria el sueldo para pagar 2 residencias y a una persona que les de de comer y lleve a los niños a estrescolares……
    Y aun así, lo k más me preocupa es que ya va ha hacer 10 años que no cotizo… y no veo ninguna salida a ello.
    Ha!!! Mi pareja trabaja todo el día, claro…. alguien tendrá l hacerlo ?

  • LULA

    8 Marzo, 2017 a 10:43 am Responder

    Afortunadamente, trabajo con mi familia y no he tenido ningún problema en cogerme reducción de jornada, en cambiar los horarios cuando los niños están enfermos o tienen vacaciones, en definitiva, en poder compaginar la vida con mis hijos. Pero muchas amigas mías no tienen esa suerte, y desde aquí también pido por esos hombres que renuncian a su trabajo para cuidar de los niños, y que así sus mujeres puedan seguir con sus carreras profesionales (mi marido lo hizo con la mayor, cuando me tuve que reincorporar de la baja, y aguantó muchas malas caras y odiosos comentarios) ¡¡¡¡¡ Lucho por todas nosotras, para que podamos hacer lo que queramos!!!!. Y que no seamos nuestras peores enemigas. Que cada una haga lo que le parezca mejor.

  • Elena

    8 Marzo, 2017 a 11:01 am Responder

    Renuncié en su día y soy malamadre a jornada completa desde hace ya 6 años. Me gustaría, en algún momento, volver a trabajar, pero no veo ni donde ni cuando, porque lo que no quiero es cualquier horario y a cualquier precio. Está complicado.

  • Raquel

    8 Marzo, 2017 a 12:01 pm Responder

    Yo también he tenido que renunciar a mis 12 años de carrera profesional en publicidad. Vivíendo en Londres y sin ayudas de abuelos, y aun teniendo facilidades de niñera y tele trabajo, me era imposible el conciliar tanta presión laboral, donde la gente es más joven y con muchas ganas de hacer horas extras con mi vida familiar, sin estar agotada, por falta de sueño. A parte de que los fundes son para hacer cosas con nuestra princes y no parar en 2 días. Al final, la recompensa del trabajo era muy pequeña y no compensaba tanto esfuerzo.

  • Gloria

    8 Marzo, 2017 a 12:24 pm Responder

    Laura, hagamos algo para que los contratos de media jornada sean NORMALES. Que una persona, sea hombre o mujer, pueda elegir si trabajar la jornada completa, o la mitad de la jornada, cada uno con su correspondiente sueldo. De esta manera, si una madre se reduce la jornada por cuidado de niños, sería equivalente a que cualquier otra persona eligiera un contrato de media jornada, porque el resto del día se quiere dedicar a hacer macramé (por poner un ejemplo).

    • SARA SOLANA

      29 Mayo, 2017 a 10:50 am Responder

      Me temo que NO es lo mismo, tener hijos es una necesidad REAL de esta sociedad, que la propia sociedad debería apoyar con iniciativas como una conciliación de verdad. Si, ciertamente ser madre es una opción que se elige libre y voluntariamente, pero no por ello deja de ser una aportación altruista a la sostenibilidad de un sistema q está demográficamente al revés y que es una bomba a presión.

  • Patricia

    8 Marzo, 2017 a 1:39 pm Responder

    Embarazada de 20 semanas me dijeron que “ya no tenían trabajo para mí”, un despido improcedente en toda regla. Luego tuve a mis tres hijos muy seguidos y me puse a trabajar en una empresa en la que podía coger una jornada reducida. Donde ahora trabajo no es mi profesión, pero valoro la reducción y la flexibilidad horaria más que el trabajo en sí. Así que sí, yo también renuncié.

