Side Area

La conciliación está de moda

La conciliación está de moda

fichas-laurabaena

La conciliación está de moda. Los medios de comunicación se llenan de titulares que hablan de “corresponsabilidad”, de “brecha salarial”, de “racionalización de horarios”, de “flexibilidad”, de “equipo”, de “permisos de paternidad”, de todo y cada uno de los aspectos claves para conseguir una conciliación real en este país. Cientos de reportajes que hielan la sangre, expertos que trazan el camino al cambio social. Palabras que se quedan ahí, paradas, en la trinchera, como si nadie estuviera dispuesto a hacerlas suyas.

La conciliación está de moda. Hemos aprendido a movernos, a reflexionar, a aprender de ella, a salir más allá de nuestras fronteras en busca de la solución, a mirarnos en espejos que idealizamos, que nos quedan grandes. Envidiamos bajas maternales más largas, soñamos con permisos de paternidad y maternidad igualitarios, con horarios europeos, con red de guarderías gratuitas, con jornadas flexibles, con trabajar por objetivos, con mandar a la porra los turnos partidos, con ser una sociedad bandera de la igualdad. Y a mí me da la risa cuando miro hacia dentro, cuando recuerdo mi experiencia personal y la de miles de mujeres. 

La conciliación está de moda para algunos. Y eso es peligroso porque en breve pasará a mejor vida y ya se escucha por ahí:

  • “No me gusta la palabra conciliación”.
  • “Tenemos que dejar de hablar de conciliación”.
  • “Ha llegado la hora de hablar de corresponsabilidad”.

Lo que nos faltaba. Antes incluso de que en este país se entienda qué es conciliar, vamos y nos cargamos el término, le damos carpetazo y nos montamos la película de “esto ya está superado”, vamos a por el siguiente, como la denostada “igualdad”. Y es que razón no les falta oye, estamos hasta la coronilla de escuchar la dichosa palabrita por todos lados, ¿verdad?

Pues a la conciliación le queda camino, le queda una larga vida de duras pruebas, de guerras que ganar, de obstáculos que saltar, de personas a las que cambiar y de días que celebrar como hoy.

No nos vale con que las grandes empresas tengan grandes planes de igualdad y premiadas medidas de conciliación. No nos vale con que esas empresas luzcan en sus mostradores de recepción distintivos y sellos enormemente aplaudidos. No nos vale con que den charlas, hagan jornadas infumables de reflexión y abran mesas de debate sobre el tema, exculpándose porque si miran de frente a la conciliación, se libran de ser señalados con dedo acusador.

No nos vale cuando en esas mismas empresas hay despidos improcedentes a embarazadas, cuando en esas mismas empresas se veta a las mujeres por el simple hecho de que en un futuro serán madres, cuando en esas mismas empresas se les pregunta de manera incisiva: “¿cómo lo vas a hacer?”, cuando la respuesta es “soy madre”. No nos vale porque ser madre no es una debilidad, no resta capacidades y no nos aleja del mercado laboral. Nos alejan ustedes, líderes de empresas que no entienden que conciliar es vivir, que conciliar es ser más productivo en las horas de trabajo y que conciliar es trabajar mejor, no menos.

No nos vale con que todos los partidos políticos lleven en sus programas la palabra CONCILIACIÓN, en mayúsculas, subrayado y negrita, liderando la bandera de una nueva cultura laboral que nadie pone en marcha. No nos vale con que se politice cada día, cada paso para ver quién se lleva el aplauso a la siguiente medida de conciliación que quede en proposición no de ley, que nadie secunde y que se esfume como esas leyes que luego nadie vigila, como esos planes de igualdad que nadie revisa y como esos pactos que quedan en tierra de nadie. No nos vale porque no hay un compromiso real de que este problema social que afecta a todos y a todas pase por un apoyo a la maternidad, que es el verdadero techo de cristal de la mujer.

concliacion

Y mientras nos quedamos impertérritos ante una pirámide poblacional que grita auxilio, unos pensionistas que quizás sean la última generación de pensionistas de la historia de este país y ante estudios de la renuncia de la mujer a ser madre. Estupendo, sigamos mirando a otro lado.

