¿Qué quieres encontrar?

18
Comunicación de pareja: en cajas o en expositor

Comunicación de pareja: en cajas o en expositor

¿No os pasa que a veces no os entendéis con vuestra pareja? Es como aquella película de ‘No me chilles que no te veo’, a veces me siento así, perdida en el desierto dando voces y sin que el buenpadre se entere de lo que quiero transmitirle y es más, no entiende que le dé vueltas a la misma cosa una y otra vez. Hoy Arancha nos habla de ello de la comunicación entre sexos y comparte con nosotras un vídeo muy divertido sobre el tema que no os podéis perder.

Malasmadres_sexologa

* Podéis seguirla en @atajou y en la web de Sexorum.

Desde hace dos semanas estás pensando en LA NOCHE porque habéis conseguido que los buenosabuelos se queden con los buenoshijos. Con los nervios de pensar que vais a poder estar SOLOS, PERO SOLOS, no paras de darle vueltas al plan de la noche:

a) Ir a cenar y al cine,

b) Quedar con amigos y copichuelas,

c) Hacer cena romántica en casa, ver esa peli que os apetece desde hace meses los dos juntitos en el sofá y lo que se tercie…

¡Ay, qué locura! Estás empezando a temer si no habrás perdido práctica en esto de hablar a solas con tu pareja sin un continuo “mamá, mami, MAMIIIIII” interrumpiendo cada 5 minutos.

Al final, os habéis decidido por el plan c porque hace malo y, además, para un día que podéis estar solos y charlar, copa de vino en mano, no es cuestión de desperdiciar ni un segundo.

Pero tú no te puedes quitar de la cabeza el comentario de tu jefe sobre la reorganización del departamento. Se lo has dicho al buenpadre durante la cena, pero con su pragmatismo habitual ha respondido que hasta el lunes no puedes hacer nada.

La cena ha ido fenomenal y estaba muy rica (eran pizzas del súper, pero no hay quién te gane horneándolas) y el vinito entra solo. Os acurrucáis en el sofá y os ponéis a ver la peli, pero… tú no puedes quitarte de la cabeza el tema del trabajo, estás muy preocupada y cada vez que se te ocurre algo, se lo comentas al buenpadre que al final se enfada: ”¿pero vemos la peli o no?”.

Cuando hablamos de comunicación, vimos que había dos manera de comunicarse -directa e indirecta- y que había un polo femenino (la comunicación indirecta) y otro masculino (la directa). Con la gestión de vivencias pasa algo parecido, hay dos maneras de hacerlo: en cajas o expuesto.

Cuando gestionamos las vivencias en cajas, hay un orden riguroso: una caja para la familia, otra para el coche, otra para el trabajo, otra para los buenoshijos, otra para el ocio, otra para “nada”…. La regla es que el contenido de las cajas no se mezcla y que no se pueden abrir dos cajas a la vez.

Cuando gestionamos las vivencias en un expositor, todo queda a la vista. Y cuando digo todo es todo. De manera que si hay algo que no nos gusta, no podemos evitar verlo, porque está ahí, expuesto. Imagínate que en medio del mueble del salón uno de los buenoshijos deja uno de sus dinosaurios de juguete: da el cante y no puedes dejar de mirarlo.

El polo femenino en la gestión de las vivencias es “en expositor” y el polo masculino es “en cajas”. Como ya he dicho en otras ocasiones, la utilización de los adjetivos femenino y masculino no significa que todas las mujeres gestionen sus vivencias en expositor y todos los hombres en cajas, sino que, las mujeres suelen hacerlo de aquella manera y los hombres suelen hacerlo de esta de esta, pero que, por supuesto hay mujeres que gestionan en cajas y hombres que gestionan en expositor.

Nuestra malamadre está preocupada por lo que le ha dicho el jefe, no logra quitárselo de la cabeza y necesita descargar esa tensión poniendo palabras a lo que siente, a lo que ha pasado, a lo que le ha dicho. Por el contrario el buenpadre tiene una gestión en cajas y cuando está viendo la peli, desconecta de todo lo demás y no se acuerda de los comentarios del jefe.

Si finalmente terminan hablando de este tema, es muy probable que la cosa acabe aún peor, porque ante cada sugerencia de ella, él la interrumpirá buscando una posible solución, pero ella, en realidad, no le está pidiendo soluciones, tan sólo quiere desahogar su tensión.

En nuestro ejemplo, nuestra malamadre tiene una gestión en expositor y el buenpadre una gestión en cajas y, como pasaba con la comunicación, ni la una ni el otro pueden evitar organizarse de la manera en que se organizan. No es por fastidiar, es que les es muy complicado, casi imposible, hacerlo de otro modo.

Como pasa en muchos otros ámbitos, darse cuenta de qué está pasando nos pone en otro punto, nos da perspectivas para ser capaces de comprender más allá de lo que se ve a primera vista. Darse cuenta de que la otra persona no es como nosotras, es el primer paso para ser capaces de entenderle, de ponerse en sus zapatos y de ser más tolerante con su particular manera de gestionar sus vivencias y emociones.

Y vosotras, ¿cómo es vuestra comunicación en pareja?

Os dejo con este vídeo que ya tiene algunos añitos pero que explica de una manera muy divertida esto que os he contado:

Han comentado...

  1. Puede llegar a ser dificil si…Es cierto que nosotras a veces sólo buscamos hablar y ser escuchadas. Y ellos son más prácticos y piensan en las soluciones, y sobre todo, piensan menos,,,yo creo que por eso son más felices 😉

  2. El pensar así de los hombres y mujeres no es físico, es lo que se ha ido forjando con la sociedad y con lo que se exige a un hombre y a una mujer.

