Side Area

Ellas opinan: mi experiencia con el TDAH

Ellas opinan: mi experiencia con el TDAH

Cuando esta semana Susana, una Malamadre muy querida en el Club, compartió en RRSS un vídeo con su experiencia con el TDAH (Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad) muchas madres se sintieron acompañadas e identificadas con ella. Hoy hemos querido que nos cuente su historia en nuestro blog para que pueda ayudar a otras personas que se encuentren en la situación de nuestra protagonista. ¡No dejes de leer el post de hoy!

*Podéis seguirla en @susanarivero78

Siempre lo tuve claro, más que cualquier otra cosa en la vida, yo de mayor quería ser madre, y lo conseguí, mi gran ilusión hecha realidad. Durante mi primer embarazo leí sobre los cuidados de la mamá, los cuidados del recién nacido, asistí a todas la clases de preparación al parto con la matrona, hice gimnasia para embarazadas, pregunté a mis amigas que ya habían sido madres y todas me decían que era una experiencia maravillosa pero agotadora. Ya en el hospital, con mi buenahija1 sana en brazos, experimenté un cúmulo de emociones que se agolpaban en mi cabeza y nublaban mi razón: miedo, felicidad, alegría, angustia, culpa, enfado. Acababa de convertirme en Malamadre.

Recuerdo los dos primeros meses como los más largos de mi vida; lloraba mucho, le costó engancharse al pecho, dormía poco y mal, tuvo muchísimos gases… mi cansancio era extremo y si a esto añadimos todos los consejos no solicitados, los juicios de valor y mis hormonas revueltas, el resultado era una madre malhumorada, decaída y llena de culpa; esta no era la maternidad que yo me había imaginado, y solo acababa de empezar.

El tiempo fue pasando y mi instinto más primario me decía que ella no era como los buenoshijos de mis amigas con los que yo podía comparar, ya que habían nacido el mismo año y mes que ella. Era muy nerviosa, un huracán, se movía continuamente, tenía muchas y fuertes rabietas, no nos hacía caso, le costaba coger el sueño. Daba igual el sitio, siempre se comportaba igual en todas partes; yo sentía cómo se me clavaban las miradas hostiles e inquisidoras de las personas de alrededor, que me hacían sentir más culpable aún.

Cuando tenía dos años, una educadora de su escuela infantil se atrevió a juzgarnos, me dijo que el comportamiento de la niña era debido a la falta de atención del adulto, sabiendo perfectamente que todas las tardes las pasaba conmigo. Y con la familia no era mucho mejor, nos decían que la niña hacía lo que quería porque se lo consentíamos, que no teníamos mano dura; nos tachaban de malospadres. Al final del día, yo acababa muchas veces llorando, agotada, angustiada, frustrada, enfadada… quería a mi hija más que a mi vida, pero me sentía la peor madre del mundo, atrapada en un túnel sin poder ver la luz, y así, día tras día. El buenpadre también lo pasaba mal, pero estaba menos tiempo con ella, y además está hecho de otra pasta.

Fue al entrar al cole con tres años cuando saltaron todas las alarmas; había pasado mes y medio desde el inicio del curso cuando su profesora me reunió con urgencia para preguntarme qué la pasaba, pues no hacía caso a ningún profesor, se levantaba mucho, se caía de la silla, era impulsiva, interrumpía; sin embargo, tenía un lenguaje y una capacidad de raciocinio de un niño de cinco años y esto les despistaba aún más, pues pensaban que eran llamadas de atención. A partir de aquí, empezó nuestro periplo: la valoró la orientadora del colegio y nos derivaron a una psicóloga para que nos dieran pautas de comportamiento. Mejoró pero no lo suficiente, seguía teniendo quejas de todos los profesores, de las cuidadoras del comedor, y siempre estaba castigada, si no era por uno, era por otro; psicológica y físicamente era agotador. Hasta que su profesora, recién cumplidos los cinco años, me dijo lo que yo llevaba años imaginándome, que muy probablemente era TDAH. Me recomendó que la llevara al médico para que se lo valoraran y tras varios meses con una psicóloga clínica, llegó el diagnóstico: Alba tiene el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH de tipo combinado), un trastorno invisible que no siempre es fácil de detectar y que muchas familias padecemos; mucho ánimo a todas ellas.

