¿Qué quieres encontrar?

56
El sexo en el universo de una malamadre: No tengo ganas

El sexo en el universo de una malamadre: No tengo ganas

Uno de los temas que más preocupan a las malasmadres, así nos lo habéis hecho llegar, es el de las relaciones sexuales.  Cuando una se convierte en madre, la falta de tiempo, el cansancio acumulado y la feroz actividad diaria hace que falten ganas y como faltan ganas relegamos el encuentro sexual con nuestra pareja a un segundo plano. Y así pasan los días, las semanas sin que le pongamos remedio. Para poder indagar más en este campo hoy estrenamos sección en el blog con Arantxa Gómez, malamadre y sexóloga que nos ayudará a recuperar el ‘tiempo perdido’. Nuestra nueva colaboradora se define así: malamadre confesa desde hace 16 años y repitiendo desde el año pasado. Sexóloga por vocación, apasionada de los sexos, es decir, de los hombres y las mujeres, de cómo se sexúan, de cómo se atraen, se desean, se aman, se encuentran y se desencuentran. Cofundadora de Sexorum. Os dejamos con su primer post.

Malasmadres_sexologa* Podéis seguirla en @atajou y en la web de Sexorum.

De pronto un día entre un cambio de pañal y una lavadora, te das cuenta de que llevas tres meses sin tener relaciones. ¿Tanto? “No puede ser”, piensas, pero como la última vez fue en el cumpleaños del buenpadre y no en un día cualquiera, no hay pérdida. Lo peor, o lo mejor, de todo es que tampoco lo has echado de menos. Entre el trabajo, la casa y los buenoshijos, cuando llegas a la cama estás para pocas alharacas.

Vale, es posible que nunca hayas sido de tres diarios, pero tanto como para estar en dique seco tres meses… Así que miras en las revistas que tienes por casa, son esas de bebés que te llegan desde que mandaste una fichita con tus datos después del parto del buenhijo, pero recuerdas que en una de ellas hablaban del tema y allá que vas a ver qué se puede hacer. Y resumiendo: hay que esforzarse para no descuidar la pareja y encender la chispa de nuevo, usar lubricantes si hace falta, buscar posturas que te resulten cómodas y consultar al médico si hay dolor o algún síntoma ‘sospechoso’ de infección, sin olvidar los ejercicios de kegel que han de ser diarios. Parecen consejos muy sensatos, pero en ninguna parte dice nada sobre las ganas.

¿Qué se puede hacer para tener más ganas?

Ante esa pregunta siempre me gusta contestar con otra: ¿ganas de qué? La respuesta suele ser “de sexo” o “de tener relaciones”, que dicho así suena muy fino y hasta elegante y que me permite explorar un poco más. Porque cuando se habla de tener sexo, de relaciones o de erótica, con demasiada frecuencia se quiere hablar de lo que se hace con los genitales (y prácticamente con pocas partes más del cuerpo) para disfrutar (que suele traducirse por tener uno o, mejor, varios orgasmos). Ni más ni menos que de eso. Es decir, de lo que la gente llama f***ar. Como es una palabra malsonante que no queremos que aprendan los buenoshijos, no la diremos… pero ¿a que ahora sí que sabemos de qué estamos hablando sin lugar a dudas?

Es una pena que tener relaciones se circunscriba al uso de los genitales y más concretamente a la introducción de un pene en una vagina (cuando la pareja es de un hombre y una mujer), porque nuestro cuerpo entero es susceptible de recibir y dar placer y hay muchas formas y maneras de darlo y recibirlo (acariciar, buscar, comer, chupar, decir, estrujar, fantasear, gruñir, hallar, investigar, jadear, lamer, morder, nombrar, oler, pellizcar, querer, repasar, susurrar, tocar, ubicar, ver, yacer, zarandear… Seguro que a vosotras se os ocurren otras 20 más) y reducirlo a penetrar y a unos pocos centímetros es mucho reducir. ¿De verdad que tú, malamadre, no tienes ganas de un masaje, de unas caricias o de unos mimos? ¿De qué cosas sí que tienes ganas?

Esas cosas que sí que apetecen pueden servir para abrir boca. Como dicen las buenasabuelas “el comer y el rascar, todo es empezar”. Parece que las ganas de tener relaciones eróticas con el buenpadre (o con la buenamadre, ;)) deben brotar del fondo de una como el agua sale de un manantial, pero ¿cuántas veces nos hemos arreglado sin ninguna gana para un plan que no nos apetecía lo más mínimo y luego una vez metidas en el ambiente lo hemos disfrutado enormemente?

