¿Qué quieres encontrar?

58
El efecto de Grey y sus 50 sombras

El efecto de Grey y sus 50 sombras

No soy precisamente una malamadre que haya leído la famosa saga de ’50 sombras de Grey’ ni que haya visto la película, pero me ha suscitado un gran interés el revuelo que ha formado el conocido Christian. He llegado a ver autobuses llenos de mujeres camino del cine a descubrir la erótica de este millonario y las tiendas del ramo están haciendo el agosto con la venta de esposas, cintas para tapar los ojos y otros artilugios para dar placer. De todo este fenómeno y del mundo de las fantasías nos habla hoy nuestra colaboradora experta en sexología, Arancha Gómez. Os dejamos con ella.

fichas-aranchagomez (1)

* Podéis seguirla en @atajou y en la web de Sexorum.

Hace unos años la novela de E. L. James arrasó en ventas en todo el mundo. Tal vez alguna malamadre la recibió de regalo de manos de una amiga o una cuñada con un guiño cómplice y un “como siempre dices que no tienes ganas, a ver si así las despiertas”.

Y tal vez nuestra malamadre, poniendo un poquito de buena voluntad para darle una alegría al buenpadre (o la buenmadre2, y a ella misma, que una vez metidas en faena, la cosa gusta), se decidiera a leerla. Y a lo mejor nuestra malamadre, es una hipótesis, pensara: “tal vez esto del BDSM (bondage, dominación, sadismo, masoquismo) no esté tan mal ” y sacara del armario una corbata del buenpadre o un fular de la malamadre2 y se fuera para allá directa a poner en marcha algunas escenas que había leído y le habían motivado especialmente, con permiso del  buenhijo y siesta mediante (para las malasmadres hasta un encuentro rápido requiere cierta logística, que os voy a contar de uno que necesita puesta en escena).

Explicación mediante, nuestra malamadre y su pareja se disponen a emular a Anastasia y Christian y… empiezan los problemas.

“Que me venden los ojos no me está gustando nada y menos con estas novedades que nos traemos entre manos…Y precisamente y ya que hablamos de las manos, definitivamente no soy muy fan de que me las aten… “- Piensa nuestra malamadre.

¡Plas! Azotito alegre, según instrucciones indicadas. “De los cachetes ni hablamos. ¡¡Corten, cooorten!!”.

Fin de su particular escena de las 50 sombras. (**)

Las fantasías eróticas se alimentan de nuestro imaginario que a su vez se alimenta de lo que hemos leído, visto, soñado, imaginado… Se dan en ese pequeño reducto íntimo donde no existen, ni tienen cabida las normas sociales ni de ningún tipo, donde nadie nos va a penalizar o mirar mal, fantaseemos con lo que fantaseemos.

Es muy habitual que desde ciertos medios se invite a “hacer realidad nuestras fantasías eróticas” o a “compartirlas”. Se trata de una invitación envenenada, porque cuando intentamos hacer realidad o compartir las fantasías, las sacamos de ese reducto de intimidad y por lo tanto, se ven enfrentadas con las normas que operan en nuestra vida (normas sociales, compromisos con nuestra pareja, etc…), lo cual, de por sí, puede crearnos ciertos problemas y porque, en muchas ocasiones, las fantasías nos “ponen” sólo en la medida en que son fantasías.

Por poner algunos ejemplos alrededor de lo que he dicho: tal vez a alguna malamadre le excite pensar en hacer un trío, sin embargo, su pareja y ella valoran enormemente la fidelidad y eso sería considerado por ambos como una agresión a su compromiso.  A lo mejor, alguna malamadre suspira por Bradd Pitt (o por el entrenador del gimnasio), pero ni de lejos querría compartir con él una escena tórrida que bastante tiene ya con lo que tiene en casa. Puede que alguna malamadre se “caliente” pensando en tener relaciones eróticas en un parque o un rincón oscuro de una discoteca, pero que en la realidad no sea capaz ni de mostrarse completamente desnuda en el vestuario de la piscina. Una fantasía recurrente, por extraño que parezca, suele ser la violación, y eso no significa que las mujeres quieran ser violadas.

Las fantasías no desvelan lo más oculto y perverso de nosotras mismas, se trata de un espacio en el que podemos imaginar lo que nos apetezca y cómo nos apetezca, con todo lujo de detalles y sin temor a las consecuencias… y dónde siempre hay final feliz, porque todo sucede como nosotras queramos que suceda.

Se trata de una posibilidad más de nuestra erótica y no por el hecho de producirse únicamente en el interior de nuestra mente es menos real o tiene una categoría inferior a otras prácticas o gestos que realizamos.  En nuestras manos está cultivarlas y disfrutarlas.

No os voy a preguntar por vuestras fantasías porque eso sería una necedad después de lo que he explicado, pero ¿vosotras habéis leído las novelas o visto la película?, ¿creéis en el efecto Grey?

