¿Qué quieres encontrar?

10
Ellas opinan: mamá por gestación subrogada

Ellas opinan: mamá por gestación subrogada

La maternidad subrogada es el tema que tratamos hoy en el blog. María del Carmen, mamá por gestación subrogada ha querido contar su experiencia en todo este proceso: cómo lo vivió y por qué decidió ser mamá de esta manera. Cansada de dar explicaciones y sentirse juzgada, se siente ya fuerte para relatar su vivencia y su decisión.

14_ellasopinan_mcmartinez_ficha-01

Últimamente se habla mucho de la gestación subrogada, por un lado las madres subrogadas que prestan, alquilan o como quieran llamarlo… Sus cuerpos y de esas personas “famosas” que tienen un nivel económico bastante bueno y que sin mirar dinero, destino o trabajo se lanzan a la aventura de ser padres.

Pero que pasa con esas personas que como yo, pertenecemos a la clase media española, con un trabajo, una hipoteca y que simplemente llegamos a fin de mes.

Hoy me siento llena de valor y he decidido contar mi historia, estoy un poco cansada de dar explicaciones y de justificar lo que he hecho, pero para nada arrepentida y si pudiera lo volvería a hacer.

Soy una madre de 38 años, con una enfermedad congénita que para abreviar un poco contaré que he estado 11 años en diálisis y llevo otros 11 trasplantada de riñón, además de muchos otros problemas asociados.

No podía quedarme embarazada

No me he detenido ante nada ni nadie, fue sacrificado sacar mis estudios pero con el apoyo de mi familia y de mis amigos terminé mi carrera universitaria, aprobé las oposiciones y me independicé. Cuento todo esto porque cuando estaba preparada para ser madre empezó uno de los momentos más triste de mi vida, no podía quedarme embarazada, mis médicos me lo desaconsejaban, tendría que recurrir a una donante de óvulos y no sabrían si mi cuerpo aguantaría un embarazo, si sería capaz de llevar un embarazo a término o si me quedaría en el camino. Son momentos muy duros donde la culpabilidad está presente en cada acto y pensamiento, pero estaba decidida a ser madre además de contar con el apoyo de mi familia, ya contaba con el de mi marido que estaba dispuesto a hacer lo que fuera por hacerme feliz.

Las reuniones de adopción

Para mi cumpleaños me regaló nuestra primera cita para ir a las reuniones de adopción (el mejor regalo de cumpleaños de mi vida). ¡Quédía más feliz! Nos presentamos a la reunión, aunque no fue lo que esperaba, pues al estar trasplantada de riñón hay muchos países que tienen cerrada sus fronteras, entre ellos China que es uno de los países que más niños dan en adopción. Los pocos países que quedan son con condiciones un poco difíciles de asimilar, así que de nuevo mi mundo se vino abajo.

La maternidad subrogada, una pequeña luz al final del túnel

Tras muchos meses de investigar, leer artículos, buscar por internet, nos pusimos en contacto con una agencia (todo esto en el más estricto secreto, pues no sabíamos si eran de fiar o nos estaban engañando). Qué ilusión, qué miedo, qué de sentimientos, la agencia nos aconsejó que nos fuéramos a Ucrania.

A los dos meses y medio de firmar con la agencia española, nos llamaron para hacer nuestro primer viaje para firmar un contrato con la clínica, con la madre subrogada, para que mi marido se hiciese pruebas médicas y en nuestro caso elegiríamos también a la donante de óvulos.

Qué bonito suena todo, era esa luz al final del túnel que ya empezaba a ver su fin, era nuestro sueño que empezaba a hacerse realidad, pero como todo cuento de hadas siempre tiene que haber un brujo malo que impide la felicidad perfecta y en este caso fue Rusia.

Las noticias que nos llegaban a través del televisor eran que Rusia seguía avanzando, ya tenía en su poder la zona de Crimea y nosotros teníamos que viajar a Kiev en una semana. Nuestras familias nos pedían que lo atrasáramos que esperáramos un poco, pero esa opción era difícil, cuando nos habíamos gastado todos los ahorros de nuestra vida y era ahora o nunca.

