¿Qué quieres encontrar?

61
Diario de un embarazo: Hazañas de una #malamadre embarazada

Diario de un embarazo: Hazañas de una #malamadre embarazada

CMM_quienessomos_01
* Puedes seguirme en @malasmadres y escribirme en laura@clubdemalasmadres.com
“Ya puedo apoyar una taza de colacao en el tripón y que no se caiga”. Sentada, claro. Tampoco os vayáis a pensar. Tendría más glamour apoyar un Martini, pero no es plan. Esta hazaña es la típica chorrada que en el primer embarazo no se me había ocurrido probar, pero el otro día lo hice de manera espontánea. Y oye, tiene su aquel. Quizás fue en mi afán de buscar cosas positivas del embarazo, pensando qué ventajas podía encontrar, miré el tripón y me dije “esto tiene que servir para algo”. Después de esto, seguí pensando y no encontré nada más positivo de mi estado esférico, quitando que mi familia crece y eso es bonito, ¿no? No, eso tampoco es tan bueno.
Hay dos cosas que no llevo nada bien. La primera es que tengo mucha hambre, pero no hambre que se sacie con comer, no. Hambre de hambruna, de me subo por las paredes, de ansieté de la mala, de estoy llegando a casa, corriendo como alma que lleva el diablo, abro el frigorífico y como no puedo esperar 5 minutos a que se caliente la comida, me como antes un trozo de pan, una loncha de queso, un puñado de patatas, otro de cereales, una mandarina, una zanahoria (en un momento de culpabilidad), otro trozo de queso, un par de lonchas de pavo y pi pi piiiii. El microondas me avisa de que ese platazo de pasta, recalentado de anoche, está listo para ser deborado, por supuesto, después de echarle la mitad de la bolsa de queso rallado por encima y un poco más de tomate, no vaya a estar poco sabroso.
Da alegría verme comer, eso es así. Y mi madre puede estar orgullosa de ello. Porque cuando no estoy embarazada, gracias a Dios la mayor parte de mi vida, no soy de comer mucho, no soy de picar, nada golosa y mi madre siempre me ha dicho “hija, verte comer es una pena”. Pues me estoy desquitando a base de bien. Sólo espero que esto pase. Y si no pasa, parará a la fuerza cuando mañana jueves vaya al ginecólogo, me monte en el peso y explote. Hasta entonces: “Living la vida loca”.
La segunda cosa que no llevo nada bien es vestirme con estas dimensiones esféricas. A mí no me engaña nadie con la sonrisa dulce diciéndome: “qué mona estás con tu tripita” o “qué bien te sienta el embarazo”. Y tú con la sonrisa apretada y los mofletes hinchados asientes en el primer segundo, sabiendo que es un cumplido que quiere decir “te estás poniendo hermosa y lo sabes” (léase con tono Julio Iglesias). Luego lo sueltas porque eres así y la verdad sin anestesia sienta mejor: “no me gusta estar embarazada”. Una de las razones más importantes es por el hecho de vestirme, llamadme frívola, no me importa. Si te vistes con ropa pegadita marcando curvas, te sientes una morcilla embutida, una peonza a punto de desequilibrarse, una de esas muñecas cubanas de cerámica, que fuman puro (sí, yo tengo una). Si te vistes con ropa anchita ya la hemos liado, pareces el doble de caderona y te das cuenta cuando intentas hacerte una foto decente y después de 30 intentos desistes, jurando no volverte a poner más ese jersey mostaza que te hace parecer una morsa. Entonces tú con cara de asco, explicas a diestro y siniestro que no te sientes a gusto viéndote tan amorfa… La gente sonríe, pensando que estás muy loca, cosa que no niegas, y te mira con cara de pena. Se hace el silencio y dices rápidamente: “pero que estoy muy contenta, ¡eh!”. De repente se te enciende la bombilla y piensas: “Verás tú que van a pensar que no quiero a mi futura buenahija… Faltaría más. Orgullo de #malamadre”.
Y sólo estamos en la semana 22… Así que habrá que echarle paciencia y tirar de leggings negros del H&M, que todo lo ocultan. Paciencia, la misma que intento tener conmigo misma y mis neuronas fritas. Lo de la pérdida de memoria es brutal. Pero peor son los despistes que me hacen quedar como la peor malamadre del mundo. En situación: evento monérrimo de madres en un espacio estupendo con gente más maja que las pesetas. Una buenahija emocionada jugando a las casitas. Una buenahija que no se hace pis encima desde hace meses. Una #malamadre que de vez en cuando debería preguntarle: “hija, ¿quieres hacer pis?”. Pero la charla es mucho más interesante, así que seguimos cada una a lo nuestro. Hasta que la buenahija viene de la mano de una salvadora, que me dice: “tu hija está empapada”. Por supuesto la buenahija no tenía pensado para nada contármelo. ¿Para qué? Ella sabe que su #malamadre poco podría hacer en estos casos. “¿Y ahora qué hacemos?”. Porque por supuesto para qué se me va a ocurrir llevar una muda, ¿qué tontadas son esas? “Pues nada hija, sigue jugando, ya se secará…”. A todo esto la buenahija con un trancazo y unos mocos… Al rato una #buenamadre se percata de lo ocurrido, pese a que el pantalón oscuro de la buenahija oculta la verdad, “puede coger una infección, yo te dejo una muda”.
Tener #malasmadres amigas cerca, que son más #buenasmadres que tú, siempre viene bien. No quiero aburriros y contaros que la ropa empapada de pis se la llevó por equivocación otra madre o que me dejé las llaves del coche olvidadas cuando nos ibamos, u otros despistes que dejan claro que sí, que una #malamadre embarazada vale por dos.