** También hubiera podido suceder que esos cachetes, esos ojos vendados y esas manos atadas, llevaran al éxtasis a nuestra malamadre… ¡No se me vayan a imaginar que hay algo malo en eso! El BDSM es una peculiaridad erótica (y todos y todas tenemos alguna) pero de eso, hablaremos otro día.

banner-blog-suscripcion-newsletter-2

Han comentado...

  1. Lo que me he reido….yo soy más de “50 sombras de Gregorio”, creo que son más reales en el plano pragmático. Pero sí es cierto que las fantasías son eso, fantasías….y molan porque las dirigimos nosotros. De ahí a llevarlas a la práctica…sin llegar a Grey, me imagino una de esas escenas peliculeras con nata montada por medio, y sólo puedo pensar en lavar sábanas….

    Pero lo dicho, todo ayuda, más cuando el tiempo y las ganas escasean.

    besos!!!

    @yonosuperwoman

    1. Exactamente, las fantasías molan porque cada cual es el director o directora de la suya y decide el guión y todos los detalles.

      ¡Madre mia, la idea de lavar sábanas puede enfriar un chocolate a la taza hirviendo en 10 segundos!

    2. jajajaja, me he reído mucho con lo de la nata, porque es de los primeros mitos que se me cayeron cuando era una jovencita…jajaja. Qué mal huele la nata sobre la piel!! A mi me recuerda al olor de los buches de bebé, qué ascazo!!

  2. Estoy segura de que acabas de quitar un peso de encima a muchas que piensan que por tener determinadas fantasías, tienen inclinaciones no reconocidas o perversiones malas malas… Cuando pensamos con las partes bajas, no hay control pero llevarlo a la práctica, es otra cosa.
    Muy bien explicado, me ha gustado un montón 🙂
    ¡Un besazo!!

    1. Así es, Noemi.
      Si alguna malamadre tiene un mal día en el curro y se imagina a su jefe cayéndose por la escalera y rompiéndose una pierna o la crisma, no se imagina como una asesina.
      Sin embargo, si esa misma malamadre, se imagina “atacando” al yogurín del quinto, es bastante posible que piense que se está convirtiendo en una asalta-cunas o en algo aún peor.

      Las fantasías, fantasías son.

      Besos,
      Arancha

  3. si, lo reconozco, he sido muy fan de los libros y he ido a ver la peli, pero no me veo yo atada y fustigada por el PadreDesastre, que queréis que os diga… Cuando salió la película, se oyeron auténticas barbaridades: la más destacable, que si era denigrante para la mujer; A ver, no seamos más papistas que el papa; El BDSM, es una opción tan licita como otras, pq para gustos los colores, no? Habrá cosas que te gusten mas o que no te gusten, directamente, pero es muy respetable.

    1. Hola Cris:

      En el mundo del BDSM hay dos palabras claves: respeto y consentimiento, cada cual debe valorar si están suficientemente presentes en esta historia.

      Gracias por tu comentario.
      Un saludo,
      Arancha

  4. Esto ha sido una bofetada de realidad en toda regla. Yo las 50 sombras de grey ni tocarlas, no por nada, hace tiempo que pasé de ese tipo de novelas (aunque hubo fase, no lo negaré). Estoy completamente de acuerdo con lo que has dicho. Lo que me gusta de mis fantasías es eso, que se quedan en ese rinconcito y cumplen una función muy determinada “poner a tono”.
    Luego ya lo que surge en pareja es la satisfacción y una de las patas fundamentales de la relación 😉

    1. Jajajaja, bueno, no sé si es exactamente una bofetada, pero es cierto que conviene recordar que las fantasías no necesitan llevarse a la realidad para disfrutarse plenamente, porque así, en “ese rinconcito” dónde se quedan, como bien dices, cumplen su función y la cumplen muy bien.
      ¡Gracias por tu comentario!

  5. Quien no haya leído los libros o visto la película y tenga interés en hacerlo,que no lea mi comentario por favor.
    He leído los tres libros.No he visto la peli.
    El componente sado de la historia me parece aceptable.Son maneras de vivir la sexualidad y mientras todos los implicados estén de acuerdo y disfruten me parece genial.
    Lo que no me parece genial es todo lo demás.
    Haced la prueba,coged el libro,saltaos las escenas sexuales.Que nos queda?pues una relación de dependencia emocional mutua,que la lleva a ella a anularse como persona cediendo su vida al señor Grey.Porque si no,ya me dirás que mujer medianamente inteligente permite que su pareja le diga como y donde depilarse el toto,que método anticonceptivo y de que marca usar,con quien relacionarse,cuando puede beberse una copa…Eso para mi roza el maltrato.
    Pero cuando dices esto,te saltan las fans enamoradas de este personaje y te llaman de todo.Quiero pensar que porque solo se quedan con la parte sexual de la historia,porque como me digan que aun entendiendo esto que cuento,el señor Grey es su hombre ideal,me muero de lo poco que hemos avanzado.

