¿Qué quieres encontrar?

58
Bajando del monte Sinaí: cómo poner normas en casa sin tablas de piedra

Bajando del monte Sinaí: cómo poner normas en casa sin tablas de piedra

Puedo afirmar que educar es de las tareas más complicadas que he tenido en mi vida. Establecer límites a la buenahija1 es como predicar en el desierto, es increíble como le da la vuelta a las cosas y hace que pierda poco a poco la paciencia. Maribel Gámez, nuestra colaboradora y psicologa infantil, nos da las claves para hacernos más llevadera la situación y nos señala qué características tienen que tener las normas para ser efectivas.
Malasmadres-maribel
* Puedes seguirla en su web ‘Sácate el carnet de padre’, un proyecto de formación de educación de los niños pero centrado en los padres y en las madres.

Aunque no nos los dicte Dios, todas las malasmadres saben que tiene que haber una serie de “mandamientos” en casa. Otra cosa es cuáles deberían ser esas normas y también cómo ponerlas y hacerlas cumplir. Hoy vamos a intentar desentrañar esto último.
El mes anterior hablamos de cómo los niños aprenden autocontrol a través de las normas que les ponemos. Al principio los adultos controlamos su comportamiento mediante las normas y los límites y poco a poco los niños van interiorizando estas reglas y aplicándoselas ellos mismos: eso es el autocontrol. Pero las normas se pueden poner de muchas formas: se pueden imponer, o negociar, o acompañar de castigos, o de premios, pueden ser muchas, pocas, específicas, generales… y mil variaciones más.
Vamos qué características tienen que tener las normas para que sean más eficaces a la hora de que los niños las adopten con los menores problemas.

  • Pocas: sobretodo cuanto más pequeños sean los buenoshijos, mejor ir poco a poco. Demasiadas normas pueden aturullarles y ser difíciles de recordar, y siempre es mejor asentar unas pocas y luego ir añadiendo.
  • Claras y específicas: nada de “hay que portarse bien” o “hay que ser ordenado”. ¿Qué es portarse bien? Con los niños hay que ser cuanto más concretos mejor: no tirar del pelo a tu hermano o no poner ningún juguete encima de la mesa son normas claras en las que no hay lugar para la duda ni para la discusión.
  • Con consecuencias avisadas: sobretodo si se refieren a malos comportamientos, es mejor tener pensadas de antemano qué consecuencias les vamos a poner si las incumplen, y que ellos lo sepan. Así evitaremos poner castigos con el cabreo del momento de los que luego nos arrepentiremos o nos retractaremos.
  • Adecuadas a la edad: hay ciertas destrezas y habilidades que los niños solo pueden adquirir según van llegando a determinadas edades. De nada sirve pedirle a un niño de cuatro años que se planifique el tiempo o que se prepare y se duche solo, porque todavía no tiene el desarrollo suficiente. Hay que tener esto en cuenta a la hora de poner normas.
  • Utilizar el refuerzo: no hablamos de darles premios por cada cosa que hagan, pero cuando queremos establecer hábitos que hasta ahora el niño no tenía, es conveniente usar algún plan de refuerzos. Por ejemplo, cuando queremos que empiece a lavarse los dientes, o a recoger sus cosas o a preparar su mochila y ropa para el colegio: todos estos son ejemplos de nuevas normas que les pedimos, y que serán más fáciles de instaurar si utilizamos algún refuerzo.
  • Progresividad: ir paso a paso. A lo mejor las primeras veces que hace la cama le sale una obra de Calatrava, o el cepillado de dientes incluye partes del pijama y las orejas. Hay muchas normas que se implantarán poquito a poco, y habrá que respetar los tiempos de aprendizaje del buenhijo.
  • Castigos adecuados: como he dicho antes, una de las características más importantes del castigo es que sea avisado, los niños tienen que saber que si incumplen la norma pasará algo, que no les pille por sorpresa. Otra característica importante de un castigo bien puesto es que sea proporcionado, si no acabará causando más problemas de los que resuelve ya que se vivirá como injusto y puede despertar su revolucionario interior.
  • Hacer de modelo: tanto si es para enseñar nuevas habilidades como atar los cordones o lavarse los dientes como si hablamos de normas de comportamiento, hacer de modelos es importante aunque por distintos motivos. Con las habilidades, el hecho de vernos hacerlo les sirve de guía y les ayuda a copiar. Con las normas de comportamiento, lo que realmente queda al final es lo que hacemos. Si le decimos que no esté todo el día con la maquinita mientras nosotros no dejamos de mirar el Whatsapp o si le decimos el clásico ¡¡NIÑO, QUE NO SE GRITA!!, le lanzamos mensajes contradictorios y siempre, siempre, se quedará con lo que nos vea hacer más que con lo que digamos.

