¿Qué quieres encontrar?

12
El lunes me pongo a dieta: El propósito que nunca cumplimos

El lunes me pongo a dieta: El propósito que nunca cumplimos

Llega el mes de enero y la curva de la felicidad está en pleno crecimiento. Comidas copiosas, polvorones, turrones, roscones de Reyes y alguna que otra copita ha hecho que disfrutemos de los manjares de estas fiestas pero también nos hemos ganado como premio unos kilillos. Ahora toca poner todo en orden y volver a adquirir buenos hábitos alimenticios. Yo ya he empezado y me he puesto bien visible en el frigorífico los consejos que hoy nos da iNutralia, nada de dietas milagrosas sino constancia y equilibrio para conseguir el efecto deseado. Y, por supuesto, acompañarlo de un poquito de ejercicio físico. Comenzamos. Todos los meses nuestra nutrionista Conchi de iNutralia vendrá a ayudarnos, ¿te apuntas?

Malasmadres inutralia conchi

¿Te has pasado en las fiestas? ¿Te sientes culpable? ¿No te vale la ropa de un mes para acá? ¡Basta de martirizarse! ¿De qué nos sirve? Nos sentimos culpables y nos flagelamos con pseudodietas sin control profesional, “la que me pasa la vecina”, “el top ventas de la librería de mi barrio”, “la que vende la famosa de turno”, “la fotocopia de la dieta del endocrino de mi tía”….

Primer fallo, no todas las ‘dietas’ valen para todos, nuestro organismo no es estándar, cada una tenemos nuestras peculiaridades y eso no es baladí. Para empezar, FUERA la palabra dieta, lo que hay que hacer es aprender a comer ¿para qué me sirve quitarme todos los hidratos de carbono de golpe o de repente comer la mitad?… Bueno sí sirve para algo, para querer matar a alguien o marearme en el metro o tener pensamientos oscuros…

Tenemos que conseguir una relación buena con la comida, es nuestra amiga no enemiga. Hay que disfrutar sin excesos, pero como en Navidad probablemente me he pasado, ahora es el momento de tomar las riendas del carro de la compra y tener un pensamiento positivo.

¿Y qué hago ahora? ¿Una dieta detox?

Las dietas ‘detox’ que hacen famosas y no famosas, muy habituales tras las navidades y los excesos que cometemos en este periodo festivo, son de lo más recurrentes hoy en día. Son muchas las personas que equivocadamente creen que hacer una dieta ‘detox’ es el remedio mágico a estas comilonas, pero no es así. Son dietas caracterizadas por su bajo aporte en calorías, desequilibradas y que tras dejarlas, se produce el temido efecto yo-yo, cojo el peso que perdí y en ocasiones más de lo que tenía.

Como ya he dicho, nada de supuestas dietas ‘detox’ o de choque, ejemplos son aquellas basadas en zumos que te obligan a estar en ayunas, o comer todo el día piña, o solo comer proteína, o hincharme a caldos mágicos de verduras. En todos estos casos no existe evidencia científica para la pérdida de peso, para que esta sea saludable (física y mentalmente) ni sostenible en el tiempo. ¿Creéis que merece la pena estar 5 días a base de zumo (bastante caro por cierto)? Me quedaré estupenda y con un chute de energía y optimismo efecto de la cetosis, subiré subiré el ánimo, pero la caída será dolorosa y el peso volverá rápido e incluso acompañado de algún amigo más.

Este tipo de dietas son pan para hoy y hambre para mañana. Es cierto que unos primeros días de comida más ligera van a ayudarnos a sentirnos mejor, sobre todo por los síntomas más recurrentes tras las comilonas, pesadez de estómago, ardor, estreñimiento, etc. Fuera las modas, hagámoslo bien desde el comienzo, comencemos a ‘desintoxicarnos’ de malos hábitos como comernos las sobras de los buenoshijos, noche sí y noche también.

Por lo que no se trata de llevar a cabo una dieta depurativa, sino de poner en orden nuestra alimentación y las de toda nuestra familia. Para esta primera semana postnavideña podemos ayudarnos con los siguientes trucos:

1. Comer equilibrado y variado, sobre todo concienciarnos en meter fruta y verdura a diario.

2. Incluye verduras con especial efecto diurético como: alcachofa, endibia, escarola, espárragos o apio. Generalmente destacan por tener un sabor algo más amargo que el resto.

3. ¡No olvides tomar tus 3 raciones de fruta al día!

4. Hazle un favor al hígado y no consumas más alcohol.

5. Evita comer cortes de carne grasos durante unos días, como son: cordero, cochinillo, buey, chuletas, costillas de cerdo o vaca, y la piel de las aves.

6. Cocina con muy poquito aceite (2 cucharadas al día por persona).

7. Bebe mucho líquido (consomés, infusiones, agua…). El agua ayuda a eliminar toxinas y restablece el equilibrio hídrico.

8. Toma infusiones digestivas que lleven anís, menta, melisa, hinojo, cominos,…

9. Mejor pescado blanco que azul, ya que su fácil digestión y su riqueza nutricional, te ayudará a vencer los empachos.

10. Evita la sal, y alimentos con mayor contenido en sal, como las conservas o embutidos.

11. Nada de platos precocinados.

12. ¡Muévete! Llevar a cabo una vida activa es igual de importante que comer bien, por lo que, no esperes a que se pase la pesadez y sal a caminar.

Mis primeros pasos hacia una alimentación en condiciones:

Tras unos días de transición con nuestros consejos ‘depurativos’, llega el momento de poner nuestra alimentación en orden. Planifica tus menús, que sean equilibrados y variados, sin excesos pero que se disfruten. Lo ideal es dejarte guiar, porque para ello existen profesionales, si supiéramos comer bien no existiría el sobrepeso ni muchas enfermedades.

