Side Area

Cuando volver a casa por Navidad no es una opción

Cuando volver a casa por Navidad no es una opción

Muchas malasmadres viven expatriadas y este año no podrán pasar estas fechas tan señaladas con sus familias. No van a poder volver a casa por Navidad. Hoy en nuestro blog hemos querido acordarnos de todos los expatriados que nos siguen y nuestra colaboradora y coach Anna Fargas nos ofrece un post con consejos para pasarlo lo mejor posible y sacar partido a la experiencia aunque tengamos el corazón más puesto en nuestro país de origen. Y seguid leyendo hasta el final que Anna nos trae un regalo para nosotras. ¡Feliz Navidad Malasmadres expatriadas!

Malasmadres_AnnaFargas

* Podéis seguirla en @annafargas, o en instragram

Si hay un momento clave en la vida de cualquier expat es la llegada de vacaciones, especialmente la Navidad. Recuerdo con especial nostalgia esa mezcla de emoción y nerviosismo en las fechas previas. Un mes antes escribía a mis amigos para empezar a agendar cenas y planes con todo el mundo. Era un momento mágico que vivía con especial ilusión, porque como cualquier Malamadre esperaba ese gran momento para dejar a la buenahija con los abuelos y poder malamadrear como no podía hacer en París.

Seguro que coincides conmigo con que un mes antes tienes la cabeza en tu ciudad de origen y tu familia espera ansiosa el momento en el que aparecerás por la puerta. La llegada y los múltiples reencuentros marcan tus fechas de vacaciones y, aunque es un momento genial, acabas agotada deseando volver a casa y retomar la tranquilidad y rutinas que tanto te ha costado instaurar.

¿Qué pasa si no vuelves a casa por Navidad?

Siempre digo que cada expatriación es un mundo y, dependiendo del país en el que estés, muchas veces es complicado el volver a casa por Navidad. Nosotros siempre pudimos volver durante estas fechas pero nunca conseguimos pasar los Reyes en familia. Como nuestros amigos eran españoles estaban en la misma situación que nosotros y nos sumamos a las tradiciones de allí, celebrando el día de Reyes junto con nuestros amigos. Chloe era aún pequeña, por lo que hasta el año pasado que volvimos a Barcelona, no supo de su existencia.

Volviendo a lo importante.

¿Qué hacer si este año tienes que estar en tu ciudad expatriada?

Si en algo me centré durante mi tiempo en París fue en tener siempre mentalidad positiva y enfocar mi pensamiento en todo aquello que sí podía hacer y no en lo que dejaba a medio camino. De hecho, me centré tanto en trabajar esa actitud que no fue hasta que volví, el año pasado, que me di cuenta de lo duro que había sido en realidad todo.

Si estás en ese punto, te animo a que hagas lo mismo. Es una pena no poder volver a casa por Navidad pero, ¿y si lo enfocamos en todas las posibilidades que ofrece esta opción?

La Navidad implica ilusión, un requisito indispensable para poder salir adelante. Es un buen momento para apreciar lo que tenemos y disfrutar con los nuestros, para salir o entrar más, para hacer cualquier cosa que quieras hacer y para la que nunca es un buen momento.

Aquí tienes algunas ideas:

  • Apúntate a celebrar las fiestas locales. Seguro que has conseguido tener un grupo de amigos, cuéntales tu situación y apúntate a celebrarlo con ellos. Para ti y tu familia puede ser una gran experiencia y para ellos, un momento ideal para salir de la rutina y estrechar vínculos.
  • ¿Qué tal una nochebuena por Skype? Si el plan A falla, puedes proponer a tu familia hacer la cena a distancia. Simplemente colocad la cámara como un comensal más y a disfrutar de la velada.
  • Viajar en familia. Si de algo me he arrepentido es de no haber viajado más durante nuestra estancia. ¿Por qué no organizar una pequeña escapada cerca de tu destino? Conocer un lugar nuevo alimenta la ilusión. Aprovecha el momento para ese viajecito para el que nunca tienes tiempo.
  • Cena entre amigos. Como tu seguro que hay otros que se han quedado con las ganas de volver a casa. Crea un meetup e invita a todos a casa. Puede ser una buena oportunidad para ampliar tu círculo de amigos.
  • Súmate a un plan montado. En París siempre había planes que montaban algunas asociaciones de españoles, ¡sal de tu zona de confort y apúntate a lo que sea!
  • Regálate tiempo. Ya sabes lo importante que es invertir en crecimiento personal. Aprovecha este momento para una introspección y hacer balance de tu vida en familia. A pocos días de cerrar el año es ideal hacer balance de lo vivido hasta ahora y de ver qué quieres para el futuro. Si hace tiempo que estas pensando en tu proyecto vital, puede ser tu momento.
  • Redescubre a los tuyos. Si algo puede llegar a enriquecer una relación durante la expatriación es enfrentarte a situaciones nuevas que difícilmente se darían en tu ciudad habitual. Salir de la zona de confort es un leitmotiv constante por lo que puede ser un buen momento para redescubrirte en pareja y/o en familia.