A veces, parece que las relaciones eróticas tienen que tener ciertos ingredientes para ser “de primera” (usualmente entre esos ingredientes suele encontrarse penetración y orgasmo), pero nada es obligatorio en el reino del deseo, mejor dicho, de los deseos. Como he dicho antes, el escenario de las relaciones eróticas es todo el cuerpo, el nuestro y el de nuestra pareja y hay muchas cosas que se pueden hacer en él. Acariciar un pie o una mano puede ser extraordinariamente erótico, ¿lo habéis probado?

Si nuestro día se parece a una sucesión de pruebas de un ‘Ironman’: levantar, vestir y dar de desayunar a los buenoshijos, meterlos en el coche y atarlos a las sillas, dejar a cada uno en su sitio, superar el atasco hasta el trabajo, currar como leonas durante las horas que estamos allí, engullir un sándwich, salir zumbando de vuelta a por los buenoshijos, hacer la compra con el pequeño aúpa y él tirando del mayor con la otra mano, llegar a casa (por fin), guardar la compra, preparar la cena, poner una lavadora, darlos de cenar, bañarlos y meterlos a dormir, preparar “lo de mañana”… apostaría a que cuando llegue el buenpadre (o la buenamadre) estarás tan cansada que igual ni le reconoces. Al final de un día así no hay ganas de nada, ni de leer, ni de ver la tele, probablemente ni de hablar, sólo de descansar que buena falta hace… Las ‘ganas’ necesitan un mínimo de energía. ¿Puedes bajar el ritmo para reservar fuerzas? ¿Podríais cambiar el horario? ¿Qué tal a primera hora de la mañana mientras todo el mundo duerme? Cada pareja deberá encontrar sus trucos, formas, apaños y horarios…

Y volviendo a lo anterior, es una pena que tener relaciones se haya hecho equivalente, en el mejor de los casos, a todo eso que se puede hacer para recibir y dar placer, para disfrutar, disfrutarse y disfrutarle, porque finalmente, tener relaciones sexuales (es decir, de los sexos, de los hombres y las mujeres) es mucho más que eso. Y cuando hablamos de erótica, de deseos y anhelos, reducirlo a una serie de gestos (con mayor o menor calidad o frecuencia) es mucho reducir.

Y es que pocas cosas evidencian más el encuentro de una pareja que ese bebé que abulta tan poquito y modifica tanto rutinas, relaciones, horarios, maneras de ver la vida, decoración de la casa… La existencia de ese bebé crea complicidades, ganas de compartir con la pareja vivencias y experiencias. Y finalmente, ¿no va de eso la pareja? ¿No son estas ganas más importantes que las otras?

Y vosotras malasmadres, ¿las ganas están bajo mínimos o habéis sabido mantener las relaciones sexuales en un estado óptimo? ¿Qué temas relacionados con el sexo son las que más os preocupan?

Han comentado...

  1. Hay ganas, el tema está en encontrar el momento. Yo duermo a mi hija desde que nació hace 8 meses al pecho después del baño y le cuesta de media 1 hora y media caer profundamente dormida (se hacen sobre 22’30). Su padre se queda cenando y viendo la tele y ya a la que estamos los 2 en la cama sin ella Morfeo me ha hecho suya y no hay espacio para nadie más. O al revés, el día que me animo me llega a la cama como un zombie hambriento de sábanas… así que así estamos semanas hasta que se alinean los astros, pero muy pocas veces pasa… y tampoco suelen ser de una intensidad épica. Lord help us!

    1. Hola Inés:

      Este es el arte de las malasmadres: encontrar nuevos tiempos y… tal vez nuevos lugares. Tal vez podéis probar el sofá o la camita de la habitación de invitados.
      😉
      En cualquier caso, siempre es bueno recordar que se trata de una situación temporal y que el erotismo no sólo se circunscribe a ciertos gestos.

      Un abrazo.

  2. Lubricantes y siesta los fines de semana… entre semana es caótico: trabajar, la casa, los niños… una llega agotada y deseando meterse en la cama para dormir pero hay que buscar el momento y al menos con los lubricantes sube el líbido y hay que disfrutar de los pequeños placeres de la vida, que cosas malas ya llegan solas.

    Mientras uno de los niños ve una película (es un bendito) y la niña duerme… nosotros nos echamos la siesta y estamos juntos. Espero que os sirva a alguna porque hay que disfrutar de la vida y de sus placeres de forma sana y el sexo es una de ellas.

    1. María, muchas gracias por compartir tus “trucos”.
      ¡Cuánto bien puede hacer el buen uso de la televisión y las películas!

      Seguro que has dado ideas.

