Side Area

El autobús de la intolerancia

El autobús de la intolerancia

Ayer fue noticia un autobús, un autobús naranja con una frase sentenciadora y lejos de la realidad. Una frase que alimenta la incomprensión y la intolerancia sobre la transexualidad infantil y una frase que flaco favor hace a la diversidad, en este caso de género. “Los niños tienen pene. Las niñas tienen vulva. Que no te engañen. Si naces hombre, eres hombre. Si naces mujer, seguirás siéndolo”, se podía ver en un autobús naranja diseñado por la Plataforma Hazte Oír para recorrer distintas ciudades españolas. Ya lo ha hecho por Madrid, tranquilamente, repartiendo ideas equivocadas y alimentando la ignorancia de algunos que siguen pensando que esto de ser transexual es una desviación o una enfermedad. Sí, todavía se oyen lindezas por el estilo en pleno siglo XXI.

Me sigue sorprendiendo la desinformación existente al respecto y la falta de empatía por los demás, el cuestionamiento de algo por los que muchos luchan que se haga visible. La misma Asociación de Familias de Menores Transexuales Chrysallis inció una campaña donde se  visibilizaba a los niños transexuales. Esta gente, por llamarlo de alguna manera, dicen que vienen a hacer la contracampaña, una contracampaña basada en mentiras. Ayer debatíamos sobre esta noticia en Facebook:

Actitudes como las de esta plataforma transmiten un mensaje de rechazo a personas que luchan por su identidad en este caso de género, de niños y niñas que quieren ser comprendidos por los que le rodean y que no quieren estar abocados a ocultarse, a no poder expresarse con libertad, a tener que ser el ‘bicho raro’ por la incomprensión o falta de miras de los demás. Este tema no es nuevo, la transexualidad de niños y niñas ha ocupado muchos titulares de medios de comunicación.  ¿Cuántos padres han tenido que luchar porque sus hijos fueran aceptados en los colegios donde estudiaban? ¿Cuántos han tenido que luchar porque puedan ir al baño del sexo que sienten como suyo, el que les corresponde?

¡Qué duro es ser diferente en esta sociedad! Y que complicado salirse de la norma establecida. Pero en todos los sentidos, este tipo de acciones, de noticias me hacen reflexionar sobre la intransigencia y la intolerancia de la sociedad en tantos temas. Y me acordé de que precisamente ayer cuando volvía a casa, vi una pareja de adolescentes, chicos los dos, que se besaban en un callejón. Al verme pasar, se separaron rápidamente y trataron de hacer como que no se conocían. Me dio pena, mucha, porque si reaccionaron así es por la incomprensión, marginación, aislamiento y en muchos casos hasta acoso escolar que sufren a diario. No nos engañemos. no somos una sociedad que respeta la diferencia y que trata con igualdad, nos queda mucho para que eso sea así. Así de triste.

En nuestra responsabilidad está educar a los adultos del futuro, educarlos en la igualdad, en la libertad, en el respeto, en la aceptación del otro tal y como es, en ayudarlo y en eso solo sirve nuestro ejemplo. Empaticemos más y demos esa herramienta a nuestros buenoshijos, desterremos expresiones equivocadas y construyamos un mundo en el que nadie tenga que sufrir por ser considerado distinto. Todos somos diferentes, todos somos iguales.

Y volviendo al asunto del autobús de la discordia, para aquel que no entienda aún qué es la transexualidad, nada mejor que leer el estupendo artículo que escribió nuestra colaboradora Arancha Gómez, ‘¿Niño o niña? Transexualidad infantil’ que podéis encontrar aquí.

¿Y vosotros qué opináis? ¿La sociedad pensáis que es tolerante? Esperamos vuestros comentarios.

53 Comentarios
  • Maria Garrido Lazaro

    1 Marzo, 2017 a 7:31 am Responder

    Ya sabéis mi opinión. Debe ser muy duro sentirse de otro sexo y no poder expresarse y sentirse como tal, no quiero ni imaginarme lo que deben sentir y pasar esos niños. Y no, no entiendo ese afán y ese ansia por joderle la infancia y su vida futura a los niños. No entiendo ni siquiera creo que merezcan respeto a esas personas que defienden el “modelo” (lo pongo entre comillas porque me río de lo de modelo) de familia tradicional, esos que no avanzan, y que son capaces de repudiar a un hijo por sentir y pensar o incluso ser de otra forma difente a la que ellos tenían establecida.

    Lo siento pero esto no, no merecen respeto ni comprensión. Ya está bien de crear conflicto, de generar intolerancia e incomprensión en los pequeños.