Necesitamos leyes que sean palanca de cambio, nunca me cansaré de decirlo. Pero para ello no pueden ustedes hacer de las leyes una oportunidad de voto. Para ello tienen que escuchar a la calle, tienen que ponerse en la piel de miles de realidades que están ahí fuera, de gritos en silencio que empujan el muro de la no corresponsabilidad, de la no igualdad, de la brecha salarial, de la falta de concienciación social, de la falta de apoyo gubernamental, de la epidemia de líderes de empresa con las orejas tapadas y los ojos vendados. Porque no, esto no va con ellos. Porque parece que los más de 16.000 gritos que empujan el muro “yo no renuncio” estuvieran pidiendo un sueldo vitalicio al nivel de políticos de segunda para que la maternidad nos retirase. Y no, lo único que queremos es NO RENUNCIAR a ver crecer a nuestros hijos, pero tampoco NO RENUNCIAR a nuestra carrera profesional. Y llámenme soñadora, pero los pies los tengo en la tierra. Los vellos los tengo de punta porque cada día lloro en silencio por todas las historias que me llegan, por la impotencia de no poder hacer nada y de intentar hacer mucho. Porque lo personal tiene que impulsar lo político. Porque visibilizar, concienciar y hablar de ello tiene que ayudar. Porque no me cansaré de luchar por la sociedad que quiero desde mi casa, desde mi empresa, desde mi ciudad, desde mi país y desde la voz de más de 500.000 Malasmadres que represento.

Porque lo personal es el inicio de todo. Porque las modas son pasajeras. Pero la realidad que se vive en los hogares españoles, donde 6 de cada 10 mujeres renuncian a su carrera profesional al ser madres no es una moda, es una putada, que espero alguien se tome en serio de una vez.

Y no se preocupen, que aquí seguiremos conciliando como podamos, haciendo equipo, gracias a abuelos, cuidadoras, durmiendo menos, comiendo menos y viviendo menos para mantener este estado de bienestar que nos quita el sueño, la vida y la esperanza.

¡Feliz día de la Conciliación!

Y vosotras, ¿qué opináis al respecto? ¿qué es la conciliación? Me encantaría que compartieseis vuestras reflexiones conmigo.

rompe-muro

12 Comentarios
  • Silvia Elvira García

    23 Marzo, 2018 a 7:42 am Responder

    Realmente es que la falta de conciliación, es la causa directa de la baja natalidad que produce el actual problema de las pensiones y la perdida del poder adquisitivo, porque la unica medida que hay actualmente es la reducción de salario y jornada (no de trabajo). No es que las empresas deben voluntariamente tener medidadas de conciliación, es que deberian ser obligatorio. Se tendria que gravar de alguna forma los turnos rotativos, las jornadas partidas y los horarios que abarquen mas de la mitad del dia, porque parece que si no afecta al bolsillo les da igual. No se trata de dar beneficios solo por maternidad /paternidad, porque eso solo lleva a la discriminación, es qie hay que concienciar que todo el mundo tiene derecho a tener vida personal. Tambien desde el gobierno deberian dar bonifocaciones tanto a los kamikazes que nos lanzamos a esta aventura mas alla de las deducciones del irpf, porque el sistema, si llega, se va a sostener gracias a nuestros hijos. Nonsirve mirar atras y decir que antes era peor, entre otras cosas pq no es del todo cierto, pq antes al menos una familia podia vivir con un sueldo, ahora es inviable en la gran mayoria de los casos. Como bien dices la conciliación no es una moda, es una necesidad basica, es un derecho, y es un pilar básico de nuestra sociedad para poder sostener un sistema q ya se tambalea a no tan largo plazo. Y sobretodo es in problema de todos y da igual el genero o el estado personal o civil

  • Anya

    23 Marzo, 2018 a 8:24 am Responder

    Mi hija en campamento porque ahora no hay abuelos, mis compañeros diciendo hoy no llegas tarde y yo explicando que hoy no he llevado a la niña al colegio que la lleva su padre al campamento, mirando el calendario para ver que hacemos con el resto de dia s no lectivos, toca quedarse con tías profesoras o campamento, ya que ahora no se puede contar con mi madre porque cuida a mi padre, ¿ eso es conciliación?