Y vosotras Malasmadres, ¿os sentís identificadas con la historia que cuenta hoy Susana? Os esperamos en los comentarios.

La experiencia de Susana en este vídeo

¡No te lo pierdas!

37 Comentarios
  • Susana

    16 Julio, 2017 a 1:04 pm Responder

    Muchas gracias, chicas, por dar visibilidad a este trastorno invisible y sobre el que todavía hay muchas dudas de su existencia, hasta tal punto de llegar a negarlo. Es posible que pueda haber sobrediagnóstico, no todos los niños movidos son hiperactivos, no lo niego, pero se debe a un mal diagnóstico por no haber obtenido ni contrastado la información obtenida. Pero de ahí a negar su existencia va un mundo. Quienes verdaderamente entienden este trastorno son las personas que lo vivimos a diario en primera persona. El no sentirnos solos y comprendidos nos ayuda mucho en nuestro día a día. Mucho ánimo para todas estas familias, no estamos solas.

  • MAR GALLEGO MAYO

    16 Julio, 2017 a 1:05 pm Responder

    Hola,me llamo Mar y tengo una buenahija de 6 años que se llama Coral.Me he sentido totalmente identificada con cada palabra de Susana. También llevo tiempo sopesando que pudiera tener este problema,lo único que no coincide es el comportamiento de ella en el cole, porque allí es una niña modelo. Su profesora me dice que es la más formal,la hemos llevado al psicólogo cuando cumplió los 4 años y nos decía que era demasiado pronto para un diagnostico. Sabéis de algún caso,de TDAH, en el que el comportamiento en el cole sea modélico y fuera de el no?????
    Muchas gracias por vuestra pagina, que no os podéis imaginar hasta que punto me ayuda,porque muchos días el sentimiento de malamadre me come,pero leo alguno de vuestros blogs y me anima ver que no estoy sola en la lucha por ser Madre(buena o menos buena). GRACIAS.

    • Mercedes Pérez

      17 Julio, 2017 a 8:15 am Responder

      Hola Mar, me llamo Mercedes y mi hija que tiene 9 años presenta el mismo comportamiento que tu hija. Del colegio no me dan quejas de comportamiento (solo que habla muchísimo), pero en casa nos tiene amargados. Desde chica necesita pocas horas de sueño, es muy nerviosa, no puede controlar quedarse quieta, tiene las manos de trapo (lo tira absolutamente todo), en muchas ocasiones parece que está en otro mundo, necesitas repetirle las cosas varias veces para que te escuche (y no es que pase de hacer lo que le dices, es que realmente está en otro mundo y ni te escucha). Pasé por una psicóloga de la seguridad social con 3 añitos y hace un par de meses por una privada, nadie que ha comentado la posibilidad de TDAH, me dicen que es problema de educación, pero mi hija siempre me dice que no puede quedarse quieta. Todo el mundo me culpa de su comportamiento, pero yo se que en su interior algo le pasa que le es imposible quedarse quieta y que tarda en obedecer porque no te escucha.

      • Susana Rivero

        17 Julio, 2017 a 11:41 am Responder

        Hola Mercedes. Te comento lo mismo que a Mar: si la niña no presenta dificultades de aprendizaje de ningún tipo, no te sabría decir, la verdad. Mi hija, aunque no le han medido el CI, desde el colegio y la psicóloga clínica que la trató, siempre nos han dicho que es Altas Capacidades, y que gracias a eso, compensa su distracción y movimiento a la hora de aprender. Pero ella sí presenta dificultades para realizar tareas, para concentrarse, aunque sepa qué es lo que tiene que hacer. En el vídeo no lo comenté, se me olvidó, pero a ella la hicieron una analítica, por si pudiera tener descompensado algún parámetro, la miraron la vista y comprobamos en casa, sin llevarla a un especialista, si oía bien, por ejemplo, hablando mi marido y yo en tono normal sobre ella pero sin dirigirnos a ella, a ver si respondía, y sí lo hacía. También insistieron en si siempre había sido así, si había habido alguna circunstancia familiar importante, tipo divorcio, muerte de algún familiar cercano, cambio de domicilio, etc.

        Lamento no haberte podido ayudar mucho, pero si tu crees que a tu hija le pasa algo, pide una segunda opinión. Mucho ánimo.

