¿Qué quieres encontrar?

28
La maternidad, un tsunami de sentimientos nuevos

La maternidad, un tsunami de sentimientos nuevos

“Dormir como un bebé”, “cuando tengas a tu hijo o hija sentirás un flechazo instantáneo”, “las madres pueden con todo”, “la maternidad es lo más maravilloso que puede sucederle a una mujer” son algunas
de las frases con las que hemos crecido y que han hecho que tengamos una concepción de la maternidad idílica, de color de rosa al más puro estio de comedia americana.
Desmitificar la maternidad fue precisamente el origen del Club de Malasmadres, de mi despertar a la maternidad y de darme cuenta que las expectativas que tenía creadas chocaban contra la realidad. Desde creerme que las contracciones de parto eran como dolores de regla acentuados, que establecer la lactancia materna era tremendamente fácil a pensar que los momentos malos no podían suceder cuando habías tenido, en mi caso, una buenahija… esto solo podía traerme felicidad infinita, que lo es pero con matices. Pensaba que con ella ya no necesitaría nada más en mi vida.

Una revolución en todos los sentidos

Cada experiencia es un mundo así como cada maternidad, pero asumir que llega como un tsunami que nos cambia todo nuestro orden establecido es fundamental para comprender cómo nos sentimos, cómo podemos llegar a sentirnos y poder asumir de manera más natural, más humana y terrenal que pueden aparecer altibajos propios de una experiencia que no es igual a ninguna otra que hayamos vivido. Hormonas revolucionadas, un bebé que necesita mucho de ti, de tu familia, recuperación posparto, sueño, mucho sueño y todo nuevo aderezado con el sentimiento de culpa que aparece con más fuerza tras la maternidad.
Pero claro en medio de tu locura personal y tu aprendizaje como madre, un nuevo papel en tu vida, empiezas a recibir mensajes en todos los sentidos y desde todas las direcciones, todo el mundo se ve capacitado para opinar sobre tu crianza y no de manera constructiva. En ese momento lo que necesitas es comprensión, apoyo y acompañamiento y menos juicios ya que el estrés puede traernos consecuencias no esperadas, de hecho 7 de cada 10 madres siente estrés algunas veces y 3 de cada 10 reconoce sentirlo muy a menudo, según el ‘V Estudio de hábitos de vida saludable y bienestar en las mujeres de DKV Salud’.

Romper tabúes y pedir ayuda

Muchas mujeres se sienten mal, sufren el llamado baby blues, tienen depresión postparto, no sienten ese flechazo con música de
violines que se suponía que tienes que sentir de manera irremediable, y al sentir lo que se supone no deberías estar sintiendo las mujeres callan pero el problema sigue ahí. Levantar la mano, pedir ayuda a la familia, delegar incluso buscar ayuda profesional es fundamental para afrontar lo que está pasando y
derribar un tabú que poco a poco está cayendo. No pasa nada por contarlo, es necesario.
Igual de importante es poder tener nuestro momento, nuestra vía de escape, reencontrarnos con nosotras mismas en alguna actividad que nos guste, autocuidarnos en definitiva algo que hemos ido viendo en las distintas fases de #LaHoraDeCuidarse con DKV Salud.

No somos superwoman

Es fundamental tirar la capa de superwoman, asumir nuestras imperfecciones y reírnos de ellas y pensar que somos las mejores
madres que podemos ser para nuestros hijos e hijas. También es igual de importante hacer equipo ya que la maternidad destapa aun más los estereotipos de género y la carga mental, las tareas derivadas del cuidado y del hogar si no se reparten y se delegan aumenta nuestro nivel de estrés y de agotamiento.

Y tú Malamadre, ¿qué ha supuesto la maternidad para ti?, ¿ha sufrido tu salud mental?, ¿en qué sentido?

Han comentado...