    En fin,en el sexo,cada cual con sus fantasias,que decida si quiere compartirlas con su pareja,y si acepta,espero que disfruten mucho.
    A mi lo de que me traten como una vaca no me va,jajaja

    1. Hola Esshei:

      En el libro además del sadomasoquismo, hay un componente de dominación que tiene que ver con esto que estás comentando y que se rige por las mismas reglas que comentabas tú para las relaciones eróticas: “mientras todos los implicados estén de acuerdo y disfruten me parece genial.”
      El mundo del BDSM es poco conocido. Sólo trasciende la parte que tiene que ver con la amatoria, pero no lo que tiene que ver con la relación de pareja.

      Un saludo,
      Arancha

      1. Pues no me va.
        Es como si a mi pareja le gustan los pecho tamaño melón y voy y me pongo kilo y medio de silicona.Coaccióno toda mi vida por el sexo.
        Además,no veo sana una relación de pareja en la que es el sexo quien marca las normas.Lo normal es que sea al revés.

  6. Muy buen post, reconozco que aunque no iba a leer la trilogía,al final,en diciembre me puse a leérmelo en cero coma,,,,quería saber por chinchorrerismo qué era lo que tanto comentaba la gente….pero bueno,me quedo más con mis fantasías….

    1. Me alegro de que el post te haya gustado .
      Siempre es mejor tener la información de primera mano.
      😉
      Lo bueno de tus fantasías es que se adaptan plenamente a tus gustos, hasta en el más mínimo detalle.

      Un saludo,
      Arancha

  7. Debo ser la única mujer en el mundo que se ha dormido leyendo 50 sombras de Grey!!!!! Hasta una foto me hizo el buenpadre roncando en el sofá con el libro colgando del brazo!!! ajajajajaaj. Y es que con un bebé de pocos meses…. ni sombras ni iluminaciones!!!!!
    Las fantasías son algo normal, y como eso deberíamos tomarlas. Yo disfruto mucho de las mías, pero he de reconocer que alguna vez que intentamos ponerlas en práctica…. acabamos desternillados de la risa por el suelo!!!! cosa que también es de agradecer. Sexo no tuvimos mucho, pero reir nos reímos……….

    1. Hola María Lorenzo:

      Con un bebé de pocos meses es posible dormirse hasta viendo una peli de tiros… de muchos tiros.
      Si al menos al llevar a cabo alguna de tus fantasías acabasteis riendo, ni tan mal va la cosa.
      Muchas gracias por tu comentario.

      Un saludo,
      Arancha

  8. Hola Arancha, estupendo post.Me encanta la aclaración de que las fantasías son solo eso, un rincon de la mente que no tiene que enfrentarse con las consecuencias de los hechos. Podemos imaginar libremente, y no son necesarias llevarlas a cabo. Un saludo

    1. Hola Esther:

      Me alegro de que la entrada te guste.
      Así son las fantasías como una noche de fiesta con barra libre, pero sin resaca al día siguiente

      Gracias por tu comentario.
      Besos,
      Arancha

  9. Me leí la trilogía y no he visto la película ni me apetece. El primer tomo me lo empapé, y sí subía el tono , sí, pero de la curiosidad pasé al cansancio más absoluto, por el comportamiento sumiso y tontuno de ella y por el carácter posesivo de él, costándome Dios y ayuda acabarlos. No me imagino ni de lejos ni una de las escenas fuertes. Otra cosa es que si el antifaz, la corbatita…pero como dice Paula, ¿el vino blanco, la nata? ¿Y luego quién arregla todo ese desaguisado? Bastante tenemos con dormir 5 o 6 horas y sacar ganas de donde no hay, tratando de poner algo de picardía un ratín como para calentarme la cabeza. Mi señoresposo no ha leído los libros ni lo pretende, y conste que fue quien me los regaló, pero al ver mi careto de decepción, nos quedamos como estamos que no estamos tan mal…Compartimos fantasías como confidencia y con eso nos vale 😉

    1. Hola Vanesa:

      A cada una nos gusta lo que nos gusta. Parece una perogrullada, pero es tal cual.
      🙂
      Lo de cambiar las sábanas de la cama a las tantas, la verdad es que es un plan muy poco sugerente…

      Muchas gracias por el comentario.
      Un saludo,
      Arancha

  10. Muy buen post, aunque creo que a veces es bueno poner en practica ciertas fantasias sexuales. No digo que todas, pero el sexo esta para compartirlo con tu pareja o con quien quieras, vaya! Si bien es cierto que algunas fantasias es mejor dejarla para una solita y que nos alimenten unicamente a nosotras!!
    Con respecto a Grey y sus torridas escenas de dominacion decir que pertenezco al grupo de las q hemos pasado de dedicar tiempo a sus novelas, y mucho menos a la peli (con la buenahija se acabo el ir al cine 🙁 ), aunque me llamo la atencion en su momento, mi experta en sexo de PuntoT (lugar muy recomendable) me recomendo no gastar tiempo en ellas y me dio un monton de opciones literarias mucho mas aceptables… Eso si, en la variedad esta el gusto.

    1. Hola Carmen:

      A algunas personas puede venirles bien poner en práctica algunas de sus fantasías eróticas, pero yo no lo recomiendo de manera generalizada por lo que explico en el artículo. Como bien dices “algunas fantasias es mejor dejarla para una solita”
      😉
      Los libros de Grey no tienen una calidad literaria excepcional y hay muchas otras opciones mejores, como bien dices.
      Recomendar literatura erótica no está exento de riesgo, porque a cada una nos pone lo que nos pone.
      Sobre el tema de las fantasías eróticas, yo recomiendo “Mi jardín secreto” de Nancy Friday: una recopilación de fantasías eróticas de mujeres contadas por ellas mismas. Hay un poco de todo y tienen el común denominador de “no hay reglas”.

      Muchas gracias por tu comentario.
      Un saludo,
      Arancha

  11. Me compré los tres libros de golpe porque mis amigas me decían que con ellas habían aumentado mucho la temperatura su vida matrimonial después de varios años de semiglaciación debida a los buenoshijos. Acabé el primero, me costó leer el segundo y el tercero no lo he empezado… Y de temperatura nada nadita 🙁

    En cuanto al BDSM sólo puedo decir que cuando empezaba con el buenpadre, allá hace como 20 añitos ya, jugando tumbados me sujetó de las dos manos y empezó a besarme. No sé realmente por qué, pero me agobié tanto que instintivamente le di tal rodillazo en sus partes para que me soltara que yo creo que jamás de los jamases volvería a intentar nada semejante 😛

    1. Hola Paloma:

      Esto que comentas es el famoso efecto Grey: algunas mujeres que leyeron los libros de E.L.James confesaban que sus ganas de relaciones eróticas habían aumentado exponencialmente. Hasta donde yo sé no hay estadística sobre este tema.
      🙂
      Pero lo cierto es que del mismo modo en que a algunas les ayudó a aumentar la frecuencia de los encuentros amatorios con sus parejas, a otras ni frío ni calor.

      El BDSM es una peculiaridad erótica, es decir que es algo que excita a algunos hombres y mujeres de manera privativa. Hay muchas, muchísimas peculiaridades eróticas y todos y todas tenemos alguna… que no tiene porqué ser precisamente esta.

      Muchas gracias por tu comentario.
      Un saludo,
      Arancha

  12. Yo ni he leído los libros ni he visto la peli, ni tengo pensado hacer ninguna de las dos cosas, más que nada porque con el poco tiempo que tengo, prefiero leer y ver otras cosas.
    La verdad es que no soy muy de fantasías, soy más de realidades, de pasar un buen rato con mi pareja y de compartirnos.
    Muy bueno el post, Arancha. Seguro que muchas malasmadres duermen más tranquilas esta noche.
    Por cierto, pienso como Paula: si nos pringamos de nata se me baja la libido solo de pensar que luego hay que lavar y planchar las sábanas!!

    1. Hola Rebeca:

      Con el poco tiempo que tenemos las malasmadres para nosotras -54 minutos según la encuesta de #concilia13F (y no seguidos, ya lo advierto)- es cierto que hay que elegir entre tanto como tenemos para ver, leer, hacer…

      Con las fantasías pasa como con la masturbación: antes tenerlas era malo y ahora parece que si no las tienes eres una sosa, una reprimida o algo te falta.
      Se trata de una parcela más de nuestra erótica. Es decir, estamos hablando de deseos, que obviamente no son obligatorios. Si tenemos fantasías fenomenal y si no las tenemos fenomenal igualmente.

      El momento sábanas… estoy dándole vueltas y me parece que si estás en un hotel… y al final de la noche, que si no toca dormir en una cama pegajosa.
      🙂

      Besos y ¡gracias!
      Arancha

  13. “se trata de un espacio en el que podemos imaginar lo que nos apetezca y cómo nos apetezca, con todo lujo de detalles y sin temor a las consecuencias… y dónde siempre hay final feliz, porque todo sucede como nosotras queramos que suceda.”

    AMEN. No me lo había planteado así, pero es cierto que hay cosas que nos ponen pero que en la vida real son inviables o directamente, al probarlo, no nos gusta.

    Me ha encantado el post. Muchas gracias.

    1. Hola Saura:

      Esa es la magia de las fantasías: que siempre sale como queremos y para disfrutarlas no hace falta puesta en escena.
      ¡Un chollo!

      Me alegro de que te haya gustado.
      Un saludo,
      Arancha

  14. Fantástico post, nunca mejor dicho! Pues yo pienso que es esencial esa padre fantasiosa en las relaciones, sino todo se convierte en lo mismo y la imaginación es infinita… Yo no me he leído el libro ni he visto la película, no me llaman nada la atención, no por nada, pero no he tenido curiosidad.
    Genial una vez más Arancha! Un besazo enorme!!!