  • SUSANA

    8 Marzo, 2017 a 3:14 pm Responder

    Acabo de reducirme la jornada, para poder estar con mis tres hijos más de una hora al día. No he disfrutado de tiempo de calidad con los dos mayores en los últimos 5 años, ya que mis jornadas son de 9-10 horas en la oficina. Ahora con la peque, que tiene 10 meses, tenía esa necesidad, y esa sensación estaba haciendo que no estuviera bien ni en el trabajo ni con mi familia.
    Tardé en decidirme, ya que eso suponía dar un paso hacía atrás en mi carrera y en mi posición dentro de la empresa.
    Esta opción, no ha sido bien aceptada por mi superiores, quienes me han propuesto una bajada voluntaria de mi salario, además de la reducción proporcional a las horas… Me negué rotundamente!!!!!. Ellos lo justifican:” no vas a tener la misma implicación y dedicación que antes, vas a trabajar menos que tus compañeros….” Y están diciendo que he tomado esta decisión porque no quiero liderar el departamento….. Lo que me están demostrando es que no han valorado mi esfuerzo de estos años, y ya están suponiendo que no voy a hacer bien mi trabajo a partir de ahora.
    Esto es muy INJUSTO y no deberíamos tener que RENUNCIAR a nada ni encontrarnos en estas situaciones;, pero estoy satisfecha conmigo misma. Solo llevo una semana con mi nuevo horario, y ya he notado pequeños cambios: estoy más centrada en mi trabajo, soy más eficiente que antes, sonrío, hablo, tengo ganas de hacer bromas, juego con mis niños, voy a buscarlos al colegio, paseo con toda la familia… empiezo a disfrutar otra vez de cada cosa que hago!!!!.
    Espero encontrar en el futuro una empresa en la que pueda volver a crecer profesionalmente pero sin RENUNCIAR a mi familia.

  • Loreto

    8 Marzo, 2017 a 4:06 pm Responder

    Queridas mamás, les habla una mujer q no ha sido madre… Hay comentarios q entiendo y comentarios q no, la verdad sea dicha. Si renunciaron a sus carreras imagino q sopesaron con sus parejas y con ustedes mismas qué era lo más conveniente a nivel económico, a nivel emocional o a cualquier nivel, entiendo q les compensaba la renuncia. Entiendo q quieren estar con sus hijos y entiendo q quieren trabajar, ambas cosas las entiendo…Yo quería hacer algo más en la vida a parte de trabajar, quería aprender, quería buscar otro camino, quería apuntarme a clases de diseño de mobiliario y no faltar una semana sí y otra también, queria ver a mi pareja, a mi familia, a mis amigos, quería ganar esos kilos q el estrés me consumían.. Renuncié a mi trabajo q me encantaba y absorbía a partes iguales y ahora vivo modestamente, con tiempo pero con poco dinero. Fue una elección personal y, la verdad, no me arrepiento. Mi trabajo requería lo q yo no podía/quería dar y lo asumo… No se puede ser pescadero y no madrugar.
    En resumen… Busco adaptar mi vida a mis necesidades y no q otros se adapten pq yo tengo una necesidad, no le pido a Mercamadrid q abra a las 10. Huelga decir q gilipollas hay en todas las empresas… Pero ese rollo de la mujer renunciadora tampoco lo entiendo, busco otra solución adaptada a MIS necesidades, q no son las necesidades de otro… Son MIAS. No veo ningún comentario de mujer emprendedora, cuando tienes q ganarte tu propio pan ves las cosas de otro modo, si tú no te mueves no comes. No quiero de verdad ofender a nadie pero creo q nosotras generamos a veces la desigualdad pidiendo más derechos q el resto. Eres mamá? Pues qué quieres q te diga, renuncias a cosas q yo SI puedo hacer, como echarme la siesta o hacer el perro un domingo o no cocinar una martes…Entiendo q entendieste q perdías intimidad y otras muchas cosas igual q todos perdemos cosas al decidir en la vida pero ganamos otras y nos compensa… No?. Siento, de verdad, si esto ofende a alguna mamá, q os respeto mil, pero me cansa la actitud generalizada de “el resto me hace esto”. Queridas mamás, mujeres o personas construyan su vida 🙂

    • Leticia PS

      9 Marzo, 2017 a 11:48 am Responder

      Laura, la mujer que escribió el artículo que comentas es emprendedora y madre y renunció. Creo que hablas desde la ignorancia y desde ninguna empatia. Varias mujeres ya han explicado sus casos e incluso hay una que su propia pareja no sólo no la ayuda si no que la echa en cara no trabajar más. Te digo lo mismo que ha dicho otra mamá. Cada uno es uno y sus circunstancias y criticarlas es feo, muy feo. No busco ofenderte

      • Malasmadres

        9 Marzo, 2017 a 12:22 pm Responder

        Buenos días Leticia,

        Si sigues el blog, nuestro trabajo y nuestra lucha comprenderás que no estoy juzgando, animo a la mujer que sí haya renunciado lo haga visible porque es el único camino para poder cambiar las cosas.