  1. Pues para mi desde luego lo más estresante de todo ha sido mi entorno. Yo asumo que no puedo con todo, pido ayuda, y ¿ q me encuentro?, pues una falta total de empatía. Soy yo quien tiene q asumir el estrés de la casa, trabajo e hijos, la que no duerme y no descansa, y sin embargo se me exige que permanezca tranquila e inalterable, que mi humor sea agradable para los demás. Si estalló, porque soy humana, si me enfado si protestó sólo recibo críticas, acerca de mi mal carácter, de lo mal que me sienta mi nuevo embarazo, de lo insoportable que estoy Y de lo intolerable de mi comportamiento. Lo siguiente es ignorarme…y ellos seguir con sus vidas.
    Esa es la ayuda que tengo si la pido, con lo cual al final trato de hacer las cosas sola, lo que me supone más cansancio a todos los niveles, pero al menos no sufro el estrés emocional, el machaque psicologico de que mi comportamiento/caracter/humor, no esté a la altura de las expectativas de mi entorno.

    1. Has descrito perfectamente lo que siente muchas mujeres, el entorno ofrece una presión muy grande, como si no existiera el derecho a la queja, como si eso invalidara otros sentimientos que tenemos.

      Te mando un abrazo enorme.

    2. ….. Pero… Me siento completamente igual. Es un sentimiento de tristeza rabia amor e impotencia ante todo lo que me rodea. El bebé no tiene la culpa de nada pero es la causa de todo. Mi vida tan ordenada y organizada se desmoronó aquel día. Aveces lloro y le miró y sigo llorando. Aveces me enfado la décima vez q me despierta en plena noche y nose que hacer pensando en que a las 6 me tengo q disponer a todo para ir a la guarderia y al trabajo.

  2. Al principio todo el rato que si lo haces bien, cuando dejas tu trabajo porque no estás bien todo el mundo te dice que eres una irresponsable porque tu hija acabará debajo de un puente, siempre juzgando y luego la carga mental

  3. Querida Laura
    Tristemente hay mujeres que no pueden decir que su maternidad les sobre pasa , que tienen estrés , que necesitan ayuda y que no son súperwoman porque reciben respuestas como “yo he tenido 3 hijos y no es para tanto “ , “ si te estresas para que has tenido hijos “ y no pueden ni si quiera pedir a sus parejas corresponsabilidad . Tampoco pueden pedir ayuda profesional porque nuestro sistema sanitario no está preparado para ayudar en trances y pagar ayuda privada les he imposible por el tema económico.
    Mi maternidad es muy reciente pero ya ha supuesto muchos cambios , estrés mental , físico . Además me he dado cuenta de que tengo una preocupación extra que antes no tenía , mi hija y su bienestar. Aun no empecé a trabajar y se que va a se me duro porque el tema de la corresponsabilidad me va a traer problemas , la conciliación va a ser imposible y posiblemente a nivel laboral me pase factura .Tengo fama de tener un carácter directo , rudo del que constantemente me tengo que defender y muchas veces termino diciendo que “ bendito sea mi mal carácter que de mis males me saca “ , Lo que pasa es que soy muy independiente y en mi ámbito personal si no me gusta algo lo digo . Antes solo tenía que mirar por mi , tengo miedo de no poder dar a mi hija lo que necesita , tengo miedo a que mi supuesto mal carácter me traiga problemas con mi entorno familiar. Miedos que antes no tenía porque hasta ahora para mi el miedo no existía .

    Un besazo

    1. Buenos días Juncal!!!

      Tienes mucha razón en todo lo que dices, por eso en esta fase de #LaHoraDeCuidarse hemos querido poner el acento en un tema que cada se habla más pero que queda mucho camino por recorrer, visibilizar para que las mujeres puedan pedir ayuda y también que cambie el sistema. Un abrazo enorme y mil gracias por sincerarte!!!

  4. Para mi la maternidad, a día de hoy puedo decir que es lo peor que me ha pasado en la vida. Con dos años mi hijo se despierta cada dos horas, pide teta a cada poco, no come, tiene un temperamento de agárrate… y yo que tengo la mecha corta pues imagínate. Me siento engañada por la sociedad, por querer pintar que todo es bonito, me siento estresada, he engordado 8 kilos del estrés que llevo, las noches me las paso llorando porque necesito dormir y no puedo. Si lo llevo a saber, no hubiera tenido a mi hijo. Es duro lo que digo, pero es real y así lo estoy viviendo. Y del estrés que tengo me estoy quedando calva. Ojalá algún día vea la luz y cambie de opinión, pero mi salud mental se resiente a cada día que pasa….

