Side Area

El poder del orden, ¿cambiamos el armario?

El poder del orden, ¿cambiamos el armario?

Lo de cambiar el armario es como lo de quitar el árbol de Navidad, lo vas postergando y postergando ante la pereza infinita de enfrentarte a ello. Como no sé por dónde empezar hemos acudido a María Gallay, experta de ‘Organización del Orden’, para que nos dé el empujón definitivo a sacar la ropa de verano y lo que es más importante a desterrar aquello que ya no nos ponemos. ¡Toma nota!

*Podéis seguirla en Facebook, Twitter, Instagram y en su web.

Casi en el 40 de mayo, el mundo se divide entre las que ya hicieron el cambio de armario y las que no, aunque la mayoría vamos a medias. Empezamos a coger algo cuando nos dio calor pero todavía no fuimos capaces de guardar lo demás… ¿te suena? Dan ganas de cerrar la puerta y empezar de cero en otro lado. Pero esto del cambio de armario que llevamos como una agonía en realidad ¡es sólo un problema del primer mundo! Anda que nos complicamos la vida, como si no tuviéramos ya suficientes temas de los que ocuparnos. En realidad, se trata de ropa. Vale, la necesitamos cada día pero sólo son prendas que cumplen una función. A las amantes de la moda les parecerá simplista, pero de entre nuestras prioridades como personas y como madres, la ropa no está justamente en el top 5.

Entonces, ¿por qué lo complicamos tanto? ¿Por qué nos empeñamos en tener un armario lleno de ropa que no nos cabe o no nos sienta bien? ¿Por qué preferimos tener más en vez de tener lo que necesitamos? Porque no somos sinceras. Y no tomamos las decisiones cuando hay que tomarlas. Porque guardamos muchos por si acaso, temporada tras temporada.

Como organizadora, tras ver infinidad de armarios, me doy cuenta de que las personas con más cosas no son más felices. Está bien guardar algunas prendas básicas de tallas intermedias que nos pueden hacer un buen servicio mientras vamos y venimos de nuestro cuerpo ideal. Pero no está bien tener tres guardarropas con decenas de prendas de todas las tallas “por si” esto o lo otro.

Aunque pudiéramos permitírnoslo y tuviéramos mucho espacio para guardarlo todo, también hay que contar con la gestión de ese volumen de prendas. Conozco mujeres que tienen muchos armarios y cantidad de variedad de tallas originadas por varios embarazos, pero la gestión es tan difícil que se visten siempre con lo mismo, “uniformes cómodos” con los que van sorteando distintas circunstancias con la ayuda de accesorios. ¿Y sabes lo más triste? No llegan a utilizar ni un 10%: tienen tanto que no pueden encontrar lo que quieren y lo que les sirve para cuando lo necesitan. Paradójico y frustrante.

¿Cómo liberarte de lo que no necesitas para que por fin tu armario trabaje para ti? Aprovecha este cambio de temporada para llegar al fondo y hacerlo bien. Siendo prácticas y totalmente sinceras con nosotras mismas, tomaremos buenas decisiones.

Cómo ser una Malamadres con el poder del orden

Tú puedes convertirte en una “malamadre con el poder del orden” y simplificar al máximo (empezando por la ropa). Te propongo aprovechar este cambio de armario saneando tu ropa de primavera/verano. Dentro de 6 meses, haremos lo mismo con el resto. Aquí van los 10 pasos básicos:

1. Plantéate un objetivo razonable

Hacer el cambio de armario el viernes a las 21, no es razonable. Esto requiere que inviertas unas horas de tu tiempo ahora para ganar 10 minutos cada mañana. Destina una mañana o una tarde entera, sin compromisos, sin niños (practica el trueque de tiempo con buenpadre o amiga/cuñada/vecina) y sólo ocupándote de esto. Necesitarás tiempo para desplegar el contenido, para decidir y luego para ordenar y recoger. Y no se termina hasta que salga todo lo que tenga que salir.

Nota de actitud: no vas al matadero, vas a aprovechar una oportunidad que sólo se presenta dos veces al año para estar mejor cada mañana de los próximos 6 meses. Empieza bien llegando bien dormida, comida y con tu música de marcha preferida.

2. Vacía las cajas/fundas/maletas de ropa de verano.

Sobre la cama, echa todo lo que supuestamente entra al armario. Y deja los contenedores listos y accesibles para llenarlos con la ropa que se guarda. Ahora ve sacando del armario la ropa de invierno, empieza por lo más abrigado, esto suele ser fácil porque ya te lo pide el cuerpo. Guárdalo en las cajas/funda mientras lo vas sacando y sigue con lo intermedio, sin olvidar pantys, camisetas interiores y calzado. Acuérdate de lo que puede estar en otro sitio de la casa o para planchar.

Esta ropa de otoño/invierno se guarda directamente porque nos vamos a centrar en el cambio; pero sabemos que hay prendas que siempre se quedan: algunos vaqueros, camisetas, chaquetas. Ponlos sobre la cama para verlos junto con la ropa que entra. Es imprescindible que puedas ver al mismo tiempo todos las prendas de la misma categoría. No sabemos lo que tenemos. Sólo viéndolo todo junto te harás una idea realista; haciéndolo por partes te engañas y no llegas al fondo.

3. Clasifica por ítem.

Sobre la cama, haz una pila de camisetas de tirantes, otra para manga corta, otra para manga larga, sudaderas, camisas, pantalones, etc. Y luego cada pila por color. Así verás cuánto tienes de cada prenda.

4. Selecciona y quita el excedente.

Elige con sentido común lo que realmente usas. Lo que ya está amortizado y lo que no te va, sobra. Cuestiónatelo con sinceridad aplastante.

Si ves que te trabas en las decisiones, utiliza las preguntas “sin piedad”:

-¿Está en buen estado?

-¿Me cabe y me sienta bien?

-¿Me gusta? ¿Me lo voy a poner?

Si todavía hay tanto que no cabe en el armario, pasa al nivel pro:

-¿Hace cuánto que no lo utilizo?

-¿Cuántos vaqueros necesita una persona?

-¿Necesito 15 camisetas negras cuando sólo uso 4?

-¿Por qué tengo bañadores y pareos como para irme a la playa 2 meses y no repetir ni lavar? Y ojo a las chanclas.

Y cuando termines, haz otra pasada. No necesitas seguir ocupándote de todo eso.

5. Elige un sitio práctico, cómodo y lógico para cada cosa.

Con la criba hecha, decidir dónde vas a poner cada tipo de prenda es la clave para que el orden se mantenga. Para acertar, asegúrate de que el sitio sea lógico, cómodo y práctico.

6. Adapta el espacio para tus cosas.

Si las reglas “lógico, cómodo y práctico” no se cumplen, piensa cómo reconfigurar el espacio para conseguirlo. A veces se trata sólo de desplazar las baldas, de replantear el uso de los cajones o doblar de forma distinta. Ya que lo haces, quiérete un poco y hazlo lo mejor posible.

7. Anticípate al caos.

Tómate un minuto para pensar si necesitas incorporar algo más. Dejar unas perchas libres o un poco de espacio para el bolso que tienes en uso. O si estaría bien tener un trozo de balda libre para que el bolso del gimnasio no termine siempre en el suelo.

8. Etiqueta.

Si tienes menos cosas y las pones en su sitio lógico, te será muy fácil encontrarlo todo. Pero si otra persona se encarga de guardar tu ropa limpia, etiqueta para que sepa dónde va cada cosa. O pon post-its orientativos y quítalos cuando veas que funciona.

9. Dona, regala, tira.

Llega hasta el final: las bolsas para donación o punto limpio deben salir de casa hoy. No conviertas tu recibidor en un limbo. Y prohíbete volver a revisar para quedarte un por si acaso. Libérate ya, ¡sólo son cosas! Y tu tiempo vale más que todo eso.

10. Prémiate haciendo algo que te guste, porque te has esforzado.

Y disfruta de tu nuevo armario y del orden que se mantiene solo, porque te has liberado de lo que no necesitabas y porque has logrado simplificar (un poco) tu vida.

¿Queréis saber más sobre ‘El poder del orden’?

Sorteamos el libro de María Gallay

¿Qué es aquello de lo que eres incapaz de desprenderte pero no usas?

  • Deja un comentario en este post y entra en el sorteo del libro de María Gallay ‘El poder del orden, una terapia contra el caos’.
  • Podéis participar hasta el domingo a las 23.59 horas.

¡Ya tenemos a la ganadora del ejemplar ‘El poder del orden’!

El comentario número 57 perteneciente a Orion ha resultado ganador después de realizar este sorteo. ¡Enhorabuena Malamadre!

