¿Qué quieres encontrar?

143
Diario de malamadre: ¿24 horas en casa no es un trabajo?

Diario de malamadre: ¿24 horas en casa no es un trabajo?

CMM_quienessomos_02
* Podéis seguirla en @aleabf78 o escribirle a amelia@clubdemalasmadres.com

Nos cuenta una malamadre que se quedó sin trabajo y actualmente cuida de sus hijos y se ocupa de la casa, que se puso mala y fue al médico. Cuando le atendió su doctora le preguntó que si trabajaba. “Buenas tardes, ¿qué le ocurre?”, le dice. Le contó cómo estaba y le preguntó: “¿Trabajas?”. Le dijo que no y le contestó que se tomara un antitérmico y que estuviera en reposo todo lo que le dejaran su marido e hijos, todo esto con una sonrisita. Me parece alucinante que se den situaciones como esta. Como si fuera concluyente para un diagnóstico y un tratamiento. ¿Qué pasa, que como esta malamadre no trabaja fuera de casa no hay prisa porque se recupere y se reincorpore? Y encima que venga de una mujer. Más de lo mismo.

Probablemente antes no me daba cuenta de todo el trabajo que se realiza en una casa. Hasta que no lo he experimentado por mi misma no he sido consciente de que el trabajo dentro de casa es casi más pesado y, a veces, tedioso que el que tenemos en la calle. Siempre se habla de las malasmadres trabajadoras, aquellas que tienen un puesto de trabajo pero nos olvidamos de aquellas que trabajan, mucho, dentro de casa. La crisis, o la decisión de ellas mismas de quedarse una época para cuidar de los buenoshijos hace que muchas malasmadres vivan esta situación.

Malasmadres_trabajarencasa

La sociedad no deja títere sin cabeza y presiona no sólo a las mujeres que trabajan fuera de casa, a las que se les exige que den la talla dentro y fuera, que lleguen a todo y que, encima, lo hagan con una sonrisa. La generación de mujeres de mi edad fuimos criadas y educadas para estudiar y conseguir el día de mañana un buen puesto de trabajo acorde con nuestras capacidades. Nuestros padres nos inculcaron la cultura del esfuerzo como llave maestra para conseguir nuestros objetivos. Y todo esto funciona hasta que te haces madre. Entonces todo el esfuerzo no va teniendo tanta recompensa y aunque muchas luchemos contra ello, al final nos vemos relegadas, cuestionadas o presionadas en nuestros puestos de trabajo. Y sigue siendo cosa de mujeres, es triste pero es así, como ejemplo, el 90 por ciento de los trabajadores que piden reducción de jornada son mujeres. (Así nos lo explicaba nuestro experto laboral, David Rodríguez, en este post).

Y con todo lo que nos han inculcado de pequeñas, y con las mujeres inmersas en el entramado laboral como los hombres, eso sí con muchas desigualdades con respecto a ellos, choca que una madre no trabaje fuera de casa y encima el trabajo que realiza dentro no se reconoce como tal. Una malamadre que trabaja en casa no descansa, madruga, realiza las tareas de casa, está pendiente de que todo esté en orden, lleva a los buenoshijos al colegio, los recoge, hace los deberes con ellos, y apenas le queda tiempo para dedicarse a ella misma. La conciliación de estas malasmadres con su vida personal a veces es más complicada porque encima los demás piensan que como no trabajan fuera tienen todo el tiempo del mundo. Y la realidad es la contraria.

Las malasmadres que trabajan en casa realizan el trabajo sucio y posibilitan que el resto de miembros de la familia concilien todo lo que quieran. Y encima no siempre cuentan con el apoyo que necesitarían para desconectar de su quehacer diario. Imaginen la suerte que tendríamos de que en este caso el buenpadre trabajara en casa, cuidara de los buenoshijos y estuviera pendiente de todo lo necesario con respecto a estas parcelas que forman parte de la familia. Un chollazo.

Y vosotras malasmadres, ¿cómo veis la situación de las malasmadres que trabajan única y exclusivamente en casa?, ¿es un lujo?.

 

Y antes de irnos os recordamos:

> Que tenemos promoción de BOLSA DE TELA GRATIS con todos los pedidos en soymalamadre.com y no os perdáis los tattoos nuevos. ¡A lucirlos!

> ¿Cuándo fue la última vez que saliste a malamadrear? Cuéntanos tu última vez y #daelpaso en este post. SORTEAMOS un fin de semana Rusticae para olvidarnos de todo.

Han comentado...

  1. Para nada es un lujo. Yo lo experimento en mis propias carnes. Limpio la casa, hago la comida, la compra y me encargo de los mandados que hay que hacer durante la semana como ir a correos, esperar un paquete y similar. Tengo que estar en guardia 24 horas porque hay que estar pendiente del niño, cambiarlo, jugar con el, prepararle su comida, llevarlo al medico, y demás. Además, como es muy pequeño, es la prioridad. Así que si estoy intentando fregar los baños o lo hago cuando hay alguien mas que entretenga al peque, o tengo que hAcerlo por capítulos, no puedo dedicar un día a la semana solo a limpiar porque el peque me reclama 24 horas. Y es como dices, hay gente que se cree que porque un día te buscas una actividad o quedas con una amiga para pasear a los peques o ir al parque es que tienes una vidorra. Mismamente ayer estaba mirando unas cosas y tomando unas notas de una cosita y el peque se ponía tonto pues a parar y a atenderlo. A veces me paso 2 horas en el sofá delante de la tele, pero con el encima en la teta porque se ha dormido y como lo pase a la cama o lo escurra al sofá se despierta y es peor. Esto me recuerda mucho a una viñeta de Forges, luego te la paso por twitter porque te ríes por no llorar. Pero como se dice, es frustrante que solo te vean como una persona en bata, en casa, rascándose el alma y pidiéndole dineros al marido.

    1. Te leo Lorena y no puedo más que estar de acuerdo con todo lo que dices, muy poco valorado un trabajo que exige de que estés bien 24 horas al día, como estás en casa eres la que si se desvela el niño se levanta, la que tiene la presión de hacer la comida y hay día que los niños no dejan de reclamar tu atención y no puedes hacer nada. Y ojo si te quejas, que es que estás en casa y tienes mucha suerte. Desde aquí quiero reivindicar que es un trabajo muy duro, nosotros tuvimos a mi madre en casa siempre y creo que nunca le hemos reconocido la gran labor que hacía. Un beso enorme y espero tu viñeta por twitter.

      1. Estoy en la misma situación que Lorena, pero además tenemos una empresa en la que soy la administradora y la administrativa. Todos hablan de la suerte que tengo de estar en casa con los peques (dos niños de 21 y 6 meses) y de poder hacer mi trabajo cuando quiero… Me gusta cerrar los ojos y respirar hondo cada vez que alguien opina…
        También he leído el post de la buenasuegra, a la que debería pasarle la dirección de esta web para que se de cuenta de lo buenamadre que ella fué criando a tres hijos que se llevan 3 y 5 años entre ellos, y a la que yo no llego ni a la suela de los zapatos en rapidez y habilidades para la casa… ¬¬ Por cierto, mi buenasuegra es de las metemeentodo, de las que sientes su aliento mientras estás dando el pecho, de “este niño no come”, de las que le embulle la comida hasta el esófago al niño, de las que regala de todo y para todos (a su gusto, claro), de las que critica y ella todo lo hace bien,… Eso sí, mi buenasuegra me ayuda cuando viene a casa a limpiar y cuidar de los niños, ¡a eso le estoy muy agradecida! ^^

  2. Yo tampoco trabajo,estoy en casa con dos buenoshijos de 3 años y 10 meses. No tengo apenas un momento libre ni física,ni psicológicamente. Y siento que,sobre todo otras mujeres que sí trabajan, me miran como si fuese una vaga,una mantenida. Eso es lo mámás duro, q la mayoría sean mujeres. Lujo? Depende. Hay veces que creo que lo es, y otros días en los que mataria por salir por la puerta y pensar en otras cosas. En cualquier caso,son mis circunstancias, es injusto tener q andar justificándolas, no?

    1. Carmen todas coincidís en lo de que os tachan de vagas, y encima no te quejes de nada ni digas que estás cansada que hay tiempo para todo. Lo dicho es un trabajo poco o nada valorado. Un abrazo muy fuerte.

    2. Carmen, perfectamente te entiendo estamos en la misma situación, es duro durisimo. Mucho ánimo para todas la malas madres!!!

    3. Tal cual me pasa a mi…..encima sacrifique mi independencia economica y eso me traba mas el decidir….espero que no caiga en saco roto…

  3. Has dado en el clavo… Y encima somos unas mantenidas, que tenemos todo el día para hacerlo todo, y que venga de otras mujeres estos comentarios ya es la leche.
    Y luego la mayoría no aguantan un fin de semana en casa con sus hijos, desando están ir al trabajo, claro!! LO ENTIENDO!!! Es agotador. Mi hija tiene tres años y no ha ido a la guarderia y las tareas de casa se hacen interminables, como han dicho, por capítulos!!!
    Y no me quejo, me siento afortunada de que mi hija pueda estar con su mami y yo con ella, pero siento que tengo que dar explicaciones continuamente de mi situación y justificar en que invierto mi tiempo, que no tengo, con otras mujeres y mamás.
    He de decir que mi marido trabaja entre 12 y 11 horas, no puedo contar con el en muchas ocasiones. Suerte que se involucra al 100%cuando está, y valora mucho mi trabajo en casa.
    Enhorabuena por tu maternidad!!!!!

    1. Sí Esther, es que creo que lo más repetido es con lo bien que estás, anda que no te quejarás, y no es que las madres se quejen pero como bien dices hay que andar justificandose siempre. Un beso y gracias por pasarte!

      1. Hola! Malasmadres. Me siento identificada con cada una de vosotras,llevo 4 años trabajando en casa aguantando todo lo que decís,y además muchos de esos comentarios son, en plan de broma,pero los suelta,de mi marido.
        Le digo que le cambio el puesto…y encima se ríe,como dando a entender que el lo haría mejor. Como me fastidia… Hay veces que si pudiera desaparecer…. Bueno gracias

  4. El motivo por el que algunas (injustamente) consideren que las que trabajan solo en casa son afortunadas, suele radicar en que muchas de las que tienen trabajo fuera tienen que hacer también todo el trabajo del hogar, y la situación se hace insostenible por definición. Mi abuela decía que a las mujeres de nuestra generación nos habían engañado como tontas, porque ahora hacíamos el doble, lo de dentro y lo de fuera. Hay días que pienso que tiene razón. Un beso para todas

    1. Sí, sí, es doble trabajo, lo único bueno es que si tienes un trabajo que te gusta llegas con otra motivación a casa y compartes tareas con el buenpadre si es que puedes. Un abrazo!

      1. Me temo que hay que ver los dos vasos (madres con y sin trabajo remunerado, que no madres trabajadadoras y madres que no trabajan) medio llenos y medio vacíos.

        Si bien un trabajo que te guste puede darte satisfacciones, motivación y trato con adultos (que se echa mucho de menos, para qué nos vamos a engañar) también hace que llegues a casa y te encuentres el mismo caos que dejaste a la mañana y tengas que bregar con él en las pocas horas que te quedan de día, además de intentar educar a tus hijos, disfrutar de ellos, ser una persona medianamente social y alguna cosa más que me dejo en el tintero. Por otro lado está la culpabilidad de dejar a tu hijo con 4 meses en manos de un extraño, perderte muchos momentos, hacer malabarismos y filigranas para estar en otros… Ah, y tengamos en cuenta que trabajes fuera de casa o no, los niños tienen la pésima costumbre de querer teta con la misma asiduidad.

        Igual que a las madres que eligen (o no) quedarse en casa no les gusta que menosprecien el trabajo que hacen, que es mucho y está muy poco valorado, a las que hemos elegido (o no) trabajar fuera tampoco nos gusta que se piense que nuestras casas funcionan en plan Mary Poppins y se recogen solas. ¿Por qué es unas contra otras? ¿Por qué esta rivalidad? Es totalmente absurdo.

        Todas somos unas tías cojonutis que estamos haciéndolo lo mejor posible. Las que os quedáis en casa tenéis un mérito tremendo, y las que trabajamos fuera… yo en serio que me siento como dice la abuela de Sonia, engañada como una tonta

        1. Eva, totalmente de acuerdo contigo. Coincido en que el quehacer de la mujer que no trabaja fuera de casa a veces está infravalorado, pero las que trabajamos fuera llevamos las dos gorras, la de amas de casa y la de mujeres trabajadoras fuera del hogar. Y eso, tampoco es fácil, las cosas no se hacen solas, la mayor carga sigue siendo para la madre, las noches sin dormir son el doble de demoledoras cuando al día siguiente tienes que estar en una oficina o similar dando la talla y como si aquí no pasara nada, porque por muy comprensivos que sean tus jefes y compañeros (yo tengo esa suerte) en realidad el que no hayas pegado ojo es tu problema y en la empresa tienes que rendir como el que más. En fin, que no debemos infravalorar el trabajo de las amas de casa pero tampoco debe vérsenos a las que trabajamos fuera como que no no hacemos cargo de casas ni de hijos porque en realidad, llevamos todo para adelante y también somos juzgadas en muchas ocasiones, y tristemente (más de las que me gustaría) en numerosas ocasioens por parte de mujeres que trabajan sólo en casa y nos ven como abandona-niños con suerte.

  5. La cosa se pone muchísimo mas divertida aun en cúanto a situaciones y opiniones cuando trabajas desde casa…”mujer, si eso es un lujo.. Ya me gustaría a mi poder estar en mi casa con el ordenador mandando correitos”

    Mientras “estoy mandando correitos” me he despertado a las 8 de la mañana he levantado al niño desayuno vestir y andando (entre no quieros y pataletas infernales) bien! 5h de tranquilidad! Ja!.

    Llegas a casa e intentas hacer la casa rapidito, te lleva siempre el triple de tiempo del que esperabas.
    Cuando acabas tienes tiempo de “correitos”, haces la comida te llama tu jefe para algo urgente y tienes que dejar TODO. Cuando te quieres dar cuenta las 2! Perdiendo el culo para el colé.
    Mami tengo hambre no esta la comida, ya, ya voy…luego las tardes con el en casa, olvidate de hacer nada, extraescolar parque (porq si no le llevas eres la peor malamadre del mundo)casa baño cena y dormir (si el decide que hay que dormir) luego un rato para el buen padre y para mi y por ultimo a las 12 de la noche te das cuenta del trabajo q te queda por hacer y acabas por mandar correitos hasta las 4 de la mañana!

    Todo un lujo mujer…

    Firmado la de los correitos, q no esta poniendo los desayunos y esto ya es el caosss a las 8 y media de la mañana un lunes… No me queda na!

    1. Buenos días Paulita, qué razón tienes, si encimas trabajas en casa ya es un lío morrocotudo, una suerte si, pero estando en casa surgen mil historias y a veces es difícil desconectar. Un abrazo!

  6. Las que trabajamos, además de hacer TODO lo que vosotras hacéis (atender a los niños, desvelarnos, la compra, etc.) tenemos que traer un sueldo a casa.

    Nos quitamos del sueño, nos desesparemos para sacar un ratito para nosotras porque está el trabajo y para “descansar” tenemos la casa y los niños. Además, hay que aguantaros a vosotras, si, unas mantenidas que os quejáis… es un lujo que no valoráis.

    Las que no trabajáis, por las circunstancias que sean, unas porque no encuentran nada y otras por criar a los niños… Las malasmadres que trabajamos, que según vosotras no aguantamos a nuestros hijos los fines de semana, también los criamos, igual que vosotras, dando ejemplo a los niños del esfuerzo que realizamos día a día. Para sacar una casa adelante tiran los dos: el padre y la madre, al menos es lo que yo inculco a mis hijos y estoy muy orgullosa de ello.

    Las vacaciones de las que trabajamos es vuestro día a día y encima os quejáis… alucinante

    1. Buenos días María,

      Nuestro club es un club que aúna a todo tipo de malasmadres, también las que trabajan en casa y las que como tú trabajan dentro y fuera, faltaría más. Siempre hemos defendido lo duro que es tanto una cosa como otra, porque ambas lo son. La falta de horarios laborales más racionales y que permitan conciliar llevan a muchas mujeres a vivir la situación que nos cuentas. Y trabajar solo desde casa es muy duro y no está reconocido. Nos nos gusta las descalificaciones porque no tienen cabida en nuestro foro. Gracias.

      1. Mis disculpas si he descalificado a alguien pues no lo pretendía en ningún momento.

        Lo que pretendía decir (veo que no lo conseguí) es que efectivamente, el trabajo de casa es mucho pero las que trabajamos y no tenemos ayuda (asistenta por ejemplo) tenemos que hacerlo también y no tenemos todo el día para realizarlo porque tenemos que trabajar fuera de casa y cuando llegamos al hogar, tenemos que ocuparnos de nuestros hijos a la vez que realizamos las tareas domésticas (con una sonrisa y contando hasta 10 antes de regañar por el cansancio acumulado).

        No es decidir perderme su infancia porque considero que no me la he perdido, que les educo y cuido (y levanto por las noches lo que haga falta). Trabajo por crecer como persona (gracias a Dios no por necesidad), porque es como me han educado mis padres, por dar ejemplo, por tener un respaldo por si el buenpadre falla (salud y mil cosas malas que hay en la vida). Veo a mis compañeros (varones) quejarse porque tienen mucha carga al mantener a sus esposas que no trabajan sencillamente porque no les da tiempo a buscar un trabajo porque no paran en casa y lo siento pero no lo entiendo porque para mi particularmente eso son vacaciones (sin querer menospreciar ni molestar a nadie, por favor), el estar con mi casa y mis hijos sin tener que ir a la carrera con todo.

        Que hay trabajo en casa: mucho, que no está reconocido: para nada. Lo único que pretendía o intentaba decir es que, las que trabajamos (en una oficina o en casa con teletrabajo o realizando algún trabajo) lo hacemos igual que las que estáis en casa las 24 horas y no nos quejamos.

        Nada más. Espero no haber empeorado las cosas. Disculparme nuevamente si he ofendido a alguien.

        1. Segundo mensaje en el que no haces más que juzgar a las demás madre, y posicionándote tu en la mejor opción y no tienes ni idea. de verdad deberías re leerte y pensar porque juzgas a otras madres para hablar de ti…. porque dices si los hombres las mantienen o no (machista a mas no poder ese comentario) o si tu no duermes estas peor que la madre que se queda en casa, etc etc… es terrible esa manía de muchas mujeres de “machacar” a las otras para justificarse ella… y muy feo… tu trabajas fuera de casa, muy bien, dices que no por necesidad muy bien, contrata una asistenta para los trabajos de casa y tan contentos… eso es un consejo… no se… me ha entristecido sobre manera seguir leyendo a mujeres que creen que las que estamos en casa, somos unas mantenidas o nos desarrollamos menos o no se que cosas mas… muy triste… pero lo peor de lo peor de lo peor insisto, es esa necesidad de atacar lo otro para defender lo nuestro… no me gusta… así nunca avanzaremos las mujeres

        2. Maria,
          Con todos mis respetos, dices que estar en casa son vacaciones, sencillamente porque no lo haces.
          Yo tengo muy claro que no se puede ser todo. Con los hijos se esta o no se esta. No se puede trabajar todo el dia fuera de casa y ESTAR con mayusculas porque no somos maquinas.
          Respeto lo que eliges, pero irse al trabajo supone estar ocupandose de uno mismo durante esas horas, no de dos, o tres, o cuatro… Y eso no es nada difícil. Entiendo que la vuelta a casa lo sea, pero pasarse el dia en una oficina o donde sea con uno mismo y nadie mas es bastante mas llevadero. Y eso lo dicen abiertamente la mayoria de las madres que han decidido volver a trabajar.

    2. Hola, María:
      Creo que es lícito que cada una tengamos una opinión y no pasa nada, pero el tono de tu comentario me parece un poco faltón. No creo que esto sea una guerra entre madres que trabajan fuera de casa y madres que no y ver quién trabaja más, quién está más cansada, quién es mejor madre. Opino que precisamente el sentido de este club y por lo que a mí me encanta es que se aceptan todos los modelos de madres y no se juzga, además del humor.
      Yo también trabajo fuera de casa y, cuando llego a casa, me reparto las tareas con mi marido, que para eso tenemos obligaciones los dos, aunque tengo que decir que yo paso más horas con mi hijo y me toca alguna tarea más, por la simple razón de que tengo una jornada más corta que el buenpadre y estoy más tiempo en casa (yo lo llevo al cole y lo recojo, etc.). Claro que también me agobio pensando que tengo que limpiar la casa en fin de semana, etc., pero no por eso dejo de pensar que prefiero mil veces trabajar fuera de casa que el trabajo doméstico. Yo sí que valoro la dedicación de algunas (ojo, que no son todas las que se merecen mi aprecio, que también las hay, como en todo, algunas que no sé cómo se lo montan para poder estando café por la mañana, por la tarde, etc.) a su familia y su casa. Porque no nos engañemos, si no trabajas fuera de casa, normalmente, si alguien se levanta por la noche, eres tú, si hay que acompañar al niño al médico, tú, incluso a familiares, etc. Son 24 horas y de trabajo no tan compartido, en general, como si los dos trabajan.
      Si tu caso, María, es que te tienes que comer todo el trabajo de casa, además del de fuera, por las razones que sean, no creo que sea culpa de las que no trabajan remuneradamente y no considero justo que les llames “mantenidas”, etc.
      Por favor, no nos ataquemos entre nosotras, apoyémonos, aunque cada una tengamos unas circunstancias distintas en la vida o incluso, opiniones contrarias. Todo cabe, si es con respeto.

    3. Creo que lo que has dicho se puede decir de forma menos hiriente y ofensiva pero, en síntesis, es un resumen perfecto de todo lo dicho anteriormente; el menosprecio y sentimiento de inferioridad que sienten las madres que están en casa por parte de las madres trabajadoras.
      Me resulta triste, muy triste que una mujer diga lo que tu has dicho refiriéndose a otras mujeres con circunstancias que ni conoces y mucho menos que lo hagas de una manera tan ofensiva. Así no vamos a ninguna parte…
      Basándome en lo que has dicho he de suponer que, o cuentas con la ayuda de abuelos, o el horario de tu pareja es compatible con el tuyo y con los niños, o bien tu situación económica te permite contratar a alguien que lleve, recoja o se quede con los niños el tiempo que tu o tu pareja no estáis. Ni lo sé ni me corresponde a mi valorarlo.
      Lo que si te puedo decir es que hay mujeres que han optado por quedarse en casa por una decisión personal, algo que me parece tan respetable como las que están deseando salir de casa porque se les cae encima. Hay muchas que lo han hecho por cuestiones económicas (para sacar limpios 300€ que voy a tener que gastarme en alguien que me cuide al niño no me compensa) y hay otras muchas a las que esta maldita crisis y la maravillosa política de conciliación familiar que impera en este país se han llevado por delante, y se han visto obligadas a quedarse en casita porque, según tú, todas son unas vagas.
      Creo sinceramente que no hay mujeres/madres mejores ni peores, que ninguna opción es mejor que otra, que hay tantas situaciones como familias y que no se puede generalizar ni por un lado ni por otro. Pero si hay algo que defiendo y consideró prioritario es que nos defendamos y respetemos unas a otras porque TODAS estamos en el mismo barco y si queremos conseguir que algo cambie, aunque sea un poco, lo tenemos que hacer unidas.
      Un saludo!!

  7. Ayer estaba taaaan agotada que decidí preparar un listado con horarios de comidas tomas y sueños de los bebés por si me daba un día un yuyu que alguién supiese como va.
    Después de una noche dando teta cada hora u hora y media (tengo mellizos de 8 meses)
    6:30 se despierta Omar, dándole palmaditas para que no despierte a Maria que a su vez no despierte al mayor.le doy teta
    7:00 se despierta Maria, los llevo a la sala de bebés que así llamo a lo que era mi salón, le doy teta
    cambio dos pañales y corro a preparar el biberón de Sharaf, el mayor.
    empiezo a preparar el desayuno, aparece el mayor, este es el único rato que los mellis aguantan en su cuna despiertos.
    7:30 a 8 desayuno yo con el mayor o mas bien intento que el también desayune, le cambio pañal.
    8 a 8:30 les doy papilla a los mellis
    9: cambio pañal del mayor y le dejo con la tablet mientras duermo a los mellis
    9 a 9:30 eaeaeaea cantos y mece mece en la hamaca hasta que se duermen. primero Omar, pasa a su cuna, a la media hora Maria pasa a su cuna (maria no duerme mas de 30 min seguidos)
    a las 10 con Maria a cuestas intento ducharme si hay suerte o lavar los cacharros
    11 cambio pañal de Sharaf y comienzo a preparar la fruta de los bebes se despierta Omar, Sharaf quiere jugar, vigila que no le lance nada a la cabeza de los bebés….
    doy teta a mellis
    12 mas menos intento que se medio duerman hasta 12:30 para poder darle al mayor la fruta.
    sobre la 1 le doy la fruta a los mellis, les cambio pañal les doy teta
    a a 1:30 preparo la comida o termino de preparar lo que empece a las 7 o a las 10 o si se me ha olvidado que tenemos que comer, que a veces me pasa, me tengo que inventar algo
    a eso de las 2:30 mas menos cambio pañales doy teta y trato de que se duerman los mellis otra vez mientras se termina de hacer la comida para darle de comer al mayor..
    sobre 3:30 come Sharaf y yo con el al menos lo intento si los mellis duerme. si no corre de un lado a otro contentando a todos.
    a eso de las 4 le doy comida a los mellis un pure que espero haberme acordado de calentar en algún memento de la mañana… o descongelar, si no es así lloro un rato.
    ahi llega el momento de mirar el reloj, a partir de las 5 llega el padre y es el momento de poder ducharme.
    a las 6:30 empiezo a preparar ambiente nos vamos a dormir cierro persianas, preparo cama (colechamos pero con dos tiene su logística) la tableta, los airiculares,
    7: papilla de cereales, cambio de pañales y a la hamaca, mece mece hasta que se duerman, a veces es media hora a veces es hora y media..
    cuando se acuestan yo debo quedarme al lado, la primera hora si no me sienten cerca se despiertan llorando y a veces volver a dormirlos puede suponer otras 2 horas…

    creo que no he puesto todas las tetadas, son cada 2 horas Omar cada 3 maria mas o menos. ni el bibi de Sharaf de la tarde, ni los ratitos que Sharaf necesita de juego de hagamos un puzle ni los de canciones para los mellis, y en ratitos casi siempre con un bebe en brazos hago pipi… lo otro ya no se
    no hay tiempo para hacer camas o limpiar baño, a veces ni fregar platos… es lo que hay.
    Si pienso que si me da un alipori quien cuide de los niños además de todo esto tiene que preparar biberones, lavar biberones esterilizar biberones… pienso que mejor que no me de nada…

  8. Ayyyy… yo me veo totalmente identificada y eso que tengo trabajo fuera de casa! Mi pareja está pluriempleado para poder tener un sueldo digno (que este es otro tema) así que yo me siento como si tuviera dos turnos, el trabajo por cuenta ajena y cuando llego a casa tengo todo por hacer: coladas, compras, comidas, recoger a las nenas y extraescolares, deberes…

    Además tengo un gen de culpabilidad que me viene fatal así que mi tiempo de ocio es ínfimo. Y me quemo muchas veces.

    Después de desahogarme, tengo que reconocer que estoy contenta de pasar todo este tiempo con mis chicas, que es verdad que es duro pero también es verdad que no lo cambiaría.

  9. Depende de que estemos hablando. Para mi ha sido un lujo haber vivido junto a mi hijo dos años: ver sus primeros pasos, sus primeras palabras, su primer todo. Ciertamente es un lujo. Ahora con el segundo es cierto que tengo más presiones (sobre todo sociales) porque ya se van acumulando los años sin apenas trabajar, y el trabajo en casa no es reconocido para nada, porque ya no es solo el hecho de estar a todo las 24 h, sino que tu pareja (el trabajador) tiene absoluta libertad para salir o entrar, cambiar turnos o hacer cursos. Nos sentimos culpables por querer recuperar un poco la esencia de lo que eramos pero al mismo tiempo me resigno a renunciar ver crecer a mi hijo en toda su esencia

    1. Como dices no está nada reconocido, si es una opción elegido es estupendo porque cada una debe decidir lo mejor para ella y su familia 🙂

  10. Cuando nació mi hija, hace 2 años y medio, tuve que decidir. Trabajaba todo el día, y era raro el día que llegaba a casa antes de las 9 de la noche. Todo por un sueldo que no llegaba a mileurista ni de lejos. Tuve claro desde el principio que no había tenido una hija para tenerla días enteros con la abuela o en la guarde y, como en el trabajo no me dieron reducción de jornada ni excelencia ni nada, lo dejé. Es cierto que conté con el apoyo de mi marido y que también su situación laboral hacía que pudiésemos permitírnoslo. Es la mejor decisión que he tomado, pero no ha sido fácil. El trabajo es agotador, qué os voy a contar, y más cuando tú misma caes en en el pensamiento de “estando yo en casa, no voy a dejar tareas para el padre, que ya tiene bastante con el trabajo”. Pero lo peor es es lo que comentáis; la gente y sus comentarios. Si yo quedo una mañana a tomar un café con una amiga, el “qué bien vives” lo tengo que escuchar, seguro. Y nadie piensa que lo que no estoy haciendo en ese rato lo tengo que hacer después… Deben pensar que estamos en unas vacaciones permanentes. Y por sí esa presión fuese poco, hay que contar con que la mayoría de nosotras hemos sido educadas para estudiar y trabajar. Yo muchas veces no puedo evitar pensar si, por el hecho de no trabajar fuera, no estoy tirando por la borda todo el esfuerzo y sacrificio de mis padres.
    Hace 2 semanas nació el buenhijo. Y he estado convaleciente por una cesárea que al final se complicó. Tengo la suerte de que mi marido se ocupa de todo sin problemas, pero ahora las tareas se multiplican. Pero seguro que hay quien sigue pensando que vivo en unas vacaciones permanentes.

    1. … eso lo estoy oyendo yo desde hace dos años y medio … tápate los oídos, por que te van a abrasar

  11. Que identificada me siento!!!
    Estoy de excedencia y tengo que oír todo tipo de comentarios al respecto… Y tb por no llevar al buenhijo a la guardería!! Parece ser que soy un bicho raro y el pobre va a ser un inadaptado!!
    Esta semana precisamente me ha pasado que al oír el despertador del buenpadre a la mañana, he sentido ENVIDIA!!!!

  12. la culpa de todo es de la educación que nos han dado, si señor, nos decían que había que estudiar para valernos por nosotras mismas, ser independientes, bla bla, bla … y como decía la abuela de una malamadre (un comentario anterior) … somos tontas “haceis lo de dentro y lo de afuera” … es triste no poder estar con tu hijo mas tiempo, o mejor dicho no disfrutar mas tiempo de nuestros hijos …

  13. Tengo la suerte de tener un buen trabajo aunque sometido a bastante presión. He estado ahorrando mucho para poder coger una excedencia y cuidar a mis niños ( 9 meses y 3 años).
    Mis compañeros creen q una excedencia es estar de vacaciones. Las mamás del cole, trabajen o no, me miran como una vaga, como si le echase morro y buscase excusas para escaquearme del curro.
    Me ocupo de la casa, de su logística y buen funcionamiento. De lo niños, q duermen fatal y me levanto una media de 3 veces por noche. De la logística de los niños: colegio del mayor, médicos, vacunas, ropa, comidas, juegos,… Todo.
    Desde luego, desde que soy madre, veo a la mía con otros ojos…

  14. Ay Amelia, cuando has escrito: imagina que el buenpadre trabajara en casa y se pudiera dedicar a los hijos, la compra, etc.; he pensado: pues igual tendría hasta varios pares de hijos! Jajaja! Porque la verdad es que aunque vayamos de modernos casi siempre somos nosotras las que planeamos dónde dejar al peque si no podemos conciliar nosotras, cuándo ir a la compra, qué día hay que limpiar….
    Trabajar en casa es mucho más trabajo de lo que nos imaginamos, porque como tu bien explicas, no se para nunca, una casa no deja que pares nunca, siempre hay algo que hacer o que terminar, y encima, no está valorado… Muy frustrante!

    1. Frustrante y estresante, con esta vida que llevamos y la falta de conciliación al final vamos arrastrando esa frustración Alejandra. Un beso guapa

  15. Totalmente de acuerdo, es tremendamente duro y poco valorado en general… He vivido los dos casos hace nada: madre con trabajo fuera de casa y luego a la vuelta el trabajo de casa y ahora por decisión ajena (me he quedado sin trabajo al volver de la baja por maternidad) estoy trabajando en casa 24 horas ¿un lujo? Pues no! sé que si trabajas fuera piensas que si te quedaras en casa tendrías tiempo para descansar y para ti, pero nada más lejos de la realidad, todo el día con coladas, limpieza, compra, cocina, los niños,tu pareja… encima sin poder desempeñarte profesionalmente y con la angustia de no aportar un sueldo (por ende el buenpadre trabajando sin parar)… Un lujo que pudiéramos desarrollar nuestra profesión, conciliar y dedicarle todo el tiempo que queramos a nuestros hijos.

  16. Yo he vivido la dos situaciones con un solo hijo. Durante su primer año no trabajé fuera de casa porque no tenia trabajo y casi me da un pakake psicológico (palabra inventada). No llegaba a todo lo q quería llegar, q simplemente era atender a mi hijo, la casa medianamente limpia y recogida y la comida hecha. No llegaba. Tuve q ponerlo en una guardería un par de horas al día porque le dije a mi marido que me iba a dar una depresión. Me sentía sumamente desaprovechada. Tenia mil proyectos en la cabeza pero no podía hacer nada. Esas horitas q lo puse en la guarde (por las q todatodavia me siento culpable, aunque a los tres meses ya empecé a trabajar e iba a ser irremediable) me dieron la vida a nivel mental. Ahora trabajo fuera de casa y mi hijo va a la guarde, yo soy mas feliz. Compartimos toda la tarde juntos, le di pecho 25 meses y aun colechamos. Pero yo necesité mentalmente un par de horas para q el tiempo q pasaba después con el hacerlo contenta y no amargada como estaba. Así que desde aquí, todo el apoyo a las madres que no trabajan fuera de casa. Les aseguro que es mucho más fácil trabajar fuera porque desconectas y llegas a casa con otro talante. Así que ánimo a todas de verdad q las admiro¡

  17. Yo creo que todo es problema de respeto…yo he trabajado y llevado en mayor medida la casa y los niños que mi esposo, porque mi esposo tenía un horario caótico y aun así se me exigía que fuera la mujer perfecta, que si su/mi abuela, madre, sobrina…pueden con eso y más, siempre nos están comparando con otras mujeres, y parece que estuviéramos en una carrera de fondo por una medalla de “la más sufrida” y nos la dieran para tener una vara que sirva medir y exigir a las que vengan detrás. Ahora trabajo en casa…y el trabajo se multiplica, no sé cómo, se te exige más y ese más lleva mucho más tiempo y cansancio.

  18. Es totalmente cierto. Más si se te olvida hacer alguna cosa en casa y llegue el buenpadre por la noche y justo te pregunte por aquello y te quede mirando con cara de “no haz hecho nada en todo el dia”. Como si la casa se limpiara sola y la ropa se lavara sola. Por circunstancias de la vida hace unos meses se han cambiado los papeles y recién el buenpadre se da cuenta de lo duro que es el papel de ama de casa.(parecía más fácil desde fuera eh!, le digo aveces). Sobre todo aquello de haber limpiado recién y que vengan los niños y lo ensucien todo de nuevo… desanima y te dan ganas de llorar!. Animo a los demás buenpadres a que intercambien papeles al menos por una semana en su tiempo de vacaciones y acepten el reto. Creo que más de uno no llegaría ni a la semana y valorarían aún más el duro trabajo de sus mujeres.

  19. Que ilusión este post! Gracias por ponernos voz a las malasmadres que estamos en casa. Yo llevo 2 años por decisión propia en casa, y he vivido los dos casos: malamadre trabajadora fuera de casa y ahora malamadre trabajadora en casa.
    Lo malo de trabajar fuera es que echas de menos a tus buenoshijos y te sientes malisimamadre por “abandonarlos”. Y que hasta que van al cole sientes que sería genial cuidarlos tu o no tener que llevarlos jornadas taaan largas a la guarde.

    Pero ser Malamadre trabajadora en casa… hay que vivirlo para saber cómo es. Tiene lo buenísimo de que estas al 100% con tu niño, no te vas a perder nada, os disfrutáis al máximo. Pero no todo es color de rosa. De hecho sacas menos tiempo aún para tí, o al menos es mi caso. Llevar al cole a los niños, vuelve, cocina, un día limpia baños, otro compra, otro polvo y aspira, otro plancha…medicos, busca al niño y traelo a comer, corriendo otra fez al cole para llevarle, vuelves ahogada, cocinar un rato y corriendo otra vez a buscarlo, toodas las citas médicas, todo lo haces tú, sin delegar nunca.
    Y encima es un trabajo que no luce, te eslomas limpiando y.. ¿quien valora eso? ¿quien se fija? Nadie.

    Encima hay que aguantar comentarios como el que el otro día me hizo mi madre… “Pues fulanita tiene 3 hijos, no se queja tanto y encima trabaja!” (Y encima trabaja! Me quedé helada, que mi madre me tenga que decir eso cuando me esta viendo y li ha vivido…) Luego supe que fulanita tiene una chica interna que cuida los niños por ella, la hace la casa, las comidas,etc.

    Yo creo que habría menod “fracasos laborales” como el mío o menos sentimientos de culpa para las que tienen o deciden trabajar, si se disfrutara de una baja por maternidad mas larga, de un año. Es que me parece de locos tener que dejar a un bebe de 4 mesitos. En fín, dura vida la de las malasmadres.

    1. Efectivamente, la conclusión que sacamos y yo saco es que si hubiera bajas de maternidad más largas, mejores horarios para conciliar todo esto desaparecería. Una pena que no se avance más en esto.

  20. Nada es perfecto, efectivamente. Las que trabajamos fuera de casa tenemos mucha carga, pero las que trabajan en casa tampoco es moco de pavo ni mucho menos….Yo he vivido ambas situaciones, la de estar en casa sólo un año, y estaba embarazada. Todo tiene sus pros y sus contras, claramente, y lo que tengo claro es que no es momento ni motivo de criticar a nadie.
    Hay que mirarse a uno mismo, y pensar que cada uno tiene sus propias circunstancias.
    La vida de madre es dura, y hay momentos en que te replanteas todo y piensas en la tomadura de pelo que te han colado. Es muy complicado, sí, pero todo empieza por respetar a los demás y las distintas opciones y maneras de organizar su vida. Por necesidad o por gusto.

    Un beso Amelia, me parece un post estupendo
    @yonosuperwoman

    1. Por supuesto, es como dices una cuestión de respetarse, porque muchas lo han elegido así pero, por desgracia, hay muchas madres que necesitan trabajar y no encuentra trabajo. Un beso!!!

  21. ¿Un lujo? Yo lo veo más bien como un castigo. Son muy pocas las que lo eligen de verdad por gusto. A la mayoría, no les queda más remedio. Hace poco me decía una amiga que ha pedido excedencia que si por ella fuera volvía mañana mismo a trabajar para poder descansar un poco.
    Yo teletrabajo media jornada y ya es el colmo. Parece que no tienes trabajo porque estás en casa y encima te sientes responsable de la cama sin hacer, el montón de plancha y el polvo en los muebles.
    Vamos, lo de siempre!!

    1. Rebeca, como te comprendo, esa capa de polvo que te mira de reojo, si estás en la calle al menos “ojos que no ven, corazón que no siente”. Un besote.

    2. Pues fíjate cómo lo veremos las que _tenemos_ que volver a trabajar. Y “conciliamos”, porque hay que llamarlo de algún modo, vida laboral y familiar. Y olvidamos desarrollar nuestra carrera, porque como “conciliamos” no podemos dedicar a nuestro trabajo las horas que deberíamos para ello. Y olvidamos también ESTAR con mayúsculas en la vida de nuestros hijos porque nos pasamos media vida corriendo de un sitio a otro con la sensación de no llegar a nada, currando como unas bestias para sacar el trabajo y poder salir a tu hora (no llegas a recoger al niño) y planchando a las 2 de la mañana cuando sabes que a las 6 el despertador toca diana.

      Un poco de ponerse en el pellejo del otro, por favor.

      Una madre que no tiene un trabajo remunerado _debe_ reivindicar que su TRABAJO sea reconocido. Porque sí hace un trabajo y aunque no aporte dinero contante y sonante a la economía familiar, lo ahorra. Lo ahorra en guarderías y cuidadoras. Lo ahorra en la cesta de la compra. Lo ahorra en mil cosas que el tiempo (sí, lo siento, disponéis de más tiempo aunque cueste hacer que cunda) que una mujer que debe repartir su día entre un trabajo fuera y uno dentro.

      Coño, pero debe reivindicarlo por sus propios méritos, no echando por tierra a la mujer que tiene un trabajo remunerado. Que esto es lo de siempre: Diosito, si no puedes hacer que yo adelgace, haz que mis amigas engorden. Pues no hijas mías, yo no pienso engordar, lo siento. Buscad argumentos, no comparaciones.

  22. Yo hay una cosa que no entiendo, cuando se dice del trabajo de casa que no está reconocido, a qué os referis? el reconocimiento debe de venir de los que se benefician de eso, yo evidentemente no me beneficio si mi vecina se queda en casa cuidando a sus hijos… No entiendo la rivalidad, cada una toma sus propias decisiones, tanto si deciden trabajar fuera como si no, yo creo en la independencia económica, en criar a los hijos sin diferencias entre padres y madres, cada uno en su papel, pero haciéndoles ver que hay que trabajar duro para vivir, que nunca sabemos como nos va a venir la vida. Yo lo he visto en mi madre, una mujer fuerte que ha trabajado fuera y dentro de casa para criarnos. Es mi ejemplo y el que quiero inculcar a mis hijos. Yo no critico a quién decida quedarse en casa, pero tampoco permito que me critiquen a mi por necesitar guarderías, ayuda familiar o doméstica. Yo estoy deseando acabar para estar con mis hijos, que lleguen los fines de semana y vacaciones para vivirlos con ellos. No soy más madre que nadie, pero tampoco menos! un saludo

    1. Hola María, en ningún momento se ha tratado de que rivalicen, me parece tan respetable una opción como otra. Siempre hemos dado voz a las madres que trabajan fuera y su problema para conciliar. Y en este país es necesario si quieres trabajar fuera guardería y ayuda familiar y no pasa nada. Un beso y gracias por comentar.

  23. yo reconozco que el trabajo dentro de casa es muy ingrato y sacrificado pero, en serio, a veces las personas que sólo trabajan dentro de casa se piensan que las que trabajamos fuera tenemos una chacha que nos recoge a los niños y se ocupa de ellos y de las tareas de casa mientras nosotras nos pintamos las uñas y nos ponemos divinas para ir al día siguiente a trabajar. Yo trabajo de 7.30 a 14.30, con lo que me levanto a las 5.30 de la mañana, y según salgo del trabajo me voy a recoger a los niños del colegio sin pasar por casa, así que cuando llegamos del colegio o de la extraescolar de turno queda TODO por hacer

    1. Bea no creo que todas las malasmadres piensen así, no debe haber rivalidad, el trabajo es duro en cualquier caso pero queríamos dar voz a tantas madres que se encuentran en casa y parece que no se les valora su trabajo 🙂

  24. Hace unos años me quedé en paro. Fue el mismo año en el que me casaba y al año ya tenía a mi primera hija, así que cuando me quedé embarazada en casa optamos y decidimos que papá trabajaría fuera y yo dentro.

    Ser mamá y ama de casa es agotador. Es un trabajo de 24 horas al día y 365 días al año (366 si es bisiesto) No hay lugar para el descanso. ¿Dormir? ¿Descansar? ¿Qué es eso? Yo llevo ya una semana sin descansar por la noche. El sábado al menos me pude echar una siesta y esa noche tan solo tuve que levantarme un par de veces para atender a las niñas, que tosían o lloraban. Hoy es lunes y ya estoy con ojeras que me llegan al suelo. Ha sido OTRA noche de idas y venidas de un dormitorio a otro.

    En breve quiero incorporarme al trabajo, y estoy temblando solo de pensarlo. Sé que me vendrá bien para “desconectar” de la casa y las niñas, pero todas sabemos que el incorporarse al trabajo fuera de casa es echarse más trabajo encima.

    En fin….a ver cómo va todo.

    Genial post.

  25. Efectivamente! Ser la hogar-manager requiere unas aptitudes, conocimientos y habilidades que no solo son duras sino que, además, no están reconocidas en esta sociedad.
    De la misma forma que hay que hablar de la doble jornada de todas aquellas que tienen su empleo o son autónomas/empresarias, las mujeres que trabajan exclusivamente en casa, se merecen este post y muchos más, porque hay que dar visibilidad a lo que no se reconoce como trabajo.
    Muchas gracias por ayudar a visibilizarlo malasmadres!

  26. Totalmente de acuerdo, no se valora nuestro trabajo en absoluto. Es curioso que no es valorado por otras madres trabajadoras, qué pena. A mí siempre me dicen eso de : Tú como tienes tiempo…..

  27. Que es un chollo dicen!!!!! pues vaya!!1. Yo soy madre trabajadora y prefiero mil veces estar en la oficina que en casa.
    Yo he tenido que modificar mi horario por las buenashijas y como el sueldo no da para empleadas del hogar…. pues at rabajar en casa al llegar.
    Encima el buenpadre viene tarde y me toca toooooooda la tarde en casa, intentando “enviar correitos” a la vez que limpio el baño, plancho y preparo la cena. Es imposible.
    Si ésto lo tuviera que alargar todo el día, creo que odiaría mi casa.
    Y creo que eso de madres no trabajadoras……. ya va sobrando, que más trabajo que da una familia no lo da ningún jefe!!!!!!

    1. Gracias María por tu comentario, la casa absorbe demasiado y así nos lo transmiten las malasmadres más cuando están en casa porque han perdido el trabajo 🙂

  28. A las “supermamis” que comentan que no entienden de qué se quejan las que trabajan en casa y su trabajo no es reconocido… A las que dicen que ellas trabajan fuera “duramente” y luego hacen las tareas de casa… Pues muchas felicidades. Además tienen tiempo de comentárlo a las demás, a las que no llegamos a todo, para que nos demos cuenta de que ellas sí pueden. Lo dicho, me alegro por vosotras chicas.
    El tema es que las madres que no trabajan fuera deberian tener un sueldo equivalente al de una niñera, asistenta, cocinera etc…. Y lejos de eso, muchas ademas no reciben ni respeto por su labor. A mi la opinión de los demás hace mucho que me la trae al fresco, pero la falta de políticas claras que ayuden a las madres, tanto las que quieren trabajar fuera como las que quieren dedicarse a la crianza y su hogar, y todas sus varientes posibles, es lo que me cabrea.

  29. En mi caso fue una decisión muy fácil de tomar. O le daba mi sueldo a una desconocida para que cuidara a mis hijos, o yo dejaba de trabajar. Llevo tres años trabajando en casa y mi experiencia ha sido buena y mala al cincuenta por ciento. Buena porque veo todos los días a mis hijos, comparto todo con ellos, les dedico el 100 por 100 de mi tiempo y eso hace que estemos muy unidos. Pero la parte mala, aparte de no aportar nada económicamente hablando, es la sensación de que toda la responsabilidad cae sobre mí. La casa tiene que estar perfecta, los recados hechos, la compra… Oh, no hay plátanos! Cómo no me he dado cuenta? Mala madre!! ( maldita autoexigencia) Los médicos, la comida, el banco, las lavadoras, llegar a todo aunque vaya con la lengua fuera…
    Y les explicas a tus hijos que el buen padre trabaja fuera de casa y que tú haces todo lo demás. Todo. A cualquier hora, que papá tiene que descansar. No hay fines de semana ni vacaciones. No te pongas mala porque nadie te da la baja. Pero aún así, siempre tienes a alguien que te recuerda la suerte que tienes porque NO TRABAJAS.
    El otro día leí una frase que lo resume todo: la casa envejece, embrutece y nadie te lo agradece.

  30. Yo tb estoy en casa y tengo dos hijos. No me quejo para nada, es lo que toca por las circunstancias. Admiro a las malasmadres que pueden hacerlo todo, de verdad, y además dependiendo de en que ciudades entiendo que trabajar fuera y dentro de casa puede llegar a ser un caos. Sin embargo, me siento presionada por mujeres y por hombres por igual. Y muchas veces me siento obligada a dar explicaciones y a justificarme. Yo tengo una carrera y un Master y he trabajado toda mi vida por tanto estar en casa 24 horas supuso un cambio radical. Ahora he conseguido el equilibrio y además de ocuparme de mi casa y mis hijos, un par de veces a la semana trabajo como voluntaria. Y estoy feliz…. Hasta que escucho los mismos comentarios de siempre…. por otro lado, jamás he escuchado a ninguna malasmadre quejarse de estar en casa. Te quejas porque limpias y ordenas y a los 10 minutos yaesta la leonera, te quejas de que muchas veces no te llegan las horas pero no de estar en casa. Yo querría trabajar fuera de casa pero no estoy dispuesta a trabajar hasta las tantas por mil euros que se va a llevar la señora que tenga que estar en casa con los niños. (Ay las que tenéis ayuda de los abuelos! Eso si me da envidia) . Dicho todo esto, las mujeresxsomos lo peor. Somos nosotras las peores con nosotras mismas: teta o biberón? Trabajo fuera o me quedo en casa? Colecho o cuna? De verdad, deberíamos aprender a respetarnos y apoyarnos entre nosotras y de esta manera cambiarían muchas cosas

    1. Leyendo los comentarios he llegado a la misma conclusión que tú, hoy damos voz a las madres que no trabajan fuera pero igualmente defendemos a la que lo hacen dentro y fuera, a todas. Tenemos que apoyarnos.

  31. Y siempre hay quien te pregunta: ¿estas trabajando?……….¿perdona?!!!! las 24 horas del día y no remunerado y sin horario…..
    Hay dias en los que me siento orgullosa de estar en casa con mis dos buenoshijos y otros en los que como hoy no puedo mas!!!! Lo que llevo peor es no tener tiempo para mi; aunque sea para sentarme un rato sin hacer nada…..Tengo días de un mal humor que ni yo me aguanto.
    Soy bimadre enfermera que por la situación actual, puedo quedarme en casa con mis dos buenoshijos y trabajo en navidades y verano, cuando el buenhijo mayor y el buenpadre estan de vacaciones, en fin, entonces yo me pregunto: y yo ¿cuando tengo vacaciones ? Pues el verano pasado mis vacaciones eran los turnos de 17 horas en el hospital…..sisisi, increíble pero cierto porque con todos los pacientes dormidos y controlados podía descansar, no dormir, pero si sentarme en silencio a estirar las piernas y conseguir no pensar en nada!!!! Cuando llegaba a casa, a desayunar y a la playa, a la compra, los que tocara ese dia
    Supongo que con el tiempo sabré apreciar todo lo que hago y mis buenoshijos sabrán valorarlo.

  32. Yo soy una malamadre al cuadrado: En estos momentos no trabajo, aunque soy autónoma y no me merece la pena salir de casa porque es más el gasto que el beneficio. Estoy intentando sacar adelante otro proyecto y eso lleva tiempo. Así que cuando no pude más y me di cuenta de que me pasaba el día en casa y llevando al buenhijo del cole a casa y viceversa y sólo tenía “libres” 4 horas al día para hacer las tareas de casa, comprar, mis cosas, etc, decidí que el comedor escolar era lo mejor. Creo que nos llevamos mejor los tres en casa desde entonces y yo puedo dedicarme a otras cosas, pensar en algo más que la casa y el niño, llevar conversaciones con adultos que no incluyan la frase “pues mi hijo…”
    Lo siento, soy muy cosas pero nunca seré ama de casa, no sirvo. Bueno, en realidad no lo siento nada. Creo que no estoy cualificada para ese trabajo. Aunque a veces sueño con una casa limpia, ordenada, con olor a flores y yo sacando un pavo del horno. ¡Cuanto daño me ha hecho la televisión!

  33. Hola, estoy totalmente de acuerdo y solo quería decir que no podemos ni decir “AL FIN LUNES, ME VOY AL TRABAJO A DESCANSAR.”

  34. Hola!
    Es la primera vez que escribo, aunque os llevo leyendo desde hace mucho, ahora que ya estoy a medio camino para convertirme en malamadre, y la verdad que creo que voy a ser de malamadre de manual.
    Yo vivo en Uk, asi que despues de la baja maternal he pedido currar desde casa y sinceramente a mi costillo le parece genial y yo lo veo con miedo para que nos vamos a enganar.
    Creo que el trabajo de casa es muy insatisfactorio, estuve en el paro unos meses y casi colapso. He de decir que odio las tareas de la casa. Y esa presion de si trabajas en casa como que no te ha dado tiempo a planchar, cocinar etc….
    Ahora que trabajar en casa y fuera es doblemente agotador.
    Yo reconozco que miro con envidia y lo digo porque tengo a una mama amiga que lo hace a las amas de casa que nino desde los 5 meses a guarderia toda la manana, chica que te limpia dos veces por semana y una nanny alguna tarde que le apetece desconectar. Pues mira asi yo tb, pero eso no es comparable con las que estan 24 horas. Digo yo que en todo curro hay un break no!!!

  35. Yo soy malamadre separada con una peque de cinco años, trabajadora fuera y dentro de casa, en Madrid y sin familia cerca. Reconozco que no podría estar sólo en casa, porque se me cae encima, y admiro a las personas que son capaces de hacerlo, pero más bien por motivos psicológicos y sociales, pues yo necesito ver gente y desconectar un poco, lo que hago en el trabajo. Pero sinceramente, y sin querer menospreciar a nadie, que cada uno sabe lo que lleva, el trabajo de la casa es el mismo para mi que para una persona que lo hace en 24 horas. Yo también tengo que hacerme cargo de mi hija siempre que hace falta, porque estoy sola, tengo que hacer la casa sin ayuda porque tengo un solo sueldo y ni puedo plantearme ayuda externa, salgo de casa a las ocho cuando dejo a la niña en el cole y vuelvo con ella a las cinco y media cuando la recojo del colegio, y todo está como lo dejé.
    Reitero mi admiración a quién es capaz de quedarse en casa trabajando y no volverse loca, porque yo no podría, pero sinceramente, para mi es un lujo cuando tengo una semana libre y puedo dejarme la tarde para estar con mi hija, o quedar a un café con una amiga, lo que no puedo hacer casi nunca.
    Y hace tiempo que decidí dejar de sentirme culpable, porque no llego a todo. Soy humana. No doy más

  36. Hola a tod@s!
    Es una guerra inútil chicas! No se trata de yo más, tu menos, tú trabajas, tú no… Nos tenemos que ayudar entre todas porqué nadie más lo hará por nosotras. Así que todas a una!! Así se cambian las cosas, que al fin y al cabo es lo que queremos.

    Yo estoy en paro de hace un tiempo ya, pero inquieta como soy, decidí ponerme a estudiar una carrera y mejorar mi formación, para después poder optar a un mejor trabajo (ilusa de mi…). Entre estudios de periodismo, casa y colaboraciones varias en revistas web (sin remunerar), me quedo embarazada y mi mundo se viene abajo, porqué nunca me visualice como madre. Yo que me puse a estudiar para buscarme un futuro mejor, una proyecto de vida como mujer moderna, independiente y trabajadora. Pues ahora tengo un buenhijo de 4 meses y medio que me ocupa todo mi tiempo. Una casa en la que siempre hay cosas que hacer. Unas colaboraciones periodísticas que me distraen de pañales, biberones y demás y me ayudan a seguir conectada con el mundo real.

    ¿Pero sabéis una cosa? No decidí quedarme en casa. No decidí ser una madre, ama de casa y mujer moderna al mismo tiempo. Pero sí puedo decir que en estos cuatro meses y medio, he aprendido mucho más que en 4 o 5 de universidad. He aprendido que es la superación personal. He aprendido que es la gestión del tiempo y del esfuerzo. He aprendidos a gestionar el estrés y el no puedo. He aprendido a que un no se puede convertir en sí. He aprendido que es el trabajo en equipo. He aprendido que significa ser mujer y no morir en el intento. Y sobretodo he aprendido que significa amar incondicionalmente a pesar de todo y de todos.

    Así que no tengo claro si es un lujo o no quedarse en casa. No tengo claro si es mejor trabajar fuera o dentro, pero sí sé que todo lo aprendido será mi mayor currículum a partir de ahora, para trabajo fuera de casa y para mi carrera en esta larga vida (espero).

    Un besazo a todas!!

    1. Muchas gracias por participar en este debate, es muy enriquecedora tu opinión y estoy totalmente de acuerdo con que la guerra entre nosotras mismas no sirve de nada.

  37. Hola,
    yo lo que no entiendo es cómo podemos estar a estas alturas debatiendo esto. Por supuesto que no hay trabajo más duro que el trabajo en casa. 24 horas, de noche y de día. Hay que vivirlo para saber cómo es.
    Yo vivo en el Reino Unido. Aquí la baja por maternidad es generalmente un año y hay que pensarse mucho el volver al trabajo dado que los precios de las guarderías van de las 1200 libras al mes (como mínimo) para arriba…
    Yo estoy en casa con mis hijo de 3 y 1 y trabajo como autónoma en las horas en las que tendría que estar durmiendo. Las madres que tengo alrededor que deciden volver al trabajo al cabo de un año afirman que van a la oficina a descansar. Y eligen eso a pesar de gastarte el 80% de sus salarios en guarderías, cuidadores, etc…Lo que me parece triste para los nenes. Creo que aquí se da por sentado, mucho más que en España, que no hay trabajo más duro que el trabajo de una malamadre. Creo que también los padres están mucho más involucrados en el cuidado de sus hijos de lo que lo están ahi. Y creo también que si podemos debemos cuidarlos mientras son pequeños porque los primeros años son demasiado importantes para ellos, porque es imposible que obtengan de un cuidado ajeno lo que obtienen estando con su mamá o su papá. Animaría mucho a aquellas mujeres que deciden volver a un trabajo que no les llene a pensárselo dos veces y reflexionar sobre la idea de “autorrealización” que se nos ha vendido en los últimos años. En muchas ocasiones renunciar a estar con nuestros hijos por un trabajo tedioso, mal pagado y con horarios horribles…y llegar a casa agotadas sin ánimo para nada. Eso no es emancipación. Creo que no deberíamos estar debatiendo que si es duro o no quedarse en casa. Por supuesto que lo es, es lo más duro. Deberíamos estar debatiendo sobre cómo podríamos cambiar las cosas, qué es la verdadera autorrealización, qué podríamos hacer para luchar por nuestro espacio, por nuestra evolución personal, por nuestro desarrollo…Y sobre todo sobre cómo criar a nuestros hijas e hijos en igualdad de condiciones, para que empiecen a ser los hombres los que soliciten las jornadas reducidas, los que se levanten por las noches, los que se queden en casa mientras nos vamos a la universidad, a la oficina o a donde sea…
    Y sobre todo procuremos proteger a nuestros buenoshijos y buenashijas para que no salgan perdiendo en este debate, en esta lucha…para que no tengan que pasarse ocho, diez horas fuera de sus casas cuando no están preparados para ellos, cuando están eligiendo, sin saberlos, sus referentes para toda la vida.
    Ánimo a las malasmadres en todas las situaciones pero sobre todo a las que estáis en casa luchando duramente por toda la familia y por conservar un pedacito de vosotras mismas. Mucho ánimo!

    1. No puedo más que asentir a casi todo lo que dices. Hoy hemos tratado de mostrar otra realidad, muchas madres nos escriben para que les demos voz. Y por supuesto estamos siempre en la lucha de conseguir avanzar por una conciliación real. Muchas gracias por contarnos como es en UK, me he quedado alucinada con el precio de las guarderías. Un abrazo.

  38. me gustaría ver a muchas madres que trabajan fuera de casa y están tan cansadas en mi situación a ver si opinan si es un lujo la vida que llevo y he llevado.
    El buen padre ha tenido que trabajar este año a 300 kilómetros con lo que yo me he quedado en casa con mis dos niños de 3 y 1 años y mi suegro de 80 sin ningún familiar cerca para echar una mano.
    Entre llevar a los niños al cole, limpiar la casa, hacer la comida, recogerlos, darles de comer, llevarlos otra vez al cole, luego al parque, baño, hacer la cena y dormirlos estoy mas agotada que cualquiera que trabaja fuera de casa. Es mas me cambiaría por cualquiera sin pensarlo.
    Y eso si no se pone malo ninguno porque este invierno ha sido horroroso.
    Y encima siempre esta quien te dice eso de “si vivís como quereis”
    Ya me gustaría verlos en mi lugar.

    1. Perdona, y con todos los respetos, pues la situación que describes, es muy dura y ya me imagino que debes estar al borde del colapso…

      Yo no tengo al buenpadre a 300 kilómetros por un año. Yo me separé con mi hija con tres meses y he estado sola siempre. Y no sólo no ayuda sino que estoy en juicios porque encima pretende hacer lo que le da la gana y cuando le da la gana. Pero esto es otro tema.

      El caso es que yo también estoy sola, madre separada y sin familia a menos de 400 kilómetros, pero tengo que trabajar sí o sí, porque si no no comemos mi hija y yo ni tenemos dónde vivir, y también tengo que levantarla, llevarla al colegio, hacer comida, recogerla, llevarla al parque, bañarla, darle la cena, encargarme de casa y ropa, y acostarla, y llego a casa después de las cinco de la tarde cuando la recojo en el cole cada día.

      Entiendo perfectamente cómo te sientes, porque yo me siento IGUAL. Ni más ni menos, cada una tiene lo suyo. Lo siento, pero tu frase de que ya quisieras ver a las que trabajan fuera y están cansadas,en tu situación, me ha dolido en lo vivo, porque yo la tengo, no durante un año, sino desde que nació mi hija, y además trabajo fuera porque dependemos de mi sueldo. Y hago lo que puedo por sobrevivir, como todas.

      Un saludo y ánimo

      1. Marilo tienes mi mas sincero y absoluto respeto y admiración. Más de una vez me preguntado como hacen las madres solteras para poder con todo.
        Pero yo he tenido que oír de boca de madres a las que les cuidan los hijos los abuelos porque trabajan que de que estoy cansada si estoy todo el día en casa.

        1. Hola Silvia,

          Lo mismo te digo. Tu situación tampoco es fácil y por supuesto el cuidar de niños y mayores, supone un trabajo completo y más que completo. El no contar con ayuda hace todo mucho más difícil, y además está el estrés extra de pensar qué ocurrirá si te pones enferma o quién sabe qué cualquier otro desastre.

          Las madres solteras sobreviven como pueden, como todas supongo. Yo conozco muchas, y la mayoría tienen ayuda familiar. Yo, pues si tengo que hacer algo, con la niña a todas partes, porque su padre no cumple ni con las visitas excepto cuando a él le da la gana y ni siquiera tengo ese margen. Pero compensa todo el verla crecer feliz y contenta aunque la casa esté hecha un desastre y no de para más que mantener las cosas funcionando.

          Un beso

    2. Muy dura tu situación y gracias por recordarnos que muchas malasmadres también tienen a personas mayores a su cargo. Un beso enorme!

  39. En mi caso he pasado por varias fases. Cuando nació mi primer hijo, teniendo un trabajo que me gustaba, no muy mal pagado y relativamente cerca de casa, no fui capaz de reincorporarme y llegue a un acuerdo con mi empresa. Mi familia y mis amigos nunca lo entendieron, y criticaban mi decisión de quedarme en casa. Dos años y poco después, ya con dos hijos, pasaba días entre preparar comidas, plancha, limpiar, recoger constantemente, la teta, los pañales, las revisiones médicas, la compra…sin sentarme un minuto tranquila y aguantando que todo el mundo me recriminara que tenía tiempo de sobra, que a que aspiraba quedándome en casa, cuando no tenía tiempo ni de peinarme en condiciones. Volví a trabajar, llorando los 2 primeros días porque añoraba a mis hijos pero por mi propia salud, estaba desquiciada y la casa se me venía encima porque yo no trabajaba, era “mi obligación”. Me metí en un negocio que salió mal y absorbía casi todo mi tiempo, y continuaba con todo el agobio de la casa y de no disfrutar de mis hijos. A día de hoy tengo un trabajo que no me gusta pero me permite tiempo con mis hijos y tres lavadoras pendientes de plancha, pero estoy feliz y más tranquila, no me agobio por la casa y casi que descanso cuando trabajo, escucho música de camino y no son cantajuegos, disfruto cada minuto de mis hijos y lo más importante, han dejado de criticarme. Admiro mucho muchiiiisimo a las mamis que se dedican 100% a su casa y sus hijos porque se pluriemplean 365d ,24h, 0€. Y nadie viene a decirles que bien lo están haciendo.

  40. Creo que cada una cuenta la misa segun le va, yo soy una privilegiada con 3 vastagos, trabajo fuera , pero tengo ayuda en casa.
    Pero opino que las que verdaderamente son superwomans son las que trabajan fuera y no tienen ayuda en casa , vamos que hacen lo mismo que las que estan en casa pero en la mitad de tiempo y despues de trabajar 8 horas.
    He estado en casa , con excedencia de 1 año despues de tener a cada uno de mis ultimos hijos y si puedo decir que es sobre todo un trabajo que te merma psicologicamente, porque hay dias que ni te quitas el pijama.
    Pero yo rompo una lanza enorme y me descubro ante esas madres trabajadoras que llegan a casa despues de su jornada laboral, abren esa puerta y tiene camas por hacer, comidas que preparar y lavadoras que poner y tender, mientras buscan un hueco para ir a la compra y hacer los deberes con los enanos.esas si que son supermadres!!!!!!

    1. Ya pero el resto del día no están con sus hijos, se ocupan de ellas mismas y punto. Así también llego yo con energía a casa y hago en tres horas los que me echen.

      1. Tu te crees que vamos al trabajo como la que va a un spa?, y que salimos después de 8 horas con energía para algo?, pero en que mundo de fantasia vives?

    2. Yo rompo una lanza en favor de todas las malasmadres Raquel, todas hacen su esfuerzo y no nos olvidemos que muchas de las que están en casa es porque han perdido su trabajo. Mi máximo respeto por todas porque cada opción tiene sus pros y sus contras. Gracias por tu opinión.

  41. Soy mamà y ademàs de trabajar en casa trabajo fuera. Mi comentario va relacionado con el tema médico. Te puedo asegurar que el trato es similar estando trabajando o no fuera de casa. Estuve dos semana con infeccion de orina, y sin poder ir al médico porque no encontraba el momento justo, hasta que un día no pude aguantar màs y fui a urgencias de mi centro de salud, te puedo asegurar que me despacho màs rapido que la frutera. Ni siquiera me permitio hablar. Creo que el trato es según la suerte de con quien te topes en el camino, aunque con temas de salud no se puede jugar.

  42. Pues yo por suerte puedo hablar desde lo dos puntos de vista porque he vivido las dos situaciones. Sin duda las madres de casa se merecen este post y muchos más porque su trabajo además de invisible es agotador, infravalorado y maljuzgado.
    Pero dicho esto y con todos mis respetos a esta opción, añado que, en igualdad de condiciones (número de hijos, posibles ayudas, tamaño de la casa, etc.) el esfuerzo no es ni comparable al que tienen que hacer las mamás de “dentro y fuera”, que equivale al mismo que estando dentro, incluidos despertares nocturnos y demás, pero restándole 8-10-12 horas que dedicas al otro trabajo con el consiguiente madrugón incluido.
    Para mí personalmente era mucho más cómoda aquella situación en la que en vez de levantarme a las 6 me levantaba a las 8, y quieras que no era bastante más dueña de mi tiempo y de mi casa, a lo largo del día. No me sobraba tiempo para mucha fiesta, pero vamos, más cómodo sí era. Y alguna siestita de 10 minutos también caía si me lo proponía… aunque fuera a costa de echarle más horas a otras tareas hasta más tarde. Y poder hacer la compra o mandados a diario… y poder llevar y recoger a tus hijos del cole (eso sí era un lujo para mí).
    De esta forma, no es que curres 24, es que curras 1.000 y aún así no llegas a nada. Vives multiplicándote.
    Otra cosa son las aspiraciones personales y las necesidades económicas de cada una.

  43. Hola chicas,
    Veo que el debate está servido! Os tengo que decir que, a mí, la crisis me dejó tiempo para criar a mi único hijo ya que perdí muchos clientes y nunca se lo agradeceré bastante.
    Para aquellas a las que los listillos ven como simples amas de casa les cuento lo que una de mis amigas, harta de las risitas y los comentarios mordaces cada vez que salía el tema, les contestó un día:
    – Mi marido ha reconocido que si tuviera que contratar todos lo que hago a diario se habría arruinado: limpiadora, cocinera, asistente personal, profesora particular, chofer, lifecoach, niñera, enfermera…

    Si las Mates no me fallan la cuantía sería bastante elevada ¿no creéis?

  44. Yo me quedé en el paro estando embarazada y pensando en todo momento en reincorpararme tan pronto como físicamente pudiera. Al dar a luz me cambió el chip y fui posponiendo ese momento para criar a mi hija. De eso va a hacer 2 años y no me arrepiento de nada. Sigo sintiéndome como una trabajadora, pero sí escucho comentarios críticos, sobretodo de amigas o conocidas que no son madres (a lo mejor esa es la diferencia, no lo sé) Suelen hacer hincapié en que es necesaria la independencia tanto del hijo como del marido.
    Al oir estos comentarios más que menospreciar mi trabajo en casa, creo que se juzga la posición de la mujer al quedarse en casa. Es como si todo lo que se luchó para su incorporación al mercado laboral, yo me lo estuviera cargando en 2 años. Pasé de ser una mujer moderna a ser una maruja.
    La pena, es que todos esos prejuicios los tengan las mujeres. Que no acepten que aunque podamos dirigir una empresa, decidamos posponerlo por ver crecer a un hijo; que hay más opciones que la que una elija.

  45. Después de leer todos vuestros comentarios he llegado a varias conclusiones. Esto no es un concurso para ver quién trabaja más o quién está más cansada. Está claro que lo malo de trabajar fuera es que cuando acabas, tienes que seguir trabajando dentro, y lo malo de estar en casa es que no paras de trabajar pero el sueldo y el reconocimiento es el mismo: cero.
    Creo que entre nosotras deberíamos respetarnos y apoyarnos, ya que cada mujer es un mundo. Habrá algunas que estén deseando que llegue el lunes para irse a trabajar y relajarse, habrá otras que se sientan culpables por no estar más tiempo con sus hijos, otras que se les echará la casa encima y estén al borde de una depresión y otras que estarán encantadas de ser amas de casa. Pero tenemos en común una cosa: todo lo que hacemos, lo hacemos por nuestros hijos. Y eso nos convierte en las mejores madres que nuestros niños podrían tener.
    Y cuando vas a apagar la luz del pasillo por la noche, y les ves dormiditos y tranquilos y felices, sabes que todo tu esfuerzo merece la pena.
    Ánimo a todas y mucha fuerza.

    1. Exactamente se ha creado un concurso de quien da más cuando he tratado de dar voz a otra manera de vivir y hacer las cosas, muchas veces no elegida.

  46. Es un lujo para el marido que trabaja fuera y puede permitirse todas las extensiones laborales posibles, no hay apuro. En lo personal, fui víctima de las teorías de crianza con apego que, sin ninguna consideración por mis sentimientos y deseos, me impusieron marido y cuñada, en tanto mi madre lamentaba que tantos años de formación se fueran a la porra y mi suegra suspiraba de dolor al ver a su pobre hijo cargando a la nena cuando debía estar descansando, luego de su ardua jornada laboral. Lo cierto es que, en general, me encuentro muy herida y cansada. Nunca se detienen los juicios, sobre todo de otras mujeres.

  47. Veo que este tema da para largo… Yo soy malamadre hace seis meses exactamente ayer, y siempre he dicho que cuando fuese mandre quería ser yo la que cuidase a mi hijo pues yo desde los 8 meses he estado en guarderías y luego canguros… La vida familiar era la de pasar el domingo comiendo fuera de casa y basta; yo no quería darle esa vida a mi hijo. Habían días que trabajaba 18h (hotel Arts de Barcelona, una locura) mis días de fiesta me llamaban para ir a trabajar. El día que menos trabajaba eran 12h, no podía tener un hijo y que me lo criase otra persona! El caso Esque tuve un accidente de moto en el que me tuvieron que operar… Mucho tiempo de recuperación, me despidieron. Pues sin trabajo y sabiendo que iba a cobrar algo del accidente era mi oportunidad de ser madre y al menos estar con él un año! Estoy en casa y realmente estoy agotada! Me levanto peor de como me acuesto. La presión de tener la casa “decente” porque lo que decimos estamos en casa y no podemos tener excusa para no tenerla con unos mínimos, el buenpadre trabaja ahora las 16h que trabajaba yo conduciendo un trailer… Así que cuando llega no voy a decirle dobla esa lavadora o limpia el lavabo… Así que todo es a ratos, cuando el pequeñajo me deja pues hago un poco… Y así con todo! Si me dijesen si lo volvería ha hacer, por supuesto! Ver las primeras veces de todo de mi peque es lo mas maravilloso que tengo en mi día a día, pero que las 18h de trabajo que me hicieron perder 20kg son menos duras, también lo digo! Así que de vacaciones nada, que el rato que no estuviésemos con nuestros peques al menos nuestra mente descansa, porque así es imposible, y solo es uno… No me imagino dos o tres! Seguro que si decidimos tener otro a los cuatro meses a la guarde! Jajaja! No se… Ya veremos pero que es muy cansado si, y peor cuando tu propia madre te juzga… Yo trabajaba y llevaba la casa, si claro y yo con canguros siempre! Hoy mismamente a llegado a mi casa antes que yo y me dice hija te estoy doblando la ropa que lleva aquí desde el jueves y has estado todo el fin de en casa y no lo has hecho! Pues que quieres si tu nieto no me a dejado… Y el buenpadre, el domingo todo el día fuera y me dice que has comido? Le digo 4 alcachofas al horno. Solo eso? Xq no has cocinado? Pues mira porque si no tengo q cocinar para ti yo con un trozo de pan y aceitunas me apaño! Jajaja! Es agotador! Lo vuelvo a repetir! Una amiga mía con un bebe de 6 meses y una nena de 3 años, estaba loca por volver a trabajar Porq estaba que no podía más… Así que no se, para criticar hay que probar las dos opciones. Yo solo puedo opinar sobre la mía y para mi no es un lujo Xq es agotador, el único lujo es vivir el día a día de sus primeras sonrisas, cosquillas, comidas… Saludos y animo a todas las manos, trabajen fuera, dentro de casa o en ambas!

    1. Pues sí hay que vivir las dos opciones para opinar ;-). Me encanta que animes a todas las malasmadres porque de eso se trata. Hacer piña. Un saludo 😉

  48. He trabajado dentro y fuera de la casa desde hace 32 años. Tengo cuatro hijos y 51 años, en ese orden. Recién ahora, jubilada docente, tengo el tiempo para ocuparme de mi, la ropa, el maquillaje, las uñas, un libro. Pueden creer que tengo mis primeros labiales de color a los 51? siempre nacarado, rosita… me siento una boluda que dejó pasar 30 años de su vida sin estos pequeños recreos. Siendo sabia a costa de dar consejos, en su casa o en el trabajo o en ambos, no claudiquen con esos ratos para ustedes, todo puede esperar en su lugar. Que no las encuentren los 50 con asuntos pendientes.

    1. ¡Qué razón tienes! Me has hecho reflexionar, y es cierto que todo puede esperar y que hay que buscar ese momentito para nosotras porque sino nadie nos lo dará.

  49. No se porque muchas madres que trabajan en casa creen que las que trabajamos fuera tenemos ayuda externa fijo. Por lo menos en mi caso no es así, y todo lo que os lleva a vosotras el día entero (limpiar la casa, cocina, planchar, compra…) me lo tengo que merendar yo en un par de horas al día, y para más inri no he podido disfrutar de mi hijo porque no puedo permitirme el lujo de no trabajar, y le tuve que dejar de bebe con las abuelas y luego a la guarde, y no fue por gusto, ni por sentirme realizada fuera de casa, fue porque necesitaba, y necesito el dinero. Hubiera dado lo que fuera por haber podido pasar esos primeros de años de su vida con él, y no haberme tenido que conformar con un par de llamadas a las abuelas durante el día. Creo que las madres que trabajais en casa en ocasiones os olvidais de la suerte que tenéis de haber podido vivir con vuestros hijos ese periodo de su vida irrepetible. A mi, sinceramente y sin ánimo de ofender, no me dáis pena, en todo caso envidia.

    1. Vanessa es que no se trata de rivalizar, sabemos el esfuerzo de las madres que trabajáis fuera pero piensa en aquellas que están en casa y necesitan el dinero y no pueden trabajar o aquellas que lo eligen, el peso de la casa y estar 24 horas dedicada a ellas a muchas mujeres les agobia y eso es respetable y hoy estamos para darle voz también a ellas. Ni nosotras ni ellas somos todas iguales. Un beso!

      1. Ya, malasmadres, no se trata de rivalizar claro que no. Y por supuesto este post es necesario y lo apoyo 100% como madre de casa que también he sido, ya dije antes. Pero en relación a los comentario, creo que lo que muchas madres trabajadoras dicen (decimos) es en respuesta a la retahíla de quejas por las tareas domésticas que parece que se acaba el mundo en ellas y que no son, ni más ni menos que lo que todas (y en algunos casos todos) hacemos cada día, en muchos casos además de otro curro. No se trata de ver quién se cansa más o quién hace más, evidentemente que no, y es cierto que en eso las mujeres somos lo peor rivalizando. Pero yo sólo digo que basta ya de quejas en ambos sentidos. Que seríamos más felices si en vez de hundirnos en nuestras pesadumbres diarias comenzásemos a ver lo bueno, que seguro ambas opciones lo tienen. Tanto para la que tiene la suerte de irse a la oficina a “descansar” y a cobrar dinerito, como para la que tienen la suerte de dar un beso a sus hijos en la puerta del colegio, o escuchar sus carcajadas a media mañana o llevarles al parque, e incluso darles la comida. Por supuesto que no es la vida padre, pero hay muchas formas de ver la vida. También esa vida.
        Me da patadas que la mayoría de mensajes de esa parte sean del corte “blablablabla todo lo malo” y ya al final eso de “bueno lo único que compensa es escuchar sus primeras palabras, hacerle cosquillas, ver que tu hijo te sonríe…”. ¿Cómo que lo único que compensa? Jolines, disfrutar de TIEMPO con sus hijos es algo que muchas madres se pierden, también en muchos casos sin poder elegirlo. No sé si me explico. No es rivalidad, ni bandos, pero sí quiero lanzar un mensaje (a todas) de dejemos de quejarnos siempre, de todo lo que tenemos. Que es mucho. Besitos.

  50. Yo tengo un todo incluido. Trabajo desde casa con mi ordenador… mientras suena la olla expres, me levanto un momento para poner la ropa en la secadora, voy dando el desayuno a mi hija de 2 años que aun no va al cole… o voy pensando en el trabajo mientras voy a recoger al cole a mis dos hijos “mayores”… de solo 4 y 5 años… así que tengo q oir el “que bien vives” por trabajar desde casa sin horario, el “no se de que te quejas” cuando me quejo de que no tengo tiempo para nada”… y más y más gilipolleces por el estilo…

  51. Yo he vivido los dos extremos. Con las dos primeras seguí trabajando y siempre me ha quedado la espinita de no haber pasado más tiempo con ellas mientras eran bebés. Ahora, con la tercera, por circunstancias de la vida, estoy en casa. Va a la guardería dos días por semana y el resto me lo como yo con patatas, porque el buenpadre trabaja lejísimos y está fuera desde el lunes por la mañana hasta el jueves por la noche. Cada opción tiene sus pros y sus contras y ahora estando en casa trabajo también muchísimo, pero me lo puedo organizar mucho mejor porque no trabajo fuera de casa. No digo que sea descansado, ni muchísimo menos, pero es diferente a estar todo el día fuera de casa, viajando, etc. Admito mucho a todas las mujeres que mantienen una casa rodando, sea desde dentro o desde fuera. Y no deberíamos descalificarnos las unas a las otras. Todo trabajo es digno (sí, también el de ama de casa) y todo el mundo hace lo que puede. Yo, desde luego, estoy disfrutando de mi (último) bebé a tope y no cambiaría mi situación por nada del mundo, aunque por la noche caiga rendida a las diez.

  52. para mi el equilibrio lo je encontrado en la reducción de jornada, tengo lo mejor de dos mundos, mi rato por la mañana con adultos y problemas de adultos y las tardes para pillar al buenhijo con ganas y no perder todo el sueldo en el camino, pero claro esta es nuestra opción, también he de decir que he tenido que educar al buen padre, que se pensaba que no ir a trabajar es estar se “vacaciones”

  53. Estoy totalmente de acuerdo en que es un LUJO poder elegir no trabajar y vivir esos primeros años de vida con nuestros hijos. Yo no pude hacerlo y disfrute mucho de la maternidad, de ir a la compra, de hacer la comida, etc. Me daba tiempo a todo, daba largos paseos con mi pequeño y casi me muero cuando tuve que volver al trabajo… Una vez empiezas de nuevo ya esta, otro ritmo y ayuda en casa externa sino seria imposible dedicarle a mi hijo todo el tiempo que considero se merece. A mi las madres que se dedican a su casa y sus hilos me dan envidia sana de poder vivir mas cosas con ellos. No creo que tengamos que criticarnos entre nosotras, si hay madres que están en casa y no dan a basto tienen un problema de conciliación igual que las que trabajan fuera de casa.

  54. Yo he vivido en mis carnes las dos situaciones. He estado en casa durante tres años, con la crisis me quede sin trabajo y aproveche para dedicarme a mi buena hija y convertirme en bimadre. La verdad es que el trabajo de casa es de los mas desagradecidos ya que no se termina nunca y además no está valorado. Y encima tienes que aguantar que la gente, incluida en ocasiones tu pareja se piensen que no haces nada y que si no te da tiempo de hacer un curso ir a hechar C. V. o sentarte delante dl ordenador a buscar ofertas de trabajo es que no sabes organizarte. Eso si que las camisas esten bien planchaditas y la comida a su hora mientras que atiendes al bebe o preparasel ultimo disfraz d la niña. Ahora estoy también trabajando fuera de casa en horario de mañana, gracias a dios. Y cuando llego a casa a correr, recoge a las niñas del cole, llevalas al parque y hacer las tareas de la casa. El buen padre trabaja hasta las mil con lo que cuando llega a casa solo le da tiempo de ayudar con las cenas y los baños, que no es poco. Yo reconozco que para mi trabajar fuera de casa me sirve de desconeccion ya que durante esas horas pienso en otras cosas que no es la toma del bebé, la comida o la lavadora que tengo que poner. Q es duro pues sí pero que hay que valorar los dos trabajos pues también y que son igual de importantes.

  55. Es así,no hay sueldo que pague este trabajo. El año pasado mi empresa quiso aumentar mis horas de trabajo y me vi obligada a pedir la reducción de jornada. Mi hijo tenía 1 año y no podía contar con mi marido, lo hicieron jefe de estudios, echando más horas y llegando súper tarde. Poco después me quedé embarazada y con 6 semanas empecé a sangrar. Me dieron la baja y así estuve todo el embarazo.
    Lo más embarazoso es que estando de 7 meses me despidieron! Tras llegar a un acuerdo, nacido mi hijo y agotada la baja maternal, ahora estoy en paro y ejerzo me madre y esposa 24 horas. Esto es agotador, noche y día. Con un hijo que no duerme ni deja dormir es imposible sacar tiempo para mí. Y con otro en los terribles 2 años. No sé cómo lo hacía mi madre con 5 hijas y sin la familia cerca!
    En fin, es un trabajo que no para.

  56. Hasta el “ahora” coincide con Nati, justo antes q yo. Me quedé en paro con una niña y aprovechélos la buena posición laboral del padre camino del funcionariado, para tener otra niña. Pero la cosa se torció y el padre se marchó dejándome sola con una niña de 4 y un bebé de 1. Me echaba en cara q no pudiera con todo… Cuando trabajaba eramos 2 para una niña, después fui 1 para dos niñas. Mis vidas profesional (soy ingeniera) y personal a la basura. La vida me ha dejado disfrutar de todos los momentos de mi peque y me siento afortunada. Pero lo que mata el espiritu es el permanente estado de hipervigilancia que descansa si trabajas fuera. Ahora soy solo madre y sobrevivo mental y físicamente como puedo…

  57. Queridas: muchas gracias por compartir sus experiencias. Leo a Mamá Osa y siento que me haría bien contarles la mía. Estoy pasando un momento muy difícil, separada con una buenahija de un año. Tengo una beca para terminar mi doctorado, pero me cuesta horrores concentrarme en mi investigación. Decicí viajar a la ciudad donde vive mi familia porque necesito su apoyo. Uno de los problemas con mi pareja fue el maltrato psicológico y emocional, justamente me acusaba de vaga todo el tiempo, cuando no solo trataba de llevar adelante dos casas (su departamento, donde convivimos un tiempo, y mi departamento, que seguí pagando con mi sueldo justamente porque veía que la convivencia no andaba bien), una hija, un doctorado y, los fines de semana, dos niños pequeños de su pareja anterior. La primera vez que me separé mi hija tenía cinco meses. Supongo que decidí volver por mis sentimientos hacia él (no siempre dejamos de amar rápidamente, aún cuando hay dolor), tratando de cambiar cosas yo para ver si ahora sí, podía funcionar. Hace veinte días me volví a separar. Sus acusaciones de vaga, su falta de interés en mi desarrollo (y bienestar) como mujer me hicieron mucho daño. Todo esto (perdón por la catarsis) viene a cuento de que las formas de vida de cada mujer son tan distintas como lo somos cada una de nosotras, pero pienso que justamente es la conciencia de esta diferencia lo que debe unirnos, permitiendo que nos ayudemos entre todas. Cuántas veces, en esos ratos que le damos la teta al bebé y aprovechamos para leer el blog, nos sentimos acompañadas? A mí me ha pasado y se los agradezco, una por una, a todas. A las que escriben y se animan a contar sus experiencias y a las que, calladas como yo (hasta ahora) dejan de estar tan solas frente a la pantalla. Lo importante es tratar de sentirse bien con las elecciones que hacemos. No conformarnos con una realidad que nos lastima. Si quieres volver a tu trabajo, pues vuelve, ya encontrarás una forma de organizar tu familia. Si eres feliz trabajando en casa, que te resbalen los comentarios de los malintencionados. Abrazos y fuerzas para todas!!!

