¿Qué quieres encontrar?

4
La otra cara de la maternidad

La otra cara de la maternidad

“Desconecta y ya verás cómo te quedas embarazada”, “Oye, ¿y los niños para cuándo?” ,“No te obsesiones tanto”, “Bueno, eres joven”, “Disfruta mientras puedas”. Probablemente alguno de nosotros ha dicho alguna de estas frases a alguien cercano. Mensajes que, sin querer, cargan de responsabilidad directa a las personas que están pasando por un proceso complicado que trataremos de visibilizar hoy.

La otra cara de la maternidad

*Podéis seguirla en Instagram y en su web.

La otra cara de la maternidad, silenciada durante muchísimos años, es esta: la infertilidad, los abortos de repetición y los duelos en solitario. La realidad es que los problemas reproductivos afectan aproximadamente a 80 millones de personas en todo el mundo y uno de cada cuatro embarazos acaba en aborto. Y yo me pregunto cómo algo tan frecuente no consigue normalizarse del todo, y sigue siendo un tabú en pleno siglo XXI.

Pero, un momento, ¿no era tan fácil quedarse embarazada? Socialmente siempre se nos ha transmitido este mensaje. Nunca se nos ha hablado de la infertilidad, los abortos, la reserva ovárica o de que solo podemos quedarnos embarazadas durante dos o tres días al mes. Y cuando lo descubres, es como perder la inocencia, sientes sorpresa y frustración, porque se da por hecho que podremos serlo cómo y cuándo queramos.

¿Soy mala persona por no alegrarme por embarazos de personas a las que quiero? ¿Tendrán razón y realmente es que no me quedo embarazada por mi culpa? ¿Y si no lo deseo lo suficiente? ¿Por qué para los demás es tan fácil y para mí no? ¿Qué estoy haciendo mal? Como si pudiéramos elegir o no encontráramos el botón que otros han pulsado varias veces. Estas son algunas de las reflexiones que comparten conmigo mis pacientes y también amigas cercanas que están viviendo este proceso y que me están permitiendo acompañarlas.

Damos por supuesta la maternidad hasta que los planes se truncan. Y, en ese momento, comienza una crisis vital a todos los niveles: de identidad, de cómo veo el futuro y de tener que despedirme de todos esos planes que tenía perfectamente ideados en mi cabeza. A esto, hay que sumar otros dos problemas: la presión social y el silencio.

cuando-buscamos-un-bebe-y-tarda-en-llegar

¿Cómo podemos acompañar a personas que están pasando por este proceso?

  • Si ves que una pareja no tiene hijos, solo hay dos opciones: o no pueden o no quieren. En cualquiera de los dos casos, esa información les pertenece, por mucha curiosidad que esto te genere.
  • Si deciden contártelo, demuestra interés por lo que están pasando, respetando hasta donde quieran contar siempre.
  • Pregunta cómo puedes ayudarles, qué esperan de ti. Un abrazo, desconectar, dar un paseo o simplemente acompañarle en el proceso.
  • Mantén un equilibrio entre ayudar y no invadir su espacio, es difícil al principio, pero se puede.
  • En algún momento puede que decidan dejar de intentarlo, para siempre o por un tiempo. Apóyalos en sus decisiones, porque no serán fáciles y probablemente ya hayan pensado en todas las posibilidades.

Y a ti, que puede que te sientas identificada con lo que lees hoy, quiero contarte varias cosas:

  1. Pide ayuda psicológica. Te permitirá liberar, sentir y compartir emociones que no son agradables, pero forman parte del proceso: Miedo a no conseguirlo nunca; culpa por sentir una alegría descafeinada cuando vives anuncios de embarazos cercanos; ansiedad por la incertidumbre; dolor con cada negativa en el proceso; envidia porque otros lo han conseguido; rabia por no ser tú y frustración, cuando te das cuenta de que no todo depende de ti.
  2. Probablemente creas que, si no lo hablas, no existe o duele menos. Pero sí que existe, y reconocerlo te va a liberar muchísimo.
  3. No estás sola. Hay muchísimas comunidades, foros, personas cerca de ti que están pasando por lo mismo. En cuanto “sales del armario” te das cuenta de cuántas personas cercanas, y no tan cercanas, han pasado por situaciones parecidas.
  4. Rompe tu silencio con personas seguras para ti. El malestar es el mismo, pero nada duele igual cuando te sientes comprendido y acompañado.
  5. Tú eres la única que debe marcar los tiempos, no la sociedad. Tienes derecho a cuidarte y a decidir cómo y cuándo parar.
  6. Si tu entorno crees que no te ayuda, explica cómo te gustaría que lo hicieran y por qué es importante para ti. El tabú es para todos, para los que estáis en el proceso y para los que están cerca, no temas poner límites si sientes que invaden tu espacio.
  7. Abre tu mirada a todas las posibilidades que existen dentro de la maternidad, no hay un único camino.

No puedo despedirme sin dejaros varias recomendaciones:

@suddenlythis, seguidla, es maravillosa.

@grupodeapoyoHello, es una comunidad gratuita para pacientes en procesos de reproducción asistida e infertilidad que me han descubierto recientemente.

Y para leer:

Y vosotras Malasmadres, ¿os ha servido de ayuda este post?, ¿qué otros temas os gustaría que escribiera Silvia?

Han comentado...

  1. Hola, tras más de dos años de búsqueda y un aborto, he logrado mi milagro y estoy embarazada de forma natural de muy poquito 8 semanas. Yo tengo endometriosis y SOP, y es muy duro intentarlo e intentralo y nada una y otra vez. Desde mi experiencia, la gente no sabe cómo ayudarte ni animarte. Mis problemas de fertilidad y el aborto lo saben mi familia más cercana y 2 muy buenas amigas. Y no he recibido, o no me he dejado ayudar. He echado en falta más apoyo. Salí del pozo con una psicologa. Cada comentario tipo, “tú cuando te animas”, “te tienes que relajar para embarazarte”, “no es para tanto”,… Son un jarro de agua fría, y más viniendo de las personas que conocen el problema, ojo, sin ninguna mala intención seguro. Ahora mismo no vamos a compartir con nadie hasta la semna 12 la noticia. Si sale mal, esa cara de pena que te ponen es aún peor. Yo sólo recomiendo a la gente, que apartor de una edad, hay ciertas preguntas que no se deben hacer a las parejas. Porque no sabes el daño que puedes causar sin querer. Un abrazo

  2. Hoy lo recuerdo como un mal sueño ya lejano, tarde 6 años en quedarme embarazada, ves que los años pasan y se te agota el tiempo, para saber como se siente hay que pasarlo, al final recurrimos a la donación de ovulo y esperma, hoy tengo una niña de 7 años preciosa que es el centro de mi vida

  3. Gracias por el artículo. Yo sufrí mucho dolor y ansiedad. Conseguí traer al mundo a mis dos soletes gracias a una FIV, pero aún a día de hoy no he superado el hecho de no poder ser madre de forma “natural” y me reconcome.

  4. Lo importante cada un@ a su ritmo y cuando pueda y si se puede, tenemos que quitarnos tonterías de la sociedad y tabues, nosotros tenemos dos y hubo un aborto de dos meses por el medio. También tenemos amigos que no lo han conseguido por problemas de fertilidad. Lo mejor aceptar lo que venga, se puede intentar inseminación o la adopción..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *