¿Qué quieres encontrar?

6
Cómo buscar un trabajo

Cómo buscar un trabajo

Realizar una búsqueda de empleo puede ser una tarea compleja, de hecho, es un trabajo para aquellas personas que están desempleadas.

Las Malasmadres que hoy buscan un trabajo es innegable que lo hacen, si cabe, en un contexto especialmente complicado. A los tradicionales problemas de conciliación, desde que el coronavirus entró en nuestras vidas, la realidad es que los buenoshijos están en casa y la incertidumbre sobre su futuro inmediato con la vuelta a las aulas es muy grande y esto en sí mismo parece una barrera para un reingreso al mercado laboral.

FICHA PATRICIA BELLOT

*Podéis seguir a Patricia en Facebook y aquí.

Y precisamente por esto es fundamental prepararse. Para afrontar la búsqueda de empleo se requiere autodisciplina, organización y planificación, un buen concepto de uno mismo y una alta inteligencia emocional que permitan afrontar el futuro laboral con una buena dosis de optimismo.

Cuando el resultado esperado tarda en llegar, la insatisfacción, la frustración o la pérdida de confianza en nuestras posibilidades pueden aparecer, por lo que es necesario, gestionar las emociones y canalizarlas de una manera sana y positiva para asegurar buenas decisiones y mejorar nuestra confianza.

En el proceso de buscar una nueva oportunidad laboral, hay varios pasos imprescindibles:

  1. Definir un objetivo profesional. Esto es fundamental porque si no sabes dónde vas, no hay un camino correcto.
  2. Autoconocimiento: Habilidades, intereses, fortalezas y áreas de mejora.
  3. Conocer el entorno profesional (sector, empresas, perfiles demandados, intermediarios, etc.)
  4. Pasar a la acción: Planifica y dedicar tiempo de calidad a buscar empleo, seguir formándote, dedicar tiempo a las relaciones sociales y a crear una red profesional, utilizar todos los medios de búsqueda de empleo…).
  5. Crear un CV efectivo.
  6. Prepararse para las entrevistas de trabajo.
  7. Cierre con una oferta de trabajo o tras ser descartado.

De forma general el paso más importante es el de la entrevista de trabajo. Son una herramienta imprescindible en los procesos de selección para verificar la idoneidad del candidato/a al puesto ofertado. Los entrevistadores tratan de ampliar, confirmar y/o contrastar información que el candidato/a ofrece en su currículum vitae, a veces incluso sobrepasando algunos límites legales.

Madres que buscan hoy en día trabajo es un momento complicado

Pero, ¿dónde está el límite entre una pregunta normal y legítima, y otra que resulte abusiva?

La ley tipifica como una infracción muy grave solicitar datos de carácter personal en los procesos de selección, o establecer condiciones que constituyan una discriminación en el acceso al empleo. De este modo, la empresa no puede solicitar nada que suponga un trato desigual por motivos de sexo, origen racial o étnico, lengua dentro del Estado, edad, estado civil, discapacidad u orientación sexual. Tampoco por motivos religiosos, políticos o afiliación sindical.

Sin embargo, seguro que habéis hecho entrevistas en las que os preguntado cuestiones como: “¿Cuál es tu situación personal?, ¿estás casada? o ¿tienes hijos?”

Generalmente este tipo de preguntas que no están directamente relacionadas con el puesto ni justificadas se suelen hacer para conocer el contexto sociocultural de la persona y sus circunstancias, entendiendo que pueden afectar a la disponibilidad ante el trabajo. No obstante, no necesariamente quiere decir que la empresa o la persona no vayan a respetar la maternidad o privacidad de sus empleadas.

Es cierto que habrá empresas en las que la situación personal pueda condicionar la futura contratación, imaginemos que se descarten personas con familia entendiendo que la dedicación ante el trabajo va a ser menor.

