¿Qué quieres encontrar?

42
Diario de malamadre: ‘Cada maestrillo tiene su librillo’

Diario de malamadre: ‘Cada maestrillo tiene su librillo’

malasmadres_ficha_AmeliaDice el refrán que ‘un médico cura, dos dudan y tres muerte segura’, éste podría ser el resumen de mi experiencia con la pediatría en los escasos 3 meses de vida de mi hijo. Al nacer nos asignaron una doctora que nos gustó bastante pero a la que vimos en dos ocasiones: en la revisión del primer mes donde nos pusieron la ayuda de biberón, y tres días después para controlar que había cogido peso. Ahí terminó nuestro idilio con esta pediatra, se dio de baja y jamás se supo de ella. Esta situación provocó que en los dos siguientes meses nos vieran cuatro médicos distintos que iban supliéndola y cuyos criterios eran contradictorios en muchos casos. Problemas con los que nos encontramos:

1. Biberón o pecho. El primer mes el bebé no engordaba, de hecho pesaba aún menos que al nacer, eso hizo que tuviéramos que ir cada 3 días al médico durante dos semanas para ir comprobando que todo evolucionaba correctamente. En este punto no coincidieron ninguno de los pediatras que visité, cada tres días lo pesaba y revisaba uno diferente. Dos facultativos apostaban por dejar la lactancia mixta y volver al pecho y otro que dejara totalmente el pecho y le diera un biberón de 120 cada tres horas, su frase fue la siguiente y no tiene desperdicio: “tú le das el bibi y después lo pones al pecho para que se relaje, para él es un caramelito, se divierte como tú en una discoteca; las mujeres estáis muy confundidas con el pecho”. Ahora lo recuerdo y me río, en el momento la hubiera mandado a paseo. Ante tal diversidad de opiniones continué con la lactancia mixta y seguí mi instinto.

2. Vacunas Prevenar y Rotateq, nueva controversia. Aquí cincuenta por ciento que le pusiera ambas y cincuenta por ciento que con la Prevenar era suficiente, que si no lo iba a llevar a la guardería la Rotateq no era tan necesaria. Evidentemente le he puesto las dos porque así lo creo. Opino que deberían estar contempladas en el calendario de vacunas obligatorias pero ese es otro cantar. En cuanto a la administración de las dosis, que empezará en el tercer mes; sin embargo, la pediatra que nos vio en el segundo mes nos aconsejó darle la Rotateq ese mismo día en casa porque ya no había cita para la enfermera. Ampolla bebible, temiendo que el niño no se la tomara correctamente y tiráramos 70 euros a la basura y, además, sin poder incluir esta dosis en su cartilla de vacunas con el lote de la misma por si hay algún problema. Fantástico. Menos mal que ya nos han establecido los meses para la administración de las siguientes dosis.

3. Agua, manzanilla o sólo leche. Unos que no, otros que sí. Yo creía que ya nadie daba manzanilla, que era algo muy antiguo de la época de las buenasabuelas, de hecho es algo que le encanta a mi madre: “nosotras siempre íbamos con el biberón de manzanilla a todas partes” es una de sus frases favoritas. En las clases de preparación al parto me grabaron a fuego en el cerebro que a los bebés sólo se les daba leche. En fin, llevo un biberón que le ofrezco de vez en cuando y que rara vez quiere, sólo cuando hace mucho calor, si no piensa que le estoy timando y en vez de leche le voy a alimentar con agua.

5. Caquitas. El bebé pasaba periodos de varios días sin hacer caquita cuando empezamos con la leche de fórmula. Tenemos el honor de tener Reuterí, Eupeptina y ser expertos en masajes con aceite en la barriguita para hacerle fácil la tarea. De todos modos, opté por lo más sano, los masajitos y Reuterí que han hecho que ya no necesite nada y se haya regulado él solito.

4. Vitamina D e hierro. He hecho la panoli dándoselos porque el pediatra al que nos hemos cambiado y, que dicho sea de paso, es el mejor, muy vocacional, me ha dicho que no hay que darle nada. Que las leches de fórmula están enriquecidas con hierro, y que es muy indigesto para un bebé. Por otro lado, que la vitamina D la genera el bebé con 15 minutos que le de el sol en las piernas.

5. Alimentación complementaria. Muchos apuestan por ponerle los cereales a los 4 meses y la fruta a los 5 al menos en mi caso que le doy leche de fórmula; sin embargo, mi pediatra, el definitivo, no quiere hacerlo tan pronto porque según él no quiere niños gordos, si con la leche evoluciona correctamente no es necesario porque además los riñones están muy inmaduros aún. Yo contentísima porque quiero que se críe saludable, me explicó que es decisivo el primer año de alimentación para evitar una futura obesidad.

Mi experiencia no ha dado más de sí. Tres meses en los que he llenado la carpeta del médico de recetas que servían para unos pero para otros no y en los que he echado mano del sentido común. Suerte que ‘habemus’ nuevo y definitivo pediatra desde hace una semana sino a este paso me hago un doctorado en pediatría. ¿Por qué hay tal diversidad de criterios? ¿Habéis vivido alguna situación parecida?

malasmadres_TIP_205

* Seguro que con el segundo seré yo la Doctora en casa y andando.

Han comentado...

  1. Pues te diré que siempre es así….con el primero vas de novata, y cuando llegan el segundo o el tercero, te relajas pero siempre hay cosas que han cambiado tanto de un hijo a otro, aunque sólo hayan pasado dos años, que te quedas loca.
    Al final, tras un momento de desconcierto, lo que tú dices: sentido común (siempre hablando de situaciones normales, no de cosas graves o preocupantes, claro)

    besos!!!

    Paula

  2. Yo cuento mi experiencia por aquí por si a otras mamis les vale, aunque tú ya la sepas por aquello de las paranoias de madre primeriza jajaja.

    En mi caso mi pediatra es un poquito rancia (un poquito bastante), seca como ella sola, sólo la he visto 3 veces, en la primera visita del niño sano, en otra ocasión para el tema de la prueba de las otoemisiones acústicas (eso es otro cantar, que a mi hija se la han hecho con 3 meses eh! y debería estar hecha al nacer) y un día que tenía el culete super irritado y la caca un poco “raruna”. Y bueno, aunque es una rancia me ha parecido bastante seria.
    Al menos es pro-lactancia y no como esa enfermera que me dijo “¿aún le das el pecho con 3 meses?” como si estuviera criando un monstruo de las cavernas. Y me asesoró bien sobre la vacunación y me resolvió la duda sobre las cacas de mi hija.

    Esta semana tenemos la visita del “niño sano” de los 4 meses, y a ver, porque ahora quiero preguntarle unas cuantas cosas y veremos a ver por dónde me sale.
    También os digo, que no pienso hacerle caso si me suelta eso de que le endiñe papillas comerciales, o que la “engollipe” con papilla de frutas. Me he pasado medio embarazo empapándome con mucha información sobre estos temas, y no es mi opción. Me parece muy respetable lo que decida cualquiera por supuesto.
    Pero como te ha dicho a ti tu pediatra Amelia, tanto los riñones como el sistema digestivo del bebé están hechos para digerir SOLO leche hasta los 6 meses de vida, cuando los órganos empiezan a estar más maduros y se les puede empezar a introducir la AC (alimentación complementaria), ya sea por decisión de cada uno en forma de purés o en trocitos y mediante la autogestión (más conocido como BLW). Yo creo que si confiáramos en más ocasiones en nuestra intuición no meteríamos la pata (ojo jamás hablo de medicar etc eh!) en el tema alimentación.

    Al igual que nunca me ha parecido normal que me digan que TIENEN que pasar 3 horas para que le de a mi hija de comer, tampoco me parece normal que tenga que endiñarle en un cuenco y con cuchara con 4 meses un potingue hecho con media pera, medio plátano, media naranja y tres cacitos de cereáles, entre otras cosas porque eso no lo meriendo ni yo!! No quiero criar una niña regordeta porque así está más mona, mi hija será como tenga que ser, y no quiero que esté gordita porque así parece más saludable, lo que quiero es que aprenda a comer de todo desde pequeña y de la forma más sana posible.

    Ya os contaré en qué queda la visita del jueves!!

    PD: como me suelte una “hoja informativa” de las cosas que tiene que comer… Tengo que ir pensando cómo decirle diplomaticamente que la usaré para otros menesteres.

    Besos chicas!!

  3. Puff, si yo te contara….
    Pablo es multialérgico, pasó de no comer nada que tuviera que ver con los huevos (pollo incluido) a comer todo lo que no le afectara demasiado con sólo cambiar de hospital de referencia

  4. A nosotros nos ha pasado algo similar pero con la enfermera… En 7 meses le han visto 4 enfermeras distintas… Con tanto jaleo al final a la titular (que le vio en la revisión de los 6 meses), no le cuadraban las curvas de crecimiento (según lo que habían apuntado, tenía menos Perímetro Craneal a los seis meses que a los cuatro!! Obviamente se trataba de un error de anotación), así que nos ha tocado volver a los 7 meses para comprobar que todo estaba bien…

    Además, no nos informaron de las vacunas no obligatorias (Prevenar y Rotateq), y nos tocó ir en los meses pares a las “revisiones del niño sano” y en los impares a las vacunas… Y luego nos quejamos de que el sistema sanitario está saturado…

    Con la AC (alimentación complementaria), cuando le pregunté si le podía dar papillas de arroz hechas por mí, me dijo que “qué era eso de darle arroz ni maíz, que cereales “los de toda la vida, los de polvos, de la farmacia”.

    En fin… Como la mayoría por aquí: en casa hacemos lo que nos dicta nuestro sentido común, ayudado por mucha mucha lectura.

    1. Al final te vuelven loco más si eres una primeriza muy primeriza como yo que ni teniendo sobrina me había dado por enterarme de determinadas cuestiones. Un beso!

  5. A mí es que no me funcionaba ni el sentido común. Siempre he tenido la misma pediatra, pero su opinión con el pecho era contraria a la matrona, por ejemplo, así que loca por no saber a quién hacer caso, porque por un lado quería hacer lo que decía una pero por otro no estaba segura de que fuera lo corrcto.
    Además, la propia pediatra no siempre nos da el mismo diagnóstico o no siempre lo valora igual. Lo mismo voy con Peque, con 37,5 (que todavía no es fiebre) y más contento que unas castañuelas y me dice que por qué llevo 4 días sin llevarle, que me presento con él con 39 de fiebre y muy decaído y me dice que las madres primerizas nos alarmamos enseguida.
    Besos.

  6. Hola chicas, yo es que debí de perder el sentido común en el momento del parto. Se fué. Ahora con mi segunda hija, parece que lo he recuperado un poco y la cabeza comienza a tener criterio propio (y gracias a la experiencia anterior con la primera, claro).

    Mi pesadilla eran los percentiles. Qué obsesión! mi hija siempre estaba en percentiles bajos de peso y salía de la consulta con la impresión de que no la alimentaba bien y que en vez de una hija, tenía un ternero que debía de engordar como fuera para que encajara en la estadística normal.

    Al pediatra le preguntaba “estupideces” de primeriza ante lo que me contestaba: “Tú, utiliza tu sentido común”, y eso me aterraba, porque si mi pequeña dependía de eso…
    Yo pensaba: umm, pediatría, qué carrera más curiosa, deben de tener dos asignaturas obligatorias: Dalsy y Apiretal, y una optativa que pueden elegir entre: El sentido común de las madres y El trato con las mamas: ayuda a reducir su ansiedad; por supuesto, todos toman las primera, es más sencilla.

    Ahora en serio, con la segunda es todo diferente, claro, lo vivo con mucha más calma (catarros, diarreas y resfriados).

    De todas formas, qué gran aventura ser madre y no te digo ya, ser bebe primerizooo, qué valientes.

    Un saludo

    1. Yo es que soy muy primeriza, estoy muy pez y tengo una edad que parezco a veces una madre viejuna cuando lucho contra ello jajajajaja. Intentaré controlar mi hipocondría por el bien del niño 😉

      1. Bueno, yo ya he entrado en la cuarentena y tengo 2 niñas de 5 y 2 años, así que aún me quedan asfdlkadjs-ITIS que pasar por partida doble y visitas incomprensibles al pediatra. Ya os iré contando. Muy esclarecedor el post. Si yo os hubiera descubierto antes…

  7. Hola!
    Yo estoy pasando por ello ahora mismo.
    Lo que pasa que tengo al enemigo en casa, es la buenaabuela la que imparte cátedra sobre lactancia materna, cuando la última vez que dio pecho o vio algo similar fue 3 meses hace 32 años, a mi.
    Obsesionada con que el buenbebé pasa hambre porque se duerme después de 30 min en la teta, y tras haber pasado por la pediatra que le diga que está todo bien, se va buscando opiniones alternativas hasta oír lo que quiere oír: 10 min. cada teta y bibe de apoyo. Me resulta chocante lo de la teta como caramelito, luego están los que dicen que la teta solo comida y no chupete
    Por cierto lo de los bibes de manzanilla cuidadin, si es con anís ( cosa que a las abuelas encanta para los gases) es neurotoxica para el bebe.
    Esto es como todo, no hay dos bebes iguales, ni dos malasmadres iguales y a cada una nos toca bregar contra algo distinto cada día.