Hasta aquí estos pequeños apuntes para intentar poner normas que funcionen mejor. Aunque parezcan simples aquí en la pantalla, como siempre, el diablo está en los detalles, y a veces hay que estrujarse bien la cabeza para ver cómo instaurar un hábito nuevo que se resiste o hacer cumplir alguna norma. Al final, todas las malasmadres nos convertimos en expertas en utilizar el márketing creativo, que también funciona muy bien: “esto lo hacen los niños mayores”, “¿qué prefieres, cinco coles de Bruselas o dos?” y trucos así.
Y vosotras, ¿qué trucos tenéis?

Han comentado...

  1. Yo tengo una niña de 2 años recién cumplidos y aunque habla genial y se explica perfectamente hay veces que cuando la riño creo que no me entiende. Tengo una pelea constante con ella porque no juega con los juguetes, lo que le gusta es revolverme todo y hacer lo que yo hago. Que barro, pues quiere coger la escoba, que me maquillo, ella también quiere (yo solita mamá, nada de hacer como que la pinto yo) y así con todo. Hay días que tienes más paciencia pero hay otros que me desespera porque me deja todo hecho un desastre y no soy capaz a que entienda que sólo se juega con los juguetes, que las cosas de papá y mamá no son para jugar.

    1. Hola Maite, la verdad es que a los niños les gustan más las cosas de los adultos, las de verdad, que sus propios juguetes. Ellos aprenden por imitación y quieren en todo momento hacer lo que nosotros hacemos, así es como aprenden cómo actuar, qué hacer, qué decir.Por eso les gusta nuestro maquillaje: para ponerse guapas como mamá. Por eso les gusta barrer, sacar el polvo: para hacer como mamá, … Con todo esto buscan a la vez nuestra aprobación.
      Además, un niño o niña de 2 años piden hacer ellos solos las cosas porque están estrenando su autonomía, su independencia y los padres debemos permitírselo dentro de unos límites de seguridad, claro. Fundamental no sobreproteger, no hacer por ellos nada que ya sepan hacer …
      En fín, educar es un largo camino que se aprende al andar. Te recomiendo que pongas tu maquillaje en un sitio donde ella no llegue y/o que le compres un set para ella para que pueda jugar a maquillarse.
      Poco a poco.
      Soy Sara Tarrés, mamá y psicóloga infantil.
      Puedes encontrarme en el blog http://www.mamapsicologainfantil.com si te apetece conocerme un poco más.

    2. mi hijo a los 2 años también quería hacer tooodo lo que hacía yo. Y me aproveché de esa situación para que aprendiera a hacer algunas cosas, poner la mesa, ayudarme a hacer algo en la cocina, recoger su ropa, “doblar” ropa… estas más rato del que le dedicarías de normal y lo tienes que hacer todo dos veces, pero creo que el “mensaje” les llega.
      A lo mejor puedes comprarle juguetes para que pueda imitarte sin usar tus cosas, ya que (estoy contigo) nuestras cosas no son juguetes; pero si quiere imitar… escoba de juguete, maquillaje de juguete, ropita de muñecos, carrito de la compra de juguete, cocinita… no se, con el mío funcionó. Luego se les pasa, al mío ya se le ha pasado! ahora que hará 4 años ya no quiere hacer nada… 😀

  2. Yo tengo una niña de 2 años recién cumplidos y aunque habla genial y se explica perfectamente hay veces que cuando la riño creo que no me entiende. Tengo una pelea constante con ella porque no juega con los juguetes, lo que le gusta es revolverme todo y hacer lo que yo hago. Que barro, pues quiere coger la escoba, que me maquillo, ella también quiere (yo solita mamá, nada de hacer como que la pinto yo) y así con todo. Hay días que tienes más paciencia pero hay otros que me desespera porque me deja todo hecho un desastre y no soy capaz a que entienda que sólo se juega con los juguetes, que las cosas de papá y mamá no son para jugar.

    1. Hola Maite, la verdad es que a los niños les gustan más las cosas de los adultos, las de verdad, que sus propios juguetes. Ellos aprenden por imitación y quieren en todo momento hacer lo que nosotros hacemos, así es como aprenden cómo actuar, qué hacer, qué decir.Por eso les gusta nuestro maquillaje: para ponerse guapas como mamá. Por eso les gusta barrer, sacar el polvo: para hacer como mamá, … Con todo esto buscan a la vez nuestra aprobación.
      Además, un niño o niña de 2 años piden hacer ellos solos las cosas porque están estrenando su autonomía, su independencia y los padres debemos permitírselo dentro de unos límites de seguridad, claro. Fundamental no sobreproteger, no hacer por ellos nada que ya sepan hacer …
      En fín, educar es un largo camino que se aprende al andar. Te recomiendo que pongas tu maquillaje en un sitio donde ella no llegue y/o que le compres un set para ella para que pueda jugar a maquillarse.
      Poco a poco.
      Soy Sara Tarrés, mamá y psicóloga infantil.
      Puedes encontrarme en el blog http://www.mamapsicologainfantil.com si te apetece conocerme un poco más.

    2. mi hijo a los 2 años también quería hacer tooodo lo que hacía yo. Y me aproveché de esa situación para que aprendiera a hacer algunas cosas, poner la mesa, ayudarme a hacer algo en la cocina, recoger su ropa, “doblar” ropa… estas más rato del que le dedicarías de normal y lo tienes que hacer todo dos veces, pero creo que el “mensaje” les llega.
      A lo mejor puedes comprarle juguetes para que pueda imitarte sin usar tus cosas, ya que (estoy contigo) nuestras cosas no son juguetes; pero si quiere imitar… escoba de juguete, maquillaje de juguete, ropita de muñecos, carrito de la compra de juguete, cocinita… no se, con el mío funcionó. Luego se les pasa, al mío ya se le ha pasado! ahora que hará 4 años ya no quiere hacer nada… 😀

  3. Queridas malasmadres, os aseguro que los problemas crecen tan rápido como crecen ellos.
    Dicen los que más saben (buenosabuelos,) que los niños son como los árboles; solo puedes trabajar con su educación hasta los 8 años, a partir de ese momento, si el árbol se ha torcido ya es casi imposible enderezarlo.
    Yo tengo dos buenoshijos de 8 y 11 años y ahora ya no puedo “imponer” nada, solo si esta debidamente justificado, o soy capaz de “convencerles” con argumentos sólidos, podre conseguir algo.
    Bienvenidas al mundo de los “miniperson” creen que todo lo saben. Y como siempre…. dependerá de nuestra paciencia para tener un buen o un mal día.
    ¡Suerte amigas!

    1. Jaja, es un poco duro eso que dices, no? Si los adultos podemos aprender inglés o a convivir con otra persona, creo que un niño de 8 años debería tener capacidad de cambiar su comportamiento. Otra cosa es que demos con el método adecuado: por mucho que quieras “convencerles”, como dices, habrá veces que las cosas se hagan porque son así: es tu casa y son tus reglas. ¿O acaso tenemos que convencerles de que vayan todos los días al colegio? No, al cole se va y punto. No olvides que las palabras no son tu única herramienta: tú controlas la televisión, la comida, los móviles, el ordenador, la compra de ropa, y mil cosas más que a ellos les importan. Mira a ver de qué forma puedes utilizarlas. Besos!

  4. Queridas malasmadres, os aseguro que los problemas crecen tan rápido como crecen ellos.
    Dicen los que más saben (buenosabuelos,) que los niños son como los árboles; solo puedes trabajar con su educación hasta los 8 años, a partir de ese momento, si el árbol se ha torcido ya es casi imposible enderezarlo.
    Yo tengo dos buenoshijos de 8 y 11 años y ahora ya no puedo “imponer” nada, solo si esta debidamente justificado, o soy capaz de “convencerles” con argumentos sólidos, podre conseguir algo.
    Bienvenidas al mundo de los “miniperson” creen que todo lo saben. Y como siempre…. dependerá de nuestra paciencia para tener un buen o un mal día.
    ¡Suerte amigas!

    1. Jaja, es un poco duro eso que dices, no? Si los adultos podemos aprender inglés o a convivir con otra persona, creo que un niño de 8 años debería tener capacidad de cambiar su comportamiento. Otra cosa es que demos con el método adecuado: por mucho que quieras “convencerles”, como dices, habrá veces que las cosas se hagan porque son así: es tu casa y son tus reglas. ¿O acaso tenemos que convencerles de que vayan todos los días al colegio? No, al cole se va y punto. No olvides que las palabras no son tu única herramienta: tú controlas la televisión, la comida, los móviles, el ordenador, la compra de ropa, y mil cosas más que a ellos les importan. Mira a ver de qué forma puedes utilizarlas. Besos!

  5. Un post estupendo pero…, aunque yo no me puedo quejar del comportamiento de mis buenoshijos de 13 y 9 años, me gustaría que me pudieras dar unas pequeñas pautas para orientarme en cómo debería actuar con ellos para cosas tan sencillas (o eso debería ser) como que tengan su dormitorio recogido y se laven los dientes, ó el pequeño haga los deberes sin llevarme al extremo del suicidio, que me cuesta la vida que lo hagan, no es lo mismo 2, 4 ó 6 años que un pre y adolescente con espinillas y cambios de humor bipolares.
    Muchas gracias porque voy un poco perdida!!!!

    1. Hola Isabel, me remito a mi respuesta anterior al comentario de Belén: no olvides todas las cosas importantes que controlas, como el acceso a móviles, ordenadores, visitas a amigos, etc. En la vida la mayoría de las cosas no son gratis y hay que ganárselas: no pasa nada porque tus hijos tengan que ganarse unos privilegios que ahora dan por descontado. Por ejemplo, no dejarles usar el móvil hasta que no hayan recogido. Busca qué se adapta mejor a cada uno de tus hijos y ponte a ello, pero tienes que ser firme!
      saludos

      1. Muchas gracias Maribel, pondremos en práctica tus consejos y aunque al principio costará, con el tiempo todos aprenderemos y hasta en el futuro ellos me lo agradecerán.-

  6. Hola, tengo 2 nenas de 27 meses y 3 meses, bueno pues la mayor su mayor rebeldia la muestra conmigo con el padre es bastante mas “sumisa”, lo que peor llevo y que no se es como conseguir q me haga caso en ir conmigo por ejemplo cuando voy a la guarde a por ella, da igual que la diga q se quede ahi y q yo me voy porq sabe qno me voy a ir realmente asi q ni se asusta, me gustaria hacer las cosas por las buenas y no liando una pataleta siempre. Gracias

    1. Hola Yolanda: Como mama de dos fierecillas sin domesticar de 7 y 3 años te diré que yo tuve una temporada (y me paso con los dos)en que pensé que no podría volver a la calle, ni salir a hacer un recado, ni de compras, ni a tomar un café. Y aunque es un reto el salir con los dos y que no los pille un coche o arrasen como un tornado el sitio al que vayamos, poco a poco lo vamos consiguiendo. Yo procuro hacer refuerzos positivos del tipo:” si hacemos la compra y tardamos poquito luego iremos un rato al parque, o si mama puede ir al banco sin que salte la alarma a la salida os cuento un cuento.”
      Es difícil pero posible.
      Un saludo

      1. Lo intentare, pero ya la digo cosas asi y me ignora, me tiene pillado el puntillo la muy picara, si estamos en el parque y la digo venga vamos a casa q tenemos q hacer la movhi para la pisci y me dice si pero no se mueve, y total q lo intento y lo intento y como tenga prisa al final nos vamos con el consiguiente pollo! Hracias!

  7. Hola, tengo 2 nenas de 27 meses y 3 meses, bueno pues la mayor su mayor rebeldia la muestra conmigo con el padre es bastante mas “sumisa”, lo que peor llevo y que no se es como conseguir q me haga caso en ir conmigo por ejemplo cuando voy a la guarde a por ella, da igual que la diga q se quede ahi y q yo me voy porq sabe qno me voy a ir realmente asi q ni se asusta, me gustaria hacer las cosas por las buenas y no liando una pataleta siempre. Gracias

    1. Hola Yolanda: Como mama de dos fierecillas sin domesticar de 7 y 3 años te diré que yo tuve una temporada (y me paso con los dos)en que pensé que no podría volver a la calle, ni salir a hacer un recado, ni de compras, ni a tomar un café. Y aunque es un reto el salir con los dos y que no los pille un coche o arrasen como un tornado el sitio al que vayamos, poco a poco lo vamos consiguiendo. Yo procuro hacer refuerzos positivos del tipo:” si hacemos la compra y tardamos poquito luego iremos un rato al parque, o si mama puede ir al banco sin que salte la alarma a la salida os cuento un cuento.”
      Es difícil pero posible.
      Un saludo

      1. Lo intentare, pero ya la digo cosas asi y me ignora, me tiene pillado el puntillo la muy picara, si estamos en el parque y la digo venga vamos a casa q tenemos q hacer la movhi para la pisci y me dice si pero no se mueve, y total q lo intento y lo intento y como tenga prisa al final nos vamos con el consiguiente pollo! Hracias!

  8. Mi experiencia me dice que las normas consensuadas son más eficaces. Evidentemente esto no siempre es posible y hay ciertas cosas que los adultos debemos decidir. Y la flexibilidad viene bien cuando es posible. Pero también el respirar y contar mentalmente hasta diez antes de hablar de forma mejorable. Un saludo

  9. Mi experiencia me dice que las normas consensuadas son más eficaces. Evidentemente esto no siempre es posible y hay ciertas cosas que los adultos debemos decidir. Y la flexibilidad viene bien cuando es posible. Pero también el respirar y contar mentalmente hasta diez antes de hablar de forma mejorable. Un saludo

  10. Tengo un niño de 4 años y medio y personalmente nos funciona más los premios que los castigos. Acordamos entre ambas partes(niño y papás) pactamos que conductas premiaremos (mediante pegatinas de colores). A “X” pegatinas, un tipo de premios u otro. Si se producen comportamientos que inadecuados, quitamos una pegatina, de tal modo que él tiene una visión total de su comportamiento.
    Un saludo

  11. Tengo un niño de 4 años y medio y personalmente nos funciona más los premios que los castigos. Acordamos entre ambas partes(niño y papás) pactamos que conductas premiaremos (mediante pegatinas de colores). A “X” pegatinas, un tipo de premios u otro. Si se producen comportamientos que inadecuados, quitamos una pegatina, de tal modo que él tiene una visión total de su comportamiento.
    Un saludo

  12. Hola, nosotros algunas veces hacemos alguna excepción y nos saltamos alguna norma, por supuesto dejando claro lo que es. Y eso, mis buenoshijos, lo han aprendido perfectamente. De hecho una frase que repiten mucho es “mamá, ¿podemos hacer una excepción?”. Mi respuesta es de malamadre total: “si por vosotros fuera tendríamos más excepciones que normas”…. jajaja….
    No creo que sea malo relajarnos un poco de vez en cuando, la verdad, dejando claro, eso si, que se trata de momentos puntuales.
    Saludos!!

    1. Absolutamente de acuerdo Eva, las normas están para saltárselas de manera puntual y además tus pequeños se dan cuenta de que es una excepción.
      Fantástico!
      Besos!

  13. Hola, nosotros algunas veces hacemos alguna excepción y nos saltamos alguna norma, por supuesto dejando claro lo que es. Y eso, mis buenoshijos, lo han aprendido perfectamente. De hecho una frase que repiten mucho es “mamá, ¿podemos hacer una excepción?”. Mi respuesta es de malamadre total: “si por vosotros fuera tendríamos más excepciones que normas”…. jajaja….
    No creo que sea malo relajarnos un poco de vez en cuando, la verdad, dejando claro, eso si, que se trata de momentos puntuales.
    Saludos!!

    1. Absolutamente de acuerdo Eva, las normas están para saltárselas de manera puntual y además tus pequeños se dan cuenta de que es una excepción.
      Fantástico!
      Besos!

  14. Tengo una buenahija de 4 años y desde que llegó el buenhijo hace 11 meses está imposible a la hora de comer. Entiendo que son celos pero no puedo con ella. He probado con premios, con castigos, ignorandolá… Y nada funciona, todo le da igual y me reta continuamente. Qué puedo hacer? Cómo le impongo las normas para que las respete?
    Un Saludo

    1. Hola María, muchas veces las mamás me vienen a consulta dicendome cosas como tú, que nada funciona con sus pequeños. Es normal que a veces no sepamos ya ni que hacer cuando se han puesto en marcha todas las medidas que conocemos pero ninguna ha funcionado. Poner castigos, premios y normas es una de las cosas más dificiles que hay y casi siempre está ahí el fallo, como organizar todo eso para que sea efectivo…y para ello, si lo ves necesario hay que acudir a un profesional que te guie. Los premios y castigos funcionan porque es así como aprendemos todos los seres humanos y no hay ser humano que no responda a ellas. Pero tienen que estar muy bien puestos y ahí esta lo dificíl porque cada niño es un mundo y cada situación también.
      Te mando un beso bien grande y si quieres que te ayude más individualmente puedes enviarme un correo a maribelgamezcruz@gmail.com

  15. Tengo una buenahija de 4 años y desde que llegó el buenhijo hace 11 meses está imposible a la hora de comer. Entiendo que son celos pero no puedo con ella. He probado con premios, con castigos, ignorandolá… Y nada funciona, todo le da igual y me reta continuamente. Qué puedo hacer? Cómo le impongo las normas para que las respete?
    Un Saludo

    1. Hola María, muchas veces las mamás me vienen a consulta dicendome cosas como tú, que nada funciona con sus pequeños. Es normal que a veces no sepamos ya ni que hacer cuando se han puesto en marcha todas las medidas que conocemos pero ninguna ha funcionado. Poner castigos, premios y normas es una de las cosas más dificiles que hay y casi siempre está ahí el fallo, como organizar todo eso para que sea efectivo…y para ello, si lo ves necesario hay que acudir a un profesional que te guie. Los premios y castigos funcionan porque es así como aprendemos todos los seres humanos y no hay ser humano que no responda a ellas. Pero tienen que estar muy bien puestos y ahí esta lo dificíl porque cada niño es un mundo y cada situación también.
      Te mando un beso bien grande y si quieres que te ayude más individualmente puedes enviarme un correo a maribelgamezcruz@gmail.com

  16. Hola Yolanda, yo también soy mala madre de dos buenashijas que se llevan un par de años, la mayor de dos años y medio y la pequeña de seis. Mira a ver si el problema que tienes con la de 27 meses es por intentar llamar tu atención. Los primeros meses después de la llegada de mi buenahija2 la rebeldía de la buenahija1 era de locura, y era sólo conmigo, con su padre se portaba mucho mejor, pero a mi ni caso, ni peinarse, ni vestirse, nada de nada, a todo era no y para todo teníamos un número. Tras un tiempo y con mucha paciencia tratando de hablar con ella un día me dijo que quería que la hermanita se fuese con su mamá. Comprendí que quizá esa era la raíz de todo y desde entonces procuré respetar más el tiempo que pasaba con ella y sus rutinas conmigo. La cosa ha vuelto a la normalidad y aunque a veces sale la rebeldía típica de esta edad, no hay color, el ambiente en casa es más relajado. La llegada de un bebé nuevo a casa supone que mamá tiene el tiempo absorbido por su cuidado, y aunque intentamos que no lo acusen mucho, es inevitable. A veces sin darnos cuenta, desviamos la atención y si el mayor es aún muy pequeño, no sabe expresar su frustración de otra forma. El mal comportamiento a veces es una llamada de atención. Espero que mi experiencia te ayude en algo. Suerte!!!

    1. Si me imagino que es por la pequeña, el problema viene cuando estoy sola con las 2, y en casa mas o menos lo solventamos pero en la calle me tiro de los pelos! Pero gracias por tu experiencia, se que poco a poco iremos mejorando.

  17. Hola Yolanda, yo también soy mala madre de dos buenashijas que se llevan un par de años, la mayor de dos años y medio y la pequeña de seis. Mira a ver si el problema que tienes con la de 27 meses es por intentar llamar tu atención. Los primeros meses después de la llegada de mi buenahija2 la rebeldía de la buenahija1 era de locura, y era sólo conmigo, con su padre se portaba mucho mejor, pero a mi ni caso, ni peinarse, ni vestirse, nada de nada, a todo era no y para todo teníamos un número. Tras un tiempo y con mucha paciencia tratando de hablar con ella un día me dijo que quería que la hermanita se fuese con su mamá. Comprendí que quizá esa era la raíz de todo y desde entonces procuré respetar más el tiempo que pasaba con ella y sus rutinas conmigo. La cosa ha vuelto a la normalidad y aunque a veces sale la rebeldía típica de esta edad, no hay color, el ambiente en casa es más relajado. La llegada de un bebé nuevo a casa supone que mamá tiene el tiempo absorbido por su cuidado, y aunque intentamos que no lo acusen mucho, es inevitable. A veces sin darnos cuenta, desviamos la atención y si el mayor es aún muy pequeño, no sabe expresar su frustración de otra forma. El mal comportamiento a veces es una llamada de atención. Espero que mi experiencia te ayude en algo. Suerte!!!

    1. Si me imagino que es por la pequeña, el problema viene cuando estoy sola con las 2, y en casa mas o menos lo solventamos pero en la calle me tiro de los pelos! Pero gracias por tu experiencia, se que poco a poco iremos mejorando.

  18. Muy buen post, sí! Gracias!
    Yo tengo un niño de 5 y una niña de 2 y medio y son como el día y la noche. Al niño puedo hacerle razonar y empatizar con las situaciones más a menudo que a la niña, aunque esta repite a su hermano, como un loro, normas que les impongo, como para chincharle. Miedo me da la actitud de la pequeña, que es un poco chulilla, aunque es verdad que cuando me harto y subo la voz (sin necesidad de pegar un alarido), enseguida recoge velas. Me funciona muy bien negociar con ellos, y el “a la de 1 a la de 2 y a la de 3”.
    En fin, creo que no hay recetas, pero las pautas del blog están muy bien.Es importante hacerles ver las consecuencias de sus actos, tanto si obedecen como si no. Y siempre, cuando nos desanimemos, pensar que todo es por su bien. Una buena educación de pequeños, hará unos adultos bien educados y con los que dé gusto estar.

    1. Amaya, importantísimo eso que dices.Que vean las consecuencias de sus actos, tanto consecuencias buenas como malas. Así se darán cuenta de que lo que hacen repercute en los demás y en sí mismos. Eso y la tolerancia a la frustración son habilidaes básicas para tener una vida feliz cuando se es mayor
      Gracias por comentar!

  19. Muy buen post, sí! Gracias!
    Yo tengo un niño de 5 y una niña de 2 y medio y son como el día y la noche. Al niño puedo hacerle razonar y empatizar con las situaciones más a menudo que a la niña, aunque esta repite a su hermano, como un loro, normas que les impongo, como para chincharle. Miedo me da la actitud de la pequeña, que es un poco chulilla, aunque es verdad que cuando me harto y subo la voz (sin necesidad de pegar un alarido), enseguida recoge velas. Me funciona muy bien negociar con ellos, y el “a la de 1 a la de 2 y a la de 3”.
    En fin, creo que no hay recetas, pero las pautas del blog están muy bien.Es importante hacerles ver las consecuencias de sus actos, tanto si obedecen como si no. Y siempre, cuando nos desanimemos, pensar que todo es por su bien. Una buena educación de pequeños, hará unos adultos bien educados y con los que dé gusto estar.

    1. Amaya, importantísimo eso que dices.Que vean las consecuencias de sus actos, tanto consecuencias buenas como malas. Así se darán cuenta de que lo que hacen repercute en los demás y en sí mismos. Eso y la tolerancia a la frustración son habilidaes básicas para tener una vida feliz cuando se es mayor
      Gracias por comentar!

  20. Pues yo tengo dos buenas hijas de 14 y 11 años. La Mayor directamente hace lo que quiere y luego se deshace en mil perdones, o no lo hace y pasa como volada por montones de ropa sucia, cacharros sin recoger y otras minucias que según ella literalmente no ve… y cuando le apercibo es una discusión detras de otra agotadora. pero peor es cuando la castigo, porque parece simplemente que la he abierto en canal y soy injusta hasta la médula. Y la pequeña, tiene tan mal caracter y es tan inteligente que cada vez que la castigo me chatajea con cualquier otra cosa: Por ejemplo si le apago el internet se va literalmente de casa y me toca perseguirla por el medio del campo (Vivimos en la sierra), si le quito el teléfono me esconde el mío previamente puesto en silecio… Lo mio no es sólo una guerra, es una guerrilla agotadora con cada una por separado.

    1. A esas edades hay que empezar a consensuar algunas cosas, y en otras… te tocará ser firme y constante. Si unas veces se salen con la suya y otras no ante las mismas situaciones, lo problemas persistirán. Procura elegir las batallas y tampoco caigas en chantajes emocionales, que los adolescentes pueden ser muy dramáticos.
      besos

  21. Pues yo tengo dos buenas hijas de 14 y 11 años. La Mayor directamente hace lo que quiere y luego se deshace en mil perdones, o no lo hace y pasa como volada por montones de ropa sucia, cacharros sin recoger y otras minucias que según ella literalmente no ve… y cuando le apercibo es una discusión detras de otra agotadora. pero peor es cuando la castigo, porque parece simplemente que la he abierto en canal y soy injusta hasta la médula. Y la pequeña, tiene tan mal caracter y es tan inteligente que cada vez que la castigo me chatajea con cualquier otra cosa: Por ejemplo si le apago el internet se va literalmente de casa y me toca perseguirla por el medio del campo (Vivimos en la sierra), si le quito el teléfono me esconde el mío previamente puesto en silecio… Lo mio no es sólo una guerra, es una guerrilla agotadora con cada una por separado.

    1. A esas edades hay que empezar a consensuar algunas cosas, y en otras… te tocará ser firme y constante. Si unas veces se salen con la suya y otras no ante las mismas situaciones, lo problemas persistirán. Procura elegir las batallas y tampoco caigas en chantajes emocionales, que los adolescentes pueden ser muy dramáticos.
      besos

  22. Genial post!!! Yo estaba un poco pérdida en este tema.En casa había una revolución,todos los días al terminar mi día con los niños me sentía fatal,frustada y pensando lo malamadre que era por no saber controlar las situaciones de ira de mal comportamiento de mis hijos,la desobediencia y el desorden.
    Hoy desde que sigo estas normas las cosas van mucho mejor y no me hacen cuestionarme si soy mala o buena madre.Maribel haber si podéis dar pautas y consejos para niños un poco mas mayores.Gracias.

  23. Genial post!!! Yo estaba un poco pérdida en este tema.En casa había una revolución,todos los días al terminar mi día con los niños me sentía fatal,frustada y pensando lo malamadre que era por no saber controlar las situaciones de ira de mal comportamiento de mis hijos,la desobediencia y el desorden.
    Hoy desde que sigo estas normas las cosas van mucho mejor y no me hacen cuestionarme si soy mala o buena madre.Maribel haber si podéis dar pautas y consejos para niños un poco mas mayores.Gracias.

  24. Tomaré nota,mi hija tiene siete, hija única y consentida por mi parte meterla en vereda ya complicado pero me vienen muy bien esas normas,lo que me funciona es dejarla sola

    1. Cuesta un poco más a medida que se van haciendo mayores, pero por supusto es posible!!!
      Ánimo
      Un abrazo

  25. Tomaré nota,mi hija tiene siete, hija única y consentida por mi parte meterla en vereda ya complicado pero me vienen muy bien esas normas,lo que me funciona es dejarla sola

    1. Cuesta un poco más a medida que se van haciendo mayores, pero por supusto es posible!!!
      Ánimo
      Un abrazo

  26. Yo tengo pocas normas en casa, y claras. Pero debo decir que no me funciona porque CADA DÍA tengo que repetirlas a mis tres buenoshijos de 7-5-4 años. Aviso hasta tres veces y en muchas ocasiones acabo amenazando con lo que pasará sino me hacen caso. Me siento mal cada vez que llego a la amenaza o a la consecuencia como decíais, y es en este punto cuando obedecen. Debo de amenazar para que obedezcan? Me da rabia que actúen solamente bajo esa presión pero es lo único que me funciona.

  27. Yo tengo pocas normas en casa, y claras. Pero debo decir que no me funciona porque CADA DÍA tengo que repetirlas a mis tres buenoshijos de 7-5-4 años. Aviso hasta tres veces y en muchas ocasiones acabo amenazando con lo que pasará sino me hacen caso. Me siento mal cada vez que llego a la amenaza o a la consecuencia como decíais, y es en este punto cuando obedecen. Debo de amenazar para que obedezcan? Me da rabia que actúen solamente bajo esa presión pero es lo único que me funciona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X

La web del Club utiliza cookies para mejorar tu experiencia y hacerte ganar unos segunditos. Haz click en aceptar si estás de acuerdo. Aceptar Leer más