174 Comentarios
  • Eva Casado

    7 Junio, 2017 a 7:12 am Responder

    Me encanta, ¡Cuánta razón tienes! Yo me he propuesto hacer limpieza de verdad. He donado ya 7 bolsas (empecé por la ropa de invierno y todos los por si acaso acumulados) pero no he terminado. Me esperan mis vaqueros y camisetas de verano. Estoy de 6 meses y creo que podría usarlos después, pero no sé si será mejor deshacerme de todo y salir de compras, para comprar lo justo, cuando llegue el momento.
    Debería hacer lo mismo con sartenes, copas, minitallas cosméticas…. A ver si me animo!!!

    • María Gallay

      7 Junio, 2017 a 11:27 pm Responder

      Eva, eres una campeona del descarte, pero también es lógico que tengas puntos débiles. El tema de quitar mucho porque total después “me voy de rebajas” hay que meditarlo un poco; ya que hacemos el esfuerzo de revisar, decidir, etc. sería recomendable acordarnos de todo eso justo en el momento en el que nos abrazamos a un montón de prendas en la cola de la caja… Ánimo!

  • Ana

    7 Junio, 2017 a 7:37 am Responder

    Definitivamente, mi punto débil son los libros. María ya lo sabe. 😉

  • Marta

    7 Junio, 2017 a 7:44 am Responder

    Yo con la ropa no suelo tener mucho problema de tirar, pero guardo entradas, dibujos, apuntes, “recuerdos”…
    Ahora con el cambio de casa he aprovechado a tirar de todo.

    • María Gallay

      7 Junio, 2017 a 11:32 pm Responder

      Marta, eres de las personas que viven mucho a través de pequeñas cosas para hacer un poco más permanente ese momento. Me alegro de que hayas aprovechado la oportunidad de la mudanza para liberarte un poco, porque a veces se nos va de las manos. Y las cosas que nos recuerden ciertos momentos no son esos momentos, esos recuerdos están en nosotros. Gracias por participar!

  • Cristina Giner Fuertes

    7 Junio, 2017 a 7:57 am Responder

    Fantástico! Muy buenos consejos

  • Beli Monvi

    7 Junio, 2017 a 8:04 am Responder

    Soy incapaz de… ¡ deshacerme de tantas cosas!
    ¿ Por qué guardo ropa de antes de los embarazos; si no entro!
    ¿ Y los zapatos de las bodas?
    ¿ Y si tengo que ir a una entrevista? ¿ Pero, voy a volver al mundo laboral?
    Y el apego que tengo por ciertas prendas…

    Últimamente, tengo un terrible caos en el orden de los armarios de toda la buenafamilia; veo que termina el verano y tengo el armario listo de nuevo para el frío.

    ¡ Aprovecharé vuestro ” EMPUJÓN!

    • María Gallay

      7 Junio, 2017 a 11:37 pm Responder

      Belén, trata de aprovechar la oportunidad del cambio de armario aunque sea para hacer esta mitad de la selección. Es verdad que a las mamás muchas veces nos toca el cambio de toda la familia, pero con lo de los niños tendría que ser más fácil, es que directamente no les cabe la ropa cuando crecen, ahí si que no hay vuelta atrás!
      Seguramente volverás al mundo laboral, a una entrevista y a bodas. El tema es cuándo es más probable que suceda y si necesitas muchos por si acaso para cubrir circunstancias que puede que se den dentro de 6 meses con suerte.
      En tu armario de todos los días no tendría que haber prendas que uses sólo de vez en cuando, si te molesta para vestirte todos los días.
      Sólo es un consejo, por si ayuda!

  • Pilar Romero maluenda

    7 Junio, 2017 a 8:06 am Responder

    Esto es justo lo que me hace falta!!! Yo soy las del por si acaso y se perfectamente que no me lo pondré nunca más!!!

    • María Gallay

      7 Junio, 2017 a 11:38 pm Responder

      Pilar, si lo sabes, ya estás tardando, te mereces un armario saneado con espacio para todo lo que sí utilizas.

  • Sara Granda

    7 Junio, 2017 a 8:08 am Responder

    Hola,

    Yo aproveché un fin de semana lluvioso para hacer el cambio de armario… 2 bolsas de basura que se fueron al contenedor de caritas. Como tu dices, ¡sin piedad! ¿Que no soy capaz de tirar y no uso? un peto vaquero (aun me sirve que es lo mas heavy) que me compré en Tenerife de Lee en el viaje de estudios de octavo de EGB jaajjajja ahí esta en su percha…..jajajjaja

    • María Gallay

      7 Junio, 2017 a 11:41 pm Responder

      Sara, que sepas que todas guardamos un peto o similar en algún rincón. Si es que en el fondo somos humanas!

  • monica

    7 Junio, 2017 a 8:16 am Responder

    Siempre hay algo que me es dificil tirar, una camiseta que ya no me entra pero que compré en aquel viaje en que lo pasamos tan bien… una falda que no me pongo pero que era de mi madre…. y siempre un por si acaso del que no consigo desprenderme…

    • María Gallay

      7 Junio, 2017 a 11:45 pm Responder

      Ay, Mónica, tengo clientas que dicen lo mismo. Y clientes, muy aficionados a su camiseta de la uni. Pero ¿sabes qué? La camiseta de la uni que ya no se utiliza ni para dormir, ya no es una camiseta, es un recuerdo. Y no debería vivir en la pila de las camisetas, obstaculizándonos el acceso a las demás o cayéndose cada vez que cogemos otra. debería vivir en la caja de los recuerdos, enmarcada en el pasillo o como fondo de pantalla si le hacemos una foto.
      Las cosas tienen que trabajar para nosotros!

  • Pirula Fierro

    7 Junio, 2017 a 8:24 am Responder

    Este es un buen momento para poner el orden tan necesario en mi vida.
    Tengo ropa para que se vistan varias personas de diferentes tallas. Guardaré solo lo que valga la pena. Sin dramas. Sitio para mí. Para disfrutar lo que tengo

    • María Gallay

      7 Junio, 2017 a 11:47 pm Responder

      Hola, Pirula, cómo me gusta que hayas decidido priorizarte y quedarte con lo que te vale. Para disfrutar de tu espacio y de lo que tienes, te vale y te gusta. Enhorabuena!

  • Azucena Saiz

    7 Junio, 2017 a 8:32 am Responder

    Lo explicas tan fácil!! Pero sigo sin conseguir poner orden.Y año tras año la ropa de invierno comparte espacio con la ropa de verano y camisetas de cuando tenía 20 años siguen en mis cajones (para poner debajo…) como para hacerme sentir más jóven y esbelta…pero a quién quiero engañar después de dos embarazos…Está claro que necesito ayuda y necesito Orden!!

    • María Gallay

      7 Junio, 2017 a 11:52 pm Responder

      Venga, Azucena, que seguro que resuelves cantidad de problemas todos los días y encima tratando con personas. Esto sólo se trata de ti y de cosas que tienen que trabajar para ti. Tú mandas, las cosas se quedan donde las dejes. Recupera el control, porque hay una forma de vivir más simple, sólo tienes que decidirte.

  • Lorena

    7 Junio, 2017 a 8:51 am Responder

    Mi punto débil?? Las camisetas. Tengo mil y la verdad que procuro ponérmelas todas pero al final no me da. Yo antes de conocer a María ya hacía lo del ciclo de la ropa que yo lo llamo: ciertas cosas pasan a amigas y si ninguna lo quiere al hm que te dan vales por la ropa. Suelo darle una vuelta un par de veces al año, ahora toca dárselo pero solo para tener lo de verano más accesible ya que yo no hago cambio de armario propiamente dicho. Solo el del niño. Y he de decir, que hace casi un año que María me lo recolocó y sigue igual! Es como dice, el orden se mantiene solo. Que no es que las cosas se ordenen solas, es que tú lo ves así y piensas, lo colocó. Ahora se me hace raro no poner la ropa de tal manera o de tal otra. Tengo pendiente un par de arreglos en el vestidor, pero como no depende exclusivamente de mi, pues lo he ido dejando. María, eres genial

    • María Gallay

      7 Junio, 2017 a 11:55 pm Responder

      Ay, Lorena, qué bien lo pasamos con Alicia Iglesias cuando Malasmandres nos mandó a tu casa!
      Por favor, métele mano a tu vestidor y déjalo como nuevo! Tú que sabes que es posible, date ese gustazo! Gracias, Lorena!!!

  • Maria

    7 Junio, 2017 a 8:54 am Responder

    Llevo queriendo hacer el cambio de armario 2 semanas, a ver si de una vez me pongo que con estos consejos me he animado!!!

    • María Gallay

      8 Junio, 2017 a 10:27 am Responder

      Venga, María, que se puede, sólo hay cogerlo con ganas y decisión. Y cuando está hecho da tanto gusto…

  • Regina Estevez

    7 Junio, 2017 a 9:01 am Responder

    A mí me cuesta deshacerme de unas cazadoras/trencas que mi madre me regalo en varios cumpleaños. Creo que hace 3 años que no las uso, pero tirarlas o donarlas me parece que sería un feo a mi madre (que seguro ni se acuerda de cuáles son…)

    Así que ahí están ocupando sitio en el armario…
    Maria! Ayuda! Como lo hago?!?!