    1. Ana, te entiendo. Mi primer hijo (hija, en realidad), también se despertaba 6, 7 veces entre las 23 y las 7h y cuando se acercaba la noche también me daban ganas de llorar. El cansancio físico no ayuda al estrés que de por sí ya tienes. Y sí, te sientes incomprendida y culpable. Y la relación con el padre se resiente y mucho. Y el cri@ no puede darte a penas nada, no está en disposición de poder hacerlo. Y, sabes? Con el segundo es igual, aunque al menos has aprendido algo. Y sabes otra cosa? Que cuando dejan de ser bebés y te abrazan y te hablan y te dicen que no llores, entonces, Ana, todo lo malo se olvida y no hay nada que brille más a tus ojos que esos mocosos que has parido. Otra cosa amiga, pide ayuda profesional. No te lava la ropa, ni te ofrece horas de sueño, pero podría aliviar parte de la carga mental que llevas. Ah, y si puedes pagar a alguien para que vaya a casa un par de horas a limpiar, ni te lo plantees. Hazlo! Mucha fuerza, y mucho ánimo. Y, oye, recuerda que pasa (que no se te olvide, es importante). Abrazo

    2. Hola Ana,

      ¿Qué tal? Lo primero decirte que puedo comprenderte perfectamente porque hay etapas, influye también el descanso del niño, en el que las fuerzas se ven mermadas, la presión de entorno etc que te hacen ver que no es para tanto no ayuda. Es importante visibilizarlo y pedir ayuda, este vamos a tratar de ayudaros en este sentido. Yo te mando mucho ánimo y aquí nos tienes para lo que necesites.

    3. Hola Ana ¡te entiendo al 100%! y haces muy bien en expresar todo lo que sientes. Ya está bien de tener que disimular y contar películas que una no vive. No me quiero meter en tu vida, por favor no me malinterpretes porque no doy consejos, solo te sugiero… ¿no tienes opción de dejar a tu hijo 2 o 3 días con algún familiar o amigo de confianza y dedicar ese tiempo a descansar, comer bien, hacer algo que te guste o simplemente estar sentada haciendo nada? Se necesita de vez en cuando…
      Un abrazo!

    4. Ana, no puedo evitar contestarte, me he sentido muy identificada con tu comentario. Durante mucho tiempo también sentí que la maternidad era la peor idea que se me había ocurrido en la vida. Yo dejé el pecho al mes, así que el problema de dormir no lo tuve, mi hijo con el biberón y los siguientes cereales dormía muy bien. Pero todo lo demás que dices lo suscribo yo. Temí por mi salud mental. Me incorpore al trabajo feliz a los 5 meses, al salir iba llorando a la guardería de pensar en la tarde que me esperaba. A los ojos de los demás era una quejica, una exagerada, y solo recibía consejos de “a ver cuando te pones con el segundo y ya verás que bien”. Sobra decir que me quedé solo con un hijo, no quiero volver a pasar por ninguna de las etapas que ya he ido dejando atrás. Ni mi marido tampoco. Esto nos agotó y casi se lleva por delante nuestra relación. Quiero darte un punto de esperanza, en nuestro caso vimos la luz cuando empezó el colegio, pero en primaria el cambio ha sido brutal. Ahora tiene 6 años, es un niño bueno, cariñoso, estudia, ya no lo percibo como una carga sino como compañía, recuerdo aquellas tardes horribles y me parecen ya una pesadilla lejana. Las tardes ahora me gusta pasarlas con él, nunca pensé que diría esto. Me siento muy culpable porque sus primeros años los vivió con unos padres estrenados, sobrepasados, etc. Me lo como a besos cuando puedo, creo que por “compensar”. Mucho ánimo Ana, en mi humilde opinión y experiencia, todo se me ha ido pasando a medida que ha crecido. Si ahora mismo tuviera otro estoy segura de que me pasaría lo mismo, he asumido que yo no puedo con la exigencia de los primeros años. Un abrazo

      1. Yo lo entiendo perfectamente y agradezco muchísimo que de una vez contemos la realidad por las que pasamos muchas personas cuando tenemos un hijo. Ya está bien de tanto mundo gominola.
        Un abrazo!

    5. Qué identificada me he sentido contigo!! Mi hija tiene 16 meses, los peores de mi vida. Siempre ha comido fatal, no duerme, tiene muchísimo carácter, es súper llorona, inquieta… Yo estoy sobrepasadisima, llevo 16 meses con una depresión y una guerra interna horrorosa. Al igual que tu, si volviera atrás no sería madre. Y los demás? SOLA, así he estado estoy y estaré siempre, no puedes decir que no eres feliz, no puedes decir que la maternidad no es lo mejor que te ha pasado, no puedes decir que no lo soportas… no porque te juzgan como un monstruo, en mi caso, ni mi madre. Estoy pasando por el peor momento de mi vida…. Gracias por hacerme sentir in poco menos sola… Mucho ánimo

    6. Por fin encuentro alguien que siente lo mismo que yo. Yo me siento completamente desbordada..casi diría cerca de un colapso. No se qué hacer porque aunque diga que estoy cansada y colapsada sigo sin tener ayuda. A veces tengo de coger mis cosas y dejar todo.

    7. Hola

      Cómo están?
      Hoy despues un episodio más con mi pequeña, un ataque de ansiedad y de nervios..me he metido en la cama para intentar buscar algo que me pueda ayudar.
      Me encuentro con el post de hoy de las malasmadres y con tantos comentarios.. algunos exactamente iguales a lo que siento.
      Toda la vida he querido ser madre, no creo que haya idealizado un bebé o como sería mi hijo..tampoco cómo sería el parto o la habitación.
      En eso creo que siempre he sido realista y objetiva.
      Sin embargo e según pasan los meses me siento colapsada..al borde de un ataque o depreciación.. mi marido..no se..que decir..tantas veces le digo y tantas veces ha visto tantos “ataques” y sigue sin hacer nada.
      Estoy sola..y no se qué hacer.. a veces creo que me arrepiento de haber sido madre..que no soy capaz de hacerlo. Pero la verdad es que mi hija no es fácil.. duerme fatal.. pataletas por nada y por todo..para comer es un desastre.. y luego es de esos niños que casi parecen de alta demanda.. no sabe estar sola..no sabe jugar sola..y si estoy con ella en cada tengo que está literalmente con ella las 24 horas.. no puedo cocinar..no puedo ir al baño.. arreglarme..porque siempre tengo que estar pendiente de ella.
      Me genera mucha ansiedad salir con ella..viajar..ir de compras..lo que sea.. porque siempre hace pataletas..siempre llora..es muy inquieta..no hay manera de hacerla que se quede tramo un minuto
      Me recomiendan algun grupo de apoyo?algún profesional?algo?
      No se cuánto más puedo aguantar y ella en 2 meses cumple.. solamente 3 años.

      Gracias

      Saludos

  5. Buenas!!! Me siento taaaant identificada! Yo ya tuve ansiedad antes de tener a mi primera hija pero fuí a un psicólogo y genial!! Ahora con la segunda que tiene 6 meses, siento que no puedo más!! Me paso el día llorando, comparándome con las demás madres, que “evidentemente lo hacen todo mucho mejor que yo”…
    Y además me paso el día preocupada por ellas, por su salud, porqué no quiero que sean cómo yo en el ámbito emocional, por si estaran bién en el cole, etc. Es agotador no lo siguiente! Y ahora además puede que mi hija pequeña tenga alergia a la proteina de vaca 🤦🏻‍♀️ En fin…

    1. Hola Anna,

      Sí es agotador, a veces la preocupación es máxima. Muchas gracias por contarlo porque muchas Malasmadres se sentirán muy identificadas contigo.