17-volveracasa_annafargas

Al fin y al cabo se trata de superarse, de auto motivarse, de reinventarse,… pero sobre todo, si hay una lección que tienes la oportunidad de interiorizar durante la expatriación es la de aprender a aceptar. Quizás sea por las fechas pero no puedo evitar ponerme profunda y quizás un pelín más nostálgica de lo habitual…

Muchas veces defiendo lo importante que es tener tu proyecto, lo importante que es conocerse a una misma, lo importante que es cuidarse y no abandonarse, pero si realmente quieres ser feliz en la vida creo que el secreto está en aceptar, en aprender a aceptar aquello que viene.

“La aceptación es hacer las paces con la realidad”. Rafael Vídac.

Ahora, con la distancia, veo que con lo que más luché durante mi expatriación fue con eso, con intentar cambiar las situaciones que no me gustaban. La incertidumbre y cambios de planes repentinos son una constante en la vida de expatriada y si no aprendes a vivir con ello puedes llegar a pasarlo francamente mal. Hay que tomarse las cosas con filosofía, ¿verdad?

El secreto está en aceptar. Si aceptas puedes pasar página, enfocarte en positivo y buscar alternativas que puedan igualmente satisfacerte. Hace poco leí una frase que evidencia lo que te cuento: si no estás feliz con lo que tienes difícilmente serás feliz con lo que vendrá.

Y, ojo, con aceptar no quiero decir rechazar tus emociones. Puedes entristecerte, puedes enfadarte, puedes tener una reacción emocional a un hecho pero, a partir de aquí, lo que pasa después ya sólo depende de ti. A veces nos abrazamos a la piedras que aparecen en nuestro camino y nos negamos a soltarlas.

Aceptar no es más que recibir voluntariamente algo que se nos ofrece. Aceptar aquello que la vida nos trae. Si te paras a pensar en todo aquello que nos acaba produciendo sufrimiento es precisamente eso, el no aceptar lo que viene. Y la mayoría de veces que no aceptamos algo que viene, hablamos de situaciones que, encima, no están en nuestras manos, no podemos cambiar.

Recuerdo que me costó mucho, precisamente, aceptar los meses de incertidumbre en los que no sabíamos qué pasaría con nuestra vida. Me gusta tener las cosas bien organizadas y planificarme con tiempo pero por mucho que yo deseaba saber cuál sería nuestro próximo destino, era imposible. La situación era la que era pero a mi me costó mucho aceptarla. Al final terminé aceptando que no lo aceptaba y ese fue mi primer paso.

“Acepta. No es resignación, pero nada te hace perder más energía que el resistir y pelear contra una situación que no puedes cambiar”. Dalai Lama.

Mi consejo es siempre preguntarte a ti misma: ¿hay algo que pueda hacer yo para cambiar esta situación? Si la respuesta es no, aprende a soltarlo. ¿Para qué vas a perder tiempo intentando cambiar algo que no está en tus manos?

Y vosotras malasmadres, ¿habéis pasado estas fechas expatriada o la váis a pasar? Os esperamos en los comentarios con vuestras historias y experiencias.

Antes de irnos…

¿Quieres conseguir el curso ‘Tu mejor año’ con Anna Fargas?

Pero si hay algo que puedes cambiar, mejorar o diseñar es tu vida. Y eso incluye hacer un análisis de la situación actual, identificar lo que te llena, decidir qué quieres conseguir en tu vida y, en definitiva, hacer un plan de acción para conseguir tus sueños. ¿Te animas? Si crees que es un buen momento para ello participa en el sorteo de ‘Tu mejor año’, un curso para transformar tu vida en 7 días. Este es el regalo de nuestra colaboradora para estas Navidades, porque el mejor regalo que puedes hacerte eres tú.

¿Cómo participar?

  • Sigue la cuenta de Instagram de Anna Fargas aquí.
  • Cuéntanos en un comentario en este post cuál es tu mayor bloqueo en este momento de tu vida y qué planes tienes para estas fiestas.

¡Comienza el año remontando tus sueños tan alto como desees!

16 Comentarios
  • Greta

    23 Diciembre, 2016 a 8:54 am Responder

    Mi mayor bloqueo ahora mismo es que supongo que estoy sumergida en una rutina desde que soy madre que a veces me frustra, necesito acción! Pienso que quiero un poquito de aventura pero no sé dónde tiene su hueco, estoy intentando averiguarlo.