  15. Leí el primero de los libros, y me pareció que estaba tan mal escrito que me bajó la libido ya solamente por eso. Tengo que decir además que no me pone nada ese tipo de señor, celoso, posesivo y dominante hasta el extremo. Y no me refiero a los momentos ‘eróticos’ de la novela, que dicho sea de paso no me dieron ni frío de calor. Supongo que será que tengo yo algún problema, a tenor de los miles de mujeres que van entusiasmadas al cine. Por cierto, que me han dicho que la versión en peli es aún ‘mejor’. En fin, que las fantasías sexuales me parecen estupendas y muy sanas, pero para mí el ‘efecto Grey’ es solamente una operación de venta de humo que le salió fenomenal al que la ideó.

    1. Hola Sara:

      Es cierto que la calidad literaria de las novelas no es precisamente alta.
      Cada una tenemos un gusto diferente y eso no significa que haya ningún problema: El BDSM tiene sus seguidores, no es algo que tenga que gustar obligatoriamente.
      El éxito de estas novelas creo que puede venir por varios factores:
      Algunas mujeres tienen fantasías en las que son dominadas y esto en el libro se explicita.
      Los encuentros amatorios del libro reflejan una erótica femenina: más difusa, implícita, cualitativa y sutil, que se recrea en los preliminares, en la que sentirse deseada es una clave importante.
      Recrea el clásico de Cenicienta (ella, pobre y él, rico e importante)…

      Y sí, es cierto que el tema ventas le salió fenomenal al que lo ideó.

      Un saludo y gracias por tu comentario,
      Arancha

  16. Genial el post Arancha! Yo ni me he leído los libros ni he visto la peli. De hecho ahora mismo con la buenahija3 con un mes mi fantasía (e incluso la de mi señor esposo) es dormir como un lirón sin preocuparme de nada mas jajajaaja. Pero si, como dicen mas arriba….nata??quita quita que luego hay que lavar y se queda todo pringosisimo! Donde esté un buen: se han dormido tooooodos de verdad? Vamos que tenemos un ratito hasta el próximo “me hago pis/quiero agua/tengo tos”. Hay que tomárselo todo con humor sin tantas intensidades jajajaa

    1. Hola Elena:

      Con una tercera buenahija no me extraña que os recréis en la fantasía de dormir como marmotas.
      Y sí, el tema cambia-cama-lava-sábanas quita las ganas… a no ser que tengas otra cama y una señora de la limpieza que se encargue de todo al día siguiente.

      Enhorabuena por esa familia y mucho ánimo con estos primeros meses.
      Besos,
      Arancha

  17. Qué bien lo explicas Arancha!
    Nos has dejado un poco más tranquilas después de leer que no se nos va la pinza con esos “pensamientos impuros” que tenemos.
    Cada uno los suyos… seguro que si los contáramos podríamos escribir una novela que supere las ventas de las 50 sombras de grey: “LAS 50 fantasías de Malasmadres”
    Gracias por el post!

    1. Hola Maite:

      Muy cierto, si nos atreviéramos a escribir nuestras fantasías, seguro que era un exitazo de ventas (y no sólo en el terreno erótico, jajaja).
      Me alegro de que la entrada haya sido útil.
      ¡Gracias!

      Un beso,
      Arancha

  18. Me ha gustado mucho el post. Yo soy bibliotecaria y es imposible “cazar” esos libros, porque siempre hay gente que hace una reserva para poder leerlo según lo devuelvan. Podría haberme apuntado a la lista de “reservistas”, pero la verdad es que ni me lo planteo. Todo el concepto de estos libros me parece de lo más absurdo. Siempre luchando porque a la mujer se le deje de ver como a una amante/mueble/sumisa y resulta que publican una trilogía (el fenómeno de las trilogías también sería digno de analizar, porque parece que si no publicas en dicha modalidad no estás en la onda) en la que la mujer adopta dicho papel y se convierte en un mega bestseller del que además hacen una peli!!!! Del papel del protagonista masculino, mejor ni hablar. Espero que el resto de hombres no tomen nota. Casi prefiero que la gran mayoría de personas que leen este libro sean mujeres, porque si éste es el mensaje que queremos transmitir a los hombres… Tal y como se ha comentado en otras opiniones, todo lo relacionado con las fantasías sexuales consentidas (y disfrutadas) por ambas partes, me parecen súper respetables. Lo que ya no puedo respaldar es todo el trasfondo sobre las relaciones de pareja (¿pareja?¿Seguro? O más bien jefe/empleada, superior/inferior…) que transmite esta trilogía. Me alucina que esté escrito por una mujer. Probablemente, si lo hubiera escrito un hombre, habríamos puesto el grito en el cielo.
    Y es cierto que no las he leído, pero tal y como digo trabajo en una biblioteca y he oído de todo, además de las amigas que las han leído y las han comentado conmigo.
    De la película, mejor no hablar. Mi única reflexión sobre ésta es que no había oído hablar de los protagonistas en mi vida (de Dakota sí, pero únicamente por ser hija de quien es) y ahora les veo hasta en la sopa. Sobre todo a ella. Y lo peor del revuelo que se ha armado en torno al estreno de la peli…¡es que todavía quedan otras dos!
    Y respecto a las fantasías… Una vez que las pones en práctica, dejan de ser fantasías. Así que mejor intentar probar con algunas y mantener otras para una misma…Y mejor que mi pareja tampoco ponga en práctica todas las que se le pasan por la cabeza, porque vete a saber tú lo que me tendría preparado…Jajaja
    Enhorabuena por la labor que hacéis. Un saludo,
    Amaia

    1. Hola Amaia:

      En las relaciones BDSM hay a veces un componente de dominación que no siempre se entiende y en estas novelas no se explica demasiado bien (porque se trata de una novela, no un estudio).

      En mi modesta opinión es una trilogía porque visto el exitazo de ventas, había que aprovechar… ¿no?

      Tienes toda la razón, una vez que las pones en práctica, las fantasías dejan de serlo y pasan a ser una práctica amatoria, lo que les quita precisamente el componente de “todo vale y siempre genial” que tienen.
      Cada una debe decidir si quiere dar el paso o no.

      Un saludo y gracias por tu opinión,
      Arancha

  19. He leído un tercio de la trilogía, porque no hay que morir idiota y reconozco que eché un buen ratito, sin más. Yo diria que es eficaz. Por supuesto, no pienso leerme el resto porque ya sé de que va y no me interesa. Sin sorpresas. Desde el punto de vista literario, el (primer) tomo me pareció nulo ya que no hay historia y en repetidas ocasiones tuve la impresión de que habían cortado y pegado numerosas frases varias veces. Redundante. En cuanto al estilo, está bien claro que para mí no puede inscribirse en el círculo privilegiado de bellas novelas eróticas como Lolita o La pasion turca. Tosca. Como trabajo en publicidad, me pareció muy curioso el fenómeno que lograron provocar para el estreno de la película, así que por supuesto fui a verla “como Grey manda”: el día del estreno y con un grupo de amigas. Buzz márquetin, o mejor boca a boca, que viene más a cuento. La sala parecía un gallinero, nos reímos un montón, tanto con las imágenes, como con la música y la forma de actuar de los actores, antes, durante y después, a más no poder… Y como la vida y el sexo con humor y fantasía son aún mejores y tienen más sabor, que nos quiten lo bailado y al que no le guste que no mire.

    1. Jajajaja, toda la razón, que nos quiten lo bailao, que la vida son dos días.
      Estoy de acuerdo contigo en cuanto a la baja calidad literaria de la novela, no le llega ni a la suela del zapato a las dos que nombras.
      Me alegro de que al menos te hiciera pasar un buen rato (o varios).
      Muchas gracias por tu comentario.

      Un saludo,
      Arancha

  20. Pues por aquí otra que se leyó el primer libro porque se lo regalaron y no me interesó ni empezar a leerme el segundo ni mucho menos un tercero. Me pareció una historia absurda, no por la parte del sexo (que tampoco lo veo tan subido de tono) sino por el resto de la historia. Algunas escenas estaban redactadas de una manera que me resultaba tan ridícula que se las leía a mi pareja para reirnos un rato.

    Entiendo que en una sociedad como la americana, donde se escandalizan porque una cantante enseñe un pecho en la superbowl, pueda haber causado tanto revuelo, pero no entiendo que en España haya arrasado de esa manera…

    A mi no me subía la líbido, que quieres que te diga, yo de un libro espero una historia, para un calentón repentino me es más fácil y cómodo el porno…pero claro, como también está mal visto decir que las mujeres ven porno…JAJAJA

    1. Hola Ce:

      Para un calentón puede ser más útil el porno, depende de qué cosas sean las que le calienten a una (muchas mujeres necesitan un disparador más emocional que visual). Y sí, coincido contigo en que aún choca bastante que una mujer diga que ve porno.

      Muchas gracias por tu comentario.
      Un saludo,
      Arancha

  21. La novela es infumable(imposible pasar de las primeras páginas) pero, como la imaginación es libre, alguna de las escenas tiene su aquel. Hay que tomarla como un pequeño empujón para que podamos poner en práctica nuestras propias fantasias con el buenpadre que para eso está.

    1. Hola Marietta:

      La imaginación es una herramienta poderosa.
      Si te ha servido para probar cosas nuevas con el buenpadre, ya le has sacado bastante utilidad, ¿no crees?

      Un saludo y gracias por darnos tu opinión,
      Arancha

  22. Hola Elena:

    Con una tercera buenahija no me extraña que os recréis en la fantasía de dormir como marmotas.
    Y sí, el tema cambia-cama-lava-sábanas quita las ganas… a no ser que tengas otra cama y una señora de la limpieza que se encargue de todo al día siguiente.

    Enhorabuena por esa familia y mucho ánimo con estos primeros meses.
    Besos,
    Arancha

  23. La verdad es que las fantasías distan mucho de la realidad, y tanto los libros como la película, son eso fantasías. Y te lo tienes que tomar como tal: ¿Qué parte es la que me gusta de estos libros? la parte que un bombonazo (las cosas como son)sepa exactamente que tecla tocar y en que momento para hacerte subir a los cielos…. una y otra y otra vez. Ni me imagino lo que habría cambiado mi percepción del sexo con 21 años si mi primera vez hubiera sido como la primera de Anastasia Steel.

    Luego viene otro componente. De acuerdo que el dinero no da la felicidad. Pero si a ti, antes de tener niños y novio siquiera, te das de bruces con un tío que rezuma sexualidad por todos los poros de su piel, que no puede mantener las manos apartadas de ti y que además, te da paseos en vuelo sin motor, te lleva a cenar en helicóptero y paseos al atardecer en barco, y no se cuantas cosas mas… Que quereis que os diga…

    Los libros han funcionado porque todas en algún momento hemos querido esas cosas. Y muchas de nuestras fantasias son “sentirnos dominadas” por ellos. A lo mejor no llegando al bondage, como en 50 sombras, pero todas en algún momento hemos fantaseado con que nos sugetaran las manos y nos “inmobilizaran”. Ahí esta el secreto.

    Ponerlo en práctica? Y por qué no? Habrá cosas que nos gusten y otras que no.. Lavar sábanas? Pues vale: Las lavadoras secadoras son milagrosas, y no es que me dedique a poner nata todos los fines de semana. Pero el fin último es pasarlo bien. Además, admiro a aquellas personas sumisas: Tienes que tener una confianza total con la otra persona para dejarte atar o vendar los ojos y dejarte hacer sin tener algo de miedo. Pero te lo pasas muy bien, ya sea riendo al intentarlo o porque os ha salido a la primera. Pero exploras límites sexuales y sales de la rutina. Para mi los libros fueron un total descubriento en ese sentido. Luego la historia en si puede cansar, pero si te pones en perspectiva que puedes esperar: Ella tiene 22 años (no es que sea la madurez personificada) y el 30 con una infancia un tanto jodida y todo el dinero del mundo. Bastante bien les ha salido a ambos…

    1. Hola Pirruca:

      Yo más bien diría que los libros y la película son “ficción”, porque precisamente en eso consisten las películas y las novelas: cuentan historias inventadas (basadas o no en hechos reales, pero que no son reales en sí mismas).

      Has dado varias pistas del porqué el gran éxito de estas novelas y de esta película. No creo que éstas sean todas las claves ni que sean válidas para todo el mundo, pero ahí están.

      Es verdad que hay lavadoras y secadoras, pero también es cierto que el momento “logística” puede echar para atrás. Aunque ahora que viene el buen tiempo y no hace falta tanta manta, edredón, pijama de franela…
      😉

      Gracias por tu comentario.
      Un saludo,
      Arancha

    2. Pirruca, que alegría tu comentario! Empezaba a pensar que era un bicho raro… A mi personalmente que queréis que os diga, ME ENCANTA sentirme dominada por mi marido cuando practicamos sexo. Que me ate, me vende los ojos y otros pequeños juegos íntimos nuestros. Tal vez estos libros me sirvieron para no sentirme avergonzada de ello y dejar volar un poco mas la imaginación junto con mi pareja.

    3. Eso es exacto lo que pienso!!!
      Además, siempre he defendido que cada quien lea lo que quiera, que no siempre tenemos ganas de leer la más sublime literatura, sino a veces, algo para entretenernos. A mi me gusta la trilogía, ya que no tiene más que fantasía, de todo, y sí, son una muchacha de 22 años y uno de 27, con dinero, con ganas…
      Ahora, no sé si yo entendí mal al leer, pero yo entendí que él quería una relación amo-sumisa y ella no, y que ella no permitió ese tipo de relación, que le gustó el bondage en la cama, pero no se sometió, aunque él lo pidió… y él también la aceptó así. Muy concensuados ellos… muy cursi la trama, mucho sexo (el cual a todas luces es pura fantasía, como debe de ser en una novela erótica light…), y pues nada, para muchas muchas mujeres es deseable un hombre con poder (de todo tipo) y para muchos hombres es deseable una mujer que muera por él, y para hombres y mujeres es deseable algo que nos cambie el panorama… no veo la mayor complicación…

  24. a mí el tema de las sábanas también me echaría para atrás, porque no me gusta nada notarlas sucias, pero para eso leí una vez en el blog Eros de El País, algo así ¿por qué no llevar el sexo al sofá? así luego te vas a dormir, tan ricamente, a la cama con las sábanas limpias. El único problema es que la puerta del salón no tiene cerrojo 🙁

    1. Jajaja, un cerrojillo tampoco cuesta mucho dinero.

      Y siempre puedes poner una megatoalla en la cama que luego retiras y ya está, pero es cierto que hay que darse cuenta del detalle.
      😉

      Gracias por tu comentario, Bea.
      Un saludo,
      Arancha

  25. Genial el post!

    Pues es que las fantasías son eso, y en mi opinión es lo que mola de ellas. Yo las tengo y es algo que es muy mío, y no me gusta contarlas, creo que si lo hiciese perderían la parte emocionante, es más no creo ser la primera ni la ultima que tiene un orgasmo pensando y fantaseando.