    • Malasmadres

      1 Marzo, 2017 a 8:16 am Responder

      Estoy de acuerdo contigo María, debe ser muy duro. Un besito muy grande y feliz día. 🙂

  • Pilar

    1 Marzo, 2017 a 7:42 am Responder

    Estáis partiendo de un error muy grande, no se le asigna un sexo, es con el que nace. Hablar de otra forma no es desde luego científico, sino producto de un nuevo lenguaje inventado que no se ajusta a la realidad. El autobús creo que va como respuesta a otro que se paseó por Bilbao enseñando a niños con vulva y niñas con pene de forma muy gráfica. La verdad es que era bastante feo, pero a eso no se puede responder porque no es correcto. Y además no tuvieron las narices de decir quien promovía la iniciativa. El autobús realmente no era agradable..y por supuesto real, porque eso no existe, por mucho que un niño tenga otras inclinaciones, el cuerpo es el que es. ¿Es que acaso lo que dice no es verdad? muéstranos un caso que no sea así por favor.
    Acompañar y apoyar aun niño pequeño, que no está definido suele terminar siendo un fracaso, porque toma decisiones para las que no está preparado. De verdad creéis que la situación del chico-chica que se ha quedado embarazado en Inglaterra es normal o debería ser normal?.
    Tenemos que cambiar el diccionario, vosotras tendríais que cambiar vuestro nombre?
    Nacemos con un sexo, no asignado, sino como resultado de una combinación genética, porque eso es el sexo, independiente de las inclinaciones que luego tengan. Creo que la sociedad es bastante tolerante, pero lo que no se puede es seguir imponiendo a la mayoría situaciones que son minoritarias y muchas veces por desconocimiento, aunque parezca mentira, no se toman con la suficiente seriedad. . Conocéis el caso del padre americano que ahora ha decidido ser niña? Es esperpéntico y desde luego nada maduro, si esa es la sociedad que pensáis tolerante, yo no la entiendo. La verdadera sociedad ayuda a la gente que lo necesita, pero no toma decisiones caprichosas sin pensar en las consecuencias. Creéis que lo natural son hombres embarazados y niñas con barba disfrazadas eludiendo sus responsabilidades? ..y desde luego, un niño no puede tomar ciertas decisiones. Investigad un poco los casos que ya ha habido y luego sacad conclusiones…nos venden algo que no es la felicidad, ni maduro, ni real. Enseñar la tolerancia es enseñar a amar a cada uno como es, es así de fácil, y ahí entra todo, y mi hijo no tiene que ver autobuses de niñas con pene por la calle para saber que tenemos que respetar a todos..y amarles y ese autobús no lo habéis criticado). Hay que formarse de verdad y saber las consecuencias de por vida que pueden tener decisiones tomadas precipitadamente..y llamar de una vez a las cosas por su nombre, sin miedo.

    • Malasmadres

      1 Marzo, 2017 a 8:17 am Responder

      Buenos días Pilar,

      Efectivamente acompañamos el post con otro que puedes leer abajo de la experta en sexología y colaboradora de nuestro club Arancha Gómez donde se puede leer acerca de la transexualidad infantil, un post muy explicativo y acompañado de un documental que te invito a que veas.

      • Lucia

        1 Marzo, 2017 a 10:01 am Responder

        Ole Pilar!!! Estoy completamente de acuerdo!

        • Eva

          1 Marzo, 2017 a 10:25 am Responder

          No podría estar más de acuerdo contigo Pilar! El progresismo se ha transformado en surrealismo. Tolerancia para todos y derecho a los padres a educar en valores en libertad sin influencias políticas o de moda, gracias

      • Celia

        1 Marzo, 2017 a 4:07 pm Responder

        Pilar déjame que te haga una sola pregunta…. tú eres mujer x tener vulva, vagina y mamás. si te tuvieran que estipar todo …. dejarías de ser mujer? Está claro que no. No somos genitales. Lo científico es que existen personas con aparato reproductor ovarico y otras testicular. La etiqueta de femenino y masculino es una etiqueta social. Así pues existen mujeres con genitales testiculares (q no son masculino) y son igual de legítimas que las mujeres con genital ovarico.

      • Pilar

        1 Marzo, 2017 a 11:20 pm Responder

        Lo he visto antes de escribir y contesté precisamente por que no estaba de acuerdo. No creo que sea la opinión más científica ni acertada. El autobús no ataca a ningún niño transexual, simplemente dice una realidad.
        El colegio nacional de pediatras de EEUU emitió un comunicado hace menos de un año diciendo que era una barbaridad apoyar a un menor en ese tema puesto que no tiene madurez para decidir su vida a una edad tan temprana con operaciones irreversibles. En un de los puntos de dicho informe explica como, con un acompañamiento de amor en la familia, el 88% de las niñas que tienen otra inclinación a su sexo biológico y el 98% de los niños, siguen con su sexo biológico natural por decisión propia en la pubertad. Mientras que los que deciden cambiar empiezan por un calvario de contaminación química por los bloqueadores hormonales, que causan enfermedades y las numerosas operaciones.. Esto es una realidad científica, no teorías.
        La ideología de género pretende sembrar esa duda en todos los niños, y lo padres tenemos derecho a defender a nuestros hijos de la confusión y a ayudarles siempre que lo necesiten. Con todo el respeto y afecto hacia los niños que tengan otra inclinación.
        Pero creo que la autoridad del colegio de pediatras americano para hablar del tema es muy superior a la de la vuestra sexóloga y de todas nosotras incluidas.
        Esto es un tema de libertad de expresión simplemente, hay quien opina que esté bien que un autobús luzca dibujos gráficos de niños con vulva y niñas con pene y no se les secuestra el autobús, siendo mucho más dañino y confuso para los niños (para todos los niños que lo vean) y sin embargo haya que aguantar todo tipo de insultos por el otro.
        No se puede convertir algo que es objetivamente excepcional, en algo genérico. habría que legislar todo, porque hay múltiples situaciones excepcionales.
        La ideología no puede cambiar la realidad de las cosas. es un hecho, y desde luego no es odio ni ofensa, sin embargo, si han sido muy ofensivas las reacciones que ha habido en todos los medios por el tema.
        ¿De verdad creéis que esto es libertad de expresión?
        Me niego a que la ideología política dirija la forma en que decido educar a mis hijos