    • Anna Fargas

      23 Diciembre, 2016 a 1:38 pm Responder

      Hola Greta! Darse cuenta es el primer paso! A ver si tienes suerte en el sorteo y te toca Tu Mejor Año, te vendrá genial para planificarte el 2017 y pasar a la acción ! 😉 Aprovecho para desearte Feliz Navidad!

      Un abrazo,
      Anna

  • Raquel

    23 Diciembre, 2016 a 8:57 am Responder

    Buenos días:
    Estoy de acuerdo con Anna, en la aceptación. En mi caso, estoy en ello, estoy reconociendo mi presente y estoy aprendiendo a ilusionarme con mi futuro. En cuanto al bloqueo en el momento actual está relacionado con mi parte personal. Me he olvidado de mí y, si me dijeran dedica una tarde a tí, me quedaría en blanco.
    Esto lo descubrí gracias a Anna, porque ya hice el curso y aprendí un montón de cosas y aunque no lo he hecho en siete días, me está sirviendo un montón. Ha sido la primera baldosa de mi camino.
    Para estas Navidades, mi plan es ordenar mi entorno para ordenar mi cabeza. Sé que puede sonar raro pero quiero empezar 2017 con espacio suficiente para todo lo bueno que va a venir.
    Os deseo unas felices fiestas.

  • María P

    23 Diciembre, 2016 a 9:12 am Responder

    Mi mayor bloqueo, es el curro… una situación un poco incómoda. A ver como se presenta este año.

    Mi plan para estas Navidades, disfrutar mucho. Es difícil que se pueda repetir que estemos los 4 juntos tanto días seguidos de vacaciones. Así que ya hemos preparado un planning de cosas para hacer.

    Gracias por el sorteo.

  • Luisa Fernanda Gómez González

    23 Diciembre, 2016 a 10:30 am Responder

    Malamadre de Bogotá viviendo en Burgos desde junio de 2008, llevo ya 3 años sin volver a mi país, NAVIDAD no es la época ideal para volver, somos 4, los pasajes por estas fechas siempre son más caros y las vacaciones muy cortas, no merece la pena pagar tanto por tan pocos días, a los buenoshijos no les daría tiempo a cuadrar horario allí cuando nuevamente toca volver al cole, he aceptado que es así y que probablemente nunca volveré a casa por Navidad.
    Mi bloqueo actual es el trabajo, llevo 10 meses siendo autónoma y quiero que mi negocio funcione, pero es complicado hay que meter muchas horas, tengo 2 buenos hijos de 5 y 2 años y no cuento con apoyo familiar, no tiene el día horas suficientes para llegar a todo lo que tengo que hacer, me siento corriendo una maratón sin meta, haga lo que haga nunca llegó.

  • Miris

    23 Diciembre, 2016 a 12:38 pm Responder

    A mi me agobia volver a casa por Navidad con todas las visitas familiares que hay que hacer, porque nadie quiere venir a verte a tu casa, tienes que ir con toda la familia para que te puedan atiborrar de comida con la excusa de que es Navidad. Creo que no mucha gente entiende que como malamadre trabajadora necesito descansar tambien. Vuelvo a casa por Navidad cuando puedo por la familia pero prefiero cualquier otro momento del año en el que puedes organizar otras formas de quedar con todos tus conocidos. Puede que parezca que no tengo espiritu navideño pero al final del año estoy tan destruida que unos dias de relax y de reorganizacion mental son el mejor regalo.

    • Alicia

      24 Diciembre, 2016 a 7:36 am Responder

      Te entiendo Miris, a mí me toca volver a casa, pero a la casa de la familia de mi marido (a la mía la tengo cerca, él es de lejos). Y puede parecer que no tengo espíritu navideño, pero meterme 10 días en una casa que no es mi casa, a convivir con gente que no es mi familia, con mis dos hijas alteradas desde que se levantan hasta que se acuestan, no me parece ningún buen plan. Y gente que entra y sale, a verte a las niñas, como si fueran animales de circo… Veo a todo el mundo con ganas de Navidad, de reunirse, etc, que pienso que soy yo la rara. Pero estoy deseando que se acaben, o al menos arañar los últimos días en que ya estaremos de vuelta, porque si no, es como no tener vacaciones!

      • Eva

        25 Diciembre, 2016 a 10:07 am Responder

        Te entiendo perfectamente!!! A mí me pasa igual! Las mejores Navidades han sido cuando no hemos ido a ver a la família… El año pasado porque estaba a punto de parir y otro año que estaba agotada y me negué a no poder descansar en vacaciones. Pero este año toca, asíbque allá vamos!!! Sacándole la parte positiva, unos días para olvidarme de las cosas de casa, cambio de aires, paseos por otra ciudad!