      Un abrazo,
      Arancha

  3. Y qué hacemos con esos padres que no entienden lo de las caricias y susurros? Esos que o hay metesaca o eso no vale…

    1. Hola Maga:

      En todas las parejas hay negociaciones. Las parejas pueden encontrar qué apaños les sirven para que el que quiere que sí, tenga suciente “sí” y para que el que quiere que no, tenga suficiente “no”. Tal vez sea necesario ser imaginativos, turnarse en los gestos.
      Lo que suele resultar peor para ambos es poner el interruptor erótico en off. Es decir, para evitar lo que no quiero (metesaca), digo no a lo que sí me apetece (mimos y caricias).
      No hay fórmulas magistrales, es cuestión de probar.
      Y sí, tener hijos es muy cansado.
      🙂
      Gracias por compartir con el resto de las malasmadres y ¡mucho ánimo!

      Arancha

    1. Hola Lydia:

      Es verdad que las malasmadres necesitaríamos más energía y más tiempo, pero se puede intentar reservar un poco de las dos cosas.
      Me llama la atención que digas que no tienes ganas, sí tienes ganas, las ganas de mimos son ganas también. La expresión erótica femenina es más difusa y preliminar que la masculina, más centrada en el coigo y lo genital, pero de ningún modo es inferior, reprimida, bloqueada, sólo es distinta. Tus ganas, son ganas femeninas.

      Igual podéis probar a ver qué pasa si no hay “metesaca”… Y, por otro lado, hay “metesacas” de muchas maneras (más aeróbicos, menos…).

      Es verdad que tener peques es muy cansado.
      ¡Ánimo!

  4. Genial el post de hoy. Gracias. Tema ardúo pero fundamental para todas las parejas. En mi caso, en los 6 meses de vida de la buenahija y tras un parto complicado, se pueden contar con los dedos de la mano las veces que hemos intentado mantener relaciones. Pero ahi vamos intentandolo…Se puede, eso esta claro, si no, no habria segundos buenohijos, terceros, cuartos…. Mi receta: paciencia y creatividad.

    1. Hola Carmen:

      ¡Es una buena receta!
      En la crianza de los hijos la paciencia y la creatividad son ingredientes que cuadran bien con casi todo.
      😉

      Gracias por compartir y espero que la recuperación de ese parto sea cosa pasada.

  5. Muy buenas, otro post que parece escrito para mí…

    Tras mi primer parto experimenté un cambio tremendo en el tema sexual, empezando por miedos, desgana y desinterés pero que se fué pasando y más o menos volviendo a la normalidad ( con matices).

    Pero tras mi segundo parto, y eso que la experiencia fué muchísimo mejor, el deseo sexual se quedó en el paritorio. No hay apetencia, ni abismo de tenerla…nada!! Y así pasan los días, las semanas y si el buenpadre no se planta …los meses.

    Así que este post me sirve de “recordatorio”, de “empujón” ( nunca mejor dicho…jijiji) y de alguna manera de ultimatum para poner mi atención y energía en el tema sexual que tanta falta nos hace.

    Gracias!!!

    1. Hola Leti:

      Me alegro de que el post te sirva.
      🙂

      Normalidad es una palabra que viene de norma y en este tema, las normas sólo generan lios. Imagino que después del primer parto encontrariais de nuevo unos gestos y unos momentos que os venían razonablemente bien a ambos.

      No sé cuánto tiempo tiene tu segundo peque, en los primeros dos meses la prolactina (y otras hormonas) puede hacer que las ganas sean practicamente inexistentes. Si además le das el pecho, igual estamos hablando de bastante más de dos meses.

      Por otro lado, con el segundo hijo se pueden multiplicar las tareas, el estrés, el cansancio, los lios,… todos ellos factores que influyen en el deseo femenino (mucho más que en el masculino).

      Crear espacios y tiempos propicios al encuentro en los que queden reservas de energía puede ayudarte a encontrar por dónde empezar.

      Ánimo y un abrazo.
      Arancha

  6. Bravo por este post,hace ya 8 años que tuve a mis mellizos y lo del sexo ya lo considero como un entrenamiento más.Veo que tenéis suerte porque en mi caso uno o dos a la semana caen porque a mi marido le pone el maire de la calle!!!!jajajaja
    Como bien decis,comer y rascar todo es empezar pero me sigue costando.Una vez metida en faena pues ya como que me animo pero si por mi fuera ni empezaba!
    Suerte a todas!!!!

    1. Hola Clara:

      Imagino que unos mellizos dan bastante trabajo, así que tal vez el cansancio, el estar pendiente de dos (coles, comidas, meriendas, extraescolares, actividades) sea la razón de que te cueste.

      Por lo que cuentas, habéis encontrado la manera de estar razonablemente contentos los dos con este tema, de eso se trata. ¡Creo que tú también tienes suerte!
      😉

      Me alegro de que te haya gustado el post y gracias por tu aportación.

      Un abrazo,
      Arancha

  7. Estoy con Clara. Mis gemelas tienen cinco años. Durante el embarazo tuve la libido por las nubes, era un no parar.
    Después parecia muerta.
    Pero el buenpadre con mimos iba buscándome y yo, aunque deseo no sentía me decía venga va, hazlo por él, por la relación… Y cuando me ponía me animaba. Así que hay que ponerse, hay que empezar.