        • Silvia Elvira Garcia

          2 Marzo, 2017 a 8:43 am Responder

          Pilar es curioso pq intentas plantear que ese autobús se ha puesto en marcha pq se quiere demostrar una verdad científica,cuando todos sabemos q lo que quiere conseguir es q los Niños que no se sienten identificados con su género de nacimiento se sientan “anormales”.Han sacado ese autobús pq piensan q la transexualidad es contagiosa así q por más que quieras pintar basura con purpurina científica seguirá siendo basura.La homosexualidad, transexualidad etc no son contagiosas pero la ignorancia y los perjuicios si.

    • Ellie

      1 Marzo, 2017 a 9:17 am Responder

      “independientemente de las inclinaciones que luego tengan”… Parece que estás confundiendo orientación sexual con identidad de género. Sería bueno que leyeras el post que enlazan…

      • Eva

        1 Marzo, 2017 a 10:33 am Responder

        Hombre, yo creo que nadie confunde a estas alturas género con identidad sexual… no le busquenos 3 pies al gato

      • Malasmadres

        1 Marzo, 2017 a 12:08 pm Responder

        Sí, el post de Arancha lo explica perfectamente. Un abrazo.

    • M José

      1 Marzo, 2017 a 9:54 am Responder

      Muy bueni Pilar!! Yo también comparto tu opinión. Sólo han sacado las imágenes del autobús pero no las otras a las q están contestando. Hay que respetar, pero no fomentar. Nos estamos volviendo locos!!

    • Anuski

      1 Marzo, 2017 a 10:00 am Responder

      Pilar, leo tu comentario, y aunque no comparto tu opinión, la respeto y agradezco el tono en el que la expones, que es ciertamente respetuoso.
      Después de leer, pienso sobre qué significa exactamente ser normal, y como veo que al final depende de a quién le preguntes, me voy a la RAE y busco “normal: que está en su estado natural (dicho de una cosa)” y también “normal: que se ajusta a una norma” y “norma: regla que se debe seguir o a la que se deben ajustar las conductas”, y sigo con mi duda ¿la norma/regla de quiénes?.
      Y como soy muy cuadriculada, al final recurro a mis propios conocimientos, y recuerdo que en estadística, normal es un tipo de distribución (curva) que puede seguir un conjunto de datos (población), o en cristiano: una de las formas que puede adoptar una población, en la naturaleza la más habitual, pero NO la única.
      Resumiendo: que aunque la mayoría de los individuos que nacen con sexo masculino se sienten niños (idem femenino/niñas), se dan casos de individuos en los que su identidad de género no se corresponde con su sexo, según la norma (es decir, la generalidad). O lo que es lo mismo, que la generalidad NO abarca todos los casos posibles. Esto es una realidad, en nuestra sociedad y en la Naturaleza en general, nos guste o no (si no me creéis, podéis investigar sobre el comportamiento animal, muy instructivo para mentes generalistas).
      Y menos mal, porque ese tanto por ciento, pequeño pero existente, que se sale de la normalidad, igual que contiene individuos que no se ajustan a las normas de la generalidad en cuanto a identidad de género y sexo, también contiene individuos que tampoco se ajustan a la de capacidad, inteligencia, brillantez, etc. de la sociedad en su conjunto (Galielo no era normal, los hermanos Wright no eran normales, Severo Ochoa no era normal, Einstein no era normal, y así hasta que nos cansemos).
      Y si no queremos ir por las características positivas que implica esa falta de normalidad, también podemos irnos por las negativas: a un niño que nace con algún tipo de problema en sus órganos, por ejemplo una insuficiencia cardiaca, ¿acaso se le niega la posibilidad de operarla y resolverla? Y aquí entran los padres, ya que el niño la mayoría de las veces no sabe/puede decidir. Y aquí me planto, porque si entro en sobre como los padres/madres deciden/decidimos sobre nuestros hijos seguro que ofendo a alguien, y no quiero, porque los hay que dejan morir a sus hijos porque consideran que una transfusión sanguínea va contra natura…
      En fin, que meditemos todos bien y abramos la mente, y aunque no compartamos, respetemos.

      • Albertwo

        1 Marzo, 2017 a 10:41 am Responder

        Anuski…me has llegao al alma!!!
        Después de leer ese comentario al que respondes tenía ganas de soltar una barbaridad ante el desconocimiento tan profundo de una realidad como es la transexualidad, pero leo tu respuesta y mi yo científico se derrite ante la mejor forma de defender la diversidad, echando mano de Riemann para explicar lo que significa normalidad, que nada tiene que ver con el sentido más rayano con lo nazi que se le suele dar.
        Gracias por alegrarme la mañana y no dejar que me embrutezca.
        Un beso

      • SaRa

        1 Marzo, 2017 a 11:07 am Responder

        Bravo!!!!!!!!!!!!Bravo!!!!!!!!!!!!!!!!