    • María Gallay

      7 Junio, 2017 a 11:58 pm Responder

      Regina, si puedes, pregúntale a tu madre, seguramente le de igual y estará encantada de que las dones si necesitas el sitio para otras cosas. Si tu madre es de las que les da pena, pídele que te las guarde en su casa y seguro que se lo piensa dos veces.
      Pero sobre todo, ten en cuenta que esas cazadoras no son tu madre. Y que no te las regaló para ponerte en un compromiso.
      Déjalas ir, que tú puedes!

    • María Gallay

      7 Junio, 2017 a 11:59 pm Responder

      Efectivamente, el drama lo ponemos nosotras, la vida va de otra cosa! Gracias por estar ahi!

  • Laura

    7 Junio, 2017 a 9:27 am Responder

    Qué bueno! Montones de veces me he metido en Internet buscando consejos sobre cómo organizar el armario…! En casa no hacemos cambio de armario, ni cuando vivía con mis padres se hacía, y lo cierto es que lo prefiero así porque me gusta tener a mano toda la ropa que tengo, nunca sabes cuando puedes necesitar algo aunque no sea de la estación en la que estamos (um viaje, un día de mucho frío… O muuucha calor… Un disfraz… Jaja) pero desde hace unos pocos años hasta ahora si que intento hacer un poco de ‘limpieza’ de armario al final de cada estación, para quedarme con lo que realmente me pongo y lo que no, y aunque no siempre lo empiezo con muchas ganas, como si fuera una terapia, a veces acabo más agobiada y echa un lío que sino lo hubiera hecho…. Jajaja pero bueno… Cuando consigo acabar la verdad es que es un descanso, y luego se agradece abrir tu armario sobretodo cuando vas con prisa y encontrar todo con cierta facilidad!!

    • María Gallay

      8 Junio, 2017 a 12:01 am Responder

      Claro que se agradece, Laura, lo explicas muy bien. No tener que hacer este cambio sería lo ideal, pero con los armarios reducidos con los que a veces lidiamos en los pisos pequeños, no queda más remedio que guardar las bufandas para sacar los bañadores.
      El tema es animarse porque es tiempo invertido en vivir mejor. Gracias por contarlo!

  • María del Prado Caja Durán

    7 Junio, 2017 a 9:29 am Responder

    Yo tambien tengo un montón de ropa que no uso guardada “por si acaso” o “porque voy a adelgazar y me valdrá”. Mentira cochina!!! Hace 3 años y medio que nació mi hijo y creo que solo he conseguido entrar en 2 pantalones de entonces (y porque son elasticos). Tengo que ponerme en serio y sin piedad a hacer limpia, pero es que me deprimo cuando veo que no me vale la mitad de la ropa y tengo que comprar ropa más grande 🙁
    Pero si hay algo de lo que no soy capaz de desprenderme es de una caja llena de cartas. Si cartas de amigos que nos envíabamos cuando cada uno estudiaba en una ciudad diferente y todavía internet no era accesible para todos. Me encanta sacarlas de vez en cuando y releerlas.

    • María Gallay

      8 Junio, 2017 a 10:38 am Responder

      Todos tenemos nuestro corazoncito, María. Y una caja con cartas tampoco ocupa tanto espacio, con lo especial que son para ti.
      Ahora, lo de la ropa… No voy a ser yo la que te diga que si quieres volver a usar esa ropa… más que nada porque tengo que empezar por aplicarme lo de rebajar… Pero te cuento que como organizadora entro en muchas casas y armarios; y veo que muchas mamás empiezan cada día mirando un armario lleno de ropa que no pueden ponerse. Lo veo como una tortura, porque pasar por eso cada mañana, todos los días, debe ser muy frustrante.
      Te recomendaría que, si quieres volver a entrar en parte de esa ropa, te lo pongas como objetivo para trabajar en ello los próximos 6 meses; empezaría por un chequeo médico para confirmar que puedes empezar dieta y ejercicio y con qué intensidad para lograr un pesa/estado razonable y posible. Haría una revisión de esta ropa para conservar sólo lo que realmente necesitas y te hace ilusión volver a utilizar; y dejaría 4 prendas, no las imposibles de 6 tallas menos, algo que te inspire pero que sea accesible en 3 meses. Lo demás, lo archivaría como ropa de fuera de temporada, porque cuando vuelva el frío, tendrás que volver a revisarlo.
      Espero que algo de esto te sirva!

  • Lidia Cuesta martínez

    7 Junio, 2017 a 9:38 am Responder

    He ido haciendo sin piedad de todas las estancias de mi casa menos de la estantería de libros…soy consciente que no los volveré a leer pero me da una pena terrible deshacerme de ellos!

    • María Gallay

      8 Junio, 2017 a 10:45 am Responder

      Ay, Lidia, te entiendo porque mi debilidad también son los libros. Pero reconozco que hay muchos que no se volverán a tocar. Los especiales seguirán conmigo: los firmados o dedicados por alguien especial, los que me marcaron o utilizo para trabajar; también están los que voy rotando con mi mamá y mi hermana porque se los recomiendo, pero que luego vuelven. Y los que quiero que lean mis hijos cuando tengan edad o interés.
      Pero hace 4 años me mudé por última vez e hice el gran esfuerzo de donar el 60% de mis libros, poniéndome a mi misma en el rol de clienta y aplicándome mi propia teoría… sobraba todo eso! Hice viajes y viajes al almacén de la biblioteca municipal y desde entonces tengo más espacio para los libros que quiero, pude reducir el tamaño de las librerías, no hay tanto polvo que quitar y encuentro lo que busco más fácilmente. Y además, otras personas pueden tener acceso a esos libros que en mi casa estaban condenados.
      Para ti, a lo mejor no un 60%, pero ¿un 10%?

  • ana ramos berzal

    7 Junio, 2017 a 9:39 am Responder

    Muy buenos los consejos que nos da María para el cambio de armario. Yo antes era mucho de guardar por si acaso pero hace ya un tiempo que cambie : si lleva dos temporadas sin usarse mejor sacarlo del armario. Hay que dejar espacio para comprar cosas nuevas. Lo único de lo que no consigo desprenderme son vestidos para bodas. No se es algo nostálgico…y se que nunca me los volveré a poner porque algunos tienen hasta ocho o diez años !!.

    • María Gallay

      8 Junio, 2017 a 10:49 am Responder

      Gracias, Ana, se ve que te aplicas! Con respecto a los vestidos para bodas, has pensado en ver si pueden circular de alguna forma entre amigas/familia? ¿O probando suerte en Wallapop? Seguro que sacarías a alguien de un apuro. Hazles unas fotos monas y trata de colocar alguno, verás que no extrañas tanto algo que llevas 8/10 sin utilizar.

  • Belén

    7 Junio, 2017 a 9:40 am Responder

    A mi me pierden los bolsos….y al final siempre uso los mismos!

    • María Gallay

      8 Junio, 2017 a 10:52 am Responder

      Todas tenemos un Talón de Aquiles, Belén. Pero ¿serías capaz de confesar cantidad?
      O mejor aún, un reto: escribe en un papel la cantidad de bolsos que crees que tienes. Y luego, tómate el trabajo de ir a contarlos. Todos, los guardados, los del fondo, los que están en uso, los de bodas, etc. Y vuelve aquí para decirme si coincide la cifra inicial con el resultado de la revisión. ¿Te animas?

  • Quecanouk

    7 Junio, 2017 a 9:42 am Responder

    Buff, en mi caso, debo salir corriendo a donar las bolsas con ropa de la que por fin me he decidido a prescindir, porque si no, me pasa como el otro día, que rescaté una falda de una bolsa que tenía para donar… ¡desde el último cambio de armario en otoño! ¡horror!, y que todavía estaba esperando escondida debajo de una mesa a que la llevara “en cuanto encuentre el momento” 😀

    • María Gallay

      8 Junio, 2017 a 10:54 am Responder

      El momento es ahora, Quecanouk, porque cada decisión que no tomamos se acumula con las siguientes. Y nadie viene a hacerlo por nosotras… más bien, en el caso de las mamás, somos nosotras las que vamos haciendo y resolviendo cuestiones de los demás.
      Pero piénsalo: cuánto tiempo te puede llevar bajar esas bolsas y llevarlas al contenedor? Y lo bien que quedará esa mesa vacía por debajo??

  • Ana Rivas

    7 Junio, 2017 a 9:42 am Responder

    He bajado de peso y ha sido el momento perfecto para deshacerme de todo lo que no me vale, eso sí, con el objetivo muy claro de no engordar para no tener que volver a renovar el armario y poder mantener ese orden (y pocas prendas) que tengo ahora y que da tanta paz

    • María Gallay

      8 Junio, 2017 a 10:56 am Responder

      Enhorabuena, Ana, has sido capaz de liberarte de peso y de ropa! Seguro que no fue fácil pero me alegro de que disfrutes ahora de esa paz y de estar mejor. Te felicito!