  8. Lo del pecho como caramelito me dejó muerta, no te digo más… Y no te preocupes le hago una manzanilla yo, sola sin nada, no es de las que vende que llevan muchas cosas y azúcar, lo único que hago es manchar el agua, muy clarita, poco concentrada, aún así no quiere mucha… Gracias por contarnos. Sabes yo le digo a mi madre la doctora en casa jajajaja.

  9. En esto vengo de vuelta, mis buenashijas tienen 2 y 4 años. Eso sí, resulta que con la segunda me tuve que reaprender alimentación, vacunas y hasta cómo bañarla!! Menos mal que me lo tomo con humor.
    A la primera quería darle el pecho y como no me subía la leche (tres semanas después de dar a luz), me recomendaron que se lo diera yo desnuda y ella solo con pañal. Esto, en el mes de noviembre. Total, que yo acabé con 39 de fiebre y ella con su buenpadre dándole el bibe.
    Con la segunda daba por hecho que iría directa al bibe y, con dos años cumplidos, seguimos con la teta. Ahora, las que me insistían para que le diera el pecho a la primera, me insisten para que de lo quite a la segunda.
    En fin… Menos mal que tenemos eso que se llama instinto maternal 😉

  10. Buenísimo el post, yo estoy igual con los pediatras.. creo que en 20 meses hemos tenido como 5 distintos y nunca es definitivo… cada uno te cuenta la película como le parece y cuando eres primeriza te las cuelan por todos laos.

    bszo

  11. Yo no soy muy aprensiva. Si veo a Emma bien, riendo todo el día y muy espabilada, pienso que muy mal no tiene que estar. Pero yo tengo al enemigo en casa que es el buenpadre y no hay quien le tosa a la niña.
    Yo con la lactancia lo pasé muy mal. Visitaba al matrón y miedo me daba si le decía que le daba lactancia mixta (no quiero que nadie se ofenda, pero no creo que un hombre, por muchos estudios que tenga, sepa como se siente una mujer frente a estos temas).
    El pediatra de momento bien. Me gusta y espero que siga así.
    Los cereales se los metió a los 4 meses. Yo no estoy muy de acuerdo, pero Emma dejó justo antes de coger peso y cualquiera le decía al buenpadre que esa no era la solución.
    En fin, que somos las del sexto sentido y yo siempre que no le he hecho caso a mi intuición me he equivocado.

    1. Bueno me alegro que el pediatra te gusté de momento, eso es fundamental y al buenpadre no le cuentes todo, yo a veces no le digo ciertas cosas para que no se agobie y no me agobie a mi jajajajaja.

      1. Sería una buena opción si no fuera porque se empeña en venir conmigo al pediatra siempre! Cambia hasta los turnos de trabajo para ir :S No hay quien lo engañe…

    2. Jolín con el buen padre… me asusta mas que el matrono! Yo hay cosas que por muy buen padre que sea, solo opina. Como el me ha dicho muchas veces: “Lucía, hay cosas en esta vida que son Ley” (Como que no haya discusión en el nombre de nuestro segundo hijo: se llamará como él). Pues esa misma frase se la cojo prestada a veces. Si la mayoría de la comunidad médica mundial dice que la lactancia materna es lo ideal hasta los 6 meses mínimo, y yo tengo leche suficiente para que así sea, ya puede aliarse el buen marido con la mitad de los dioses del cielo para intentar meterle cereales a mi niña, que le saldrá el tiro por la culata a la larga, y noche de sofá para empezar. Yo me ví en la misma situación con tan solo un mes. La niña perdió peso en su primer mes de vida hasta estar 100 gr menos de cuando nació, y menos mal que a la primera sugerencia suya de probar con un bibe, vio mi mirada y no insistió mas. Un padre es un padre, con todos sus derechos y obligaciones, pero entre una madre, el pecho y su hijo, es mejor no intentar imponerse. Y YO ADORO A LOS BUENOS PADRES COMO EL MÍO… Pero hay cosas QUE SON LEY!!!