    Ahora ya se ha normalizado y algo que me funciona es enviarle un mensajito picante a media mañana, un día cualquiera. Cuando nos vemos es la bomba.

    1. Hola Carola:

      En el embarazo suele pasar esto de tener la líbido más alta, sobre todo en el segundo trimestre (otras veces no pasa, cada una es un mundo y cada embarazo una experiencia distinta). Imagino que después necesitaríais un gran esfuerzo para adaptaros a la nueva (y tal vez caótica) situación, lo que puede ser una razón para ese “estar muerta”.

      Cada pareja tiene sus trucos, ¡gracias por compartir los que os funcionan! Seguro que el mensaje del móvil puede servir a muchas malasmadres.

      Un abrazo,
      Arancha

  8. Muchas gracias Arancha!
    sabias palabras las tuyas!
    todavía no he empezado el periplo de la maternidad y ya he pasado los 8 meses de embarazo gemelar que llevo sin ganas.
    Pero ninguna. En el primer trimestre pensé que sería por el cansancio y los mareos, luego no entendí nada y sigo sin entender.
    ¿Qué hacer cuando no te lo pide el cuerpo? En mi caso no es por falta de tiempo, aún, es por falta total de líbido.
    Acepto consejos…
    Anita
    gemelosinvasores.com

    1. Hola Anita:

      Durante el embarazo, sobre todo en el segundo trimestre, puede haber un aumento de la líbido… o no. Tú, me temo estás en el segundo grupo.

      Digamos que el deseo es como el agua que corre por un río. El deseo femenino suele ser menor que el masculino (menos agua). Podemos intentar aumentar las ganas (la cantidad de agua), pero también es importante que el cauce esté libre para que el agua corra.

      ¿Cómo podemos aumentar las ganas?… me temo que no hay receta mágica para esto. Cada malamadre sabe qué le gusta más, qué le pone, y puede ser muy variopinto: besos en el cuello, masajes en los pies, cena romántica, ciertas frases dichas de cierta manera… Hay un millón de posibilidades (eso pensándolo en un momento de poca imaginación y con pocas ganas ;)).

      ¿Cómo podemos hacer para que el cauce esté libre? En el post he hablado ya de algunas formas, por ejemplo, intentar reservar fuerzas. La erótica femenina es más “vulnerable” que la masculina. Me refiero con esto a que puede verse ve afectada con mayor contundencia por factores como el estrés, los problemas, las discusiones. Si reducimos estos factores, es más fácil que “la cosa fluya”.

      Las ganas femeninas, no suelen ser ganas de penetración, están menos centradas en los genitales y en el coito. Tener ganas de besos, caricias, abrazos, es tener ganas. Y de esas ganas se pueden sacar otras.

      Y, también hay que contar como erótico, como deseo de encuentro, todo eso que ahora os mantiene mirando en la misma dirección: ese embarazo, esos preparativos…

      Un abrazo y enhorabuena por esos gemelos invasores.
      Arancha

  9. No sabéis lo que me ha “consolado” este post, porque tengo al pobre buenpadre, bueno, y a mí, totalmente abandonado en este asunto. Todas las mañanas pienso “de hoy no pasa”, pero cuando llega la noche estoy en un estado pre-comatoso… Ayer sin ir más lejos, cabeceaba como una loca en el sofá… En fin, que sí, que hay que intentarlo, pero también es verdad que hacerlo sin ganas, por que sí, es muy triste

    1. Hola Elena:

      en tu comentario ya estás dejando algunas pistas… ¿qué hay de un encuentro mañanero?

      A lo mejor, intentar “resistir” por la noche es batalla perdida y hay que modificar radicalmente el escenario… y esto igual incluye otros sitios, otras formas, otros momentos.

      Te invito a explorar, ¿piensas que el buenpadre estaría dispuesto a explorar en este sentido?

      Un abrazo,
      Arancha

  10. En mi caso con el primer niño aun algo ibamos haciendo pero al nacer el segundo (se llevan muy poquito, solo 19 meses) el sexo a pasado a un segundo plano. Los días son agotadores y a las 11 de las noche sólo tengo ganas de dormir y descansar … Ahora los pequeños ya duermen en su habitación y espero que con los meses volvamos a recuperar la relación de pareja ..

    1. Hola Nuria:

      La crianza de dos buenoshijos que además se llevan tan poco requiere mucho esfuerzo, energía, dedicaión y tiempo. Hay un proverbio indio que dice que para criar a un niño hace falta un pueblo entero.
      En el comentario que has escrito ya das dos pistas buenas para ir tirando: “los días son agotadores y a las 11 sólo hay ganas de dormir”.

      Tal vez ahora que duermen en otra habitación podéis poner el despertador un poco antes…

      Ánimo y un abrazo,
      Arancha

  11. Pues en mi caso se juntan todas las cosas de las que habéis hablado y otra mas peligrosa aun.
    El buen padre lleva una temporada que no quiere caricias ni acercamientos nada más que cuando el decide.
    He probado de todo. Por las noches la buena hija no es un problema porque suele caer rendida y rara es la ocasión que se vuelve a despertar.
    El problema es el buen padre. Siempre esta cansado. Y si me acerco la mayoría de las veces lo máximo que me diga que ahora no.
    Las pocas veces que consigo algo es superficial y sin pasión.

    Ayer sin ir más lejos le comente que tenemos que recuperar la pasión y me contestó que para el es imposible sentirla porque siempre estamos discutiendo.
    Es cierto que llevamos una mala racha pero de ahí a que siempre discutamos hay mucho trecho….
    Es como si sólo pudiese ver los pocos momentos en los que no estamos de acuerdo y sólo esos le importasen.
    Uff lo siento por el desahogo.

    1. Hola Sakura:

      Para que el deseo fluya no sólo es necesario tener ganas, también hay que eliminar los obstáculos que puedan estorbarle.

      En el caso de tu pareja parece claro que las discusiones le afectan más que a ti. Si el objetivo es recuperar la pasión, en vuestro caso, será necesario gestionar los conflictos de otra manera.

      A veces los desahogos vienen bien, espero que esta vez sea así.

      Mucho ánimo y gracias por compartir con nosotras.
      Un abrazo,
      Arancha

      1. Hola marta a mi despues del segundo me pasaba lo mismo q a ti y lo unico q te puedo decir es q lo intentes si o si por q yo lo fui dejando y al final hemos acabado cada uno por su lado y es una pena haber roto 17 años de relacion por eso pero el amor se acabo y no supe mantenerlo
        Asi q suerte y lucha si lo quieres

  12. El sexo es fundamental en una pareja. Si no hay estos momentos (con los verbos que escoja cada pareja), la relación acaba. Lo sé por experiencia. Conozco ya varias parejas que se convierten en amigos al nacer los hijos. Y tu marido/pareja no es (solo) tu amigo. Es algo más.
    Cada pareja debe encontrar el camino, pero no se puede descuidar.

    Tengo dos hijos y hemos pasado de todo, buenas rachas de sexo y otras no tan buenas. Pero siempre, siempre hay que encontrar el momento. Puede ser una siesta, un canguro de los abuelos, una noche en el hotel…lo que sea. Los hijos crecen, pero la pareja (si la quieres) es la que debe durar i debes intentar que dure.

    Requiere paciencia i comprensión. Escuchar i hablar. No podemos esperar que el otro interprete qué pensamos si no lo expresamos en voz alta. Esta es mi experiencia y mi visión.

    Es bueno hablar del tema. Felicidades por el post.

    1. Hola Marta:

      dices varias cosas muy interesantes en tu comentario.

      Es cierto que las relaciones eróticas marcan una diferencia entre dos que son pareja y dos que no lo son. Estas relaciones pueden ser de muy distinto tipo y todas igualmente valiosas. Es cuestión de los dos encontrar las formas y tiempos que les satisfagan.

      Todos los ingredientes que comentas (paciencia, comprensión, comunicación) pueden ser muy útiles en la relación de pareja, me gustaría hablar más de comunicación, pero lo voy a dejar para otro día.

      Muchas gracias por compartir tu experiencia y me alegro de que te haya gustado la entrada.
      🙂
      Un abrazo,
      Arancha

  13. A mi me pasa más como a Sakura, soy yo la que tiene ganas y mi marido no. Pero cuando se da el caso es perfecto, no tengo queja.
    Creo que es un tema de desfase, mis hijas ya son mayores (11 y 6 años) y la vida sexual se limita a la noche, ya no hay siesta de las niñas, y entre semana vamos muy cansados y el fin de semana has de esperar que se duerman, no hacer ruido, … Así que se limita al fin de semana.
    No pido mucho, mi ideal sería un encuentro entre semana y al menos otro en fin de semana. ¿No sé si pido mucho?

    1. Hola Rebeca:

      Nadie salvo vosotros puede decir cuál es la frecuencia indicada en vuestra pareja, es algo que sólo podéis decidir entre los dos.

      Es verdad que a veces es complicado buscar espacios y tiempos. Uno de mis profesores siempre hablaba del valor del cerrojillo: algo tan barato y que puede ser tan útil. Ahí te dejo la sugerencia por si os puede servir.

      Y, en lo que respecta a horarios, durante la infancia de los buenoshijos, las mañanas pueden ser un extraño remanso de paz… o de lo que uno quiera hacer con el buenpadre.

