¿Qué quieres encontrar?

17
La culpa fue de las madres

La culpa fue de las madres

Con un pie en las vacaciones, miro de reojo Twitter y me vengo abajo con esta sensación extraña de disfrute contenido, que una no sabe si quedar o no quedar, que una no sabe si salir o no salir y entre tanta duda que aturrulla pues pasan los días y al final me veo viendo pasar agosto con angustia, tres niñas ansiosas de planes que no podemos hacer y mucho calor por cierto.

Que a vosotras no sé, pero a mí con este calor se me hace cuesta arriba salir a la calle, mascarilla mediante, sudando el bigotillo. Claro está, que si saliera sola quizás la cosa cambiaba, pero con una niña demandante en el regazo, la intensa tirándome de la pierna y el padre intentando dar respuesta a todas las cuestiones metafísicas de la mayor, un paseo se puede convertir en la muerte a pellizcos.

Yo soy de las que me sigo pintando los labios debajo de la mascarilla, nunca se sabe que diría mi madre, y con este calor, al quitármela en una terraza parezco la versión ojerosa del Jocker. No sé si os pasa, pero yo veo a las personas con la mascarilla y las veo hasta guapas. A ver si en estas vacaciones me hago un tutorial de maquillaje de ojos y le damos potencia al tema, que la mascarilla ha venido para quedarse y la autoestima se me baja a los pies cada vez que me miro al espejo. Ahora los puntos fuertes son el pelo y los ojos. Mal lo tenemos las Malasmadres como yo que siempre tenemos pelos de loca, canas tiesas y ojeras de mapache.

Después de esta declaración manifiesta de mis miserias, paso a ponerme seria. Yo soy así, vivo enclaustrada en una doble personalidad inquietante. Lo mismo me levanto por la mañana de buen humor, luego escucho a Luci gritar por nada y me voy crispando los nervios y después entro en Twitter y arde Troya en mi interior.

La responsabilidad familiar…

El domingo pasado no quise echar cuentas a las palabras del señor Imbroda, por eso de que el domingo después de la radio por fin intento hacer OFF en mi cabeza. Estaba frente al mar, cerré los ojos y me imaginé que era un verano “normal”, de intensidad familiar, pero planes encadenados sin preocupación. Ay, aquellos maravillosos años en mi ensoñación acabaron de golpe con un Whatsapp de mi hermana avisándome de esto.

Yo siempre creí que la culpa era del cha cha cha y ahora resulta que la culpa es de nuevo de las familias, de los niños, de las niñas y de las madres que pasean con sus hijos/as con mascarilla, guardando la distancia de seguridad y sin poder pisar un parque de bolas o cualquier lugar de ocio infantil. Y me parece bien porque cómo vamos a asegurar la salud de todos y todas abriendo esos espacios, difícil. Por eso luego veo las imágenes de discotecas descontroladas y perdóneme usted señor Imbroda pero el calor me tiene las neuronas lentas y quizás no entiendo bien el concepto “distancia”.

Incoherencias y falta de voluntad política

El otro día estaba en la orilla vigilando a mis hijas en el mar sin mascarilla. Acababa de bañarme y cualquier madre o padre sabe que hay que estar ojo avizor cuando están en el agua por mucho que ya sepan nadar. Se me acercaron los vigilantes “covid free”, que diría mi amiga Boticaria, a decirme que no estaba cumpliendo las normas. No había nadie a 5 kilómetros a mi alrededor, pero entendí que las normas están para cumplirlas y me metí en el agua donde sí podía estar sin mascarilla.

Lo que nos puede son las incoherencias y la falta de voluntad política en trabajar por una vuelta al colegio segura, presencial y garantista. ¡Centrémonos en lo realmente importante! Porque claro, cómo vamos a pedir esto mientras los centros de ocio nocturno están a tope y los jóvenes lo dan todo en la discoteca. ¡Que nos lo expliquen! No dejen la pelota en los centros educativos. Porque ese protocolo oficial no se puede cumplir sin el apoyo de instituciones y un presupuesto destinado a mejorar espacios, aumentar profesorado y bajar ratios, como decía el 4 de mayo la ministra Celáa. ¡Qué pronto nos olvidamos de todo!