      • @mararsr

        2 Marzo, 2017 a 1:29 pm Responder

        Chapó amiga…

    • María

      1 Marzo, 2017 a 11:20 am Responder

      La transexualidad ha existido siempre y la homosexualidad también, pero no por eso tenemos que generalizarlo y confundir a nuestros niños (ni confundirnos nosotros porque hay mucho adulto confundido). El sexo viene definido genéticamente y define muchas cosas de nuestro cuerpo y nuestra persona, aunque luego haya excepciones.
      Lo que tenemos que enseñar es a aceptar a las otras personas por lo que son, por el valor infinito que tienen, independientemente del sexo, inclinación sexual, raza o creencias, y creo que la sociedad tolerante que se “nos vende” está muy lejos de esto.

    • Chusa

      1 Marzo, 2017 a 2:37 pm Responder

      lo de los autobusos es un esperpento (ambos) pero tampoco creo que sean como para herir sensibilidades. peores cosas (hablo de violencia) se ven en los dibujos animados… lo que hay que hacer es respetar a todo el mundo. pero el problema es: ¿lo hacemos realmente, somos capaces al 100%? hace poco vi una obra de teatro preciosasobre trangénero que se llama “Limbo” de Les Impunxibles. Me di cuenta de que no soy tan abierta como pensaba. me dio un “bofetón”: a mis prejuicios, a mi necesidad de clasificar.
      Lo triste es no entender que cada cual tenga sus necesidades: y a mi que más me da como las cubran mientras no me dañen ni me afecten personalmente.
      Mucho peor es encender la TV y ver programuchos horribles con patéticos tertulianos o participantes de subconcursos denigrantes…

      • Virginia

        1 Marzo, 2017 a 3:16 pm Responder

        Lo siento, pero no estoy de acuerdo. Claro que hay cosas peores… pero eso no justifica un autobus que abunda en la discriminación ya de por sí flagrante que tienen estos colectivos. No se trata de herir sensibilidades, se trata de que se puede traumatizar a un niño que ya de por sí esté pssando una situación horrible. Y la diferencia de autobuses es que uno integra y el otro discrimina, así que no, no es lo mismo.

      • Silvia Elvira Garcia

        1 Marzo, 2017 a 5:17 pm Responder

        El problema es q si estamos pasando por eso lo mismo no nos parece tan poca cosa.Yo me pongo en la piel de esas familias y te aseguro q lloro sangre por mis hijas.Es una situación difícil para q algunos encima se dediquen a provocar controversia donde no la hay.

    • Futura trimadre

      1 Marzo, 2017 a 4:07 pm Responder

      Totalmente de acuerdo contigo Pilar. Hoy en día nos quieren vender que cada uno elige todo, el color de pelo, la edad para tener hijos, nuestra condición sexual… todo… porque somos súper hombres. La naturaleza impone límites queramos o no. Si el día de mañana tengo un hijo homosexual lo apoyarè en todo lo que pueda pero yo no voy a ir a decirle a mi hijo de 8 años que él puede elegir ser una chica si quiere. Si fuera así le saldría solo sin que nadie se lo dijera. Y estas cosas se las están diciendo a los niños en los colegios y no deberíamos permitirlo. La excepción no se puede convertir en la regla. Para educar en el respeto a todos no hace falta nada de esto. No creo que se trate de ser intransigentes o no tener empatía. Yo quiero decidir cómo educar a mis hijos y más en estos temas en los que no creo que tenga que entrar ni el colegio ni la administración ni nadie.

    • Dolores Ozaez Vidal

      1 Marzo, 2017 a 5:11 pm Responder

      de acuerdo contigo, yo creo que las cosas se han salido de su sitio, no debemos confundir a los niños, yo no dudo que puede haber niños transgénero o transexuales, ese es un tema muy delicado, pero que nos digan ahora que tenemos que educar a nuestros hijos como si fueran todos trans? hay que educar en la tolerancia y respeto al diferente, pero eso no significa que de repente todos nos tengamos que volver transexuales, transgénero o cambiemos nuestra orientación sexual etc y así hasta un número de posibilidades infinito, Es más en mi opinión vivimos en una sociedad demasiado hipersexualizada respecto a la infancia. El género puede ser una construcción social en muchos aspectos pero si el género viene a ignorar la realidad biológica,(sexo) no solo de los genitales sino del conjunto de la persona, entonces las cosas empiezan a carecer de sentido y se salen de madre, y si no, para botón de muestra, el desgraciado experimento de los gemelos Reimer que viene, por cierto, a desdecir parte de esta teoría de género.

  • Marta

    1 Marzo, 2017 a 7:49 am Responder

    Me ha encantado tu reflexión, Amelia.
    La verdad es que, ver las imágenes del autobús y leer algunos artículos y comentarios estos dos días, me han hecho replantearme el mundo al que llegan nuestros peques. Me da terror pensar que somos los adultos los que les enseñamos a segregar, separar, clasificar a las demás personas atendiendo a cuestiones que hoy en día deberían estar borradas. Bajo mi punto de vista, hay que vivir (que no enseñar) en un mundo diverso, en el que ni tú por ser como te sientes eres mejor, ni yo tampoco; valorar la riqueza de las diferencias, todo lo que estas aportan; respetar y empatizar con el que tienes al lado.
    Lamentablemente, aún hay quienes prefieren segregar antes que unir, y así, mal vamos.

    • Malasmadres

      1 Marzo, 2017 a 8:13 am Responder

      Buenos días Marta,

      La verdad es que ayer hubo comentarios para todos los gustos. Yo los seguí atentamente y como te comento me hizo reflexionar más allá del hecho en sí del autobús, que por cierto lo que se dedicaba era desinformar desde mi punto de vista.

      Un abrazo y gracias por pasarte.

  • Alejandra

    1 Marzo, 2017 a 8:17 am Responder

    Que cierto es lo que dices que en pleno siglo XXI se sigan oyendo, y diciendo ciertas frases más propias de la edad media. También es cierto y muy triste la cantidad de comentarios maliciosos, hirientes, crueles…, que la gente dice gratuitamente. A veces, cuando leo algún blog, y leo los comentarios, no logro comprender como podemos criticar sin pararnos a pensar que cada uno tiene su opinión, y no tiene por que ser una opinión no válida simplemente porque difiera de la nuestra. Se vierten insultos, acusaciones, por ejemplo: http://www.elmundo.es/vida-sana/familia-y-co/2017/02/28/58b0211ee2704eaa208b456f.html, este blog de El Mundo, una madre que le compra unas mascotas a sus hijos. Leo algunos comentarios y mil ideas me pasan por la cabeza. Vamos, de comprarle una tortuga a los niños a que llamen al seprona para denunciarla, por lo visto hay un paso. No lo comprendo. Pienso si la gente es realmente tan infeliz como para pensar de esta manera, ¿cómo en esta época somos tan intolerantes?, ¿cómo somos capaces de desearle la muerte a un niño porque le gusten los toros, de crucificar a una madre porque le compre un pez naranja a un niño, como somos capaces de destrozarle la vida a un niño porque simplemente se sienta diferente? ¿Cómo somos tan inhumanos?, ¿Cómo hemos llegado a esto? ¿Somos unos desgraciados, unos infelices, que se nos ha podrido el alma y nos jode que otros sean felices?, ¿que sean capaces de salir a delante, de triunfar en su vida, que nos corroe la envidia y no aceptamos que tengan algo que creemos que no se merecen pero nosotros sí?, ¿es por eso por lo que nos comportamos así? ¿es sólo en el mundo virtual, porque somos anónimos y unos cobardes? ¿es también en la vida real, en nuestras casas, y por ello los casos de bulling han aumentado tan brutalmente? Porque, los adultos salimos y nos ponemos la careta, pero los niños ven en casa el comportamiento de sus padres y ellos, ellos son niños, ellos aún no saben de caretas nada más que la de los carnavales, y hacen lo que ven, aprenden a odiar, aprenden a envidiar. Realmente esas personas, intolerantes, envidiosas, ¿se han parado alguna vez a respirar, a ponerse en la piel del otro, a ver que ellos también tienen cosas buenas y no tienen por qué sentir envidia, ni celos, ni odio?, que el odio que sienten al final les corrompe a ellos, se vuelve un circulo vicioso, y cada vez son más desgraciados, sólo por odiar. Por qué no salen a la calle, descubren que la diversidad es buena, que lo que a ti te gusta no tiene por qué gustarle a los demás, y no pasa nada. Por qué no nos dedicamos simplemente a vivir la vida, a ser felices, a hacerle la vida más fácil a los que están a nuestro alrededor, porque, de esa manera, la nuestra también lo será, sienta mejor una sonrisa que un ceño fruncido, sienta mejor intentar comprender que cerrarse en el no, en que eso es vicio, o enfermedad.
    Es injusto para un niño verse encerrado en un cuerpo que no es el que debería haberte tocado. Pero el colmo de la injusticia es que además, intenten encerrarte el alma.

    • Malasmadres

      1 Marzo, 2017 a 12:03 pm Responder

      Muchas gracias por tu reflexión Alejandra

  • Alvaro

    1 Marzo, 2017 a 8:32 am Responder

    Lo que no termino de entender es como puede haber mentes tan obtusas, organizaciones ultracatólicas como estás que se dedican a generar odio, enfrentamiento y discriminación hacia otros, en este caso hacia niñ@s y sus entornos. Creo que si su fundacion se basa en creencias religiosas igual deberian proclamar un poco mas el amor al projimo, sea este/a quien sea. Lo mas triste es el apoyo social y politico con el que cuentan. Como sociedad nos queda dar un paso muy grande, cada uno que viva su vida como desee o como su mente, cuerpo o alma le indique. El blanco y negro quedó atras hace mucho, las opciones son mas de dos y los sentimientos muchos más.

