Side Area

Examinando el método Estivill

Examinando el método Estivill

A una Malamadre lo que le quita el sueño es saber si los buensohijos o las buenahijas dormirán del tirón. Entramos en la maternidad con la certeza de que dormirán placidamente y sin problema pero la realidad es mucho más toledana. Métodos hay mucho y cada Malamadre sobrevive como puede… Pero hoy nuestra colaboradora y psicóloga infantil Maribel Gámez ha querido poner a examen el método Estivill y estas son sus conclusiones. ¿Lo habéis probado?

fichas-maribelgamez (2)

*Sigue a Maribel en su página web: www.otrapsicologa.com. En ella encontraréis diferentes temas que os pueden ayudar.

El tema de este post, el método Estivill, es como la serie juego de tronos; si no has oído hablar de él probablemente vivas recluida en un cueva llena de musgo en Asia oriental alimentándote de liquen. Cuando algo se hace tan popular y pasa de boca en boca, se va transformando tanto que llega un momento que no queda claro que decía el original. Y creo que este es uno de esos casos. No sé a vosotras pero lo que a mí me ha llegado, de muy diferentes fuentes, es que este método para ayudar a conciliar el sueño de los pequeños, se resume básicamente en: “deja llorar a tu hijo cuando le acuestes por la noche para que se acostumbre a dormir solo”. Así dicho parece sencillo de entender y complicado de hacer ya que el llanto del niño está evolutivamente diseñado para mover a la figura de apego a responder a él. A ver quien es la guapa que aguanta toda la noche. Pero ¿dejar llorar a los niños por la noche hasta que se duerman es un buen resumen de este método?

Pongámonos en antecedentes. El popularmente llamado método Estivill hace referencia a un sistema que, se supone, ayuda a los niños con trastornos del sueño a conciliarlo. El autor es el médico catalán Eduard Estivill y sus principios se recogen en el libro “Duérmete, niño”, título al que inevitablemente, cuando lo leemos, imaginamos un “ya” después del duérmete.

Tiene tantos detractores como seguidores, ha sido un libro tremendamente polémico, criticado ferozmente por los defensores de otros métodos de crianza. Mis pretensiones en este post son sacar ideas clave del método y daros mi opinión desde mis conocimientos de psicología infantil. Vamos allá

Idea 1: tengo 6 meses y un trastorno

Según el método Estivill a los 6 meses el niño debe dormir solo, en su propia habitación, con la luz apagada y luciendo una gran sonrisa cuando sus padres deciden dejarle solo, contento de que se vayan. Debe dormir 11 o 12 horas del tirón.

Y así debe ser, según el autor. Si a los 6 meses el buenhijo no duerme solo en su habitación y se despide de ti con una gran sonrisa hasta la mañana siguiente tenemos un problema. Y gordo. Y hay que solucionarlo urgentemente. Esa sensación de urgencia por remediar el “problema” persigue al que lee el libro hasta el final, instándole a hacer algo al respecto.

Parece que el hecho de que duerma en la cama con sus padres o pegado en su cunita, algo que desaconseja después de cumplidos los 3 meses, traerá males irremediables. No especifica a quien se los traerá ni que forma adoptaran. No sabría deciros (porque no se me ocurre) que clase de problemas puede acarrear para un niño tan pequeño dormir en la cama o en la habitación de los padres más allá de los 6 meses para que haya tanta urgencia en llevarlo a la habitación de al lado. De hecho hay mucho escrito sobre la importancia del apego en los primeros meses y como de ese vínculo enseñará a establecer todos los demás.

Efectivamente un niño a los 6-7 meses ha cambiado sus ritmos de sueño y biológicamente esos ritmos son más parecidos al adulto (duermen más hora del tirón) pero eso no significa que esté preparado para dormir solo. Cada niño tiene un ritmo de maduración distinto. Eso es como decir que todos los niños tienen que controlar el esfínter a los 2 años. Porque, según los libros, su aparato urinario está maduro. Y punto. Y si no lo controla tiene un trastorno. En estos aprendizajes infantiles hay que tener en cuenta más factores que la simple maduración biológica y cada factor se manifiesta en el niño de una manera diferente.

Bueno, entonces si seguimos las premisas del autor, y a los 6 meses no duerme solo en su habitación, sin apenas llorar y a oscuras, tenemos un niño con trastorno del sueño.

Idea2: Ni se te ocurra tocar al niño

¿Qué es eso de que después de meses durmiendo con vosotros le cojáis cuando empieza a dormir solito porque llora? Imaginaos que decidís que tiene que dormir de manera autónoma a los 6 meses (o al año, a los dos, etc.). Cogéis la cuna y la ponéis en la habitación contigua. Lo más probable es que llore cuando os vayáis y le dejéis allí. Algunos pocos elegidos no lo harán aunque sea su primera noche solo porque hay algunos niños que podrían echarse una siesta sentados en un cactus.

Entonces descartáis, por supuesto, cualquier problema físico o necesidad (cólicos, hambre, calor, sed, etc.) que pueda afectarlo y aún así sigue llorando. Que cosas. Hay que entender que los niños sienten miedo y soledad también, aparte de hambre, calor y sed y es probable que eso sea lo que le esté pasando.

Acostumbrado a dormir en compañía se siente solo y con miedo en la oscuridad

No podemos obviar que la oscuridad tiene un significado muy potente para nosotros, los humanos. Un significado que aprendimos cuando éramos animales que vivíamos entre otros y debíamos protegernos. Y es que por la noche salen los depredadores, es más difícil ver quien hay a tu alrededor y tu seguridad está más expuesta. Es evolutivo, es pura supervivencia, no se olvida con facilidad. Y entonces el pequeño llama a su figura de apego, llorando, para le ayude en aquella situación que tanto le asusta. Y aquí no es que simplemente se le deje llorar hasta que se duerma él sólo, no. Según el método, la madre o el padre van a la habitación y le dicen que a partir de ahora va a dormir solo pero en ese momento no se le puede tocar, acercarse a él o cantarle, quien vaya a la habitación solo puede decirle eso a una distancia “prudencial”. Y entonces el adulto se va de la habitación, da igual si el niño sigue llorando o no.

No tocarle, en este método, es esencial, tiene que dormirse sin ayuda del adulto

La idea de ir a la habitación tiene como objetivo que el niño sepa que no le han abandonado, no para calmarle ni para que deje de llorar ni para que concilie el sueño. Si al cabo de unos minutos vuelve a llorar (o si no se ha callado en ningún momento) se entra de nuevo y se le vuelve a repetir lo mismo. Algo así: “cariño, vas a dormir solo a partir de ahora con tus juguetes, buenos noches, bombón”. Y así sucesivamente si el niño sigue llorando durante la noche.

La prioridad del método Estivill es que duerman solos, sin intervención directa del adulto y que ellos se amolden a los ritmos de sus padres cuanto antes. Debe ser que estar apegado a tu madre o padre a los 6 meses (o a los 4 años) es un problema. Y no me malinterpretéis, los niños deben ser autónomos, pero hay un tiempo para cada cosa y una forma de conseguir esa autonomía que no provoque tanto sufrimiento en el niño.