  • Ana

    23 Diciembre, 2016 a 4:47 pm Responder

    Mi mayor bloqueo es tiempo para dedicarme a mí, aunque se que si lo tuviera tampoco sabría que hacer. Estoy en un bucle trabajo, niñas, casa, trabajo, niñas, casa…..bloqueada mentalmente.
    Las navidades tranquila, de vacaciones y con la familia, ya que por suerte tenemos a la familia en la misma ciudad.

  • Raquel

    23 Diciembre, 2016 a 7:11 pm Responder

    Yo estoy bloqueada porque creo que he desaparecido. He entrado en un bucle de hacer cada día lo mismo (levantar a las niñas,desayunos, trabajar, baños, cenas y vuelta a empezar) que creo que he malacostumbrado a mi marido y a mis hijas, hasta el punto de que un día que llegué temprano a casa, me encuentro con que se habían ido al cine y ni tan siquiera se les había pasado por la cabeza el enviarme un mensaje por si me quería unir a ellos. Y lo peor es que no sé como solucionarlo o cambiarlo.
    Las Navidades? Vivimos todos en España pero en provincias diferentes, unos abuelos en un lado y los otros en el contrario, así que viajamos y mitad del tiempo en un sitio y la otra en el otro. La verdad es que hace que por unos días cambies de paisaje, de gente y desconectes de la rutina.

  • Elena

    24 Diciembre, 2016 a 12:57 pm Responder

    Cuando fui madre, por circunstancias que me vinieron dadas, pasé de una vida activa laboralmente a una vida de ama de casa, completamente entregada a mis hijas.
    Mi situación actual es contradictoria. Por un lado, no lo cambiaría por nada y por otro, me ahogo estando en esta situación (soy la peor ama de casa del mundo y reconozco que no me gusta).
    Creo que debería volver a trabajar cuando la pequeña sea algo más mayor pero me siento bloqueada y no se como salir de este circulo vicioso en el que me siento sumergida. Me encantaría trabajar desde casa, pero en este país es una utopía.

  • Ann

    24 Diciembre, 2016 a 5:53 pm Responder

    Mi mayor bloqueo es loas amigos. Vivo en una ciudad desde hace 7años y no tengo amigos mios. Es terrible, q cuando creia q lo estaba consiguiendo he empezado a trabajar en otra ciudad y no puedo quedar con nadie d aqui.
    Mis planes, pasarlo con mi familia politica y los amigos d mi marido

  • Ana

    25 Diciembre, 2016 a 12:28 pm Responder

    Mi mayor bloqueo es estos momentos es doble y pasa por aprender a gestionar mejor el tiempo y la incertidumbre.

  • Marta

    25 Diciembre, 2016 a 11:09 pm Responder

    Mi bloqueo, como em algún otro caso, es el trabajo. Tengo ganas de cambios bruscos y radicales, pero me falta el empujón final, un poco de formación y valentía para tirarme al vacío!! No se si 2017 será el año!!

  • Susana Garcia

    26 Diciembre, 2016 a 1:50 pm Responder

    Madre primeriza que se está ubicando a esta nueva forma de vida.
    Tu sabes que todo va a cambiar cuando ese pequeñín llega a tu vida pero es más complicado de lo que te imaginas. Una dependencia tan grande de ti, el no poder ni ir al baño tranquila ni un minuto, la pelea con la lactancia, el tener que recurrir a la ayuda del bibe porque por mucho que te digan, todas podemos, porque ves que con el pecho únicamente no va bien.
    Y ya mi más temido bloqueo. Vivimos solos en Madrid sin ningún familiar cerca, la incorporación al trabajo se plantea dudosa por la confirmación o no de poder ayudarme a una modificación en el horario, necesaria si o si para poder sobrevivir ambos a los horarios de guardería e incorporación de los dos al mundo laboral. Y por otra parte el planteamiento de una pequeña excedencia de unos meses para no incorporar al pequeñín tan pronto al mundo de la guardería a tan solo 3 meses de finalizar el curso pero por otro lado, con ganas de volver de nuevo al trabajo para volver a sentirme más persona.

  • Carmen

    28 Diciembre, 2016 a 1:47 pm Responder

    Hola! Mi bloqueo actual viene por el hecho de haberme convertido en madre recientemente y tener una situación laboral que se avecina complicada para el año entrante. Además la familia no está cerca así que somos dos a repartir cuidados y uno tiene horarios laborales infernales (mi pareja trabaja en la hostelería). Como gasté todos mis días de vacaciones para estar con mi pequeña, no habrá muchos días libres, así que mi propósito es descansar y cocinar (que eso nos gusta) e intentar que la nena coma algo que no sea ‘teta’… que lo llevamos sólo regular!

Comentar

X