        Muchas gracias.

        • Leticia PS

          9 Marzo, 2017 a 1:00 pm Responder

          Laura no se si eres tu quien me responde. No lo veo desde el móvil. Y quizá no se ha interpretado bien mi comentario. Contestaba a Loreto que le parece que las mamás que renunciamos simplemente nos quejamos. Y apoyaba a la otra mama que decía que cada uno somos el uno y sus circunstancias y no se puede juzgar sin saber que zapatos ha tenido y tiene que llevar cada uno. A vosotras malasmadres os admiro y agradezco lo que hacéis y os sigo por supuesto! Gracias

          • Malasmadres

            9 Marzo, 2017 a 1:41 pm

            Sí, Leticia efectivamente, al darle a responder salió directamente a ti. Mil disculpas y un abrazo.

      • Maite Avelino

        10 Abril, 2017 a 2:40 pm Responder

        Algo en lo que tiene razón Loreto es que cuando se es madre antes hay que haber acordado con el padre o con una misma si va a ser madre soltera cómo va a compaginar profesión y crianza. A menudo no oigo por aquí opiniones de cómo se decidió que la mujer dejara la profesión. Yo en serio que si tengo un marido insensible y machista prefiero ser madre soltera y al menos soy dueña de mis decisiones. La crianza de los hijos es de los padres y el promover condiciones laborales de las empresas y del gobierno. Pero no es responsabilidad de las madres ni las que tienen que sacrificar todo. Por supuesto que yo tengo muy claro qué cosas sacrifico, sí, horas de sueño, salidas con amigos pero no sacrifico mi profesión, antes de ser mamá cambié de trabajo pero siempre dentro de mi profesión

    • Gemma G. C,

      9 Marzo, 2017 a 12:09 pm Responder

      Hola,
      Ya no es por el simple hecho de ser madre, claro que sabemos que por ser madre renuncias a muchas cosas que antes podias hacer.
      Yo me quejo de que en una empresa para contratar tengan que mirar si eres madre o no ..( porque creo que si soy administrativa contable .. lo soy siendo madre y no?) de esas desigualdades me quejo.

      • Malasmadres

        9 Marzo, 2017 a 12:18 pm Responder

        Por supuesto, eso también lo es, que no miren tu curriculum y se ciña a si eres madre o no. Gracias por pasar a comentar.

      • Maite Avelino

        10 Abril, 2017 a 2:42 pm Responder

        Efectivamente, de eso es de lo que hay que quejarse, de la discriminación sin sentido del resto de la gente, pero no de si hay que renunciar a un trabajo porque el marido no quiera dejar el pádel con los amigos después del curro y la mujer se sacrifique recortando la jornada cuando los hijos lo son de los dos. Si los hombres compartieran la carga al 50% ya no sería problema de las mujeres sino de los padres (madre, padre) con respecto a las empresas

  • Mary

    8 Marzo, 2017 a 4:23 pm Responder

    Yo he renunciado, casi sin darme cuenta, a poder crecer y hacer otras cosas. Sí, tengo la reducción y un buen horario que me permite ser malamadre a partir de las 14h….pero un horario que se ha cargado la posibilidad de crecer y desarrollarme en la empresa donde estoy, que me está robando oportunidades “porque por las mañanas ya hay gente que ocuopa ese lugar”. Me siento discriminada por querer criar a mis hijos, me siento decepcionada porque no todo es tan fácil como pensaba, me siento fustrada porque me gusta mi trabajo pero no me llena. Y aquí estoy, intentando encontrarme a mi misma, sin tiempo para ello. Buscando otras opciones sin tiempo (ni dinero) para formarme, estudiar y volar alto. Mis hijos lo valen todo pero no se que será de mi cuando ellos crezcan y ya no me necesiten.
    Que no nos corten las alas!!

