¿Qué quieres encontrar?

19
La experiencia en el confinamiento de una familia monomarental

La experiencia en el confinamiento de una familia monomarental

Cuando me pidieron contar mi experiencia, como familia monoparental en confinamiento, dudé… Soy Raquel, mamá monoparental por elección. Decidí ser madre “sola” después de algunos amores fallidos. “Luché” durante años para conseguir una familia idílica, como la que no había tenido…

Ficha Raquel Orgilllés

*Podéis seguir a Raquel en @blw_receptes

Nora, llegó a mi vida, dándome luz. Era y es una pequeñita cañera, nerviosa y terremoto, inquieta, risueña y con ganas de descubrirlo todo. Durante nuestro primer trimestre juntas, me pasé horas porteándola, cogiéndola de mil maneras, cantando, con música, ruido blanco, aromas, horarios, ventanas del sueño, masajes para los cólicos,  aceites. ¡Lo probé todo! Pero ella, (como siempre digo) estaba enfadada con el mundo por vivir en un cuerpo de bebé.

El confinamiento, me pillo de baja maternal y la empresa hizo un ERTE parcial. A lo cual tuve que pedir una reducción de un tanto de la jornada. Cosa que hizo que el sueldo disminuyera. Estuve tres meses sin cobrar. Los días pasaban, el sueño se acentuaba, el cuerpo se debilitaba y Nora seguía inquieta.

La experiencia en el confinamiento de una familia monomarental

Hice meditación, relajación, mantras, respiraciones… Pero los días seguían pasando. El agotamiento, la rutina, el encierro obligado… Un día, discutiendo con los jefes y escuchando las noticias, no pude más… Deje a Nora en la habitación, y sí… Me fui al baño, lloré, grite en la toalla y me mordí la mano. Me asusté y al día siguiente pedí ayuda…

He sido juzgada, por alguna madre, diciéndome barbaridades. Barbaridades que me han dolido, aún sabiendo que podía pasar (al exponerme). Lo que no entenderé nunca es la crueldad de atacar gratuitamente. Nunca haría daño a mi hija, y por eso mismo, me mordí. Por eso mismo lo conté, porque no soy la única.

Es un tema tabú, que avergüenza, que no gusta, que no es correcto y que actualmente tratamos de cambiar. Nos educaron de una manera, las mamás que fueron educadas de otra. Y todas hacemos lo que podemos y como podemos. SORORIDAD no es un solo una palabra de moda, ni EMPATÍA tampoco. Para ser Malamadre, primero se tiene que ser buena persona.

La experiencia en el confinamiento de una familia monomarental

VA POR TI NORA TE QUIERO

Y vosotras Malasmadres, ¿sois una familia monoparental?, ¿qué experiencia habéis tenido?

Han comentado...

  1. Mil gracias por dar luz y poner voz a una realidad que también existe. Ya está bien de pintar la maternidad como algo idílico y de cuento. No somos perfectas, y yo desde luego tampoco aspiro a serlo. Mi hija nació gran prematura y las dificultades a las que me he enfrentado han sido innumerables. Y sí, he llorado de cansancio, rabia e impotencia muchas veces.