Si el pequeño ha estado acostumbrado a estar en compañía de sus padres y a que éstos le toquen, le acaricien y le abracen para calmar sus emociones negativas, que de repente no puedan tocarle o cantarle en esta situación provoca un gran sufrimiento en el niño. La mayoría de ellos no van a interpretar que no han sido abandonados solo por ver a su madre o padre que va de vez en cuando a la habitación. Van a entender que está allí pero que no hace nada por calmarle. Si, ha conseguido llamarle con su llanto, pero esa presencia que se supone capaz de gestionar sus emociones negativas que es la figura de apego se convierte en alguien que no le ayuda en esos momentos difíciles. Si esta situación se repite en el tiempo el niño dejará de llorar, eso está claro, pero porque no le sirve de nada hacerlo, no porque aprenda a ser autónomo. Estivill dice que su método no es un castigo sino una reeducación. Yo lo que creo es que para muchos niños que experimenten esta falta de ayuda será un autentica pesadilla.

Idea3: todos los niños son iguales

Vamos a profundizar un poco más en los pasos del método. Supongamos que tenemos a un niño que, o ha estado en colecho o ha dormido en su cunita en la habitación de sus padres, y ahora hemos decidido que ha llegado el momento de que duerma solo en su cunita, en su habitación. El método dice que hagamos una serie de pasos:

  1. Observamos que las condiciones ambientales sean adecuadas (temperatura, regulación de la luminosidad, ruidos) que su habitación sea un lugar cálido y agradable y que dormir sea algo atractivo después de instaurar un ritual donde pueda relajarse y prepararse para dormir. Esto está muy bien. Estoy a favor.
  1. Ahora llega la hora de comunicarle al pequeño los cambios. Tenga 5 años o tenga 6 meses, que es la edad en la que se empieza a aplicar el método según el autor, se le dice que a partir de ese momento dormirá solo en su habitación, con sus cosas y su peluche, en una charla que no durará más de 30 segundos, antes de acostarle por primera vez en su habitación.
  1. Le metemos en la cuna, le decimos buenas noches cariñosamente y le repetimos que a partir de ese momento dormirá solo. Y entonces el adulto se va.

Lo que también hay que saber es que Estivill propone una tabla de tiempos, de minutos exactos que debe esperar el padre o la madre antes de entrar a la habitación del niño que llora. Detallado por días y esperas (primera, segunda, tercera y sucesivas esperas) A más días, más minutos de espera, y también el tiempo se prolonga sumando minutos si es la primera o la quinta que se entra a la habitación a decirle otra vez lo mismo. Una tabla que a mi me recuerda al manual de instrucciones de una lavadora y que Estivill recomienda seguir a rajatabla y, cito, “obviando los detalles propios de los niños más pequeños”.

Los niños no son tostadoras, no se les puede tratar a todos por igual, como si tuvieran botones a los que apretamos y ellos responden como nosotros queremos. Cada niño es diferente, son seres con distintas sensibilidades y necesidades y no se les puede tratar a todos por igual. No se pueden aplicar recetas estándar a problemas individuales. Y eso es lo que a mi me parece que hace este método. No se contempla en el libro que el sistema se pueda modificar según necesidades individuales en ningún momento y es tremendamente rígido.

Idea4: Sigue el método como si fueran las tablas de Moisés

El método es muy exigente. Se dice que se cumpla a rajatabla y si no tienes éxito es que lo estáis haciendo mal. Eso crea inevitablemente mucha culpa y frustración en los padres que lo ponen en marcha y no consiguen hacerlo como el libro dice. Me parece muy humano que no puedas aguantar que tu hijo llore desesperadamente durante horas y pienses que es posible que haya otras maneras de llegar al objetivo de que duerma solo sin tanto sufrimiento para ambos. A lo mejor no lo estás haciendo mal. A lo mejor falla otra cosa.

¿Un método infalible?

Dice que se aplican técnicas conductuales, pero estas técnicas están mal aplicadas y mal entendidas. Una técnica conductual bien aplicada se ciñe a las características concretas de la persona que tiene delante y, tratándose de un pequeño, (aunque con un adulto también) se busca la manera más sencilla y con la cantidad de pasos intermedios necesarios para conseguir sin prisa esa meta, buscando el menor sufrimiento posible del niño y de sus padres. Es como hacer un traje a medida. Cuando existe un trastorno, de cualquier tipo, se hace una evaluación exhaustiva del problema y se diseña una intervención pensada específicamente para esa persona que tiene ese problema. Si un libro pudiera tener la solución a cualquier trastorno concreto de cualquiera, leyendo libros de autoayuda estaríamos todos curados y estupendamente.

Como he dicho, cada niño necesita su tiempo y, si decidimos que ya está preparado para empezar a enseñarle a dormir solito porque le hemos observado, no simplemente porque hemos seguido el calendario, lo mejor es ir realizando aproximaciones sucesivas, es decir, ir acercándonos a ese objetivo poco a poco. Os pongo un ejemplo: si el niño esta acostumbrado a quedarse dormido en brazos, no podemos pretender que duerma de repente sin que nadie le toque, quizá haya que dormirle en el regazo, luego pegadito a nosotros pero más lejos, luego le damos solo la manita cuando esté en la cuna, y cada aproximación que hacemos necesita un tiempo hasta que el pequeño este tranquilo, la acepte y pueda conciliar el sueño, que sienta que no pasa nada, que se sienta protegido y acompañado. Porque la cuestión es que aprendan, pero con el menor sufrimiento posible. Si no, lo que van a aprender es que sus padres no son fiables a la hora de ocuparse de ellos.

La conclusión de la experta

A mi entender este sistema hace una interpretación negativa de la dependencia del niño hacia el adulto en los primeros años, que es lo que llamamos apego, y subestima lo que un niño puede sufrir en una situación así. Él dice que su método es infalible porque en el 98% de los casos los niños consiguen dormir solos. Si la fiabilidad de su método solo se mide por los niños que dejan de llorar, creo que no es consciente de que muchos de ellos dejaran de hacerlo porque no encuentran consuelo, no porque aprendan a ser fuertes y autónomos. Y aprender que las personas con las que tienes la primera relación importante en este mundo no te van a ayudar cuando necesites calmar todas esas emociones negativas con las que no puedes lidiar porque eres muy pequeño, es una autentica desgracia. No me cabe duda de que ese triste aprendizaje influirá en como ese niño se relacionará con los demás cuando sea adulto.

Antes de irnos…

¡Suscríbete a nuestra newsletter y no te pierdas ningún post!

Recuerda que si quieres recibir a diario los posts que preparamos en el Club de Malasmadres con nuestro equipo de colaboradoras, las reflexiones de la Malamadre Jefa, los encuentros que realizamos y los distintos eventos o noticias de interés, puedes suscribirte a nuestra newsletter aquí. Te recibiremos con un 10% de descuento en nuestra tienda online.

¡Una Malamadre siempre está informada!

45 Comentarios
  • Isabel C

    14 Septiembre, 2017 a 7:39 am Responder

    Buenas, mi buena hija mayor lo de dormir mera una odisea todas las noches hasta que cumplió los tres años. Hasta entonces me metía con ella en la cama hasta que caí redonda.Me cogia la mano le tranquilizaba tenerme cerca es lo que necesitaba para dormir no sentirse sola sentirse arropada. Ahora la buena hija de 6 años me tumbó con ella hasta que casi se queda dormida me dice que tiene miedo que no quiere estar sola, y por que no hacerlo? No creo que dejándola pasar miedo se ha bueno.Un saludo

    • Maribel

      14 Septiembre, 2017 a 3:56 pm Responder

      Gracias por compartir tu experiencia Isabel

      Un abrazo!