Primer Viaje

Pasamos miedo, preocupación, la gente por la calle se le veía con tristeza, pues sus hijos, hermanos, amigos o simplemente conocidos estaban unos kms más al este en pleno conflicto bélico y muriendo por su país. En la clínica, el ambiente era de total normalidad, e incluso por unas horas nos olvidamos de lo que pasaba a nuestro alrededor y la esperanza se apoderó de nosotros, conocimos a otra pareja española (hoy en día grandes amigos) y todo volvió a cobrar sentido: iba a ser mamá.

De vuelta a España las sensaciones eran raras, habíamos dejado un país en guerra para llegar a la comodidad del nuestro y con un deseo imperioso de volver, pues el segundo viaje sería para donar.

Segundo Viaje

La vida en Kiev estaba más o menos tranquila, pero el miedo seguía reinando, y nosotros con alegría pues tras la donación, se procedería a la fecundación y al cabo de los 5 días los embriones serian transferidos a la madre subrogada. Yo recuerdo que en estos días el teléfono se había convertido en una parte más de mi cuerpo, pues vivía pegada a él, esperando la llamada que me dijera que todo había salido bien. Y por fin llegó esa llamada, habían sobrevivido 4 embriones y le habían implantado 2, ahora otra vez había que esperar, hasta dos o tres semanas después no sabríamos si se habría quedado embarazada.

¡Ufff …! Eternos esos 20 días hasta que recibimos la llamada, pero esta vez no fue como las otras veces, lo recuerdo como si lo estuviera viviendo ahora mismo, lagrimas en los ojos incluida, no había embarazo. La madre subrogada estaba bien, pero simplemente no había agarrado y estaba en perfecto estado.

Me pasé el día llorando sin ser capaz de contarle a mis padres y hermanas que no había embarazo que de nuevo todo lo que había construido se había venido abajo y vuelta a empezar.

Nuestra preocupación era, ¿qué va a pasar ahora?

¡Qué momentos de angustia! La agencia nos comentó que teníamos que elegir una nueva donante, y que había que cambiar de madre subrogada, me dio mucha pena. Una de las cosas que nos comentaron antes de empezar el proceso era que una vez que lo firmáramos iban a ser todo preocupaciones ya de por vida, que gracia me hizo aquello, pues no lo comprendí, y a medida que avanzaba me iba dando cuenta de aquellas sabias palabras, la firma, los viajes, la donación, pruebas, la madre subrogada, el nacimiento, el niño anda, tiene fiebre, estudia, se casa… ¡Dios mío voy a estar preocupada de por vida!.

Tercer Viaje

Llegó el momento de nuestro tercer viaje (donación), en este caso viajó mi marido sólo, por varios motivos, así que con mucha pena e impotencia se fue a donar y yo me quedé en España, y encima fuera de formar parte del momento que sería definitivo para mi niño.

14_ellasopinan_mcmartinez-01

¡Esta vez si había embarazo!

Aquí lloramos los dos, yo no soy una persona de llorar, pero esta situación se vive muy intensamente, qué felicidad, no me lo podía creer, ahora si que iba a ser mamá. Llamamos a nuestros padres y se lo contamos, fue todo felicidad y alegría.

Todos los meses nos mandaban una ecografía detallada de cómo iba el embarazo, con toda la información, la mamá subrogada seguía estupenda y mi niño crecía sano y bien cuidado.

Lo que hubiera dado por estar junto a ella, cuidarla y darle las gracias por todo lo que estaba haciendo por nosotros, me hubiera gustado hablarle a mi bebe y decirle que aunque no estuviera en la barriguita de su mama, yo lo quería mucho y que su otra mamá lo estaba cuidando por mi, me hubiera gustado sentir su primera patadita o sus movimientos avisándome de que estaba ahí, en cambio me tenía que conformar con esa ecografía y esos informes que me mandaban y que todos los meses esperaba ansiosamente.

Papeles y más papeles

Teníamos la fecha probable de parto para el día 20 de marzo, desde la agencia nos mandaron la documentación que tendríamos que llevar a Kiev el día que el niño naciera. Nos tocó hacer varios viajes al juzgado, al ayuntamiento, desplazarnos de ciudad pues el certificado de penales era en otro juzgado, compulsas según el Tribunal de la Haya… Una auténtica odisea, pero si lo hacíamos nosotros nos salía más barato que si lo hacía una asesoría y el dinero pues nos venía bien para cuando el pequeño llegara.

Nosotros teníamos claro que apuraríamos el tiempo en España lo máximo trabajando, para cuando naciera nuestro hijo poder pedir vacaciones y estar tranquilamente en Kiev hasta arreglar toda la documentación sin necesidad de preocuparnos por el trabajo, pero mi sorpresa llegó cuando lo comuniqué en el trabajo (soy funcionaria) y me comentaron que las tenia que pedir con 15 días de antelación no me las podían dar de un día para otro, porque de la baja maternal mejor no hablar (hijo biológico de mi marido, denegada por Ley, aunque ese es otro tema que estoy pendiente de juicio).

9:30h de la mañana suena el teléfono… 

Escucho a mi marido:  ¡ha nacido, ha nacido! Llorando como un niño chico, me puse a llorar y llorar sin se capaz de hablar, recuerdo que mi marido me pasó el teléfono que el asesor quería hablar conmigo y fui incapaz de articular palabra, solo llorar y llorar, me había convertido en una Malamadre y con todas las letras.

A la hora del nacimiento nos mandaron un video de mi pequeño en su cunita del hospital, qué cosa más bonita, pero qué penita está solito, con el asesor, sin que estén sus padres allí para abrazarlo, darle de comer, hablarle que sienta nuestro cariño, qué momentos más duros, qué impotencia, desesperación.

Desde el día que lo ví y lo tuve en mis brazos por primera vez, supe que gracias a la maternidad subrogada mi vida tenía un nuevo sentido y que nadie tenía derecho a juzgarme por tener un hijo por el que había luchado.

Tanto la madre subrogada como su marido son unas personas maravillosas, en todo momento agradeciéndonos por haberles dejado tener a nuestro hijo aunque le decíamos que los agradecidos éramos nosotros. Nos comentó que el embarazo muy bien y el parto muy rápido y en cuanto vieron a mi marido supieron que era el padre, pues en nuestro caso han predominado los genes españoles frente a los ucranianos.

Nos comentó que con el dinero que había ganado, tenían pensado comprarse una casa en su pueblo y que estaban muy contentos, nosotros seguiremos trabajando para pagar nuestra hipoteca y nuestro préstamo personal.

Nuestra vida en Kiev también tuvo sus altibajos, pero sólo con ver su carita y estar con él, merecía la pena. Durante todo el proceso los sentimientos están muy a flor de piel, unas veces hemos llorado de alegría y otras de tristeza, nos han hecho mucho daño comentarios de personas a las que considerábamos nuestros amigos, pero también hay gente que nos ha apoyado en todo momento.

De Kiev nos hemos traído muy buenos amigos, que han pasado por lo mismo que nosotros, cada uno con sus historias y sus aventuras, pero todo felices de nuestros pequeños. Fueron unos 18 meses desde que nosotros firmamos hasta que nació nuestro pequeño, en ese tiempo hemos tenido de todo, de todas formas si pudiera volvería a ir a por el hermanito, pero tras afrontar un proceso ya no es posible un segundo.

Soy consciente de todas las críticas que puede tener este artículo, pero se que hay gente como en mi caso que están dispuestas a ser felices y si me necesitan y quieren información estoy encantada de ayudarlas.

Y vosotras, ¿habéis sido mamás por gestación subrogada? Os esperamos en los comentarios.

Han comentado...

  1. Hola Mª Carmen,

    primero de todo gracias por compartir tu experiencia con nosotras. Conocemos muchos tipos de maternidad, pero quizá la subrogada es de las más desconocidas, con lo que siempre viene bien conocer experiencias de primera mano que puedan enriquecernos personalmente. No se quien podría criticar tu opción, pues habéis seguido un largo y dificil camino para conseguir ser padres, que había otras opciones, puede ser, que todas son respetables, pues también. Me alegro de que el final haya sido feliz y tengáis con vosotros a vuestro pequeño. Un abrazo.

  2. Qué madre valiente! Está claro que cuando algo sale del corazón es imparable. Me alegro de que lo consiguierais, y pese a las dificultades el pequeño siempre estuvo rodeado de buenas personas por lo que dices. Me has emocionado.muchas gracias por compartirlo, no había leído un testimonio así nunca.

