¿Qué quieres encontrar?

19
¿Qué es la conciliación?

¿Qué es la conciliación?

El término conciliación está cada día más presente en el debate político y social. Un término que ha pasado de formar parte de los discursos en materia de empleo a ser una de las palabras más cuestionadas y reivindicadas por la sociedad. Su cuestionada eficacia está provocando un importante problema social en términos demográficos, laborales e igualdad de oportunidades y también serios problemas individuales, que están afectando principalmente a las mujeres madres.

¿Qué es la conciliación?

Somos conscientes de la dificultad que tiene definir una única forma de conciliación, ya que lo que para uno es conciliar, para la otra no lo es. Así que es necesario definir la conciliación poniendo el foco en los roles que asumimos en las diferentes esferas de nuestra vida cotidiana y dándole la misma importancia y visibilidad a cada uno. Son roles que pueden cambiar la intensidad a lo largo de nuestro ciclo vital pero que requieren que se emplee tiempo para desarrollarlos de forma satisfactoria:

  • Rol laboral: es el que desarrollamos como profesionales a cambio de un salario. Es un tiempo que, aunque está regulado, es extenso y ocupa la centralidad del tiempo disponible total.
  • Rol familiar: es el que desempeñamos en el hogar. El trabajo para reproducir la sociedad, que tiene que ver con el cuidado, la educación, la crianza, el cuidado de mayores o el realizar las tareas domésticas. Son actividades clave para la sostenibilidad de la sociedad y, a diferencia del trabajo que desarrollamos en la esfera laboral, el trabajo doméstico-familiar no está ni regulado ni pagado.
  • Rol personal: son las actividades que realizamos cuando nos estamos desarrollando como personas (ocio, consumo cultural, cuidado personal, deporte, relaciones sociales, etc). Es un tiempo necesario para el bienestar personal y con consecuencias sociales importantes (como son los beneficios de hacer deporte).

La conciliación por tanto es una cuestión de personas, no de mujeres o de madres. Cualquier persona debe tener el derecho a equilibrar el uso de los tiempos como quiera. De ahí la necesidad de regular la conciliación teniendo en cuenta estos tres ámbitos y desde una perspectiva de género que fomente el uso del tiempo igualitario entre hombres y mujeres.

que-es-conciliacion

¿Cómo conciliar vida laboral y familiar?

La conciliación depende de varios factores o agentes sociales. A nivel individual, cada persona puede hacerse responsable de afrontar una vida más equilibrada, pero lo cierto es que esto no es suficiente. Necesitamos que tanto las empresas como las administraciones implanten medidas bien definidas que fomenten la conciliación para todos y todas. En este sentido, destacan tres ámbitos clave para que una persona pueda conciliar:

  • Ámbito personal y familiar: independientemente del tipo de familia u hogar en el que se conviva, la conciliación personal y familiar será más fácil si existe un reparto equilibrado de las responsabilidades domésticas. Para ello es fundamental establecer un pacto en el que todas las personas asuman la carga de responsabilidades de forma justa y satisfactoria.
  • Las medidas de conciliación establecidas en nuestra empresa: las empresas deben responsabilizarse de las políticas de igualdad, que deben incluir medidas de conciliación iguales para todos y todas fomentando la corresponsabilidad en los hogares. Es fundamental que las políticas de conciliación laboral que ofrezca la empresa dejen de dirigirse únicamente a las mujeres madres y sean comunes para todas las personas.
  • Medidas y recursos de conciliación implantadas por las Administraciones Públicas a través de planes y legislación: las medidas como los permisos retribuidos (de maternidad, paternidad o lactancia) o no retribuidos (reducción de jornada o excedencia) requieren una redefinición con perspectiva de género para que también los hombres accedan a ellos.

Estas son las vías en las que se puede incidir para poder conciliar, pero nuestro estudios muestran cómo todavía hay muchas dificultades para conciliar. De hecho según nuestro estudio Concilia13f, 8 de cada 10 mujeres afirman tener dificultades para compaginar su vida profesional, dato que muestra la necesidad de regular de forma más eficiente las medidas existentes.