      • MAR GALLEGO MAYO

        17 Julio, 2017 a 1:49 pm Responder

        Muchas gracias por contarme tu experiencia Mercedes. Mucha suerte y animo

    • Susana Rivero

      17 Julio, 2017 a 11:28 am Responder

      Hola Mar,

      Lo normal es que el niño TDAH, que tiene hiperactividad, también lo manifieste en el aula. ¿Ella en el cole se concentra y aprende sin esfuerzo?¿Tiene alguna dificultad?¿A la hora de realizar tareas, las termina en un tiempo razonable?. Tendrías que recabar información de este tipo de sus profesores y si es así, podría darse el caso de que solo fuera TDA, Altas Capacidades, dislexia, u otros, que también comparten similitudes. Espero haberte ayudado.

      • MAR GALLEGO MAYO

        17 Julio, 2017 a 1:48 pm Responder

        Muchas gracias Susana, te diré que aprende rápido de hecho aprendió a leer sola,habla como una adulta con palabras que hasta su padre a veces tiene que buscar,me han comentado su profesora que es lenta en hacer sus tareas pero porque es muy meticulosas, si que le notamos algo de dislexia pero me dicen que es pronto para un diagnostico.
        Podrías por favor poner el título del libro del que hablas en el libro.
        Muchas gracias
        Un saludo

        • Susana Rivero

          17 Julio, 2017 a 3:55 pm Responder

          Hola Mar, por lo que comentas, que empezó a leer sola y su vocabulario rico, puede que sea altas capacidades, mi hija despuntaba en el habla, nos dijo su profesora que con tres se expresaba como una de cinco. Coméntaselo a su profesora y orientadora; también a su pediatra. Y si hay sospechas de dislexia, seguid observándola. El libro que comentaba en el vídeo es: “Convivir con niños y adolescentes con Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH)”, autor Soutullo, Editorial Médica Panamericana. Yo lo compré en Amazon. Mucha suerte y ánimo, espero haberte ayudado. Un saludo.

  • Ana Gordillo

    16 Julio, 2017 a 2:36 pm Responder

    Gracias por compartir tu historia. Yo soy mamá con TDAH tipo combinado mi hijo de 14 también más TEA y ina niña de 11 años impulsiva, rebelde y muy autoritaria. Aquí no nos abuŕrimos.
    No es fácil, la maternidad no lo es. Eso sí es una aventura increible.

    Un abrazo

    • Susana Rivero

      17 Julio, 2017 a 11:46 am Responder

      Cierto, Ana, si criar a los hijos ya es complicado de por sí, cuando nuestros hijos tienen alguna necesidad especial, la cosa cambia y tenemos que estar concienciadas las familias, los colegios, el entorno, para seguir todos las mismas pautas y sobre todo, que ellos se sientan apoyados, comprendidos y queridos. Mucho ánimo.

  • Eva palanques

    16 Julio, 2017 a 2:44 pm Responder

    Exactamente Susana. Nosotros recientemente hemos descubierto que nuestro hijo de casi 6 años tiene tdah pero de siempre hemos visto que nuestro hijo era diferente al resto, ya que tenemos amigos con niñas de edad muy igual. mi marido no quiere ni oír hablar de comentarlo con los amigos. Yo el digo que así, algunos amigos con niños y a los que Alex a veces, empuja sin razón o les grita, entenderían muchas cosas. No quiero decir que lo etiqueten, pero el trastorno está ahí. Ahora trabajamos mucho con un grupo de psicopedagogos y lo hemos cambiado de cole ya que estaba en uno privado y claro, allí mientras va todo bien es muy bonito, pero hemos pasado varios años malos ya que los profesores se quejaban todos, castigado siempre, lo sacaban de clase para poder seguir una rutina con los demás…. en fin, que no sé si este serà mejor pero tanto psicopedagogos como neuropediatra nos han recomendado que le irá bien ( y a nosotros) un cambio a un cole público. Gracias por compartir esto tan personal con todos nosotros. A mí al menos me has ayudado a ver qué es más común de lo que me pensaba y además hay mucho tabú en la sociedad. El tema horarios a mí me pasa mucho. Cuando le alteras las rutinas un poco se altera muchísimo y no sabes cómo gestionar a veces ciertas situaciones. Un saludo y muchas gracias por todo. Y sobretodo mucho ánimo

