¿Qué quieres encontrar?

13
Sigue nadando…

Sigue nadando…

Cada día recibo algún comentario, algún mensaje o me preguntáis en persona esto:

  • ¿Cómo consigues llegar a todo? 

Desde fuera entiendo que veis mi vida y os parece UNA LOCURA. ¡Bendita locura a veces! ¡Tsunami incontrolable muchas otras! Os parece que no paro, que estoy todo el día danzando de un lado a otro y metiéndome en mil fregaos. Esto es una verdad a medias. Es verdad que no puedo evitar liarme y dejarme liar, para qué os voy a engañar. Esto es así en mi vida desde muy pequeña. Si no preguntadle a mi madre.

Me cuesta muchísimo decir que NO. Decir que no a una colaboración bonita. Decir que no a proyectos solidarios. Me cuesta decir que no a eventos donde creo que puedo aportar algo. Y me cuesta sobre todo, lo que más, no ayudar a quien me pide ayuda. Al inicio del club me veía en eventos, charlas, momentos maravillosos, en los que me implicaba porque me parecían interesantes, porque creía que podía ayudar de alguna manera, porque me motivaba aportar, seguir aprendiendo, pero me desbordé, perdí el control, me ahogué en mi propia vida, sin encontrar la luz, sin ver hacia dónde nadar y así avanzar.

Me bloqueé.

Perdí el Norte, que todavía a veces sigo buscando

Ese bloqueo me dio una gran oportunidad. El error que cometí de creerme superwoman, de querer ayudar a todas y a todos, de sentirme con capacidad para más y más, de no medir mis fuerzas. El error que cometí de no querer decepcionar, de no querer fallar. El error que cometí de no saber ni querer decir que NO fue la mayor trampa. Porque por querer ayudar a otros, por querer estar siempre ahí, dejé de estar donde quería estar, dejé de ayudar a quienes de verdad quería ayudar y lo que es peor deje de ayudarme a mí misma. Así que ese bloqueo me ayudó a saber que si no decía que no, si no paraba esa locura, las consecuencias no podría manejarlas y me perdería a mí misma. Para siempre.

Ahora digo que no.

Pienso muchísimo dónde estar. Digo que no al 99% de los eventos, de las peticiones y de las grandes cosas que me llegan. No me gusta ir a estrenos, no me gusta ir a eventos de prensa ni a premios porque sí. No me gusta ir de “prestao”. Me guardo ese tiempo para estar donde de verdad quiero estar. Para estar en el aniversario de mi querida Raquel, aunque llegue tarde. Para estar en las copas de la boda del hermano de mi amiga Marián, aunque la resaca me dure dos días. Me guardo tiempo para escribir el prólogo que se convirtió en contraportada, para escribir un capítulo maravilloso de un libro que nos emocionará a todos, para escribir la reseña del libro de mi amigo David, para ir a la presentación del libro de mi querida Ámbar y llorar a moco tendido, para estar en el cumpleaños de una de mis Puris, para estar en un mercadillo solidario, para no perderme ni un festival de mis hijas, para leerles el cuento cada noche, para estar al lado del buenpadre cada fin de semana, aunque lo más emocionante que tenga que hacer sea quedarme dormida mientras veo el último capítulo de Fleabag. Porque esa es mi zona de confort, esa es la zona en la que soy yo, en la que no me pierdo, en la que conecto conmigo y me alejo de viajes que me desequilibran, de eventos que me agobian y de situaciones que no me aportan.

errores-aprender-tip

Ahí sí soy yo. Ahí quiero estar y ahí es donde disfruto

Después de este tiempo me he dado cuenta de que los que creía que eran mis errores, no lo son tanto. He aprendido a ser más indulgente conmigo misma y a no ser tan dura con mis decisiones, aunque me equivoque, aunque pueda mejorar porque cada error es una oportunidad para hacerlo mejor la próxima vez. Y seguiré en contra de los grandes manuales de marketing y seguiré tomando decisiones, que económicamente no son buenas, y seguiré siendo demasiado empática y seguiré siendo menos ejecutiva y seguiré dejándome llevar por mi intuición, por el amor a los demás. Y seguiré cayendo. Y me llevaré más decepciones. Pero no podré ser más desconfiada por ello. Porque no quiero ser quien no soy, aunque me adviertan los expertos, aunque la vida me ponga obstáculos y llegue la crisis.

