¿Qué quieres encontrar?

19
La mala conciencia

La mala conciencia

  • Mamá, ¿por qué viniste tarde anoche?
  • Estaba trabajando hija mía.

Volvamos a la pregunta:

  • Mamá, ¿por qué viniste tarde anoche?

La buenahija1 lo pregunta con voz de pena porque detrás de esa pregunta hay más. Llegar tarde significa para ella que no le lea el cuento, que no le de el beso de buenas noches (despierta) ni tengamos nuestra conversación del día sobre lo mejor y lo peor que nos ha pasado en el día.

Y la mala conciencia habla…

¡Qué mala madre eres! Mira que salir de noche y no estar en casa. Me da igual que estés trabajando, no te justifiques. ¿De verdad era necesario? ¿Esa es la prioridad que haces a tus hijas? En fin… no hacemos carrera de ti.

Pero un momento… Seamos sinceras.

A veces no le lees el cuento porque te puede el cansancio y piensas para dentro: “que no me pida el cuento, que no me pida el cuento…”, sí, muy de Malamadre, ya lo sabemos.

El beso, que sí se lo das siempre, claro está, a veces va acompañado de un bucle infinito que te tiras tres horas pasillo arriba, pasillo abajo a grito de “mamá, otro beso”, “mamá, ahora un abrazo”, “mamá, la luz”, “mamá, tengo caca”, “mamá, un poquito más de agua”… tampoco está mal que una noche el ritual lo haga el buenpadre y lo delegues, que él también lo disfrute…

Y lo de preguntarle por lo mejor de su día puedes hacerlo por teléfono, de camino al evento que tienes, ¿no crees?

Así que pensándolo mejor, tu respuesta debería haber sido la siguiente:

  • Mamá, ¿por qué viniste tarde anoche?
  • Tenía un evento con Malasmadres y estaba disfrutando de mi trabajo, pero hoy llegaré prontito y estaremos juntas.

¡Aplausos! Esto tiene mucho más sentido con tu discurso y con como quieres educarlas. ¡Bien hecho! Tienes un reto, querida.

Prometo que el próximo día esa será mi respuesta porque eso sí construye en el camino que queremos para el futuro de nuestras hijas. Que para mí pasa porque no tengan esa “mala conciencia” de nunca estar donde “deben” estar. Transmitirles que se puede disfrutar del trabajo o de otros momentos de ocio y felicidad donde ellas NO están. Porque cómo cuesta decirte a mí misma: “no pasa nada por disfrutar sin ellas”, ¿verdad? Pero es que si no lo hacemos no avanzamos y vamos como el jorobado de Notre Dam con la culpa a cuestas todo el santo día.

Las mujeres tenemos que superar “la mala conciencia” y me hizo reflexionar de nuevo de esa eterna “por tu culpa, por tu dichosa culpa” que nos acompaña desde la conciencia más cruel a una misma.

Verbalizarlo, tomar conciencia y ver el efecto que produce a tu alrededor ayuda a salir de esa condescendencia y de las mentiras que a veces dices por no sentirte “mala madre”. Porque si a la respuesta de la buenahija con pena, yo contesto con pena, me justifico, me quito la culpa. Y la culpa se la paso a la justicia divina, al trabajo que siempre es malo y así seguimos perpetuando un sistema que solo nos hace mal a nosotras, las mujeres que deberíamos estar en casa y no disfrutar mucho de la vida, no vaya a ser que nos vengamos arriba.

Y a vosotras Malasmadres, ¿os pasa lo mismo que a mí? Practiquemos el ejercicio de echar la culpa fuera.

culpa

*Ilustración de Belén García-Mendoza.

Han comentado...

  1. Bravo!! Me veo muy reflejada en el reproche de las prioridades, de llegar tarde y que el pre esposo (buenpadre) se haya tenido que quedar solo con las niñas (como si fuese un peso insoportable). Pero gracias a vosotras mi vida cambió porque yo lo vivo de otra forma. Yo anoche llegué también tarde, estuve en una Oración especial, intentamos acoger a 20.000 jóvenes en casas, en un evento en fin de año en Madrid. Es algo que me apasiona, y quiero que acojamos como me acogieron a mi . Es importante para mi y para ellas, vivir esta experiencia intercultural e interconfesional. Estaba haciendo algo bueno. Como tú. Y aún así, la culpa. Me queda mucho que trabajarme para librarme de ella.

