¿Qué quieres encontrar?

20
Concilia como puedas

Concilia como puedas

Ojalá llegue un día que podamos decir “conciliamos cómo queremos”. Mientras, la mayoría de las madres de este país, el 80% según nuestro primer estudio concilia13F, no podemos conciliar o “conciliamos cómo podemos”, que viene a ser lo mismo.

Te organizas como buenamente puedes, con la sensación de no llegar bien a nada, de llegar tarde siempre a todo, de que le faltan horas al día y fuerzas a tu cuerpo y mente.

  • En el mejor de los casos tienes el apoyo de la familia, benditos abuelos y abuelas que son la conciliación en este país para muchas, o reduces tu jornada, ganando menos y trabajando igual, o te coges una excedencia, haciendo números para llegar a fin de mes, o tienes la suerte de trabajar en una de las pocas empresas, que permiten tener jornadas flexibles en este país, o dedicas parte de tu sueldo (y a veces casi tu sueldo entero) para que otras personas cubran el tiempo que tú no puedes estar.
  • Y en el peor de los casos renuncias, tiras la toalla, te alejas, no sin antes cabrearte y haberlo intentado todo, sintiendo que has fracasado y siendo una de las mujeres madres engañadas de España, a la que no nos contaron que la maternidad rompería tus alas y acabaría con tus sueños profesionales. Este último fue mi caso con mi primera maternidad, el final del inicio de un nuevo camino que me llevo, sin yo saberlo a emprender.

Mi experiencia con la baja de maternidad

Con la buenahija1…

Con mi primera hija tuve un permiso de maternidad completo, que no quería que acabase, no porque no tuviera ganas de volver a mi puesto de trabajo, si no por el miedo a lo que sabía que vendría. Luchar cada día por demostrar el doble, hacer como que no había pasado nada, borrarme las ojeras y fingir poder con todo para que mi M de madre no me aplastara profesionalmente. Porque a mí vuelta parecía como si mi valor creativo y mis años de carrera se hubieran esfumado y ya nada de eso contaba cuando tenía que salir a mi hora, no antes, para recoger a mi hija de la escuela infantil, cuando no podía alargar comidas porque quería sacar mi trabajo adelante o cuando necesitaba flexibilidad porque tenía que llevarla al médico.

Era un auténtico sin vivir sentir que estaba siempre en deuda, siempre juzgada, sintiéndome una delincuente cuando cogía mi bolso ante las miradas de mis compañeras. Recuerdo bajar las escaleras corriendo para llegar a recoger a mi hija, recuerdo cómo se me aceleraba el corazón de camino y cómo se me caían las lágrimas cuando por fin la abrazaba después de 10 horas en la escuela infantil.

conciliacion

Con la buenahija2…

Con mi segunda hija era autónoma, trabajaba desde casa y estaba más tranquila porque era una decisión personal y profesional. Pero los números no salía y los dos clientes que tenía no iban a esperarme. Cogí las 6 semanas obligatorias y volví al trabajo desde la misma habitación donde le daba el pecho, a tiempo parcial con un permiso flexible las semanas siguientes. Con un prestación de 600€ no podía permitirme no facturar, no atender las llamadas de mis clientes y perder todo el camino que había construído en unos meses.

Tampoco tenía mucho volumen de trabajo así que no fue difícil. Cuando la cosa fue aumentando, decidí contratar a una persona para que me permitiera ir a las reuniones pendientes o trabajar en los proyectos de manera más organizada. Los números seguían sin salir, pero me permitió ir cogiendo más proyectos y crecer poco a poco.

El buenpadre cuando llegaba del trabajo tarde y cansado también sabía que tenía que encargarse y las noches se alargaban demasiado porque si no era imposible. Ser autónoma y madre es muy duro, pero te compensa cuando vas viendo que tu sueño se va manteniendo y puedes compaginarlo con la vida familiar.

Con la buenahija3…

Con mi tercera hija, 5 años después seguramente porque antes hubiera sido totalmente inviable, el contexto es otro muy distinto. Después de una excedencia de un año del buenpadre (solo 5 de cada…) ahora trabajamos los dos para nuestros dos proyectos de vida: Malasmadres y nuestra familia. Esto nos permite organizarnos y no renunciar a lo que más queremos. Porque cuando tienes un proyecto como este la línea entre vida y trabajo se diluye.