      Un abrazo,
      Arancha

  14. ¡Y yo que creía que no mi vida sexual era pobrísima porque estoy separada y sin pareja!! ¡¡Y resulta que las que estáis casadas tampoco!!! Una de dos; o el sexo está sobrevalorado o aquí estamos infravalorando la vida marital. Aprovechadlo, por Dios, que tener a vuestro churri ahí al lado os da la posibilidad de tener relaciones sexuales sin salir a los bares a flirtear, ir a fiestas a conocer gente o, aún peor, ligar por alguna aplicación de móvil (que eso da para un libro). Os puedo asegurar que cuando eres una separada con hijos y tienes la oportunidad de tener una relación sexual con alguien que te gusta (lo cual es casi tan difícil como acertar los números de la bonoloto), ni te duele la cabeza, ni estás cansada, ni mañana tienes que madrugar…

    1. Hola:

      Al leerte no he podido evitar pensar en ese dicho que dice que el jardín de tu vecino siempre parece más verde. Y es que no se puede comparar la trastienda de una con el escaparate de otra.

      Así es la vida.
      ¡Gracias por compartir tu experiencia con nosotras y ánimo en esa búsqueda!
      😉
      Arancha

  15. Me ha encantado lo de “en el comer y el rascar todo es empezar” y es que creo que con el sexo en general y con las ganas en particular es así. El sexo como mas se tiene mas se quiere, pero si se deja de practicar se puede uno hasta acostumbrar.
    Yo aun no he tenido al buenhijo, me faltan 4 semanas, pero ansío y espero una buena recuperación del parto y que las ganas vuelvan a la cama, y lo digo por los dos, que ahora estamos mimosos pero poco sexuales. Y si también es bonito y disfrutamos de la etapa, pero a veces uno/a necesita…más!!

    1. Hola Mireia:

      Si es que las buenasabuelas y sus dichos, no fallan… salvo las veces que no aciertan (jeje).
      Cada etapa tiene sus cosas, tanto buenas como menos buenas. Lo que suena fenomenal es que lo estéis disfrutando.

      Enhorabuena por ese embarazo y te deseo un estupendo parto y una muy buena recuperación.

      Un abrazo,
      Arancha

  16. ¡Genial el post, Arancha!
    A nosotros nos funciona muy bien un juego de mesa erótico, mandamos al buenhijo con la buenatía a pasar la tarde y noche y nosotros tenemos tiempo de pareja y de juego. Así sales del aquí te pillo, aquí te mato, y encima descubres cosas nuevas.

  17. Yo solamente no acabo cansada y me duermo antes de que la cabeza llegue a la almohada, sino que no me siento la mujer atractiva y sexy de antes. Y eso si no sé cuándo se podrá arreglar. ..

    1. Hola Celia:

      Este es uno de los cambios que sobrevienen después del embarazo y que no desaparece tan rápidamente como las actrices quisieran hacernos creer.

      La que soy ahora, que no es como era antes.
      ¿Cómo cambia mi vivencia de la mujer que soy con esos kilos de más o esa barriga que antes no tenía, con la maternidad misma? ¿Cómo afecta a mi deseo el no sentirme deseable?

      La sociedad nos impone unos cánones de belleza muy estrictos que sin embargo sólo cumple un porcentaje muy pequeño de la población. Pero todas las formas de ser mujer (y de ser hombre) son igualmente válidas y valiosas y pueden ser sexys y atractivas.

      En algunas tribus, se considera más deseables a las mujeres que son madres ya que hay pruebas de que son fértiles y por lo tanto “mejores” que las que aún no tienen hijos.

      Con esto quiero decirte que hay una parte de cambio inevitable en la maternidad, pero hay distintas formas de percibir ese cambio. También en lo que se refiere al atractivo de una mujer.

      Un abrazo,
      Arancha

  18. Estamos casi todas las malasmadres igual.
    Con mi primer hijo todo iba muy bien igual que antes de tener hijos, iba tan bien que a los 4 meses de mi hijo me volví a quedar embarazada.
    Con la llegada de la segunda buena hija todo dio un cambio de 360 º grados. Mis hijos se llevan 14 mese de diferencias. Y la segunda ha estado durmiendo con nosotros casi 8 meses ya que con la lactancia estaba tan cansada que lo mas fácil era que ella durmiera con nosotros así que si la niña tenia hambre su madre estaba al lado.
    Y también la niña la utilizaba como escudo para que mi marido ni me tocase, ya que he estado apática, sin ganas de nada, a eso mi cambio de carácter también cambio muchísimo por el cansancio de tirarme meses sin dormir. Lo cuál me influye negativamente porque estoy muy irritable y salto a la primera de cambio.
    Desde que nació mi 1 buen hijo y ya tiene 2 años, mi marido y yo no hemos salido nunca a cenar o hacer algo tranquilamente, y eso es algo que creo que necesitamos, porque pasan los días, semanas y meses que es mas mi caso.