  12. Que razón tienes en el primero estas perdida perdida uno te dice una cosa otro te dice otra, con el segundo la cosa se relaja ya te crees que vas de sobrada y al tercero casi ni pisas el médico sólo para lo gusto y necesario.

  13. Cuchufletita tiene 4 años y va a mi pediatra, es decir, el que me trato a mi y a mi hermano, pq después de conocer al de la SS y ver sus criterios y sus pintas ( viste de CH de cabeza a pies y coge a los niños a distancia, para que no le manchen) y escuchar sus criterios ( mi hija duerme del torro. Desde qué nació y a los 4m le pregunté sí podía dar cereales en el último bibe de la noche,, pq están 8h sin comer y su respuesta fue, que la despertara a eso de las 7 am y le endiñara un bibe, toma ya!) definitivamente, decidí ir por privado.
    Mi hija nació con 2,700kg y emperrados en la teta, 2 días después salió del hospital con 2,400 kg. Mi leche era buena pero escasísima y hasta los 3meses, no me recomendaron la lactancia mixta; Respeto a lactancia materna y me parece lo mejor, pero cuando no se puede NO PASA NADA!!! Con las leches maravillosss que hay ahora, sí tengo un próximo, desde luego que no voy a volver a pasar por otra odisea y menos, que el peque pasé hambre!!
    Sin embargo de la enfermera sólo puedo hablar maravillas y parece ella más la pediatra, que el.
    A los 4,5 meses mi pediatra le metió la fruta, a los 5 los cereales y a los 6 la papilla y mi hija era feliz, pq ella quería comer de todo y estaba de leche hasta la coronilla!!! Y esta estupenda! No se pilló un catarro hasta que entro en la guardería con año y medio y a fecha de hoy, pesa 19kg, mide 1,06 cms y esta estupenda!!!
    Mi pediatra del privado y un amigo de mi suegro, pediatra renombrado en Portugal, dicen lo mismo: que el mejor pediatra de un niño, es su madre.
    Evidentemente hay que escucharles y seguir sus directrices, pero sin obsesionarse! Pq al final, te vuelven loca… Creo que hay falta y disparidad de criterios, a la par de un calendario de vacunaciones pésimo y que debería ser urgentemente unificado, porque al final, estamos hablando de algo importante: la salud de nuestros hijos y con eso, no se juega.

  14. A mi me encanta mi pediatra. Pero al mayor en el primer año de vida por unas circunstancias u otras le vio poco. Así que también nos tocaron varios pediatras diferentes. Pero hubo uno que me marcó y mucho.
    En una de las visitas, tuvimos muchas ya que tenia muchos problemas respiratorios, el niño estaba bastante hecho polvo. (Problemas en el parto, muchos días ingresado, seguimiento neurología y neumología en el hospital…. Eso mas madre primeriza… Pues os podéis imaginar. Yo estaba hecha un lio, muy preocupada y nerviosa) el caso es que el le auscultaba y ponía malas caras pero no decía nada, el niño lloraba y lloraba, yo me iba poniendo mas y mas nerviosa hasta que al final me suelta:
    – sal pitando al hospital que este niño igual tiene una neumonía de las gordas.
    Yo me puse a llorar, de los nervios, del miedo de pensar q me lo iban a ingresar otra vez e iba a volver a casa sin el, por estar sola… Una reacción que no se si es buena o no, pero fue la mía. Y va el tio y me echa la bronca, que me vaya acostumbrando a oir llorar a mi hijo, que lo va a hacer muchas veces… Que vaya madre que se pone a llorar…
    Imagino qie no será fácil ver a 15 pacientes al día y no te puedes saber la historia de cada uno, pero por si las moscas…. Un pelín de tacto no os vendría mal. Esto se lo pido con todo el respeto a pediatras, matronas, ginecólogos, enfermeros…. Para vosotros son uno mas, pero para nosotras son el único o la única en esos momentos.