Y ahí está lo más bonito y a la vez lo más peligroso de emprender. Porque hay que organizarse muy bien para poner límites, disfrutar y conciliar. Hemos crecido, somos un equipo, pero es un proyecto pequeño en recursos (aunque grande en muchas cosas) y muy muy personal. Me enfrento a una nueva maternidad con el miedo de siempre, me siento madre primeriza, se me han olvidado muchas cosas pero sé que saldremos adelante.

conciliar

Los miedos acechan

También tengo miedo a delegar, a no poder cuidar de Malasmadres y al equipo, a no estar cuando me necesiten o a dejarles hacer sin más. Me siento madre también allí. Porque han sido años de mucho esfuerzo, mucha ilusión y mucho aprendizaje. Cada paso lo he sudado, sin inversión, sin padrinos, solo con mucho trabajo. Pero sé que saldremos adelante. Aún así es imposible que me desconecten Malasmadres de mi cabeza por ser madre otra vez, es imposible no estar preocupada, presente y emocionada con lo que viene. Pero también quiero disfrutar de mi bebé. Sé que voy a ser una madre viejuna y que probablemente sea la última vez que viva esta experiencia. Eso me hace querer vivirla con más intensidad y paz.

Y con este cóctel molotov de emociones, siento una gran responsabilidad. Cada maternidad me ha pillado en un momento tan distinto y yo soy la misma. ¿Cómo puede ser? Un nuevo reto, que voy a intentar asumir con amor y compromiso. Lo único que os pido es que respetéis mi manera de conciliar esta vez. Porque yo la afronto con responsabilidad, coherencia y haciendo equipo.

El día que no pongamos en duda el amor de una madre, no juzgaremos cómo lo hacen las demás. Porque para entenderlo, hay que ponerse en su piel, entender su situación y sobre todo respetar su decisión.

El 13 de febrero alzaremos de nuevo la voz, te esperamos

Y para que ese día llegue y cada una de nosotras podamos elegir: el próximo 13F volveré a alzar la voz por cada una de nosotras.

  • Para que tengamos más ayudas sociales en la maternidad. Para que tengamos permisos adaptados según nuestras necesidades. Para que ellos también puedan ser parte activa cuando se comprometen y son corresponsables.
  • Para que no tengamos que renunciar cuando somos madres a nuestra carrera profesional. Para que nuestros objetivos y horarios se adapten a una nueva realidad que no nos cambia a peor, sino a mejor. Para que las autónomas podamos respirar, tener más apoyo y delegar.
  • Para que la maternidad no se penalice, no se nos invisibilice. Para que la maternidad se valore y se entienda que es el futuro de una sociedad dormida, ajena y cada día más egoísta.

Han comentado...

  1. ¡Aquí malamadre por querer ser madre y lanzar una startup! Mi situación laboral me permite tener un horario flexible pero, igualmente, la culpa me persigue cada vez que opto por teletrabajar o salgo antes de la oficina. Este primer trimestre está siendo un autentico infierno y no soy tan productiva. Me pregunto: ¿Si trabajara en otra empresa tendría un pie fuera? Y yo sola me contesto: Probablemente.
    No entiendo la frase “disfruta del embarazo” ¿Que disfrute de qué? Me encuentro como un trapo.
    Soy una madre terrible por no flotar en una nube, vomitar purpurina y mantener una sonrisa 24/7.
    Se me cae la lagrimilla al leerte, pero de alegría, al saber que hay otras tan malas como yo.

  2. He sido madre soltera tras mis 40 años por primera vez y,tras destacar en mi trabajo y tener un puesto importante, me encuentro con que mi vida ha dado un giro increíble.
    Ahora mi nivel ha bajado muchísimo tanto personal como laboral.
    He perdido amistades, tuve problemas para solicitar la hora de lactancia a primera hora, problemas con el alquiler, mi trabajo ahora es básico etc
    Y algo que no entiendo es porque no puedo entrar a trabajar media hora más tarde y luego salir más tarde. Para bien sería perfecto.
    Y por favor, adoro a mi familia pero me gustaría que respetasen mi forma de educar a mi hija ya que me siento mal por las críticas, risas entre ellos y miradas condescendientes aunque creo que es algo bastante generalizado.
    Os suele pasar???