    1. Hola Inés:

      Imagino que tener dos peques tan seguidos debe ser agotador. El no dormir produce irritabilidad y todos estos factores dificultan que las ganas aparezcan.
      También el hecho de no tener un espacio y un tiempo para “mayores” puede complicar un poco este tema.
      Tú misma ya estás dándote pistas de qué podéis ir haciendo para cambiar algunas cosas en este aspecto.

      ¿Te sientes con ánimo y energía para probar?
      Un abrazo,
      Arancha

  19. Chicas, gracias por existir. Este tema me atormenta hasta el extremo que he considerado ir a la visita de un séxólogo. Desde que nació el buenhijo (ya tiene un añito) hemos tenido 6 relaciones sexuales!! 6!!! y casi todas al principio, però la cosa ha ido de mal en peor. Uno: me siento poco sexy, però no físicamente, sinó psicológicamente… no sé si me entendeis. Es como si mi faceta de mujer, amante, amiga, hermana, hija…haya desaparecido y la faceta de madre las ha desbordado a todas. Y, realmente, sentirme madre las 24 hores no es nada atractivo. Eso sumado a que me cuesta lubricar después del parto, a que la penetración es dolorosa y a que entro a casa a las 10 de la noche y solo quiero un vaso de Leche con colacao y planchar la oreja… En fin, que pasan los días, las semanas y los meses y cada vez me da más apuro tenir relaciones sexuales porque es como volver a perder la virginidad! Estoy desentrenadísima y me da hasta vergüenza… En fin, que es un desastre. Pobre el buen padre que es super comprensivo y que no quiere ni tocar el tema por si siento que me presiona… vamos, un show.

    1. Hola Natalia:

      Los sexólogos están para este tipo de cosas y me alegra que pensaras en un sexólogo y no en ningún otro especialista (con demasiada frecuencia nos convertimos en la última bala, cuando ya se ha probado todo lo demás). Las consultas por falta de ganas o desajustes en el deseo con la pareja son bastante frecuentes.

      La maternidad cambia nuestra forma de vernos como mujeres. En algunos casos esta nueva forma de vernos puede hacer que el deseo dismunuya. En parte porque la imagen que tenemos de una “madre” se parece más a la de la Virgen María: buena, abnegada, velando por el bien de su polluelo y no a la de una mujer atractiva y sexy (aunque pueda ser igualmente buena, abnegada y vele por el bien de sus polluelos, que lo uno, no quita lo otro).

      El descenso en la lubricación es una de las consecuencias de los nuevos niveles hormonales post-parto y puede prolongarse durante varios meses, podéis usar lubricantes para mejorar ese aspecto (también valen aceites como el de almendra. Si usáis preservativo, mira en las instrucciones porque a veces el aceite no es lo más recomendable). ¿Por qué la penetración es dolorosa? ¿Tuviste una episiotomía, alguna complicación, tienes alguna infección?

      Si piensas que no podéis superar solos estas dificultades, pedir ayuda a un sexólogo (o sexóloga) puede ser una buena opción.

      Ánimo y un abrazo,
      Arancha

    2. A mi también me paso al nacer la segundabuenahija y me sentía fatal. Sabia que había que solucionarlo… nos armamos de paciencia (y lubricante) y poco a poco recuperamos. Tanto que nació la tercera (OMG!!) va a hacer un añito y hace unos cuatro meses que hemos vuelto a ser quinceañeros….no se si ha sido suerte, la estupenda familia que nos los cuida de vez en cuando para darnos tiempo o eran las pastillas que me afectaban pero ahora tengo que dejarle a el alguna noche para descansar, jajajajja. Qué me levanto cómo un zombie por las mañanas? Claro!!! Pero sarna con gusto… mucha suerte!!

      1. Isabel, enhorabuena por esos peques y esa familia que os echa una manita de vez en cuando.
        Muchas gracias por compartir con las malasmadres tu experiencia, seguro que has dado ideas a más de una.
        Y, con peques, levantarse como un zombie por las mañanas es bastante frecuente, si encima puedes disfrutar un poco de ese no dormir….
        Un abrazo,
        Arancha

  20. Me parece extraordinaria esta sección, creo que muchas veces nosotras consideramos tabu este tema al no querer hablar de el porque duele el no saber que pasa, al no alcanzar a entendernos y encontrar que decir al malpadre que derrocha paciencia cada vez que decimos no. Espero continuar leyendo esta sección y que continue encontrando la catarsis en mi para mejorar esta parte que parece perdida pero de la que se aun existe una chispa.
    Ser una #MalaMadre va con todo y de lo que nadie nos cuenta.
    Gracias Arancha eres una bocada de aire 😀

    1. Hola Fernanda:

      Celebro que te guste esta sección y espero que la encuentres útil.
      Decía Havelock Ellis (sexólogo. 1859-1939): “Entre los sexos se dan más variedades cultivables que trastornos curables. Sólo es preciso encontrar las formas.”