  15. Hola,

    Yo tengo tres y la pequeña tiene ya 8 años, así que creo que ya estoy un poco en otra onda, pero aún así os contaré mi experiencia. Nuestro priemr pediatra era un señor muy simpático y bastante relajado aunque muy “tradicional”, pero tenía siempre unas tremendas colas y, con el segundo, que era muy llorón, era un poco “brusco”. Cuando nació la tercera estuve en un gtupo de lactancia en el CAP (centro de atención primaria) de mi zona y me encantó cómo funcionaba y la pediatra que me había tocado, así que empecé una especie de combinado entre ambos. Ella misma me pidió que, si le iba a llevar a la niña, teniendo en cuenta lo saturados que estában, se la llevara siempre para poder realizar el seguimiento completo. En ese momento cambié a los otros dos y descubrí la maravilla de tener un pediatra en cuyo criterio confías y no tener que estar todo el tiempo cuestionando sus consejos. Actualmente vivimos fuera de Barcelona, pero sigo yendo a la misma pediatra para las revisiones y las cosas importantes. Así que mi consejo es: conseguid el/la pediatra que se ajuste a vuestro tipo de crianza y no os planteéis más segundas o terceras opiniones, que suponen un desgaste enorme y no redundan en beneficio del niño en absoluto.

  16. Hola!!!
    ¿Por qué vivimos en un mundo donde todo debe ser tan cuadrado y reglado? Mi madre que tuvo 3 hijos ya alucinó con este tema en el embarazo. Primero con las clases de preparación al parto, que abandoné a los 3 días, parecían más una lección de la facultad de medicina. Encima era como una reunión de “vacas” ,,literalmente asustadas que nos llevaban al matadero. Durante la gestación me vieron 5 ginecólogos y todos con opiniones diferentes. Cuando tuve a la niña, por lo menos había un poquito de más coherencia con la pediatra y enfermera. La matrona en todo el proceso fue mi salvación y le estaré eternamente agradecida por su apoyo y ayuda.
    De todas maneras, yo que soy muy práctica, sigo los consejos, ellos son los profesionales, pero con flexibilidad. A los 4 meses la enfermera ya me mandó que durmiera sola y a la silla y no lo consideramos.De los percentiles, mientras coma, duerma y crezca correctamente ni los miramos. Las vacunas no incluidas, después de 3 opiniones al margen de profesionales y amigas de confianza, se las pusimos. Paso de comparar con otras madres lo que hacen, de hecho cada una es la que mejor conoce a su hijo. Debo ser un poco “antisocial”…Me guio por mi instinto y de lo que me cuenta mi madre que si me va bien los aplico. Y por último, leer, poco, voy descubriendo la evolución de la bebé al mismo tiempo que ocurre y lo estoy disfrutando un montón.
    Gracias por estar ahí.

  17. Hola AMIGAS!
    estoy totalmente de acuerdo contigo Maria, me he sentido muy identificada contigo.
    Creo que los niños no son iguales, ni todos deben pesar ni medir lo mismo, parece que es una competición para ver quien llega al percentil 90, ni que fueran a dar un premio…
    Cada profesional con el que trates te va a dar su opinión de lo que ve, y no tienen que ser erróneas, la medicina no son matemáticas, no es una ciencia exacta.
    En la crianza, como en la vía, es necesario algo que no abunda muchas veces, que es el sentido comun.
    un saludo a todas las malas madres!

  18. Yo tengo una suerte increíble mi pediatra era compañera mía de clase y siempre fue la más lista, la que sacaba todo sobresaliente, así que me fío de ella total y absolutamente.
    ¡El mundo es un pañuelo!

  19. Nosotros por suerte solo vamos al pediatra a las revisiones, y simpre nos da su opinion pero que hagamos lo que nos parezca en tema alimentacion y vacunas. De hecho me informe muchisimo sobre prevenar y rotateq y cuando le dijimos que no se las queriamos poner nos dijo que muy bien, que ella tiene la obligacion de informar y nada mas. Asi que de momento no me quejo. Un saludo

  20. Aiiixx qué dilema, soy malamadre y enfermera de pediatria….sí de las que os vuelven locas!Bueno, yo no he sufrido estos dilemas, porque siempre he hecho lo que me ha parecido….creo que estamos perdiendo un pelin el sentido común (sí, las enfermeras tambien teniamos esta asignatura optativa). Yo siempre digo que en cuestión de crianza cada familia tiene que hacer lo que crea más conveniente, no le diré yo a alguien como dormir a su hijo si no voy a ir a su casa a las 3 de la mañana a darle clases prácticas… Ningún niño va a estar más sano por empezar a comer los guisantes con 6 o con 8 meses. Por cierto, la Dra Arce (tiene un blog muy chulo) hizo una encuesta en la que los resultados arrojaban que muchos padres y madres mienten a su pediatra en cuestiones de alimentación!! Hacer lo que vuestra intuición y sabidura os diga, con mucha probabilidad acertareis…

  21. Ah!!! y por favor no leais foros de mamas, revistas de bebes y todas esas cosas que os llenan la cabeza de ideas y expectativas que rara vez se cumplen. Si quereis información buscar webs o blogs de organizaciones o profesionales con solvencia y credibilidad.