    • Malasmadres

      1 Marzo, 2017 a 12:05 pm Responder

      Gracia Alvaro por tu opinión y aportación al debate de hoy

  • Tere

    1 Marzo, 2017 a 8:40 am Responder

    Algún milenio de estos los seres humanos empezaremos a dejarnos en paz mutuamente y a adaptarnos a las nuevas situaciones sin tratar de destruirlas. La evolución comprende muchas cosas, algunas nos gustan y otras no, y la gran mayoría de hecho no son evolución sino algo que ha existido desde siempre, desde que el ser humano es un ser humano, pero que de repente sale a la luz y nos enteramos todos: hace mil años había hombres que pegaban a las mujeres, había adultos que maltrataban a sus hijos, había mujeres a quienes les gustaban las mujeres, y había varones que se sentían hembras… Nada nuevo bajo el sol en lo que respecta nuestra naturaleza. El ser humano es el animal menos adaptable al entorno, antes al contrario, busca que su entorno se adapte a él. Y adaptarnos a nosotros mismos, ni te cuento. Yo seré básica y simple, primitiva incluso, pero para mí lo dañino es matar y emprender acciones que causen perjuicio físico o mental grave. Y que una persona nazca con unos órganos sexuales con los que no se siente identificado, y quiera cambiarlos, no mata a nadie ni les desmembra ni les impide trabajar o comer o tener un hobby… Dejémonos un poco en paz, por favor.

    • Malasmadres

      1 Marzo, 2017 a 12:06 pm Responder

      Tenemos que respetarnos más y ponernos en el lugar del otro.

  • Silvia Conde

    1 Marzo, 2017 a 9:10 am Responder

    Es indignante que haya personas que se unan para hacer apología de la intolerancia, que es el paso anterior a la apología de la segregación y la violencia.
    Esto lo que bus muestra es que nuestra sociedad no está tan evolucionará y que debemos de seguir luchando por enseñar a vivir en respeto y paz.
    Y esa será nuestra lucha: “dejar vivir a lo demás como sientan que quieren hacerlo” ( mientras respeten al resto).
    Ya que se ponen podrían hacer una campaña que muestre que se han teñido las canas, porque oh sorpresa no son tan jóvenes como quieren parecer. O que se hay personas que deciden cambiar con una operacion estética alguna parte de su cuerpo para sentirse como quieren ser. O yendo al extremo que se eliminan algún trozo de órgano que le provoca enfermedad: a lo que los intolerantes dirían-“que no te engañen si has nacido con apéndice, has de morir con apéndice infectado”.
    Perdón, que se me calienta el hocico y me desmadro.
    Tolerancia señores y a aprender lo que significa paz, respeto y libertad de expresión.

    • Malasmadres

      1 Marzo, 2017 a 12:06 pm Responder

      Exacto, creemos que somos tolerantes pero no es la realidad.

  • Eva

    1 Marzo, 2017 a 9:21 am Responder

    En mi opinión, el problema radica en que por mucho que nos jactemos de ser tolerantes y respetuosos no lo somos en absoluto, si no más bien todo lo contrario. Tengo una buenahija de 4 años y sinceramente, tengo miedo. Miedo no sólo de educarla bien en el respeto y la tolerancia, si no en como educarla para que sepa afrontar los envistes de energúmenos, sí energúmenos!! que ahora mismo están siendo educados en la intolerancia, con millones de estereotipos y con prejuicios que no llevan a ningún lado. Sinceramente, tengo miedo de no saber prepararla para que el día de mañana sepa gestionar su relación con este tipo de personas, que siendo adulto son capaces de forrar un AUTOBUS con una frase a todas luces desafortunada y con el único fin de hacer daño, daño por placer.
    TOLERANCIA Y RESPETO

    • Malasmadres

      1 Marzo, 2017 a 12:09 pm Responder

      Debemos trabajar más la empatía sin duda.

  • SaRa

    1 Marzo, 2017 a 9:37 am Responder

    Buenos días Amelia,

    El l autobús y los seres que promueven esta barbaridad, no tengo otro calificativo para ellos, son una muestra de esa España profunda que aun existe y que espero y deseo que sean poquitinos. Porque yo a mi hija le intento enseñar que todos somos iguales, independientemente de sexos, color o creencias. Hay que respetar a todos, sobre todo a esos niños porque tiene que ser muy difícil verte y no reconocer lo que ves, a esas familias que luchan cada día por sus derechos.

  • M José

    1 Marzo, 2017 a 9:51 am Responder

    Quería expresar mi desacuerdo con este post. Me ha decepcionado “malasmadres”. No puedo entender que se diga que la frase “los niños tienen pene y las niñas vulva” es una frase alejada de la realidad. Te invito a leer la Ley. Por lo pronto, desde el respeto, voy a dejar de seguir esta página. Una cosa es respetar y otra fomentar. Se están confundiendo las cosas y así solo se logra confundir a su vez a los niños. Un saludo

    • Silvia Elvira

      1 Marzo, 2017 a 1:23 pm Responder

      A los Niños les confundimos cuando les creamos perjuicios.Que problema hay en q una niña tenga pene ,q si os informais un poco hay Niños q nacen con dos sexos y se les asigna uno por sus genitales y resulta q luego en la pubertad desarrollan otro.Con lo q lo de la vulva y el pene es una generalidad pero no es exclusivo