  3. Hola Mª Carrnen. Desde luego lo que habéis pasado hasta conseguir realidad vuestro sueño es increible y emocionante. Pero lo habéis conseguido y mi más sincera enhorabuena por ello. Yo también creo que nadie tiene derecho a juzgaros por ello. Al contrario, habéis ayudado a una familia a conseguir algo que de otra forma no hubieran podido y tenéis un hijo que estoy segura que valorará todo lo que habéis hecho para conseguirlo. Yo tampoco conocía muy bien el tema de la maternidad subrogada y creo que quien habla en contra es por ignorancia. No saben lo que realmente es tener un sueño “imposible” y luchar por él. Sinceramente gracias por compartir tu testimonio.

  4. Enhorabuena por vuestro esfuerzo y por vuestro premio, ojala nosotros pronto podamos llorar por el mismo motivo…ser padres por gestacion subrogada…estamos en la primera fase del proceso,nerviosos y entusiasmados, con miedo y alegres…gracias por plasmar el testimonio…un saludo de una espero pronto malamadre!

  5. Hola M°Carmen. Muchisimas gracias por tu testimonio. A mí me ha ayudado muchísimo. Mi pareja y yo queremos iniciar un proceso de maternidad subrogada y tu testimonio nos ha servido para hacernos una idea de cómo será el proceso. Te quiero pedir un favor ¿podrías decirme el nombre de la clinica con la que lo hicísteis? Es que no sabemos cual escoger y de cual fiarnos. Te dejo mi correo: mariajosemiyano@hotmail.com

  6. Independientemente de las opiniones de cada uno, nadie puede negar que vuestra historia está llena de emoción y alegrías. Me he emocionado mucho con tu relato, gracias por compartirlo. Hacen falta estas historias tan humanas como estas para entender todas las perspectivas de tan controvertido tema.

  7. Personalmente me siento tan afortunada ahora mismo de haberte encontrado y haberte leido. Antes de empezar muchisimas felicidades, nos alegramos mucho mi marido y yo porque tu sueño se haya echo realidad.
    Nosotros estamos empezando tambien en el proceso ahora, tambien en ucrania.. Y sabemos lo dificil que es esta opcion, no solo porque como tu has dicho somos mileuristas, si no tambien la cantidad de criticas no constructivas sin fondo ni argumentos que no sea otros que el de machacar gratuitamente. Pero aun asi estamos decididos a luchar al igual que vosotros por lo que mas queremos que es formar nuestra familia. Gracias una vez mas, por contar tu relato y hacernos sentir que no estamos solos en esto.

  8. Que bonita historia, mil gracias por compartir con esa sinceridad y sentimiento que le has puesto. Yo también soy madre por gestación subrogada y gracias a esta técnica he podido cumplir mi sueño de ser madre porque de otra forma no hubiera sido posible, ya que debido a la endometriosis por más que lo intenté nunca pude 🙁 Yo lo hice en EEUU con una agencia que está en Barcelona que se llama LifeBridge Agency os dejo el enlace por si os puede ser de ayuda http://lifebridgeagency.es/

    Un abrazo y ánimo a todas aquellas que sufren de problemas de infertilidad, yo les animo a que no tiren la toalla porque por suerte hay opciones

  9. Hola María he estado leyendo el artículo.
    Me ha parecido realmente emocionante.

    Mi nombre es Cristina, tengo 23 años y estoy finalizando mis estudios de trabajo social.
    Mi trabajo final de grado lo estoy realizando de la gestación subrogada y para mí seria de gran ayuda
    poder contactar contigo, es bastante difícil contactar con alguien que haya llevado a cabo el proceso.

    Muchísimas gracias.

    Este es mi e-mail: cristinareinaldos@gmail.com

    PD: si alguien que no sea Maria ha realizado también el proceso y esta dispuesta a ayudar,
    estoy realmente encantada de hablar con vosotras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X

La web del Club utiliza cookies para mejorar tu experiencia y hacerte ganar unos segunditos. Haz click en aceptar si estás de acuerdo. Aceptar Leer más