  • pampa ballester

    8 Marzo, 2017 a 5:37 pm Responder

    El otro día sin ir mas lejos mi hijo se puso enfermo, nunca me quedo a cuidarlo por que trabajo, pero ese día me pidió: mami, hoy te puedes quedar tu? Así que avisé a una compañera de que YO ESTABA ENFERMA para que lo dijera al jefe. Quién contestó: Ah, es ella? ya pensaba que era su hijo…Prefería que estuviese enfermo un trabajador antes que su hijo. En que mundo nos toca luchar?
    Hoy he hecho una entrevista, un puesto de comercial export, he aclarado que tengo un hijo y que no puedo/quiero pasar el 50% del tiempo fuera de casa, hoy en día no es necesario con este mundo globalizado. Alguien cree que me volverán a llamar???
    Animo a todas y feliz dia!

  • Carlota

    8 Marzo, 2017 a 5:43 pm Responder

    Pedir reducción de jornada por no querer dejar a mi hijo con 4 meses en una guardería más de 8 horas. Ver que tras mi permiso de maternidad mi sustituta se quedaba en la empresa y además se la valoraba más que al resto. Mi madre dice que el tiempo pone todo en su sitio, pero a veces tarda mucho.

  • BEATRIZ

    8 Marzo, 2017 a 7:58 pm Responder

    A mi me han llegado a criticar mis propias compañeras por tener un hijo y tener mi horario reducido en una hora…una de las 9 que hago al día!!!…y gracias a eso ,con mi segunda hija me han quitado la “única” hora que tenia y me han dicho que si quiero conciliar que me vaya a mi casa!!….si señoras,y aqui estoy,trabajando con la cabeza acachada ,mientras busco otro trabajo que me contemple cuidar de mis hijos todo lo que me gustaría sin tener que acudir a los abuelos y la guardería y poder llegar a fin de mes….así vivimos la historia de la conciliación algunas…

  • Maria J

    8 Marzo, 2017 a 9:22 pm Responder

    Yo he tenido que reducirme la jornada para poder estar con mi hijo de 6meses… A mi vuelta me han “reubicado” en un puesto que todavía no me han sabido nombrar ni explicar… Y llevo dos semanas q siento q no saben qué hacer conmigo… Además con las famosas miradas al verme q me voy a mi hora de jornada reducida y sueldo reducido.. Q parece q te la reducen como un favor pero lleva su reducción de sueldo correspondiente tb

  • Maria Flavia

    9 Marzo, 2017 a 12:01 am Responder

    No renuncié pero el “buenpadre” exige todo el tiempo que busque más trabajo porque quiere que traiga más dinero, aparte de trabajar fuera y dentro de mi casa con la excusa que el está todo el tiempo trabajando y trae él el mayor ingreso. Según él voy a “jugar” a mi trabajo y nunca hago nada en la casa… cree que cuando estoy duermo siesta o miro películas. En fin, la mayor presión la pone el bpque parece no le gustara salir a trabajar

  • Ana A.

    9 Marzo, 2017 a 12:01 am Responder

    Yo tuve que renunciar porque trabajaba en la Universidad, en un centro de investigación, la Universidad dijo que ya no quería personal contratado. Que si quería continuar tenía que hacerlo como becaria. ¿¿¿¿Becaria con 33 años, 7 años de experiencia y un bebé de 6 meses???? ¿Becaria, cobrando la mitad del sueldo, no cotizando para la pensión y sin horarios ni derechos laborales? Si queréis profesionales, los pagáis. Asi va el I+D en España. Pero sin buenosabuelos cerca, y tal como está la cosa, se acabó la ciencia para mí. Ya veremos a ver. Y pensar que entre todos me pagasteis mi doctorado, ya que lo cursé con beca ministerial y de las más prestigiosas y difícil de obtener…….