    • Susana Rivero

      17 Julio, 2017 a 11:53 am Responder

      Eva, entiendo por lo que estáis pasando, y también entiendo a tu marido. Pero yo soy de la misma opinión que la tuya: si vuestro entorno, los amigos lo son, conoce lo que le pasa a vuestro hijo, comprenderán su comportamiento disruptivo, su impulsividad, sus rabietas, y si os quieren de verdad, os apoyarán y os brindarán su ayuda. Yo he tenido mucha suerte con eso, aunque al principio mi marido pensaba que me comía mucho la cabeza, lo cierto es que cuando nos dieron el diagnóstico, él lo aceptó y en ningún momento lo ocultó. Lo lleva peor la familia que los amigos; a mí me ha ayudado muchísimo el contarlo a mis amigas, incluso cuando la situación era complicada y yo también estaba nerviosa, ellas han hecho de mediadoras, puesto que estaban tranquilas. Rodearos de personas que os comprendan y apoyen incondicionalmente. Mucho ánimo, lo estáis haciendo bien, ya estáis en el camino, concienciados y con ayudas de psicopedagogos. Un saludo.

  • Triana Caño Ocaña

    16 Julio, 2017 a 2:56 pm Responder

    Mi sobrino tiene la misma enfermedad diagnosticada, a menudo las personas que le rodean lo juzgan o juzgan a sus padres como dice el artículo por no saber frenar sus actitudes, en el colegio, a pesar de saber cuál es el motivo de su falta de atención, no le ofrecen respuestas educativas acordes a sus necesidades, él (mi sobrino) toma una medicación que hace que pueda concentrarse durante unas horas, después de tomarla, de modo que cuando tiene un examen, si éste se adapta a las horas en las que él está concentrado lo pasa, (lo aprueba y con nota, mi sobrino tiene una madre que se queda con él todas las tardes ayudandole en su estudio y sus tareas y que dice sentirse frustrada cuando ve que el esfuerzo de ambos no recibe recompensa al ponerle el examen a su hijo a primera hora (donde eo fármaco aún no ha hecho efecto) o a última, donde el pequeño ya no es capaz de concentrarse.) No se entiende como un sistema educativo que reconoce a mi sobrino como alumno con NEE (necesidades educativas especiales) no es capaz de entender que su rendimiento y esfuerzo no puede medirse en la nota de un sólo y único examen de la asignatura, sino en su trabajo y esfuerzo diario.. Pues, podríamos juzgar a un pez y un pajaro de forma igual por su habilidad para bucear?
    Atentamente : una malatia indignada

    • Susana Rivero

      17 Julio, 2017 a 12:01 pm Responder

      Hola Triana, entiendo vuestra indignación por la poca empatía por parte del colegio. Mi hija no está medicada, pero si lo estuviera y le pasara lo que a tu sobrino, intentaría por las buenas hablar con dirección para que le programasen los exámenes en las horas de máxima concentración. Si no aceptaran, con la ley en la mano, no sé si eso se puede conseguir legalmente, tendríais que ir a la delegación de educación del municipio a informaros. Yo he leído y escuchado a expertos en TDAH que hay medicación que dura más tiempo, que es gradual, por si fuera otra opción, aunque también sé de oídas que no todas las medicaciones van bien a todos los niños. Mucho ánimo.

  • Adriana Roiz Sánchez

    16 Julio, 2017 a 3:29 pm Responder

    Al fin!!! Debe ser de las primeras ( si no la primera) que se habla “en positivo” del TDA-H !! “No existe”, “se sobrediagnostica”, “de droga a los niños”….
    Mi experiencia es similar a la tuya, el periplo y el primer diagnóstico a los cinco años, y ahora reciendo cumplidos los 9 un diagnóstico más a fondo y más duro si cabe, pero a por ello de todas formas!!!!
    Cuando las dificultades no se “ven” parece que tenemos que ir por delante con la justificación y la explicación de porque nuestros hijos se comportan así…. tremendamente agotador y con mucho trabajo y sufrimiento por parte de las familias…. y mucho por aprender y apoyar el entorno y la sociedad!!!! Animo Susana!!!