Las crisis hay que pasarlas. Hay que dejarlas atrás. Y seguir avanzando porque cuando creas que todo se hace gris, que la vida te da un golpe, seguir nadando siempre te lleva a un lugar mejor.

Y este desahogo era solo para deciros que veáis este vídeo, para conocerme mejor, para entender este tsunami en el que vivo a diario, para que me perdonéis si no estuve aquel día, si no os contesté a ese email o no llegué a tiempo. Y si puede inspiraros y ayudaros, me sentiré muy feliz.

Gracias por acompañarme en este camino.

¿Quieres conocerme un poco mejor y mi trayectoria con el Club de Malasmadres?

Gracias a Jaime Fernández, cofundador de Guudjob por darme la oportunidad de participar en el evento ‘Badjob’ donde aprendí muchísimo sobre los errores que podemos cometer y su resolución. La vida es esto Malasmadres, caerse y saber levantarse de la mejor manera.

¡Espero que os guste!

Y vosotras Malasmadres, ¿de qué error habéis aprendido y que solución le buscásteis? Me encantaría conocer vuestras experiencias.

Han comentado...

  1. Mi error ha sido creerme y súper woman y lo peor hacérselo creer a los demás. Como que yo no necesito ayuda y si que lo necesito no puedo con todo

  2. Ay Laura, me ha encantado el vídeo… cuanta verdad y como me veo reflejada, eres la voz de todo eso que nos ronda por la cabeza y no sabemos como solucionar, pero por supuesto que tu eres la primera que te tienes que cuidar y mirar por ti.
    Y lo estas haciendo muy bien!
    Un abrazo!

  3. Totalmente de acuerdo contigo, Laura. Hemos de aprender a decir no. Hemos de equivocarnos, hemos de perdonarnos, hemos de querernos.

  4. Gracias Laura por compartir , sigo tropezando a diario, intentando complacer a todos y cada uno de los “lios” dónde me meto y me llaman, sigo aprendiendo de mis errores, y todo esto me ha llevado a aprender a decir NO. A mirar por mi, aunque debo confesar que me cuesta un poco. Y lo que si puedo decir muy alto, sIn vergüenza, sin miedo es que NO SOY SUPERWOMAN

  5. Hola Laura:
    Primero de todo darte las gracias por este vídeo. Gracias por hablar de los errores y el de no poder con todo y no ser superwomen. Gracias por hablar de la realidad y la verdad de una manera tan natural y auténtica.
    Hoy te escribo este mensaje como mecanismo de desahogo porque hoy me siento desbordada, con ganas de llorar, con ganas de tener el valor de dejar mi trabajo actual y apostar por mi pasión. Pero el miedo me paraliza y sigo aquí atada a una empresa que no permite la conciliación, en una empresa donde te reducen las horas de trabajo( con lo que eso conlleva que es ganar menos dinero y las facturas son las mismas)y una empresa donde los jefes son eso jefes y para nada líderes. No empatizan, solo miran por su beneficio personal sin valorar el daño que hacen con sus decisiones. Es en este punto donde veo mi primer error: pensar que los jefes de mi empresa velan por el crecimiento profesional de todos los trabajadores y que somos una familia y un equipo. Nada que ver con la realidad. Ojalá todos utilizaran tu método aunque fuera todo lo contrario a lo que dicen los expertos del marketing y el emprendimiento. Considero que tus valores son fundamentales tanto para la empresa como para la vida personal: querer, que te quieran, empatizar y ser una familia. Gracias por todo y a ver si dejo de seguir cometiendo mi gran error que es seguir en una empresa que no me llena ni va alineada con mis valores.
    Un abrazo de otra malamadre que comete muchos errores.

  6. Bueno, yo he sido superwoman mientras he podido, que ya han sido años, y en estos momentos que ya no me lo puedo permitir, por ciertas circunstancias, tienen que caer algunas carpetas de las que hacían equilibrios en mis manos. Que más allá del suelo no van a ir, y cuando se pueda ya las recogeré, vamos a ver, que barrer alrededor de ellas no me molesta. Lo que importa al final es hacer lo que se puede cuando se puede, que de superwoman a locawoman hay un pelo.

  7. Querida Laura te sigo desde hace años, eres una inspiración, estoy en un momento en el q me siento en una encrucijada mi familia es todo para mí y mi trabajo fijo desde hace 14 años está acabando con mi salud mental, quiero seguir nadando pero siento que voy a contracorriente. Gracias por tus palabras hay mucha verdad en ellas. Espero tener el valor de seguir adelante aunque suponga un cambio radical en lo que me rodea, probablemente saldré ganando

  8. Cuanta razón tienes, Laura! Qué importante es recordar quién somos, aunque a veces nos perdamos, pero siempre volver a nuestra esencia. Me encanta la dosis de realidad que siempre os transmites y ese “no ser perfecta” que es lo que más me gusta del club.

    Los errores son muy importantes porque nos ayudan a vernos, a aprender, y a veces incluso nos sorprenden y se convierten en nuestros mejores aciertos.

    Me encanta la frase de Dory, te la voy a copiar para una lámina 😜

  9. Te admiro. Yo sigo luchando con los problemas de autoestima, que tan arraigados están. He superado múltiples crisis (trabajo, familia, amigos) pero siempre vuelven. No he conseguido todavía hacerlos desaparecer, y son culpables de que no pueda decir que no. Ojalá supiese cómo superarlos de una vez por todas

  10. Mi error no luchar por lo que quiero, no parar a la gente que por mi bien me dice que haga otras cosas, y no saber decir no

  11. Jooooo… he llorado al leerte. Me he sentido reflejada… ¨ Me perdí, pero muy perdida y muy profunda… pero luego me encontré y renací …¨, ¨Seguir haciendo lo que me diga mi intuición, porque todo en la vida no es dinero, si no AMOR, y del bueno… ¨ Gracias nuevamente por dar voz a muchas mujer. Un beso enorme Laura.

  12. Buenas Laura,
    Maravilloso todo lo que haces y dices. Me identifico mucho con lo que dices, mi padre también usaba y usa esa frase. Aunque yo en mi mente la trasformo y me digo lo que hagas hazlo lo mejor que puedas.
    En estos momentos estoy en pleno descubrimiento de que somos cíclicas y la verdad que es una maravilla conocer esto porque puedes aprovechar al máximo tus potenciales en cada momento y permitirte no castigarte por no ser Superwoman en otros. Porque si que es verdad que hay días que podemos con todo pero otros no, y si sabemos que días son podemos utilizar esos días para otras cosas. Recomiendo el libro de las fases de la luna roja.
    Gracias otra vez por recordarnos que debemos parar y encaminarnos hacia lo importante que es nuestra familia y los que nos rodean.

  13. Hace años y años y no puedo parar de decirte: “Qué grande eres”.

    Todavía me queda mucho por aprender😅, porque me cuesta decir que NO, y encima este año, entré por ayudar de vocal en AMPA (como si no tuviera yo otras cosas que hacer), y ahora resulta que me quieren de presidenta😂😂😂

    Ay, madre mía, menudo “embolao”

    Pero en parte, no lo puedo evitar, me gusta estar activa, muy activa, una v z, me dijo Un Papá en la Cocina: “No sabes aburrirte” y es cierto, mi mente no para y mi cuerpo tampoco.

    Tengo que empezar a decir que No a algunas cosas

    Gracias por todo, porque somos humanas, y nuestros días tienen las mismas horas que los de los demás, porque eres sabiduría y haces que no nos sintamos solas ante la adversidad que supone, a veces, eso de la maternidad y ser mujer hoy en día.

    Espero darte un achuchón en una semana😘

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X

La web del Club utiliza cookies para mejorar tu experiencia y hacerte ganar unos segunditos. Haz click en aceptar si estás de acuerdo. Aceptar Leer más