¿Qué quieres encontrar?

10
Empieza el año dejando atrás el “Síndrome de la Mujer Trabajadora”

Empieza el año dejando atrás el “Síndrome de la Mujer Trabajadora”

El 1 de enero se resetean todas nuestras ilusiones, activamos los propósitos, confiamos que este año sí lo lograremos… Maternidad consciente, deporte, comida saludable, descanso, lectura, meditación, más quedadas con amigas, productividad, lograr una mejora profesional…

Buscamos la excelencia en todos nuestros roles, o al menos hacerlo cada día un poquito mejor. Como madres, pareja, trabajadoras, hijas, amigas,…

¿Y qué suele suceder? Que cuando han pasado dos semanas ya no podemos ni con nuestra alma. Estamos otra vez inmersas en la misma rutina que antes con la sensación de que no llegamos a nada, sin tiempo, exhaustas, de bajón… Esa misma sensación con la que acabamos el año anterior.

Empieza el año dejando atrás el "Síndrome de la Mujer Trabajadora"

*Podéis seguir a Laia Arcones en Instagram, Twitter, Facebook y en su web.

¿Te ha pasado?

Las mujeres siempre hemos trabajado, pero al incorporarnos al mercado laboral nuestro trabajo se ha multiplicado. No solo nos encargamos de las responsabilidades domésticas y familiares, sino también de parte de las económicas y laborales.

Con tantas responsabilidades que dependen de la misma persona, el hecho de tener que conciliar la vida personal y profesional se convierte en misión imposible, exigiendo un esfuerzo que a menudo tiene consecuencias en nuestra salud mental y física.

Esto es lo que se conoce como el “Síndrome de la Mujer Trabajadora”.

¿A ti también te pasa?¿Cuáles son sus síntomas?

Lo sufren en mayor o menor medida, miles de mujeres en España.

Puede ser que al principio no veas relación entre ellos, pero estos síntomas provienen de la misma causa: una sobrecarga, tanto física como mental, de las responsabilidades asignadas a las mujeres.

Los posibles síntomas son:

– Pérdida de memoria y olvidos frecuentes.

– Sensación de tensión permanente y alta sensibilidad.

– Baja autoestima y sensación de no hacer nada bien.

– Montaña rusa emocional, destacando la angustia y el estrés.

– Alteraciones en el sueño, atracones de azúcar o café u otros hábitos desequilibrados.

La doctora Libby Weaver explica que cuando estamos estresadas nuestro cuerpo piensa que estamos siendo atacadas y generamos adrenalina, lo que tiene como consecuencia que se incremente nuestra presión arterial para generar ese estado de “alerta permanente” despertando nuestro instinto de supervivencia. Dado que esta sensación no es real, si no se pone remedio a estos síntomas en el largo plazo, puede tener consecuencias físicas y mentales más graves.

Al principio de sentir estos síntomas, puedes pensar : “son situaciones puntuales sin importancia”, “con la edad no doy para más”, “ no estoy a la altura”,… pero luego descubres que esto no solo te pasaba a ti, sino que es el resultado de la “burbuja de exigencias sociales” en la que estamos viviendo las mujeres.

El “Síndrome de la Mujer Trabajadora” tiene consecuencias no solo individuales, sino también para nuestra sociedad porque desempodera a las mujeres y por lo tanto merma el talento que somos capaces de aportar.

Y lo peor de todo, es que normalizando estos síntomas o restándoles importancia, creamos referentes para que nuestras hijas repitan estos mismos patrones.

Empieza el año dejando atrás el "Síndrome de la Mujer Trabajadora"

Los 5 consejos para evitar el “Síndrome de la Mujer Trabajadora” al empezar el año:

  • Acepta desde ya que eres una Malamadre

No intentes tener el control de todo, llegar a todo, pensar en todo. Rebaja tu autoexigencia, háblate con cariño y limítate a lo estrictamente importante sabiendo que ni puedes, ni quieres llegar al resto. Marca muy claras tus prioridades.

  • Un nuevo hábito al mes, de uno en uno

Incorpora de uno en uno los cambios. No intentes modificar todo de golpe, ya que no es factible. Primero afianza uno, antes de querer iniciar otro nuevo.

Recuerda que la fuerza de voluntad es limitada.