  • Twinsecrets

    14 Septiembre, 2017 a 7:44 am Responder

    GRACIAS! Me ha encantado este post. Pensaba que era la única que pensaba así. Aplausos para Maribel Gámez.

    • Maribel

      14 Septiembre, 2017 a 3:57 pm Responder

      Me alegro mucho que te haya gustado el post. Gracias a ti por leerlo!

  • Anita

    14 Septiembre, 2017 a 7:50 am Responder

    Hola a todas,

    Conozco el método de oídas. No he comprado el libro.

    Soy madre de tres criaturas de 2, 3 y 5 años respectivamente.
    Con mi primer hijo, decidí pasarle a su habitación con 5 meses, pero para que no fuese de un día para otro, la siesta la hacía en esa habitación.
    Para dormirle le acunaba en mis brazos y una vez dormido, le acostaba. (Durante mucho tiempo se despertaba las 00.00 como un reloj suizo y volvía a dormirse).
    Cuando ya pesaba más, me sentaba al lado de su cuna y le acariciaba la espalda Hasta que ya “no me necesitó ” para dormirse.

    Con el segundo más de lo mismo.

    Y con el tercero, por tema logística de habitaciones (3 habitaciones ) y por tomas nocturnas hasta casi 1 año y medio…(Una a las 00.00 y otra a las 04.00) Ha estado en mi habitación en su cuna. Y cuando ha dejado las tomas, ha pasado a la habitación con su hermano. Y gracias a Dios se duerme sólo.

    Evidentemente también han existido noches de llantos como en todas las casas. Las famosas Noches Toledanas.

    Y siempre que han estado enfermos han dormido en mi cama junto a mí. (Y lo seguirán haciendo).

    Cada niño es un mundo. Y cada madre lo hace como puede y como cree que debe hacerlo.
    Ante todo, debemos respetarnos entre nosotras por el método de crianza elegido.

    Lo que le funciona a un niño a otro no, aunque sean hermanos.

    Feliz día!

    • Maribel

      14 Septiembre, 2017 a 3:58 pm Responder

      Me quedo con una frase tuya que describe muy bien una de las ideas del post “cada niño es un mundo” Hay que conocerlos bien para comprenderlos y actuar en consecuencia.

      Gracias

      Un beso

  • Sandra Lorenzo

    14 Septiembre, 2017 a 7:58 am Responder

    ¡¡No puedo estar mas de acuerdo!!
    Cuando nació mi primera hija, hace casi 15 años, me lei el libro y en la desesperación de querer dormir lo intentamos una noche… lo tuve que dejar porque no podía ver como sufría mi peque. Me iraba con esos ojitos de miedo y desesperación…Como iba a dejarla llorar así, ¿como si no me importara? ( aquí el momento madre ñoña, que siempre se escapa 😉 )
    Le costo dormir bien más de dos años, en los que yo me levante muchísimas veces durante la noche ( el buenpadre ni se enteraba) . Lo recuerdo como algo durísimo, pero poco a poco, ella maduró y consiguió dormir sola y del tirón. Ahora tiene 14 años y no hay quién la despierte!! Con sus hermanos fue todo muy distinto. Este sistema trata a los niños como si fueran robots, y no tiene en cuenta sus diferencias ni la relación de dependencia con los padres. Cada niño es un mundo. Esta claro que dejar llorar a alguien que quieres nunca puede ser bueno para aprender NADA.

  • Ana Isabel

    14 Septiembre, 2017 a 8:40 am Responder

    Yo siempre he estado en el bando contrario, yo lei el libro de Rosa Jove y me fue muy bien con el.
    Mi buenhijo tiene ahora casi 6 años y sigue viniendo a mi cama casi todas las noches a eso de las 3, pero a mi no me importa, en cuanto le paso el brazo por la cintura se duerme en un momento.
    Estubo durmiendo con nosotros hasta los 3 años y desde entonces se duerme en su cama mientras le contamos un cuento y luego viene a nuestra cama por la noche, en ningun momento le he prohibido venir a mi cama ni le he dejado solo en su habitacion llorando, no es necesario.
    El metodo stivill me parece muy cruel.

    • Maribel

      14 Septiembre, 2017 a 4:01 pm Responder

      Hola Ana Isabel, si a mí también me parece que el método tiene algunas ideas que pueden provocar mucho sufrimiento en el niño y sus padres.

  • Ruth

    14 Septiembre, 2017 a 8:51 am Responder

    Buenos días!! Os cuento mi experiencia:
    Yo estuve 2 años!! Si, 2 años sin dormir!!!
    Durmió mejor hasta los 4 meses que a posteriori. Probé de todo: acunarle, cantarle, bailarle…El pediatra me decía q si por el día estaba bien, contento, comía (que así era), que El Niño sería nervioso!!
    Vamos, que ajo y agua, me quiso decir 😅
    Y así pasaban los meses, la vuelta al trabajo, las ojeras inmensas….
    No éramos partidarios de este método, hasta que la desesperación hizo mella y el famoso libro llego a mis manos.
    Probé a hacerlo una noche!!! Bueno, ni una!!
    No podía aguantar el llanto de mi hijo y dejarlo ahí sin consuelo posible.
    Me sentía fatal y opte por el método abrazo que Al final era el que nos tranquilizaba a los
    2.
    Queridas malasmadres: hagan lo que crean que esta bien para que el niño duerma. Y lo que les salga del corazón será la mejor opción!!! Ni libros, ni consejos de buenasabuelas ni nada!!!
    Sois vosotras y vuestros hijos y lo que hagáis convencidas, será lo mejor para todos.
    Un gran abrazo!!

  • LaCestitadelBebe

    14 Septiembre, 2017 a 8:55 am Responder

    Esto es como todo, cuando interesa vender algo se crea polémica y así quehablan de tí. Cada niño es un mundo e igual de malo puede ser que duerma con los padres como que llore por las noches para dormir. Cada uno tiene que ir a su ritmo, no somos iguales y esto no es una competición, es un aprendizaje individual, aunque cada día lo parezca más, al igual que en el aprendizaje o que te encasillen si no te gusta el futbol o tal…

    Besos!

    Anabel

  • Cristina

    14 Septiembre, 2017 a 9:11 am Responder

    Si nos ponemos en el lugar de los más pequeños…
    Qué sentirías si en un momento de desesperación, te echas a llorar, solicitas ayuda, extiendes tus manos… y nadie te hace caso?
    La frustración debe ser horrible. Y por pequeños que sean, son personas. En qué cabeza cabe no prestar ayuda a alguien que te la reclama entre llantos y que, para colmo, es parte de ti?
    No tiene ningún sentido!!
    Lo veo tan descabellado que, sinceramente, pienso que el libro solamente se escribió para crear polémica.
    Saludos

  • Elena Alonso

    14 Septiembre, 2017 a 9:27 am Responder

    Mi buenhijo1 se dormía tranquilo pero alla sobre las 2h se despertaba con cara de juerga y si no ibas lloraba. Yo, para que no se despertara su padre (que se levanta a las 6h) le cogía en brazos hasta que sobre las 4h se dormia 8yo me levantaba a las 8h). En mi caso, no es que estuviera asustado, simplemente se aburría. A los 6 meses, tras leer el libro, intentamos hacer el método, pero verle cogido a la cunita llorando se nos partía el corazón y seguimos aguantando. Cuando tenía año y medio, decidí que no podía mas, y como estaba tan harta del cachondeo del niño, y mas seguros de nosotros mismos, decidimos aplicar el método. El primer día lloro 20 minutos (los padres van a consolarle en el tiempo establecido), el segundo 10 minutos y desde el tercero Paz Christi, Hasta hoy. Así que, no creo que se pueda decir que el método es malo o no efectivo. Habrá que analizar cada caso, y cada uno somos un mundo.