  22. mi problema con Emma son los mocos y las dichosas brontiolitis,como no pueden tomar antibiotico segun la pediatra….al final el dichoso aerosol.nunca duermo una noche de tiron, emma se despierta mucho, cuando no es la tos es hambre y cuando no, la vecina haciendo ruido.No puedo más.las pediatras/os jovenes me gustan mas, sera el trato o sera estan mas actualizados e informado. pero siempre hciendo horas en urgencias….los mayores plaza fija.

  23. Hola!!
    lo primero deciros que estoy encantada de ver que hay mas malas madres como yo jajaja, que desean quedarse unas horas libres de niños para hacer lo que me plazca y lo mejor esq no me siento culpableeee!!!.
    A ver, mi experiencia con los pediatras de mi hijo ( 8 años ) ha sido estupenda. Solo tuve un problema con una que estuvo haciendo una sustitucion y fue catastrofica, mi hijo esta traumado con esa doctora porque coincidio en una revision que tenia que mirarle la colita y … el resto fueron lloros de mi hijo y la otra bruta con cara de satisfecha. Me dieron ganas de soltarle un puñetazo en sus pechos y decirle, te duele??. Seguro que para mi hijo seria una heroina jajaja.
    Bueno lo dicho, encanta de dar con vosotras!! EL MUNDO NOS NECESITA!! Os dejo mi Blog por si os apetece echarle un vistazo y si ya me seguis tambien, la caña!!

    Besossss

    http://www.preppyandpretty.com

  24. Mi primera experiencia con la primera pediatra de mi hija fue la peor que una madre puede tener. Preocupada porque mi hija no cogía peso (3 meses, 3,5 kg sin ser prematura) la lleve a esta señora. Cuando la expuse el problema de nuevo (ya estaba con lactancia mixta recomendada por ella) me dijo “para una consulta de peso pides cita con el enfermero, que estas ocupando tiempo valioso de una doctora que podria ser necesitada por otro niño con problemas de verdad” y se quedo muy ancha. Mi hija tenia una afección cardiaca a la que no sobrevivió, por eso no engordaba y ella, con una sola pregunta y un poco de atención lo habría visto, como lo hicieron el resto de doctores que la vieron por primera vez: “Esta niña esta muy flaca, algo la pasa, que dice tu pediatra?”. Un día tendré valor para decirla muchas cosas. Tengo otros dos hijos sanos y una pediatra y una enfermera nuevas y encantadoras que apoyan las decisiones que tomamos y nos guian si tenemos dudas. Las madres tenemos razón cuando llevamos a los hijos al médico, eso me lo dijo una doctora, y es lo que hago ahora, me preocupo y voy a que me digan que no hay de qué preocuparse.

  25. La verdad es que mi experiencia es bien distinta…La pediatra que nos asignaron es un verdadero cielo y normaliza absolutamente todo,sin dejar de aconsejarte lo que ella haría como madre,primeriza también que es,de dos gemelos de 2añitos…a mí,que soy malamadre total,de esas que optó por no agobiarse si el nene no se cogia al pecho y que acabo dando bibe, mucha gente me miraba mal cuando decia que no le daba pecho (ahora como tiene 8meses no me suelen preguntar) sin embargo la pediatra me decía: no pasa nada, tanta paranoia no es buena, el nene esta sano, no se ha constipado, engorda lo justo (es mas,lo quisieron controlar por lo poco que engordaba con la leche de formula)….que hay que darle una cucharadita de cereal porque es regurgitador, pues se le da….que quieres darle la manzanilla o los “anisitos”…pues se lo das….como en todo,los excesos no son buenos,pero un poquito tampoco le va a hacer daño….y siempre acaba diciendo: SOLO UNA MADRE SABE LO QUE ES MEJOR PARA SU HIJO…fiate de tu instinto!!!!