      A veces es la falta de información la que nos lleva a tener dificultades.

      Ánimo y un abrazo,
      Arancha

  21. Me encanto el post de hoy! Mas que falta de ganad es falta de tiempo de pareja. En nuestro caso los mellizos ocupan casi todo nuestro tiempo, asi que aprovechamos cada momento que tenemos para nosotros,. Un beso

    1. Muchas gracias, Mellimama.

      La crianza de los buenoshijos exige mucho tiempo y dedicación. Imagino que con mellizos, el doble o más.
      Parece una buena idea aprovechar el que dejan libre.

      Un abrazo,

      Arancha

  22. Me ha encantado el post!!!! Necesitaba leer algo así porque no se qué me pasa que llevo unas semanas fatales!!!

    1. Marta, ¡cuánto me alegra haber llegado a tiempo!
      Una mala racha la tiene cualquiera. Entre unas y otras malasmadres, te llevas un puñado de ideas.
      un abrazo,
      Arancha

  23. Gracias Arancha por el post, me ha encantado!!!
    Al final del día, despues de las pruebas de un “Ironwoman” con dos peques de tres y seis meses, mi cansacio lo paga el buenpadre. Sí, él, que después de un duro día de trabajo llega a casa, se quita el traje, se acomoda en el sofá con el móvil, tablet y mando de la tele a esperar la cena (no hay cosa que me ponga de más mal humor), pero mi día no acaba despues de que el buenpadre llega a casa porque la peque está con nosotros en la habitación y por la noche es mamá la que la atiende. En fín, en mi caso, el líbido y las ganas las tengo apagadas y fuera de cobertura hace meses!!!…ay Dios!!.
    Tomo nota,los días de una malamadre son aveces duros…, pero es más duro que se pasen los días sin disfrutar del sexo.

    Gracias.

    Un beso

    Tomaré nota de todos los comentarios porque

  24. Hola! Está claro que hay que romper con la rutina, hacer algo especial y no dar el sexo por perdido! Yo he probado un complemento alimenticio en la farmacia que lleva ginseng, maca, L-arginina y muchas otras cosas. Se llama OmniaHe y la verdad es que sí que lo he notado!

  25. Muchas gracias por este post! mi buenhijo mañana hace 7 meses y no he sido capaz de tener sexo con el buenpadre aun! estoy muy preocupada, porque yo era de tener relaciones frecuentes y me cuesta reconocerme. Sigo dándole pecho, la epi que me hicieron fue terrible y aun me duele, así que no tengo ganas ningunas y me preocupo un montón, porque sin ganas, ¿¿qué hacemos?? leo que pueden ser las hormonas mientras amamantas, el miedo psicológico al dolor… pero yo quiero soluciones! porque necesito volver a ser yo.
    yo también acepto consejos!

  26. Vamos a ver. Claramente es falta de tiempo por un lado. Pero también es falta de ganas. Amo a mi pareja me parece guapisimo y la relacion va fenomenal. Pero es mucho tiempo juntos y me da una pereeeeeza, claro que luego si te pone da gusto. Pero llega a ser aburrido y monotono. Que nuevo voy a probar? Si lo he probado todo y ademas es que no tengo ganas de cosas nuevas… hasta prefiero masturbarme yo. Que toda la parafernalia de hacer el amor. Claro que seria maravilloso si me diera un masaje. Pero si estamos muertos y sin ganas los 2, quien se va a poner a dar el masaje.

  27. Hola Arancha,
    Excelente post, muchas gracias por tus palabras. Yo tengo una enana de 13 meses y durante este período es cierto que las ganas han descendido por el cansancio que supone tener hijos pero como dices, es cierto que las ganas de caricias y mimos no se van nunca.
    Aunque es el mismo cansancio el que probablemente hace que al buenpadre tampoco le apetezca hacer un masajito que desemboque en algo más.
    Yo quería preguntarte si conoces algún espacio/blog donde los buenospadres también puedan encontrarse, desahogarse y poner sus experiencias

  28. Yo de nuevo. Se me envió el mensaje antes de terminar.
    Pues eso, que si conoces algún espacio don ellos también se expresen, porque nosotras somos más expresivas y en seguida hacemos piña pero a ellos les cuesta más y estoy segura que a mi buenpadre le encantaría encontrar un lugar así.
    Un abrazo y gracias de antemano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X

La web del Club utiliza cookies para mejorar tu experiencia y hacerte ganar unos segunditos. Haz click en aceptar si estás de acuerdo. Aceptar Leer más