¿Qué quieres encontrar?

2
Correr para renunciar

Correr para renunciar

Me impactó mucho el Directo de “La hora de cuidarse” de la semana pasada sobre “burnout” (lo comparto tras este párrafo), vamos lo que viene siendo estar más quemada que la pipa de un indio (o india), sentirse sobrepasada, desbordada y tener esa sensación de no poder más. Durante días os leía. La mayoría se siente agotada en un bucle sin saber cómo parar. Y además culpable, como no. Con mi compañera Maite, socióloga, reflexionábamos sobre por qué nos sentíamos así: corriendo todo el día, con el piloto automático, en un bucle infernal que nos arrastra, sin cuidarnos, con la autoexigencia a tope y sin saber cómo salir.

Comentábamos por todo lo que hemos visto en charlas y talleres de la Asociación estos 6 años. La corresponsabilidad es clave para liberar esa culpa y para poder acabar con el mito de la superwoman que nos persigue. Para conseguirlo tenemos que delegar, negociar, hacer equipo y tomar decisiones. Pero de verdad, hacer click. Vuestra lo que te empuja a ti a cambiar, pero hazlo. Porque en estos meses de podcast he hablado mucho con mujeres que hicieron ese cambio y todas lo dejan claro, esto se trabaja, día a día, no llega el milagro de repente. Y si no tomas conciencia y te responsabilizas, quizás llegue algo gordo que te pare.

El miércoles por la noche cuando en directo leía los comentarios de las Malasmadres mientras Patri Psicologa nos daba herramientas y consejos para salir de ese “burn out”. Me llegó el siguiente mensaje al terminar:

Correr para renunciar

Alguien me dice cómo salir viva de:

  • Trabajar 9 horas.
  • Hacer recados.
  • Ir a buscar a la nena.
  • Llegar a casa a las 20 horas renegando porque con el tormentón no quería la burbuja del carro.
  • Ducharnos.
  • Hacer la cena.
  • Que tire 3 veces el vaso del agua en la cena.
  • Y conseguir que se acueste.

Leedlo otra vez. No dice nada excepcional. Esta Malamadre tiene pareja, tiene trabajo, tiene una hija sana, pero todas sentimos su angustia, su desbordamiento y cansancio. Cuando esto se repite un día, otro y otro. La sensación de correr como dentro de una rueda de hámster la podemos sentir en nuestra piel cada una de las Malasmadres de este club, con más hijos o no, con distintas situaciones y con una carga mental que nos presiona cada día.

Por ella, por la falta de corresponsabilidad que sufrimos, por la falta de medidas de conciliación, por jornadas poco flexibles e incompatibles con ser madre, por todas las todas las mujeres que se quedan en el camino, por no renunciar, por conseguir una igualdad real, por las que vendrán, por que rompamos con el mito de la madre perfecta, porque nos sentimos engañadas con una vida de madre que es imposible conciliar, por tantas cosas… correremos este domingo 27 de junio.

Me emocionaré mientras corra mis kilómetros. También puedes andar o pasear. Me emocionaré visualizando cada obstáculo, recordando cada historia o mensaje que se me clava muy dentro, pero que a la vez es el impulso para continuar y demostrar a la sociedad, a los partidos políticos y a las empresas que ¡hasta aquí hemos llegado! Que necesitamos un compromiso real. Que necesitamos medidas que impacten en todas las familias.

Correremos juntas, pese a la distancia, NO para llegar antes sino para no renunciar por el camino, para demostrar lo difícil que es y para dejar claro esto es una responsabilidad social.

Yo corro por todas vosotras. Yo corro porque dejemos de correr, dejemos de justificarnos, de culpabilizarnos, dejemos de tener que demostrar el doble, por el simple hecho de ser mujeres, por el simple hecho de soñar que algún día ser madre y profesional en este país será posible y no una utopía que se lleva por delante nuestra salud mental, agotadas y quemadas al extremo.

Correr para renunciar

Y vosotras Malasmadres, ¿por qué correréis este domingo?

Han comentado...

  1. Yo el domingo voy a correr porque mi hija el día de mañana no tenga que hacer malabares para seguir adelante, porque se haya concienciado la sociedad y la corresponsabilidad sea algo normal y natural (no como ahora que parece un mito o Casper), porque no tenga que aguantar la estúpida pregunta de ¿no te vas a coger tu reducción de jornada?, porque se le valore profesionalmente igual que a un hombre, porque no tenga que estar demostrando siempre que aunque es mujer vale mucho y es muy inteligente, porque no tenga que aguantar a otras féminas juzgando todo lo que hace…..

  2. Pues yo el domingo corro por el doble rasero con que se nos juzga a las mujeres ,tenemos que ser excepcionales en cada campo de nuestra vida porque si no pasa como con la chocita del loro que directamente se juzga a todas las de nuestro género ,cuántas veces se ha escuchado lo de …”por eso no contrato mujeres ” al revés nunca ,por ese trabajo imposible que tenemos que buscar que se adapte a nuestra situación (presión que parece que los hombres no tienen en la misma medida),por esas medidas inexistentes de conciliación que suponen una presión emocional y económica brutal ,porque las familias dejemos de estar invisibilizadas y sé nos dé la importancia que realmente tenemos siendo motor económico presente y futuro ,porque desde los que pueden cambiar cosas hagan medidas que tengan impacto real en el bienestar ,pero sobretodo porque el día de mañana estás batallas sean cosas del pasado 💪🏻

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *