¿Qué quieres encontrar?

32
Diario de malamadre: la vida del revés

Diario de malamadre: la vida del revés

CMM_quienessomos_02

Al igual que las parejas que dicen que nunca discuten o nunca han tenido una pelea me hace mucha gracia aquellas personas que aseguran que su vida no ha cambiado nada desde que son madres o padres. ¿En serio? Pues entonces no me lo explico. Soy de las que piensa que la vida no solo cambia sino que se transforma y no se transforma una vez, se transforma muchas veces. Nacen, crecen, se convierten en adolescentes, en adultos y tu vida va cambiando con ellos, la experiencia de la vida, eso en el plano más espiritual.

Pero nuestra experiencia vital también sufre modificaciones en aspectos más mundanos:

  1. Cambia tu cara, eres mapache al habla, no sólo cuando son bebés o en la infancia. ¿Qué me decís de cuando llegan a la adolescencia?, ¿y cuando empiezan a salir por ahí? No puedo hablaros de ello, pero me veo pasando noches en vela o esperando medio muerta en el sofá que llegue la hora de recogerlos en el sitio acordado, o como hacía la buenabuela taladrando el móvil del buenhijo a mensajes a horas intempestivas ¡No me queda nada!
  2. Cambia el cuerpo, claro que cambia y aunque nos cuidemos es inevitable tener algún signo de que hemos sido madre. Ahora, os confieso que me prefiero ahora a hace 20 años, será la madurez, ¿no? No nos dejemos llevar por el efecto Pataky que hace flexiones con el carrito de sus buenoshijos, ¿la habéis visto? ¡Qué tía más en forma!
  3. Unas preocupaciones sustituyen a otras. De si se ha tomado el biberón entero y del por qué llorara al con quién irá y donde estará.
  4. Ir a un cumpleaños en un parque de bolas te parecerá el mejor plan. Sí, soltar a la fiera y poder parlotear con otras malasmadres mientras puedes despreocuparte, no tiene precio. Nunca creí que de mi boca salieran estas palabras.
  5. En vez de preguntar por el restaurante de moda preguntarás si hay trona, colores para dibujar y si ya descubres que tiene cambiador los lagrimones se te caerán.
  6. Los viajes en coche no serán los de antaño cuando el buenpadre y tú viajabais tranquilos, osabas a echarte una cabezada y llegabas más relajada que cuando saliste. Ahora si son pequeños prepara kit de primeros auxilios (vomitos, juegos, comida…), si son adolescentes aguanta el viaje al son de música horrible o al son de su desesperación y aquí no hay escapatoria, mejor pedirse conducir y que el buenpadre lidie con las fieras.
  7. De levantarse más allá de las 7 ni lo sueñes, hasta que no lleguen a la adolescencia no lo catarás, entonces tendrás que ser tú quien los levantes porque no habrá quien los mueva. Y cuando tengan edad de salir recurrirás a la aspiradora o a la radio a todo volumen para dar el toque de diana.
  8. Madrugarás los domingos y pasarás frío. Estoy nadie te lo ha contado. Acompañarás al buenhijo o a la buenahija en sus actividades deportivas o folclóricas y aunque te escaquees alguna vez te tocará.
  9. El baño se convertirá en tu peor pesadilla. Durante años te bañaras, visitarás el WC y harás lo que tengas que hacer con la atenta mirada de tu vástago o vástagos y cuando crezcan como no tengas dos baños la llevas clara.
  10. Tendrás sueño hasta que se independicen. Una de las cosas que más risa me da es cuando una primeriza embarazada sueña y llega a afirmar: “bueno el mío igual es muy bueno y duerme siempre y toda la noche”. Pobre, yo soy de las que pone un poco de realidad al asunto para que el choque no sea tan brusco.

Antes de irnos…

Os recordamos que SORTEAMOS 3 AGENDAS entre todas las que nos digáis que sois capaces de hacer por entretener a los buenoshijos cuando viajáis en coche. Contadme vuestros TRUCOS e IDEAS. ¿Cómo podéis participar?

* Puedes participar hasta el miércoles a las 00.00 horas.

malasmadres_opel_enero_teaser

Han comentado...

  1. Todo cierto!!! Mi hijo, q viene conmigo a todas partes, no se explica por donde hago pis, si no tengo colita… ay aquellos tiempo de intimidad… os ha faltado contar lo mucho q cambia la relación de pareja… pero mucho, mucho! Enhorabuena malasmadres!!