La pandemia empuja a las mujeres a renunciar

Las mujeres están renunciado desde que comenzó la pandemia. El 27% afirma que se ha reducido su jornada y el 11% ha cogido una excedencia para cuidar teniendo en cuenta que esta reducción salarial no se la pueden permitir muchas familias, según una consulta que realizamos esta semana en redes sociales. Además:

  • Más de la mitad de las mujeres consultadas afirman que han disminuido los ingresos totales en su hogar (55%)
  • Aunque el 56% no tiene previsto buscar trabajo, cabe destacar que el 44% sí lo va a hacer: el 20% de ellas porque no tiene trabajo y el 15% porque quiere cambiar. No existe mucho temor a perder el empleo, ya que el 9% afirma que buscará trabajo por miedo a perder el actual. 
  • Y 2 de cada 10 mujeres declaran haberse quedado sin empleo desde que se inició la crisis.
55% mujeres han disminuido los ingresos totales en sus hogares

A día de hoy no sabemos cómo diantres nos vamos a organizar las familias. Si tendremos que continuar con la excedencia, si podremos seguir teletrabajando o tendremos que renunciar. ¿En qué momento se le ha olvidado a la sociedad que las madres somos también parte del sistema productivo de este país? Que la economía también pasa porque las familias puedan trabajar y por apoyar, ahora más que nunca, los cuidados invisibles de muchas mujeres madres, que tienen que renunciar porque no tienen con quién dejar a sus hijos e hijas.

Después de 5 meses, ¿no hemos aprendido nada? ¿De verdad nos estáis diciendo en nuestra cara que importamos tan poco?

La paciencia de una madre tiene mucha mucha pero que mucha cuerda, pero llega un momento que se rompe y no vamos a permitir que de nuevo nuestros hijos e hijas sean los grandes olvidados y nosotras las grandes perjudicadas de una crisis que tiene nombre de mujer.

Protestar por la vuelta al cole

Tendremos que alzar la voz

Toca levantarnos, alzar la voz y reivindicar una vuelta al colegio segura y un plan urgente de medidas de conciliación. No vamos a cansarnos porque está en juego el futuro de una sociedad que ha demostrado que importa más el ocio nocturno que la educación, las terrazas que los colegios, sin entender que la educación de los niños es un derecho y que poder tener un trabajo digno también lo es para nosotras.

Estaré de vacaciones pero al otro lado para informar, compartir y reivindicar lo que haga falta. No renunciamos a seguir luchando Malasmadres.

Y vosotras Malasmadres, ¿qué opináis? Me gustaría leeros.

Han comentado...

  1. Estoy muy enfadada. Muy cabreada e indignada. En este país no importa un pito la infancia.Ni las familias. Ni nada que tenga perfil de cuidados o maternidad. Una indiferencia brutal hacia las mujeres y su sino. Pobres ignorantes. Si paramos nosotras, paramos el mundo. Así nos luce el pelo. Un país donde se prioriza la salida de perros (Que adoro, como mi Dana) pero se recluye a los niños y niñas mientras nos ‘cuarentenamos’…no merece mi respeto. Pero sí levantar la voz y lo que haga falta. No nos van a callar. Por la parte que me toca me sumo a levantar la voz bien fuerte y bien clara: o resuelven y priorizan y empezamos a hablar como los países adultos de conciliación real y corresponsabilidad o retrocederemos hasta 40 años en materia de políticas sociales y de futuro para nosotras y para nuestras hijas e hijos. Un combativo abrazo malasmadres

  2. Mi hijo mayor iba a empezar P3, o segundo de infantil ahora en septiembre. Me iba a ir bien para tener un poco más de tiempo para la pequeña y para otras tareas, pero veo venir que me voy a dar con un canto en los dientes…
    Le mandé un email a la directora del colegio para saber cuándo eran las matrículas y me dijo que ya las habían realizado ellos mismos en el colegio, que nos veíamos en septiembre.
    ¡¿¿Y YA ESTÁ??!
    Se quedó tan ancha. Yo esperaba una explicación breve sobre los protocolos a seguir o saber qué puñetas han pensado que podremos hacer, pero nada, como si nada empezarán septiembre.
    Pues le he comprado los libros, pero aún no he pagado los 40 eurazos de material. No pienso comprarle ni el chándal de 35€, ni lo que vale el ampa, ni mucho menos el comedor, a la vista está.¿ Pagar ahora, para luego que se queden en casa? ¿Ésto qué es?
    Según como vaya la cosa, tengo claro que no lo llevaré, porque es evidente lo que va a pasar en todos los colegios. Colegios de otros países han tenido que cerrar a los pocos días de abrir, ¿qué pasa, que España is the best y no le va a pasar? JA…… JA.