Además, esta revisión del marco legal requiere que se haga con perspectiva de género ya que siguen siendo las mujeres las que se ven atrapadas en estas medidas de conciliación, sintiendo que el sistema las empuja a renunciar a una esfera u otra de su vida. En nuestro último estudio Somos Equipo se mostraba que el 58% de las mujeres afirmaba haber renunciado a su carrera profesional al ser madre, frente al 6% de sus parejas, entendiendo por renuncia “reducir la jornada laboral”, “coger una excedencia” o “abandonar el mercado laboral”. Para revertir estos datos es fundamental, por tanto, trabajar en nuevos planes y legislaciones transversales que no penalicen a la mujer profesionalmente.

La revisión de las medidas de conciliación

La revisión de las medidas de conciliación debe hacerse cuestionando tres aspectos clave que están provocando que las mujeres se vean penalizadas en la esfera laboral o se vean obligadas a renunciar:

  1. Se debe cuestionar la centralidad de la jornada laboral: Ahora mismo la jornada laboral es central ya que el tiempo que empleamos en el trabajo remunerado condiciona el uso que hacemos del resto de tiempos (familiar, ocio, etc)
  2. Se debe visibilizar social y económicamente el trabajo doméstico familiar: el trabajo no remunerado no se contabiliza y no está presente en las cifras oficiales. La importancia que éste tiene para el desarrollo de la sociedad debe estar computado y valorado económicamente.
  1. Romper con el modelo patriarcal de familia: las medidas de conciliación deben fomentar la corresponsabilidad en el hogar, desmontando el modelo en el que el hombre es el principal sustentador económico y la mujer la principal responsable del mantenimiento del hogar y la familia.

La conciliación no es, en definitiva, un mero punto que incluir en los programas, sino que requiere que se profundice en el diseño de las medidas teniendo en cuenta que la conciliación es para las personas, no únicamente para las madres y que sus consecuencias deben conducir a una sociedad más igualitaria y más sostenible.

Y vosotras Malasmadres, ¿qué entendéis por conciliación? Esperamos vuestras opiniones y comentarios.

Han comentado...

  1. Hay que ser realista con la situación de cada uno, y establecerse objetivos de conciliación personal – en tanto las empresas y el gobierno se conciencian, lo que no veré en esta vida… -. No contemos con terceros que van a su beneficio (empresas, gobierno). Hagamos nuestro plan cercano y para casa, ayudémonos los unos a los otros. Pongamos en orden nuestras prioridades y combinemos con las de los que tenemos en casa. ¿Lo que más ayudaría a tener una vida, como objetivo práctico? Un horario laboral decente y un trabajo cerca de casa y del cole (en su caso). Equilibrar el tiempo, repartir las horas, para llegar a todo al menos casi todos los días. Porque si lo miras, el 80% del tiempo se va en ir, estar y venir del trabajo.

    1. Yo me tuve que mudar y alquilar mi casa para alquilar otra casa, al lado del trabajo y del colegio de mis hijos. Es decir, he tenido que renunciar al pueblo donde vivía porque como bien dices, se me iba el día entero en ir y venir del trabajo y del colegio. Pero se puede hacer, el grave problema que tenemos hoy en día es la compra de una casa que nos ata a un sitio en concreto, y luego el encontrar un trabajo cerca de casa, es algo raro, debería ser encontrar el trabajo ideal, sea donde sea, y que me pueda mover y tener una vida mejor.

  2. Estoy totalmente de acuerdo, especialmente en lo que al ámbito laboral se refiere. Las medidas de conciliación únicamente dirigidas a la mujer generan un efecto negativo que repercute en su carrera profesional. Hasta que no se gestione la diversidad con medidas de conciliación para todos, no conseguiremos normalizar la situación y continuaremos marcando diferencias a todos los niveles: salarial, meritocracia, responsabilidades etc.