Han comentado...

  1. Yo estoy en la semana 29 de gemelos y todo el mundo me para por la calle para preguntarme cuando voy a explotar. Claro, no dicen explotar, pero se refieren a eso. Tengo una tripa que no se puede ni tapar casi con nada, la ropa es esa vieja amiga a la que hace tanto tiempo que no veo que casi no me acuerdo de ella.
    Y eso, todo el mundo, erre que te erre, ¡qué guapa estás! qué bien te sienta el embarazo! y yo con cara de morsa, despeinado que no marcará época y un dolor en la zona pélvica que me hace moverme como una abuela de 80.
    Creo que es un complot o que están todas abducidas por los beneficios de la maternidad.
    Me ha encantando tu post, como siempre. Y sí, por supuesto, es absolutamente necesario echarle medio paquete de queso y más salsa, faltaría más.
    Suerte en lo que te queda!
    Anita
    http://gemelosinvasores.com/

    1. Ya me imagino. Estoy yo a punto de explotar y es una. Con dos ya…
      Lo de moverse como una abuela de 80 lo he visualizado y poco me queda ya jajaja.
      Gracias por tu comentario me has hecho reír mucho. Identificada 100%.
      Ánimo con esos gemelos invasores! No podrán contigo!

  2. Aaay a mi me encanta estar preñi, pero porque me encuentro genial, tanto con Saioa como con este embarazo, no que decir tiene que adoro lucir tripita, que luego voy metiendo jajaaja. Mi chico con Saioa me lo decía siempre “mira como te gusta lucir tripa” digo claaaaro, en mi cuerpo normal la voy metiendo, esta al menos es de embarazada, jajaja
    Eso sí lo del hambre igual, y unas ganas locas de chocolate, me estoy poniendo fina fina fina a chocolate.

    1. Me alegra mucho saber que hay malasmadres que disfrutan de su embarazo ;). Estás remona, así que di que sí!
      Yo es que entre los sustos que me dan en las pruebas y la preocupación constante y estas dimensiones, no puedo, no puedo jajaja.
      Menos mal que compartimos el hambre loca y así no me siento tan mal. Que se prepare la Navidad que vamos a acabar con todas las existencias de chocolate entre las dos jaja

  3. Aunque hace tiempo que os sigo, nunca había comentado ningún post. Pero con este me siento especialmente identificada. Semana 21 de mi segundo embarazo. Paso los dos primeros meses en reposo, y aún así pierdo 2 kg… Que he recuperado en las últimas dos semanas y va camino de aumentar. ¡Qué hambre, por Dios! A todas horas… Llegar de recoger a la peque de la guarde y mientras hago la comida, cae de todo… Rato de después de comer, marido trabajando, enana siesteando… Y yo tirada en el sofá, pensando en chocolate, turrones, galletas… ¡Y que no se me antoja una mandarina! La próxima visita al peso de la matrona va a ser genial…

    1. jajajaja Pues mil gracias por comentar tocaya ;).
      Y que tiemblen las básculas que allá vamos. ¿Lo peor? Que nos pilla la Navidad de por medio. ¿Qué va a ser de nosotras?
      Estamos de casi el mismo tiempo!
      🙂

  4. Jajajaja me encanta el post. Yo, semana 28, mellizos, y la verdad es q he engordado poco por ahora pq no tng nada de hambre, unos 6 kg, pero lo de la memoria…el otro día iba al dentista sin acordarme de q iban a hacerme jajaja ya podía ser un empaste q una limpieza…

  5. Me he visto a mí misma embarazada. Con esa hambruna desaforada y no gustándome con tripa (y unas tetas enormes en mi caso!). Vestirse y odiar la ropa era todo uno!
    Lo de la taza de cola cao nunca lo probé jajaja
    Bueno, yo en las fotos te veo estupenda, que conste!
    Besos

    1. Ayyyy menos mal que no estoy sola ante el peligro…
      Yo lo de las tetas será lo poco que llevo bien, acostumbrada a no llenar los sujetadores… jajaja
      Lo de apoyar cosas suena un poco circense pero tiene su gracia.
      jajajaja. Y tú me miras con buenos ojos… ¡Estoy tremenda!
      Un besazo guapa!

  6. Pues yo… Adoro estar embarazada. No he tenido embarazos para tirar cohetes, pero me encanta. Simplemente me siento feliz. Será el subidón de hormonas y claro, así me dan después los bajones posparto esos. Yo soy de las que echan de menos la tripa cuando ya has parido y miro otras embarazadas con una sonrisa. Ya ves!

    1. Si cada una somos un mundo… Yo por ejemplo no tuve depre postparto, quizás será porque estaba deseando que acabara el embarazo jaja… A saber!
      También te digo tengo muy mala suerte y todas las pruebas me salen mal así que a mí estado esférico se une una preocupación constante que hace que estar embarazada sea de todo menos relajado.
      Gracias por contar tu experiencia. Besos!

  7. Q gran verdad!! Yo siempre digo k el primer embarazo se hace más llevadero xq es novedad, pero el segundo!! Si ya sabemos de qué va!! Debería durar la mitad!! Ja ja
    Y los kilos y el comer qué?? Recuerdo q en el primer embarazo cogí 5 kilazos en un mes y salí de la consulta d la gine súper indignada xq no podía ser!! Menuda báscula de mie.. tiene la doctora!! Le decía a mi madre x tfno, me fui directa a pesar a la farmacia y salí agachando la cabeza y escuchando a mi madre decirme: ahora no vayas a dejar de comer ehhhhh

    1. Ayyy Patricia no puedo estar más de acuerdo contigo. Con la mitad y ya iríamos apañadas. Me encanta tu momento peso de la consulta porque yo soy igual. En el primer embarazo el ginecólogo me regañaba y yo me ponía hasta a llorar diciéndole que yo comía poquísimo, lo peor de todo es que me lo creía totalmente. Y por supuesto luego llamada obligatoria a mi madre para poner el grito en el cielo.
      Gracias por hacerme reír con tu comentario jajaja

  8. Mis embarazos han sido muy buenos, nunca he tenido demasiada barriga, de espaldas no se notaba que estaba embarazada y nunca he caminado de lado estilo Fraga! jajaja, tanto que en el primer parto se creían que estaba de menos y me decían que volviera cuando tuviera más barriga!. A mí me gustó mucho estar embarazada, y usar ropa de embarazada, lucir mi barriguita.
    Mucho ánimo que ya te queda menos y a que seguro que tienes la piel como el culito de un bebé!

    1. jajajaja si me pongo a pensar salen cosas buenas como… Bueno, ahora no caigo.
      Pero claro tú eres una suertuda que seguro que saliste estupenda del hospital. ¡Qué bien!
      Sí, la piel, mal no la tengo jeje

  9. Jaja, no me sabía la segunda parte de la historia, lo de que otra madre se llevó la ropa meada, me parto.
    A mí sí me gustaba estar embarazada, salvo el último mes, disfruté de mi tripita. Ainsss, que me entra la nostalgia…

    1. jajajaja
      Yo creo que te gustaba porque lo ves con distancia. Siempre se recuerda lo bonito ;).
      Siiiiii, muy fuerte Cruz, Marisa de Madre estresada, le dieron la bolsa “del regalo” equivocada y de regalo se llevaba la ropa empapada de la buenahija jajaja. Me lo dijo al día siguiente y no podía parar de reír.
      Un besazo y te veo mañana!