    • Susana Rivero

      17 Julio, 2017 a 12:06 pm Responder

      Muchas gracias, Adriana. La parte negativa del trastorno ya la conocemos quienes vivimos con ello, pero hay luz al final de túnel, y con mucho esfuerzo, colaboración de la familia, el colegio y el entorno más cercano, se consiguen resultados positivos, de verdad. También es cierto que hay casos y casos, no todos tienen el mismo grado, también se producen cormobilidades… Pero resulta muy gratificante cuando por fin comprendes lo que le pasa a tu hijo y conectas con él, y llega un momento que lo que opine el resto, juzgándote, te resbala, pero claro, antes ya lo has sufrido en tus carnes. Mucho ánimo en tu lucha. Un saludo.

  • Manuela

    16 Julio, 2017 a 4:44 pm Responder

    Muchas gracias por compartir tu experiencia porque Despues de estar escuchando desde la guardería que mi hijo es muy inquieto que no obedece etc etc al recoger las notas del segundo trimestre de primero de primaria me planté en la consulta de su pediatra y como una loca llorando le conté cómo desde que nació no paraba y que al llegar a primaria todo se había aumentado al tener tareas y no querer y que ya no podía más. La pediatra me miro me dio un pañuelo y con una voz de calma me dijo tranquila todo irá bien; conseguiréis que su huracán sepa ir por el camino correcto. Nos derivó a la psicóloga lo vio y abrio el protocolo para evaluarlo. Hace menos de un mes nos dijeron que es tdah combinado. Al igual que a ti mi marido aún no es capaz de reconocer que tiene un trastorno y tengo doble tarea. Así que escuchar tu historia me ayuda y sobre todo me consuela. Al principio pensaba que como su hermana teniendo nació cuando él tenía dos años su comportamiento es fruto de celos y como llamaba de atención. Pero no, es un trastorno. De nuevo mil gracias! 😘😘😘😘

    • Susana Rivero

      17 Julio, 2017 a 12:10 pm Responder

      Muchas gracias, Manuela. Mi marido, antes de que nos recomendara la profesora de mi hija que le miráramos el TDAH, pensaba que me comía mucho la cabeza, lo cierto es que cuando nos dieron el diagnóstico, él lo aceptó y en ningún momento lo ocultó, ni a la familia ni a los amigos. Y hablamos de ello con toda normalidad entre nosotros y quien haga falta. Es fundamental que ambos padres estéis igual de concienciados y lo aceptéis para poder apoyar a vuestro hijo, pues las dificultades de este trastorno ya son bastantes, para que encima no le deis los dos la misma comprensión y apoyo que vuestro hijo necesita. Mucho ánimo!

  • Marcela Garcia

    16 Julio, 2017 a 5:40 pm Responder

    Mi hija padece lo mismo sin embargo no presenta hiperactividad y falta de sueño tan marcado.
    El control de emociones y de esfínteres es lo que más hemos sufrido, lo bueno es que ya está atendida por un neurólogo y una psicóloga y poco q poco hemos visto resultados favorables.
    Es muy desgastante aún siendo psicoteraputa me ha costado lágrimas y malos ratos.
    Además este deficit puede ser diagnósticado hasta los 5 años porque de hacerlo antes puede confundirse con otros padecimientos.
    Saludos!

    • Susana Rivero

      17 Julio, 2017 a 12:13 pm Responder

      Mucho ánimo, Marcela. Nunca es fácil que te digan que tu hijo tiene un trastorno que le dificulta su día a día. Pero teniendo un diagnóstico, al menos ya podemos comprenderles y buscar la ayuda necesaria para sobrellevar las dificultades. Un saludo.

  • Carmen Cuburuco

    16 Julio, 2017 a 8:04 pm Responder

    Muchas gracias por el vídeo porque además de explicativo es informativo, tengo un problema muy parecido y a dia de hoy desde hace 3 años aún no esta diagnosticado en un posible TDHA o TDA el cual nadie me ha sabido dar una explicación, es un tema que me ronda dia y noche sin tener ninguna explicación, llevo 3 años a través de la seguridad social los cuales han dado el alta sin diagnóstico firme, el colegio me sigue insistiendo que el niño tiene un posible TDA o TDHA pero debo acudir a un profesional para que me lo indique, su problema es que al igual que la niña de Susana mi hijo es un niño listo, inteligente con capacidad de razonamiento, entendimiento y análisis de todo muy bueno pero no se esta quieto en clase (ni en ningún lado), y su mayor problema es que no quiere escribir, tiene un problema de grafía que aunque tenga un nivel de inteligencia alto su escritura le afecta para lo demás, actualmente esta siendo estudiado por una psicóloga privada y a falta de estudios de nivel sensorial a ver si algo le falla y es lo que le impide que su cerebro le de la impulsividad necesaria para que su grafía y su nivel postural para realizar su tareas se la correcta para un niño de 7 años y no le afecte en sus clases ya que pasará a 2do de primaria y es cuando comienzan los problemas más grandes. REalmente no se que hacer, me siento una malamadre literalmente aunque siempre estoy a su lado y le doy las pautas necesarias para que su comportamiento sea el más adecuado y mejore su grafía pero creo que nada ha funcionado, tengo terror (y lo digo abiertamente) a que se medique porque creo que me sentiría más culpable y no sabría que es lo correcto, espero pueda obtener mejores resultados y en breve porque sin diagnósticos definidos creo que es más difícil, ya que no se si es movido realmente o si de verdad tiene un problema que se esta dejando pasar.

    • Susana Rivero

      17 Julio, 2017 a 12:20 pm Responder

      Muchas gracias, Carmen. Entiendo tu angustia, pues en el colegio piensan que hay algo y después de la valoración, no le han visto nada. Si además dices que es un niño inteligente y tiene dificultades en la escritura, algo puede haber ahí, alguna disgrafía, o dislexia, no sé muy bien. Busca una segunda opinión, a ver si dais con lo que le pasa. En cuanto a la medicación, si os la prescriben y confiáis plenamente en el profesional que os la manda, será por algo. Mucha gente opina que los niños medicados por TDAH o cualquier otro trastorno están siendo drogados, pero nadie se plantea si se droga un niño que tiene que pincharse insulina. Mucho ánimo.

      • Adriana Roiz Sánchez

        17 Julio, 2017 a 4:33 pm Responder

        Susana!! No puedo estar más de acuerdo contigo! El ejemplo de la insulina es el que yo siempre pongo! Está claro que nadie quiere medicar a sus hijos , pero hay diagnósticos que obligan a ello! No todos los niños con TDA-H lo necesitan, pero muchos si, y sin la medicación sería imposible! Mi hija estaba diagnosticada de Tda del tipo inatento, ya comenté que ante una nueva valoración el diagnóstico es más “profundo”… pero está claro uebdin la medicación no hubiéramos sido capaces de llegar a donde estamos…
        Animo a todas las madres/padres, si no lo tenéis claro buscad buenos profesionales y poneros en sus manos!!!

        • Susana Rivero

          17 Julio, 2017 a 5:58 pm Responder

          Verdad, Adriana? Es innegable que medicar a un hijo por un trastorno invisible y además con estimulantes, asusta. Por eso es tan necesario visibilizarlo, que se conozca, porque de esta manera se dejará de juzgar deliberadamente a los niños y padres afectados. En fin, mientras tanto, mucho ánimo y paciencia. Y como me dijo una vez una psicóloga: “ponte el impermeable de las emociones y que te resbale la mierda de los otros”, muy gráfico jajaja. Un saludo.

  • BLANCA LAMBEA AZCONA

    16 Julio, 2017 a 9:56 pm Responder

    Como te entiendo, aunque en mi lugar fui yo la que estuvo luchando con los educadores fesde los tres años, hasta que en primaria al hablar un día con su EDUCADORA me dijo que iba a valorarla porque algo pasaba. No tenía amigos, se movía mucho, perdía tiempo en los exámenes con los bolígrafos, y al final salió el problema: Déficit de atención con hiperactividad. Desde entonces es una lucha diaria (y ya tiene 16) pero vamos poco a poco y seguros y todo gracias a esa EDUCADORA.

    • Susana Rivero

      17 Julio, 2017 a 12:26 pm Responder

      Blanca, cómo te entiendo! Yo llevaba preguntando a todas las educadoras por las que pasó mi hija si podía ser TDAH. Pero todas me decían que era muy pronto. Actualmente, mi hijo está en la misma guardería que estuvo mi hija, y hablando con las educadoras, les pregunté si se acordaban de Alba y me decían que sí, como para olvidarla, jajaja, y más de una me ha dicho a toro pasado que se le veía de lejos que algo tenía, pero lo dicho, todavía era muy pronto.