  2. Amelia, te acuerdas cuando tenias por primera vez a tu peque en brazos y no sabias ni cogerlo, ni como cambiarle los pañales? … aprendiste … y terminaste por encontrar la rutina que te permitiera hacer otras cosas. Pues así hasta que cumpla 20 por lo menos.
    Los buenhijos siempre te sorprenden!!!

  3. Hola!!
    Dicho todo junto…puede asustar a quien se esté planteando tener un bebé. Y la realidad es que la mayoría de la gente repite la experiencia, porque a pesar de todo, es tan bonito y se les quiere tanto, que todo se compensa!!

    1. Jajajaja, y que lo digas, recuerdo una reunión de malasmadres con otra en ciernes, la pobre ponía cara de terror de dónde me habré metido.

    2. Pues en mi modesta opinión Amelia se ha quedado corta… Debe de ser porque aún no está inmersa en el mundo de las rabietas jejeje No creo que nadie que se plantee tener un bebé cambie de opinión al leer esto, que además como ya he dicho antes ¡no es más que la pura verdad!

      Y no, no todo el mundo repite, a mí por ejemplo no me han quedado ganas de repetir ni una sola de las etapas de la maternidad que he ido dejando atrás, no os digo más. ¿Qué te sonríen y te compensa todo? Bueno, puede ser, pero no todo es tan happy happy como pretenden hacernos creer las revistas de maternidad, esas que devorábamos cuando teníamos tiempo de leer revistas, ¿os acordáis?

      Yo ahora leo en el metro de camino al trabajo, lo que antes me parecía una pérdida de tiempo diaria ¡ahora se ha convertido en mi momento!

      Así que definitivamente sí, te cambia la vida por completo, y no para mal, pero desde luego no todos los cambios son para bien.

      1. Las rabietas creo Ana que daría para un libro, el buenhijo con sus 23 meses tiene rabietas por todo: no quiere vestirse, no quiere que le cambie el pañal, no quiere sentarse en la silla del coche, no quiere bañarse y una vez en la bañera no quiere salirse, en fin todo el día en un bucle de inconformismo, pura rebeldía jajajajjajaja.

  4. Que grandes verdades, Amelia. Pero también es verdad que no lo cambiamos por nada y, como buenas malasmadres que somos, seguimos buscando huequitos para ser nosotras mismas. Yo lo que más echo de menos es leer, leer durante horas sin el soniquete de “mamá, que haces?; mamá quiero pis/caca/comer!” así que aprovecho el viaje de autobús al trabajo para desquitarme, que aunque parezca poco, es media hora de ida y otra media de vuelta.

    1. Yo también añoro leer y leer. Era voraz y ahora me regalan un libro y hasta me fastidia porque sé que acabará acumulando el polvo,jajajaj.

  5. Pues si, tal y como lo has dicho…no hay más. Un sin vivir eterno y un cambio abismal… Que si compensa o no, eso es individual. Yo voy camino del segundo y eso que con la primera todo es dificil, pero claro…de perdidos al río ☺️ Feliz semana malasmadres

  6. Efectivamente cambia todo y muchísimo!!!! Yo me he convertido en mala madre primeriza casi a punto de cumplir 40, cuando ya ni me lo esperaba y tenia la vida más que resuelta y requeteorganizada. Ni os cuento el cambio que ha supuesto… Pero cuando el buenhijo de 10 meses estira sus manitas hacia mi y sonríe como si viera un ángel en lugar del adefesio que soy a las cuatro de la mañana… Ayyyyyy!!! Muero de amooorrrrr!!!

  7. Jajaja,buen post.
    Me veo reflejadisima. De hecho tengo como una especie de alergia hacia esas (generalmente madres) personas que dicen que todo sigue igual que antes.Me entra como un escalofrío por la espalda que me enciende la alarma de “no es de fiar”,no lo puedo evitar.
    Añadiría que en el zapatero hay baldas llenas de telarañas…justo esas en las que duermen un sueño eterno tus zapatos de tacón, donde quedaron esos días de ir divina a trabajar o salir sin prisas de casa.
    Claro,ahora el día que te los pones eres una diosa grecorromana que crece en altura y autoestima pero que al día siguiente no siente sus dedos de los pies…ains…
    La vida del revés, y tanto!!!

  8. ¡claro que cambian!. Antes iba al cine a ver los estrenos de aquellas buenas películas, ahora solo me dedico a ver las películas de dibujos animados y las otras me las cuentan en la oficina o mis padres…,

  9. escuché una frase a un conocido que me parece la leche para ilustrar esto: “si la vida no te cambia al tener un hijo, vaya mierda de vida que llevabas”
    ea!