  3. Después de 13 años he vuelto a ser madre de nuevo y claro está, en una etapa laboral diferente. Pero sigo teniendo los mismos fantasmas que con mi hija mayor, la M de madre, como dice Laura, no puede aplastar mis otras emes… Pero es muy difícil y en muchas ocasiones te relegas al último plano, pensando que es la solución a todos los problemas.
    Hoy en dia, sé que esa no es la solución. Pero hay que seguir luchando para que la dedicación necesaria a nuestros hij@s no sea penalizada directa o indirectamente en nuestro entorno laboral.
    Por mis hijas, yo seguiré luchando porque conciliar sea una normalidad.

  4. La verdad, no se qué decir… Soy madre de tres, emprendedora porque en España conciliar como yo quiero es imposible y ya me dijeron en una empresa que a mí me limitaban mis hijos. Después de eso, hago lo que puedo y los números no salen, es frustrante pero los abrazos de mis hijos me merecen la pena, muchísimo. Es como si la maternidad hubiera sido lo mejor y lo peor que me ha pasado en la vida a la vez. He descubierto una nueva yo y la antigua o la otra, está deseando salir a relucir a veces. No se si me explico… pero seguro que alguna me entiende.
    Nos han hecho creer que somos iguales todos y no es así, tenemos todos los mismos derechos y responsabilidades pero no debemos hacer como si no pasara nada por ser madres, porque la vida nos da un vuelco! y por regla general las prioridades varían!. No podemos negar que un embarazo es tan poderoso que no pueden pedirnos que sigamos como si no pasara nada, que sigamos un ritmo laboral y vital que no se altere; que volvamos de la baja maternal como si hubiésemos estado de vacaciones porque no es así… hay que aprender a valorar lo que nos diferencia y nos complementa entre hombres y mujeres para poder ser corresponsables.
    Valorar la maternidad/paternidad desde el Gobierno y la sociedad es importantísimo. Los padres y madres tenemos que sentirnos valorados y porque no, “admirados” y no observados como bichos raros.
    A todos los nuevos madres y padres, disfrutad porque el tiempo vuela y los primeros años son fantásticos y en el total de la vida, son solo un suspiro…

  5. Yo también me levanto de la silla a mi hora ante malas caras. Además me echan en cara que me vaya a mi hora… que no me comprometo me dicen… si, llevo comprometida desde las 05:30 que me levanto, preparo desayunos, levanto a una niña de 5 años a las 06:30 con un dolor en el alma tremendo, para dejarla con el buenauelo a las 07:00 y que la lleve al cole a las 08:30 porque yo tengo 45 minutos de trayecto al trabajo. A las 13:30 el buenabuelo la recoge, le da de comer, juega con ella y la lleva a las actividades de las que, con suerte, si salgo a mi hora y no encuentro excesivo tráfico llego a las 16:20 para recogerla… pero a las 20:00 tiene que acostarse porque su cuerpecito de 5 añitos no da para más. Paso 4 horas al día con mi hija solamente, la media hora de la mañana y 3 y media por la tarde… como conciliamos? Qué hacemos? Dejo de trabajar?? Entonces de qué comemos? Y mientras tanto, hay que aguantar malas caras y comentarios de que te vas a tu hora y pasas de todo…. 😔😔😔 me sale la lágrima de escribir todo esto. El otro día la hice la niña más feliz del mundo cuando le prometí que pasaría toda la tarde con ella. Su respuesta? De verdad mami? No vamos a tener que ir a comprar? Ni a hacer ningún recado? Solo jugar mami? Es muy triste pero esta es la realidas

  6. Cuando leo acerca de la conciliación, los problemas que muchas mujeres tienen en sus trabajos por esto y puramente por traer vida al mundo, siempre pienso que a todos se nos olvida la base de todo esto. Puede ser muy evidente, pero hay que recordarlo: si dejamos todas, y digo todas las mujeres del globo, de tener hijos, se acaba el mundo en… ¿cuánto? ¿50 años? ¿Lo que tardara la última generación nacida en envejecer y que dejáramos de tener médicos y tantos profesionales que son vitales? Prioridad a las cosas importantes: la nueva vida es necesaria (bueno, al menos si queremos seguir existiendo), la mujer es la máxima responsable y TODOS (sociedad, empresa, Gobierno…) tenemos la corresponsabilidad de que los proyectos de maternidad sigan existiendo. Abrazo, Laura, como decimos en nuestra tierra, ¡una horita corta!

  7. Soy autónoma desde hace siete años y hace cuatro meses que me convertí en malamadre. Una prueba de fuego a todos los niveles porque en un despacho pequeño el trato es muy personal y aunque ya contaba con ayuda, los clientes nunca sabes cómo van a responder. A estas alturas he de decir que mis clientes han respondido muy bien, comprendieron que había días que no los podía atender porque tenía controles médicos, colaboraron para finalizar expedientes con antelación cuando me programaron una cesárea en la semana 38, descansé las 6 semanas obligatorias y volví a mi despacho…. aquí empezó lo duro. Tengo a mi marido entregado cuidando del bebé siempre que puede (disfrutó su permiso de paternidad a media jornada), tengo el apoyo de la familia, mi bebé es un ángel que come muy bien y duerme toda la noche del tirón desde el segundo mes y en el despacho nos están llegando más clientes nuevos que nunca; aún así, voy corriendo a todos lados, con la sensación que me dejo la vida en el camino, sintiéndome culpable porque no dedico todo el tiempo que me gustaría a mi familia y a mi despacho y lo peor de todo: oyendo comentarios que me duelen en el alma. “¿Donde has dejado a tu hijo?”, me dicen mientras me miran como si me hubiera arrancado una pierna y la hubiera abandonado en la calle, cuando respondo que con su padre, algunos, aún se sorprenden más 🤦🏻‍♀️. Mi marido me dice que a él nadie le pregunta esas cosas, de hecho se siente ignorado cuando en el pediatra se dirigen solamente a mi, y en nuestro caso nos ocupamos por igual del bebé.
    Mis ojeras me delatan, estoy cansada y a los días les faltan horas pero lo que me rompe el corazón y despierta la leona que llevo dentro son comentarios como este: “ay! Que mala es tu madre que te despierta cuando estás dormidito!!!! “ lo dice alguien de mi entorno cercano cuando despierto a mi bebé porque le tengo que dar una medicación con un horario muy estricto. Que alguien me de unos tapones para los oídos porque la paciencia se me acaba

  8. Con 37 años, decido no posponer más la maternidad ( el motivo querer crecer en la empresa) ahora estoy embarazada de mellizas, se considera un embarazo de riesgo (por varios motivos) estoy de 26 semanas, no puedo con la vida, doy toda mi energía para que salga la faena, para que no puedan juzgarme por haber bajado el rendimiento a causa de mi embarazo, hago más horas de las que marca mi jornada laboral… y todo para nada, hoy he tenido que escuchar como mi jefa me hacía reconocerle que con el embarazo estoy más distraída y que no rindo igual, y lo peor es que me siento culpable! Una parte de mi sabe que tengo derecho a no rendir igual, no descanso bien, no me encuentro bien, el dolor de espalda me desconcentra continuamente…en fin de lo que me arrepiento es de intentar esforzarme tanto, para que finalmente la conclusión de mi entorno laboral sea tan tópica y banal.

  9. Con la ayuda familiar y 4hijos,el pequeño lactante de 5meses,18meses,6 y 8 años…complicado para todo ,así que decidí emprender…como llevo pocos meses,sabéis que es difícil,en principio lo hacía pRa ganarme algún dinero extra,pero la cosa va lenta.
    Los números siguen sin salir y toda la gente de mi alrededor consideran que esto no es trabajo(acostumbrado a trabajar para otros y con un sueldo).
    Cansada de que me digan que no se lo que es trabajo…me acaban de llamar de una entrevista de algo que he estudiado para trabajar de 8 a 5,teniendo que dejar a mi bebé lactante…porque estoy cansada de que se crean que no hago nada,que el dinero me lo gasto yo(como si me fuese de fiesta).
    Solo para que vean que es duro emprender y estar sola,sin apoyo, cargada de 4 niños y para que ahora valoren también que el trabajo de cuidado y casa es de ambos,porque ahora no le queda otra

  10. Hola! Trabajo en una empresa de trabajo temporal y hay padres que han renunciado a trabajos por no ser compatible con el horario de los peques. Y cada vez hay mas padres que ejercen y se ven discriminados en las empresas por hacerlo. Padres que han pedido reducción de jornada por cuidado de hijos y se la han rechazado por ser el padre. Estamos en el cambio, pero hay que seguir luchando!!