  • maripaz

    14 Septiembre, 2017 a 9:29 am Responder

    Mi hijo, que tiene ahora 18 años, lo enseñamos a dormir meciéndolo, craso error, ya que el niño va creciendo y llega un un momento en que es imposible que puedas mecerlo para conseguir que duerma, a parte de que se convierte en una bomba intentando dejarlo en la cuna sin que se despierte y durmiendo escasos minutos puesto que cuando nota que no hay mecida se despierta…así que cuando llegó a los 16-18 meses tuvimos que recurrir al método Estivill, y si lo pasó mal al principio para que nos vamos a engañar él y nosotros, pero tenía que dormir si o si y la situación era insostenible puesto que no consentía dormir tampoco con nosotros en la cama (que también lo intentamos) así que el lo pasó mal y nosotros también, pero a la semana aprendió a dormir sólo, porque en esta vida por desgracia todo se aprende y el trabajo de hijo y de padre es paralelo (ambos aprenden a la vez); y trascurrido este aprendizaje comenzó a dormir diez y once horas seguidas de noche y siestas de hasta tres horas y eso al desarrollo del niño puedo asegurar que le vino de maravilla…el olvidó esa etapa de su vida y ahora duerme como un lirón careto, pero yo no lo olvidé y siempre me cuestioné si lo hice bien o mal y a día de hoy viendo que mi hijo es una persona normal, cariñoso como nadie y un adolescente normal (dentro de lo que eso significa) no me arrepiento, si puedo decir que su hermana llegó cuatro años después y desde el primer día durmió por si sola, la dejábamos estar hasta que se dormía, eso sí solo pedía estar en compañía, así que abusamos de la sillita y del sofá y por la noche en principio con su cuna en nuestra habitación y después en la habitación del hermano.

  • Rosa Sanchez

    14 Septiembre, 2017 a 9:32 am Responder

    Tengo tres hijos. Cuando nació el mayor era un niño inquieto y nervioso desde el principio. Dormia en su cuna en.mi habitación y se despertaba montones de veces durante toda la noche. Y por el dia dormia como máximo 10′ y volvia a despertarse y a llorar. Pasé la peor época de mi vida xq siempre he llevado muy mal lo de dormir poco. Levantarme al dia siguiente para ir a trabajar era un suplicio.Siempre estaba agotada y habia veces q llegaba a llorar de puro cansancio. Lo cogía al brazo, lo paseaba en el carro, le movia la cuna…..Se dormía 10′ y vuelta a empezar. Y así durante mucho tiempo.
    Cuando nació el segundo fue todo lo contrario. Era un niño tranquilo y se dormía solo en su cuna sin necesidad de nada.
    Cuando nació el tercero vuelta a empezar como con el primero. Llorar, llorar y llorar y dormir poco. Pero entonces ya me habían hablado del libro del Dr. Estivill. Bendito sea !!!
    Gracias a él mi hijo en tres días, TRES, aprendió a dormir solo y yo también pude dormir.
    No es cierto q no se pueda tocar al niño. No es cierto q haya q dejarlo llorar y llorar. Para empezar, hay leer el libro completo antes de decidir si lo quieres poner en práctica o no.
    Lo primero q te explica es cuáles son las consecuencias de no dormir bien. Te explica las fases del sueño y para qué sirven y qué ocurre si no se cumplen.
    Los niños son rutinarios y de costumbres. A lo que los acostumbres desde pequeñitos es lo que tendrás durante muchos años.
    Mi cuñada tiene dos hijos. Enseñó al mayor a dormir con ella xq lloraba. Conforme se fue haciendo mayor y ya no cabían los tres en la cama, el buenpadre fue desplazado a la habitación del buenhijo. Y así hasta los 12 años q el buenhijo mayor decidió dormir n su cama. Con la segunda buenahija hizo exactamente lo mismo y ahora, q acaba de cumplir los 12, todavía duerme con su madre. Los padres llevan 25 años casados y el buenhijo mayor tiene 20 años ahora. Ese es el tiempo q han dormido juntos y solos los buenospadres: los 5 primeros años de matrimonio.
    Con mi experiencia de tres hijos recomiendo totalmente el método Estivill. Creo q a los niños hay q educarlos para todo y dormir bien también es educación. Si nuestro hiho no quisiera hacer los deberes o estudiar y llorara mucho, lo dejaríais ?
    Es mi humilde opinión de trimadre.

  • Isabel

    14 Septiembre, 2017 a 9:37 am Responder

    Buenos días, pues yo siento ser la excepción pero mi hijo desde que nació hasta los 9 meses en que le apliqué el método Estivill no durmió dos horas seguidas, yo estaba al borde del suicidio (y no es broma) del agotamiento físico y mental que tenía, y eso que mi hijo pasó a “dormir” solo en su dormitorio al mes de nacer. Ahora tiene 15 años y de momento creo que no necesita un psicólogo porque esté frustrado por aplicar ese método cuando era un bebé, respeto las opiniones de los detractores de este método, así como también espero que se respeten las de las personas que nos salvó la vida este libro.-
    Que tengáis un buen día.-

  • Maria Jesus Moron Luque

    14 Septiembre, 2017 a 9:58 am Responder

    Mi experiencia con mis dos hijos me dice que cada niño es un mundo y que no se puede utilizar el mismo “método” para cada todos.
    Es más, no conozco a nadie que el método estivill haya funcionado 100%. Aquellos niños que si se dormían solos, lo hacían de forma natural. Aquellos a los que les costaba dormirse, por diferentes razones, no les funcionó el método y los padres lo abandonaron a los meses.
    Quiero recomendaros un libro “Como tener bebés tranquilos y felices”. Es maravilloso y el método que indica me parece mucho más de sentido común. Se puede adaptar a cada niño. No me acuerdo de la autora. Era una enfermera americana. Pero seguro que lo encontrareis.