  • Carmen

    7 Junio, 2017 a 9:44 am Responder

    Soy feliz cuando veo que hay personas que dedican su tiempo para que nosotras no perdamos el nuestro.
    Gracias , muchas gracias. Mi armario lo agradecerá. Y no os digo el de mi hijo!!! ?

    • María Gallay

      8 Junio, 2017 a 10:58 am Responder

      Gracias, Carmen, para cada malamadre, 5 minutos libres cada mañana se cotizan mucho! El buen hijo ya se puede ir preparando para lo que le espera!

  • Ruth Núñez

    7 Junio, 2017 a 9:44 am Responder

    Uuuuffffff!!! Este finde me pongo a ello, y a ver si consigo tirar como mínimo dos bolsas

    • María Gallay

      8 Junio, 2017 a 10:59 am Responder

      Venga, Ruth, te aseguro que después vas a estar encantada!

  • Corita

    7 Junio, 2017 a 9:47 am Responder

    Cuánta razón tienes! Estoy de mudanza y he dejado como un 10% de mi armario y he guardado todo lo demás. Jamás había sido tan fácil vestirme. Todo lo que hay en el armario ahora mismo me gusta, me queda bien y está en buen estado. Voy mucho mejor vestida ahora, es de coña.

    • María Gallay

      8 Junio, 2017 a 11:01 am Responder

      Claro, Corita, si es que tener más está sobrevalorado! Y hay situaciones como la mudanza o los viajes en las que nos damos cuenta de que no necesitamos tanto y de que es más fácil vivir con menos.
      Ahora, también te digo que tengas esto presente cuando haya terminado el desembalaje y vuelvas a sacar toda esa ropa… está claro que necesitas menos y eres perfectamente capaz de arreglarte.
      Gracias por contarlo!

  • Nerea Mata

    7 Junio, 2017 a 9:48 am Responder

    Cada vez que hago el cambio de ropa voy eliminando prendas pero tengo que reconocer que siempre me dejo un monton de prendas por eso de ..y por si acaso…jajaja. Tengo prendas guardadas que tienen mas de diez años y que claro apenas utilizo!! En el próximo cambio de ropa toma nota de tus consejos.

    • María Gallay

      8 Junio, 2017 a 11:03 am Responder

      Ejem, estaré vigilando de cerca! No, Nerea, si tú misma lo estás diciendo, sólo tienes que decidirte para dejar de arrastrar todo eso que no usas. Más espacio y más tiempo para ti. Gracias por participar!

  • Blanca Martinez

    7 Junio, 2017 a 9:50 am Responder

    A mi lo que se me come es la ropa de los niños… que si me da pena, que si lo del mayor para el pequeño… en fin. Me voy a poner manos a la obra!!! Me lo pide el cuerpo!!

    • María Gallay

      8 Junio, 2017 a 11:07 am Responder

      Es verdad, Blanca, es difícil el armario de los niños, aunque por su crecimiento natural ya no se pueda volver atrás en tallas. Pero hay que ser realista, no guardar todo sólo porque lo tienes. Y lo que te de pena porque es un recuerdo, a la caja de los recuerdos, no a que siga circulando por los armarios o los altillos y salga de entre otras prendas cada vez que tienes que buscar algo.

      Mensaje para el Club de las Malasmadres: os propongo un post especial para el tema de los niños, su ropa y las herencias. Con una mirada especial hacia las bolsas de ropa que damos y nos dan…

  • Sylvana Varela

    7 Junio, 2017 a 9:51 am Responder

    A mi me cuesta bastante pero como hace 3 años baje 23 kg me deshice de muchas cosas, sólo me dejé dos pantalones de esa talla. Ahora luego de unembarazo y muchos kilos más no tengo casi ropa que me sirva y me niego a comprarme porque pienso volver a bajar los 20 kg que me sobran.
    Lo que también ayuda a mantener mis existencias a raya es la cantidad de cosas que llevo acumulando de mi hijo en sus prieros 16 meses de vida….las guardo para el préximo niño de la famila…pero a ver si viene pronto!!!

    • María Gallay

      8 Junio, 2017 a 11:16 am Responder

      Sylvana, admiro tu fuerza de voluntad. Controlar las compras es algo muy difícil pero está claro que para algunas personas funcionan como un aliciente muy fuerte para llegar a un objetivo de peso.
      Ahora, todo lo de tu niño… claro que no hace ilusión guardar todo, de los primeros meses además la mayor parte está impecable porque no lo gastan! Pero sé realista con la cantidad de cajas/bolsas que puedes guardar y si es preciso que se queden en tu casa! Sobre todo, que si esperas la llegada de un primito y no de otro bebé propio, que sepas que la ropa que des puede que no vuelva o que no vuelva en las mismas condiciones. Yo revisaría lo que quieres guardar como recuerdo.
      A veces nos centramos en guardar todo que utilizan, todos los regalos y juguetes, todo lo que producen cuando empiezan a garabatear… pero luego con los años te das cuenta de que es inviable y, si es espacio es reducido, tienes que seleccionar muy bien porque luego se trata de que el niño tenga espacio para jugar y aprender a vestirse solo; y que la gestión de todo lo que guardas no sea un carga para ti.
      Vaya, te cayó un sermón! Tú disfruta de tu bebé, que ya tendrás tiempo de comprobar todo esto. Gracias!

  • La sonrisa despeinada

    7 Junio, 2017 a 10:27 am Responder

    Lo de las diferentes tallas, premamá post mamá es horrible, yo hago limpias periódicas, a veces tanto que me veo teniendo que ir corriendo a comprar un pantalón o una camiseta porque me quedo sin recursos ante ciertos eventos pero paso de acumular tanto trasto. El doblado vertical o el armario cápsula también son útiles para evitar acumular.
    http://www.lasonrisadespeinada.com/mi-reto-de-21-dias-o-42/
    http://www.lasonrisadespeinada.com/armario-capsula-infantil/

    • María Gallay

      8 Junio, 2017 a 11:20 am Responder

      Qué bueno tu post del reto de los 21 días, me encanta que todo lo que habéis aprendido y puesto en práctica con Alicia! está claro que te has empleado a fondo y las fotos son tremendas, gracuas por compartirlo! Es posible y tú eres la prueba!

  • Silvia Quintela Pastoriza

    7 Junio, 2017 a 10:31 am Responder

    Si la teoría está muy bien pero que difícil es a veces deshacerse de ropa, siempre surge el “por si acaso”, pero tomo nota y me haré las preguntas que nos recomienda María.

    • María Gallay

      8 Junio, 2017 a 11:28 am Responder

      Silvia, sólo tú y nadie más que tú sabe lo que realmente utilizas. Como organizadora con 14 años de experiencia viendo cientos de casos de clientes, muchos de ellos mamás, tengo muchos ejemplos de los que sacar conclusiones. Y me temo que veo muchos “por si acaso” muy peregrinos. Cada uno puede tener en su casa lo que quiera y como lo quiera, mientras se lo pueda permitir y no invada el espacio de otro. Pero esto de aprovechar el cambio para liberarnos de lo que no utilizamos tiene más que ver con ser realistas y, si no vivimos en el norte y hacemos cambio, tratar de simplificar el volumen y la gestión para ganar espacio y tiempo para todos los días.
      Seguro que las preguntas ayudan, o por lo menos te hacen ver alguna prenda con otros ojos y para el próximo cambio, te das cuenta de que no la necesitas. Gracias por participar!

  • LAURA

    7 Junio, 2017 a 10:38 am Responder

    ¡Qué interesante y qué práctico! Creo que después de leer consejos varios sobre este asunto este post es el más completo… Habrá que seguir en casa con los “sin piedad” y eso sí, la ropa luego a hm para que la reutilicen… ¡gracias por el sorteo!

    • María Gallay

      8 Junio, 2017 a 11:31 am Responder

      Gracias a ti, Laura, aunque no sea más que por los años y la cantidad de cliente que llevo, lo suyo era aplicar el método que uso como organizadora profesional para ayudar un poco a las malasmadres!
      Y tienes razón, H&M, donación, Wallapop, cualquier recurso es válido para las prendas que no utilizamos porque en nuestro armario no nos hacen ningún favor.
      Y veremos a quién le toca el libro!

  • Julia Perez Vilariño

    7 Junio, 2017 a 10:42 am Responder

    yo tengo listos los de los niños y no veo el momento de ponerme con el mio, pero es muy necesario… necesito librarme de la mitad de las cosas y deshacerme de tantos por si acaso me vuelve a valer

    • María Gallay

      8 Junio, 2017 a 11:32 am Responder

      Venga, Julia, que tú puedes y parece que lo tienes muy claro! Aprovecha para llegar al fondo, verás que bien te sientes después y que fácil es vestirse cada día.