  10. Me ha encantado tu post!! como siempre! ánimo que ya queda menos!!!
    besos a todas las malasmadres!!!

    1. jajajaja gracias! Luego cuando desaparezca la barriga será peor… Seguiré igual de enorme sin excusa jejeje.
      Gracias por pasarte y comentar!

  11. Si te sirve de consuelo yo no estoy embaraza y mis despistes también son monumentales. Hoy sin ir más lejos desde que me he levantado he creído que era jueves y no he puesto el chándal al niño (hoy será el único que va en vaqueros, claro) ni el desayuno de mis hijos coincidirá con el de todos (hoy tocaba cereales y yo, creyendo que era jueves, les he endosado un batido…). Fíjate que yo creo que cuando estaba embarazad no era tan desmemoriada….!!!

    1. jajajaja esos despistes son normales siendo madre, pero yo estando embarazada lo multiplico por dos… Lo de confundir en qué día estoy me ha pasado también jaja

  12. Pues yo me he encontrado genial en mis dos embarazos.A excepción de que las neuronas me patinaban y se me olvidaba todo… Además era el único momento en el que el michelín no se nota y no necesitas disimular así que a lucirlo!
    Intentaba vestirme como podía aunque reconozco que viendo las fotos…¡vaya cuadro! ¡menuda inconsciente! y mi pobre buenmarido diciéndome que estaba monisima… eso es amor!
    A tu favor tengo que decir que tuve la suerte de coincidir contigo en el diy show y que nos hicimos una foto en la que ¡sales mejor que yo! Pobre, viernes a punto de irnos. Malamadre jefa y su barriga aposentadas en una silla placidamente y una loca, osea yo, la pone en pie y encima que si una foto ji ji. Eres un amor y que sepas que yo te vi estupenda. Y por si alguien no se lo cree ¡tengo prueba gráfica de ello!
    Besos guapa

  13. Yo también disfrute de mi barriga. A la taza de colacao añado teléfono, mando de la tele iPad o cualquier cosa que tuviera a mano. El hambre….me dio por las palmeras estratosfericas de ciertas cafeterías-panaderías y si no me comía una cada tarde, dos o tres a la semana si. Y también caía la loncha de queso con pan pate y lo q fuera antes de comer, a media tarde, antes de la cena y el yogur de madrugada. Eso si, suerte de sólo 9 kilos el día antes de parir. Tema ropa: de uniforme. Mallas y zapatillas los días de piscina y unos vaqueros que me regaló mi hermana el resto de días. Ah! Y un forro polar rojo dos tallas más grande pero que me cubrió toda la bartola y era de lo más calentito! Los últimos días fueron peor, era todos los días como una foto, porque ya hacia calorcito y no tenía nada de preña ligero. He de decir que después de parir los leggins fueron directamente al contenedor porque daban penita.
    Ánimo! Ya sólo queda la mitad.

    1. jajajajaja iré probando otros trucos para mi tripa-mesita.
      Acabas de crearme la necesidad de una palmera… ¡Te parecerá bonito! jajaja
      Y lo de los leggings me va a pasar lo mismo, piden ya clemencia jaja.
      Un besazo guapa!

  14. Pues yo odiaba estar embarazada….No tenia casi tripa pero no me encontraba agusto cn ninguna ropa… No me podia poner mi ropa porque ya no me estaba, pero tampoco ropa de embarazada porque toda me iba grande y parecía una mesa de camilla….asi q me pase todo el embarazo en chándal.
    Lo de la comida no le llevé mal, la verdad es q me apetecia mucha fruta fresquita…vaya invierno raro pasé… Eso sí, ahora con la lactancia sí que lo paso mal…hay momentos que me siento como Obelix, sí sí, un jabalí yo sola y sin respirar

    1. jajajaja Gracias por no hacerme sentir sola en esto Carmen!
      Y a ver si me aplico y me da por lo de la fruta fresquita como a ti!
      Un besazo

  15. Pues a mí me encantó estar embarazada. La verdad es que los dos embarazos fueron muy buenos. Es cierto que con el segundo iba más cansada, lógico, con otro peke en casa, y que tuve bastante más tripa, lógico también, que el enano nació con 4 kg. y teniendo en cuenta que yo peso, de normal, unos 50, pues así tenía yo la barriga que tenía, que por detrás no se me notaba nada pero cuando me daba la vuelta asustaba. Tenía el pelo fantástico y la piel ideal y lo que más me gustaba es que todo me daba igual. Estaba tan feliz, tenía las hormonas tan altas, que los asuntos cotidianos del trabajo me daban exactamente igual. Iba a reuniones cuando me faltaban 2 semanas para cogerme la baja y pensaba “si me da igual lo que decidamos, si yo me voy a tener a mi peke y en unos meses no os voy a ver, ja, ja”, y se me debía notar en la cara, porque mi jefa me miraba mal…
    Y lo de la ropa sí que es verdad. Yo me enfundé unos vaqueros de prenatal que me costaron una pasta pero les saqué rendimiento, ¡no me los quitaba!

    1. jajajaja Elena, yo quiero un ración de esas hormonas que te hacen verlo todo de color de rosa… Está claro que soy una embarazada atípica en comparación contigo jajaja.
      Y espero que esta que es también la segunda no crezca tanto, ay!
      Vivan los vaqueros premamá… Los odio pero te salvan la vida, es así.
      Gracias por pasarte! Besos,

  16. Ah, se me olvidaba. Hambre no recuerdo, pero sueño, toooodo el del mundo. Despistes todos también, pero de esos no me he debido recuperar porque los sigo teniendo. El hambre la sufrí en la lactancia, sobre todo del primero. Cuando acababa la toma de la noche, a eso de las 3 o 4 de la mañana, en verano, asaltaba la nevera: zumo, leche, etc… y luego la despensa: galletas, magdalenas… ja, ja

  17. PUes yo estoy de 17 semanas del segundo embarazo. Me duele la zona pélvica como si fuera a dar a luz mañana y mi tripón tiene pinta de acabar teniendo campo gravitatorio propio. Por mi, me teletransportaría directa al mes de Mayo, o mejor Junio, y así me ahorro la cuarentena 🙂

    1. jajajaja Sí por favor! Luego nos arrepentiremos, porque estando en la barriga están controlados y se quejan poco… Ahhh! Me entra el pánico de la locura de dos, ¿cómo lo llevas? ¿Seremos capaces de sobrevivir?

  18. Uf, yo los primeros tres o cuatro meses, pase, pero a partir de entonces lo aborrecía también.Tuve un embarazo bueno y otro bastante peor, con una acidez insufrible que me hizo adelgazar 5 kg netos al cabo de los 9 meses, que cogí, sumados a otros 5, durante la lactancia. Hambre tenía, pero esa sensación de fakir con la espada de fuego en el estómago me impedía comer. Un horror.
    Y en la cama…esos giros de ballena varada cada vez que cambiaba de postura… No poder atarte los zapatos, que ni siquiera te entren estos zapatos, sumado a todo lo que comentas de las ropas: estilo morcilla de Burgos o estilo Demis russos.
    En fin, que te sea leve lo que te queda, guapa, y consuélate con que el verano que viene hayas vuelto a tu ser!

  19. Semna 21 pero con panza de 30 o más y un culo… que ni te cuento lo que ha crecido, yo creo que para compensar peso. Y la gente que te para por la calle y para no decirte “menudo barrigón te ha salido” te dice: “pero que buena cara haces” aunque seas rostro pálido y tengas los labios tan resecos,agrietados y arrugados que ni tu abuela de 80. En el fondo, lo piensan. O eso espero.

  20. A mi me sentaba mejor un “Qué guapa estás así gordita” ( gordita dice, angelico) , que la brutal sinceridad de la panadera que , recién parida, me preguntó si me habían hecho una cesárea, porque me había quedado muy gorda… como técnica de márketing para vender pasteles, un asco, la verdad. Eso sí, aproveché su comentario para ponerme a plan y dejar de comprar pan. Bueno, su pan. LLamadme rencorosa, pero la hormona del puerperio no entiende de buen rollito. Quiere venganza!!

  21. Ay, amiga!
    Yo no te voy a engañar porque mi segundo embarazo fue un verdadero desastre. No me gustó nada estar embarazada, y encima me dolía todo.
    No te quiero asustar pero lo peor está por llegar. Esas últimas semanas se van a hacer eternas y desearás no volver a pasar un rato de lujuria jamás.
    Pero luego se pasa eh?
    Un besito, gordita!