  • Silvia Elvira Garcia

    1 Marzo, 2017 a 10:02 am Responder

    Q pena q simplemente no vivamos y dejemos vivir.La vida es algo tan valioso,tenemos tan poco tiempo para estar con las personas que queremos que dedicar esfuerzos y dinero en atacar a otros me parece muy triste .Mi hija “mayor” va a cumplir 3 años y ahora mismo si yo le explicará lo del autobús no lo entendería pq su mente está limpia de perjuicios,para ella todos podemos ser lo que queramos y sintamos una princesa,un vaquero,un médico,Nino,Nina,ambos …Y la verdad me da envidia y creo que todos deberíamos ser así vivir el día ,día disfrutar al saltar en un charco y sobretodo preocupándonos de nuestra felicidad y dejando a los demás q busquen la suya propia,q desde luego supone ya un gran esfuerzo.

  • Tania

    1 Marzo, 2017 a 10:17 am Responder

    Gracias por el post y la reflexión, ya me parece bastante duro que un niño o niña tenga que pasar por ese sentimiento de no sentirse a gusto e identificado con sus organos sexuales como para que encima la sociedad le rechaze y le ponga obstaculos. Desde luego que si esto no cambia con el paso de los años es porque no transmitimos a nuestros hijos los valores verdaderos para vivir feliz en sociedad. Muy triste 🙁

  • Eva

    1 Marzo, 2017 a 10:44 am Responder

    Creo que al margen de las polémicas generadas por AMBOS autobuses y considero que tanto los detractores del primero como del segundo no son tan “tolerantes” como predican quiero hacer un manifiesto: soy blanca que no racista, soy mujer que no mujer florero, soy heterosexual que no homófoba, soy madre que no madre alienada, soy creyente católica que no islamófoba, soy libre pero mi libertad termina donde empieza la libertad del otro, sentido común…el menos común de los sentidos.

  • Carlota

    1 Marzo, 2017 a 11:07 am Responder

    Gracias por tu post, Amelia. Perpleja me quedo con algunas de las opiniones leídas. Hace más de 80 años que se data del primer caso documentado en Europa de una operación de reasignación de sexo( la historia de Lily Elbe,llevada al cine en “la chica danesa”) y me pregunto si hay gente que no se ha enterado de esta realidad. Como madres y padres nos corresponde apoyar y acompañar a nuestros hijos y educarlos en la información, respeto y tolerancia.

  • Albertwo

    1 Marzo, 2017 a 11:12 am Responder

    Algunos ya me conocéis y sabéis que me gusta hablar de estos temas (identidad de género sobre todo) y preferiría tratar con personas en vez separarlos/clasificarlos en función de lo que nos distingue a unos de otros.
    Pero este autobús va más allá de negar la transexualidad, va de INTOLERANCIA (así, sin más, como indicas en el título del post), y no solo está mal es que la ley dice que es delito (art. 510 párrafo 1-a del código penal).
    Quienes comparan esta campaña con la de “hay niñas con pene y niños con vulva” aduciendo que es la respuesta que les permite la libertad de expresión, no quieren ver que mientras la primera trabaja por la integración y aceptación de un colectivo la otra lo hace en contra.

    • @mararsr

      2 Marzo, 2017 a 1:35 pm Responder

      Ese es mi Albertwo…

  • Mónica Castro

    1 Marzo, 2017 a 11:40 am Responder

    Lo siento, soy corta, no entiendo el miedo que genera la diferencia. ¿Pene? ¿Vulva? ¿Qué más da? Son niños, son nuestros tesoros. ¿Normal? La normalidad la describimos nosotros y la vamos AFORTUNADAMENTE cambiando. Normal era hace 70 años que las mujeres fuéramos NADA sin un varón ante la ley . Normal era que hace 40 años si tu marido era un capullo y te separabas podía legalmente seguir amargándote porque no existía el divorcio. Normal es que maten, torturen, violen a mujeres en muchos países del mundo porque no tienen derechos. Los cobardes y aquellos que se niegan a usar sus neuronas y por supuesto su corazón, siempre le negarán todos los derechos a aquellos que son diferentes. ¿Qué tiene de malo ser diferente? El que un niño sea diferente no es contagioso, las mentes obtusas pueden vivir tranquilas pero les agradeceríamos que esas “normalidades” también nos dejen tranquilos a los demás.

    • SaRa

      1 Marzo, 2017 a 11:55 am Responder

      No podría estar mas de acuerdo contigo. Y yo me pregunto, ¿si a estos seres les sale un hijo o una hija transexual u homosexual que harían con él/ella?

  • Esther Alvarez- Campana

    1 Marzo, 2017 a 2:11 pm Responder

    Yo no estoy de acuerdo con la forma de plantear la “ideología de género” y no por ello incito al odio ni promuevo el bulling ni miles de barbaridades que se han dicho. Educo a mis hijos en el amor (que en mi opinión es más grande que el respeto). Muchas veces les digo que si en el cole ven a algún niño más solo le incluyan en el juego, que quieran y acepten a todos aunque no piensen o sean como ellos!
    He visto muchos comentarios ofensivos y sinceramente, no sabia si comentar aquí por miedo a que me “mandaran a la hoguera”. Creo que todos tenemos que aprender mucho de tolerancia y respetar a las personas! Ahora mismo con lo que ha pasado si alguien públicamente plantea estar en contra de la ideología de género se le lápida, se le acusa de fascista, ultra y muchas cosas más! -A mi eso no me parece ni respeto, ni tolerancia y mucho menos educar en valores me parece la dictadura del pensamiento único.