    Hombre- Que trabaje y… en fin, que trabaje
    Mujer- Buena esposa, buena madre, que tenga la casa limpia, que tenga al marido contento e impecable, que los niños estén impecables, que sea inteligente, que pueda tirar de una casa… si el hombre lleva la ropa sucia, “hay que ver su mujer que ni le lava la ropa”, si el niño no lleva la merienda al cole, “vaya madre que tiene que se le olvida la merienda del niño, que la casa está hecha un asco, “anda que vaya casa que tiene está mujer, como si no pudiera sacar unas horas para limpiar”…
    En resumidas, de tanto exigir y exigir nos tiramos toda la vida pensando en como satisfacer a todos y al final, somos tan infelices porque es imposible que seamos felices cumpliendo las expectativas de otros.

    1. Hola Susana:

      Estoy de acuerdo con que hay una serie de roles establecidos en la sociedad y que en muchas ocasiones las mujeres salimos perdiendo, pero en el caso concreto de la gestión de vivencias, no se trata tanto de separar las mujeres así y los hombres asá, si no de comprender que hay maneras diferentes de gestionar las vivencias (que pueden ser de hombres o mujeres aunque estadísticamente haya predominio de una u otra según el sexo).
      Evidentemente se trata de una característica psicológica, no física, pero es que el cerebro también está sexuado y la sexuación se produce de muchas maneras: por hormonas, por los modelos sociales, por….

      Muchas gracias por tu comentario.

      Un saludo,
      Arancha

  3. Ains madre mía, cuánta razón…me ha encantado el vídeo, porque es verdad que pasan esas cosas.
    Y además acabas más molesta e irritada.
    A lo largo de estos 16 años de pareja, mi marido siempre me decía “no sabes aburrirte” jaja, traducción ” no sabes tener caja de la nada” jaja….
    Por lo menos no me siento un bichi raro jeje.

    Gracias por este post y vídeo. Ha sido genial recordarme que la comunicación es importante,pero respetando las formas de ver las cosas,los espacios y tiempos de la otra persona

    1. Hola Izaya:

      me alegro de que te haya gustado el artículo.
      Y sí, comprender que el/la que tenemos en frente no es como una, es un primer paso para que la comunicación mejore.

      Un abrazo,
      Arancha

  4. Que bueno el post! Y con el vídeo…aún me estoy riendo! Jijiji
    La verdad es que este es un tema que si no pasa a todas las parejas, pasa a casi todas. Ellos son de una manera y nosotras de otra. Pero debo decir, que a pesar de que hay situaciones en la que es difícil de llevas y no nos ponemos de acuerdo, también hay otras situaciones en las que las dos maneras de hacer, pensar y comportarse se complementan y hacen que seamos un muy buen equipo.
    Buena semana a todas!

    1. Hola Laura:

      Yo prefiero no hablarlo en términos de ellos y nosotras porque hay hombres con organización de expositor y mujeres con organización en cajas. Y, sobre todo, porque se perpetúa la lucha de los sexos. Pero es cierto, el ser diferentes es lo que nos permite hacer buenos equipos.

      Un saludo y muchas gracias por tu comentario,
      Arancha

  5. Buenas, pues si, yo ya había oído hablar de la nothingbox (o como se escriba). Mi chico flipa en colores y organiza una fiesta si alguna rara vez yo activo mi caja de “no hacer nada”, pero dada la educación que se hemos recibido y que muy bien comenta Susana más arriba, no nos podemos permitir no hacer nada.

    Estupendo post, me ha encantado como todos los demás.-

  6. Hola Isabel:

    Al menos tienes caja “de nada”, hay muchos hombres y mujeres que no la tienen en absoluto.
    🙂

    Muchas gracias por tu comentario y me alegro de que te gusten los posts.

    Un abrazo,
    Arancha

  7. Maravilloso el post y maravilloso el vídeo. Cierto es que no hay que generalizar, pero mayoritariamente mujeres y hombres funcionamos de este modo. Creo que el conflicto llega cuando intentamos tratar al otro como nos gustaría que nos trataran a nosotros. Entonces, los de las cajas dejan mucho espacio a quien necesita que le arropen más y el del expositor arropa demasiado a quien necesita espacio

  8. ¡¡¡Dios mío!!! Llevo días de morros con mi maridito/buenpadre y ahora lo entiendo TODOOOOOOOOOO…
    Es más, empiezo a entender a mi buenhijo de 10 años jijijijijiji
    Buenísimo el vídeo….

  9. A mi simplemente me ha encantado el post y me alegra saber que las mujeres le damos mil vueltas a las cosas y los hombres ni una. Mal de muchos consuelo de tontos. ..en fin yo me siento aliviada y totalmente identificada con lo que se ha contado.

  10. Q maravilla! Ahora todo tiene sentido! Muchas gracias, nunca más sentiré q no me entiende…….

  11. La cuestión es cómo hacer confluir esos dos ‘mundos’. Hombres y mujeres.
    Me siento muy identificada con el texto y la verdad es que muchas veces terminamos discutiendo porque él ve las cosas de una forma y yo de otra. Me pone de los nervios, lo reconozco, pero no sé cómo gestionarlo. ¿Soy demasiado exigente?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X

La web del Club utiliza cookies para mejorar tu experiencia y hacerte ganar unos segunditos. Haz click en aceptar si estás de acuerdo. Aceptar Leer más