En cualquier caso, la intencionalidad de estas preguntas es difícil llegar a conocerla y, aunque insisto que no están dentro de la legalidad, forman parte de una realidad en los procesos de selección y precisamente por esto debemos estar preparadas.

Las competencias

Un buen punto de partida es que pongamos en valor las competencias que son inherentes a la propia maternidad: compromiso, polivalencia, organización, liderazgo, iniciativa, comunicación, trabajo en equipo, capacidad de esfuerzo y sacrificio. Es fundamental tener presente que realmente puede ser un valor añadido.

  • En general, algo que nos va a ayudar es responder con naturalidad y sinceridad, procesando la pregunta como una más del repertorio a contestar. A efectos prácticos una buena forma de salir del paso puede ser adelantarnos en nuestra respuesta para así cerrar más rápidamente el tema. Por ejemplo: Sí, tengo 2 hijos de 7 y 2 años.
  • Además, es fundamental evitar justificarse en exceso con lo relativo a la maternidad o mostrarse molesta llegando a cortar la conversación. Si bien es cierto que, en un momento dado, de forma educada podemos explicar que la maternidad y el trabajo son dos parcelas perfectamente compatibles en nuestro caso.
  • Evidente es que incluso podemos denunciar la situación, por vía civil o penal, por una vulneración de su derecho a la intimidad. Si bien es cierto que puede resultar difícil demostrar lo que ha ocurrido.
  • Por ultimo, querida malamadre, otra cuestión importante es que la selección debe darse en ambos sentidos y creo que en los casos en los que la empresa te ha hecho sentir incómoda o ha traspasado mucho los límites, quizás debas valorar si es el sitio donde realmente quieres trabajar.

Y vosotras Malasmadres, ¿os animáis a contarnos alguna experiencia que hayáis vivido?

Han comentado...

  1. Hola,

    ahora con internet es más cómodo, que no sencillo ya que lo usan más gente, así que haciendo buenos cv e insistiendo al final seguro que llegará. Son tiempos duros así que paciencia y perseverancia.

    Besos!

    Anabel

  2. Hola! Yo me encuentro en pleno proceso de búsqueda de empleo pero con pocos ánimos ya. Tuve a mi hija hace 15 meses y como no era fija pues ya no me cogieron para la nueva temporada y ahora cuando aplico a un trabajo, en la carta de presentación he incluido que tengo un bebé porque cada vez que me llamaban de algún trabajo, lo primero que me preguntaban era disponibilidad horaria (en hostelería es primordial) y al decir que es limitada por el tema guardería y tal…..fin de la entrevista. Nunca pensé usando me quedé embarazada que fuera a ser tan difícil!

  3. Yo parece que lo he encontrado en Marzo después de que mi marido me dejará y muchas entrevistas lo conseguí pero con la pandemia lo perdí.
    Ahora después de mucha formación, muchos cursos, muchas mas entrevistas, no sólo parece que empiezo a trabajar en dos semanas sino que me han llamado de entrevistas pasadas.
    La autoestima ha estado fatal 47 años, pleno proceso de divorcio y con una hija siempre te pregintan que vas a hacercon ella en las entrevistas y si es compatible el horario, en algunas estoy segura que me han descartado por eso, sigo formandome y aprendiendo porque aun asi quiero seguir buscando algo mejor que me permita mantener la casa.
    Gracias por darnos pautas.

  4. Hola
    Yo hice una entrevista para una tienda y cuando me preguntaron si tenía hijos y dije que “si” , me contestaron que la entrevista había finalizado. Me sentí súper mal y no reaccioné, no valoraron mis capacidades, me juzgaron simplemente por tener un niño.

    1. Lo siento mucho.
      Lo cierto es que la legalidad a veces choca de gente con la realidad. Es bueno conocer dónde está el límite y prepararse para este tipo de circunstancias.
      Mucha suerte!
      Gracias por leer el artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La web del Club utiliza cookies para mejorar tu experiencia y hacerte ganar unos segunditos. Haz click en aceptar si estás de acuerdo. Aceptar Leer más