¿Qué quieres encontrar?

12
Cómo hablarnos a nosotros mismos: contra los ‘debería’ y los ‘tengo que’

Cómo hablarnos a nosotros mismos: contra los ‘debería’ y los ‘tengo que’

Las vacaciones de este año me han servido más que en años anteriores para desconectar. Desconexión del trabajo, de las autoexigencias y del estrés diario y conexión con la naturaleza, en este caso el mar y de tomarme tiempo para disfrutar de un simple paseo oyendo el rugido del mar. La vuelta a la gran ciudad me cambia el chip inevitablemente y me hace a veces caer en una serie de premisas que me autoimpongo rozando en ocasiones la impotencia de no poder llegar a todo. Os suena, ¿verdad? Nuestra coach, Leonor Cabrera, indaga en ello y nos invita a plantearnos y pedirnos a nosotros mismos las cosas de una manera más amable, a hablarnos con tranquilidad y de manera más amorosa, sin duda si lo practicamos será un gran ejemplo para los buenoshijos. Espero que os guste el post tanto como a mí. ¡No os lo perdáis!

fichas-leonorcabrera


* Podéis seguirla en @Leonor_Cabrera  y en su BLOG.

Acaba el verano, llega septiembre y con septiembre aparecen, de manera inevitable, esos objetivos de después de las vacaciones. A la mayoría nos sucede igual (sí, me incluyo en el saco): parece que es necesario esperar hasta el nuevo curso para plantarnos en serio y decir ‘hasta aquí, ya me toca conseguir eso que deseo’.

El coaching va de lograr objetivo. Siempre que hacemos coaching con un cliente lo hacemos para acompañarlo hasta ese objetivo que desea conseguir, ya sea ser más feliz, mejorar sus habilidades de comunicación, superar una pérdida o dar sentido a su vida entre otros muchos.

A mí me gusta decir que objetivos hay tantos como personas, y que lo importante es que sean ecológicos. Cuando hablamos a un objetivo ecológico nos referimos a que sea saludable y que conseguirlo sea algo positivo para la persona. Por ejemplo, si una cliente que pesa 50 kilos me dice que quiere adelgazar 20, ese objetivo no es ni mucho menos ecológico porque sería un atentado contra su salud.

El año pasado, en septiembre, ya escribí sobre cómo alcanzar esos objetivos. Lo que no conté es que hay una manera de hablarnos para alcanzarlos. No sé si alguna vez te has parado a observar cómo te hablas a ti misma.

Es habitual que a la hora de hablarnos a nosotras mismas seamos muy duras. ¿Cuántas veces te has llamado a ti misma estúpida o tonta por haber cometido un error? ¿Cuántas veces te has dicho que pase lo que pase tienes que hacer tal o cual cosa? ¿Cuántas veces te dices cada día lo que deberías sentir, pensar o hacer?

Hablarnos a nosotras mismas de la forma adecuada puede ser vital para conseguir esos sueños que perseguimos. No lo digo yo. Lo dice la Programación Neurolinguística (PNL) y su metamodelo creado por Richard Bandler y John Grinder.

Estos dos estadounidenses se dedicaron a observar y grabar en vídeo a los terapeutas más punteros de los años 70, los que más casos de éxito tenían entre sus pacientes y entre los que se encontraban la terapeuta familiar Virginia Satir, el hipnoterapeuta Milton Erikson y el creador de la terapia gestalt, Fritz Pearls, y se dieron cuenta de que los tres usaban unos patrones comunes a la hora de hablar y de comportarse.

Esos patrones le sirvieron para construir un modelo al que llamaron PNL, usado al principio en un ámbito terapéutico pero que poco a poco se ha ido extendiendo a otros campos como el de la comunicación o el del coaching.

Una de las partes de la PNL se llama metamodelo y pone la mirada en cómo nos hablamos a nosotros mismos y cuál es la influencia que esa manera de hablarnos tiene en nuestra manera de ser y en nuestro comportamiento. Y esa parte de la PNL es la que alerta de los peligros que hay detrás de esos ‘tengo que’, ‘debo’, ‘es preciso’, ‘no puedo’ o ‘es necesario’.

La PNL denomina a estas expresiones operadores modelos y los define como reglas o generalizaciones que el sujeto hace, basándose de forma exclusiva en su propia experiencia de la vida y de cómo está configurado el mundo. No suele haber un contraste previo de que en realidad sea así.

Si te paras a pensar lo que hay detrás de esas expresiones es el sentimiento de que no hay salida ni alternativa, sólo hay un único camino que seguir. Si nos decimos internamente que ‘tengo que hacer deporte’ es la única salida que tenemos y si no la tomas vas a conectar con la frustración y con la auto flagelación. Es una obligación que has de cumplir sí o sí y no deja de ser una autoimposición que llevada al extremo último te conducirá a un estado de ansiedad y de frustración si eres incapaz de cumplir ese mandato interno que te has hecho.