  • cris

    14 Septiembre, 2017 a 9:59 am Responder

    Hola,a riesgo de ser criminalizada, yo utilicé el método con mi hija mayor cuando tenía 9 meses. El irse a dormir era tremendo y luego se despertaba varias veces por la noche con ganas de juerga, no lloraba.
    La primera noche del método lloró bastante menos que otros días, tienes que ir primero al minuto, luego a los 3 minutos y luego a los 5. Eso no quiere decir que se pasen todo ese rato llorando(al menos en mi caso), pero lo que sí sé es que ya esa primera noche durmió del tirón.Lo hicimos tres días porque funcionó desde el principio y ahora tiene 9 años y es una marmotilla. Con el segundo lo intentamos pero despertaba a la mayor, entonces lo adaptamos y le acostumbramos a que se le acariciaba un rato y luego nos íbamos, hasta que funcionó. Tiene 6 años y duerme fenomenal también.
    A lo mejor de mayores tienen un trauma y piensan que les abandonamos, no lo sé. Desde luego son muy felices, duermen estupendamente y no hay problemas a la hora de dormir.(más allá del ¨cinco minutos más, por favor¨¨)
    Por lo que leo, parece que los niños sólo lloran para dormir si se aplica este método, me cuesta creer que vuestros niños no lloren porque sí, porque mis hijos lo hacían/hacen y cuando cogen una rabieta ¿no les dejáis llorar un rato? O cuando se ponen muy cabezones con algo no dejáis que se les pase? Cuando les habéis llevado al colegio y han llorado, ¿os habéis ido a clase con ellos? ESo sí es normal, aunque te pongan cara de miedo y desesperación ¿verdad?. Igual con eso también les creamos un trauma.
    Entiendo que son maneras de hacer las cosas pero no creo que haya que hacer sentir a las personas que lo hemos utilizado como malas madres o personas.
    Tampoco me parece sano para el niño ni por supuesto para los padres que la única forma de dormir sea acostándose con él, cogiendo tu pelo, agarrando tu mano,…, hasta la edad que consideren ellos. Está claro que cada niño es un mundo y hay que adaptar los tiempos, pero todo tiene un límite. ¿o es que si llora los primeros días de colegio no le vais a llevar hasta que le apetezca? ¿O le vais a dejar ir con chupete hasta los 8 años? Incluso no les vais a dar de comer nada más que biberón o papillas porque tarda mucho en masticar o no le gusta masticar o hace bola? Todo es el mismo proceso madurativo, pero parece que ciertas cosas se admiten como válidas porque sí y otras se cuestionan.

    • Elena

      14 Septiembre, 2017 a 3:41 pm Responder

      Totalmente de acuerdo. Mi hija mayor dormía fenomenal hasta los 9 meses en que decidió no dormir la siesta en su cuna (a pesar de que se le cerraban los ojos) y despertarse por la noche a tomar el pecho cada media hora. Su padre y yo agotados, pero aguantando, porque te dicen que es normal, que van queriendo dormir menos y que forma parte de su crecimiento. Compramos el libro por desesperación… El primer día, a la hora de la siesta, yo sola en casa, lo apliqué… No tardó ni 20 minutos en dormirse! Se levantó descansada y contenta. Lo mejor es que al día siguiente la acosté, me sonrió, se dio la vuelta y se durmió! Con mi hija funcionó. Y no me considero cruel por ello. Un saludo a tod@s.

  • Gemma Garrido Martinez

    14 Septiembre, 2017 a 10:02 am Responder

    Buenos días,tengo 2 buenashijas de 12 y 5 años,con la mayor usamos este método y os puedo decir que no hay momento en el que mas me arrepienta de haberlo puesto en práctica,jamás lo recomendaré y estoy totalmente en contra de el,es descorazonador oir a tú bien mas preciado llorar hasta dolerle la garganta y después dormirse….de verdad si le queréis ni métodos estivill ni pepinillos en vinagre.Amor y mucha paciencia,de verdad!!!

  • Victor

    14 Septiembre, 2017 a 10:31 am Responder

    Hola, no debo de ser mala madre sino mal padre, pero en nuestro caso el método mencionado ha sido una bendición. El niño ha pasado un mal rato de una (sí, una!!) hora y le ha servido para darse cuenta de que puede y debe dormir solito. Creo que el examen que se hace del método en este blog es tendencioso y no está tratado de una manera objetiva sino destructiva y juiciosa, desde la desaprobación de la autora.
    Coincido con lo expresado en la opinión de Rosa Sánchez:
    Es difícil ver llorar a los niños, pero no sólo al ir a dormir. También al rechazar un alimento, o cuando les dejamos en la guardería y sienten el abandono. ¿Debemos por ello ceder y darles patatas con ketchup en lugar de guisantes? ¿Debemos dejar de llevarles a la guardería porque lloran a las 8 de la mañana al dejarles? A las 8:10 están tan contentos jugando.
    En mi caso, sólo puedo deciros que el peque se ha habituado a dormir solito, cuando está cansado (20:30-21h) nos lo dice y le llevamos a la cama. Le damos un besito y hasta la mañana siguiente. Sin dramas.
    No quiero hacer una defensa a ultranza porque cada uno es libre de opinar lo que quiera (por lo menos, dando una oportunidad a la lectura del método que busca unas pautas de sueño), pero no me parece que tratarlo de cruel y deshumanizado sea lo más justo.

  • Carmen

    14 Septiembre, 2017 a 10:48 am Responder

    Yo con mi buenHijo1, estaba deseeperada no dormía, y lo poco que lo hacía era enganchado al pecho y dando tirones de pelo… por un lado estaba mi pediatra que me decía hay niños que con sólo 5 minutos de sueño tienen suficiente y como le va muy bien con el pecho no te mando nada más (ya tenía 8 meses), y por otro lado estaba mi madre que me decía tú tampoco dormias hasta que te metí los cereales y me mandaron unas gotas… Yo estaba desesperada, no sabía que hacer, y llego a mis manos el famoso Libro que hacía milagros y los niños dormian del tirón en una semana. Yo ilusa de mí, me lo creí, pero cuando empecé a leerlo, sentía dolor en mi pecho, con lo cual el libro me ayudo pero para relajarme y disfrutar de todos los momentos con mi pequeño, comprobamos que con la radio y junto a los papis dormía más tranquilo, pues así estuvimos hasta que él tenía 4 años, su hermano 3 y yo estaba apunto de explotar con el tercero en camino… los pusimos en su cuarto poco a poco y los dos querían dormir juntos, pues así dormian, claro que muchos paseos y alguna que otra noche se metían de estranjis en la cama. Y si os digo la verdad, el peque sigue viniendose con nosotros tiene ahora 3 años y yo otra vez a puntito de explotar, pero me encantan los fines de semana cuando por las mañanas estamos todos juntos, revueltos y alborotados en mi cama!! Todo pasa y poco a poco se van haciendo mayores y ellos mismos van necesitando su espacio, ese que nosotras anhelamos cuando son tan depedientes de nosotras pero que no queremos cuando son ellos lo que lo buscan… es una paradoja pero es así!!!

  • Anuski

    14 Septiembre, 2017 a 10:48 am Responder

    Hola a todas,
    A mi me ha gustado el post de Maribel Gámez, y sinceramente pienso que el mensaje más importante no es que el método Estivill sea mejor o peor, sino más bien que si no te funciona, no pasa nada.
    A las mamás que si les ha funcionado, genial. Y a las que no, pues a seguir probando.
    Yo si me leí el libro, lo intenté aplicar y no me funcionó, y aunque al principio me sentí culpable, como de otras miles de cosas, al final tuve que dejar la culpa atrás porque el buenpadre y yo necesitábamos dormir y esa culpa no me ayudaba a conseguir el objetivo.
    Para mi el problema con este método aparece cuando ves que no puedes aplicarlo a tu hijo, porque si funciona y el niño se duerme, como ya he dicho antes, pues estupendo, y a las mamás que les ha funcionado, veo normal que lo defiendan y defiendan igualmente que sus hijos no tienen traumas. Los problemas creo que vienen, como os digo, cuando con tu hijo no funciona. Ahí solo te queda aceptar que tu niñ@ no se va a dormir así y ya está, a seguir probando con otras cosas. Y aquí es donde a mi el método no me gusta, porque cuando no funciona, en vez de explicar que cada niño es distinto y por suerte o desgracia no se les puede aplicar el mismo molde, parece como que tu como padre/madre no lo estás haciendo bien y tu hijo tendrá miles de problemas de adulto (y como muy bien explica Maribel, aquí es donde hace aguas de verdad el tema ¿que consecuencias?¿en base a qué estudios?…)
    Como decía otra mamá en un comentario, tenemos que hacer lo que nos salga del corazón, con cabeza, por supuesto, pero es el instinto el que te ayuda en esos momentos difíciles.Son muchas las tiranías que se nos imponen a las madres/padres, si me permitís, más a las madres, y mas aún a nosotras malasmadres, que si la lactancia, que si los percentiles, que si yo qué se… Y no sé a vosotras, pero a mi se me llegó a olvidar que mi hijo es una persona, muy pequeñita, pero persona al fin y al cabo. Y para tratar con las personas hay que tener empatía, el ponernos en el lugar del otro… Desde que lo recordé, todo funciona mejor en la crianza de mi pequeño.
    Muchos besos a todas

    • Beatriz Salgado

      14 Septiembre, 2017 a 12:30 pm Responder

      Maravillosa aportación a este post que veo muy bien enfocado. Le has puesto el toque final perfecto. No puedo estar más de acuerdo contigo.

  • Natalia

    14 Septiembre, 2017 a 10:49 am Responder

    Buenos días, en lo que estoy de acuerdo con el artículo es en que cada niño es un mundo y cada uno intenta hacer lo mejor posible para el bien común (de los niños, por supuesto, pero también de los padres, que bastantes exigencias tenemos). Pero vamos, que tampoco hay que decir que el niño tiene un gran sufrimiento por dejarle solo por la noche… el lloro es más un reclamo de presencia, lo cual es lógico, que por sufrimiento, a no ser que esté malito o le duela algo. En definitiva, el método me parece simplemente sentido común, es decir, un método de acostumbramiento a algo por repetición, que es como aprendemos todos desde pequeñitos, y en ese sentido, lo encuentro muy razonable. Otra cosa es que seas capaz de aplicarlo y te funcione. Por cierto, yo lo apliqué con mi hija, hoy de 3 años y medio, sin mucho éxito la verdad, pero porque tampoco era yo muy consistente. Al final ha llegado una edad que duerme del tirón. Pero desde luego que en casos desesperados yo lo probaría, si eres capaz de cumplirlo. Lo que me parece absurdo es pensar que porque un niño llore está sufriendo (a no ser lógicamente que esté malito). El lloro es la forma que tienen de comunicarse los niños pequeños, y no siempre significa que estén sufriendo, aunque es difícil soportar un lloro continuo a las 3 de la mañana (y los vecinos tampoco!). ¡Los padres sí que somos sufridores por todo! Buen día

  • Maria

    14 Septiembre, 2017 a 10:51 am Responder

    Cada niño un mundo.. y, sí, hay gente a la que le funciona como a Isabel..

    mi hija mayor durmió siempre sola en su moisés, cuna, cama… con una sonrisa y hasta el día siguiente (sí, algunas tuvimos esa suerte)
    mi hija pequeña todo lo contrario, hay que acostarse con ella hasta que se duerme.. y cuando le parece bien, normalmente dos o tres veces llama para que vaya o viene ella.. un horror porque ya tiene dos años y medio y nuestra cama 1.35

    mi único consuelo es lo que le leí a una malamadre de adolescentes aquí.. que ahora echaba de menos a aquel cuerpecito de dos años pegado a ella por las noches… mientras voy por el tercer café a las diez de la mañana 😉

    no me veo capaz de seguir el método estivil.. porque sé que, al final, todo pasa… pero todo mi respeto para quien lo use

  • monica castro

    14 Septiembre, 2017 a 11:16 am Responder

    Si,creo que lo más importante es decidir a lo que estás dispuesta a sufrir tú y tu hijo, y si quieres pasar por ello.

    El buenhijo1 no me permitió dormir dos horas seguidas hasta los 3 años, la cuna tenía “pinchos” y sólo servía mamá, que acabó convertida en un zombie. Un compañero de trabajo me regaló el libro del Dr. Estivill y me lo leí, se lo conté a buenpadre y lo sopesé.

    Siempre he sido una blanda, no permito que nadie llore en soledad en mi compañía ¿cómo iba a permitir que lo hiciera mi hijo? La única posibilidad para aplicar el método, en mi caso, sería que yo no estuviera en casa.

    No sé si es un buen método o no, conozco gente que lo aplicó y encantada, pero yo no pude y no me arrepiento.

    El buenhijo1 tiene 13 años, uff lo que me espera, pero a día de hoy sigue colándose en cama cuando se encuentra mal o necesita mimo, y esconde su naricita en mi cuello buscando el mismo consuelo que cuando era bebé. Sé que me quedan dos telediarios pero saber que sólo pegándose a mí sigue encontrando consuelo me llena el alma.

    Es importante tener la información para poder tomar una decisión adaptada a cada caso y circunstancia.

  • Alejandra

    14 Septiembre, 2017 a 12:12 pm Responder

    Gracias por el post, me ha encantado. Mis hijos (#1 y #2) durmieron DE PENA hasta que empezaron a caminar con 15 meses (un total de 30 meses sin dormir). Para sobrevivir, dormíamos por turnos el buenpadre y yo, un día cada uno. Los niños en la cuna, en la cama, en brazos… con 5 chupetes repartidos por la cuna, biberones varios de agua y/o leche… en fin, lo que fuera para poder enganchar 3 horas de sueño.
    Es decir hicimos todo lo que no se debe hacer según este método.
    Ahora duermen 10 horas o más si les dejamos (tienen 5 y 3 años), se van a dormir solos (comparten habitación) y yo tengo el cutis mucho mejor porque duermo mis 7 horas de rigor! Todo se consigue!

    • Maribel

      14 Septiembre, 2017 a 4:04 pm Responder

      Me alegro que te haya gustado Alejandra
      Un abrazo

  • Ana

    14 Septiembre, 2017 a 12:15 pm Responder

    Hola! Conmigo usaron una versión dulce del método (no usaron tabla ni rollos raros, y fui de esas q lloraban 3 segundos y se dormia tan a gusto toda la noche del tirón se supone) y aun así ni de coña lo he puesto en práctica yo. Quedan secuelas. No lo hagáis, de verdad.