  11. Aquí una futura mala madre primeriza cirujana… que estando de 25 semanas intenta seguir el ritmo del trabajo sin conseguirlo, porque yo no sé vosotras, pero físicamente el embarazo se nota… y las horas de pie y las guardias no se aguantan igual. Solo con esto ya llevo mal el sentimiento de culpabilidad, por no ser “la de antes” que podía “con todo” sin llegar a la extenuación… y esto todavía sin tener al buenhijo1 que cuidar…
    Y aún y todo estoy tan agradecida a mis compañeras malasmadres cirujanas, porque si nosotras tenemos todavía que luchar y escuchar alguna que otra barbaridad por el camino… no quiero imaginarme lo que pasaba hace 20 años.
    También tengo la suerte de tener un buen padre a mi lado, dispuesto a todo para que yo continúe adelante con mi sueño profesional.
    Las cosas han cambiado mucho… pero todavía queda muuuucho por cambiar. Animo a tod@s los que seguimos luchando por ello!

  12. Cuando te leo, parece que soy yo la que escribo…esta sociedad incoherente, politicas ineficaces para incentivar la maternidad que se quedan tan invisibles cuando llega la realidad, intentas formarte y realizarte laboralmente, hasta el momento de la maternidad todavía existe el famoso techo de cristal, te puedes realizar laboralmente si, pero hasta que llega la maternidad, ahí parece que ya todo lo anterior no cuenta se diluye…el único camino que nos queda o que vemos es emprender, emprendemos si, con muchiiiisimo trabajo y sacrificio, renunciando a muchas cosas y con la sensación de quedarte siempre a medias, de no llegar, te frustras por qué ni tu vida personal , ni laboral va como deseas por qué no llegas a todo, pasas por mil emociones hasta que consigues un poco de equilibrio entre “M” y hay aparece de nuevo una nueva maternidad para desbaratar todo lo forjado y vuelta a empezar, y llega el momento de delegar, difícil momento porque como todo, es otro proceso que tenemos que aprender y saber llevarlo …necesitamos mayor protección a la maternidad , politicas eficaces para la conciliación, que las empresas entiendan que su recurso más valioso es el humano y eso conlleva la maternidad, que dejemos de lado la sociedad capitalista y seamos un poco más humanos.

    1. Como que madre viejuna? Pero cuántos años tienes? Yo acabo de tener a mi primera hija y tengo 39 y no creo que debas ponernos ese calificativo. Si estamos hablando de romper barreras, esa es una de ellas. Muchísimas madres que conozco lo son con 40 años o mas y no las llamaría nunca viejunas.

  13. Ayyy Luara en todo super de acuerdo contigo, menos en una cosa, como que vas a ser una madre viejuna???? Que sólo me llevas 4 años y estoy embarazada del Buenhijo 1, no me digas eso!!!!!!!

  14. Cuando has dicho la siguiente frase, me has tocado la fibra.

    “El día que no pongamos en duda el amor de una madre, no juzgaremos cómo lo hacen las demás. Porque para entenderlo, hay que ponerse en su piel, entender su situación y sobre todo respetar su decisión”.

    Muchas veces juzgamos cómo concilian las demás. Nos puede parecer bien, mal o regular pero no debemos ni criticar ni juzgar el amor de esa madre. Se junta el hecho de “conciliar como se puede”, a la terrible vara de medir de “¿conciliar cómo se debe?”. No juzguemos, cada una hace lo que puede y cree que es mejor para el binomio maternidad-vida profesional.
    Yo estoy de 30 semanas, primeriza, y ejecutiva en una multinacional después de 14 años de esfuerzo y largas jornadas. No sé cómo lo voy a hacer… tengo muchas dudas y sentimientos encontrados.

  15. Ay! Malamadre primeriza, en la semana casi 32. Con los miedos que acechan la inminente llegada de esta pequeña bailaora de flamenco intempestiva, con insomnio desde hace tres semanas y con mi hernia discal saludando y recordándome que ya esta aquí acompañado en el proceso. Llevo un mes irregular en el trabajo, sintiéndome mal x no poder sacar adelante ambas facetas de mi vida. Hoy desde la cama te leo y te entiendo y aún no hemos llegado a la etapa de conciliar que me parece ya una agonía. Saludo de malamadre primeriza!

  16. Soy madre primeriza mayor. Y me siento que desde dije que estoy embarazada me miran con otros ojos. Es como toda mi profesionalidad se hubiera diluido. Todavia no sé como conciliaré, porque aunque mi marido estaria encantado necesitamos su sueldo integro.
    Mientras intentare disfrutar de estar embarazada, que todavia no le pillo el truco.

  17. Entiendo que es difícil, yo ya casi podria ser abuela!
    Creo que soy de las pioneras, cuando con 38 años y con dos hijos pequeños me puse a estudiar un Máster, sobre Psicomotricidad infantil
    la familia y amigos no lo comprendían, mi madre y mi suegra me ayudaron, se quedaban con mis hijos para que fuera a la universidad…pero cuando regresaba a casa nerviosa, me decía…soy una Mala madre, (les quito tiempo a mis hijos para mejorar mi currículum y aprender más).
    Por eso cuando os encontré en Instagram, os confieso que me eche a llorar! Me dije…esto es el inconsciente colectivo la siguiente generación lo ha manifestado, es una inquietud de todas las malasmadres! Y me reconforte.
    Pregunté en el máster si estar poco tiempo con los hij@s les afecta en su desarrollo…y me contestó la catedrática, que lo importante no es la cantidad si no la calidad, que cuando estuviera con ellos les dedicará toda la atención y que les escuchará y jugará! Y eso me tranquilizó! Ahora disfruto de dos hijos adultos, que son buenos ciudadanos del mundo. Creo que queda mucho por hacer, pero siento que ahora sí una Madre decide que quiere estudiar, o salir a divertirse con sus amigas ya no te miran mal…no? Eso creo que pensáis las Malas madres más jóvenes? Ahí lo dejo!
    Muchas gracias Malasmadres! De corazón! ♥️

  18. Yo ando muy deprimida con el tema ultimamente. He llegado a la conclusión de que la única manera de que la conciliación sea una realidad es la corresponsabilidad, de la que estamos a años luz (ya sé que es una evidancia, pero cada vez más es más evidente para mí). Ni siquiera veo que las siguientes generaciones lo vayan a tener más fácil. Veo a diario cómo los roles se van repitiendo y perpetuando en mis hij@s y es frustrante ver cómo tus esfuerzos no son suficiente. A la mochila que llevamos todos encima y que consciente o inconscientemente nos sale por los poros se suma que a los hijos no los educamos solos. Ni siquiera con los maestros. A diario se relacionan con otros niños, otras personas referencias en cine y tv, comercios, vocabulario, juguetes…cuya influencia es imposible de controlar.
    No conozco una sola pareja en la que las obligaciones se reparta al 50%. Muchos te dirán que sí. Hasta que rascas un poco y con dos preguntas, se desmonta el tinglao.
    Mucha suerte en tu nueva maternidad. Espero que vaya todo fenomenal.
    Abrazo y muchísimas gracias.

    1. Totalmente de acuerdo.El mayor peso de la maternidad se lo lleva la mujer.No creo que jamás se llegue a ese 50 %.Dar el pecho,los brazos y el calor de una madre,el instinto,ya por naturaleza no tiene nada que ver con la paternidad,y sumamos la educacion masculina.Querramos o no por mucho que insistimos las madres de ahora la sociedad ayuda poco con estereotipos y roles que ya estan encasillados.Tengo una hija y un hijo y pretendo educarlos a los dos por igual, que sepan hacer las nismas cosas en el hogar, creo que es por donde hay que empezar,pero mejor dicho estoy educabdo a tres,porque a mi marido tambien,si él no predica con el ejemplo mi esfuerzo será en vano.Es en nuestros hogares donde tenemos que empezar.Mi lema ahora es ; aqui vivimos todos,aqui todos hacemos de todo.Pero no es facil,es una lucha constante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La web del Club utiliza cookies para mejorar tu experiencia y hacerte ganar unos segunditos. Haz click en aceptar si estás de acuerdo. Aceptar Leer más