  2. Como en un espejo; así me veo reflejada en tus palabras… Ole Ole y Ole!…y prometo intentar cambiar el discurso

  3. A mi me resulta muy curioso que muchas veces somos las mujeres las que nos echamos peso encima…por ejemplo, cuando volví a hacer deporte después de tener a mi segunda hija, todas en la clase me preguntaban que como me incorporaba tan rápido, que con quien estaban las niñas. Y yo contestaba: afortunadamente somos dos, está el buenpadre. Pero a que eso no se lo preguntan a él?? Por qué cada vez que hago algo con mis hijas las mujeres presuponen que estoy haciendo algo raro??

  4. Gran reflexión !! Cada día luchando para no sentirse mal por hacer algo que no sólo NOS debemos, sino que debemos normalizar para no generar esa misma culpa en nuestr@s hij@s. No nos olvidemos que somos en muchas ocasiones y hasta ciertas edades, el espejo en que se miran…..qué responsabilidad (pero así es…)
    Gracias y siempre gracias por ayudarnos a vernos de otra forma, de LA forma que nos hace grandes y fuertes. Arriba siempre Malasmadres !!

  5. Que suerte Laura que puedas disfrutar así de tu trabajo! Para mi es una responsabilidad, una forma de sustento y a veces una rutina no satisfactoria, por eso a menudo me siento malamadre cuando estoy trabajando y pienso…Que suerte el buenpadre que disfruta del bebe! La maternidad me ha enseñado a parar y a darme cuenta que en el hogar con mis hijos no es una carga y se puede disfrutar!!

    1. Yo me siento igual que tú. Me gusta mi trabajo pero no tanto como estar con mi familia, para mi, “mi culpa” la siento porque realmente es culpa mía meterme y dedicar tiempo a algo que para mí no es prioritario, y muchas veces me acabo arrepintiendo de perder el tiempo en algo que no merece tanto la pena como mis hijos. La vida laboral es muy muy larga, la infancia de mis hijos tiene corta duración.

  6. La culpa y yo somos intimas. Yo soy de las que he renunciado por ellas y me siento culpable. No me quiero reincorporar a la vida laboral con horarios incompatibles y me siento culpable. Al estar yo en casa no hay corresponsabilidad con mi marido y me siento culpable. No se delegar aquellas cosas con las que podría hacerlo y me siento culpable.
    Se que este no es el modelo que quiero para mis hijas pero es el que ven. ¿Como salir de este bucle? Si alguien lo sabe que me lo diga porque la culpa y el miedo me paraliza.

    1. Animo! Piensa que la vida laboral es muy larga y no se que edad tendrán tus hijas pero los primeros años pasan volando…y quizás cuando sean más mayores te puedas reincorporar y vean otro modelo. Imagina si no estuvieras en casa cuanto os echariais de menos y aquellas cosas que te perderías y ahora vives!

  7. No sabes lo bien que me viene este post, ya que llevo un par de días con ese cargo de conciencia. Yo aún no he dado el paso completo de disfrutar sin mi peque. Tengo un niño de 16 meses, y reconozco (muy mal por mi parte) que aún no he salido con mi pareja, solos, desde que nació. Y coincidió, que aprovechando que viene un espectáculo a mi ciudad que a mi chico le apetece ver, le dijo al niño, que ese día, papá y mamá después se irían a cenar por ahí….me sentí mal, por dos motivos: el primero, por pensar en no estar con él; y el segundo, porque me hizo sentir, que en el fondo, tenía “abandonada” a mi pareja. Y si a eso, le sumamos, que por mi trabajo a turnos, la semana que estoy de tarde, cuando llego a casa él ya está dormido y me pierdo el baño, la cena y el beso de buenas noches despierto, hace que me sienta fatal…Eso sí, reconozco que mi chico, me apoya y no es reproche, ya que es el primero, que me dice que tengo que pensar en mi, cuidarme y hacer más cosas…pero me cuesta tanto…Creo que esta página me va a servir de terapia…aunque reconozco, que hay mucho trabajo por hacer (en mi caso)….MILLONES DE GRACIAS MALASMADRES!!!!