  2. Hola Raquel, yo también te doy las gracias por tu valentía. A mí me has ayudado mucho. Soy madre soltera de dos niñas que pronto cumplirán dos añitos. Durante el confinamiento no lo pasé mal porque tenían 9 meses y yo estaba de hormona hasta arriba. El primer año me pareció fácil. Pero hora se me está haciendo más duro. Llevo una temporada un poco difícil. Parece que se nos han pegado todos los virus de la guarde y nos ha costado levantar cabeza. Mucho tiempo en casa, cancelar curro (yo soy autónoma), mucha demanda y mucho mucho estrés. Ese estrés y ese agotamiento mental es lo que me ha llevado en ocasiones a sentir que no puedo con la situación, a irme a otra habitación y sentir unas ganas locas de darme cabezazos en la pared. Querer abrirme la frente a golpes para sacar ese fuego que sube, ese dragón rojo que digo yo… Esa sensación me dejaba tan perturbada.. Pensaba que me estaba volviendo loca, que no iba a llegar cuerda a sus dos años de vida. Que iba a ser incapaz de sostener esta situación de ser madre sola de dos. Entonces me ponía a buscar en Internet cosas como, “madre pierde los papeles” .. Y, bueno, me sentía peor todavía. Porque sí, la crianza con respeto y todo eso está muy bien, y yo lo intento porque me nace así. Pero también me nace la rabia, el miedo, la tristeza, la impotencia, el agotamiento… Y no encontraba a casi nadie que normalizara esa situación. Y menos así de honestamente. Menos mal que mis amigas sí que lo hacen. Terapia llevo un tiempo haciendo pero no por esos episodios sino por el autoconocimiento y el crecer como persona en sí. Yo creo que eso es lo mejor que les podemos dar. Respetarnos a nosotras mismas, ser conscientes, honestas y permitirnos. Yo, en mi caso, me juzgaba (y me juzgo) yo solita. Me exijo demasiado. Y tengo que relajar.. Esto es un aprendizaje, una carrera de fondo.
    Te doy las gracias por ser tan valiente como para hablar de ello. Estoy segura de que es más común de lo que se muestra. Arriba esas malasmadres!!! ❤

  3. Hola!
    Yo no soy familia monomarental y no he tenido problemas económicos ni de horarios. He sido mamá al inicio de la pandemia. Y teniéndolo más fácil que tú, me he sentido desbordada muchas veces. Te admiro por seguir luchando, y por tener el valor de dar un paso al frente y contar esto en público. Eres una valiente, tu hija tiene mucha suerte de tenerte como madre, y si has superado ya esta etapa, lo vas a hacer bien, muy muy bien.

  4. Yo también soy familia monomarental de mellizos por decisión propia, la llegada de mis peques también dio luz a mi vida, sin embargo, la experiencia en el confinamiento es lo peor que me ha pasado. Al miedo se une el cansancio, el estrés, las actividades escolares,las actividades del hogar y para poder teletrabajar levantarte a las 3 de la mañana….aún cuando lo recuerdo no puedo aguantar las lágrimas…no tener comida ni supermercado que te lo lleve a casa….con mellizos de 4 años y una actividad física que no quemaban, por lo que la hora de dormir era una pesadilla….tirar la basura una aventura…

  5. Mi querida Raquel:
    Primero decirte,que para mi( que también soy monoparental)puedo entender perfectamente, el estrés y la ansiedad que puede provocar muchas veces,según que tipo de situaciones.
    Hay que hacer caso omiso a las críticas (cuando realmente no son constructivas)
    Y que tienes derecho a gritar, llorar,cantar,saltar y hasta morderte si eso te alivia la rabia interna,
    Al final,es tu batalla y tu la lucha como mejor te plazca!
    Mucha fuerza ❤

  6. Enhorabuena por compartir acciones poco comunes en un terreno hostil.
    No acabo de entender que tuvieras que acogerte a una reducción de jornada estando aún de baja maternal (si ni la ley lo ampara).
    Tampoco comparto que los bebés se enfaden por vivir en un cuerpo de bebé. Únicamente se comunican mediante el llanto cuando tienen alguna carencia (alimento, sueño…). La mía por ejemplo, dormía y dormía. Fue muy moldeable. Y si, hay muchos bebés. Necesidades distintas. (Soy monoparental).
    Por lo que elimina esa frase. Nora no estaba enfadada. Te estás tirando tierra encima. Vaya, creo yo.
    Relativo a no poder más y canalizar ese dolor con una mordedura. Te entiendo y lo comparto.
    Locura? Puede ser. También pedí ayuda.
    A veces no nos lo ponen fácil. Y ese malestar interior tiene que salir por algún lado. Le pese a quien le pese. O petamos.
    Ánimos. Eres y serás una madre perfecta.
    Creételo