    1. jajajajaja gracias Noe! Por no hacerme sentir un bicho raro… Porque yo estoy deseando que esto pase y sé que ahora me encuentro fenomenal pese al tripón.
      A ver si me conciencio un poco y me muevo que si no luego pagaré las consecuencias!!!! jajaja
      Luego cuando nazca, pondré el grito en el silencio porque donde está todo más controlado es ahí dentro jaja.
      Un besacoooooo

  22. Yo en mi segundo embarazo, en la semana 21, he de decir que me encuentro bastante bien. Tengo un embarazo muy parecido al primero, como normal, no tengo ningún tipo de antojo, ahora eso si, moverme me muevo mucho menos que en el anterior embarazo, 0 ganas de irme a andar, y menos con el fresquito que ya hace, 0 ganas de apuntarme a yoga o pilates para embarazadas, prefiero quedarme un rato jugando con mi niño o haciendo las mil y una tareas de la casa, y 0 ganas de tener que tragarme otra vez las clases de preparación al parto.
    Con respecto a la barriga tengo que escuchar opiniones de todo tipo, unas que dicen que tengo poca barriga y otras que tengo mucha barriga porque en los segundos embarazos te sale más,… yo me veo relativamente bien, asi que con eso me quedo. Lo que realmente me llama mucho la atención es que a toda mujer y madre que le digo que estoy esperando una niña me pone una cara de alegria y satisfacción como diciendome que vaya suerte tengo por traer una niña, y no lo entiendo porque a mi me daba igual tener otro niño, pues mi niño es un primor.
    Así que nada intentaremos pasar la segunda mitad del embarazo lo mejor posible, no hincharme mucho de turrones en navidad, y le pediré a los Reyes Magos que después del parto y la lactancia vuelva a quedarme estupenda!!no son los Reyes Mágicos??pues que hagan un milagro!
    Muchos besos mi niña!!

    1. jajaja Ay Noe!!! Que tú estás estupenda que te lo digo yo, eres de las de minitripa y engordas cero. En Navidad cuando nos pongamos las dos juntas, nos hacemos una foto y así me deprimo yo más ;).
      A mí me alegra mucho que tengas niña también jaja, así tienes la parejita y vives las dos cosas. Y a Pablete lo ponemos a jugar con el primo sin nombre que está hecho un granduñón.
      En fin… Yo me escudo en que tengo mucho trabajo para moverme más bien poco y no puede ser, ¡AY! El otro día me fui a andar pero claro tirando de un carro con una niña de 15 kilos por poco muero asfixiada jajaja.
      Un besazoooooo! love u

  23. Yo lo del cola cao no lo recomiendo. A mi me pareció gracioso el otro día colocarme un tazón de cereales en la barriga y a mi futuro hijo pegarle un patadón y tirármelo todo al suelo (tengo moqueta). uffff

  24. Ayyy, mira que me identifico con casi todos los posts pero me voy a tener que sentir mal con el de hoy,jajaj… Tengo minitripita a una semana de dar a luz, me encuentro genial físicamente, sigo yendo a zumba, creo que voy decentemente vestida…en fin, que hoy me vais a odiar porque estoy tan bien que hasta me da pena quedarme sin tripa en cuestión de días, vamos q no quiero q se adelante el parto ni un día….
    Bueno, y por si a alguna le sirve de algo, os dejo los looks q estoy colgando en el blog, que de verdad q no es para tanto esto de vestirse,jajaja
    http://nosoyunadramamama.com/2014/10/16/look-de-otono-para-embarazadas-i/
    http://nosoyunadramamama.com/2014/10/28/look-otono-embarazada-ii/
    http://nosoyunadramamama.com/2014/11/06/look-embarazada-otono-iii/
    Y este viernes pongo un look más abrigadito, a ver si con esto os animáis!

    1. jajajaja Hola guapa! Está bien, pero que muy bien, saber que hay malasmadres que se sienten bien, en todo no podemos coincidir.
      Y ¿qué quieres que te diga? Tú estás estupendísima!!!! Así que chapeau!
      No te queda nada, ¿no? Y tengo más barriga que tú jaja.
      Un besazo enorme, deseando verte con el bebé en brazos!