  • Esther S.

    7 Junio, 2017 a 10:44 am Responder

    Ay!!! Lo quiero!! A ver si pongo en orden mi vida!

    • María Gallay

      8 Junio, 2017 a 11:34 am Responder

      Esther, paso a paso, empieza por la ropa y de apoco, verás que tras conseguir simplificar algo y ver que funciona, te animas con lo siguiente. Gracias por participar!

  • Esther Lopez

    7 Junio, 2017 a 10:48 am Responder

    Llevo años diciendo eso de “tirarlo todo y empezar de cero”, pero sé que no funcionaria.. el libro me vendría de perlas! 🙂

    • María Gallay

      8 Junio, 2017 a 11:36 am Responder

      Esther, creo que todos hemos tenido esa fantasía de “dinamito todo y empiezo de cero”, pero ¿para qué? Si es posible quedarnos con lo que nos gusta y quitar lo demás, aparte del coste, claro. Sólo hay que tomar el control y decidir. Ojalá te toque el libro!

  • Montaña

    7 Junio, 2017 a 10:59 am Responder

    Yo de lo unico que no me puedo desprender, pasen los años que pasen es aquel vestidito azul marino con lacitos laterales tipo “Chanel” que me compre hace solamente 24 añitos para la comunión de mi sobrina Laura, que guapa estaba con el, y no puedo evitar cada vez que lo veo colgado recordar aquella epoca dorada de mi vida, habia sido mamá de mi primer hijo hacia 5 meses, laboralmente estaba en un equipo estupendo que no sólo eran compañeras sino amigas, y yo tenía 26 añitos y pesaba 48 kilos, que fácil era ser buena/malamadre.
    Besos
    y mil gracias por vuestra ayuda.

    • María Gallay

      8 Junio, 2017 a 11:43 am Responder

      Te leo y te veo, fantástica y madre primeriza, trabajadora feliz… Algunas cosas tienen el poder de transportarnos a otras etapas en las que fuimos más felices, más jóvenes, a lo mejor más delgadas y en un momento de satisfacción profesional y personal… Es bonito rememorar si te hace feliz; y un vestido puede aceptarse “como animal de compañía”. A veces me encuentro personas que guardan esa prenda fetiche pero también todas las chaquetas, faldas, blusas, zapatos y bolsos de esa época que, hay que reconocerlo, fue muy bonita pero no volverá. Vendrás otras, puede que incluso mejores, pero acarrear todo para intentar reproducir eso no funciona. Pesa y bloquea.
      Gracias por compartir tu vestidito azul con nosotras!

  • Olga

    7 Junio, 2017 a 11:07 am Responder

    Qué buenos consejos! Yo espero terminar los cambios de armario este fin de semana y espero que salgan unas cuantas bolsas. Gracias!

    • María Gallay

      9 Junio, 2017 a 1:13 am Responder

      Eso, Olga, termina con los cambios de armario y así te puedes dedicar a lo que realmente te gusta! Gracias por comentar!

  • Gema Palomino

    7 Junio, 2017 a 11:43 am Responder

    Sin lugar a dudas el VESTIDO DE NOVIA!!! Fijo q nolo vuelvo a utilizar y me ocupa su buen espacio en el armario, armario q tiene ropa de todo el año xq no tenemos más sitio…pero será algo que se quede ahí “in eternum”, Jajajajaj.

    • María Gallay

      9 Junio, 2017 a 1:14 am Responder

      No sé yo, Gema, ¿no hay de verdad otro sitio donde ponerlo?

  • Sonia

    7 Junio, 2017 a 11:47 am Responder

    Madre mía yo no se ni por donde empezar!!!! mi casa entera es el caos total y yo cada vez que lo intento me vuelvo loca. Pero me he hecho el firme propósito de poner orden y me he dado de plazo este verano ya que no es solo el armario, es todo en general. Gracias por los consejos y animo a todas

    • María Gallay

      9 Junio, 2017 a 1:16 am Responder

      Sonia, si tu casa entera es el caos total no voy a mentirte diciendo que es fácil y rápido. Requiere su tiempo y tomar decisiones, por lo que cansa, pero te aseguro que es posible. Ve de a poco, elige bien el objetivo y vuélcate. Aparte de ordenar, es una buena terapia!

  • yolanda Jimenez Valdericeda

    7 Junio, 2017 a 11:53 am Responder

    ¿Qué hacer cuando se tiene un Diógenes en grado superlativo….? Tengo ropa de antes de casarme (28 años de matrimonio), de antes de tener hijos (23 y 20 años)… Alcanzada la menopausia, veo que entro en la ropa, pero ya no queda igual porque el cuerpo cambia enormemente. En fin, intentaré aplicarme este año, pero no puedo prometer nada, esto podría considerarse una adicción como el tabaquismo… 🙂

    • María Gallay

      9 Junio, 2017 a 1:20 am Responder

      Si, como el tabaquismo o cualquiera de los vicios socialmente aceptados, Yolanda. Ya es un puntazo que sigas entrando en esa ropa pero lo estás diciendo tú misma: ya no queda igual. Seguro que pueden salir algunas cosas y te aseguro que, lejos de sentirte mal, va a ser una liberación.
      Y da igual lo que prometas o dejes de prometer, este compromiso es contigo misma. Hazte un favor y elígete a ti en vez de la ropa.

  • Lola García

    7 Junio, 2017 a 12:24 pm Responder

    Es precisamente lo que necesitaba!! Empiza el cambio del orden?

  • Arancha Gómez

    7 Junio, 2017 a 1:44 pm Responder

    Hola:

    Me encanta el post. Taaaan necesario. Yo la semana pasada me hubiera ido de vacaciones dejando a alguien al cargo del cambio de armarios. Jajaja.
    Mi debilidad son unos pantalones blancos que definitivamente no pasan la “prueba de la celutitis”, pero me encantan y ahí los tengo colgaditos y planchaditos y entran y salen de mi armario cada verano.

    Un beso,
    Arancha

    • María Gallay

      9 Junio, 2017 a 1:22 am Responder

      No me digas eso, Arancha, que me mudo a tu casa! Consejo para combatir pantalones chivatos: un espejo de cuerpo entero con buena luz. Y verás lo que no quieres que vean los demás.

  • Mónica

    7 Junio, 2017 a 1:53 pm Responder

    Participo en el sorteo! Me vendría fenomenal. Somos 5 y hay que organizarse.

    • María Gallay

      9 Junio, 2017 a 1:23 am Responder

      Mónica, de los 5 cambios de armario, ¿te tocan todos a ti??

  • Susana Moreno Martínez

    7 Junio, 2017 a 2:10 pm Responder

    Uffffff!!! La ropa de las niñas he conseguido organizarla y me desprendo de ella sobre la marcha pasandosela a otras malas madres amigas o llevándolos a Ongs como Madre Coraje….la mía está a medias…nunca encuentro el momento y me falta ese punto de sinceridad necesario para desprenderme de ropa que difícilmente me voy a poner….a ver si esta vez lo consigo. Muy buenos consejos….

    • María Gallay

      9 Junio, 2017 a 1:24 am Responder

      Venga, Susana, ubica a las niñas y dedícate a dejar tu armario como te mereces, que hacer el trabajo para los demás pero no aplicarse el cuento no vale! Si haces circular la ropa que no usas como haces con la de las niñas, verás que te quedas de un a gusto….

  • Susana

    7 Junio, 2017 a 2:24 pm Responder

    Hace meses leí “La magia del orden” y abordé una tarea que culminó con no menos de quince bolsas de 30 litros de capacidad llenas de ropa, apuntes, documentos inútiles, enseres de cocina, etc. ¿Libros? Ninguno. Mi biblioteca escapa a este tsunami minimalista en que me he metido. Ahora lo aplico a mis productos cosméticos y de limpieza en el hogar. Hay muchos que tienen un mismo uso y no necesitamos tantos, pues supone un derroche de energía, tiempo y espacio.

    • María Gallay

      9 Junio, 2017 a 1:26 am Responder

      Estás en el camino, Susana, y sólo hay billete de ida. Porque la verdad es que no necesitamos tanto de nada!

  • miren

    7 Junio, 2017 a 2:42 pm Responder

    ¡hola! entre el cambio de temporada y la mudanza que tengo en ciernes, como no aproveche ahora para de una vez poner orden y hacer limpia, me veo diógenes perdida en pocos años… es uno de mis objetivos este año, y veréis que lo voy a conseguir. ¡gracias por los consejos! y ya si me toca el libro, ¡pues mejor que mejor! 😉 bss!

    • María Gallay

      9 Junio, 2017 a 1:27 am Responder

      Miren, lo del libro depende de las malasmadres, pero parece que tú lo necesitas urgente!

  • Adelaida Moyano Soler

    7 Junio, 2017 a 2:58 pm Responder

    Siempre procuro hacer “limpieza” cuando hago el cambio de armario, pero obviamente no lo hago del todo bien, porque siempre queda ropa que al final no me pongo. ? ¿Algo de lo que no consigo desprenderme? Un par de blusas que compré en China en el año 2008. Una de ellas ni me la he puesto, pero ¿mira que si la tiro y surge una fiesta de disfraces de temática oriental? Pues ahí la tengo…por si acaso… ???

    • María Gallay

      9 Junio, 2017 a 1:28 am Responder

      Adelaida, perdona que te diga pero esa excusa de la fiesta temática oriental para tu blusa cosecha del 2008 es muy muy mala. Y mira que tengo experiencia en excusas. Vete buscando otra porque esa no la damos por válida!

  • Tere

    7 Junio, 2017 a 3:04 pm Responder

    Este invierno hice limpia de ropa de invierno, según me la iba poniendo, al acabar el día decidía si sí o no seguía conmigo o iba a la bolsa de donaciones. Así en un par de semanas, todo decidido. Este verano, camisetas que no peguen con ninguno de los pantalones de verano, son carne de tienda de segunda mano.
    No voy a sitios donde haga falta ropa formal o arreglada desde hace siglos, pero… me resisto a deshacerme del vestido de Nochevieja del año 2011, que solo tiene una puesta, pero que quién sabe si podría volver a usar, para una boda invernal, un cotillón… y la verdad es que ya ni me gusta y seguramente si surgiera la ocasión iría corriendo a comprarme algo más moderno… Tampoco puedo tirar el vestido de mi boda, que fue por lo civil y vale perfectamente para una tarde de cóctel añadiéndole unas cuñas veraniegas, no me lo he puesto desde aquel día (julio 2008), y pese al divorcio lo sigo conservando por si puedo desquitarme usándolo en “una ocasión feliz” que le quite el mal fario. No sé, pero me da la impresión de que si lo utilizo para algo alegre, se le quitará el estigma que tiene el pobre cuando lo miro y pienso “pa qué, anda que y pa qué”…

    • María Gallay

      9 Junio, 2017 a 1:30 am Responder

      Tere, y si dejas fluir el vestido de boda y te desquitas tú misma con ocasiones felices sin vestidos de otras vidas? Sólo es un vestido, lo importante eres tú.

  • Magda

    7 Junio, 2017 a 3:39 pm Responder

    Jajaja!fantásticos consejos para ordenar y no morir en el intento!mil gracias ahora sólo me queda ordenar mis pensamientos para dejar de vincular tranquilidad mental y orden de la casa!

    • María Gallay

      9 Junio, 2017 a 1:31 am Responder

      Ya sé que soy obse pero a mi ordenar me relaja y una cosa lleva a la otra. Hay vicios peores y que encima no sirven para nada!

  • Ariadna Olmos Otero

    7 Junio, 2017 a 5:08 pm Responder

    Lo necesito!!! Aunque ya me veo con la música…me da iguaaaal! Me encaaaanta!

  • Noelia Golosi

    7 Junio, 2017 a 5:39 pm Responder

    Siempre he sido muy de guardar, la reina de los “por si acaso” y los “para hacer esto o lo otro”, pero estoy aprendiendo a desprenderme y cuando me dan arrebatos lo tiro todo jeje. Hace una semana tiré como 5 cajas y bolsas grandes repletas de botes y envases de todo tipo, de cristal, de plásticos, latas, cajitas de madera… Llevaba acumulándolas desde hace unos 6 años y ocupaban dos estantes completos de un armario. Cuando las solté en los contenedores de reciclaje me sentí la reina jaja.

    • María Gallay

      9 Junio, 2017 a 1:35 am Responder

      ¿A que la sensación es de total liberación? Y mira que nos aferramos a unas cosas… Gracias por contarlo, Noelia!

  • Maria Jesus Moron Luque

    7 Junio, 2017 a 5:47 pm Responder

    Pero si ordenada soy. Los que no lo son, son el malpadre y los buenoshijos de mi casa. Estoy hartita de ordenarles las camisetas de los cajones: por colores, por estampado, por tipo de manga…Luego llegan, cogen una y, entremedio, desordenan las demás. Necesito el libro, pero para que se lo lean el resto de habitantes de mi cueva.

    • María Gallay

      9 Junio, 2017 a 1:37 am Responder

      Vamos, para lo que yo llamo “indirectas directas”! También está la opción de dejar de recogerles durante un tiempo para que se den cuenta de que las camisetas no caen limpias y dobladas del cielo. Pero eso a una malamadre le cuesta casi más que doblar toda la pila, otra vez.

  • Rebeca de Torres

    7 Junio, 2017 a 6:22 pm Responder

    Me deshice hace muy poco de lo imponible de invierno, después de semanas rondando por la habitación. A ver si te hago caso y me tomo lo de verano más en serio. Gracias por el post, voy a intentar aplicar los consejos.

  • Virginia Rubio López

    7 Junio, 2017 a 6:35 pm Responder

    Llevo un tiempo usando el método de los rollitos, toda la ropa que puedo la enrollo, no sé si fue en esta página dónde lo vi o en otra. Pero funciona. Los cajones se mantienen más ordenados porque no sacas las cosas de abajo y desordenas lo de arriba.

    • María Gallay

      9 Junio, 2017 a 1:38 am Responder

      Cualquier método es bueno si te funciona y permite mantener el caos a raya. Gracias, Virginia!

  • Sonia Lopez

    7 Junio, 2017 a 6:53 pm Responder

    Sin día mis zapatillas de correr no soy capaz de desprenderme de ellas

  • Rebeca Vega Gonzalez

    7 Junio, 2017 a 7:06 pm Responder

    Yo soy de las que todavía no he hecho el cambio de armario, ahora mismo estoy con la ropa de invierno de premama… Tengo que sacar la ropa del verano pasado urgentemente, porque ya estoy pensando en irme de compras post embarazo sin ver lo que tengo y lo que me vale, con lo cual tendré otro armario como cuando me quedé embarazada con cinco kilos más de mi talla habitual… Lo único bueno es que mi buenmarido en cuanto hago una bolsa, a los dos segundos se ha desecho de ella no me da tiempo a arrepentirme jajaja Es un elimineitor!!!

    • María Gallay

      9 Junio, 2017 a 1:41 am Responder

      Nooooo, Rebeca, no vayas de compras sin haber visto lo que tienes y lo que necesitas, de verdad, que te complicas mucho más!
      Aprovecha ese elimineitor con contrato fijo, por lo menos esa parte del esfuerzo la tienes garantizada!

  • Anya

    7 Junio, 2017 a 7:07 pm Responder

    Yo lo tengo que​ hacer aunque me da mucha pereza, a ver si lo consigo, necesito el libro de maria

  • Rebeca Huescar

    7 Junio, 2017 a 8:49 pm Responder

    Me convertí en malamadre hace un año y desde entonces intento simplificar al máximo mi vida, empezando por mi armario. Yo era una maestra en acumular cosas, ahora cuanto más espacio libre creo, mejor me siento

    • María Gallay

      9 Junio, 2017 a 1:42 am Responder

      Rebeca, convertirte en malamadre te sentó fenomenal! Enhorabuena!

  • María (@CrysaniaV)

    7 Junio, 2017 a 8:59 pm Responder

    ¡Anda que no nos hace falta una terapia de orden en esta casa! Me ha encantado leer que no soy la única que deja la bolsa de deporte por el suelo porque no cabe en ninguna parte, y en cuanto a la organización sobre la cama…¡¡No tengo una cama tan grande!! Me he imaginado haciendo lo que propones y necesitaría la cama de matrimonio de Polifemo :De
    Prometo tratar de aplicar tus indicaciones porque, por si no se ha notado, yo aún no he hecho el cambio de armario 😉

    • María Gallay

      9 Junio, 2017 a 1:43 am Responder

      María, somos humanas, no pasa nada. me preocupa un poco lo de que no quepa tu ropa en la cama…

  • Orion

    7 Junio, 2017 a 9:08 pm Responder

    Muy bueno!!! Yo uso la regla: si hace + de 2 temporadas que no lo uso fuera! Pero tengo que econocer que entre embarazos y lactancias ultimamente no la he cumplido del todo y tengo demasiado acumulado!!! La semana que viene tengo visita de suegros… Va a ser el momento ideal para hacerlo!

    • María Gallay

      13 Junio, 2017 a 1:39 pm Responder

      Enhorabuena, Orion! Te llevas el libro!

      • Orion

        13 Junio, 2017 a 3:32 pm Responder

        Qué bieeeen!!!!! Muchas gracias!!! Me muero de ganas de leerlo!!!!