  6. Jooo, que explicación tan ajustada de lo que me pasó cuando fui madre, sumándole además que mi embarazo fue invitro, la culpa era brutal, la alerta constante, por que no le pasara nada y la ansiedad que eso genera… Todo un tsunami de sentimientos que además no se correspondía con lo que me habían contado

  7. Ana, te entiendo. Mi primer hijo (hija, en realidad), también se despertaba 6, 7 veces entre las 23 y las 7h y cuando se acercaba la noche también me daban ganas de llorar. El cansancio físico no ayuda al estrés que de por sí ya tienes. Y sí, te sientes incomprendida y culpable. Y la relación con el padre se resiente y mucho. Y el cri@ no puede darte a penas nada, no está en disposición de poder hacerlo. Y, sabes? Con el segundo es igual, aunque al menos has aprendido algo. Y sabes otra cosa? Que cuando dejan de ser bebés y te abrazan y te hablan y te dicen que no llores, entonces, Ana, todo lo malo se olvida y no hay nada que brille más a tus ojos que esos mocosos que has parido. Otra cosa amiga, pide ayuda profesional. No te lava la ropa, ni te ofrece horas de sueño, pero podría aliviar parte de la carga mental que llevas. Ah, y si puedes pagar a alguien para que vaya a casa un par de horas a limpiar, ni te lo plantees. Hazlo! Mucha fuerza, y mucho ánimo. Y, oye, recuerda que pasa (que no se te olvide, es importante). Abrazo

    1. Lo de dejar de juzgar y sobre todo entre las propias mujeres es fundamental. Yo mi entorno más cercano por suerte una maravilla pero los demás… yo pude morir en el parto ( y no es una forma de hablar ), septicemia muy grave, varias transfusiones de sangre, no poder ver a tu hija su primer día de vida, no abrazarla hasta el cuarto, ingresada más de diez días, no poder cogerla en casi un mes, … en fin muchas cosas. Cuando al fin me recupero y estoy yo súper feliz dando el biberón a mi hija simplemente disfrutando infinidad de veces me ha parado alguien para decirme que porqué no le doy la teta, que es le mejor, que si no me preocupo por la salud de mi hija, hasta que piense en el dinero que me ahorraría. Estas cosas duelen mucho. Intentemos ayudar y no juzgar. Yo paso de todo y ahora súper feliz con mi hija de 6 meses pero en las semanas 6,7 cuando finalmente te puedes valer por ti misma que todo el mundo te critique no es fácil.

  8. Para mí hubiera sido perfecto que nos hubiéramos metido en una burbuja mi marido, mi hijo y yo, el primer mes de dar a luz, porque yo estaba perfectamente durante el día pero cuando se acercaba la hora de la visita de mi familia política que venía tooodos los días aquello era un martirio para mí. Siempre con comentarios hirientes e imponiendo cosas. No pude establecer una correcta lactancia por culpa de las visitas. Ojalá hubieran hecho una colada o comida para ayudarme en vez de venir como invitados. Mi marido no me entendio hasta el segundo mes, cuando les dijo que al menos llamaran antes de venir, con la consiguiente pataleta por parte de mi suegra. Si si… pq ni siquiera llamaban, se presentaban y listo. Mi madre me dijo:cuando necesites algo llámame. Ojalá todos lo hubieran hecho. La situación de estrés me llevó a tener candidiasis de repetición pq lo somatizaba y lloraba después de las dichosas visitas como una desquiciada. Si alguna de vosotras acaba de dar a luz, haced todo lo posible por evitst el estrés aunque suponga ser desagradable con quien no tiene respeto.

  9. Me acabo de enterar de que voy a ser madre (buscado) y no tengo ilusión, no estoy feliz y sólo pienso en los inconvenientes, en cómo está cambiando ya mi vida y cómo cambiará. Accedí a buscar al bebé después de 3 años de presión por parte de mi pareja, pensé (ingenua de mi) que si me quedaba embarazada me pondría muy contenta y surgiría el instinto maternal. No ha sido así y estoy bastante amargada. Siento que no puedo hacer nada, que no puedo ser yo, a algunos les parecerá que son cosas superficiales pero no es así. Me importo yo antes que nadie. Ojalá este sentimiento pasara

  10. Hola, bebe de 10 meses, adelcace 13 kg de no dormir, se despierta cada hora y media, me mude a casa de mis padres para q m ayudaran o la ansiedad acababa conmigo. Busque ayuda profesional y no hay nada peor q una mujer machista q te dice deja la teta q te sienta mal!!! Busque otra y aunque llevo una sesion encantada. Busco fuerzas para plantarme y decir, es lo q hay, pelusas y ropa sin planchar, el que no aporta, estorbs!!

  11. Hola chicas! Me identifico con vosotras. Yo soy madre adoptiva desde hace 11 meses. Y pese a haber movido el mundo para adoptar a mi hijo, los primeros meses han sido un infierno. Perdí 11 kilos, perdí mucho pelo, me descuidé y me sumí en una depresión total. La culpa me mataba, al haber sido via adopción. Desbordada y sin vínculo con un hijo a los ojos de tantas personas, los días parecían una tortura hasta que volví al trabajo con unas ganas locas. El camino es durísimo y se camina en silencio muchas veces, pero voy encontrando paz con el tiempo, mucho trabajo emocional, ayuda del entorno , y aprendiendo a priorizar mi bienestar que, a la postre, es un bien para mi hijo. En mi opinión, la maternidad tal cual nos la han vendido es una estafa. Animo a todas, y bravo por salir a contarlo!!!! Besos

  12. Gracias a todas por vuestras experiencias y por compartir vuestros sentimientos, emociones y pensamientos, con los que me siento taaaaan identificada. Las etapas van pasando, eso he aprendido y me ayuda a superar los momentos anímicamente más bajos (me lo digo como si fuera un mantra “todo pasa, todo pasa”, especialmente en las noches), pero me empeño en contar a otras mujeres lo mal que lo pasé y lo complejo que se sigue haciendo. Suelo decir que nunca me he sentido menos mujer que en esta etapa, que no me encuentro ni me reconozco, que estoy en un modo pausa hasta que pueda volver a conectar conmigo, que una piedra quizá se excita más que yo. La sexualidad ha pasado a un plano… vamos que ha desaparecido, y por más que quiero no sé a qué continente ha huido. Esta parte también es muy difícil para mí. Y en lo profesional, bufff, era de las que me entregaba en cuerpo y alma al trabajo y ahora soy consciente que ni quiero ni puedo llevar ese ritmo pero tampoco quiero renunciar a sentirme realizada profesionamente.
    En definitiva, Siento que para muchas mujeres la maternidad es un punto de quiebre y ruptura entre lo que hemos sido -o hemos creído que éramos- y lo que vamos a decidir que queremos ser. Y aquí es donde, en mi opinión, tenemos que centrarnos con amor: construirnos, querernos, cuidarnos, abrazarnos, perdonarnos, celebrarnos.
    Sois mujeres poderosas, no lo olvidéis.

  13. En mi caso, un parto traumático a nivel psicológico, una lactancia donde mi bebé no ganaba peso, mucha angustia y ansiedad, unido a un sentimiento de culpa y una frustración tremenda… no sentía esa felicidad de la que me hablaban, ni de ese vínculo con mi hija tan fuerte desde el principio. Además cuando decía como me sentía parte de mi entorno cercano no lo entendía, ya que tener un bebé es motivo de felicidad, y encima que no me quejara! Que tenía un bebé sano! En fin… Mucha incomprensión e ignorancia ya que maternidad y depresión parece que no puedan ir juntas, entre otras cosas. También Mucha decepción y tremendo choque contra la realidad.

    Es fundamental pedir ayuda, exteriorizar lo que sientes y normalizarlo para romper tabúes, pero no es fácil ya que hay mucha presión entorno al mito de que las mujeres podemos con todo.

    En mi caso, poco a poco aceptando como me siento, pidiendo ayuda, e intentar pasar de las críticas ajenas no constructivas, he ido mejorando mi estado de ánimo y he podido estar mejor con mi hija, a la que quiero con locura. He aceptado que soy una madre imperfecta y que ese vínculo lo iremos construyendo poco a poco las dos.

    Muchas gracias por este club, ha sido terapéutico para mí, y he podido entender aquí que entre nosotras tenemos que apoyarnos sin juzgarnos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X

La web del Club utiliza cookies para mejorar tu experiencia y hacerte ganar unos segunditos. Haz click en aceptar si estás de acuerdo. Aceptar Leer más