    • Malasmadres

      1 Marzo, 2017 a 3:34 pm Responder

      Hola Esther,

      Gracias por expresar tu opinión. Debemos educar en el respeto como bien dices y como padres estar bien informados para poder hacerlo, la transexualidad no es algo de capricho ni que se fomente como nos explica Arancha en el post que citamos hoy.

      Un abrazo.

  • Sara

    1 Marzo, 2017 a 3:56 pm Responder

    Tolerancia y respeto. Creo q son las claves y no acabamos de entenderlo todos. No entiendo q les inculquemos a nuestros peques ideas preconcebidas que no pasen por la tolerancia y el respeto. No entiendo q mi buenhijo1 venga del colegio llorando porque el quiere ser Elsa (de frozen) y los demás niños le insulten porque sus padres digan que un niño no puede ser Elsa, no entiendo que marginen o excluyan al que lleva gafas, aparato, es gordito, es flaco, es bajo, no se siente niño….. es q excluyendo a todo el mundo ¿cuantos quedan que cumplan la “norma”?
    Yo a mis hijos les digo que serán lo que quieran ser y que yo siempre estaré allí para animarles y defenderles si es necesario y ojalá no fuese necesario pero está claro que si no nos respetamos y nos toleramos nuestros hijos no lo harán.
    Gran post. Muchas gracias y buen trabajo en pro de la integración.

  • Sarah JF

    2 Marzo, 2017 a 12:46 am Responder

    Yo no creo que mi hijo decida ser chica porque lea en un autobús que hay chicas con pene, ni que se haga homosexual porque vea dos hombres de la mano o besándose en un altar. Si es transexual u homosexual sencillamente lo será, nadie ni nada lo convertirá de forma perversa.
    Es algo que todavía no puedo saber, tiene 3 años y medio, pero lo que si sé es que si ese fuera el caso no querría que sufriera, que se sintiera incomprendido, solo, aislado, despreciado…. y ni mucho menos que se despreciase a si mismo. Ha de ser durísimo vivir la propia negación. Si ya de por sí es difícil crecer, dejar de ser niño y aceptar un cuerpo adulto, ¿podéis imaginar cuando ni siquiera te reconoces en él?
    Este conflicto ya les roba parte de la infancia, no les robemos nosotros más.
    Sí creo que una imagen de un niño con vulva y una niña con pene puede ayudar a visibilizar y normalizar una realidad, y a que muchos niños y familias sufran un poco menos, se sientan apoyados y respaldados…. y quién sabe si algún día somos mi hijo y yo quienes necesitamos ese apoyo

  • Carmela

    2 Marzo, 2017 a 9:08 pm Responder

    Hola Amelia, gracias por el post y por tratar siempre temas que nos preocupan a todas. Dos ideas:
    – una, es que es posible no estar de acuerdo con fomentar la transexualidad en los niños, entre otras cosas por tratarse de decisiones de enorme trascendencia que marcarán desde luego su vida y para cuya adopción carecen de la madurez necesaria. Igual que no les dejamos casarse o escoger el coche que nos compraremos, mucho menos podemos dejarles solos ante estas cuestiones, de las que no son capaces siquiera de vislumbrar sus consecuencias y de las que dependerá su felicidad.
    – dos, es posible pensar eso y al mismo tiempo respetar profundamente a estos niños. Tienen por supuesto la misma dignidad que cualquier otro niño, y si de verdad existe tal situación, complicadísima para los padres, desde luego no puede ser ignorada. Estos casos, sin embargo, son una excepción y no deben ser presentados como habituales ni como una mera opción de vida. Pero parece que sostener esta opinión merece ser atacado con los insultos de intolerante, ultraconservador y radical. Por favor, debería respetarse la posibilidad de opinar de manera distinta al discurso oficial o políticamente correcto, sobre todo cuando detrás de esta manera de pensar existe un discurso científico (anatómico , psiquiátrico, psicológico y pedagógico), que puede no compartirse y confrontarse con otras teorías. Los ataques tan intolerantes sólo conducen a pensar que todo esto no son más que modas e ideologías …pero cuidado , los experimentos con gaseosa y no con nuestros hijos.

    • Malasmadres

      2 Marzo, 2017 a 9:58 pm Responder

      Hola Carmela,

      Por supuesto y como habrás comprobado, aquí ha podido opinar todo el mundo desde su punto de vista, para eso escribí el post y es lo que ha generado, debate. Pienso que la transexualidad no es algo que se fomente, o que los niños puedan dejarse influir en este aspecto y que sea cosa de un caprich. Como yo no soy experta en este campo quise citar el post que escribió nuestra colaboradora y sexóloga Arancha Gómez hace un tiempo.

      Muchas gracias por pasarte a opinar.

Comentar

X