      Ya en el colegio saltaron las alarmas, tenía quejas de todos los profesores, pero fui yo la que insistí para que la valorara la orientadora del colegio, porque no sabíamos cómo tratarla en casa, y fue ahí cuando nos derivaron a una psicóloga proporcionada por el ayuntamiento, para darnos pautas de comportamiento. Nosotras tenemos un instinto y sabemos cuándo algo no va bien, y eso no nos lo quita nadie. Mucho ánimo.

  • Irene

    17 Julio, 2017 a 12:55 am Responder

    Enhorabuena por compartir tu experiencia! Estoy segura q puede ayudar muchísimo a otras familias. Mucho ánimo y a luchar!

    • Susana Rivero

      17 Julio, 2017 a 12:28 pm Responder

      Muchas gracias, Irene! A mí me ayudó escuchar otros testimonios reales, por eso me decidí a subir el vídeo que me había grabado con otro objetivo. Un saludo.

  • Mónica Ayuso Ortiz

    17 Julio, 2017 a 1:20 am Responder

    Te agradezco mucho tu testimonio porque yo creo que mi buenahija de 4 años lo tiene. Seguramente la lleve a valorar este otoño.
    Un saludo

    • Susana Rivero

      17 Julio, 2017 a 12:31 pm Responder

      Muchas gracias, Mónica. Mucho ánimo y mucha fuerza. Un saludo.

  • ValkyriaPc

    17 Julio, 2017 a 11:39 am Responder

    Hola a todas, después de mucho rebuscar i formación sobre el Tdah durante mucho tiempo, fui a dar con unos videos de un neurologo-logopeda…. Llamado José Ramón Gamo que son buenísimos tanto en la forma de explicar los síntomas, como el funcionamiento del cerebro e incluso formas de ayudarlos para evitar los típicos conflictos de olvidos y broncas. Simplemente tenéis que buscar por su nombre en Youtube y os saldran tanto de niños, como de adolescentes.
    También tiene una organización en Madrid que se llama centro CADE que hace cosas con niños con dificultades de aprendizaje y salen lugares donde imparte algunas charlas. Yo he ido a u a que no era 100% sobre tdah sino enfocada a la neurodidactica de la que también pude extraer información para ayudarle a estudiar en casa, es recomendable 100%

    • Susana Rivero

      17 Julio, 2017 a 1:00 pm Responder

      Sí, Valkyriapc, es verdad, José Ramón Gamo es muy bueno, yo también le descubrí buscando por internet y estuve en una charla suya en Madrid; es tremendamente inspirador, me encanta cómo explica todo lo relacionado con el trastorno y el funcionamiento del cerebro de los niños. Os lo recomiendo también.

  • Nataly

    19 Julio, 2017 a 5:13 pm Responder

    Buenas tardes, he encontrado por internet un doctor que esta por fuera del sistema ( el no gana por vender y recetar a la gente) su objetivo es ayudar de verdad, en cuanto a los sintomas de un paciente el Por que? Tengo 2 hijos y mi nina al igual que yo somos un poco distraidas, mis problemas de salud actuales me han llevado a buscar y buscar y pues encontre los videos y para mi caso me han sido de mucha ayuda y muy veridicos Los alimentos procesados los retire casi en un 90 por ciento, los pecadillos a veces y me siento fatal cada vez que los como Dios ayudame!

    • Susana Rivero

      20 Julio, 2017 a 1:20 pm Responder

      ¡Mucho ánimo, Nataly! Un saludo.

  • […] ‘Mi experiencia con el TDAH’, con Susana Rivero. […]

  • Zulma Yumara

    31 Agosto, 2017 a 8:01 am Responder

    Hola, Buen día. Se perfectamente de lo que estás hablando, para mí ha sido una camino largo de bajadas y subidas, pero nunca he perdido la Fe en Dios y hoy después de conocer más a mi hijo y de entenderlo, me he hecho más fuerte para apoyarlo pese a todo, ahora el tiene 11 años y mientras yo tenga existencia en esta vida nunca lo dejaré sólo. A todas las madres con hijos TDAH, Bipolares, Asperger etc, No se rindan Jamás!!, Somos lo único que ellos tienen de su lado, siempre Adelante!!

    • Susana Rivero

      31 Agosto, 2017 a 12:01 pm Responder

      ¡Hola Zulma! Fácil no es, desde luego, pero son los hijos que nos ha tocado y tenemos que quererles y apoyarles cada día. Mucha suerte y siempre adelante, como tú dices. Un saludo.

Comentar

X