    1. Madre mía pero cuántas estamos igual, mal, muy mal, que le pasa a esta sociedad que les hace eso a las madres y a sus hijos cuando somos los grandes pilares del mundo…

  58. Por decisión propia y casi por obligación dado que no tengo a nadie que pueda cuidar de nuestro hijo decidimos que yo me quedaría trabajando en casa, compaginándolo con trabajos freelance, además literalmente porque él aquí no movía un dedo, bueno, y fuera tampoco porque estando embarazada sin consultármelo por su cuenta y riesgo decidió dejar el trabajo en el que estaba.

    Y ahora resulta que después de dejarme mi vida en ellos dos, hasta el punto de limpiarle a mi marido los zapatos puestos tirada de rodillas en el suelo cual esclava, una noche decidió irse de casa y pedir el divorcio dejándome con el niño en la calle, una mano detrás y otra delante y 150 € de pensión de alimentos.

    Mientras yo estoy desesperada intentando sacar a mi hijo adelante él se pasa la mañana y la tarde jugando al tenis, haciendo deporte, de paseo con la bici, saliendo con los amigotes, y yo además de llevar todo el peso de la casa y de la difícil situación en la que nos hemos quedado mi hijo y yo, estoy pasando por un calvario porque su madre y hermana me van poniendo verde porque soy una vaga que no trabaja y no hace nada… Me gustaría que vierais como son ellas y como soy yo porque todo es por puro odio y envida, que estamos hablando que mi suegra tiene 80 años y mi cuñada 54 y está en deplorables condiciones.

    Quien desprecie el trabajo de ama de casa no sabe lo que dice porque esto no está pagado ni con todo el oro del mundo y la labor que hacemos es vital.
    Ánimo a todas, no os dejéis hundir por comentarios malintencionados de personas poco agradecidas, que pena que no haya más maridos como este chico http://www.upsocl.com/mujer/este-hombre-hizo-el-calculo-de-cuanto-deberia-ganar-una-madre-que-se-queda-en-casa/

  59. Yo odio las tareas domésticas y jamás pensé que me vería trabajando en casa. Pero no pude conciliar el trabajo que tenía tras la maternidad, así es que ahora me he hecho autónoma y tengo jornadas interminables en las que se mezclan la crianza de mi bichilla, mi emprendimiento y todo lo relacionado con la casa. Todo en un mismo espacio y sin un minuto de descanso. Se mire por donde se mire ¡esto ni es un lujo ni está pagado!

  60. Bueno, chicas, poco mas que añadir. En mi caso lo mas hiriente es que los que me juzgan e infravaloran son mi marido y mi madre, se puede pedir mas??? Un beso a todas las malasmadres.

  61. Es otra de esas cosas que nos hacemos las mujeres a nosotras mismas: criticarnos salvajemente.
    Yo trabajo a tiempo completo desde que se acabo mi baja de maternidad. Algunos días envidio a mis amigas que están en casa y pueden estar más tiempo con sus buenoshijos. Otros días me alegro mucho de salir de casa, pensar en otras cosas y trabajar. Muchas veces es agotador tratar de llegar a todo, en el trabajo y en casa, pero sé que quedarme en casa también sería agotador. Para mí, esa es la clave: las dos opciones son válidas, agotadoras y absolutamente respetables.
    Por lo que debemos pelear es por poder elegir libremente qué hacer y por cuánto tiempo y que no tomen la decisión por nosotras la sociedad, los perjuicios o las limitaciones de un mercado laboral que constantemente boicotea la maternidad.

  62. Hola, totalmente de acuerdo, yo he trabajado durante trece años fuera de casa con dos niños y cuando tuve mi tercer hijo por la crisis y por mi jornada reducida decidimos de mutuo acuerdo la empresa y yo dejar mi puesto de trabajo. Ahora miro atrás y no me imagino lo que tengo y mi trabajo fuera de casa. Lo malo de este trabajo es que nunca terminas todas las tareas que te propones porque hay tantas que hacer….. Esto a veces nos genera estrés y por si fuera poco tampoco se ve a primera vista lo que se hace, algunos de los miembros de la casa incluyo al buenpadre y también a los buenoshojos ya mas mayores creen que la ropa va sola y limpia al armario, la nevera se llena en un plis la comida se hace con la gorra y…….. seguiria, seguiria con mas cosas que no se aprecian. Sobre todo nunca perder la auto estima ya que es un poco duro y pensar que criando y estando con nuestros hijos estamos también creando un buen futuro familiar.

  63. Gracias por escribir este post. A todo lo dicho yo añado que al haber dedicado gran parte de mi vida consciente a estudiar para formarme y conseguir un buen puesto de trabajo, a veces me genera mucha frustración e incluso culpa (sí, otra vez la dichosa culpa) haber tomado la decisión de dedicarme a cuidar de mis hijas mientras sean pequeñas, y me revienta no sólo que la gran mayoría se piense que me pego la gran vida con el sudor de la frente de mi marido, sino que aún encima me da la sensación de que muchos se creen que no sé hacer la O con un canuto. Grrrrr… Las madres amas de casa somos invisibles y eso no es justo…

  64. Buenas tardes chicas!

    Pues yo también pase por las dos situaciones trabajando fuera de casa el primer año y medio del buenhijo para luego ser despedida y quedarme en casa hasta ahora que tiene 4 años y medio.

    Está de mas decir todo lo que viven las malasmadres que trabajan en casa y siento tristeza de leer a algunas que juzgan a las que hacemos eso, en ninguna parte del artículo original puede leerse que las malasmadres que trabajan afuera son unas abandona-niños.

    Ahora que el niño esta un poco mas grande puedo darme el lujo de escribir este correito, lo hago mientras me muestra algo en la television y le digo “si que hermooosooooo”.

    En mi grupo de amigas soy la única que no trabaja y siempre que pueden tiran alguna que otra bromita hacia las madres que no trabajamos…..también contarles que por lo menos aqui el 90% de las madres que trabajan afuera tienen una persona que le ayuda en la casa en la limpieza y en el cuidado de los niños, asi es que se dan el lujo de tomar un café luego del trabajo, ir a la peluqueria, etc.

    No quiero dar lastima a nadie pero yo no tengo ayuda, obviamente el malpadre lleva al niño a la guardería y me quedo en casa de 7.30 a 12.30 haciendo lo que pueda en cuanto a limpieza y el almuerzo todos los días, el malpadre se queda una hora luego vuelve al trabajo hasta las 19.30 hs aproximadamente a veces antes.

    Pero si debo decir que es agotador como todo trabajo (porque esto es un trabajo), al comienzo sentía mucha envidia de mis amigas, pero de un tiempo a esta parte ya no, me deje llevar por la corriente y soy sumamente feliz!!

    Envío un fuerte abrazo desde
    Paraguay a todas las malasmadres sea cual fuese su situación!

  65. Pues debe ser agotador ,pero para las que además trabajamos por cuenta ajena es simplemente una tortura

  66. Fuerza a todas las mamis!! Que esto no debe ser una competencia. Debemos apoyarnos todas!

  67. Cómo me identifico con este post. Tras una carrera, doctorado y 3 máster realizados para ser independiente económicamente y que me hayan educado y yo me haya creído ser igual a un hombre, ahora soy malamadre de un niño de 4 años y uno de 2 trabajo en casa y me siento rara, mal, pérdida, enfadada….Sí, enfadada porque nadie me haya dicho que todo lo anterior funciona hasta que decides ser mala madre y tus jornadas agotadoras de trabajo no reconocido te frustran día a día. Por otro lado me tortura la idea de trabajar fuera de casa (cosa casi imposible porque no me quieren ni para comercial…exceso de formación dicen…hay que j….) y no estar con ellos. Pero por otro lado mi cabeza necesita estar activa y necesito un espacio profesional aunque sea pequeño. Qué duro es todo esto…

  68. El que crea que estar en casa es un lujo es porque no lo ha vivido.
    Durante mi segunda baja maternal con un bebe de 2 años también lo unico que conseguía preguntarme era como lo hacia mi madre? Como conseguia tener la casa limpia y la comida preparada con dos peques si yo, por mas temprano que me despertaba y mas tarde que me acostaba y teniendo toda la colaboración del buenpadre que su par de horitas de trabajo no remunerado (y sus muchas noches en vela para que yo pudiese descansar un par de horas seguidas) nunca llegaba a todo.
    Y, aunque es importante el reconocimiento y que no se le olvide a nadie que hay gente (con la crisis tb deberiamos reconocer a todos los amos de casa que la gente creen que no hacen nada, que haberlos hailos) que no para de trabajar dentro de su casa sin que nadie lo vea. Parece que a las que tenemos un trabajo remunerado, en mi caso pq puedo y quiero, viene un duende a casa y nos lo deja todo preparado y listo y solo tenemos que esperar que nos lo pongan todo por delante. Yo me levanto 5 horas antes de entrar a trabajar, tengo dias en los que trabajo diez horas seguidas, no ocupandome de mi, como he leido en algun comentario, sino ocupandome de un equipo y de un trabajo y cuando llego de noche a casa aun no he soltado el bolso y tengo dos bichos colgados encima (encantada de no poder ni quitarme los zapatos). Y aun me queda recoger juguetes, cenar si se puede y empezar a organizar para el día siguiente.
    Todo mi reconocimiento para esas personas que trabajan (algunas muchísimo) en casa, pero de vez en cuando parece que son las unicas que sacrifican su tiempo y que las demás vivimos la vida loca fuera de casa y a nuestros hijos los crian los lobos

  69. Un saludo a todas las malasmadres desde Venezuela. Mi caso particular es que tengo un niño de 4 años que está en guardería desde que tenía año y medio, anteriormente era cuidado entre mi mamá y mi suegra, hasta que a mi esposo y a mí nos pareció una carga que ellas no estaban en condiciones de soportar. A partir de allí ha estado en la guardería ya que yo no he parado de trabajar, ahora con 33 años estoy nuevamente embarazada y nos estamos planteando seriamente mi renuncia, ya que el costo de la guardería/colegio de mi hijo es más de la mitad de mi sueldo, por lo que con 2 hijos sería absurdo (económicamente hablando) continuar trabajando.
    En Venezuela tenemos una ley que como embarazada nos ampara con inamovilidad laboral hasta 2 años después del nacimiento del bebé, el permiso prenatal es de 6 semanas y el postnatal de 20 semanas, sin embargo esto no compensa los bajos salarios, además tampoco tenemos opciones para trabajar medios turnos, sólo el caso de profesionales de la docencia tienen la oportunidad de trabajar mediodía para compartir y cuidar de sus hijos el resto del día.
    Esta decisión es muy personal, mi esposo me apoya, pero aún así no dejo de sentir miedo de pensar que no sea lo mejor para la familia, que la casa me termine agobiando o que llegue a sentirme miserable al tener que pedirle dinero a mi marido para todo, sin embargo, quiero arriesgarme, supongo que debe ser bastante agradable poder almorzar juntos todos los días, tener más ánimo para jugar y sacar tiempo para poder llevar al niño a que practique fútbol o natación.
    Me hace ilusión poder disfrutar con este bebé lo que no pude con mi primer hijo, el embarazo me tiene muy nostálgica y me hace sentir culpable de todo lo que me perdí 🙁

  70. Creo que se le da demasiada importancia a tener la casa siempre impecable. Dedicamos prácticamente todo nuestro tiempo libre (entre semanay/o fines de semana) a la limpieza y pienso que no es necesario. Yo antes era así, pero ahora hago el wc completo, limpio el polvo de todo el piso, barro y frego el suelo (a veces solo barro), una vez a la semana. El resto de días no le presto atención a no ser que se ensucie con algo grave e intento hacerlo todo entre jueves y viernes para no invertir una mañana entera ni mucho menos el sábado. Persianas en primavera y otoño, cristales cuando los veo muy sucios. Dentro de armarios y cajones, casi nunca me acuerdo de hacerlos.
    Lo único que hago a diaro es la cocina, obviamente, porque se ensucia y se hace la comida.

    A pesar de eso, me queda poco tiempo libre. Antes de independizarnos, quería tener hijos pero ahora lo estoy pensando porque aún no estoy preparada para olvidarme de mí misma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X

La web del Club utiliza cookies para mejorar tu experiencia y hacerte ganar unos segunditos. Haz click en aceptar si estás de acuerdo. Aceptar Leer más