En definitiva ¿qué me puedo proponer si soy sensata? Aprender a comer, rétate a ti misma a comer saludablemente, perder peso poco a poco sin torturas, fíjate metas como comer más fruta (o comer fruta sin más), intentar siempre meter verdura en los platos, etcétera, pero con cabeza que los cambios no son fáciles. No podemos pretender que en casa, donde las menestras sólo se ven en las revistas de cocina, de un día para otro reciban con los brazos abiertos un buen plato de acelgas.

Para esto estamos, para enseñarte, proponerte platos y recetas, animarte si te hace falta y aprender, nunca paramos de aprender en todos los aspectos de la vida, y la alimentación y la salud no van a ser menos.

¿Te apuntas a comenzar el año poniendo en orden tus hábitos alimenticios? ¿Qué es lo que hacéis para perder esos kilos ganados en Navidad?

ANTES DE QUE OS VAYÁIS a comenzar a poner en práctica todo lo que Conchi nos ha contado. ¡Apuntad en la agenda! El próximo día 21 de enero miércoles tendremos chat en directo con nuestra nutricionista en twitter. De 14 a 15 horas podremos preguntarle todas las dudas que tengáis sobre vuestros hábitos alimenticios, sobre nutrición, dietas… Ella estará al otro lado para ayudarnos en todo. Podéis enviarle todas las preguntas a @iNutralia con el hashtag #malasmadresaplan

Han comentado...

  1. A mi me hace mucha gracia cada vez que leo algo sobre nuevas dietas!! Si no hay más misterio que comer sano y hacer ejercicio!! Muy buen post!! Verdades cómo templos!! Ala, a cerrar la boquita comiendo sano!! Bufff

  2. Yo no digo nada, que aqui la preñi sigue teniendo escondida una tableta suchard, la última, el gran tesoro, cuando se gaste… hablo de fruta y eso. jaaja

  3. Genial!!!Que fácil me lo has puesto.Sigo a la practica todo lo que has contado desde hace tiempo.Y es cierto que funciona.No hay nada como tener buenos hábitos alimenticios.Muchas gracias.El miércoles charlaremos.

  4. Genial el post de hoy!! Para entrar en el modelazo que llevaremos en la party 2 hay que empezar desde ya!! Aconsejo a todas seguir las recomendaciones que nos proponen hoy porque funcionan de verdad. Yo cuando mi peque cumplio los tres meses empece a ir a una dietista-nutricionista y me ha ayudado a perder los kilitos de mas que se quedaron del embarazo y a aprender a comer y a cuidar la alimentacion. Te preparan unos menus especificos para ti y sin pasar hambre ni atiborrarte de productos raros ni batidos. Animo a todas a conseguir este proposito en este comienzo de año!!

  5. Yo con la lactancia de momento no me planteo ninguna dieta, pero lo de aprender a comer bien debería aplicármelo ya, que a principios de marzo tengo una boda y alguna podría preguntarme si estoy de nuevo embarazada con un bebé tan pequeño.

  6. A mi estas cosas me encantan, por que llevo ańos haciendo una alimentación saludable(con sus pequeńas trampas) y ejercicio a menudo y se notan los resultados, así que les animo a todas.
    Algo importante: A mi me recomendaron siempre empezar por el ejercicio, es el que te va a cambiar el apetito.

  7. ¡Ay Conchi! Lo mío creo que no tiene remedio. Sé que tengo que cambiar radicalmente mis hábitos pero es que me puede la pereza. Ya ves que la única etapa de mi vida en la que adelgacé sin esfuerzo fue el embarazo.Creo que la niña me ocupaba todo el espacio y no tenía nunca sensación de hambre. 11 kilos perdí. Nació hace 14 meses y ya casi los he recuperado todos. ¡Qué pena de vida!

  8. Para estar a tono con el tema, le cuento rápidamente lo que se acostumbra comer-cenar en las navidades en mi país (México) y por qué a comienzos de enero nos da pánico probarnos ese pantalón entalladito que tanto nos gusta, por temor a botarle el cierre:

    – pierna de cerdo al horno con variedad de salsas (si son grasocitas, mejor)
    – pavo al horno también con variedad de salsas y rellenos
    – pastas de todo tipo con salsas ricas en grasa y condimentos
    – romeritos (una especie de hortaliza, no es igual al romero) con mole y tortitas de camarón
    – pollo asado o al horno con ensalada o papas
    – ensalada rusa (verduras cocidas con crema y mayonesa)
    – ensalada de manzana (por supuesto con mucha crema y piña en almíbar)
    – todo tipo de postres, en esta época se come de todo (pasteles, arroz con leche, natillas, frutas cubiertas)
    – bebidas de la temporada: ponche (frutas hervidas con azúcar, se le agrega ron o brandy al servir)

    Estos son los típicos alimentos navideños, los cuales comemos con singular alegría sin pensar mucho en la báscula. Por ello, estamos ahora en el ingrato trabajo de contar las calorías de cada comida para perder esos kilillos que se ven a través de ese lindo suéter que nos regaló el novio y que en diciembre nos quedaba como guante.

    En fin, una de las cosas más satisfactorias de la vida es la comida y lo divertido es soltarnos el pelo una vez al año, siempre y cuando no nos resignemos a ser gorditas felices.

    Un beso desde México

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X

La web del Club utiliza cookies para mejorar tu experiencia y hacerte ganar unos segunditos. Haz click en aceptar si estás de acuerdo. Aceptar Leer más