  • Sonia Conde

    7 Junio, 2017 a 9:14 pm Responder

    Hola!
    Yo me deshago de prendas en cada cambio, de verdad que lo hago, y no me importa, lo que no soporto es que justo necesite algo que hace diez años que no me ponía una semana después de tirarlo!!

    • María Gallay

      13 Junio, 2017 a 1:42 pm Responder

      Tienes razón, fastidia mucho, pero hay que tratar de no utilizarlo como excusa para quedarnos con todos los “por si acaso”. Gracias por participar!

  • Orion

    7 Junio, 2017 a 9:15 pm Responder

    Ah!! Y con las “prendas sentimentales” (esas que guardaba por el recuerdo que me traían xo no usaba) al final he decidido hacer un cojín con un trozo de cada una de ellas a modo de recuerdo… Todavía no lo he hecho, las tengo en las bolsas a punto para hacer los recortes y tirar… Pero no vale la marcja atrás 😉 Un TO DO en breve!!!

    • María Gallay

      13 Junio, 2017 a 1:44 pm Responder

      Una buenísima idea… si los recortes salen de la bolsa y el cojín llega antes del próximo cambio de armario, no?

  • Florina Georgescu

    7 Junio, 2017 a 10:27 pm Responder

    Me ha encantado el artículo y sobretodo su lema “son solo cosas”. Después de alguna que otra mudanza he llegado a la misma conclusión… mueves ropa de un sitio a otro que casi nunca usas, te estorba y aun así cuesta desacerte de todo ello. Muchas gracias por los consejos… estan en mi “to do list” porque estoy segura que me traeran solo beneficios.

    • María Gallay

      13 Junio, 2017 a 1:45 pm Responder

      Gracias, Florina, eso es justo lo que veo en las mudanzas de los clientes, arrastramos mucho de un sitio para otro.

  • Paki

    7 Junio, 2017 a 10:41 pm Responder

    Gracias por tan buenos consejos! Me pongo a ello este finde. Lo que no te has puesto en varios años, no lo vuelves a poner más… ni por si acaso, ni nada… A ello!!!

  • Carla Rodal

    7 Junio, 2017 a 10:44 pm Responder

    Con estos consejos he aprovechado esta tarde para hacer el cambio de armarios de toda la familia.
    Si me toca el libro creo que podría cambiar el mundo ??

  • Carmen Herranz

    7 Junio, 2017 a 11:05 pm Responder

    Yo lo necesito muuuucho. ¡Que me toque, porfaaaa!

  • Ruth Avilés Vives

    7 Junio, 2017 a 11:14 pm Responder

    A medio estoy todavía con el cambio de armario…?? Pero es que no me cabe más, a veces me dan ganas de tirar medio armario… ya he sacado una bolsa llena de ropa que le doy siempre a una amiga… pero hay cosas que me cuestan… La verdad que este libro me vendría genial??

    • María Gallay

      13 Junio, 2017 a 1:49 pm Responder

      Ruth, es falta de espacio o sigue habiendo demasiado aunque saques una bolsa llena?
      Te recomiendo que pienses en ti y en cómo estar más cómoda todos los días, eso vale más que las cosas, incluso las que más cuestan…

  • Yolanda

    7 Junio, 2017 a 11:36 pm Responder

    Cuanta razón!! El orden más o menos lo tengo controlado… Pero como me sobra espacio hay demasiadas cosas y lo de que se usa solo el 10%, creo que en mi caso es menos… Asi que… manos a la obra!!
    Gracias por tus consejos!!

    • María Gallay

      13 Junio, 2017 a 1:51 pm Responder

      Cuidado que no hay muchas personas a las que le sobre espacio! Pero aún así, llenamos porque cabe, es una condición del ser humano!

  • Edurne

    7 Junio, 2017 a 11:47 pm Responder

    La ropa se me acumula, pero los zapatos lo llevo peor, guardo zapatos que me hacen daño porque aún no los he amortizado, me gustan… pero me los pongo unas horas, los pies destrozados y los vuelvo a guardar!! a ver si aprendo algo con esto…

    • María Gallay

      13 Junio, 2017 a 1:53 pm Responder

      Edurne, por favor, no amortices más esos zapatos que te hacen daño, aunque te gusten, me imagino que te gustan más tus pies e ir cómoda!

  • Laura Martín Risco

    8 Junio, 2017 a 1:08 am Responder

    Lo voy a seguir al pie de la letra. Sobre todo la parte de cuestionarme lo que realmente voy a usar y lo que no 🙁
    Son unas ideas estupendas!!!

    • María Gallay

      13 Junio, 2017 a 1:54 pm Responder

      Venga, Laura, que se puede, sin trampas seguro que llegas al fondo!

  • Ana Reyes Solanas

    8 Junio, 2017 a 6:41 am Responder

    Llevo un año haciéndolo y de momento, aún no con óptimos resultados.

    • María Gallay

      13 Junio, 2017 a 1:55 pm Responder

      Ana, ¿es cuestión de contenido? ¿te cuesta decidir o necesitas optimizar los armarios?

  • Ana Rodriguez

    8 Junio, 2017 a 7:17 am Responder

    Buenísimos consejos! Este año me pilla ya con el cambio hecho, pero al próximo lo aplico. Siempre hago algo de limpieza, pero no la que debería ?
    Lo q sí q es una pesadilla es el cambio de armario de las peques, organizando lo q les puede valer para la próxima temporada, lo de la mayor q ya no vale para la peque dentro de unos años, buscar en todas las cajas lo q le puede valer esta temporada a la pequeña y lo q ya no le vale a la pequeña y lo pasamos a una amiga ?. Vamos, q me lo paso pipa

    • María Gallay

      13 Junio, 2017 a 4:09 pm Responder

      El cambio de armario de los peques en un tema complejo, pasando la idea a las Malasmadres para atacarlo en setiembre… parece que falta mucho pero …

  • Josefine Schwengbeck

    8 Junio, 2017 a 9:40 am Responder

    Que buenos consejos!!! Para el próximo cambio de armario lo aplicaré seguro!! 🙂

  • Evita Sánchez Soto

    8 Junio, 2017 a 11:05 am Responder

    Buenísimos consejos !!!
    Yo soy de las que además de tener el armario con cosas que no uso , lo extiendo a las vacaciones de verano y llevo la maleta con prendas que no he usado en todo el verano , por si acaso en vacaciones me lo pongo .Resultado ……. me pongo lo mismo de todos los días lo más cómodo .
    Y el trajín de maletas lo extiendo a los niños.
    Hace una semana perdí realmente algo importante , un amigo .
    Nos aferramos y damos importancia a cosas que no valen nada.
    Hoy empiezo la ” limpia” , se acabaron las tonterías
    Muchas gracias por estos consejos , no solo aplicable al armario .

    • María Gallay

      13 Junio, 2017 a 4:12 pm Responder

      Evita, es verdad que nos aferramos a todo y total para qué. Siento que hayas perdido lo que realmente importa, esos golpes son los que nos hacen darnos cuenta. Ánimo y no te olvides de lo fundamental al hacer las maletas…

  • Cristina R.M.

    8 Junio, 2017 a 2:04 pm Responder

    Con el armario a rebosar de “nada que ponerme”, necesito este libro en mi vida ya!!! Ahora con 2 BH, he pasado de tener un vestidor completo para mi a tener un trocito de armario, desordenado y lleno hasta arriba… esta tarde me pongo y lo ordeno… eso llevo diciendo hace meses jejejejeje

  • Mayka Muñoz

    8 Junio, 2017 a 2:08 pm Responder

    qué pereza da la verdad!! pero sí que es cierto lo de que inviertes un día y el resto de la temporada se amortiza a diario… gracias!!! y quiero el libro! bueno, más que querer lo necesitoooooo jajajaja

  • Lidia Gallego

    8 Junio, 2017 a 2:09 pm Responder

    Muy interesante!! Tengo que ponerlo en práctica sin falta!

  • Paloma Megia

    8 Junio, 2017 a 5:12 pm Responder

    Para mi,organizar mi armario es una tragedia que intento retrasar lo más posible. Organizo el de los chicos sin demasiado problema y mi marido se encarga de su ropa. Pero lo mío. Es terrible. No tengo mucha ropa, la verdad,o al menos eso creo yo. Pero el espacio que tengo en el armario tampoco es muy grande, y soy un desastre colocando las cosas. Si además le añadimos que: la ropa que tengo me gusta pero no me la pongo porque…, o no es el momento, o no me acaba de convencer como me queda hoy, o no sé que le veo, etc. etc.. Al final tengo un desastre de armario y todos los días tardo media hora en decidir que me pongo para acabar poniendome lo mismo de casi siempre. Creo que para organizar tu vida hay que empezar por el armario. Hace tiempo cayó en mis manos un libro que se llamaba “Simplifica tu vida” En ese momento, pensé que era un poco exagerado simplificar tanto las cosas, pero hoy por hoy creo que debería haberlo tomado en serio. Cuando voy a la playa estamos en un apartamento en el que apenas tenemos cosas y se limpia en un santiamén y te da tiempo a leer, a pasear, a todo. Cuando llego a casa y veo todo lo que hay, me dan ganas de echar a correr en dirección contraria. Me pregunto por qué nos empeñamos en tener tantas cosas que no necesitamos. Y sobretodo, por qué nos cuesta tanto deshacernos de ellas aunque sepamos que no vamos a volver a utilizarlas. ¿Es esto egoismo, nostalgia, dejadez…?