  3. Creo que el eje central de todo debería ser LA SALUD, y por ende EL BIENESTAR, por encima de todo.
    Si la OMS recomienda lactancia materna durante 2 años (como mínimo) esto debería ser un derecho para todas las madres, al igual que tener tiempo y lugar para comer saludablemente, hacer deporte, etc.
    Tal y como está la cosa montada… es muy complicado encontrar el equilibrio, y cuando llegan niños al hogar, es una vuelta a empezar y aprendizaje continuo…

  4. Yo lo sigo viendo como una lucha sin cuartel. Desde hace trece años que nació mi primer hijo he intentado conciliar desde el primer día. Las barreras han sido a veces insuperables pero he conseguido que mi familia esté cuidada. Otra cosa son los compañeros, la pena es que debería decir compañeras….Mientras el mensaje que se transmite siga siendo que las madres estorbamos, se seguirá traduciendo en que es mejor que no trabajemos y a veces incluso yo, me he creído ese mensaje. Puede que tengan razón. Yo cobro menos que mis compañeros pero ellos cuando hay salidas fuera de horario son los que van. Se nota en su nómina? Si, pero aún así a mi a veces, me hacen sentir vergüenza.
    Estoy en un momento muy reflexivo de la vida, pensando en cambiarme de trabajo porque esto es muy duro.

  5. Para mi, el gran problema de conciliar, está estrechamente ligado a la racionalización horaria. No puede ser que nuestros jornadas laborales acaben mucho después de la jornada escolar…y nuestra jornada laboral se extiende a lo largo del día porque a los jefes les gusta tenernos siempre disponibles…seamos más prácticos y eficientes!!!jornadas compactas, con tan solo 20 minutos para comer..y dejemos el mito de que quien se va último de la oficina, es el que más trabaja.

  6. He luchado y sigo haciéndolo por la conciliación, tengo pendiente ganar una apelación por la conciliación.
    Dicho esto, pienso que el principal cambio ha de producirse en los hombres, ellos han de estar ahí luchando de igual manera que nosotras; las leyes, las empresas y administraciones han de cambiar y facilitar el derecho no sólo a un trabajo digno sino a una vida digna después del trabajo y eso se consigue con TIEMPO.
    De nada sirve que en el hogar tengas corresponsabilidad 100% con tu pareja para con los niños y administración del mismo si luego eres tú (yo) la que afuera libras la lucha de titanes para CONCILIAR.

  7. En mi caso, el término conciliación es papel mojado. Se habla de que es el hombre el que sigue siendo el principal sustento de la familia. En el caso de una familia monoparental, es precisamente ese progenitor el prinipal sustento y sí se trata de una mujer, por desgracia, podemos estar hablando de un sueldo ridículo (yo no llego ni a “mileurista”). Facilidades 0 a la hora de conciliar, ya que hay situaciones en las que una reducción de jornada es económicamente inviable, pero solicitas hacer una jornada continua, siendo totalmente factible y te dan una negativa como respuesta, diciendo que es “imposible”… En fin, que creo que seguimos anclados en el pasado. Los empresarios, siguen sin entender los beneficios de las jornadas continuas y de unos empleados satisfechos… Hay mucho que cambiar y como ya se ha mencionado, lamentablemente creo que no lo verán mis ojos.

  8. Conciliar para mi ,imposible,tengo un horario de todo el dia,dependo de mi familia ,de mi marido para todo,y cuando llego a casa estoy tan cansada que solo pienso en el dia siguiente,lo peor que llevo es que mi jefa es MUJER ,dos hijas y es la peor,me las hizo pasar canutas cuando me quede embarazada, y baja laboral???? Renuncie porque mi sustituta segun ella no daba la talla y tenia que volver….conciliacion lo veo como algo muy lejano….
    Te preparas toda tu vida,te formas profesionalmente y laboralmente, encuentras a la persona de tu vida y decides ser madre porque se te pasa el arroz (y es ahora o nunca )te encuentras con que debes renunciar porque es imposible conciliar ,renunciar es lo que te queda.Llegas a un punto que estas tan cansada que debes decidir.

  9. Conciliar deberia ser poder desarrollar la carrera profesional sin estar encasilladas x ser madres, ni tener jefes machistas, q x desgracia es lo q ocurre, aun asi creo q hay mujeres muy machistas q encima promueven el quedarse en cada en pro de los hijos como si las q adoramos nuestra profesion fueramos bichos malamadres, si no hay conciencia clara de que hay q tener una profesion y una familia sin renunciar a una cosa u otra x motivos peregrinos como lactancia de diez años o cosas q cada dia se sacan de la manga para someternos x lo sentimental cuando no pueden x la fuerza no conseguiremos una conciliacion real

  10. Hoy por hoy…. y a pesar de lucha de muchas muchas madres…. seguimos igual en la conciliacion… porque conciliacion se sigue asociando a mujeres y reduccion de horario y consiguiente reduccion de salario y de desarrollo profesional, y a esa extraña creencia que al estar menos horas en la oficina rinden menos….. sin olvidarnos de recelo que se levanta entre compañeras….!!
    Creo que para conciliar se deberia establecer una jornada de trabajo igualitaria para todos , con la posibilidad de poder distribuirte la jornada a lo largo del dia e incluso desde casa…. y no solo asociado a mujeres… sino tambien a hombres… porque ellos tambien tienen derecho a la conciliacion…!!!

  11. Como bien dicen a día de hoy la conciliación es más utopía para la mayoría que una realidad, debido por la falta de tiempo, ya que actualmente el rol del trabajo está más pronunciado en estos tiempos para ambos cónyuges de la pareja. Lo ideal es si te pueden echar una mano familiares o contratar a alguien o tirar de guarde.

  12. Mi intento de conciliación fue un absoluto fracaso. Por priorizar a mi hijo me he visto excluida en el ámbito laboral. Castigada por ejercer mis derechos de excedencia y reducción de jornada. Teniendo que litigar con una empresa que presume de que el 80% de sus empleados son mujeres (ya sabemos por qué). Ahora hago malabares para ejercer de madre a tiempo completo, sin ingresos, viendo como unos ahorros que me costaron gran esfuerzo se reducen día a día. No hay reconocimiento alguno a la crianza y al trabajo en el hogar. Somos invisibles y el futuro no es muy halagüeño. Ojalá nuestros hijos conozcan los cambios.

  13. La conciliación no existe, no, al menos sin algún tipo de pérdida. Y lo digo sabiendo que soy de las afortunadas porque he podido reducir mi jornada. Pero como en post anterior he perdido, asumo la pérdida económica, pero por 3 meses de excelencia y la mínima reducción de jornada he perdido mi antiguo puesto y he sigo relegada a lo peor, por detras incluso de contratos eventuales. A mi hermana le ha pasado lo mismo en otra administración….Obviamente no me arrepiento…. pero es muy injusto. Ambas trabajamos en un entorno femenino ( sanidad y educación ) y ciertamente ha sido peor. Si te coges una excedencia, te vas al final de la lista y te quedas relegada, y tus compañeras encantadas de que ellas se queden con tu puesto. Estamos en pañales en conciliación, ni nosotras mismas nos apoyamos…. y estamos hablando personas con trabajos en los que puedes reducir jornada. Solo imaginarme la cantidad de mujeres que les parece impensable reducirla….. o impensable ser madres por culpa de su situación laboral.
    🙁

  14. Creo que la conciliación real llegará cuando en este país si tienes hijos te miren mal porque te quedes más tiempo en el trabajo cuando tienes hijos que cuidar en casa. En otros países ocurre. Aquí sin embargo esta bien visto tomar cafes, socializar, salir tarde aunque no sea necesario…. Vamos al trabajo o a trabajar? Todavía no somos lo suficientemente serios como para pensar que la labor mas grande y más fructífera para la sociedad es la de la educación de nuestros hijos…

    1. Eso mismo pienso yo… hasta q los políticos y la sociedad no le den la importancia que se merecen estamos perdidos!

  15. Muy buen repaso de las esferas que afectan a la conciliación. La administrativa parece que al fin avanza un poco muy pequeñito, como ha sido aumentar la baja paternal y la protección al despido por baja maternal. Pero claro está, son medidas insuficientes.
    Por otro lado la esfera empresarial, yo tengo la “suerte”, y pongo entre comillas porque tanto fue suerte como fue arriesgarme a cambiar de trabajo, una jugada que me salió bien pero pudo salir fatal. Pasé de una empresa grande y corporativista a una empresa pequeña, extranjera, que me daba pocas garantías. En su momento ni siquiera pensaba en conciliación, fue hace 3 años!! ni siquiera la mejora económica merecía la pena, creo que me quedaba casi igual a final de año.
    Me entusiasmó el proyecto, me entusiasmó que la oficina estaba al lado de casa y los gastos de tiempo y coche ya empezaban a compensar, me gustaba el concepto real de flexibilidad laboral. Esto es, en 3 años vas y vienes a la oficina más o menos la hora que quieres, en mi equipo la mayoría llega después de las 10 de la mañana, ya sea por llevar los niños al cole o sea porque anoche te fuiste al cine, nadie te pide explicaciones. A lo largo de la semana todo el mundo es responsable de hacer sus 40 horas, pero aproximadas, que si haces 39 no hay nadie para decirte nada.
    Que quieres trabajar desde casa? Pues depende del proyecto y el equipo, pero días puntuales, sin problemas, ¿semanas completas? ¿mitad de jornada en oficina y mitad en casa? ¿Que comes en 10 min o comes en 2 horas?
    A estas alturas sí puedo decir que tuve suerte, porque la empresa se mantiene y no se ha ido a pique, como pasa en muchas empresas “modernas” y porque la actitud de flexibilidad laboral se ha mantenido. Eso sí, los dueños de la empresas son ingleses, olvídate si los empresarios son españoles, a esos les gusta verte quemar horas en la silla aunque no tengas ni trabajo o vayas a perder el bus y tengas que esperar media hora al siguiente.
    Luego está el familiar, y yo aquí quiero separar y mencionar algo de lo que no se ha hablado. Por una parte está la pareja y los hijos, o la mamá o papá y los hijos, y por otro lado está la familia extensiva, una familia que por nuestra forma de vida actual se ha perdido.
    Cierto es que no es justo tener “abuelos canguro” que los pobres tienen también derecho a jubilarse tranquilos, pero por otro lado yo vengo de una familia extensiva muy pegajosa y eso en la conciliación se nota. Todos somos colaboradores y sinceros y contamos todos con todos, respetando y sin abusar.
    Yo he cuidado de mi abuela cuando mis padres trabajaban y yo era estudiante, mi abuela cuidó de nosotros cuando acababan las vacaciones y no empezábamos el cole hasta el 15 de septiembre, mis padres mi hermana y yo nos coordinamos para cuidarnos a las mascotas cuando viajamos y los llevamos juntos a una residencia canina en el caso de que viajemos juntos. Yo he intentado que mis padres dejen de ayudarme y se ofenden, ellos quieren seguir participando de mi vida y además lo hacen de una forma tan respetuosa que me es imposible negárselo.
    Mi mamá fue y es trabajadora(prejubilada ya), sé que no hay cosa que le duela más que haberme soltado en la guardería con escasos 3 meses ¿cómo voy a dejar yo a mi pequeño en la guardería si ella se muere por ser quien lo cuide? ¿Cómo no voy a contar con mi padre si él me llevaba al pediatra cuando yo era bebé?
    Quizás habiendo vivido una familia muy conciliadora, con un papá muy participativo en los cuidados de todos, me resulte tan natural seguir el mismo camino.

  16. Para mi lo ideal sería tener una baja de maternidad digna, como en el norte de Europa, donde se da la importancia y el valor real a la familia y al cuidado de nuestros bebés. Otra persona me sustituiría mientras tanto y ayudaríamos a disminuir las listas del paro y a la vuelta yo podría recuperar mi puesto de trabajo sin ser relegada como he leído a otras compañeras que les ha pasado. Hasta que no le demos al cuidado y la atención de nuestros hijos la importancia que se merecen, seguiremos estando a la cola.

  17. Me uno al comentario de Yolanda Lopez, el problema reside en que acabamos nuestra jornada laboral después de que los niños hayan salido del cole, con lo cual, de que salimos de trabajar, llegamos a donde estén, los recogemos, vamos a casa (en caso que no haya que ir a comprar algo), descargamos mochilas, lavadoras, preparar cena, comida del dia siguiente, bañarlos, pijamas… de que te das cuenta están durmiendo y ni has hablado ni jugado con ellos. somos máquinas día tras día pegadas a una monotonía que estoy segura algún día pasará factura. Realmente esto es necesario? yo me lo estoy replanteando, algo tengo que hacer.. que hacemos renuncias a un futuro laboral para tener que ser madre? o abandonas tu familia para poder lograr un puesto de trabajo medianamente “normal” ?

    Se aceptan sugerencias y consejos para salir de este bache.
    Fdo: madre de gemelos con 4 años, trabajo comercial en una reconocida empresa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X

La web del Club utiliza cookies para mejorar tu experiencia y hacerte ganar unos segunditos. Haz click en aceptar si estás de acuerdo. Aceptar Leer más