  • Silvia Elvira Garcia

    9 Marzo, 2017 a 12:52 am Responder

    Yo ya en el embarazo vi lo q se me venía encima ,nada de lo hecho anteriormente servía .Q nervios cuando lo comunique ,igual me paso con la reducción .Al final es una lección de vida pq te das cuenta q nunca vas a recibir lo q das con lo que tienes q priorizar .Yo tengo un defecto y es q intento llegar a todo,y al final cuando el torbellino acaba me quedo vacía.Me pasa en todas las facetas de mi vida pero sobretodo cuando noto q algo es injusto y con la maternidad esta siendo una tras otra.Al final me mueve ser el mejor ejemplo para mis hijas y me muestro fuerte y también vulnerable pq quiero q vean q no hay q llegar a todo simplemente intentar ser la mejor versión de una misma.

  • Sonia

    9 Marzo, 2017 a 7:18 am Responder

    Es muy triste que vayas a hacer una entrevista de trabajo y lo primero que te pregunten es si estas casada, si tienes planeado hacerlo a corto plazo, si tienes hijos o si tienes pensado tenerlos a corto plazo… Mire, y a usted que le importa mi vida personal? Hoy nos hemos reunido para hablar de mi experiencia profesional, mis habilidades y conocimientos como trabajadora social. Pero mas triste es que alguien cercano de tu familia sea el que te diga que la familia no es compatible con el trabajo al que yo aspiro. Perdona???? Si ese tema lo he hablado mil veces con el buen padre y me ha dicho que si fuera necesario el se adapta para que yo pueda crecer profesionalmente!!!!. Qué diferencia hay entre que se quede el padre con la buena hija o me quede yo? No somos los dos iguales? Malas madres, hay mucho que cambiar y hay que empezar por la mentalidad de la familia que a veces es la que añade mas obstáculos a nuestra carrera

    • Malasmadres

      9 Marzo, 2017 a 12:24 pm Responder

      Totalmente, hay que empezar por ahí y continuar el camino del cambio.

      Un abrazo enorme.

  • Paula Sánchez Candela

    9 Marzo, 2017 a 8:17 am Responder

    También existe el hecho de que si un hombre se deja el trabajo es un vago para la sociedad, no tiene ganas de trabajar…… Etc, etc. Hay que dejar de juzgar a los demás por cualquier cosa. Cada uno somos ” yo y mis circunstancias “

    • Malasmadres

      9 Marzo, 2017 a 12:23 pm Responder

      Eso por supuesto, de hecho en el post lo único que planteamos es que si has renunciado no tengas miedo a decirlo, si no se visibiliza el problema no existe.

  • Mariano Nieto Navarro

    9 Marzo, 2017 a 12:40 pm Responder

    Esto es una pescadilla que se muerde la cola porque cuando en las parejas se decide quién va a reducir la jornada o pedir excedencia, se suele decidir en términos económicos (si se consiguen dejar de lado los prejuicios por los roles de género): “tú ganas más, mejor lo dejo yo y así perdemos menos dinero”. Pero el que gana más suele ser el hombre y así la mujer renuncia y no se desarrolla profesionalmente y gana cada vez menos en comparación con su pareja de manera que, al siguiente hijo/a, todavía a más razones económicas para que sea ella quien lo deje y quedar relegada todavía más en su trabajo.
    Yo ya no estoy en edad de tener hijos (más vien nietos), pero me parece que esto solo se cambia: primero, luchando por los permisos dr maternidad y paternidad iguales e intransferibles; y segundo, tomando conciencia en las parejas de que, aunque él gane más, en aras de la igualdad y para proteger precisamente la relación de pareja en el futuro, merece la pena que la familia ingrese hoy menos dinero (si se puede vivir con ello, claro está) siendo él quien renuncie, para que ambos puedan desarrollarse profesionalmente aunque él no llegue “tan alto” como llegan otros con mujeres casi esclavas a su servicio.

  • Claudia Verdecchia

    9 Marzo, 2017 a 2:38 pm Responder

    estamos atrapadas en una gran mentira, cuando no era madre juzgaba alas que renunciaban , ahora que soy madre, me arrepiento porque veo que si en los primeros 5 años no estamos con ellos, nos toca psicologo a los 20 años, ahora que soy madre me veo tentada de juzgar a las que los dejan en guarderías, tenemos creencias muy erróneas, a veces me dan ganas de irme al campo y olvidarme del desarrollo profesional, porque siento que es parte de otra gran mentira, buscando prestigio y reconocimiento, ganando dinero que no necesitamos, para comparar cosas que no utilizamos y caerle bien a personas que no nos agradan, ………….todas somos las madres que podemos ser, con elecciones bien y mal hechas, siempre se puede volver a elegir.

  • Ana Robles

    9 Marzo, 2017 a 8:45 pm Responder

    Yo tambien renuncié, con mi primera hija me pedi reduccion de jornada, estaba en una empresa que si conciliaba. Pero esa empresa se disolvió y fue absorbida por otra empresa y con los nuevos jefes y mi reduccion de jornada empezaron los comentarios hirientes. Al principio no entendia porqué me miraban mal, claro que todos los jefes eran hombres y las mujeres de esa empresa renunciaban a su baja maternal (no daba credito cuando me lo contaron) y a los dos meses de dar a luz volvian a currar!!! claro que luego te las encontrabas llorando por los rincones por la culpa que sentian y porque estaban agotadas con un bebe tan pequeño.

    Visto lo visto y como me marginaban, con mi segunda hija segui con la reduccion de jornada, incluso me la reduje una hora mas.
    A partir de ahi ya mi carrera esta estancada, he tenido que aguantar comentarios de todo tipo, de hombres y de mujeres de mi empresa acerca de las madres que tenemos “media jornada” (hay que ser ignorante, media jornada seria solo trabajar 4 horas, y yo trabajo 6).
    Pero me da igual, por suerte en cuanto al tema economico yo herede de mi familia y puedo vivir desahogadamente a pesar de reducirme el sueldo, en eso soy una privilegiada. Si no hubiera tenido ese apoyo economico no se que hubiera hecho con mi mini- sueldo.

    Pero quiero luchar por la conciliacion, para que mis hijas el dia de mañana puedan vivir en un mundo laboral mas racional y no tengan que renunciar.

    besos a todas

  • Laura Martín

    10 Marzo, 2017 a 9:32 am Responder

    Yo he renunciado (temporalmente) a mi vida laboral. La vida cambia y con ella tus prioridades. No creo que sea nada por lo que arrepentirse o avergonzarse. Tan válido es renunciar a pasar más tiempo con tus hijos por trabajar, que renunciar al trabajo por pasar más tiempo con tus hijos. Ojalá la conciliación familiar fuera una realidad, pero hoy por hoy me consta que hay muchas más mujeres que hombres que tienen que elegir renunciar a su vida laboral para mejorar su vida familiar. Yo soy una de ellas y no me avergüenza reconocerlo.

  • Gema

    10 Marzo, 2017 a 10:05 am Responder

    Mi caso es algo particularmente extraño. Os lo cuento:

    Fui a una entrevista de trabajo en un gran banco, ese de cuatro siglas azules, y una de las razones por las que me daba a entender que no estaba preparada para el puesto era, tienes marido y una casa en propiedad, no creo que vayas a renunciar a tus comodidades para irte desplazada a ningún sitio, yo dejé dicho que sí, que mi marido tenía una profesión que no era nada incompatible con el desplazamiento, y que yo quería una vida profesional plena. Total que no fui seleccionada.

    Tengo dos carreras (una de ellas me la he sacado con dos hijos), tengo 32 años, una edad en la que laboralmente debería estar en la creta de la ola (pero no), y echo a cientos de trabajos que me parecen de lo más apetecible con mi formación. Pero no me llaman de ningún lado. Es curioso, y no es por los hijos, no, porque yo no pongo si tengo dos, tres o cuatrocientos, las mujeres estamos penalizadas incluso con la edad. Es así de triste.