  • Elige un hábito “dominó”

Escoge ese hábito que te ayude a mejorar varios aspectos de tu vida creando un efecto dominó. Por ejemplo, si consigo hacer deporte cada mañana: elevaré mi autoestima, mi fuerza física, mi energía, liberaré estrés, dormiré mejor…

  • Prueba la estrategia de “¿Y si yo no lo hago, qué pasa?”

A veces es más rápido hacer algo nosotras para acabar antes, pero así no aprenden. Átate las manos si es preciso, pero deja que lo hagan los/as demás. Aprende a decir no, a delegar y a soltar.

  • Celébrate cada día

Busca un motivo para agradecerte cada día y crear tu diario de logros donde apuntes esos pequeños pasos que has logrado, dándote el valor que mereces por todo lo que aportas.

Puedes encontrar más consejos de productividad para liderar tu vida en mi libro “MamaBoss”, con 88 estrategias para dejar de ser invisible.

Recuerda cuidar tu energía para no caer en el “Síndrome de la Mujer Trabajadora”. Juntas vamos a borrar este patrón para que no siga repitiéndose de generación en generación.

Malamadre, cuéntanos ¿tú también has sentido que tienes este síndrome?

Han comentado...

  1. Guau! no puedo estar más sorprendida, pensaba que esto que me pasa a mi, era cosa de la edad, pero creo que 41 años no son tantos para tener estos pensamientos. Agradezco tanto estas palabras/consejos/ayuda. Es cierto que ya había comenzado hacer algunos de estos cambios, sin saber todo esto claro, estoy aprendiendo a decir no, y chica, es maravilloso, mi vida es otra. Desde hoy tengo un nuevo título, MALA MADRE! que por cierto me encanta. Gracias, gracias, gracias y gracias.

  2. Totalmente identificada, a partir de ahora me hago Malamadre o me veo como un hamster en la rueda.

  3. Tal cual. Todos los síntomas llegaron a mí al reincorporarme al trabajo después de la baja maternal… Llegó un día que perdí las llaves del coche…y no sabía ni cómo, ni dónde, ni como… Y decidí hacer terapia…para centrarme y para dejar de parar a comprar palmeras y café a la salida del trabajo…
    Llevo seis meses de terapia…he aprendido a delegar, a dejarme ayudar en el día a día…. Y aún me falta mucho por avanzar para quitarme la frustración constante, dejar de estar en constante tensión, y verme capaz de tener un segundo hijo.

  4. Me encantó, por más información valiosa de este estilo 🙌✨. Me siento así todo el tiempo, intentando cumplir mi rol de mamá en estilo crianza respetuosa, sacando adelante mi emprendimiento, familia, casa… mucha autoexigencia.

  5. Acabo de caer en lo más profundo del agujero, cinco de cinco!!!
    Supongo que darse cuenta del problema es el primer paso para ,al menos, intentar cambiarlo.Pero primero
    ..voy a hacerme una bola🤦‍♀️

  6. Maravilloso post. Gracias por difundir esta información. Yo tengo una hija de 4 años y siempre he trabajado a tiempo completo. Hasta finales de 2020 no me di cuenta de que estaba al limite de mis posibilidades, de mi tiempo, de mi esfuerzo. Gracias a una terapia psicológica maravillosa he aprendido a poner límites, a valorarme, y sobretodo a reorganizar mis prioridades. Desde entonces, disfruto la maternidad muchísimo más y el tiempo en familia es ahora tiempo de calidad, tranquilo y positivo.

  7. Yo he sentido…y sigo sintiendo todo eso, soy mamá desde hace ya 7 años, y los primeros años no sabía que me pasaba, tuve ansiedad, estrés etc… Ahora sigo teniendo, pero menos. El hacer deporte, llevar una vida más “ordenada” ir poco a poco, pensar más en mí y sobre todo quererme y aceptarme tal y como soy me han ayudado muchísimo. 😉😘

  8. Estoy… no sé…. entre perpleja y alucinada….
    Me siento identificada con cada uno de los puntos que mencionas….
    Me ha encantado leer el post.

  9. Lo siento así, los síntomas que marcáis lo tengo todos tengo la sensación que no tengo vida, trabajo turno partido con lo que eso conté a, en casa estoy irascible, sin energía….puffffff

  10. Gracias por los consejos. Ya puedo ponerle etiqueta a todo este tsunami que pasa por mi cabeza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.