  • Tere

    23 Marzo, 2018 a 8:24 am Responder

    Hay que empezar a meter el tema en los convenios. Cosa difícil, viendo cómo están algunos, me parece muy fuerte que se “concedan” cierto número de horas al año para asuntos médicos – como si fuera posible regular el número de veces que tienes que ir al médico o fuera posible elegir la hora a la que te ve el especialista -… Así, ¿cómo vamos a poder meter que tengas derecho a llevar a tu hijo al médico, a quedarte en casa si está enfermo, a coger una baja para atenderlo en casos de hospitalización, a hacer una jornada continua (no reducción de jornada, solo continua, comerte un bocata a mediodía mientras sigues dándole al tajo, que en muchos trabajos es perfectamente posible pero a las empresas no les da la gana) para posibilitar llevar y recoger a tu hijo del colegio, estar con él para hacer los deberes, sacarle al parque, verle actuar en la función de Navidad…? Sí, visto como están las cosas, parece que discriminaremos a los que no tienen hijos, pero, teniendo en cuenta que los hijos son un bien de interés social, los padres y madres deben tratarse como especie protegida, y los niños como tesoros.

  • Ruth

    23 Marzo, 2018 a 8:55 am Responder

    Esta clarísimo que la natalidad baja y va a bajar mucho más, es normal y lógico.
    Pongámonos en situación: Nuestras buenas hijas se especializan en algo que por fin les gusta, pueden llegar a estudiar hasta los 24/26 años, llega el puesto de trabajo perfecto, se independizan. ¿Vosotras creéis que se van a animar a tener hijos, después de lo que les ha costado llegar hasta ahí?
    Van a decir claramente NO.
    Y no voy a ser yo quién las anime a ser madres. Es una triste pena…
    Y no hay un camino tan largo para conseguir esa deseada conciliación, simplemente hay que decir a esos queridos políticos que cambien las leyes o hagan una nueva. Que den ayudas a las pequeñas y medianas empresas para que, cuando su empleada quede embarazada, no tengan que asumir gastos extra al emplear a un sustituto.
    Que la mujer trabajadora que quiere ser madre, se vaya tranquilamente, esperando volver sin que le hayan quitado responsabilidades porque tiene q reducir su jornada. Que sigan contando con ella para tomar las decisiones que tomaba antes.
    No es tan complicado, claro que no.
    Pero nuestros queridos políticos prefieren tener ese extra para subirse sus sueldos, para beneficiarse ellos mismos con sus familias y amigos.
    Es una auténtica VERGÜENZA.
    Y esto seguirá así, porque ninguno de nuestros queridos políticos va a plantear esa locura, ya que se perjudicarían. Y hablo de TODOS, absolutamente TODOS. Llevamos así ya 40 años, desde que comenzó la democracia.
    Siento ser pesimista, pero es la realidad.
    Así que, como decía nuestro ” querido presidente del Gobierno “, vayan haciendo su plan de pensiones privado.
    SINVERGÜENZAS, más que SINVERGÜENZAS …
    Lo único que nos queda a nosotras, es protestar y seguir protestando, para que, ojalá, al menos nuestras nietas, puedan ser madres trabajadoras sin ningún tipo de problema.
    A lo mejor algún querido político se le remueve el alma y empieza a cambiar algo.

  • Malisna

    23 Marzo, 2018 a 8:57 am Responder

    Mi caso es el mismo de miles de mujeres, solos el Buenpadre, la Buenahija de 16 meses y yo en una ciudad muuuuuy lejos de casa, de los Buenosabuelos y los Buenostíos. Tenemos la suerte de trabajar los dos con horario intensivo, de 8 a 15, pero también la mala suerte de que sea en una de esas grandes empresas cuadriculadas, que tienen todo tipo de códigos para fichar las entradas y salidas, menos el de “me acaban de llamar de la guarde a buscar a la Buenahija, que está con 38º de fiebre” y otros por el estilo. Si se pone mala, uno de los dos tenemos que gastar días de vacaciones, porque, aunque parezca mentira en el siglo XXI y disponiendo de medios suficientes, la opción de teletrabajar desde casa para poder cuidar de la nena no está contemplada. Y si hay que llevarla al médico sólo tenemos 21 horas al año.