  • Elena Fernández Gómez

    14 Septiembre, 2017 a 12:28 pm Responder

    Buenos días a tod@s, mi marido me llamaba ‘nazi’ pero ahora agradece al método y a mí que tod@s durmamos del tirón. Nuestro buen hijo tuvo, durante sus cuatro primeros meses de vida, gases a todas horas del día y eso me llevó a un estado que ya podéis imaginar. Lloraba todo el rato que estaba despierto y dormía poquísimo por culpa de esos gases del infierno. Cuando a los cuatro meses acabaron, lo pusimos a dormir en su cuarto y acatamos el método. Es verdad q no fueron tres dias ni dos Semanas, y que tod@s sufrimos los ratitos de llanto, pero aprendió no sólo a dormir solo, sino que NO PASABA NADA SI ESTABA SOLO EN UNA HABITACIÓN, CREO Q ESTO ES LO MÁS IMPORTANTE Y NADIE HA MENCIONADO: enseñar que no pasa nada si uno está solo en su cuarto. Y eso conlleva de forma natural a dormirse solo. Por supuesto una rutina es crucial: un ritual que élconozca y prevea y le ayude a sentirse seguro. Hoy en día el buen hijo tiene tres años, cada noche le leemos dos cuentos y se queda en su cama tan feliz jugando con sus ‘amigos’, sus muñecos y quedarse solo no le ha resultado nunca un drama porque desde que tiene conciencia, está acostumbrado a dormir solo. No recuerda ni conoce otra cosa.Para él eso es lo normal, entendiéndose por normal lo que él conoce. Eso no quita que las malas noches cuando está malito, no estemos con él, calmándolo en la mecedora de su cuarto o sentados en su cama un ratito, pero si nos vamos de su habitación no pasa nada.
    Por último quería decir que me encanta este blog y el club de las Malas Madres, ( hasta he comprado sus camiseta y tazas 😉) pero este artículo en concreto no me ha parecido objetivo en absoluto, todo lo contrario, emite juicio de valor y se posiciona subjetivamente dejando clara su postura y opinión. Saludos a tod@s.

  • Rouse

    14 Septiembre, 2017 a 12:55 pm Responder

    Hola, totalmente de acuerdo con lo que explica Maribel Gámez.

    No concilio la posibilidad de dejar a un niño/a llorar sin intentar calmarle o indagar qué le ocurre con mensajes de cariño, cercanía, contacto físico, abrazos y mucho mimo en el momento de conciliar el sueño y más cuando apenas pronuncian palabras y su capacidad de comunicación por su edad está limitada…

    Cuando el buen padre viaja o duerme fuera le pido a las tres buenas hijas (7-7 y 5) que se vengan a dormir a mi cama que así estamos más agustito…
    Jejejejejeje no quiero ni pensar el día que me digan ” no, mamá, tienes que dormir sola”

  • La sonrisa despeinada

    14 Septiembre, 2017 a 1:09 pm Responder

    Llevo sin dormir “en condiciones” unos cuatro años y medio. Cuando el mayor empezó a dormir del tirón ( dos años y medio) llegó su hermana. Los primeros meses no dormía del todo mal y además hacíamos colecho y lactancia materna con lo que se sosegaba antes. Tras destetarse y tener que cambiarla a una cuna mayor empezó otro ciclo de insomnio. Como con el hermano, hemos probado de todo, pero la experiencia nos asiste. La noche del tirón llegará, pero como comentaban por ahí, al igual que la retirada del pañal, cuando esté lista y madura. Y es agotador, y hay días que te tiras de los pelos. Pero mi hija no va a llorar horas seguidas (si, no se cansa como he leído por ahí si no que se pone cada vez peor, hasta llegar a la afonía) sintiendo que no la queremos coger. Como todo en la crianza de los hijos, cada uno sabrá lo que tiene y quiere en su casa, pero yo a Estivill lejos. Eso no significa que no implantes rutinas, que alguna gente si no sigues Estivill parece que eres un hippie descarriado, no. En mi casa se hace una rutina de cena, baño, vaso de leche, lavado de dientes, cuento y a dormir. Y con mucha paciencia va cuajando y poco a poco lo vamos consiguiendo.

  • Expatriada

    14 Septiembre, 2017 a 1:23 pm Responder

    Mi buenhijo empezo a dormir del tiron a los 20 meses, Antes no dormia mas de 2-3 horas seguidas como mucho y con suerte. Nunca se me paso por la cabeza hacer el metodo Estivill, me parece muy cruel, dejar llorar a alguien desconsoladamente sin prestarle ayuda solo porque supuestamente es por su bien. El sueno es madurativo y si tras el metodo se duerme es porque aprende que por mucho que llore o reclame nadie ira a calmarlo.

  • Planeando ser padres

    14 Septiembre, 2017 a 2:13 pm Responder

    Me leí el libro cuando nació mi bichilla. En un día de desesperación hicimos un intento de dejarla sola (no en su propia habitación, sino en la nuestra, que era donde estaba la cuna montada y ya no la podíamos sacar por la puerta). Antes de escuchar el primer llanto por el babycall, ya estaba su padre detrás de la puerta y a los 5 segundos a tomar viento la tabla de tiempos de Estivill. Al final, colecho hasta los 2 años. A esta edad se fue a su dormitorio y sólo volvía a nuestra cama si se desvelaba de madrugada. A los 2 y medio dejó de venir. Ahora, con el segundo, repetimos colecho y a dormir todos felices y sin llantos.

    Una vez leí a alguien que decía: Si oyes llorar a tu marido o a tu madre en medio de la noche ¿lo encerrarías en una habitavión a oscuras y a solas? ¿O irías a estar con ellos y a consolarlos? Pues ¿por qué los bebés sí se merecen esa crueldad?

  • María

    14 Septiembre, 2017 a 4:11 pm Responder

    He leído mucho sobre este tema porque me gusta informarme de las cosas a fondo antes de creérmelas. Hay una hormona llamada cortisol que es la hormona del estrés, se eleva cuando estamos en una situación que nos causa miedo o ansiedad. Los estudios científicos han demostrado que está hormona sigue igual de alta en los niños que están solos en sus habitaciones aunque ya no lloren. No lloran no porque hayan aprendido a dormir solos sino porque han aprendido que no les sirve para nada. Además también se producen modificaciones en la zona del cerebro que rige las emociones, la amígdala. Esto es algo objetivo, demostrado científicamente, no es un juicio, ni una opinión personal. Cada uno es libre de educar a sus hijos de la manera que le parezca más oportuna pero creo que antes de aplicar a su hijo cualquier tipo de terapia o método debería informarse adecuadamente. Yo tengo 2 buenoshijos de 3 años y 18 meses a los que acuesto en sus camas estando yo a su lado hasta que se duermen pero que se despiertan varias veces cada uno, así que mis noches son muy movidas y por la mañana toca trabajar. Aún así nunca los sometería a ningún tipo de método porque mis hijos saben dormir, lo único que necesitan es la madurez necesaria para comprender que lo tienen que hacer según las normas que marca nuestra sociedad.

  • Lola Garrido reifs

    14 Septiembre, 2017 a 4:13 pm Responder

    Estoy totalmente de acuerdo con el post. Soy malamadre de tres hijos y he dormido con ellos y lo sigo haciendo. Si tienen miedo porqué no hacerlo. Además me gusta compartir ese momento y es lo que ha hecho que durmamos mejor todos. El método Estvil nunca me gustó….

  • María

    14 Septiembre, 2017 a 4:19 pm Responder

    Creo que cada niño es un mundo y cada madre lo hace mejor que nadie. En nuestro caso ha dormido con nosotros hasta los 6 meses, nunca lo he dejado llorar en la cuna. Lo he dormido e brazos todas las veces que los dos lo hemos necesitado y no he parado de oír: lo estás malacostumbrando, tiene que dormir sólo… Cada niño es distinto. Mi peque tiene ahora 11 meses, duerme 11 horas del tirón desde los 3 y, desde hace un par de meses, cuando lo dejo en la cuna despierto se queda tranquilo y se duerme sin necesidad de quedarme yo en la habitación, ni darle la mano ni dormirlo. Y eso que toooodos me aseguraban que lo iba a tener que dormir en brazos hasta que fuese adolescente.

  • María (@CrysaniaV)

    14 Septiembre, 2017 a 7:39 pm Responder

    La primera vez que me explicaron el método de tortura de Estivil como la panacea maravillosa “para que el niño nos deje dormir por la noche” se me pusieron los pelos como escarpias. Hace mas de 10 años de eso y no he dejado de pensar que el famoso método es una fábrica de sociópatas. Si, se como suena. No, no se me ocurre otra manera de definir a una persona que se ha criado en el convencimiento absoluto de que nadie le va a consolar cuando tenga miedo, frío o se encuentre mal, que nada de lo que haga (con esa edad poco puede hacer aparte de llorar y desesperarse) va a conseguir que las personas de las que depende acudan en su ayuda. ¿Cómo una persona que se desarrolla emocionalmente en esas condiciones nefastas va a entender las emociones de los demás? Lo que ha hecho este señor engañando a tantas familias para que se comporten así con sus hijos debería considerarse crimen contra la humanidad.

  • Una más!

    14 Septiembre, 2017 a 9:50 pm Responder

    creo que en este caso todas las ideas ni estilos de crianza no son respetables: no es respetable dejar a un bebé llorando cuando puedes hacer algo por él, como tampoco es respetable pegar, insultar…

  • Una más!

    14 Septiembre, 2017 a 10:01 pm Responder

    En cuanto al carácter subjetivo del artículo, detrás de estas opiniones hay diversos estudios científicos que corroboran lo inadecuado que es el método; incluso el propio Estivill dijo años después públicamente que el método es para niños mayores de 3 años.

  • Rayis

    16 Septiembre, 2017 a 6:04 am Responder

    Lo siento pero no me ha parecido justo este post, ya desde el principio se nota el tono “despectivo” hacia el método del que habla y cae en las mismas críticas de siempre. Evidentemente no es un método que utilices porque tú niño de 6 meses le cuesta cambiar de habitación o estar solo al principio, es un método que utilizas porque tú niño de 6 meses no gestiona su sueño y es un verdadero calvario dormirse (llorando incluso en brazos) y se despierta como 4 o más veces durante la noche, por poner un ejemplo. El libro no dice que se tenga un trastorno así de la nada, el libro te orienta para que tú, como padre y la forma en la que el “no dormir” de tu hijo te afecte, decidas si quieres usar esta forma de enseñarle. Y si, es un aprendizaje, el mismo que tienes que pasar cuando le dejas en la guardería (porque no te queda más remedio para ir a trabajar) y el niño se queda llorando esperando que tú vuelvas y no vuelves. Y le van a quedar secuelas??? Sinceramente no creo que sea verdad. Que llora de noche porque hace siglos corría peligro por los depredadores?? Bueno, pues también habrá que enseñarle que ya no hay depredadores, verdad?? Nose… Me esperaba una crítica más profesional, cae en los topicazos de siempre y sinceramente ya sienta un poco mal. Cada niño es un mundo y cada familia también, hay distintas formas de educación y distintas experiencias, y los padres intentan hacer lo mejor; y ya me cansa que se juzgue una técnica de forma tan gratuita y siempre con lo mismo, “se les deja llorar” solo quedándose con eso. Dejar de hacer estas cosas. Bienvenidos los padres que hagan colecho, bienvenidos los padres que duerman a los niños en brazos, bienvenidos los que hayan hecho Estivill, bienvenidos a los que les hayan dormido bien de primeras… Nada es criticable, ni mejor, ni peor, todo está hecho de corazón y pensando que es lo mejor. Por favor, no digáis de forma tan gratuita que “es dejar llorar”, ” que al niño le van a quedar secuelas” y demás, porque es una forma de juzgar señalando con el dedo, y una malamadre yo creo que eso nunca debería hacerlo. Puede que tú personalmente no hicieras nunca este método, pues entendible y bienvenida, pero no lo ataques así. Se exagera cada cosa que dice el libro y hay que leerlo desde otra perspectiva, cuando lo lees para realmente ponerlo en práctica, te sientes muy identificado con los problemas que te describe, y, aunque sabes que va a ser horrible lo de los tiempos y demás, no lo ves como un maltrato por favor, lo único que esperas es que funcione y poder darle a tu bebé esa herramienta para poder dormirse, porque realmente lo pasa mal cada vez que lo intenta. Solo eso…

  • Rayis

    16 Septiembre, 2017 a 6:14 am Responder

    Por si alguien le interesa otra crítica al método:
    http://naukas.com/2014/11/20/la-ciencia-del-metodo-estivill/

    Por cierto a destacar del post, sentimiento de culpabilidad de los padres si no funciona, muchas gracias!!! Porque ya cuesta tomar decisiones, hacerlas, que no salgan y demás; como para flagelarse.

  • Elena Vázquez

    19 Septiembre, 2017 a 7:36 pm Responder

    Hola! Después de un año literal sin dormir compré el libro, lo seguí según dice y me fue genial. Hoy tiene 17 años y desde después de dos semanas de aplicación a esa temprana edad duerme como un tronco, tranquila y feliz. No comparto ciertas descripciones q se hacen en el blog, yo toqué, besé e incluso abracé a mi hija, y así lo dice el método. Se trataba de transmirle nuestro sentimiento de seguridad y tranquilidad y amor, x estar juntos en nuestra casa, segura y confortable. Ella lo recibió, lo “entendió” y sintió, y dejó de llorar.
    Creo q este blog no es fiel al método. Al menos al q yo conozco y apliqué.

  • Iraida Azuara López

    20 Septiembre, 2017 a 9:38 am Responder

    Buenos días….llevo dos años y tres meses sin “dormir” (descansar) en condiciones. En primer lugar apuntar que en la primera revisión a los pocos días de nacer mi hijo ya me dijo la pediatra tras comentarle que el niño apenas dormía de noche ni de día, que el niño era nervioso. No pudimos dar un paseo tranquilo en el carrito, ni dejarle en la cuna, siempre con el canguro o en brazos. En las revisiones o consultas posteriores con la pediatra siempre le comentaba que el niño no dormía bien, pero ella siempre me decía que estaba sano y que cada niño es diferente. Se iba llevando pero cuando se me acabaron los permisos de maternidad, lactancia y me incorporé al trabajo no podía con mi cuerpo y cada vez peor claro. Estuve dando el pecho a demanda hasta que empecé a trabajar y finalmente lo dejé por completo a los 12 meses. Me leí “Duérmete niño”, “Dormir sin làgrimas” ahora estoy con un libro que se titula ” La elefantita que quiere dormirse”.. nada funciona. La única manera que mi hijo se duerma y yo “dormir” (descansar) un mínimo para poder mantenerme en pie es durmiendo juntos, y aún así, él me acuesta a mí ( es decir, nos vamos a la cama a la vez y la mayoría de las veces me duermo antes que él) y como es “nervioso” y no duerme plàcidamente pues una no descansa bien.
    Y así estamos, apañandonos como podemos, porque una se desespera y no sabe ya que hacer o si lo que hace es lo correcto.
    ¿Me gustaría saber si influye o tiene relación la eficacia de éste método o cualquier otro con la lactancia materna a demanda o el hecho de hacer colecho en los primeros meses de vida?
    Ésta es mi vivencia, respecto al método Estivill, tengo que reconocer que lo intenté, pero no pude hacerlo correctamente como indicaba, no aguanté escuchar sus lloros, su tos…, me sentí muy mal.
    Saludos

Comentar

X