    Algunas me gustaría hacerlas realidad? Pues puede que sí, o igual no, porque, y si no son cómo yo las tenía dibujadas en mi mente?

    Un besazo y a fantasear chicas

  26. Yo, la verdad, no entiendo que se piense en no hacer el amor pensando en que tienes que cambiar las sábanas.
    El día que se me pase por la cabeza, es que mi relación sexual ha acabado..por dios!!! un poquito de ganas.
    Y en mi opinión: ya sabemos que la historia es irreal, fantástica, que tal tipo de pareja es absurda, pero, ¿ quién no se ha tragado Pretty Woman? Y acaso pensamos que es una historia buena o puede ser verdad?
    Cualquier cosa que sirva como aliciente para fantasear en tu relación sexual y que le de más vidilla, bienvenida sea…siempre de acuerdo los dos… ( o tres..o los que sean),ja,ja..

  27. Me ha gustado tu post.
    No suelo comentar y dar mi opinión sobre 50 Sombras de Grey, porque no entiendo el revuelo. Pero ahí voy.
    Yo me leí el libro embarazada de 5 meses. Me leí esos 3 libros y todos los q encontré del tema. Llamadme inculta o simplona, pero procuro leer libros q me hagan reír y desconectar de mis largas y peliagudas horas de trabajo. Que hagan que las horas se me hagan minutos. No leo literatura para reflexionar, ni aprender sobre historia, ni quedarme con malas experiencias q no me dejan dormir. esta trilogía me resultó entretenid. He llegado a llorar de la risa. Me he quedado noches sin dormir por leer, y he agotado (x primera y única vez) al BuenPadre.
    No pretendo parecer sobrada, porque la realidad actual es opuesta. (y la anterior al libro más suavizada) Pero no se si serIan los libros o las hormonas, pero estaba “insaciable”.
    También decir que no he reproducido ninguna de las fantasías que he leído. Si me han dado curiosidad. Pero me gusta “nuestra” manera.
    (no pretendo escribir una tesis de psicología, pero a veces pienso que yo leí un libro diferente al resto) Mi visión del libro es: mucha gente habla de maltrato, denigrante, pero me parece q es usar esas palabras importantes.. O juzgar a la mujer que le haya gustado el libro de esta manera, es bastante fácil e injusto.
    Partimos de la base de que Grey sufrió abusos sexuales a los 15 años x una amiga de la familia, y de ahí aprendió el saDo. (las personas que hayan sufrido abusos por gente y sobretodo si fue conocida, podrían entender como en muchas ocasiones tu cerebro para defenderse trata de darle la vuelta a la historia, para no enfrentarse a la dura realidad).
    Ella establece sus límites y el los respeta. El, con la aceptación de ellas, comunica sus preferencia, y ellas las siguen x voluntad. (A ver si ahora nadie se dejó el pelo largo, porque su pareja le comento alguna vez que le gustaba. O dejo de ponerse una ropa en concreto por lo mismo, o una sombra de ojos,..) (Vamos yo reconozco que le compro al buenpadre la ropa que me gusta, la colonia que me gusta, le di la lata hasta que se corto pelo. Seré yo rara) Anastasia, establece sus límites. No hace en el sexo nada q no quiera, aunque sus límites están muy por debajo de las “necesidades” iniciales de el. Le ayuda a ver q ha sufrido abusos. A afrontar esa situación. Además, no sigue otras normas, cuando no quiere, como la de la ropa interior. Escoge el coche q ella quiere, no el que el le dice. Trabaja en lo que ella quiere, a pesar de la insistencia de el. Bla bla bla También el le descubre cosas q al probarlas a ella le gustan y le parece interesante, como algunos juguetes sexuales.
    Bueno, creo q es un libro más. Y que no hay que juzgar al que lo lee, ni al que le gusta, ni al que no. (Con el libro de Ángeles y Demonios, nadie juzgo a los que le gusto, ni los que fueron al cine a verla, y también trataba temas interesantes o controvertidos, no?..)
    De nuevo me gustó tu post. Porque continuo con una práctica en la q no sentimos satisfechos y cómodos, y me gusta saber que eso es sano y no falta de originalidad.

    1. Totalmente de acuerdo. Parece q ahora va todo el mundo d intelectual y ya no tiene cabida nada mas . Unaa cosa no quita la otra…a disfutar. Bravo por tus palabras Marga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X

La web del Club utiliza cookies para mejorar tu experiencia y hacerte ganar unos segunditos. Haz click en aceptar si estás de acuerdo. Aceptar Leer más