    • María Gallay

      13 Junio, 2017 a 4:16 pm Responder

      Es una mezcla, Paloma, de decisiones que no tomamos porque nos da pereza o pena. Y luego que cada día entran en casa más cosas de las que salen, si no las mantenemos a raya lo que termina pasando es que nos invaden. Lo que cuentas del apartamento de la playa es tal cual, así de simple podría ser nuestra vida sólo decidiendo que ya es momento de simplificar. Cada uno en la medida que pueda, pero ya nos ponemos, hacerlo bien y llegar al fondo. Gracias por compartir!

  • Amaya Lavín

    8 Junio, 2017 a 5:20 pm Responder

    Y qué descanso y liberación cuando has hecho este trabajo bien de verdad!!!

    • María Gallay

      13 Junio, 2017 a 4:17 pm Responder

      A que si??? Cuesta encontrar el momento, pero no hay un momento perfecto, con uno adecuado y una buena actitud se hacen maravillas!

  • Elena Marina Tascón

    8 Junio, 2017 a 8:31 pm Responder

    Gracias! Me habéis leído el pensamiento, mañana tenía previsto pasar esa odioso trance que ahora haré con más alegría y sin piedad.

  • María

    9 Junio, 2017 a 8:46 am Responder

    Hola! Me encanta el post. Buenísimos consejos!!!

    Yo en este momento acabo de realizar un trabajo de limpieza impresionante, aprovechando el cambio de piso he reducido cada armario, lacena y cajón de la casa, me he deshecho de ropa, cremas y maquillaje que no utilizaba y hasta platos y vasos desparejados que andaban pululando por el armario de la cocina….

    Saludos a todas y a por lo que sobra, SIN PIEDAD!

    • María Gallay

      13 Junio, 2017 a 4:19 pm Responder

      María, qué bien que hayas aprovechado la oportunidad de la mudanza! Y a fondo. Enhorabuena!

  • Marta

    9 Junio, 2017 a 10:35 am Responder

    Me apuntaré todos los consejos, a ver si con un poco de suerte este año lo hago mejor y no dejo que los jerséis se atrincheren en los cajones, dedicaré las ganas de calorcito y playa, para empezar ahora el cambio de armario y no terminar en septiembre…ohhh yeah!!

    • María Gallay

      13 Junio, 2017 a 4:20 pm Responder

      Claro, Marta, con ganas de vacaciones una puede hacer el esfuerzo y quitar lo que no necesite. Yeah por ti!

  • Ana Molleda

    9 Junio, 2017 a 12:28 pm Responder

    ¡¡Qué buenos consejos!! empezaré a ponerlo en práctica, yo soy de las que guarda todo por si acaso y ya casi no cabemos en casa…a ver si me organizo y empiezo a tirar cosas!!

    • María Gallay

      13 Junio, 2017 a 4:21 pm Responder

      Ana, empieza de a poco pero mirando las cosas con otros ojos, que lo importante es que en casa quepáis vosotros!

  • Elizabeth Rojas

    9 Junio, 2017 a 8:31 pm Responder

    Ahh, tal cual! Yo me creo la experta en mantener a raya mi armario, pero… Uff justo decido limpiar el armario el día en que empiezo la dieta, entonces si vengo con “esto lo uso ahora, pero esto lo usaré en una semana y aquello en 1 mes” (raramente se cumple). Ahh y luego se viene el problema de la ropa de abrigo, los tapados y las chamarras! Como sos costosos, no me da el espíritu deshacerme de ellos!!!: este blazer tan caro, esto de tan buena marca, este tan elegante… Que no me quedan o lucen como chaleco, pero “comencé pues hoy la dieta…”

    • María Gallay

      13 Junio, 2017 a 4:23 pm Responder

      A lo mejor el inicio de la dieta no es el momento adecuado. O en todo caso, se puede echar mano de la experiencia y responder con sinceridad a las preguntas. Nadie lo sabe mejor que tú, Elizabeth, y parece por lo que escribes que lo tienes muy claro. Sólo te queda aplicarlo!

  • Almudena Perez

    9 Junio, 2017 a 10:37 pm Responder

    Estoy de subidón!terminé el cambio de armario de los 3 buenos hijos y al final el mío también. Cada cambio de temporada el mismo suplicio. Pero ya está hecho. Tiro mucho y este año que por fin había adelgazado los 5 kilos eternos de más, descubrí que la ropa que me volvía a entrar ya no era ni de mi estilo ni me apetecía…. Anda que…. Con los años que llevaba metiéndola y sacándola del armario…
    Luego está el tema de qué hacer con esa ropa eterna que te encanta pero no sabes si ya llego la hora de deshacerse de ella. No os pasa que de repente veis que lleváis 10 años con ese vestidito de verano?
    Besos!

    • María Gallay

      13 Junio, 2017 a 4:26 pm Responder

      Almudena, 4 cambios terminados?
      Lo de conseguir rebajar y probarnos la ropa que tanto tiempo y esfuerzo nos llevó… y descubrir que no la queremos, es un clásico! Necesitamos un subidón de sinceridad y reconocer que es sólo una cosa, por más eterna que sea. Lo importante pasa por otro lado y recuperar un poco de tiempo para nosotras nunca está de más.

  • Nueve meses y un día después

    10 Junio, 2017 a 11:57 pm Responder

    Yo lo hago exactamente así. Ahora, las bolsas de donación se hacen fuertes en la entrada de mi casa jajaja. Cada vez vacío más porque veo que con menos cosas hay menos que ordenar, menos ruido visual y más paz.

    • María Gallay

      13 Junio, 2017 a 4:27 pm Responder

      Venga, saliendo con esas bolsas, que no se queden a vivir allí! Qué bien que puedas liberarte y disfrutar!

  • Laura León

    11 Junio, 2017 a 8:51 pm Responder

    Pues con los armarios la verdad que no tengo mucho problema, para mi supone cinco dias de arreglo, somos cinco y todos me tocan a mí… Mi regla es, ropa que no te has puesto en dos temporadas no llega a la tercera… Asi los porsiacaso, duran menos.. Mi problema lo suponen los libros… Tengo cientos y cada vez que intento disminuir me da tal pena… que los voy escondiendo para no verlos??

    • María Gallay

      13 Junio, 2017 a 4:29 pm Responder

      5 y todos tú?? Por qué???
      En lo de los libros me identifico porque es lo que más pena me da. Pero la verdad es que salvo excepciones contadas, nunca los volvemos a abrir. Aproveché mi última mudanza para repasar con ojos sinceros; solo se salvaron los dedicados, los que representan algo especial y los que quiero que lean mis hijos. Los demás, tienen una nueva vida útil en la biblioteca municipal, donde puedo visitarlos si me apetece y otras personas pueden leerlos. Además, el polvo lo limpia otro!

  • Paloma Rado

    11 Junio, 2017 a 10:25 pm Responder

    Imposible tirar mi vestido de novia. Al principio me lo ponía todos los aniversarios (para andar por casa), pero después de los embarazos,… sólo lo intentaba. a lo mejor este año consigo cerrar la cremallera.

    • María Gallay

      13 Junio, 2017 a 4:31 pm Responder

      Paloma, si es importante para ti lo mejor es que te lo quedes. Pero mejor si se guarda fuera de tu armario de todos los días, porque suelen ocupar bastante y sólo lo sacas una vez al año!

  • Mercedes Caño

    11 Junio, 2017 a 11:41 pm Responder

    Llevo días “empringada”, como dicen en mi tierra, con el cambio de armario. He llenado ya dos bolsas diciéndome a mí misma que son solo cosas, pero ahí están las bolsas, que no encuentran la puerta de la calle. Y el tema es que, efectivamente este desorden y el desmadre que tengo en el armario aún, me dificultan avanzar en muchos otros aspectos de la vida diaria. Me encanta la idea de pensar en que es tiempo que nos regalamos. Me ha gustado mucho este post y me encantaría leer este libro.

    • María Gallay

      13 Junio, 2017 a 4:33 pm Responder

      Gracias, Mercedes, me alegro de haberte inspirado un poco! Y si te llevas las bolsas a tomar un café la próxima vez que salgas? Haciendo una parada en el contenedor de donación y el café para ti por haber llegado al final con eso que no necesitabas. Menos cosas de las que ocuparte!

Comentar

X