  10. Todo verdad, ahora mismo mi buena hija de 5 meses me está dando pellizcos en la teti y se ríe como una loca con mis “ayayayay”; es la segunda, nos animamos a pesar de que el buenhijo es intenso para todo… Y si compensa, al menos a mi, pero quien diga que no te cambian la vida o miente o tiene a alguien que se lo hace TODO, cuidar de niños incluido (of course)
    Besos!!

  11. Ufff que si te cambia…Si a una peque de alta demanda,le sumas un perro (el pobrecito se nos rompio una pata en el parque) y una suegra que solo intenta hacer daño,la mezcla es explosiva…Pero ‘take it easy’ porque lo unico importante es la buenahija de 24 meses que corre por la casa al grito de ¡mamááá!…mientras la malamadre va corriendo a abrazarla (en el 99% de las ocasiones)…y el gordito de 4 patas☺

  12. Jajajajaj… Buen post! Yo también creo que te cambia la vida, totalmente, pero en mi caso a mejor, vale que renuncias a tiempo de ocio, vale que tu cuerpo cambia y vale que muchas veces regalarías a los buenoshijos pero para mi la vida ha mejorado porque también aprendes a valorar muchas cosas, a sonreír mucho porque los niños nos hacen reir mil veces al día, en definitiva, yo soy mas feliz a pesar de los momentos de estrés. Y la relación de pareja en mi caso sale reforzada, cuando tienes hijos o haces un equipo o mueres en el intento, nosotros somos un equipo, nos encanta la familia que hemos formado.
    Un beso malasmadres!

  13. Me encanta este blog,y no sabeis lo bien que me hace!estoy embarazada de19 semanas,de mi primer niño,un buenhijo que viene en camino!estoy muy muy contenta,pero tambien estoy muy muy asustada!una amiga me hablo de vosotrad,y aqui estoy,a la espera de lo que llegue y esperando ser una malamadre!de momento pre-malamadre!un beso grabde!

  14. Yo consigo que la buenahija 1 esté unos 10 minutos callada buscando coches de colores inverosímiles por ejemplo rosas!!! Pobrecita mía,no sé qué haremos cuando ya no se la pueda engañar con estas cosas!!!

  15. Qué si cambia. Yo que me caía de la cama en invierno y seguía durmiendo. Y ya llevo 30 meses que no soy persona. Para aprovechar que no dormía decidimos de ir a por el segundo. Así que ahora con mi peque de 30 meses y mi niña de 10 meses me paso las noches la mar de entretenida. Y he descubierto que no pasa nada cuando no duermes 8 horas. No como me pasaba los domingos de antaño muerta por los rincones. Aquellos tiempos que no cambio por los de ahora. Aunque un domingo al mes no estaría mal

  16. Cambia mucho pero es lo mejor que me ha pasado aunque en el trabajo me agobies un sueldo triste y sin dormir jajajaja cada etapa es nueva difícil,uff ahora estoy con lo de la vacenilla y no veas tirada por el suelo recogiendo todo, jajajaja y comentarios como es muy pequeño en fin. Me gustaría otro aunque con lo económico no se puede me gustaría un beso y gracias por poner cosas verdaderas!!

  17. Amelia has dao en el clavo!
    La verdad q el q diga q todo sigue igual es mentirodo patologico. Es imposible q todo siga igual… Ahora somos 3 en una cama de 1,30 :-o!
    Mi vida, mas estresada xo mas feliz. Tb repetiria, xo casi con 44 y con pocos recursos… Ya veremos. Gracias x el post!

  18. Gracias por el post que vuelve a hacerme reir y con el que me identifico.
    Creo que es imposible que la maternidad no te cambie la vida en mayor o menor medida.
    En mi caso siento que me ha cambiado tanto tras ese punto de inflexión, que viviré dos vidas distintas, una antes de ser madre y otra diferente después.
    Pienso que se podría hacer un libro con la infinidad de cosas que haciamos antes de la maternidad y que ya no podemos hacer y seguramente echemos de menos (a veces tan simples como leer un libro o ver una película de la tele tumbada en el sofá y que sólo de pensarlo suena a música celestial…)
    Pero a pesar de lo que quita y la cantidad de esfuerzo y sacrificio que exige la crianza de los hijos y que nunca imaginé que sería así, creo que es la experiencia más maravillosa e inigualable que se puede tener en la vida y no lo cambiaría por nada.
    Así que puesto en la balanza, compensa infinito.
    Enhorabuena por ser Malasmadres!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X

La web del Club utiliza cookies para mejorar tu experiencia y hacerte ganar unos segunditos. Haz click en aceptar si estás de acuerdo. Aceptar Leer más