  7. Enhorabuena por compartir acciones poco comunes en un terreno hostil.
    No acabo de entender que tuvieras que acogerte a una reducción de jornada estando aún de baja maternal (si ni la ley lo ampara).
    Tampoco comparto que los bebés se enfaden por vivir en un cuerpo de bebé. Únicamente se comunican mediante el llanto cuando tienen alguna carencia (alimento, sueño…). La mía por ejemplo, dormía y dormía. Fue muy moldeable. Y si, hay muchos bebés. Necesidades distintas. (Soy monoparental).
    Por lo que elimina esa frase. Nora no estaba enfadada. Te estás tirando tierra encima. Vaya, creo yo.
    Relativo a no poder más y canalizar ese dolor con una mordedura. Te entiendo y lo comparto.
    Locura? Puede ser. También pedí ayuda.
    A veces no nos lo ponen fácil. Y ese malestar interior tiene que salir por algún lado. Le pese a quien le pese. O petamos.
    Ánimos. Eres y serás una madre perfecta.
    Creételo.

  8. Mi experiencia con madre, madre no hay más que una, me ha dejado exhausta, frío y sudores avinagrados por la espalda , cócteles de cortisol y adrenalina a raudales, ¿sentirme sola?¿dudar de estar haciéndolo bien? No, porque no me daba tiempo ni a sentir. Lo que más quiero en mi vida y en el universo es a mi hijo.

  9. Hola soy Angela mamá monoparental de mi 3 hija. Me encantaria poder contactar y hablar con mamás monoparentales.

  10. Soy madre de dos hijos de 12 y 14 sola para todo desde hace más de una década al padre ni se le espera ni aparece ,y el confinamiento en mi caso hizo que trabajará muchas más horas 14 mismo sueldo,un hijo…en una época agresiva que tuve que mandar a vivir con mi hermana y una hija que pasaba 16 h sola con mi sentimiento de culpa acentuándose en fin..si sirve de algo a mi tampoco me compensa pero hay que estar

  11. Hola! En primer lugar quiero felicitarte por la decisión de querer ser mamá,ante una situación tan inesperada es imposible controlar y gestionar los diferentes sentimientos que salen como una estampida.
    Somos mamás y hacemos todo lo posible las 24 horas del día ,por tenerlo todo controlado y a todos atendidos…
    Estamos en prácticas..toda la vida ,no somos profesionales.Pero te puedo asegurar que lo intentamos…una y mis veces y le damos las vueltas que hagan falta para salir adelante.

  12. Hola,

    Empatizo contigo y agradezco tu valentía al contarlo. La maternidad perfecta (que no existe) hace daño de varias formas. Dar visibilidad a las sombras que nos acompañan a todxs en momentos de nuestra vida ayuda a humanizar más nuestras experiencias vitales.

    Un abrazo

  13. Te entiendo tan bien… yo soy madre de un bebé de 8 meses y medio. Lo de estar sola con todo lo del bebé no es lo peor de todo… es una alegría sesgada porque mi empresa esta cerca de la quiebra. Nadie quiere ayudar a una agencia de viajes en tiempo de covid. Así que el futuro es muy poco esperanzador con las demandas de acreedores, con la negativa de los bancos en dar ICO y ayudas directas sin llegar. He tenido que despedir a todos y me toca buscar un trabajo con la que viene…
    Asi que son noches en vela sin dormir, lágrimas contenidas entre sábanas, y cantos para no gritar. Que lo único que me da motivos para seguir luchando es despertarme con mi muñeco al lado con esa sonrisa desdentada. Porque sí, casi 9 meses y sigo con colecho y lactancia a pesar de las críticas pero ya a estas alturas… en fin…

  14. Me siento reflejada en Raquel. Mi hijo de 6 años y yo somos familia monomarental. Tenía 6 años cuando empezó el confinamiento. Yo también lloré, grité… Pero, no tenía donde esconderme, él siempre estaba conmigo, no quería estar sólo. Trabajé todos los días, como si no tuviera a nadie a mi cargo… Mi empresa no lo entendía… La escuela tampoco fue más comprensiva, eran obligatorias las videollamadas en mi horario laboral y había que hacer las fichas a tiempo… Lloré y grité y mi hijo me vio superada, enfadada, desfondada, agotada… Un día que cerré la puerta de mi habitación para llorar “sin control” y le prohibi entrar, me hizo un dibujo muy sencillo, con trazo rápido de lápiz y sin color, una cara triste y un corazón roto que me pasó por debajo de la puerta… Supongo que pensaba que había que actuar rápido… Cuando lo vi… Dios mío qué le estoy haciendo!… Pensé. Busque ayuda…Pero no tuve una ayuda ideal, fue la que pude encontrar… “Venga! Qué tú puedes! Si puedes con todo!”
    Pasados los meses mi hijo le contó a su abuela que mami estaba llorando y que eso le había roto el corazón… En aquel momento no entendí el mensaje del dibujo, pero ahora sí… El me estaba intentando ayudar… como sabía… Lo quiero con locura por ser él y son estas cosas suyas las que me hacen intentar ser mejor persona… Por él.

  15. Hola yo también soy familia monoparental con mi primer hijo y estoy súper feliz con el por hacer echo de padre y madre durante años ahora tengo una pareja y otro bebé y si no somos perfectas ninguna madre y hacemos todo lo que esté en nuestras manos pars que sean felices y si es duro pero yo estoy muy orgullosa

  16. No creo que nadie pueda ni deba juzgarte. Yo también me encontré sola con peque de 18 meses, con un nuevo proyecto de trabajo, con mi pareja lejos por cuestiones laborales y familiares y si lo que dices de tener momentos de “explotar para dentro” lo he pasado. Y estoy segura que precisamente Nora te da fortaleza siempre y paz en los momentos más difíciles, solo hay que mirarla. Mirala y siente la fuerza que tenéis y lo lejos que podeis llegar y si hablan… “que hablen”. ÁNIMO.

  17. No estas sola, las malasmadre siempre te abrazaremos y contendremos a la distancia aunque sea! Te admiro Raquel y a cada malasmadre que necesite!!

  18. Soy también monoparental con un bebé de 10 meses, ahora. El año ha sido durisimo. Hemos pasado todo en soledad y con el añadido de no poder salír a “airearnos”. Creo que esto me ha hecho mas fuerte y que la relación con mi hijo ha salido reforzada; o quiero creerlo así, ya que se pasa mal. La soledad se multiplica, los desanimos crecen y lo que es la mejor época de tu vida, se empaña con momentos de puro agotamiento mental. La falta de trabajo, de relacionarte, de salir a la calle, ver gente, la incertidumbre del futuro, etc. Todo pasa factura. Ánimo!! Somos tribu!

  19. Sola y trabajando confinada con un bebe de 8 meses lo que tienes que ser es una mujer súper fuerte y claramente muy inteligente para ser capaz de darte cuenta rapido y pedir ayuda. Tu hija tiene mucha suerte de tenerte. Por otro lado no puedo entender ningún tipo de crítica, te desbordó la situación (que además era una situación muy difícil) y como cualquiera tuviste tu momento de estallido del que personalmente pienso, mano incluida, que hasta en eso fuiste generosa para con tu hija al descargar todo sobre ti y sobre los accesorios del baño, fuiste una buena madre que sabia que ese momento era para descargarlo de alguna forma lejos de ella. No veo nada malo en lo que cuentas más allá de la situación tan difícil que nos puso el confinamiento. Mucho ánimo y gracias por compartir tu experiencia!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.