  • Edith

    11 Marzo, 2017 a 5:02 pm Responder

    Hará 3 años que os sigo y nunca había sido capaz de escribir. A día de hoy todavía me cuesta decirlo en voz alta… Llevaba 10 años en la empresa, y el 2º embarazo lo pasé de baja por ansiedad. Sufrí un moving, una presión y una discriminación que nunca hubiese imaginado que llegase a existir. Y sí, tenía un matrimonio de jefes (que también son padres, por cierto) y compañeras. Sí, sí, mujeres…
    Tenemos mucho camino por delante, necesitamos el apoyo de los hombres y buenospadres pero hasta que no nos apoyemos unas a otras no avanzaremos nada.
    Tengo que añadir que ahora estoy trabajando, con una compañera y una jefa ejemplares. Aquí la conciliación sí que existe, y cuando las he necesitado han estado ahí. Gracias!

  • Lola Torres

    18 Marzo, 2017 a 11:19 am Responder

    No soy la más indicada, pues después de cuatro años fuera del mercado laboral (todavía estoy esperando que alguien me explique si lo que he hecho y hago durante todo el tiempo es vegetar), he vuelto a trabajar fuera de casa. En horario de mañana, claro, y digo no soy la más indicada porque soy la primera en solicitar una jornada reducida, porque mi marido tiene un salario más alto, más horas fuera y siempre de viaje.
    Pero es que siempre aparecemos aquí nosotras ese es el problema, nosotras reducimos, a nosotras nos despiden, nosotras nos sentimos frustradas por no llegar a todo. Ojo, no quiero decir que ellos no lo sientan, pero es que estamos nosotras y eso les tranquiliza. Y si no estuviéramos?
    Sería un club de malos padres? O por el contrario habría salas para cuidados de hijos en el trabajo, el horario sería de 6 horas por hijos o simplemente teletrabajo o una ley específica para hombre con hijos.
    En fin …..Pienso que soy la primera que renuncio a muchas cosas, e intentamos que mi hijo vea la obligación y el derecho que tiene en todo lo que hace.
    Creo que he dicho muchas cosas y al final no he quedado en na’. Eso me pasa por estar en mil cosas a la vez.
    Vamos a disfrutar lo bueno que tenemos y a intentar hacer bien cada día un poco de nuestra tarea que no es poca.

  • SARA SOLANA

    26 Mayo, 2017 a 2:51 pm Responder

    Después de 5 años con jornada reducida produciendo igual que los demás, al mismo o mejor nivel que el resto, haciendo horas cuando hacia falta por eso de: hoy para mis niños, hoy para el trabajo….una de cal y otra de arena…para no descolgarme…días sin comer del trabajo directa la cole por fin ¡Pido a mi empresa volver al horario normal!
    Sólo una condición: abonadme el coste medio de la comida como lo tiene buena parte de la plantilla.Para que económicamente comer fuera de casa no se lleve por delante buena parte de lo que recupero en el sueldo….respuesta…ppiiiiiiiii….silencio total…ni me han contestado! Que desfachatez por mi parte, qué injusticia persigo!
    Mi empresa me dice con esto que mejor seguimos como estamos, total el trabajo sale (yo me encargo), los objetivos se cumplen, no interesa tenerme mas horas…haciendo sombra?defendiendo mis intereses?
    A si que en vez de recuperar mi horario me voy a IN POINT, no regalo nada…y me relajo un poco, porque me redujeron el sueldo pero nunca los objetivos, ni el volumen de trabajo ni me ayudaron a encajar las vacaciones familiares.
    Esta es mi mas reciente y frustrante experiencia como profesional y madre

  • Ada Rodríguez

    2 Junio, 2017 a 2:14 pm Responder

    Trabajo en una multinacional, era una gran promesa para la empresa hasta que….tuve un hijo y le dije a mi “mentor”, que me reducía la jornada. Sus palabras, escuetas, fueron, “aquí acaba tu carrera profesional”. Así, sin muchos rodeos.
    No me achanté, le increpé, le hablé del delito que estaba cometiendo al decirme esas palabras y de la bajeza de su condición humana.
    Me pasó factura, la reducción de jornada y mi “soberbia”…¿Quién me creía que era?