  26. Por todo lo que he estado leyendo veo que he tenido mucha suerte, confio plenamente en mi pediatra (y eso que siempre he tenido recelos con los médicos, por eso tenia pánico al pediatra que me pudiera tocar).Una de las pulguillas (son mellizos y nacieron muy pequeñitos) ha sido broncobstructivo y hasta hace un par de años que le dieron el alta hemos tenido bastante “acción” (consultas frecuentes, urgencias, crisis…)en todo momento ha sido estupenda, pendiente de él (hasta el punto que en una de las crisis más gordas llamarme a casa para ver como habiamos quedado en urgencias), a parte de su indudable profesionalidad (tiene un ojo¡¡¡ con el tiempo me he acostumbrado a que “lo que ella dice va a misa”) tiene un trato con los niños cariñoso y cercano. Entendereis que cuando mis hijos tenian unos dos años la cambiaron de centro y de pueblo y alla que me fui yo cambiando papeles a seguirla a donde la enviaran (ha sido a un pueblo cercano) pero no se hasta donde me hubiera ido por no perderla.

  27. La verdad es que cuando tienes un primer hijo/a pagas el pato o la novatada. Con un segundo seguro que no nos pasará nada de eso. Yo con mi primera y por el momento única, que ahora tiene 22 meses, iba muy bien aleccionada con las clases preparto que ya me creía yo que lo iba a saber todo pero no me imaginé cuan perdida iba a estar con mi hija en el mundo. Todo lo que me decía los médico y enfermeras me lo tomaba al pie de la letra…Me pasó con la lactancia materna. Como me tuvieron que hacer cesárea, la leche no había manera que subiera por mucho que yo lo intentara. Mi hija tenía demasiada hambre y no paraba de llorar porque no sacaba casi nada de mi teta, hasta que le rogué a una enfermera que por favor me diera un biberón, aunque ella me insistía de la importancia de la leche materna…hasta que mi hija cogió el biberón y no había quien se lo quitara de la boca…ahora que luego durmió como una bendita unas cuantas horas…y la madre también.
    Me pasé toda la cuarentena con la lactancia mixta, hasta de llorar mi hija y yo porque no había manera que saliera suficiente leche para alimentarla decidí abandonarla.Y entonces fue cuando mi hija empezó a tranquilizarse, a comer en condiciones y es una niña sana y fuerte. Así que si tengo otro hijo/a, me tomaré las cosas que digan los médicos entre comillas, ya veré lo que yo hago según me indique mi sabiduría de madre…

  28. Yo soy madre de gemelas prematuras (nacieron a las 32 semanas) la primera peso 1,470 y la segunda 1,080. Hoy es el día que tiene 3 años y medio y seguimos con todos los controles por parte de neonatos, estomatólogo, cardiólogo, neumólogo, ahora tengo k consultar tb con el endocrino para la hormona del crecimiento… Y alguno más que se me escapa, aparte de la pediatra y del logopeda que les han puesto en el
    Cole.
    Al principio siendo primeriza y con 2 niñas minúsculas te encuentras con profesionales que te dan las típicas soluciones mágicas, que igual funcionan a muchos niños, pero a las mías no. Con 3 sños y medio prsan 11 kilos, vamos que están en el subsuelo del percentil (como me dijo la neonatologa) no comen nada sólido, todo tengo que metérselo en el puré. Durante un tiempo estuve bastante agobiada hasta que mi pediatra y el estomatólogo me quitaron todos los miedos. Me dijo: chica tienen dientes no? Pues ya cometan. Y es verdad todos los análisis están estupendos, tienen energía para dar, tomar y regalar y están sanas. Yo k durante 2 años he tenido que renunciar a mi trabajo para poder controlarlas mejor (no pueden perder ninguna comida, pesan 10,900) es algo que no he podido decidir, o si, mi decisión ha sido sacar adelante a esas bichitas para que cuando empiece de nuevo a buscar trabajo, lo haga porque lo puedo compaginar. Aún así se que tengo todavía otros 3 años de controles hospitalarios y lo agradezco un montón pero deberían explicar a las madres de niños prematuros, k todas las adaptaciones para ellos van un poquito más lentas y nosotras como madres elegiremos k es más importante en ese momento, y yo elegí estar con ellas porque ese momento era crucial. Espero k a partir de ahora pueda retomar de nuevo la vida laboral

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X

La web del Club utiliza cookies para mejorar tu experiencia y hacerte ganar unos segunditos. Haz click en aceptar si estás de acuerdo. Aceptar Leer más