  25. Mi primer embarazo me gustó mucho. Sólo puse tripa, me cuidé mucho y estaba estupenda. No me refiero al físico, me refiero a que no tuve ni un dolor de cabeza, ni un resfriado, tenía el pelo y las uñas perfectas, mi cara irradiaba, y yo me encontraba fenomenal, a pesar de que la ropa premamá es mayormente horrible.
    En este no puedo decir lo mismo. Me pasa igual que a tí con la comida, ¡¡no paro, como a todas horas!! Así estoy, con una cara de pan que no me la aguanto y un barrigón tremendo (todo el mundo me pregunta si he cumplido ya y no he cumplido la semana 35)
    Eso sin tener en cuenta el culazo que he echado.
    En fin, que me temo que este postparto va a ser muy duro.

    1. jajajaja ayyyy Irene, menos mal que me siento acompañada jajaja.
      El culamen mío tampoco tiene nombre… Bueno tú llegarás al postparto antes pero nos animaremos mutuamente.
      Yo tampoco entiendo porque en este tengo tanta hambre.
      Acabo de comer y ya estoy pensando en merendar. besazo!!!!

  26. Cómo me reí con este post.
    No tengo tanto hambre, pero en plena semana 21 me siento una boya petrolera!! y eso q es el primer embarazo, así q se supone q la panza no debiera estar taaaaaaan grande…
    En fin, del otro lado del ecuador, me preparo para el caluroso verano con la panza formato pelota playera!
    Que os sean leves vuestras respectivas panzas!

  27. Cómo me reí con este post.
    No tengo tanto hambre, pero en plena semana 21 me siento una boya petrolera!! y eso q es el primer embarazo, así q se supone q la panza no debiera estar taaaaaaan grande…
    En fin, del otro lado del ecuador, me preparo para el caluroso verano con la panza formato pelota playera!
    Que os sean leves vuestras respectivas panzas!

  28. Jajajajaja, me encanta!! A mí lo único que me gustó del mío fue que me neutralizó la alergia. Si hasta lo del pecho, que por fin parecía que iba a tener, me preocupó porque fueron tres tallas en sólo 4 meses… ¡Menudo ritmo! Ya con una 100 empecé a verme mal, mal… Jajajajaja Ánimo, q ya te queda menos

  29. Y yo pensando que era la única que no la gustaba estar embaraza.Es la fase peor de tener a los niños y eso que yo tube buenos embarazos pero la deformidad en la que se te pone el cuerpo.Que horror!!!!Como sera que no tengo fotos de embarazada.Animó Laura ya estas en lo mejorcito.

  30. No he podido sentirme más identificada con tu artículo. lo de llegar a casa y abrir la nevera es condicion sine qua non. estoy de 34 semanas, pero hace más de un mes que me siento como un portaaviones de la marina. Para colmo hoy en la revisión del gine, me dice que el niño a falta de un mes para dar a luz, ya pesa casi 3kg y que me repiten la prueba de la glucosa por eso de la diabetes… Como me pongan a dieta me muero!!

  31. Lo del tamaño con el segundo embarazo es brutal!. Encima yo tuve un niño que pesó casi 1kg más que la primera niña. Ni te digo la bella metáfora de la “mesa camilla”…. Y lo peor de todo, es ver a todas las mujeres y #buenasmadres que te rodean divinas de la muerte, delgadas como una sílfide!

  32. Pues yo la verdad, que para mi, los embarazos has sido los peores momentos de mi vida, he estado vomitando hasta el ultimo momento además de encontrarme con un dolor de estomago y sensación de gastroenteritis continua. No se si lo que tenía dentro era un bebe o un alien que me estaba consumiendo, y los partos pues también pasé lo suyo… La verdad que me hubiera gustado leer publicaciones sobre que no todos los embarazos son momentos geniales para la mujer, ni tan pro-naturalistas ni tan-independentistas, una situación cercana a la posible realidad. Tengo dos hijos, pensando que el segundo sería diferente y fue peor, así que aqui me planto.
    Besoosss
    http://mujeresconarte.com/blog/la-belleza-de-parir/

  33. Me ha encantado!!! Mira que yo de las dos niñas salí del hospital con ropa normal de antes de estar embarazada así que muy mal no quedé pero es que las barrigas son lo peor!!!yo me probaba una y otra vez la ropa y me decía “que no, que no me veo si parezco un tonel” y veía esa ropa de premamas en los maniquíes y en las revistas y a todas les quedaba todo ideal y me preguntaba que por qué a mi no me quedaba igual que yo estaba horrorosa…ahora eso si, la barriga fue mi mejor aliada para tomarme el bol de cereales en el sofá con las piernas encima de la mesa, no ves tú, eso si que se echa de menos…
    Ánimo que ya te queda un poco menos de la mitad!!!

