¿Qué quieres encontrar?

37
Consultorio con Olga Marín: cuando el buenhijo empieza a explorar

Consultorio con Olga Marín: cuando el buenhijo empieza a explorar

(Intro by Amelia) Hoy en el blog Olga Marín atiende la consulta de una malamadre con la que me siento muy identificada. Al igual que esta madre, mi buenhijo está deseando salir a la calle para soltarse de mi mano y experimentar su libertad e independencia. Quiere explorar y el problema es que no ve el peligro y muchas veces no sé qué hacer para que me haga caso. Lo único que se me ocurre es huir bien lejos, ¿alguien me acompaña? Voy a tomar nota de todas las ideas y consejos que nos da Olga que me parecen de gran utilidad. Espero que os guste esta nueva entrada.

CMM_quienessomos_08
Podéis seguirla en  @mam_om y en su BLOG.

CONSULTA:

Tengo un hijo de 15 meses, como podrás imaginar no para. Empezó a andar con 11 meses y ya gateaba a los 8. Es un niño con ganas de explorar y conocer cosas, entiendo que es normal en un niño de su edad, todo es nuevo y todo tiene cierta magia especial.

Mi problema es cuando vamos a pasear. Nada más pisar la calle, olvida que algún día tuvo madre y se lanza a correr como si no hubiera fin. Cuando le llamo, ni me mira y se lanza a correr más, o se mete en alguna tienda. Si consigo que se pare, luego corre en dirección contraria hacia donde tenemos que ir. Admito que he tenido que recurrir a algún azote en el culo, pues su fijación por correr y explorar le ha llevado a la carretera. Tras explicarle varias veces y apartarle, nada, ha vuelto y encima mirando a ver si estoy atenta a ello o no.

Como podrás imaginar acabamos en la sillita de paseo llorando y gritando. Yo mal porque no me gusta pensar que cuando puede disfrutar y caminar ha de ir ahí postrado. Y mi familia dándome opiniones varias.

Ojalá me pudieses ayudar de alguna manera. Sé que soy yo la que no lo acaba de hacer bien, y me gustaría hacerlo lo mejor posible.

Un saludo y muchísimas gracias por tu atención.

Malasmadres_consultorio_pegar

RESPUESTA:

Como bien dices, apartarse de los padres es la manera que tienen los niños de esta edad de explorar su independencia. Lo que no saben, y por eso no podemos enfadarnos con ellos, es que cuando se alejan tanto no podemos verlos ni protegerlos del peligro.

Voy a darte algunas ideas que quizá no hayas probado, y espero que te funcionen.

  1. Antes de salir de casa, bajas a su nivel y le dices: Vamos a ir de la mano hasta que lleguemos al parque. Hay que mantener las instrucciones sencillas y evitando la palabra NO. (No esperes que lo consiga a la primera, por supuesto. Un niño tiene que oír el mismo mensaje unas cuantas veces antes de integrarlo. Es así. No podemos esperar lo contrario porque sería pedirle peras al olmo.)
  2. Cuando te vaya a soltar de la mano, te paras en seco y le repites la misma frase. Si empieza a llorar, gritar y querer soltarse, le dices: ¿Quieres darme la mano hasta el parque o quieres ir en el carrito?, ¿mano o carrito? Así le das la opción de elegir. Si sigue en sus trece queriendo soltarse y marcharse, repites la misma pregunta las veces que sea necesario (¡como si fueras una pelota de frontón!).
  3. Si ya nada de esto funciona, le dices: Correr por la calle es peligroso. Tengo que protegerte. Y le subes al carrito o en la mochila, donde lo lleves normalmente. Da igual si hace una rabieta, tendrás que acompañarlo en su frustración de manera amable hasta que se le pase. Es un límite que debes poner para protegerle. Puedes tener preparado un cuento o algo que le guste para que se vaya distrayendo.
  4. Es una buena idea recurrir al juego para que vaya a tu lado. Por ejemplo, vais caminando y cantando una canción que le guste, o vas inventándote algún juego divertido. Por ejemplo: puedes jugar a Simón dice. Simón dice levantar una pierna; Simón dice sacar la lengua… etc. Este juego lo puedes practicar en casa para que sepa jugarlo al salir a la calle. O cuando intuyas que va a soltarse, le cortas el paso haciendo alguna tontería y lo retienes a tu lado. ¡Usar el humor es un potente aliado!
  5. Si el niño tiene que ir un tiempo relativamente largo en el carrito, tienes que asegurarte de que pasa mucho tiempo en el parque corriendo y explorando en lugar seguro.

En situaciones como esta, es muy interesante que practiquemos alternativas a frases que empiezan con NO. En lugar de No corras, di: Dame la mano; Espérame. En la manera más directa y eficaz de que el niño entienda lo que quieres que sí haga.

Quiero insistir en que pretender que un niño haga caso a la primera es una batalla perdida de antemano. No va a ocurrir. Pero si das instrucciones claras y pones tus límites de manera consistente, acaban entendiéndolo. Unos antes, otros más tarde, dependiendo del carácter de cada niño.

Para terminar, también creo que hay que ser un poco flexible. Puede que yo le haya dicho que me coja de la mano, no me haga caso y yo le suba al carrito. Entonces empieza a llorar o a decirme que quiere ir andando y yo puedo decidir darle otra oportunidad (una más) recordándole lo que debe hacer si quiere seguir andando.

Y tú, malamadre, ¿tienes un hijo que se marcha corriendo de tu lado?, ¿puedes darnos otros consejos respetuosos que ayuden a esta y otras mamás?

Un cálido abrazo y hasta el mes que viene.

Y ANTES DE IRNOS, os recordamos que ha salido a la venta el libro del club de malasmadres. “Soy buena/malamadre”, que podéis conseguirlo en Topbooks, FNAC, El Corte Inglés, La Casa del libro y muchas más librerías. En Amazon, Apple Store…

Esta tarde os espero a las 19 horas en la Biblioteca Eugenío Trías, antigua Casa de Fieras, dentro del Retiro, que tenemos la presentación del libro. Entrada libre hasta completar aforo. ¡Qué emoción y qué nervios al mismo tiempo! Gracias por vuestro apoyo. ¡Yeah!

Malasmadres-libro-2

Han comentado...

  1. GENIALES puedo decir que funcionan con constancia. Los ninos tontos no son y si ven que no te van a bajar de tu burro al final se suben a el…sobre todo si lo haces divertido. La mía ya va para 3 años y, después de 2 de la mano, la dejo ir suelta porque hemos practicado eso de no salir corriendo y que al ver un paso de cebra nuestras manos se junten cual imán. Eso sí… en el parque nos volvemos salvajes ;P

  2. Este post me cae como anillo al dedo, el buen hijo aun no anda, pero ya con su gateo tipo comando que se cree Rambo apunta maneras de la que me espera cuando decida que la vida andando y solo es mas divertida!

  3. Mi niño tiene 16 meses y aún no ha cogido confianza para correr y pobre de mi el día que lo haga porque es un terremoto!si gatea como Flash y ahora que anda ya empieza a ser incontrolable….Es imposible tomar un café trNquilamente por ahi.Él ha descubierto que puede desplazarse y ya no soporta estar en la silla parado.Si quiere ir a la derecha,por mucho quebhaya una carretera irá a la derecha.Hay que cogerlo en brazos y alejarlo porque es muy cabezota.Cuesta un montòn disuadirlo.Le llamas 10 veces y te mira 2.Así que estoy temblando….creo que este verano voy a conseguir el cuerpazo que tanto ansio a base de perseguirle!!!!pondré en práctica vuestros consejos

    1. Sí, con un bebé se acabó el estar tranquilamente sentada tomándote algo, y no digamos ya comiendo en un restaurante. Con mi hijo fue imposible hasta este año (tiene 4 y medio).
      Paciencia, todo llega!

  4. Genial Olga! Me encanta ver que nuestra forma de educar y enseñar tanto a peques como a adultos es la misma. Ojalá todo el mundo empatizara con los peques así, poniéndose en su piel y mirando a través de sus ojos!
    Un abrazo fuerte!

