¿Qué quieres encontrar?

2
Cómo aprende nuestro hijo e hija

Cómo aprende nuestro hijo e hija

Si sabemos cómo funciona su cerebro sabremos cómo facilitarle herramientas de aprendizaje tanto dentro del aula como en casa.

La eterna cuestión que nos surge a las madres y padres a la hora de entender el proceso de aprendizaje de los hijos. Cómo entender su cerebro y la forma que tiene de asimilar la información para poder ayudarlos y acompañarlos en su desarrollo educativo y social. Hablamos con madres y expertas en educación para que nos den las claves.

Leticia Rubio, psicopedagoga especialista en neuropsicología educativa y responsable del departamento psicopedagógico de la escuela infantil El Mundo de Mozart, nos cuenta que el secreto está en aprender a través de la emoción.

Ficha de Leticia Rubio

¿Qué es lo más importante para que un cerebro aprenda?  

La clave para que el cerebro aprenda es la emoción, si algo nos emociona, lo vamos a aprender, si no nos emociona el cerebro tiende a olvidarlo. Lo indica en muchas ocasiones el neuropsicólogo J.R. Gamo: “cuando el cerebro adquiere información novedosa lo procesa en el hemisferio derecho del cerebro, que es el relacionado con la intuición, las imágenes y el pensamiento creativo”.  Distintos estudios demuestran que el cerebro de un niño asimila mejor los conocimientos cuando experimenta y se involucra en lo que está intentando aprender.

¿Qué factores favorecen el aprendizaje?

Hay múltiples factores que favorecen el aprendizaje, a continuación vamos a enumerar una serie de ellos: 

1. La emoción como vector fundamental para aprender,  si lo que intentamos transmitir a un hijo o a los alumnos tiene un componente emocionante va a facilitar la atención y la capacidad del cerebro para retener.

2. Lo que veo, si a los niños les hacemos visible lo que les estamos enseñando o lo que les estamos pidiendo lo van a integrar con mayor facilidad. Los discursos así como las clases teóricas, no favorecen el aprendizaje.

3. Es más fácil aprender en compañía que de manera individual. El aprendizaje colaborativo, es decir, el hacer y mostrar las cosas a nuestros hijos o alumnos de manera conjunta, posibilita la retención de lo enseñado.

4. Las rutinas; la organización y la planificación ayudan a estructurar los tiempos además de simplificar a los más pequeños la comprensión de lo que tienen que hacer.

¿Qué son las inteligencias múltiples y por qué son tan importantes para entender el funcionamiento del cerebro?

Es un modelo de pensamiento donde el aprendizaje no es un ente único sino un conjunto de factores que nos ayudan a aprender.  El profesor Howard Gardner plantea que existen 8 tipos de capacidades y habilidades potenciales, que pueden ser desarrolladas y expresadas dependiendo de la influencia de factores biológicos, psicológicos y culturales. En cada ser humano hay  algunas dominantes y otras que complementan el aprendizaje.  Las 8 inteligencias son: lingüística-verbal, lógico matemática, espacial, musical, kinestésica, intrapersonal e interpersonal.  Basándonos en estos tipos de capacidades podemos analizar e individualizar el aprendizaje, observando cómo aprende cada niño para así ofrecerle actividades, rutinas como aspectos a tener en cuenta.

¿Qué rutinas/juegos/actividades podemos hacer en casa o en el aula para potenciar el aprendizaje?

Si conocemos cómo aprende nuestro hijo o alumno podemos crear una serie de juegos o dinámicas para potenciar su aprendizaje. Por ejemplo, si mi hijo es un niño con aprendizaje kinestésico, es decir, que aprende a través del movimiento, para potenciar su aprendizaje podemos realizar tareas o juegos en distintos sitios de la casa, mientras que en el cole se trabajaría mediante el aprendizaje por rincones.

Para aplicar la premisa tan importante de la emoción como el mejor vehículo para el aprendizaje, una pequeña gymkana con ejercicios de repaso por la casa o en el aula, es una excelente actividad para motivar y captar su atención y alcanzar los objetivos planteados de aprendizaje. Si nuestro hijo tiene un aprendizaje muy visual podemos utilizar videos didácticos para establecer una base teórica de aprendizaje sobre un tema en concreto y luego complementarlo con dibujos hechos por ellos mismos que le ayudará a terminar de integrar los conceptos que queremos transmitirles. Si nuestro hijo tiene un aprendizaje más auditivo o musical, podemos utilizar canciones o grabar la lección para que luego la vaya escuchando.