  34. Jejeje amén hermana. Voy tarde leyendo pero que sepas que todo me pasa a mi también salvo que a mi sí me gusta estar embarazada!!! No me preguntes por que 🙂 y me encanta marcar tripona porque no me permito hacerlo sin bebe dentro jajajaja ánimo hermana!

  35. Pues yo estoy en la semana 23 de mi primer embarazo, y tengo que decir que esto es una pesadilla!!! Nunca soporté que la gente me dijera lo que tengo y no tengo que hacer, y claro, estando embarazada todo el mundo se ve en ese derecho.
    A mi me hace mucha gracia eso de “que guapa estás embarazada!!”, cuando acabas de verte en el espejo con las ojeras y unos pelos como estropajo. Y siguen ahí, erre que erre, intentando hacerte sentir mejor y no ven que ocurre lo contrario.
    Y ya el tema de la comida es otro mundo, porque a mi no me ha dado por comer mucho, y me regañan porque he cogido poco peso, pero el día que te ven con un donut en la mano también cae bronca porque “así se empieza y se acaba como una ballena”.
    En fin, que estoy feliz de estar embarazada, pero para la próxima me mudaré a un sitio donde no haya nadie.

  36. Yo ya estoy de 35 semanas, de momento he cogido 15Kg no me estoy de na, pero no me echan la Bronca porque mi gine es amiga mía y ella cogió 20 Kg (estuvo todo el embarazo de reposo en casa y tiene mas excusa que yo) Pal caso que a mi a las 22 semanas me dio por comer lomo con queso, si de los bares, y me puse fina…de chocolate no me ha dado antojo.
    Para conseguir saciarme y no picar tanto he encontrado una receta, llenar mi dieta de proteina en vez de grasas (lastima haber-lo descubierto a los 7 meses de embarazo) o sea que ahora a media mañana me zampo un yogurt+platano+muesli+miel y aguanto casi sin picar (no nos vamos a engañar) hasta la hora de comer.
    Yo también voy con los leggins del H&M, o las mayas del decathlon, si les quitas la goma van de perlas!!!!
    Suerte chicas!

  37. Me ha encantado el post, y que identificada me he sentido. Yo estoy de casi 20 semanas, la semana que viene ya espero enterarme si es niño o niña. Este es mi segundo embarazo, tengo un niño de casi 3 años. Mi primer embarazo estupendo, engordé poco, me sentia bien, no tuve síntomas de embarazo… todo estupendo hasta el parto, 12 horribles horas de parto dd riñones. Ni la epidural ni todas las drogas que me metieron me ayudaron. Quien diga que parir es bonito… JA.
    Este segundo embarazo todo lo contrario al primero, desde ya la primera semana me senfia cansada, con mucho sueño, he tenido que visitar varias veces urgencias porque sangraba, me han mandado reposo y que no haga esfuerzos (algo casi imposible de cumplir teniendo un hijo pequeño que pide constantemente “mamá coge, mamá coge”), ahhh, y también he pasado por la etapa de , queda estrictamente prohibido mantener relaciones sexuales.
    Bueno, la verdad es que desde hace un par de semanas me siento con mas energía, no se, imagino que ya pasó el peligro. Solo deseo saber ya el sexo del bebé porque hasta ahora es Numero 2. Y tener parto rápido esta vez por dios.

  38. Me encanta leer este blogspot, estoy de 18 semanas casi, y la mayoría de mis amigas o se las dan de mamas perfectas o están embarazadas y también son perfectas, y yo me siento mal por no verlo todo tan rosa como ellas y claro está por no ser tan perfecta como ellas y tener ganas de tomarme un par de gyn tonics fresquitos en vez del colacao que me tomare ahora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X

La web del Club utiliza cookies para mejorar tu experiencia y hacerte ganar unos segunditos. Haz click en aceptar si estás de acuerdo. Aceptar Leer más