  5. Mi hijo hacia lo mismo, se iba porque sabia que iba a ir corriendo detrás de él, yo creo que para él era una manera de jugar…lo resolví con paciencia, dejando de seguirle y dándole un poco de margen para explorar: por la acera lo dejo ir sólo, pero tiene que parar al llegar a la esquina y darme la mano para cruzar la calle y lo hace…se queda clavado en la esquina esperando para que le de la mano para cruzar.

  6. Mi hija de dos años, da la mano, no tiene opción, al principio era carrito o mano pero nada de irse sola por la vida y mucho menos lejos de su madre. Pero es verdad que me la paso diciendo “no” para todo en distintos tonos pero al final es un “No! no, no no, Noooooooo!” voy a cambiar eso para hacer frases positivas, tienes toda la razón, igual me da mejor resultado para otras pataletas que me hace por el momento ante la llegada del hermanito. Gracias!

    1. Siempre es mejor formular en positivo, sobre todo porque los niños lo entienden mejor. Y a ti te va a frustrar mucho menos!
      Suerte y abrazos!

  7. Me ha encantado tu forma de cambiar las instrucciones a mensajes en positivo. Me gustaría tener más información para aquellas ordenes que soy incapaz de hacerle entender, como: “no toques” o “no cojas eso que es peligroso”. Mil gracias!!!!

    1. Tomo nota, Chary. Y si quieres escribirme para que responda tu consulta a través de este canal, tienes toda la libertad para hacerlo.
      Abrazos!

      1. Te agradezco tus palabras. Y cómo no, encantadísima de seguir aprendiendo cada día y si esto implica que el peque aprenda a no coger cosas que son peligrosas pues mejor que mejor. Tengo un niño de casi dos años y medio y otro de cuatro meses. Nos entretiene más el mayor porque explora e investiga todo el día, algo normal. Pero somos incapaces de hacerle ver qué es peligroso y qué no sin acabar enfadados o frustrados. Así que si nos puedes guiar sobre cómo corregirlo con mensajes positivos… A tu entera disposición. Gracias y un besico

  8. Me pasa exactamente lo mismo… Probaré estos consejos haber si consigo salir a la calle sin sufrir un ataque cada vez que echa a correr o se tira en el suelo porque no quiere ir de la mano… Y solo tiene 16 meses…

    1. También puedes probar a llevarlo en una mochila en lugar de carrito, si la idea no te resulta desagradable. En brazos de mamá siempre se resisten menos. Pero a muchas mamás el tema mochila no les gusta, por eso no he dicho nada.

  9. Yo temo el momento que decida terminar de lanzarse a andar. Tiene 11 meses y está a punto. Me han regalado una correa de esas para niños, aún no la he usado, pero me parece útil para esos casos ¿qué opinas?

    1. Opino que no, pero si a ti te gusta, adelante. Cada una debe hacer lo que mejor le parezca, solo faltaría. El problema principal de esas correas es que el niño no aprende a autorregularse.

  10. me encantó el post!!! lo he probado y funciona, pero mi buenahija de 2 años y medio sí que corre sola y hasta hace poco hacia caso y paraba al llamarla. Pero ahora hay veces q no para a mi llamado y se ríe y continúa corriendo.
    Acto seguido me acerco corriendo me agacho y hablo con ella, que eso no se puede hacer y la cojo de la mano y le muestro los coches q circulan… Pero claro no siempre es todo tan pacífico porque ella si bien lo entiende llora o tira para soltarse y no me gusta llevarla a presión….

    Alguna idea para cómo pedirle que pare y que responda?

    Es que la pobre me promete que no va correr mas… jajaja tema q sabemos y NO queremos que suceda, sólo pretendo que pare cuando le digo.

    Gracias

    1. Lo que estás haciendo es lo que tienes que hacer. Como he dicho en el post, no el 100% de las veces te van a ahcer caso, es un aprendizaje. Sigue los pasos que he comentado y verás como pronto se acaba el irse corriendo sin avisar. también es interesante prever cuándo va a soltarse. Lo notas porque te presiona la mano, ¿no? Y si es así y estáis en un lugar concurrido, le dices que mano o carrito/mochila y que cuando lleguéis al parque ya irá suelta todo el rato.