    Pero lo peor no son las empresas, las peores somos nosotras mismas. Muchas veces las zancadillas nos las ponemos las propias mujeres. Al poco de empezar en esta empresa, poco después de nacer la Buenahija, me encontré por la calle a una de las “jefecillas” que lo primero que me dijo es “te cogerás una reducción de jornada, no?”. Remató su frase con “te tocará contratar a una señora para que cuide de la niña, por si se pone mala”. A ver, que ella había pasado por lo mismo unos años antes, que también es madre, y también tiene a los Buenosabuelos lejos, aunque sus hijos ya son mayores. Pero en lugar de comprender mi situación (y la de tantas otras) se limitó a decirme (o al menos eso entendí yo) que o era madre a medias, o trabajaba a medias, o directamente dejaba de trabajar.

    Espero que mi Buenahija no tenga que pasar por esto, que cuando ella trabaje y tenga hijos no tenga el problema de la conciliación, que la sociedad esté perfectamente concienciada y que cosas como ésta sólo salgan en los libros de historia.

  • sara granda

    23 Marzo, 2018 a 8:58 am Responder

    La conciliación es básica y necesaria. Y yo no me puedo quejar que en mi empresa son pro flexbilidad y facilidades,pero no es la regla general y hay que seguir luchando. Gracias jefa

  • Maria Teresa

    23 Marzo, 2018 a 9:30 am Responder

    La conciliación es necesaria por parte de las empresas pero también del sistema educativo, porque razón hay tantos días no lectivos?? Que se supone que tenemos que hacer con los niños? Y si no hay dinero para pagar a una chica o el campamento de turno? Que tenemos que hacer? Hoy mis hijas van a pasar por tres manos diferentes para que su padre y yo podamos trabajar y en los días sucesivos igual, eso es vida para dos niñas de 5 y 7 años??? Eso no son vacaciones ni es nada, o aumentan las vacaciones de los padres o disminuyen los días no lectivos de los niños.

  • Caly Mont

    23 Marzo, 2018 a 9:39 am Responder

    Conciliación es una necesidad y es una realidad. Gracias a Dios trabajo en una empresa familiar que me permite conciliar ser mamá. Así puedo coger horas para médicos, actuaciones, entrega de notas, reuniones de padres, etc. Eso sí, luego reviso las horas que he faltado y las recupero. Pero es una dar y recibir. Ellos contentos y yo contenta. Ojalá fuera así en muchas empresas porque sé que muchas mamis los pasan fatal… :(… ah! y un agradecimiento enorme a mi ayuntamiento que me permite conciliar ya que siempre tiene campamentos preparados y semisubvencionados para las fechas que no hay cole: campamento de navidad, campamento de semana blanca, campamento de semana santa, campamento de verano… y con aula matinal incluida!. 🙂

    • Tania

      25 Marzo, 2018 a 7:23 pm Responder

      Fíjate si está mal la cosa que aquí hay una que lleva en paro desde que nació su hijo casi un añito y que puede tener posibilidad de volver próximamente al trabajo y en vez de estar contenta está asustada por la mala fama que tiene la empresa respecto a ser respetuosos con los derechos para con los buenoshijos, reducción de jornada u acompañamiento a médicos por ser menor, etc. obviamente de no ir a currar porque el peque esta malo me olvido…ahí está dónde te deja ser madre si quieres serlo como debería ser normal, compartiendo tiempo con él y cuidandolo cuando te necesita, la verdad es que es de lo más triste e indignante, sobre todo porque mi jefe sería una mujer…que sorprendentemente tiene hijos, sin palabras.

  • Conchi

    23 Marzo, 2018 a 9:42 am Responder

    Yo he tenido que escuchar comentarios como “los padres/madres tienen mucho morro porque les dejan faltar al trabajo para llevar al niño al pediatra… y lo que no tenemos niños? los que no somos padres salimos perjudicados” Con eso lo digo todo. Cuando tienes al enemigo en casa, malamente se puede conciliar en condiciones. Seguro que ellos también tienen que llevar a sus padres al médico, o ir ellos mismos, y nadie se lo va a negar. No carguemos gratuitamente contra los que tenemos hijos, parece que somos una carga para empresa y compañeros, y me parece suuuuper injusto.
    Un beso a todas

