¿Qué quieres encontrar?

3
Ilusionarte con la vida

Ilusionarte con la vida

Se acaba el año Malasmadres. Creo que llevamos desde marzo deseando que se acabara este 2020 que tanto prometía. ¿Quién nos lo iba a decir? Para mí 2020, antes de que llegara la pandemia, era el año de mi tercera maternidad, la más consciente y libre. 2020 iba a ser el año de delegar. Me había organizado para que el equipo funcionara sin mí, yo poder alejarme y centrarme en los retos que iba posponiendo, como el podcast y el libro sobre conciliación. El 2020 era sin duda el año del autocuidado. Y también un gran año en el que íbamos a viajar por España para llevar nuestro Malasmadres On Tour a muchas ciudades.

Cuando todo cambió…

Pero “llegó como una ola gigante y arrasó con todo”, que diría Rozalen en su maravillosa canción. Tocó recomponerse, limpiarse las lágrimas, dejar el duelo atrás y afrontar la realidad que nos tocaba vivir. Teletrabajar con un bebé ha sido todo un reto. 9 meses ya, que miro atrás y no creo que hayamos sido capaces el malpadre y yo de superarlos. Pero aquí estamos. Terminando 2020 y al final sintiéndonos agradecidos por lo que nos ha enseñado.

Nos hizo parar, repensar nuestros pasos, enfrentarnos a la vida que teníamos y darnos cuenta de que no éramos felices así. Que necesitábamos otro tempo, otro lugar, que si la vida se terminaba mañana dónde queríamos estar. Que si el mundo se paraba de nuevo cómo queríamos vivirlo. Y dimos el paso a cambiar de vida. A cerrar la Malasmadres House, a terminar una etapa maravillosa, para abrir otra nueva, llena de incertidumbre, pero cerca de la familia y en el lugar que sentíamos teníamos que estar después de casi 18 años lejos.

Y se acaba el año y estamos aquí, con la misma incertidumbre, pero con una paz y una sensación de calma interior que nos está ayudando mucho. Y es que tenemos un reto Malasmadres, en esos momentos que todo lo vemos negro, porque la realidad es muy dura, buscar aquello que nos permita ilusionarnos de nuevo. Hace unas semanas hablaba con Amelia (mi hermana) y Maite (mi compañera de lucha) sobre cómo teníamos que acabar el año. “Devolver la ilusión a las Malasmadres”. Y en ello estamos, de verdad que sí, es lo que queremos para cerrar este 2020. Dejemos a un lado todo lo que ha pasado y hemos superado o estamos batallando lo mejor que podemos y pensemos en todo lo que hemos aprendido, pensemos en lo que tenemos y no en lo que hemos perdido. Cambiar el foco ayuda a querernos más, a sentirnos agradecidas pese a todo y a construir hacia un 2021, que estamos dispuestas a disfrutar.

Mis comienzos en el podcast ‘Lunes Inspiradores’

En el podcast “Lunes Inspiradores” de mi querido David Tomas compartía el pasado lunes ese momento vivido con mi padre. Hace 3 años, un día que estaba en Málaga para recoger un premio, de camino al tren, hablaba con él, le decía que iba todo tan rápido que perdía la perspectiva. En esos momentos deseaba que las semanas pasaran MUY rápido, que llegara el viernes, porque entonces bajaba el ritmo, me sentía en armonía y paraba. La rueda giraba y giraba a una velocidad que me agobiaba tanto, pero yo tampoco hacia nada. Me sentía como un hámster atrapado sin salida. Es más, yo corría cada vez más rápido, generando más cosas a mi alrededor que a la vez me generaban más ansiedad. Mi padre me miró y mientras yo contenía las lágrimas para no llorar me dijo: “el día que no disfrutes del camino, no merecerá la pena continuar”. No estaba disfrutando, todo me parecía un agobio, un muro que se interponía entre mí y la felicidad ansiada, que para mí era estar en calma, con los míos. Y me di cuenta que para disfrutar, para vivir todo lo que me estaba pasando tenía que bajar el ritmo. A veces hay que tomar decisiones para conseguirlo. Y empecé a construir hacia ese camino, que me ha devuelto la ilusión.

Y sigue habiendo días horribles, pero ahora soy más consciente de lo que no quiero o no necesito.

Así que en el propósito de devolver la ilusión, os invito a varias cosas que me emocionan y que hemos construido para vosotras y para mí:

  1. Escuchar el podcast de Malasmadres. Porque para mí es una ventanita de oxígeno, de reflexión y de disfrute en tiempos de pandemia.
  2. Autorregalarlos unos de los kits de Navidad que hemos preparado con tanto cariño y que te llegará con una sorpresa para agradecerte todo el apoyo que nos has dado en un año tan difícil para las pequeñas marcas.
  3. Estar atenta al próximo encuentro online de “La hora de cuidarse” en el que hablaremos de todo esto.

Y con esta reflexión de viernes, os deseo un feliz puente de poner el árbol, que ya difícilmente podremos negarnos. Las buenashijas me lo repiten cada día.

Y el Malamadreo llegará, esperemos que pronto.

Han comentado...

  1. Aquí otra Malamadre, intentando encontrarme en otra fase para no sentirme culpable por haber dejado a mis chicos una vez más y empezar otra nueva vida pero a 2700 km lejos de casa. No sé si es lo correcto, me sigo sintiendo culpable por tener que trabajar físicamente y tener a una persona que cuida de mí.

  2. Aquí una malaMadre con ansiedad, que ya no me siento tan sola,al leerte te entiendo y deseo superar este dolor en el pecho que me aprisiona y no me deja disfrutar del camino.

    1. La pandemia me cogió con un bebé de dos meses y medio (mi primera hija). He debido adaptarme a ser madre a la vez que a vivir una pandemia mundial, a teletrabajar con un bebé cuando mi marido salió del Erte… Sufro ansiedad y muchos dolores articulares a los que ningún médico hace caso y que me afectan demasiado a la hora de atender a mi pequeña. Un rayo de positivismo como el vuestro es muy necesario en casos como el mío. Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La web del Club utiliza cookies para mejorar tu experiencia y hacerte ganar unos segunditos. Haz click en aceptar si estás de acuerdo. Aceptar Leer más