  3. Gracias por haceros eco de este problema. Desde el colegio de mi hija, algunas familias hemos hecho un escrito apoyando las reivindicaciones de los directores. Por una vuelta a clase lo más segura posible

  4. Indignada,preocupada y cabreada estoy yo.Resulta que en los bares, discotecas,terrazas,etc..se puede estar que no pasa nada y en los colegios si pasa?? Hasta el moño de ésta situación.Veremos a ver cuándo llegue Septiembre como estamos.Tengo 3 hijos dos con edad escolar y un recién nacido,me he pasado medio embarazo confinada y ahora en pleno posparto y con un bebé lo sigo estando.Asi que aquí estamos sobreviviendo como podemos.Que si quiero que empiece el cole??
    Síii porfavor!! Y que sea lo que Dios quiera!!por mi salud mental.
    Los niños lo necesitan y yo también gracias.Pienso comprar el champán y el confeti Malasmadres.

  5. Pues mira qué puedo decir, lamentablemente conozco de cerca las bondades de ese “señor” así que prefiero no opinar. Yo tengo una niña pequeña y la llevo a la playa a las 9 de la mañana que no hay prácticamente nadie para evitar los más riesgos posibles, no vamos a bares terrazas ni ningún sitio prácticamente y ahora es culpa nuestra….en fin.
    El problema es claro, para cualquier medida habría que INVERTIR en EDUCACIÓN y hasta que en este país no se entienda que no es lo mismo que GASTAR en EDUCACIÓN pues lo tenemos todo perdido y esto es a todos los niveles. Por daros un ejemplo,mini resumen de la reunión de CCOO de ayer jueves con respecto a la Universidad y la obligación de ir algunos presencialmente como se va hacer.
    Puntos a negociar: I) Adaptación del puesto de trabajo para el profesorado de riesgo; II) Conciliación de la vida profesional y laboral
    Resultado: No se ha producido avance significativo alguno
    Así que por desgracia tengo cero esperanzas de que las autoridades nos den soluciones a ningún nivel educativo. Tendremos que apañárnoslas como podamos para estar con nuestros hijos y trabajar y esta situación es muy lamentable. Los niños no se lo merecen. Tienen sus derechos y nadie está pensando en ellos.
    (siento el comentario largo pero es un tema indignante)

  6. La Comunidad de Madrid ya se ha encargado de difundir una circular en el que se plantean 3 posibles escenarios, de menor a mayor grado de fatalidad…un como si nada pero con higiene, el segundo con medidas aparentemente siguiendo las recomendaciones, sin bajar la ratio, eliminando recreos y comedor, con burbujas en infantil y rezando para que los de primaria sean como si estuvieran en el servicio militar, y el fatal de confinamiento apostando por las tecnologías que ya hemos comprobado que ni familias, ni colegios, ni profesorado están preparados. Así que en una semana previa al comienzo del curso ya veremos, pero seguramente nosotros solicitemos elegir para poder organizarnos, perder al menos el primer trimestre, con enseñanza desde casa, a nuestro ritmo… sin esperar que nos resuelvan la papeleta.

  7. Pues yo he llamado al cole de mis hijos para saber si tenían algún escenario contemplado para el mes de septiembre (en espera de lo que ordene la Xunta de Galicia) y la Sra. Monja que me ha cogido el teléfono, me ha dicho que nos dirán algo a partir del 24 de agosto que es cuando vuelven “todos” de vacaciones, y con “cuajo” que supera dimensiones interestelares (y ante mi queja de “¿en serio??? ¿me dices que tengo 1 semana para organizar mi vida?? ¿no tenéis ni un pequeño plan de contingencia??) me argumenta que los problemas de conciliación de madres y padres son mínimos ante los del colegio!!!!!!! que piense en lo que cuesta reorganizar un centro de tales dimensiones…perdón?????????? es una cámara oculta????
    Si es que últimamente vivo indignada…

  8. Se veia venir desde el minuto 1. Yo no se las demas, pero yo me converti en ciudadana de segunda tras ser madre x primera vez, y despues de serlo x segunda vez en todo el auge de la pandemia puedo decir q valgo menos que un cero a la izquierda. No existo, no tengo voz para el mundo, a esto se suma mi agotamiento extremo y mi animo x los suelos en pleno posparto pandemico con crisis marital de por medio. Yo lo siento si ofendo, pero a mi si, el colegio me da la vida, sobre todo pq es una necesidad emocional, fisica, y psicologica d mi hijo mayor, pq yo ni soy ni quiero ni tengo por que ser su profesora (nunca estudie Magisterio x cierto…), pq me permite tener tiempo para mi, lo q se traduce en cuidarme mas y en poder trabajar. Asi q si, para mi el colegio es salud mental para mi hijo y para mi, y x supuesto una medida de conciliacion. Y no, no entiendo y me parece de una estrechez mental supina, aquellas “buenasmadres” q juzgan y critican q necesitemos el colegio para conciliar. X supuesto q no quiero el colegio a cualquier precio…pero me indigna q se utilice el miedo de la gente para no hacer nada x parte del gobierno pq no es rentable. Desde marzo se sabia q no habría colegio pq no habria medidas ni inversion, pq total, se abre como sea y si hay brote+rebrote etc., se cierra y punto q la gente se asustara tanto q no querra llevar a sus hijos al cole y un problema menos…y ahora cada familia q se las apañe como pueda…un gobierno d izquierdas con una ministra d igualdad q se da golpes d pecho y se pinta d morado para la foto, pero para conciliar, ni esta ni se la espera….
    Lo peor d todo esto, es q solo hay q mirar fuera, otros paises, otros colegios…q ha habido contagios?, claro, los habrá q el virus sigue ahi, pero o tomamos medidas para coexistir con en…o no quiero ni pensar en el desarrollo social, emocional, cultural e intelectual d nuestros hijos si esto dura años, q es lo q implicitamente nos estaban diciendo cuando hablaban de esta “nueva normalidad”