Hablarnos así no de deja de ser una trampa que nos ponemos a nosotras mismas. ¿Cómo salir de esta trampa? Sustituyendo ese ‘tengo que’ por un ‘quiero’ o un ‘me apetece’. No es lo mismo decirte ‘tengo que adelgazar 16 kilos’ a un ‘quiero adelgazar 16 kilos y quedarme en mi peso ideal’. En la segunda manera de construir la frase hay menos ansiedad, menos premura, más respeto hacia uno mismo.

También es importante explorar qué hay detrás de esas imposiciones. Ante un ‘tengo que conseguir el objetivo que me he marcado’ te puedes preguntar, por ejemplo, qué pasaría si no consiguieras ese objetivo. ¿Qué es lo que te obliga a conseguirlo a toda costa?, ¿cuál es tu motivación más profunda? Igual sucede con los ‘no puedo’. Cuando te dices, por ejemplo, ‘no puedo ir sola de viaje’ puedes explorar qué sucede ahí preguntándote qué pasaría si vas sola, qué es eso que te impide ir sola y para qué no quieres ir sola.

¿Cuáles son tus ‘tengo que’ y tus ‘debería’?, ¿cómo se te ocurre que puedes hablarte de forma más amorosa, menos impositiva?, ¿esos ‘tengo que’ y ‘deberías’ los trasladas también a los buenos hijos?, ¿cómo podrías hablarte a ti misma y a los que te rodean de una forma más amable y ecológica?

Captura de pantalla 2015-09-03 a las 21.44.11

Han comentado...

    1. De nada te sirve bronquearte a ti misma… Si tienes algo pendiente, hazlo. Y ya está. Y si no lo haces es porque tal vez no es tan importante.

  1. Uuufff!! Como me suena… Yo me levanto de la cama todos los días con una palabra en mente “corre”, y me paso el día intentando hacer un montón de cosas autoimpuestas, así que cuando me voy a la cama la palabra que no deja de resonar en mi cabeza es “vaga”. Tengo dos hijos de 2,5 y 1 año, estoy terminando una carrera y a eso se suma mi afán por el orden y control de todo lo que pasa a mi alrededor. Jajaja!!!!! Directa al manicomio….

  2. Me has hecho pensar…no se si servirá un cambio en la manera de hablarme, quizá me lleve a un cambio de actitud…desde luego voy a probar.
    Gracias
    @yonosuperwoman

  3. Madre mía, como me suena…yo soy esa..tengo q organizarme, tengo hacer deporte si o si, este año no tengo excusa para aprender a cocinar mas…y al buenhijo se lo traslado..estoy segura :(.

    Esta decidido, “quiero” empezar a hablarme mejor. Simplemente me lo he dicho leyendo este post, me suena muchisimo mejor y no me agobia tanto :). Muchas gracias!!
    Un besazo

  4. Sabía algo de la PNL y siempre cuido mi lenguaje con los demás y conmigo misma, evitando comentarios del tipo “estoy tonta” cuando tengo algún despiste (hay que ver la de cortocircuitos que tengo desde que soy malamadre…) Pero el caso es que soy muy autoexigente y perfeccionista y algún “tengo que” se me escapa. Quiero perder peso, hacer ejercicio, estudiar, mantener la casa limpia y ordenada,… Y no llego. No lo hago porque mi prioridad es estar con mi bebé. No deseo renunciar a jugar con él porque haya que planchar, así que hago lo que buenamente puedo a base de renunciar a tiempo de sueño. ¿Problema? Que me voy a la cama agotada y pensando que, otro día más no me he acercado a mis objetivos (aparte del principal, por supuesto, que es disfrutar de mi buenahija)

  5. Algo sabía de PNL pero no demasiado. Yo cambié los tengo que por NECESITO!! supongo que es mas de lo mismo. En fin, me ha encantado y después de leer tu post del año pasado (que me ha costado lo mío leerlo) he podido hacer un plan de acción reltivamente realista. Bien, mis objetivos son para Diciembre y se trata de encontrar 1 colaborador (q me aportará clientes) y 5 clientes particulares… la primera parte la encuentro realista, la segunda la veo más para el mes de abril. Ya veremos.
    Ahora voy a quitar los tengo de mi plan de acción y empezaré con los QUIERO! Espero comenzar mañana (lo tenía previsto desde el finde pasado) y ponerme en acción con la 1a parte de mi objetivo.
    Gracias Leonor!

  6. Hola, yo soy experta en PNL. Lo has simplificado tanto, pero has ido directamente a los METAMODELOS, algo muy complejo. Yo me formé con ROBERT DILTS y JUDY DELOZIER (ex mujer de Grinder), ambos estuvieron con Bnadler y Grinder desde los inicios. ah, los UNIVERSAL QUANTIFIERS no son los ‘no debería’… Son otras cosas más amplias. eso que tu has comentado es NEGATIVE SELFSPONSORSHIP.. Thanks

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X

La web del Club utiliza cookies para mejorar tu experiencia y hacerte ganar unos segunditos. Haz click en aceptar si estás de acuerdo. Aceptar Leer más