  8. Aquí otra malamadre culpable al habla! Y es un poco tb en respuesta a Elena… Hace 15 días q volví al mundo laboral después de mi excedencia de 1 año para el cuidado de mi pequeña,durante ese tiempo me sentía como tú, responsable de todo lo que a ella se refería y no quería volver, pero apareció un trabajo mucho mejor q el q tenía y me hizo cambiar mi balanza y me hizo sentir más culpable todavía por pensar q iba a priorizar mi vida profesional a mi buenahija, pero después de mucho pensar y razonar como dice el artículo de la malamadre jefa “no quiero ese discurso para mi hija” y pensé q quiero una hija que le guste trabajar, que quiera superarse a sí misma y que quiera ser mejor persona. Así que ahora llego más tarde, a veces culpable por ello, pero me comprometo a cambiar mi discurso “disfruto en mi trabajo y quiero que tú aprendas a ello!”
    Gracias, como siempre, muy motivador leeros!!!

  9. A mi me pasa, pero ahora que ella está en un cumpleaños y yo pasando mi catarro estudiando, elka no se acuerda de mi , también hay que hacerles ver eso que ellos quieren sus momentos, pues nosotras igual , un post genial, un besazo

  10. Muy identificada. Cogí jornada reducida para no salir tarde del trabajo. Puedo recoger a mis hijas del cole, a veces voy yo, a veces el padre, y dedicar tiempo a ní, a yoga o pilates. Dos ratos. Se me echa eso en cara. Mucho. Mucho. A veces me conecto fuera de horario. Mis hijas ducen otra vez no, mamá. Se me dice que por qué no cojo jornada normal. Pues porque no quiero! En fin. Mucha culpa. Muchísima. No es justo. Una angustia dia
    ria.

  11. Totalmente de acuerdo, con todo lo que decis…. pero a veces ,… tenemos que ponernos por delante de todo y todas las cosas…. sino…. vienen luego otros problemas… por que no nos dedicamos tiempo para nosotras mismas. Gracias por tus aportaciones Malamadre jefa , Fundadora….no escribo mucho,… pero intento no perderme ninguno de tus articulos… gracias por la idea,… aunque a veces… me parece que exagerais un poco… quiza porque yo vivo en el Norte… y la sociedad mas cercana… los roles de madre y padre estan mas diluidos…

  12. Pues si….soy mama de 6 pequeños de entre 16 años a 6 semanas…es mucho en trabajo que se le deja caer a las mamas…y hacerlas sentir culpables por no atender las 24h…tenemos derechos a malamadrear…digo yo!!!no me siento culpable si no estoy…pq para ello esta papa…necesitamos nuestro espacio..y yo me niego a dejar de ser mujer y ser yo x haber decidido ser mama

  13. Yo no llego tarde a casa por trabajo pero aprovecho para salir a caminar con dos mamas más, a ir a mi “extra escolar” de flamenco o qué leches, me voy de cena con amigas.
    Culpabilidad? pues cuando mi buenhijo mayor era más pequeño, pues sí, pobrecito pensaba yo y le decía tal que … “la mama se va a trabajar” o “me voy a casa del abuelo a llevarle la cena” (mi padre es viudo pero no necesita que nadie vaya a llevarle la cena). En fin … culpas fuera !! se acaban acostumbrando e incluso se alegran cuando sales por ahí y “no renuncias” a ser mama que no es incompatible con pasártelo bien. Me dicen “mama qué guapa vas! te vas a cenar fuera? pues sí cariño, voy a pasar un buen rato con más malasmadres” jajaja.

  14. Una amiga me recomendó este club con el cual me siento totalmente identificada.La culpabilidad ha sido mi peor enemigo.Culpable por no recogerlos pronto del cole,culpable por no pasar tiempo con ellos el finde porque las tareas de la casa me quitaban todo el tiempo.Uno entra en un bucle de culpabilidad invisible e infinito.Hasta que en un momento de la vida gracias al mindfulness conseguí salir del bucle.Ahora soy una madre libre de tomar mis decisiones y mucho mas feliz.Gracias a haberme “casi”desprendido de la culpabilidad(siempre es bueno quedarse con un poquito) ahora soy madre de 4.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X

La web del Club utiliza cookies para mejorar tu experiencia y hacerte ganar unos segunditos. Haz click en aceptar si estás de acuerdo. Aceptar Leer más