    1. Mira te aplaudo, yo no lo hubiera explicado mejor, suscribo cada una de tus palabras…..yo tv necesito el colegio…..soy muy muy malamadre

    2. Tienes tods la razón del mundo. Te aplaudo amiga! Más claro no puede decirse.
      Y te mando muchos ánimos.

    3. Pues si, hay planes para el turismo, para la hostelería, hasta para los toros… Para los niños nada. Y ya están teniendo problemas psicológicos por el aislamiento, el miedo.

  9. Muy de acuerdo contigo Laura. Yo creo que no deberían volver los niños a las aulas. Está claro que estamos ya en la segunda oleada y hay estudios ya que confirman que con los contactos que tiene cada niño en nada estaríamos como en marzo o peor. La solución que veo es contratar más profesores para que den online clase a pequeños grupos. Con una clase de 30 o más es una locura. También habría que invertir o llegar a acuerdos con compañías para que todos los niños puedan acceder a esas clases (no todo el mundo tiene tablet o internet). Y que las clases no sean como hasta ahora de pequeñas medias horas y luego haciendo los padres de profes, porque los padres también tendrán que teletrabajar para poder estar con los niños y trabajando al mismo tiempo… es decir, soluciones las hay, lo que no hay es ganas de ponerlas en práctica porque todas las soluciones requieren de más gasto y no están por la labor. Prefieren gastar el dinero en comprar televisiones, votos o amigos que en los ciudadanos. Lo que dices tu, falta de voluntad política, bien sea para hacer una vuelta segura a las aulas o bien para que les den clase online bien organizada y efectiva.

    1. No estoy de acuerdo. Para los mayores puede ser una opción tener cole “online”, para los pequeños no. Mi hija tiene cinco años, no tiene hermanos. Bajo ningún concepto puede estar años sin relacionarse con otros niños. En el cole, en el parque o donde sea.
      Y ya hay estudios que demuestran que los menores de 10 años ni siquiera contagian.

    2. Pues yo sí creo que los niños deben volver a las aulas, como los padres volvimos al trabajo.

  10. Pues te voy a contar lo que opino. Me parece tal despropósito lo que está sucediendo que no hay por donde cogerlo. Es completamente ilógico que en un aula convivan 20 o 25 niños sin poder guardar distancias de seguridad, esa situación nos llevará a un aislamiento a cientos de familias si uno solo de los niños lo pillase, todas las familias de la clase tendrian que confinarse, las de las aulas de los hermanos también y acabaría el colegio cerrado para una desinfección y una nueva cuarentena.
    Estamos como estamos nuevamente por ese ocio de terrazas, bares y discotecas. Es mas importante la diversión que la educación, en los bares, discotecas y lugares de ocio si se puede reunir la gente sin mascarillas y no pasa nada, pero yo no puedo salir a pasear con mis hijas sin mascarillas por medio del monte sabiendo que no me encontraré con nadie.
    Estoy tan enfadada…

  11. Son las 7 de la mañana,es mi ultimo dia de vacaciones y no puedo dormir.La incentidumbre y la experiencia por la que hemos pasado los ultimos meses,me deja claro,que llegara septiembre y estaremos en las mismas.
    Esto es inostenible,he gastado todos los trucos de magia que sabia y que me he ido inventando sobre la marcha para conciliar a trompicones,apañando al dia y sobriviviendo.
    Tenemos un mes,para dar guerra y para alzar la voz,yo no voy a quedarme sentada esperando septiembre a ver que nos dicen,porque creo que es exactamente lo que esperan que hagamos y despues será demasiado tarde.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La web del Club utiliza cookies para mejorar tu experiencia y hacerte ganar unos segunditos. Haz click en aceptar si estás de acuerdo. Aceptar Leer más