Palabritas de Bibiana y Lucía Infante

Bibiana y Lucia Infante, madres y directoras del Centro Integral Disciplina Positiva, certificadas por la Positive Discipline Association, nos explican herramientas de aprendizaje de la Disciplina Positiva, metodología basada en educar con cariño y firmeza al mismo tiempo, inculcando actitudes positivas, buena conducta, responsabilidad y destrezas emocionales y sociales.

Ficha de Bibiana y Lucía Infante

¿Cómo funciona el cerebro de los niños aplicando la Disciplina Positiva?

Partimos de la base de que la Disciplina Positiva busca potenciar el aprendizaje en los momentos donde el cerebro esté “integrado”.  Esto significa que estemos utilizando todas sus partes de forma equilibrada para poder razonar, reflexionar, resolver los problemas, empatizar…etc.

Para ello, enseñamos a las familias a ayudar a los niños a autorregularse e integrar su cerebro para poder aprender y resolver problemas.

¿Qué podemos hacer para potenciar el aprendizaje desde el punto de vista de ver el error como una oportunidad, el aliento, la motivación y los hábitos?

El aprendizaje se produce por ensayo y error. Así que el error forma parte de él. En nuestros talleres ponemos el foco en ver los errores como oportunidades para aprender, que es uno de los principios fundamentales de la Disciplina Positiva. Entender el error como una oportunidad es algo que podemos enseñar a los niños desde nuestro propio ejemplo, compartiendo los errores propios y haciendo natural el hecho de equivocarse y de encontrar, no solo un aprendizaje, sino una manera de que aquello no ocurra más.

Como madres y padres muchas veces buscamos la perfección y no nos damos cuenta de que esto puede provocar en nuestros hijos un modelo que no existe, algo irreal, porque lo que queremos inculcar es que tengan el valor de ser imperfectos y de aprender de esa “imperfección”.

¿Cómo puede la Disciplina Positiva ayudar a nuestro hijo a potenciar su desarrollo y aprendizaje?

La Disciplina Positiva se enfoca en preparar a los niños para la vida y no la vida para los niños, por eso todas las herramientas y principios en los que se asienta la Disciplina Positiva tienen el objetivo claro de que los niños vayan aprendiendo aquellas habilidades emocionales, sociales y cognitivas desde pequeñitos.

Cada reto con el que nos encontramos a la hora de educar a los hijos es una oportunidad de poder enseñarles esas habilidades que deseamos para ellos, no podemos olvidar que somos sus modelos, sus guías y el espejo en el que se miran, por lo que lo que más potenciará y guiará su desarrollo, será, en primera instancia, su familia.

Los niños que crecen sintiéndose parte de su familia, valorados, tenidos en cuenta y a la vez siendo capaces de aportar en ella, estarán más abiertos a desarrollar esas habilidades necesarias para desarrollarse como adultos emocionalmente sanos. Y para ello, nosotros, los adultos, hemos de ser esas personas que les hagan sentirse tenidos en cuenta, valorados de forma incondicional, respetados y coherentes con nuestros valores.

¿Qué rutinas/juegos/actividades de la Disciplina Positiva podemos hacer en casa para potenciar el aprendizaje de nuestro hijo?

Nuestro objetivo más profundo es que las familias tengan una mirada diferente a la hora de educar y relacionarse con sus hijos para desarrollar habilidades para la vida. Cualquier actividad que hagamos con nuestros hijos desde esa mirada, buscando comprenderles y que nos comprendan, en definitiva, vivir la familia como un equipo, siempre va a ser un beneficio para el desarrollo de los peques.

Buscamos que los niños se sientan parte de la unidad familiar aportando y contribuyendo de manera activa en ella, ya sea mediante una actividad lúdica, de organización de la logística familiar, tarea doméstica, etc… , todo esto puede ayudar a potenciar ese bienestar emocional que es la base de la salud mental y del aprendizaje.

Y vosotras Malasmadres, ¿tenéis alguna pregunta? Dejadla en los comentarios.

Han comentado...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La web del Club utiliza cookies para mejorar tu experiencia y hacerte ganar unos segunditos. Haz click en aceptar si estás de acuerdo. Aceptar Leer más