    He luchado porque no me vaciaran de contenidos, sin mucho éxito, durante 9 largos años, intentando ser la buena profesional que era, agarrándome a eso que vieron en mí y que ahora ya no existía. Me han vaciado de todos los contenidos posibles, y aún así me he ido creando tareas.
    Pero he dicho, ¡basta! Nadie debería dar más de lo que recibe. No puedo hacer mucho más que luchar por mi salud mental, así que ESTOY ESCRIBIENDO UN LIBRO, en el trabajo 🙂
    Gracias a perder el 25% de mi sueldo, puedo compartir cada día todos los desayunos de las vidas de mis hijos, sus deberes, los médicos, el parque, las extraescolares, los baños, los dibujos, las manualidades, puedo regalarles y regalarme el 25% de mi sueldo. Porque soy una privilegiada.
    Reivindico que cada uno podamos comprar nuestro tiempo, ya que este país, aún no se han dado cuenta, que las jornadas eternas a las que nos someten, son totalmente improductivas. No se han dado cuenta porque en los puestos directivos hay verdaderos casos para analizar, gente vacía que no encuentra ningún aliciente, si no es en el trabajo.

    Un placer conoceros!

    • SARA SOLANA

      7 Julio, 2017 a 2:24 pm Responder

      Ada, me encanta tu comentario…totalmente compartido. Privilegiadas por poder reducir y dedicar ese tiempo a los hijos….pero pagando el altísimo precio de ver tus expectativas reducidas al polvo, tus cometidos reducidos a lo mas básico…porque te niegas a cumplir con el “presencialismo”. Yo, después de cumplir mis objetivos nunca recortados en porporción con mi reducción, también me he plantado y ya ni pido mas ni doy mas. Lo que hay en los puesto de arriba en este pais da miedo!

  • […] mi caso particular, mi renuncia (de la que hablé aquí) y el posterior emprendimiento fueron el plan B, la salida y el inicio de una nueva vida. ¿Fácil? […]

  • str

    21 Agosto, 2017 a 3:12 pm Responder

    Pues yo fui una estudiante modelo, de esas de matricula de honor de sacar la carrera la 1ªde mi promocion y llegué al mercado laboral gran puesto, gran empresa y me di de bruces con los horarios, con las envidias con el acoso con las tonterias y me dije que si realmente todo eso merecia la pena para”vivir”. Digo “vivir” porque para mi “vivir” era tener un iphone, 2 coches, comprarme ropa en Zara todos los meses, Ir al spa, la peluqueria y cenas y copas, viajes todos los meses y para algunos eso será la vida y por eso hay que tener un sueldazo….pero yo renuncie a esa mentira de la sociedad. Porque es una gran mentira que tener todo eso necesario…porque cambié de trabajo, reducí el sueldo y compré con ello mi tiempo y mi vida…más sencilla…con mas limitaciones si quereis pero más felices.
    Despues tuve un niño. Y no quise cargar a mi madre recien jubilada y con lo que ganaba si pagaba a alguien o la dejaba en la guarde me salia lo comido por lo servido. ASi que dejé de trabajar. Y disfruto de mi hijo aunque me gustaria seguir con mi trabajo que me encantaba pero alguien tiene que cuidarle y no nos engañemos nadie lo hara mejor que uno de sus padres.
    El padre por cierto no trabaja 1000 horas no…ya os he dicho que la apuesta por vivir la vida la hicimos antes de ser padres…y el tambien pasó de ser el mas destacado de la empresa a costa de salir a las 21.00 de la noche….tiene un trabajo en el que sale a las 17.00 y ni un minuto mas porque quiere llegar a su casa a ver a su hijo…no a cuidar a su hijo…que está conmigo….sino a DISFRUTAR de su hijo. Porque ellos tambien tienen que dar una normalidad a esto queriendo ser padres presentes y no ausentes.

    Asi que no os dejeis engañar por la sociedad….a veces renunciar es vivir mejor…solo hay que vivir de otra manera

Comentar

X