  11. admito que mi niña va un poco por ese camino, aunque siempre busca mi mano primero, aun así intenta salir corriendo cuando le da por ahi (en plan fugado de alcatráz)… y reconozco que es difícil borrar la palabra NO en estos casos, pero me parece muy interesante este artículo 🙂 voy a probar nuevas formas de decir las cosas con la peque.

  12. Me ha encantado!!
    Sobre todo porque no me gustan las palabras negativas.
    Yo lo que hacía era un circuito urbano, aprovechábamos los desniveles, las seńales, por ejemplo, si había un árbol, se le da la vuelta alrededor; una alcantarilla era “casa” y hay que dar un salto sobre ella; lo de la mano al cruzar y siempre por el paso de cebra, a veces sólo pisando las rayas del mismo color, y funcionaba. Y claro, necesitan mucho ejercicio físico, asi que al parque o al campo los que puedan.

    1. Grandes ideas, Gemma. Tomo nota! Yo hoy con mi hijo he hecho un recorrido de unos 10 minutos a pie y hemos ido pisando una raya blanca y a un lado había pirañas y al otro tiburones. Jajaja!

  13. Yo estoy aprendiendo a detallar mejor mis directrices para Mateu (3 años). Me explico: le dije que si pasaban coches me tenía que dar la mano y así lo hizo. Pero llegamos a otra calle y al ver que no venía ningún coche decidió pasar solito. Y cuando le regañé me dijo: “No mamá, tú has dicho cuando pasen coches y ahora no pasan.”
    Tuve que rectificar por “cuando puedan pasar coches aunque no los veamos en ese momento” O_O

  14. El de hoy ha sido “el post” de la semana .Gracias por hacernos la vida mas facil y “mal de muchos consuelo de tontos” eres genial tu blog inspira, anima, y pretende sobre todo ser constructivo! es de los mejores desde hace muuuucho tiempo que me han enganchado . un saludo#malamadrero .

    Por cierto Laura estas creando escuela mis amigas y yo ya hablamos en idioma #malamadre … que hacen las #buenashijas que vienes con la #buenaabuela? juas jaus

    1. Caray, Eli, pues te agradezco sinceramente tus palabras. Me viene bien saber que no le hablo a las paredes, jajaja.
      Un abrazo grande para ti y gracias por seguirme!

  15. Me viene al pelo este post porque estamos entrando con paso decidido en época de rabietas.

    Me lo apunto toooooooodo.

    ¡Muchas gracias!

  16. Uf se me han puesto los pelos de punta al recordar esta etapa. Soy mamá de mellizos-terremotos. Cuando empezaron a caminar fue terrible. Si quería salir yo sola con ellos, lo único que me funcionaba era sentarlos en el carro y amarrarlos, aunque se pusieran a llorar porque querían correr, no había otra.
    Intentar razonar con ellos con 15 meses era completamente imposible.
    Hoy tienen 2 años y 9 meses y es otra cosa.
    Paciencia, muuuuucha paciencia, y pensar que todo pasa, ellos maduran y acaban aprendiendo los peligros…

  17. Uff,yo ya estoy temblando con lo que me queda con mi segunda buena hija. Tiene diez meses y gatea sin para buscando nuevas experiencias en plan Dora la exploradora no se lo que será de mi cuando se suelte y empiece a andar me veo en plan madre desdoblada x el parque con mi bichito de cuatro años que es un terremoto y la pequeñaja corriendo detras de ella y yo como no detrás. Me va a venir genial para la operación bikini y luego en el trabajo me dicen, y tu novasalgimnasio

  18. Muy buen artículo!!! me viene que ni pal pelo… empezó a gatear a los 6 meses i a los 11a andar… ahora casu tiene 14 y ha empezado a correr!!!#mamapor…cuando no la oyes és un peligro…por suerte le gusta ir cogida de la mano y se suelta y echa a correr para jugar, de momento lo vamos controlando pero cuando estamos en un lugar nuevo, siempre va al revés y de cabeza a la carretera!!! así que intentaré seguir tus consejos!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X

La web del Club utiliza cookies para mejorar tu experiencia y hacerte ganar unos segunditos. Haz click en aceptar si estás de acuerdo. Aceptar Leer más