  • Carolina Allende Sepulvedas

    23 Marzo, 2018 a 4:22 pm Responder

    MalaMadre Jefa, a mi se me llenan los ojos de lagrimas de pensar en la principal razón por la cual salimos de España…..imposible conciliar.
    Mi marido con despacho proprio no conseguía hacer entender a sus clientes que no podia estar disponible a las 21hs porque si no pasaba el día entero sin ver a nuestra Princesa (y con eso ganando menos). Yo trabajando desde casa y cuidando a la niña recién-nascida (conste que por opción propia no tuve baja maternal). Aunque me costo muchas horas de sueño y kilos (de la talla 42 pase a las 38 – y no, eso NO es bueno), cuando la Princesa cumplió 6 meses me ofrecieron una promoción y cambio a USA…..aqui estamos (la camiseta de ‘YO no Renuncio’ me la debía haber puesto en esa época).
    Dejamos a los BuenosAbuelos Paternos y a los amigos por la opción de estar LOS DOS con ella. La sonrisa del BuenPadre hoy al recogerla en el cole y llevarla a natación es IMPAGABLE.
    Por lo tanto la conciliación en España les va llevar MUCHO tiempo…..la sociedad todavía no esta preparada para trabajar de 8hs a 17hs. Desde aqui les mandamos fuerzas y espero que las BuenasHijas disfruten del camino que estamos abriendo.
    Besos desde Miami MalasMadres

  • Monica

    23 Marzo, 2018 a 11:09 pm Responder

    Aquí otra madre que ha tenido que escuchar comentarios de compañeras sin hijos (no tendrás el morro de cogerte los 4 meses de baja maternal), con hijos ya mayores (yo en mis tiempos no tuve baja ni nada, os quejáis de vicio), amenazas del jefecillo de turno (o me dices cuándo finalizarás la reducción de jornada o habrá consecuencias (cuando criaba a una niña de dos años sola mientras mi marido trabajaba en el extranjero)) y finalmente fue despedida en un ERE en el que las que las primeras que enfilamos la puerta fuimos las madres con reducción de jornada! (Reducción de una hora…no os vayáis a pensar…).
    Pues bien, ahora os cuento la historia viviendo y trabajando en Uk, no tengo hora de entrada ni de salida (pero la oficina cierra a las 18:30 y nadie puede quedarse más de esa hora) tengo q hacer 37 horas semanales, como me organice la jornada laboral es mi responsabilidad, todo lo que haga a mayores de 37 horas tengo el derecho a cogérmelo como días u horas libres (hasta un máximo de tres días libres al mes), si una semana, por cualquier razón, no llego a las 37, puedo recuperar ese tiempo para la empresa como mejor me convenga. Durante las vacaciones escolares, los trabajadores (ojo! no digo padres, sino cualquier persona que comunique que necesita días libres para “child care”, inmediatamente tiene prioridad sobre aquellos que no tienen niños a quien cuidar). Así que se da el caso de que tengo compañeros abuelos que se cogen vacaciones para cuidar se sus nietos, como los padres para cuidar de nuestros hijos y…a nadie le parece mal o protesta por ello! Es más…entienden que se nos dé facilidades en esos días. La flexibilidad horaria nos permite no perdernos funciones en el cole u otras actividades y no es necesario contarle milongas a tu jefe para no perderte la función de Navidad…
    Tengo la posibilidad de trabajar desde casa, con autorización previa, así que si la niña se pone mala no me va a suponer el agobio que me suponía en mi trabajo en España.
    Voy al colegio y veo un montón de padres y madres jóvenes (veintitantos/treintaypocos) con una media de dos/tres hijos por pareja, no conozco a ninguna madre con niños menores de 6 años que trabaje a jornada completa, la mayoría jornada parcial desde casa y recibiendo una ayuda económica mensual por parte del gobierno.
    No hay nada que inventar, ya está todo inventado…sólo tener ganas, de verdad, de hacerlo!!
    Y hay otra cosa fundamental y creo que es uno de los escollos más importantes para la conciliación, porque cuando hablamos de conciliar pensamos únicamente en la gente que trabaja en “oficinas” pero qué hay del resto de trabajos? Estamos preparados y dispuestos a conciliar todos a la vez? Porque no vale la conciliación para la de la oficina y no para la dependienta de unos grandes almacenes. Aquí a las 5 cierra prácticamente todo, la mayoría de las compras las dejas para el fin de semana porque cuando tú concilias, los demás también concilian…estamos preparados para eso? estamos dispuestos a modificar nuestro “ Spanish way of life”?

Comentar

X